PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 27 de febrero de 2020

 Río Fugitivo / Blog de Edmundo Paz Soldán

Rafael Pinedo después del fin

A principios del 2002 llegó a mis manos el manuscrito de una novela tan extraña como fascinante. Se llamaba Plop y su autor era el argentino Rafael Pinedo. Me enteré de que había nacido en 1954 y que esta era su primera novela. Un comienzo tardío pero deslumbrante, pensé, y me preparé para grandes libros. Lamentablemente, Pinedo murió poco después de cáncer. Hace algunos años, la editorial española Salto de Página decidió reeditar Plop, y meses atrás publicó El frío -con una elegante introducción de Elvira Navarro--,  una de las dos novelas póstumas de Pinedo (la otra es Subte). Leí El frío y volví a Plop. Después del fin, la obra de Pinedo está muy viva.
 
Pinedo dijo en una entrevista que veía a sus libros como una trilogía sobre "la destrucción de la cultura". Como estos libros fueron concebidos a principios de la década pasada, es tentador relacionarlos con la crisis argentina de fines del 2001. Plop, sin embargo, va más allá del contexto local: el libro hunde sus raíces en la larga tradición de las narrativas distópicas, y es parte de una sensibilidad apocalíptica contemporánea que puede dialogar perfectamente tanto con Mad Max como con Cormac McCarthy. Cuando le preguntaban por sus influencias en la ciencia ficción, Pinedo solía mencionar a Levrero, sobre todo la novela París, pero no son claros los rastros de Levrero en Plop; puestos a mencionar nombres rioplatenses, habría que señalar al Fogwill de Los pichiciegos. Igual, el universo de Pinedo es tan peculiar que es difícil situarlo como heredero o continuador de alguien.  
 
En Plop el fin ya ha ocurrido; no se explicita qué ha destruido el planeta, aunque se sugiere que ha habido una catástrofe ecológica: hay pocos árboles y la gente solo puede tomar agua cuando llueve. La metáfora principal de la novela, lo ha visto bien el crítico Zac Zimmer, es la del barro: se comienza con Plop, el protagonista principal, metido en un pozo mientras cae la tierra sobre él "y a sus pies se va formando un caldo de barro que le llega hasta las rodillas", y se termina con ese mismo personaje "cubierto de barro... Nunca existió otra cosa que barro. Sólo figuras cubiertas de barro, como él".
 
En ese paisaje desolado, lo que le interesa a Pinedo es narrar qué hace un puñado de sobrevivientes después del fin, que no es otra cosa que volver a comenzar: unos cuantos se organizan en tribus, y aparecen los tabúes, los rituales extraños, las nuevas costumbres ("No eran raros los retardados. En general, apenas aparecía un primer síntoma las madres los sacrificaban"), el sexo como moneda de cambio y la lucha despiadada por la supervivencia. En este contexto, Plop es el sobreviviente por excelencia. Nacido en la indigencia absoluta ("su madre, la Cantora, lo parió caminando, atada al borde de un carro, medio colgada, medio arrastrada"), va aprendiendo rápidamente cuáles son las reglas de juego. Es más ambicioso que los demás, y eso, en una sociedad de la escasez, lo distingue y lo lleva a administrar los recursos y conseguir el poder. Pero su gran virtud es también su principal defecto: aunque la novela no se plantea como una fábula moralista, la caída de Plop está relacionada con su ambición excesiva.
 
Una de las tantas virtudes de Pinedo es haber encontrado un estilo que está perfectamente de acuerdo con la historia: una novela sobre la indigencia escrita con una prosa económica, de frases cortas, de párrafos de dos líneas, de capítulos como fogonazos. El lenguaje, sugiere Pinedo tanto en el tema como en la forma de Plop, es un bien que no debería despilfarrarse, aunque, en el caso de este escritor, uno hubiera querido más palabras, más historias, muchos más libros.   

(La Tercera, 15 de julio 2011)

[Publicado el 15/7/2011 a las 18:45]

Compartir:

Comentarios (4)

  • Hola Edmundo!!. Caí aquí buscando reseñas de Plop y te he descubierto a ti. Recién me he dado una vueltita por tu blog y por la reseña de Auster tan bien escrita, con tanta elegancia. Espero seguirte más de cerca, aunque sea miles de kilómetros de distancia. Qué grande Internet!!!
    Y respecto a Plop que es a lo que vine, me quedé sin palabras. Es una novela original, no se me olvidará por su parte tan desgarradora o macabra y por unas cuantas cosas más. Excelente reseña, yo no pude más que transcribir sensaciones, sentimientos encontrados.
    En fin, si te das un giro por España, aquí estaré. En libritis.blogspot.com. Te sigo!!!.

    Comentado por: Grace el 09/4/2012 a las 14:15

  • Hola.

    Quisiera saber donde puedo encontrar informaciones sobre el critico Zac Zimmer y sus composiciones escritas porque hago un estudio sobre el libro Plop y necesitaria citar a este critico.
    Gracias por su ayuda.
    Hasta luego.

    Comentado por: Isabel el 25/8/2011 a las 17:26

  • El grupo Prisa empieza a no gustarme...lo encuantro hace un tiempo poco transpatente para los que lo seguimos en sus diversas manifestaciones durante años.... Eliminan a personas de programas o prensa de años sin dar expliaciones a sus seguidores de años; hacen editoriales totalmente pro pardistas y tendenciosas (Cebrian, se te cruzaron los cables )...presentan a individuos servilmente...!..!SE HAN POSICIONADO CLARAMENTE CON EL PODER !!....Bueno, yo los entiendo, y a los que se ganan la vida como periodistas, escritores.etc, dentro de él,( a vds. los deste blog tambien), pero ya no comparto sus intereses, ni en la mayoria de los caos sus decisiones y opiniones......!!Bon voyage a todos!!.. por eso quiero decir publicamente que conmigo no cuente mas. Otros vendran.Sé que me voy encerrando , pero la vida es asi... !CHAO!

    Comentado por: Uno que se va ec85e el 29/7/2011 a las 16:43

  • Edmundo, eres tan bueno para reseñar libros que siempre dan ganas de leerlos. Lo malo es que estás tan adelantado que nuestras librerías no nos tienen al día y se tiene que quedar uno con las ganas. Eso pasó con Rodrigo Hasbún, que quien sabe cuándo llegará a México. Y estos últimos también.

    Comentado por: Cada cual con su quimera el 15/7/2011 a las 21:29

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Edmundo Paz Soldán (Cochacamba, Bolivia, 1967) es escritor, profesor de literatura latinoamericana en la Universidad de Cornell y columnista en medios como El País, The New York Times o Time. Se convirtió en uno de los autores más representativos de la generación latinoamericana de los 90 conocida como McOndo gracias al éxito de Días de papel, su primera novela, con la que ganó el premio Erich Guttentag. Es autor de las novelas Río Fugitivo (1998), La materia del deseo (2001), Palacio quemado (2006), Los vivos y los muertos (2009), Norte (2011), Iris (2014) y Los días de la peste (2017); así como de varios libros de cuentos: Las máscaras de la nada (1990), Desapariciones (1994) y Amores imperfectos (1988).

Sus obras han sido traducidas a ocho idiomas y ha recibido galardones tan prestigiosos como el Juan Rulfo de cuento (1997) o el Naciones de Novela de Bolivia (2002).

Bibliografía

Los días de la peste (2017) 

 

 

 

Iris (2014). Alfaguara

 

 

Portada 'Los vivos y los muertos' 

Norte (2011). Mondadori

 

 

Billie Ruth (2012). Páginas de Espuma

 

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres