PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 24 de junio de 2018

 Blog de Vicente Verdú

El pijama

Será difícil encontrar una prenda más grotesca, patética y anacrónica que el pijama. No sólo el pijama es flagelante e ignominioso, no sólo es inapropiado y feo, sino que además simula una suerte de injustificado  disfraz y en n un momento tan crítico, que demuestra la ínfima sensibilidad estética en  la mayoría de la población masculina y sus diseñadores.

El camisón de la mujer que fue desde el siglo XVI la misma prenda holgada que empleaba el hombre, atiende a la condición elemental de procurarse un abrigo protector y cómodo para la hora de dormir.

 Que el hombre, sin embargo, abandonara esta tradición natural y se enfundara en el pijama es una consecuencia enrevesada de las influencias orientales y de la popularidad que adquirieron unos pantalones importados de Persia en el siglo XVIII bellamente rayados.

 Hasta ahí, aún escindiéndose el vestuario, la confortabilidad y la funcionalidad estética seguían garantizadas. Las mujeres inauguraron, no obstante, el negligée como expresión de desenvoltura y ligereza muy dieciochesca y, paralelamente, el  pijama masculino se componía de una camisa amplia que a menudo se vestía dentro de casa y de los pantalones  persas confeccionados con toda holgura. La palabra pijama procede, según alguna enciclopedia, de "pae" ("prenda")y "jama" ("pierna") que en persa indicarían "Prenda para la pierna" aludiendo a la atención que se prestaba a su confort, ahora extinguido.

La explicación del pijama venido de oriente puede parece demasiado sencilla  pero el pijama de la contemporaneidad, sea cual fuera su causa, no merece la menor condescendencia histórica. No sólo es incómodo sino ridículo, no sólo es un  sucedáneo burlesco del traje social del varón sino que, además, el sujeto se inviste de él como si,  a la manera del mono de trabajo,  fuera a realizar alguna función de operario. Las rayas, por su parte, que debieron hallar su encanto de rasos y sedas al ser importadas de oriente han  venido a disecarse sobre la ropa como una convención terminante y manifiesta.  ¿Por qué ha de acostarse ese señor con un atuendo tan marcadamente rayado? La tradición pocas veces demostró su dominio con mayor asiduidad y contundencia.

Ciertamente hay pijamas lisos o amenizados con otros motivos que soslayan el rayado  carcelario pero incluso Calvin Klein,  o Hugo Boss en modelos del siglo XXI siguen manteniendo el respeto o la reverencia por el pijama a rayas.

Los skijamas, en cambio, nunca fueron rayados. Fueron y en verdad tan desafortunados en su diseño, tan desfavorecedores en su aplicación y, al cabo, tan absurdos en sus marcados elásticos en tobillos y muñecas que su expediente los sepulta sin necesidad de comparaciones.

El pijama a rayas es, por antonomasia,  el rey. Ha perseverado por más de dos siglos y ha mantenido desde más de 150 años la traza de la chaqueta y el pantalón. Es decir, para meterse en la cama el hombre reproducía conceptualmente la etiqueta con la que se presentaba en público. la chaqueta del pijama tan incómoda como  resulta esta prenda y el pantalón  con o sin vuelta que se anuda a la cintura como la única concesión a su pasado, aunque también hay pijamas con cinturón y hebilla e incluso pijamas que han  importado el elástico de skijama.

Todos los hombres con  skijama son figuras de oprobio ante cualquiera y es inútil creer que agradan a sus mujeres. En realidad las mujeres no da muestras de importarles estos modos de vestir de su pareja puesto que suelen hallarse entonces demasiado atareadas o ensimismadas. Por añadidura, debe también considerarse, que las mujeres suelen ser muy  indulgentes. O maternales. Porque ¿qué estampa sino el estrafalario proceso de infantilización es el que ofrece el hombre con skijama ?

Y ¿qué decir, de otro lado, del aspecto siniestro  y hasta temible que presenta el caballero locamente ataviado con el pijama a rayas?

En todos los casos, la soltería,  la viudez o el afán de soledad podrían justificar presentarse de esta forma, tan imposible de querer como fácil de repeler. ¿Dormir con un tipo en skijama? ¿Hablar seriamente  con un señor que se presenta cómicamente, delirantemente, como con un pijama a rayas?

[Publicado el 11/1/2010 a las 09:00]

Compartir:

Comentarios (12)

  • y yo le agradezco, Escarola, estos versos de Silvia Plath, aunque sean tan tristes.

    La Tramuntana está nevada, y Robert Graves también nos habla entre la nieve.


    She tells her love while half asleep,
    In the dark hours,
    With half words whispered low:
    As earth stirs in her winter sleep
    And puts out grass and flowers
    Despite the snow
    Despite the falling snow.


    Robert Graves

    Comentado por: María el 12/1/2010 a las 09:49

  • Estas observaciones las hacía con gracia Gómez de la Serna.

    Comentado por: Gregorio el 12/1/2010 a las 05:54

  • Yo agradezco la risa, sobre todo porque este hombre se estaba poniendo últimamente muy serio. Y agradezco al cielo ese manto de polvo que cubre de irrealidad lo cotidiano, que desrealiza el paisaje diario, convirtiéndolo en algo ajeno y mágico, nieve que deshiela y pueriliza el corazón.

    PAISAJE INVERNAL, CON GRAJOS de Siliva Plath

    El agua del molino, conducida por un caz de piedra,]

    Se abisma de cabeza en ese estanque negro]

    Donde un único cisne, absurdo e impropio de esta época,]

    Flota casto como la nieve, burlándose de la mente nublada]

    Que ansía arrastrar al fondo su blanco reflejo.]

    El sol austero, un ojo de cíclope anaranjado,]

    Desciende sobre el pantano, sin dignarse a seguir]

    Mirando este paisaje penoso; imaginándome cubierta]

    De plumas negras, avanzo al acecho, como una graja]

    Siniestra, meditabunda, mientras cae la noche invernal.]

    Los juncos del verano pasado están grabados en hielo,]

    Como tu imagen en mi mirada; la escarcha seca vidria]

    La ventana de mi herida. ¿Qué alivio puede extraerse de una roca]

    Para conseguir que un corazón asolado reverdezca?]

    ¿Quién más se adentraría en este lugar sombrío y estéril?]

    Comentado por: escarola el 11/1/2010 a las 21:55

  • El pijama,

    mi madre dice que siempre hay que tener
    un pijama decente,
    ¿para que?
    ¿para qué va a ser?-dice mirándote asombrada-
    por si tienes que ir al hospital,
    que no te enteras,


    ¡Ojalá el pijama que me han regalado
    tuviera o tuviese rayas, en vez de esos ositos
    afelpados de polipropileno y poliéster aldehídico
    que contaminan el mundo y dan un vuelco irreversible a la estética de cualquiera¡
    Lo cambio por uno, aunque masculino, de algodón a rayas celestes o azules y de dos tallas mas, y que
    se arrugue cuando lo lave,

    Comentado por: MCarmens el 11/1/2010 a las 20:10

  • Sí, qué risa. Cómo se ha puesto. "el caballero locamente ataviado con el pijama a rayas" Qué gracia!Qué va y además hace frío. ¿Sin rayas, en camiseta, hablar seriamente en batín?
    -Dormir!

    Comentado por: Una chica el 11/1/2010 a las 18:08

  • Como por suerte, hay de todo , también existen los hombres que duermen en calzoncillos, con los que el hechizo no se rompe si se evita la convivencia.

    Las bellezas de los Hermes, Discóbolos y Doríforos del siglo XXI están ahí para quien quiera verlas, y es una pena esperar a que los estragos del tiempo hagan mella en sus perfiles divinos.

    Comentado por: Asun el 11/1/2010 a las 17:57

  • Fascinantes las nevadas,la nieve total
    ¡Ay como os envidio escarolas,eneas y demás!.
    Ahí tan bién arropadit@s por esos mundos
    blancos y puros;esos paseos lunares, estratosféricos.
    Aquí solo nos queda verlo por la tele.
    Nos queda la tele!

    Comentado por: aliceensueñosnevada el 11/1/2010 a las 17:33

  • es que me ricordó a Bondy

    Nieva
    es tan frío el silencio
    no está helado
    y el agua va y viene
    por los peldaños

    Veo como cruzan la nieve
    un pañuelo en la cabeza
    casi es de noche
    son las cuatro de la tarde

    - ¿dónde va esa gente?

    - regresa a su casa
    empujan el pañuelo que llevan en la cabeza

    - diles que mañana
    no pasen a estas horas

    delante del río Nerva

    ( fascinante )

    Comentado por: Enea el 11/1/2010 a las 16:00

  • muy bello!
    El río Nerva, pues
    muy bello

    Comentado por: Enea el 11/1/2010 a las 15:27

  • Qué risa, oiga
    ¿No va a decir nada sobre el polvo y el pijama juntos?

    Comentado por: Mario José el 11/1/2010 a las 15:06

  • Pues sí tiene razón en que los hombres en pijama son ridículos, pero " que el hombre, sin embargo, abandonara esta tradición natural"(el camisón) les salvó de un ridículo aún mayor. Y no ha dicho qué le parecen las mujeres en pijama ¿o eso es sencillamente impensable? ¿Una aberración? ¿Una moda contra-natura? ¿Y la moda de tomarle a tu hombre prestada la parte de arriba del pijama, la camiseta? En camiseta ellos están mucho más sexys, el skyjama les da aspecto de ositos de peluche, y del smokingjama prefiero no hablar, aunque puede que induzca más a una "conversación seria" que un skyjama, y no digamos que una camiseta, aunque en fin, no sé si es su función.

    Por estos lares si ha nevado, esta manaña todo cubierto de blanco, fui por caminos tan salvajes, que al regreso sólo encontré la huella de mis pisadas.

    Comentado por: escarola el 11/1/2010 a las 13:18

  • Sí,ahí,entre sus cuatro paredes,en la intimidad,es donde mejor se mostraría la figura
    histórica/histérica del "hombre":
    su futilidad,su suprema ridiculez y absurdo vital.
    El hombre como pijama de rayas,
    rayado (en sus varios sentidos:disco rayado,mente y cuerpo reyado,echo de lineas continuas y aburridísimas).
    La mujer,que bién que le conoce
    de toda una Historia,le mira y se rie
    para sí, tranquila;al fin y al cabo
    en pijama es como mejor representa lo que hay detrás de todo su afán de poder,de dominio;
    en el fondo,ahí, en la intimidad,
    el pijama muestra su imagen como si fuese un espejo:
    estupidez,inanidad, ridículo total.
    Su seso, en pijama,baila entre el reconocimiento de la propia idiotez y el absurdo de su condición,y la superestupidez
    de seguir creyendose (a pesar de la prueba empírica del pijama-y trajes etc-,)
    el supremo centro del mundo.
    Hombres.... dicen las mujeres.
    Al fin,con ello estaría ya todo dicho,
    no harían falta muchas explicaciones más:
    el sustantivo remite a una especie de
    infinito sobre su condición - verdaderamente inexplicable a traves de la razón y la lógica.
    hombres.... El Hombre........
    Y nosotr@s aquí por estas Sevillas
    esperando el Maná de los copos de nieve.
    Y que no llega,mi amor,nunca llega...

    Comentado por: aliceensueñosnevada el 11/1/2010 a las 12:31

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Nació en Elche en 1942. Escritor y periodista, se doctoró en Ciencias Sociales por la Universidad de la Sorbona y es miembro de la Fundación Nieman de la Universidad de Harvard. Escribe regularmente en el El País, diario en el que ha ocupado los puestos de jefe de Opinión y jefe de Cultura. Entre sus libros se encuentran: Noviazgo y matrimonio en la burguesía española, El fútbol, mitos, ritos y símbolos, El éxito y el fracaso, Nuevos amores, nuevas familias, China superstar, Emociones y Señoras y señores (Premio Espasa de Ensayo). En Anagrama, donde se editó en 1971 su primer libro, Si Usted no hace regalos le asesinarán, se han publicado también los volúmenes de cuentos Héroes y vecinos y Cuentos de matrimonios y los ensayos Días sin fumar (finalista del premio Anagrama de Ensayo 1988) y El planeta americano, con el que obtuvo el Premio Anagrama de Ensayo en 1996. Además ha publicado El estilo del mundo. La vida en el capitalismo de ficción (Anagrama, 2003), Yo y tú, objetos de lujo (Debate, 2005), No Ficción (Anagrama, 2008), Passé Composé (Alfaguara, 2008), El capitalismo funeral (Anagrama, 2009) y Apocalipsis Now (Península, 2009). Sus libros más reciente son Enseres domésticos (Anagrama, 2014) y Apocalipsis Now (Península, 2012).

 

 

 

OBRA PICTÓRICA/ WEB OFICIAL

 

Bibliografía

 La muerte, el amor y la menta (2018) Bartleby Editores.

Enseres domésticos (2014). Anagrama. 

Apolcalipsis Now (2012), Península.

La hoguera (2012). Editorial Temas de Hoy. Premio de Hoy 2012.

La Ausencia (2011). Editorial Esfera de los libros

El capitalismo funeral (2009), Anagrama.

Passé Composé (2008), Alfaguara.

No Ficción (2008). Editorial Anagrama 

Yo y tú, objetos de lujo (2005). Editorial Debate

La ciudad inquieta: el urbanismo contemporáneo entre la realidad y el deseo (2005). Fundación Central Hispano

Noviazgo y matrimonio en la sociedad española: 1974-2004 (2004). (Coautor con Alejandra Ferrándiz). Taurus Ediciones

Alberto Schommer, el poeta de la visión (2003). La Fábrica

El estilo del mundo: la vida en el capitalismo de ficción (2003). Editorial Anagrama

Guillermo Vázquez Consuegra: obras y proyectos, 1996-2001 (2001). (Coautor con García-Solera Vera, Javier). Colegio Oficial. Arquitectos Comunidad Valenciana

Cuentos de matrimonios (2000). Editorial Anagrama

Señoras y señores (1998). Espasa-Calpe

El planeta americano (1997). Círculo de Lectores

Nuevos amores, nuevas familias (1992). Tusquets Editores

El éxito y el fracaso (1991). Ediciones Temas de Hoy

Poleo menta (1990). Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert

Días sin fumar (1989). Editorial Anagrama

Héroes y vecinos (1989). Editorial Anagrama

Sentimientos de la vida cotidiana (1984). Ediciones Libertarias

El fútbol, mitos, ritos y símbolos (1981). Alianza Editorial

Las solteronas (1978). Editorial Dopesa

Si Vd. no hace regalos le asesinarán (1972). Editorial Anagrama


 

 

 

 

Portada de 'El capitalismo funeral'

Enlaces

Entrevista en Canal 2 Andalucía.

 

Reseña en Babelia.

 

Reseña en El País.

 

Reseña en El Cultural de El Mundo.

 

Reseña en El País - País Vasco

 

Entrevista en Periodista Digital

Premios

2012 Premio de Hoy de Ensayo 

2006 Premio Escritor del Año (Grupo Conde Nast)

2006 Grand Prix du Livre des Dirigeants

2002 Premio Julio Camba de Periodismo

1998 Premio Espasa de Ensayo

1997 Premio González Ruano de Periodismo

1996 Premio Anagrama de Ensayo

Vídeos asociados

Audios asociados

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2018 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres