PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 20 de septiembre de 2014

 Blog de Félix de Azúa

Sobre las imágenes

Viven los peces en el agua sin saber que permanecerán sumergidos eternamente y que nada hay para ellos fuera del agua como no sea su destrucción. Así nosotros vivimos en el tiempo sin percatarnos, aunque a diferencia de los peces sabemos que fuera del tiempo se extiende para los humanos el desierto de la nada.

 

Las cosas que nos rodean, no menos que nuestros cuerpos, son agregaciones temporales. Tendemos a ver las cosas, los objetos y a nosotros mismos, como si fuéramos sólidos, pero es sólo un hábito adquirido en el repetido fluir que llamamos "vida": el roce, el choque, el cruce y el uso con entes y personas. En realidad sabemos que todo está en constante transformación, que seremos polvo antes de cien años y que los montes tardarán más, pero también acabarán por desintegrarse. Incluso los mares se desecarán y el sol se apagará. Lo olvidamos, nos forzamos a no pensar en ello, sería insufrible tenerlo siempre presente, pero lo sabemos.

    Las cosas, todo lo que nos rodea, son conglomerados temporales, frágiles agregados reunidos por campos magnéticos; moléculas y partículas en constante mudanza. Ese árbol es un amasijo de energías con diferentes grados de cohesión, también el pájaro que posa en una de las ramas, también las plumas del pájaro y cada uno de los diminutos pinceles que forman las plumas. Los átomos se condensan en nubes fluyentes que, como las del cielo, cambian y toman aspectos variables, más o menos grises, blancas, negras, violáceas, algodonosas, estriadas, aborregadas. Esas formas cambiantes tienen a veces un poderoso atractivo y de común acuerdo les damos un nombre y así parece que se detienen ante los ojos. En las nubes veo puertos, montes, lagos, volcanes, o bien grullas, leones, rostros humanos.

    Alguna de esas formaciones es más duradera que las otras según el tiempo que nos da forma. Así, por ejemplo, dimos en ver ese puñado de estrellas que es como un carro tirado por bueyes, o como una osa con sus oseznos, o unos hermanos siameses, o una muchacha con el cántaro apoyado en la cadera. Los signos del zodíaco, las constelaciones, las figuras astrológicas permanecen a lo largo de los siglos porque las variaciones visibles de las estrellas son muy lentas para nosotros (aunque rápidas para las piedras) y podemos seguir reconociendo el carro y el escorpión y la balanza de generación en generación. No así las nubes. No así los humanos que muy deprisa nos deshacemos como hilachas de nube.

    Lo más inquietante es que aunque se producen cambios y transformaciones constantes y la nube que fue Zeus pasó luego a ser una liebre, el conjunto de todos los cambios no significa nada, no da lugar a una historia coherente. Las variaciones, las invenciones, la fábula de las nubes y de los hombres carece de sentido, no va a ninguna parte, no tiene destino.

Durante siglos los humanos hemos intentado descubrir la dirección de la historia, el sentido de nuestra vida en el mundo, incluso el del mundo mismo. Nos hemos empeñado en juntar sucesos y darles una dirección, como si pudiéramos forzar el sentido del tiempo y decir "vamos hacia allá y los que lleguen vivirán en un mundo mejor". Pero ahora ya no tenemos fuerzas para seguir inventando futuros, destinos, finalidades y progresos. Ya sabemos que no hay sentido ninguno en el fluir temporal. Somos como las nubes que pasan. El cosmos mismo es una nube pasajera, tiempo que se deshilacha.

    Atemorizados, o a lo mejor simplemente curiosos por conocer la causa de tantos cambios inútiles, la razón que subyace a esta historia sin sentido, hemos inventado millones de leyendas sobre dioses, héroes, guerreros, magos, santos, sabios, humanos. A veces los dioses tenían forma animal, a veces fluían como ríos, a veces se nos asemejaban. Los héroes tenían cuerpos voluptuosos o forzudos, o eran ascetas esqueléticos, o niños recién paridos. Los mitos han tenido miles de protagonistas. Sabemos, sin embargo, que son ficciones para propiciar el sueño o para aliviar el tedio que es la forma suprema del temor a morir en la ignorancia.

    También hemos dibujado o pintado o esculpido figuras y leyendas que daban cuenta de esos mitos. En momentos muy delicados de nuestro paso por la tierra hemos ilustrado hipótesis que ni siquiera se podían escribir o narrar, como si el sentido del cosmos sólo pudiera comunicarse mediante formas visibles. Estos signos privilegiados nos poseen desde el nacimiento y hay niños que nacen con un bailarín de ocho brazos en la imaginación y otros con un muñeco de nariz grotescamente larga. Estos signos nos determinan con tanta fuerza como el lenguaje al que somos arrojados y en el que cumpliremos condena, porque la imaginación es sólo el lado amable de la memoria. Las imágenes y las palabras nos permiten mantener la convicción de que somos la misma persona a los diez años y a los setenta, aunque nuestro cuerpo sea violentamente distinto.

    Quiéraslo o no, tú conocerás el mundo por medio de los signos que recibiste al nacer. Los signos pintados, escritos, esculpidos, compuestos. Y esos signos carecen de relación con nada en verdad permanente, porque nada hay permanente. Son figuraciones, inventos, dibujos esbozados sobre nubes pasajeras. El dibujo de un caballo, por ejemplo, es al caballo verdadero lo que la Vía Láctea es a la leche nutricia de Letona. No se cabalga sobre un caballo pintado; un recién nacido muere si le damos de mamar la Vía Láctea. Nuestro nombre, como se dijo del poeta, está escrito sobre las aguas.

    Eso somos, un puñado de palabras, un montón de imágenes que se mantienen levemente unidas, siempre amenazadas por el sinsentido de la siguiente transformación. Ayer yo era un pastor, pero hoy las ovejas ramonean sobre mi piel: soy la tierra del valle.

    Aprender a conocer nuestras imágenes, así como aprendemos a conocer nuestras palabras, "ese es el único argumento de la obra".

 

(Prólogo desechado para Autobiografía sin vida

[Publicado el 06/9/2010 a las 17:28]

Compartir:

Comentarios (86)

  • Sí, sí, encerraditos en sus catastros y hablando en susurros para que no los descubran. Con sus adorados perros, igual que en GB.

    Comentado por: roman el 13/9/2010 a las 13:09

  • Sí, sí, encerraditos en sus catastros y hablando en susurros para que no los descubran. No viven nada mal, por cierto, pero ya no se pueden permitir dar espectáculo. Aunque quizás a eso precisamente se debe que vivan tan bien. Eso sí, igual que en GB, los perros, ¡sagrados!

    Comentado por: roman el 13/9/2010 a las 13:08

  • El triunfo de la sociedad de masas es incuestionable. Los restos de la antigua clase patricia han sido fagocitados y regurgitados en su forma más digerible -payasos de la prensa rosa, caricaturas de sí mismos- por esta "no clase" que es la masa. Y sin embargo..."He escrito "clase social", pero sería mejor hablar de casta porque es un conglomerado de vieja y nueva aristocracia, nobleza burocrática, ricos con relaciones (nunca nuevos ricos), algunos intelectuales y artistas bien conectados..."; algo parecido, según he escuchado, hubo por acá: veáse La escopeta Nacional o el escalofriante -y deslumbrante- Retrato de Familia de los Panero. ¿Queda algo de aquello, algo aún no asimilado, deglutido, dominado por esta sociedad de masas? Quizás, como las meigas, haberlos, haylos, aunque yo no he tenido el gusto, lógicamente, porque para sobrevivir a su aniquilación -o pantomima de sí mismos, que tanto da- necesariamente, están obligados a la discreción y a persistir silenciosamente en sus prácticas endogámicas, conscientes de que en ello les va la vida.

    Comentado por: yo no soy esa que tú te imaginas el 13/9/2010 a las 12:30

  • Esa ventaja que tiene España, aquí la casta superior pone una sala rociera (Mario Conde), compra pintura archimanida (Koplowitz, Abelló) o enloquece por un mancebo un poco apergaminado (Dqsa de Alba). Sólo se salva Almudena de Arteaga, que ha aprovechado el archivo familiar para vender más libros que Azúa y Gala juntos.
    Yo espero mucho de las niñas Rodríguez Espinosa. Y lo digo muy en serio.

    Comentado por: roman el 13/9/2010 a las 11:13

  • Entre guerras, los príncipes y cortesanos tenían sus poetas. Con ellos trovaban, danzaban y filosofaban. Buscaban, sobre todo, las claves de la felicidad, considerada entonces la representación de lo bueno a escala humana. En aquel ámbito privado de iguales, la imaginación y el deseo eran libres y soberanos.
    La irrupción en la escena de la Iglesia imperial por un lado y de los marselleses por otro, cortó cabezas físicas y mentales. A partir de entonces el arte dejó de ser la imagen del paraíso terrestre y se convirtió en el inventario de la queja popular. La infelicidad es la imagen de la igualdad cristiana y comunista. Pero al pueblo le siguen fascinando las princesas, ya sean Magdalena de Suecia o Lady Gaga, de manera que los curitas negros y rojos necesitan redoblar sus esfuerzos. Si la masa le diera una patada en el trasero al famoso valle de lágrimas, ¿qué sería de los que viven de la infelicidad?

    Comentado por: roman el 13/9/2010 a las 10:10

  • Hay demasiado personal empeñado en hacernos felices. ¡Y la de gente que nos jode por nuestro bien, ni te cuento!

    Comentado por: no, gracias el 12/9/2010 a las 23:35

  • No es fácil ser feliz pero es muy fácil hacer feliz.

    Comentado por: tt el 12/9/2010 a las 22:10

  • Esa secreta apetencia de muerte que se oculta bajo el anhelo de felicidad...

    Comentado por: más allá del placer el 12/9/2010 a las 22:02

  • Y lo felices que eran los españoles en tiempos del Caudillo, que iban a pie por la polvorosa cantando a trabajar al campo. ¡Y con una sardina seca en las tripas!
    Ahora, hay mucho vicio.

    Pero ya volverá, ya. Cuando voten a Rajoy creyendo que vuelven a 2006, y se encuentran que regresan a 1959.

    Comentado por: armandobronca.com el 12/9/2010 a las 21:26

  • Que haya algo que merezca ser llamado, inequívocamente, Felicidad, es dudoso; lo que si abunda es gente que sufre avergonzada por no ser feliz: no ser feliz está muy mal visto. Y lo peor es que la gente cree que no ser feliz es ser algo, y así creen que son infelices. Pues no: no ser feliz no es ser infeliz, no ser feliz no es nada más que eso, librarse de esa monserga de la felicidad, que nadie sabe muy bien lo que es, pero con la que nos sacan los cuartos médicos, psicólogos, curas, políticos, videntes, loteros, estilistas y el ciento y la madre, no tenéis más que ver los anuncios de la tele. Así que renunciando a la felicidad, se quita uno tal peso de encima, tal sinvivir, que bien puedes decir que se queda uno en la gloria... vamos, tan feliz.

    Comentado por: ¿Felicidad?: no me rayes, tío el 12/9/2010 a las 21:10

  • La felicidad permanente no existe. Esto lo saben hasta los más ignorantes. Se puede llamar felicidad a muchas cosas. La fundamental es la ausencia de dolor. Las sociedades más ricas y mejor organizadas socialmente están en mejor situación para luchar contra el dolor; las pobres, no. Por otra parte, las estadísticas sobre la felicidad no tienen ninguna validez. Cada persona es un mundo. Preguntarle a una persona si es feliz, así, sin más, no tiene ningún sentido; no es lo mismo que preguntarle por ciertos gustos o a qué partido político va a votar, por ejemplo. La felicidad, como la libertad, como la verdad, en su concepción absoluta, son meras aspiraciones humanas que, simplemente, ayudan a realizar determinadas empresas. Lo realista es saber que nunca vamos a alcanzar la felicidad, la libertad o la verdad, por completo; pero una aproximación a ellas nos anima a continuar en nuestro empeño. ¿Es todo esto un autoengaño? No. La vida humana tiene esas cosas.

    Comentado por: miguel el 12/9/2010 a las 19:16

  • Lo suyo sería que se nos explicara con claridad qué es lo que se ha preguntado exactamente, si ha sido así a lo bruto -¿es usted o no feliz, más o menos feliz?-, o indirectamente, atendiendo a una serie de variables cuya suma se considera equivalente a una felicidad total; en el primer caso ¿qué término es el que se asocia en cada cultural con un valor equivalente a este de la felicidad que nosotros usanmos?, ¿cómo se dice felicidad en danés, y con qué otros términos se relaciona a fin de precisar su significado? y, de ahí, ¿qué valor tiene ese término, "felicidad" en la sociedad en cuestión?; en el segundo caso, ¿cuáles son esos valores universales cuya suma equivale a la felicidad, y en qué proporción relativa deben darse respectivamente?
    Ciertamente, como saben todos los expertos en mercadotecnia, sí que hay algo que se llama felicidad, común para la mayoría, mercancía de masas, capital: justo lo que nos venden tantos y tantos anuncios bajo la forma de champuses, tarifas de móvil o automóviles o vacaciones en el caribe.
    Este texto de la vanguardia es especialmente antipático en su planteamiento, por tendencioso, pues relaciona la cuestión con el tema de la familia y de la iglesia, y enlaza como el que no quiere la cosa nuestra falta de felicidad española con lo que suele llamarse “pérdida de valores tradicionales”. En fin,un poquito de rigor, que, señores vanguarderos, que con las cosas de comer no se juega.

    Comentado por: y ¿por qué hay que ser felices? el 12/9/2010 a las 17:11

  • ¿Por qué no es feliz España?

    Arthur C. Brooks
    LA VANGUARDIA, 05/09/10

    Durante los últimos diez años se ha producido una explosión de análisis y estudios sobre la felicidad humana. Decenas de libros y miles de artículos indican que la felicidad puede medirse con cierta precisión mediante encuestas de ámbito nacional. La investigación al respecto ha indagado sobre las causas de la felicidad y numerosos expertos han planteado cómo los distintos países pueden aplicar políticas susceptibles de aumentar el grado de felicidad de sus ciudadanos.

    Parte de tales estudios han inquirido qué países son más felices. Hay escaso consenso al respecto. Una conocida encuesta de la Universidad de Leicester en Inglaterra concluye que los daneses son los más felices, en tanto que España figura en el lugar 46 y Estados Unidos en el 23. El prestigioso Internacional Social Survey Programme sitúa a México en la cima, mientras que España figura mucho más abajo y Estados Unidos notablemente por encima de Dinamarca. El World Values Survey señala que los neozelandeses son los más felices del mundo y sitúa a los españoles en el lugar 13, sólo tres peldaños por debajo de Estados Unidos.

    En resumen, tratar de comparar la felicidad entre países es un intento vano. Lo que sí podemos comparar, sin embargo, es la felicidad en un país a lo largo del tiempo. El World Values Survey indica que en la mayoría de los países desarrollados el grado de felicidad, en términos generales, ha aumentado o no ha variado durante el último par de décadas. En Francia, por ejemplo, el porcentaje de los ciudadanos “muy felices” ha crecido del 20% al 36% entre los años 1981 y 2001. En Suecia, país que ha ocupado asiduamente los primeros puestos en las listas de la felicidad, el crecimiento observado fue el 29% en 1982 al 43% en el 2006.

    En propiedad, España debería experimentar también mayores grados de felicidad. Al fin y al cabo y según se dice, España ha “progresado” enormemente durante los últimos treinta años…, cosa que se echa de ver, por ejemplo, desde el tamaño de su administración y sus progresistas políticas sociales al aflojamiento del peso e influencia de la Iglesia católica. Considérense los siguientes ejemplos. El gasto social público en España ha aumentado desde un 15,5% del PNB en 1980 a un 21,2% en la actualidad, bastante por debajo del promedio de los países de la OCDE. Y, en un país donde el aborto fue ilegal en su día, resulta en la actualidad que posee la legislación más progresista y avanzada de Europa al permitir el aborto hasta la semana decimocuarta de embarazo. Por lo demás, apenas puede seguir calificándose a España de país católico, dado que la asistencia a la iglesia se ha reducido literalmente a la mitad desde 1981 a la actualidad.

    A pesar de estos cambios, España ha ido avanzando en la dirección equivocada en relación con la cuestión de la felicidad, a diferencia de casi todo el resto de países desarrollados. En 1981, el 20,1% de españoles decía sentirse “muy feliz”. En el 2005, tal porcentaje había descendido a sólo el 13,7%.

    Claro que no todos los españoles son igualmente infelices en la actualidad. No obstante, la situación asimétrica encierra otra paradoja. Los españoles más infelices coinciden con los que en mayor medida suscriben y aprueban la moderna destrucción de lo tradicional, sobre todo en lo que se refiere a las relaciones familiares tradicionales. Por ejemplo, según el World Values Survey, los españoles que convienen en que “el matrimonio es una institución anticuada y pasada de moda” muestran un 17% menos de probabilidad de vivir elevados niveles de satisfacción que aquellos que disienten de tal apreciación.

    Así las cosas, ¿qué solución cabe para hacer frente a la tendencia hacia la infelicidad observable en España? Acaso la respuesta radique en alcanzar un mayor grado del “progreso” logrado hasta la fecha. Tal vez España pueda encaminarse únicamente hacia mayores cotas de felicidad en caso de fomentar más burocracia, más abortos, más divorcios y convivencia en pareja a la par que menos fe, menos familia, menos libre empresa…

    O, simplemente, es posible que tales tendencias progresistas constituyan precisamente el factor que haya conducido a España por el mal camino en la cuestión de la felicidad. En Estados Unidos tenemos una expresión que dice: “Si estás en un apuro, no agraves tu situación”.

    No poseo la respuesta al enigma de la felicidad y no me atrevería a decirles a los españoles si están en un agujero por lo que han de dejar de empeorar su situación. Barcelona ha sido mi segundo hogar durante más de veinte años. Mi mujer y mis tres hijos poseen la ciudadanía española. Sin embargo, siempre seguiré siendo un extranjero y decir lo que creo que debería hacer España sería una señal de arrogancia por mi parte. Tan sólo puedo referir lo que constato en los datos sobre la cuestión.

    Comentado por: cp el 12/9/2010 a las 13:20

  • "Aído despilfarra 140.000 euros en un centro para informar sobre sexo a los jóvenes. La ministra de Igualdad sigue gastando el dinero de todos los españoles en ideas como un centro sobre sexualidad para asesorar a los jóvenes que le ha costado nada menos que 140.000 euros. Una nueva subvención del ministerio de Igualdad, pese a la acuciante crisis."

    ¿Alguien tiene el teléfono de esta tía? Necesito que me enseñe cómo optimizar el redoblillo a mi glande, vulgo, paja.
    No hará falta que robe dinero para tal menester. Soy todo tuyo, Aído. Joder, esto suena a mariconería. Mejor, Bibiana, que tiene infinidad de rimas.

    Comentado por: Robert el 12/9/2010 a las 09:35

  • Félix no pertenece a la policía política de los criminales del PCC, que son los que toman nota de todo, hasta de cómo respiras.

    Comentado por: siempre habrá idiotas el 12/9/2010 a las 08:55

  • Atufados de píndaros y pamemas, mesamos la barba escrafulosa, trasquilamos el claudicante apéndice, perseverando en la resignada grandilocuencia del orate untuoso,
    engominado de tedio y polvorienta clerecía, lenguaraz y sumiso bajo fardo maloliente que le escombra el cráneo con revenidas, pútridas epifanías de su verbo tonsurado.

    Comentado por: aire, aire el 11/9/2010 a las 12:46

  • Don Félix : Puede tomar nota de la elocuencia de algunos que comparten su fobia anticastrista aquí mismo. Da que pensar.

    Comentado por: maleas el 11/9/2010 a las 11:13

  • Vaya, parece que meleas ha hablado con Castro para desdecirse. Ahora dice donde dije digo...Qué se puede esperar de un criminal.

    Comentado por: liberi el 11/9/2010 a las 09:10

  • Puede que una cosa ardua de definir sea la ley del arte; pero que sea una concreción o la lección de los maestros, lo dudo.

    Comentado por: cosas que se dicen en EL PAIS el 10/9/2010 a las 21:15

  • La gran novela de la Guerra Civil
    Nora Catelli
    El País, 07/05/05

    Dicen los entendidos que quizá se trate de la mayor novela española de la Guerra Civil y que posee la amplitud de visión de la narración clásica y el oblicuo refinamiento de la narrativa europea posterior a Conrad y James. Como otras novelas del siglo XX, Incierta gloria consiste en una gran pregunta. Interroga dos conflictos a la vez, la revolución de la retaguardia y el choque convencional del frente. Por un lado, la colisión entre comunismo y anarquismo. Por el otro, artes militares de distintas épocas y todas a la vez: cargas de caballería, líneas de trincheras, el terrible y novedoso experimento de los tanques de asalto nacionales y los bombardeos nazis y fascistas de poblaciones civiles. Sales capta esa complejidad y no la reduce a mero decorado; la convierte en inseparable experiencia individual y colectiva. De ahí la atención obsesiva a la cotidianidad de la ficción en la Historia. De ahí que sea tan importante el desarrollo interior de los tiempos muertos de la guerra: por ejemplo, el juego erotizado entre uno de los protagonistas y una mujer poderosa y equívoca que sostiene las casi doscientas y deslumbrantes páginas de la primera parte, cuando el personaje llega a su destino en el Bajo Aragón. Y también la morosidad de la posguerra: la última sección, 'El viento de la noche', transcurre en una Barcelona cuya sordidez sólo es parangonable a la de la impresionante obertura de Si te dicen que caí de Juan Marsé. Ha habido grandes novelas de guerra, como la trilogía de Evelyn Waugh, Hombres en armas, que se construyen sobre esos tiempos muertos. Sales combina esa estrategia con la aceleración de la acción para provocar las sensaciones más directas y brutales de lo militar: podría incluso aventurarse que unas pocas páginas fulgurantes -de la 476 a la 493- son el eje de la obra. Allí se cuenta "la desbandada": la retirada del ejército republicano por los mismos territorios que con todo detalle se han descrito antes adquieren ahora, en ese tramo escueto, un tono de pesadilla sistemática. El efecto es deliberado: Sales vuelve conscientemente confusos los lugares, los tiempos, la noche y el día: "Aunque la aviación nos perseguía, hacía ya muchos días que habíamos perdido todo contacto con el enemigo de tierra lo mismo que con los nuestros, de modo que, de no ser por aquel perpetuo zumbido de junkers y de cazas, hubiéramos podido creernos los únicos supervivientes de todo el universo". Es la pesadilla de la Historia que lo atraviesa todo. Dos órdenes sociales contrapuestos, ambos a la vez fracturados en disputas sangrientas, en una zona común alternativamente conocida e irreconocible. No se trata de una provincia irredenta, o de una franja disputada por dos potencias, sino el mismo suelo para ambos contendientes. Pero fracasará quien lea esta novela buscando adherir a la fórmula tan fácil como falsa: "Los dos lados eran iguales". Incierta gloria no concede esa gracia amoral: aquí los dos lados no son iguales, independientemente de que muertes, bajezas y traiciones se registrasen en los dos. Para que semejante asimetría no se pierda se necesita una composición peculiar: esta novela es una suerte de tiovivo que gira para ser contemplado desde el punto fijo del lector. Las imágenes y las voces se atrapan en el momento en que una sustituye a otra sin respiro. Cada uno de esos instantes posee el alcance suficiente para plasmar al personaje en su situación, como exigía la época: Sales es deudor del existencialismo (aquí, en su vertiente católica) que era la atmósfera de esos años. A tal construcción obedece la periódica sucesión de las tres voces (Luis, Trini y Cruells) que cuentan, en cartas, en relatos delegados, lo que sucede entre Barcelona y el frente de Aragón desde diciembre de 1936 hasta la primavera de 1938, cuando el ejército republicano empieza la retirada. Pero el tiovivo no posee sólo las figuras que giran y el lector que contempla, sino que en el centro hay una columna que sostiene firmemente la estructura y permite el movimiento. Esa columna es el cuarto personaje, de quien todos hablan y cuyas palabras y hechos reproducen. Se accede sólo de manera indirecta a Julio Solerás, un maniaco inestable y fervoroso, uno de esos diablillos o santos menores de la estirpe de Dostoievski. Solerás es un lector apasionado -la vida del frente, entre piojos, pulgas y mugre, es también la vida de sus lecturas-, un atento observador de las corrientes filosóficas de la Europa de los años treinta y, por último, un ángel vengador que traiciona y después se arrepiente. Esta composición facetada -en voces y cartas- explica el dinamismo torrencial del relato y la naturalidad aplastante con que la novela desnuda convicciones religiosas, abiertas repulsas respecto del comunismo y del anarquismo, y, por fin, el uso desenfadado de sus modelos: Dostoievski, George Bernanos, Graham Greene y otros escritores católicos de mediados del siglo XX. No obstante, hay algo más que explica el carácter sobresaliente de Incierta gloria. A pesar del énfasis religioso, ideológico y hasta programático de muchos pasajes, éstos nunca aplastan la experiencia concreta, sino que la vuelven aún más ardua de definir. Esa concreción es la ley del arte y, por eso mismo, la lección de los maestros.

    Comentado por: lecturas recomendadas el 10/9/2010 a las 20:34

  • Hacer el planta
    El 21 de julio del año 356 a. C un ardiente pastor de cabras reconvertido a incendiario carbonizó la majestuosidad del templo de Artemisa, una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, con el único propósito de alcanzar in rectum vias el panteón de los célebres, fuego y cabronerío mediante. Su perturbado proceder ha dado nombre a otra de esas absurdas patologías tan estimadas en los ambientes académicos de la psicología: el complejo de Eróstrato, trastorno según el cual se busca sobresalir, intervenir, figurar, distinguirse y, en definitiva, ser el centro de atención a toda costa.
    Los actuales y numerosos condiscípulos de Erostrato hallan tizón y leño a su fogosidad en las populares covachas que les procura la modernidad cibernética. Basta dar una vuelta por Facebook para aterrorizarse ante las lumbres fatuas de sus usuarios y el cabronerío de la disputa que acontece renovadamente: manifestar que cada cual tiene la pira más grande y la afinidad más puta. Si los apasionados fogueros de la red social no hallan justo castigo a sus impertinencias erostráticas es simplemente porque la cultura de chichinabo que nos asiste ya no crea templos a Diana que puedan incendiar con tal de figurar. Pero no sólo en la red, también en las universidades, discotecas, lugares de trabajo - y que decir de los círculos artisticoteatrofaranduleros- el mal de Eróstrato se propaga veloz como el fuego.
    En las antípodas de este mal obrar tan comúnmente practicado hoy en día se encuentra la libido nescire, esa pasión por el anonimato de los estoicos, que en casos -léase Salinger- se torna obsesión. Los aquejados por esta pasión, al contrario que esa suerte de afables pirómanos erastróticos ya descritos anteriormente, no ambicionan dejar huella ni imprompta alguna en su paso por los escenarios mundanos. ¿Y que clase de seres vivos discurre sin dejar huellas sobre el suelo que les da cobijo demostrando su gallardía, discreción y supremacía sobre otros reinos sinó el reino vegetal? Hay casos, como el de Rimbaud, en el que tras una breve temporada en los fuegos del infierno de la apariencia, uno pasa de basar su existencia en sobresalir a centrar su devenir en la fuga y el disimulo (aunque eso suponga fugarse a Abisinia, traficar con armas y/o mudar las piernas por calabazas cancerosas).
    Pero volvamos al tema que nos ocupa, la superioridad del reino vegetal sobre el reino animal. Para demostrar esta epifanía diamantina debemos forzosamente recurrir a Javi, caracterizado para la ocasión del malogrado macarroni Nick Molisse, quien nos muestra la luminaria verdad de su mayéutica en un paseo campestre.
    -Observad atentamente el entorno y responded que veis.
    -...¿Plantas?
    - Así es, pero ¿qué clase de plantas?
    - Em...¿Helechos?
    - Decís bien, pero no tan importante como lo que veis es lo que no veis, y ¿qué es lo que no veis mentecatos?
    - um....esto...¿Dinosaurios?
    - Ahí habéis hablado con tino y pertinencia. Tal vez debiera recordaros que los extintos dinosaurios fueron otrora contemporáneos de los vivarachos helechos, plantas prehistóricas, cuya presencia y labor silenciosa nos muestra la eficacia de '' hacer el planta'': amparándonos siempre en el estoico, casi búdico, principio de que no hay nada que con no hacer nada no se solucione del todo. Y ahora reflexiona tú Armatostenes sobre el motivo de tu próximo ascenso y pertinente subida de sueldo. ¿Acaso no ha sido tu pericia en hacer el planta, esto es permanecer sentado cual marmolillo en calle peatonal sin hacer absolutamente nada durante años, el motivo de la buena consideración de que gozas no solo entre los próceres del laborio, sino también, y más importante y meritorio entre el bando de las cuñadas y de los suegros? Tu bendito inmovilismo plantil ha hecho de ti parte del paisaje agradable y familiar con el que otros gozan. ¿Quién podría prescindir y menospreciar la inocencia inofensiva de aquel que se ha decidido a hacer el planta?¿Quien no decoraría su vida con una planta?
    Y es que ciertamente el visionario badiense nos recuerda que los animales, como las personas acuden a su pitanza diaria dóciles y, a excepción de los gatos, son todos usceptibles del amaestramiento, capaces de vender a su abuela por un plato de lentejas y de hacer las más absurdas e inverosímiles piruetas por el premio de una caricia, mientras que la orgullosa dignidad de las plantas les hace exigir su alimento calladamente, prefiriendo morir antes que levantarse y dejar su tiesto en pos del agua, que es con la luz el unico sustento de su elegante fotosintetizar. Espero que tras esta entrada, comiencen a ser más habituales actitudes vegetales y conversaciones triunfales del tipo:
    "-Me han subido el sueldo
    -¿Como lo has conseguido?
    -Hice el planta"
    Amén!

    http://fantasiasensibleexacta.blogspot.com/

    Comentado por: cp el 10/9/2010 a las 20:19

  • Maleas, yo te puedo contar dónde estaba cuando mandaba Franco.
    Estaba en el exilio y no pude recuperar mi pasaporte español hasta que murió el dictador.

    Pero me equivoqué, el hombre que tiene lo que tienen que tener los hombres debe reconocer su equivocación: yo estoy arrepentido.
    Viendo cómo medraste tú y tu familia y todos vosotros, y viendo como medraron los socialistas y hasta los comunistas estoy inmensamente arrepentido.

    Tenía que haberme puesto el uniforme, haber firmado que iba a defender al régimen, no ser declarado rebelde, no tener que acogerme a la amnistía, no haberme declarado en forma tan mínima a favor de la democracia, la justicia, en fin esas zarandajas: todo eso que hicieron uds bien y yo mal.
    Puesto que los primeros recuerdos de mi infancia son los 'contrails' de los bombarderos nucleares en el cielo sobre Zaragoza y veo que lo soportasteis con tanta entereza, cobrando todos de los americanos el dinero que fuera eso sí, me parece que no puedes tú ni ninguno de Uds puede dar o darme lecciones.

    Aunque a un arrepentido le puede dar lecciones de moral, cualquiera.

    Lo único que ahora me puedo reír viendo cómo se os ha acabado el chollo!

    Comentado por: armandobronca.com el 10/9/2010 a las 19:18

  • No se si vale la pena replicar a tanto demócrata de hoy en día valerosos y avispados anticastristas furibundos. No se donde andarían cuando Franco mandaba en España o cuando los Héroes de las Azores decidieron embarcar a sus paises en busca de las armas de destrucción masiva u hoy mismo cual es su opinión sobre el actual gobierno democrático hondureño o la situación en Gaza o... .
    A ellos lo que les molesta es Fidel y en su estulticia mal intencionada no se dan cuenta de que cuanto mas ladran,mas grande se hace su figura.El odio que los alimenta solo es comprensible por que su cobarde mediocridad no puede aceptar que un pequeño país haya resistido durante tantas décadas al imperio mas inicuo y haya existido. Ganan por goleada al español y al ingles. Con su pan se lo coman.
    De las luces y sombras del Régimen cubano se puede hablar con personas ecuánimes,no con estos patético lacayos de su amo.

    Comentado por: maleas el 10/9/2010 a las 19:02

  • Cuánto daño ha hecho esto de la psicología. Y si encima eres Artista o Artisto...Liberame, domine!

    Comentado por: ufffff: señor, ten misericordia el 10/9/2010 a las 16:39

  • Ese zorro terminal del Fidel no ha hecho si no aplicar la doctrina del Gatopardo: hay que cambiar para que nada cambie; fíjense que no reconoce fracaso del sistema, si no insuficiencia, inadecuación de aquél frente a la realidad: es la vieja política del aggiornamiento eclesiástico, con la que la Iglesia Católica va aguantando mejor o peor los embates de la incredulidad, y no se sale un ápice de la doctrina del materialismo marxista. Siempre podrá argüir que las circunstancias del pasado justificaron los crímenes que hoy resultan injustificables. Es lo que tienen las éticas: nunca falta alguna con la que lavarse las manosde sangre, y siempre nos queda la muy católiva petición de perdón. ¡Ah, estos católicos renegados, al fin y al cabo, mamaron lo que mamaron: de casta le viene al galgo!

    Comentado por: olor a podrido el 10/9/2010 a las 14:44

  • ¡Menuda pollada, eso de la felicidad! La felicidad es cosa de pijas y de marujas -tanto monta, en estos tiempos y en estos lares-, una creencia sin la que no se sostiene razonablemente este tinglado de grandes superficies, pastores de almas y peluqueros -perdón, estilistas.

    Comentado por: no puede ser que seas infeliz el 10/9/2010 a las 14:32

  • "Las últimas declaraciones de Fidel Castro han vuelto a sorprender...., ahora Castro ha dado muestras de un increíble realismo al admitir a un periodista estadounidense que "el modelo cubano" no se puede exportar porque "no funciona" ni en la isla". EL PAIS.
    ¿Se habrá enterado el cretino de Guillermito Toledo, alias Willy?. No creo, los sectarios son sordos.

    Comentado por: DON LATINO REDIVIVO el 10/9/2010 a las 12:40

  • 14




    La forma y no el infinito

    Barruntar la veloz certidumbre
    que desde atrás de innumerables soles
    llega en forma de plasma haciéndose materia.
    Sospechar como viene en fluir incesante
    atestando un espacio henchido de lo mismo
    y así reconocerse idéntico a lo único,
    aquí no influye, donde la verdad,
    cual tenaz diapasón que palpita,
    se anega de existencia,
    de realidad diversa,
    de presencia concreta,
    sosteniendo la vida.

    Comentado por: DPA el 10/9/2010 a las 11:43

  • La problemática es económica
    y en lo teórico no son unánimes,
    lo hay escépticos, los hay fanáticos,
    pero en la práctica no ves apóstatas
    sino en los márgenes o con prismáticos.
    Y unos son míseros, otros son prósperos,
    en las antípodas todo es idéntico,
    idéntico a lo autóctono.

    Hay mundo artístico con gente excéntrica,
    mundo científico con catedráticos
    y cuerpo médico y casos clínicos.
    La gente rústica puebla las fábricas
    y los hipódromos los aristócratas.
    Ciertos filósofos sienten escrúpulos.
    En las antípodas todo es idéntico,
    idéntico a lo autóctono.

    Comentado por: javier el 10/9/2010 a las 11:21

  • Mucha gente seria en este blog.
    A la seriedad hay que darle un buen tratamiento de vez en cuando.

    http://www.youtube.com/watch?v=1n7BCUVJkhU&feature=related

    Comentado por: cosquillas el 10/9/2010 a las 09:07

  • ¿Por qué nos tiene que influir de qué manera esté constituido el universo?

    Yo diría mejor, ¿cómo nos influye? Hay varias respuestas. Por ejemplo. Somos parte de la materia del universo. Nos influye, por ejemplo, la gravedad que, a su vez, es responsable de que el planeta que habitamos orbite alrededor del Sol de forma elíptica y de que, a su vez, la Luna, tenga su órbita alrededor de la Tierra. Esto tiene su influencia sobre las diversas características de la vida en el planeta. Existe la noche y el día, las mareas. Existen los equinoccios como cambios de estación, según la inclinación del eje de la Tierra, según la aproximación o alejamiento del planeta a nuestra estrella o en qué parte los dos hemisferios terrestres habitemos, etc.

    ¿Qué más nos da que se iniciara con un big bang, que la Tierra gire alrededor del Sol, que esté formado por partículas unidas por fuerzas magnéticas o que fuera de otra manera?

    En principio nadie tiene la obligación de conocer cómo surgió el universo ni los elementos que lo componen. La pasión por el conocimiento es una de las características del ser humano. Pero esta pasión no es igual en todas las personas.

    ¿Eso realmente afecta a nuestra felicidad?

    En absoluto. Hay gente feliz, si es que la felicidad total existe, no sabiendo nada del universo.

    ¿A nuestro comportamiento?

    Según sea ese comportamiento. La particularidad de la Tierra, respecto a su sistema orbital, como he explicado más arriba, sí influye en determinados comportamientos humanos. No es lo mismo vivir en cada una de las estaciones del año, así como no es lo mismo vivir cerca o alejado a los polos. Todo eso influye en multitud de comportamientos, tanto biológicos como culturales, en la amplia acepción del término cultura.

    ¿Un hombre actual es esencialmente distinto a un hombre de la antigua Grecia solo porque sepa más cosas?

    Biológicamente hablando no es distinto; culturalmente sí.

    ¿De qué manera la idea sobre lo que somos afecta a lo que somos?

    Si yo tengo la idea de no ser un hombre sino un gato, o la idea de considerarme el centro del universo, lo pasaré mal junto a mis congéneres. Si yo trato de conocerme como ser humano contribuiré a conocer mejor a los demás, y así la organización de la convivencia será más llevadera.

    En realidad sabemos muy poco sobre el universo, casi nada. Pero esto no debe preocupar mucho a los que no les interese conocerlo; están en su derecho, concepto éste que, por cierto, tiene relación con la última pregunta.

    Comentado por: miguel el 10/9/2010 a las 09:01

  • Pero desde Cuba, los cubanos
    ------------------
    http://www.desdecuba.com/generaciony/
    * Promesa rota *

    Me juré que nunca más hablaría de ese señor de barba cuidada y uniforme verde olivo que capó cada día de mi infancia con su permanente presencia. Con más de un argumento, apuntalé mi decisión de no referirme a Fidel Castro: él representa el pasado; hay que mirar hacia delante –a esa Cuba donde él ya no estará– y en medio de los retos del presente, aludirlo me parecía una distracción imperdonable.
    Pero hoy se coló de nuevo en mi vida con uno de sus característicos exabruptos.

    Me siento obligada a enfocarlo nuevamente después de sus declaraciones de que “el sistema cubano no funciona ni para nosotros mismos”, dichas al periodista Jeffrey Goldberg.

    Si no recuerdo mal, por frases menores o similares expulsaron a muchos militantes del Partido Comunista y purgaron largas condenas innumerables cubanos. El dedo índice de quien fuera el Máximo Líder se dirigió sistemáticamente contra los que intentaron explicarle que el país no marchaba. Pero no sólo el castigo acompañó a los inconformes, sino que la máscara se nos convirtió en ardid de sobrevivencia en una isla que él intentaba hacer a su imagen y semejanza.

    Simulación, susurros, dobleces, todo para ocultar la misma opinión que ahora el “resucitado” comandante lanza precipitadamente frente a un periodista extranjero.

    Quizás se trate de un arranque de sinceridad que asalta a los ancianos a la hora de valorar su vida. Incluso puede ser otro intento desesperado por llamar la atención, como su vaticinio de una inminente debacle nuclear o el tardío mea culpa por la represión a homosexuales que hizo hace unas semanas.

    Al verlo reconocer el fracaso de “su” modelo político, tengo la sensación de que asisto a una puesta en escena donde un actor gesticula y eleva la voz para que el público no deje de mirarlo. Pero mientras Fidel Castro no tome el micrófono y nos anuncie que su obsoleta criatura será desmontada, nada ha pasado. Si no dice esa misma frase hacia el interior de Cuba y además se compromete a no interferir los cambios necesarios, estamos en las mismas.
    ===========
    Tengo de siempre el link de Yoanni en mi blog. Sus artículos son muy necesarios.

    Comentado por: armandobronca.com el 10/9/2010 a las 03:33

  • ¿Por qué nos tiene que influir de qué manera esté constituido el universo? ¿Qué más nos da que se iniciara con un big bang, que la Tierra gire alrededor del Sol, que esté formado por partículas unidas por fuerzas magnéticas o que fuera de otra manera? ¿Eso realmente afecta a nuestra felicidad? ¿A nuestro comportamiento? ¿Un hombre actual es esencialmente distinto a un hombre de la antigua Grecia solo porque sepa más cosas? (los que saben, porque la inmensa mayoría ni sabe ni le importa). ¿De qué manera la idea sobre lo que somos afecta a lo que somos? A veces me recuerdan a aquel niño de la película de Woody Allen que está deprimido porque el universo se expande:

    http://www.youtube.com/watch?v=3Pa34orcwwA

    Comentado por: P. el 10/9/2010 a las 00:54

  • Enmucetados o ponderados, labimármicos y sufririentes, atestaban de lenguarismos
    y gramaturgias divinivanas los códices envilecidos de las satrapías. Sus odas ecuménicas hipostasiaban el tedio en un clamoreo de lacias palomas ionizadas mientras el hálito dulzón de la feligresía mamaba su amén misericorde.

    Comentado por: el infierno empedrado el 10/9/2010 a las 00:08

  • Tal vez si yo hubiese estudiado en maristas,viviese en Paseo de Gracia y fuese un poeta reconocidamente casi maldito,finalmente hubiese llegado a la certeza.Desgraciadamente,pero eso nunca se sabe,aún ando perdido en el limbo de la incertidumbre.

    Comentado por: maleas el 10/9/2010 a las 00:01

  • “Jugar contigo? No..., no puedo-dijo el zorro- Aún no estoy domesticado.
    -Ah! Perdón-se excusó el principito.
    Interrogó, luego de meditar un instante:
    -Has dicho "domesticar"? Qué significa "domesticar"?
    -Tú no eres de aquí-afirmó el zorro- Puedes decirme qué es lo que buscas?
    -Busco a los hombres-respondió el principito- Dime, qué significa "domesticar"?
    -Los hombres-intentó explicar el zorro- poseen fusiles y cazan. Eso es bien molesto. Crían también gallinas; es su único interés. Tú buscas gallinas, verdad?
    -No-dijo el principito- Busco amigos. Qué significa "domesticar"?
    -Ah!..., es una cosa muy olvidada-respondió el zorro- Significa "crear lazos".
    -Crear lazos?-preguntó el principito.
    -Así es-confirmó el zorro- Tú para mí, no eres más que un jovencito semejante a cien mil muchachitos. Además, no te necesito. Tampoco tú a mí. No soy para tí más que un zorro parecido a cien mil zorros. En cambio, si me domesticas..., sentiremos necesidad uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para tí único en el mundo...”

    (El principito , Antoine de Saint-Exupéry, 1943)

    Comentado por: cp el 09/9/2010 a las 22:59

  • Don Félix, ¿no tendrá todo el libro escrito dos veces, no? Es que releído el prólogo publicado y el desechado, se complementan a la perfección. Una buena transformación de las imágenes sería leer cada seis meses este libro suyo reescrito. Si usted lo hiciera, yo lo compraría y leería con mucho gusto.

    Comentado por: mutante el 09/9/2010 a las 20:42

  • Algunos que tienen unos cursos de filosofía y de epistemología, abstemios militantes, echan pestes de los profesores subvencionados. ¿Subvencionados? Yo creía que las subvenciones se las daban a las empresas privadas, a determinados colegios y universidades en manos de los curas. ¿Mira que si el broncas está siempre de bronca porque estudió unos cursos de filosofía en estas ultimas instituciones? subvencionadas.

    Comentado por: cursillos acelerados el 09/9/2010 a las 20:00

  • No, no, depende de si me lo haces o te lo hago. Y el que la hace, la paga.

    Comentado por: esto se anima el 09/9/2010 a las 19:38

  • Hace 125 millones de años, la sierra de Cuenca era una marisma subtropical. Pues sí que ha llovido, y mucho, desde entonces.

    Comentado por: DPA el 09/9/2010 a las 18:58

  • O la consecuencia práctica de determinados comportamientos sociales. Pues sí, va a ser que los malos terminan siempre en el infierno, si mandan los buenos; o, quizás, que las mayorías no son nunca buenas; o que una verdadera rebeldía va siempre a la contra, incluso en contra de la mayoría.

    Comentado por: ¿ griego o francés? depende de lo que a ti te toque el 09/9/2010 a las 17:27

  • "Enmucetados o Ponderados": Pero, ¡qué bueno!, ¿cómo no se me ocurrió a mí? Corro a leérmelo a tu salud, caravaqueño. Gracias.

    Comentado por: lo bueno de ser ignorante el 09/9/2010 a las 16:44

  • Al carajo La Causa: importa la gente.

    Comentado por: nova ecclessia el 09/9/2010 a las 13:51

  • Un ejemplo de rebelión contra la realidad. Perdón, quería decir el Capital, claro, el Capital. El que lleva mayúscula.

    http://www.vanityfair.com/business/features/2010/10/greeks-bearing-bonds-201010?printable=true

    Comentado por: ¿griego o francés? el 09/9/2010 a las 09:05

  • Venga, una lección de repaso, a ver si no me dicen tantas cosas raras.

    http://www.youtube.com/watch?v=BMLMBQGlMgI

    Comentado por: cursillo de recuperación el 09/9/2010 a las 08:55

  • "Marsé, Matute y Vázquez Montalbán, «extranjeros» en su propia tierra Un portal cultural de la Generalitat coloca en el mismo apartado a los autores catalanes que escriben en castellano y a los extranjeros instalados en Cataluña."

    Cronica de ABC. 9-9-2010.

    Comentado por: Otros que tal andan el 09/9/2010 a las 08:33

  • "Las últimas declaraciones de Fidel Castro han vuelto a sorprender. Y ya se va convirtiendo en un hábito: desde que el ex mandatario comunista reapareció en público hace dos meses, tras cuatro años de reclusión y enfermedad, cada vez el Comandante dispara más alto. Si la semana pasada dejó a más de uno perplejo al reconocer su responsabilidad en la política de persecución a los homosexuales en la década de los sesenta y setenta, ahora Castro ha dado muestras de un increíble realismo al admitir a un periodista estadounidense que "el modelo cubano" no se puede exportar porque "no funciona" ni en la isla."

    EL PAIS.

    Luchar por cualquier causa, sea contra una lapidación, contra la persecusión de homosexuales, contra la persecusión de razas, de ideas, etc., es luchar a favor de los Derechos Humanos en el mundo. Comprendo que esto no lo comprendan algunas personas. La ignorancia es polifacética. Esto es así. No tiene arreglo.

    Comentado por: don Abraham liberi el 09/9/2010 a las 07:01

  • Hola, me paso para decir que estoy alegre, para compartirlo con todos vosotros, queridos amiguitos...!

    Comentado por: rafa, lo importante es participar... el 08/9/2010 a las 21:41

  • Eh, don Abraham: ¿tú luchabas por Sakineh o por Los Derechos Humanos? ¿Derechos humanos 1-Tiranía 0?

    Comentado por: neocatecúmenos el 08/9/2010 a las 21:31

  • http://www.youtube.com/watch?v=Dh1ZTvxCMhg&feature=related

    Comentado por: mas chabrier (y menos bronca) el 08/9/2010 a las 21:17

  • ¡Qué hombre más desagradable, más soberbio y más tonto del bote! ¿No habría un armando a distancia para quitarle por lo menos el volumen?

    Comentado por: pobre los animales a los que les toque este veterinario! el 08/9/2010 a las 20:13

  • ¡Ah, y se me olvidaba!
    Y además la pensión de esta murria intelectual. Hay que mantenerlos 30 años pagando cuando los profesores se jubilan, porque como no han tenido desgaste, no se mueren, son ejemplo de vida higiénica, viven casi tanto como un general.

    Comentado por: armandobronca.com el 08/9/2010 a las 19:35

  • Si lo decías por mi, aparte de que yo tengo varios cursos de filosofía aprobados, incluyendo epistemología y seguramente Ud no.
    El carbón no sólo emite Mercurio, también Uranio, y en grandes cantidades, además de Azufre, H2S, Cadmio otros metales pesados.
    Tenga en cuenta que esta decisión NO impide quemar carbón importado se seguirá haciendo, sino quemar carbón nacional.

    Pero seguramente fue la subvención que se le atragantó. Eso de subvencionar viles mineros sucios, otrosí, obreros del plan E, parados y gentecita así, ¿eso no, verdad?
    En cambio subvencionar Profesores Universitarios, todos sin excepción subvencionados, y Profesores de Instituto y maestros, todos sin excepción incluso los pseudo-privados viven del Estado, eso le parece bien porque de ello vive, me juego plata.
    Y subvencionar investigadores fabricantes de gran cantidad de papel impreso, eso sí.
    Qué curioso, la URSS fue en su tiempo la principal potencia científica y cultural, ahí es nada.
    Grandes generadores de papel impreso, es lo que eran, pero no tenían Velcro, y si querían un par de zapatos a hacer cola varios días. Así les fue.

    Cierto que el comunismo dio un tipo humano superior, y lo veo a cada rato comparando los civilizados, cultos y educados jóvenes y jóvenas "polacos" con eso que sacan Uds, los post-fascistas supuestos admiradores de la Filosofía y el Gay Saber: ignorantes drogatas consumistas borrachos todos los jóvenes españoles con excepciones insignificantes.
    Aunque admito que la influencia de la sacrosanta familia es lo que pesa.

    Casi nadie dice, "mi hijo ha heredado mi estulticia, pero que muy agravada por la de su madre." Ramón y Cajal, 'Charlas de Café', passim. ¡Estábamos mejor en 1920!

    Comentado por: armandobronca.com el 08/9/2010 a las 19:32

  • Isis,

    http://www.youtube.com/watch?v=PPbVwwll1s4

    Comentado por: por los viejos tiempos el 08/9/2010 a las 18:05

  • Las centrales eléctricas de combustión de carbón como causa de la contaminación por mercurio

    La mayor fuente de contaminación por mercurio son las centrales eléctricas de carbón. El mercurio emitido por estas instalaciones es transportado en el aire y se deposita en cualquier lugar situado a cientos de kilómetros de las chimeneas, a través de las fronteras y en cualquier continente por lejos que esté de su fuente. Los procesos biológicos alteran gran parte del mercurio depositado, su composición pasa a ser metilmercurio, una potente neurotoxina que los seres humanos y otros organismos absorbemos fácilmente. El metilmercurio se traslada fácilmente hasta los niveles más altos de la cadena alimentaria acuática, acumulándose cada vez en concentraciones más altas a medida que sube de nivel. Las mayores especies acuáticas despredadoras contienen los niveles mayores de mercurio, que es trasladado directamente a los que se las comen.

    Desde que se inició la revolución industrial, la contaminación del medio ambiente por mercurio se ha triplicado. Las 600 centrales eléctricas de carbón más en Estados Unidos, que producen más de la mitad de la electricidad del país, queman mil millones de toneladas de carbón y emiten 44 toneladas métricas de mercurio al aire cada año. Las centrales eléctricas generan 36,7 toneladas métricas adicionales de contaminación del mercurio en forma de basura sólida, incluyendo las cenizas y el lodo de los filtros, y 9 toneladas métricas de mercurio provinientes de la "limpieza" del carbón antes de ser quemado. En resumen, las centrales eléctricas de carbón de Estados Unidos contaminan el ambiente con unas 90,7 toneladas métricas de mercurio anualmente (90.719 kg).


    ¿Cómo explica este antifilósofo, este anti-amor-por-la-sabiduría, el odio que le tienen al carbón los ecologistas? ¡Además su producción está subvencionada por el Estado español!

    Comentado por: negro como el carbón el 08/9/2010 a las 17:21

  • "Hawking also atttacked philosophers for failing to keep up with modern developments in physics and biology so that “their discussions seem increasingly outdated and irrelevant”.

    ¡Filósofos desfasados e irrelevantes !
    Y eso que no conocen a los tales y españoles, si los conocieran se reirían y preguntarían cómo anda la Inquisición Española: Ha mejorado un poco de modales, pero no de espíritu lerdo.

    Con la Física y la Biología Molecular a esta gente, eso hay que estudiar y pensar, lo que les han enseñado es a memorizar y repetir como los loros.
    La buena memoria del opositor exitoso viene a ser la inteligencia del español, no se le pida mas.

    Un ejemplo de que ni conocimiento, ni entendimiento ni razón, ni en filosofía ni en cosas más pedestres. Con el Pico Petrolero (año 2005) alcanzado y las consecuencias económicas están a la vista los países se vuelcan al carbón (a veces a hurtadillas), pero España va a cerrar sus minas, con el beneplácito de Almunia.
    Estamos perdidos.

    Los filósofos a lo mejor os hartéis de sopa en el convento aquel que decía Machado.

    Comentado por: armandobronca.com el 08/9/2010 a las 16:47

  • La sentencia que condenaba a Sakineh Mohamadi Ashtiani a morir lapidada por adulterio, que ha recibido numerosas críticas de la comunidad internacional, ha sido suspendida y va a ser revisada. Así lo ha informado un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní a una cadena de televisión pública.
    La noticia llega después de que ayer mismo, un portavoz del Ministerio iraní de Exteriores, Ramin Mehmanparast, aseguraba que Ashtiani «ha cometido dos delitos, uno es colaborar en el asesinato de su marido y otro, haberle traicionado al mantener relaciones extra-matrimoniales con diferentes hombres».
    Sakineh Mohammadi Ashtiani, de 43 años y madre de dos hijos, en prisión desde 2006, iba a ser lapidada, pero la sentencia fue suspendida ante las presiones internacionales y ahora Teherán suspende la sentencia para revisarla de nuevo.


    Tiene sentido luchar por los Derechos Humanos y la libertad.

    Comentado por: abraham liberi el 08/9/2010 a las 15:59

  • El tiempo no existe excepto cuando el jefe dice: ¡González: quiero ese informe para el lunes!

    Comentado por: gonzález el 08/9/2010 a las 14:20

  • Félix, tu dices:"ya sabemos que no hay sentido ninguno en el fluir temporal". Yo digo: Dios creo una máquina tan perfecta que luego no supo cómo pararla. Se hizo el tiempo. Mientras no consiga detenerla, la rueda girará eternamente. Y nosotros con ella.

    Comentado por: DON LATINO REDIVIVO el 08/9/2010 a las 13:43

  • He querido decir químicos inorgánicos.

    Comentado por: miguel el 08/9/2010 a las 13:33

  • En mi disco suena bien, pero tengo que usar un youtube para llenar el paisaje...
    http://www.youtube.com/watch?v=iqq4dw6Bqyo

    Comentado por: Isis el 08/9/2010 a las 11:35

  • La cárcel del lenguaje, el laberinto de los signos, imágenes imantando con su presencia la invisible marejada latente, conjurando la tácita energía predadora, liberando el secreto horror que nos exaspera, sometiéndolo a un ordenado paradigma dinámico de supuestamente limitada combinatoria donde cifrar lo que no puede ser nombrado, lo que nos aniquilaría como el rostro pavoroso de La Gorgona si nos fuera limpiamente desvelado.

    Comentado por: jano el 08/9/2010 a las 10:43

  • Era demasiado temprano, poco más de las ocho de la mañana pero, para mi sorpresa, fui leyendo cada palabra con una fluidez luminosa, impropia de mis ojos todavía enredados en las sábanas. Fui tejiendo con sus hilos la emoción. Es posible que mi cuerpo asintiera a cada paso, en cada línea. Eso también era yo, su legado, su enseñanza, su pasar por mi lado durante tantos años haciéndome como soy o, mejor dicho, esa parte de mí que no me avergüenza y crece, todavía. Gracias Félix. No deseches del todo el tiempo. Pero es un prólogo, claro, no un epílogo. Nos queda la esperanza y su paisaje.

    Comentado por: Isis el 08/9/2010 a las 09:44

  • Creo que hay excesivas certezas en este texto, si bien la mayoría de ellas son lamentables.¿No sería más lógico demostrar alguna de ellas?Dar por sentado el sinsentido del universo, me parece una actitud literaria, digna de Schopenhauer.Pero en ella no hay nada de evidente y lo único que prueba es una disposición temperamental, del mismo modo que yo podría creer que vivimos en el "mejor de los mundos posibles".

    Comentado por: Antonio el 08/9/2010 a las 04:39

  • "Los niños no dudan nunca de que los enormes y viejos árboles bajo las sombras de los cuales juegan permanecerán siempre allí, que un día ellos crecerán para ser fuertes como sus padres, fértiles como sus madres, que vivirán y prosperarán y criarán a sus propios hijos y envejecerán donde nacieron. ¿Por qué no podemos vivir el tiempo como el pez dentro del agua, como el pájaro en el aire, como los niños? ¡Los imperios tienen la culpa! Los imperios han creado el tiempo de la historia. Los imperios no han ubicado su existencia en el tiempo circular, recurrente y uniforme de las estaciones, sino en el tiempo desigual de la grandeza y de la decadencia, del principio y el final, de la catástrofe. Los imperios se condenan a vivir en la historia y a conspirar contra la historia. La inteligencia oculta de los imperios solo tiene una idea fija: cómo no acabar, cómo no sucumbir, como prolongar su era. De día persiguen a sus enemigos. Son astutos e implacables y por todas partes envían a sus perros. De noche se alimentan de imágenes de desastre: saqueo de ciudades, aniquilación de poblaciones, pirámides de huesos, hectáreas de desolación."

    Coetzee, Esperando a los bárbaros

    Comentado por: pc el 07/9/2010 a las 23:34

  • No, Miguel, lo demás es : a vivir, que son tres días; no te dejes engañar por el ideal: lo verdaderamente vital lo tienes ahí mismo, al alcance de tu manos, para gozo de tus sentidos. Un tío sensible como tú no debería cegarse con tanta mala filosofía: convendría que te desintoxicaras de ese batiburrillo de conceptos confusos y probaras a ir dejándote vivir sin tener que andar buscando justificaciones ante Dios, ante La Historia o ante La Conciencia

    Comentado por: que se nos va la pascua, mozas el 07/9/2010 a las 21:15

  • Los signos nos vienen dados: son las máscaras de la representación, las figuras del drama. Pero no hay argumento, o mejor, no es el argumento lo que da sentido a la representación: sólo cuenta el poner en escena, sólo el juego de representar, de significar, y el impulso, la necesidad de objetivar simbólicamente que lo justifica: pura expresión, con un contenido formal denotativo, consciente, el argumento, que, podríamos decir, es un elemento tan superficial y prescindible como pudieran serlo las piezas del atrezzo.

    Comentado por: puro teatro el 07/9/2010 a las 20:52

  • Hay peces que sí salen del agua aunque solo sea por un instante,unos huyendo de su devorador,otros por el simple placer de hacerlo.
    Nadie está libre de caer en la desolación que describe,magníficamente por cierto,Azúa y mas en este tiempo de seres desalmados.Queda un cabo suelto:con la experiencia mística,¿ que hacemos ?,¿reducirla a desarreglo sicológico?.No creo que esté tan claro eso.

    Comentado por: maleas el 07/9/2010 a las 20:49

  • ¿te refieres a tu comentario? pues sí, estoy de acuerdo

    Comentado por: ok el 07/9/2010 a las 20:21

  • ¿Por qué escribirán tantas sandeces en el blog de este autor los que aportan un "comentario"? "¿Qué habrá hecho él para merecer esto?". Lo siento. Con lo bueno que es...

    Comentado por: Mitra el 07/9/2010 a las 20:19

  • Nunca te enseñan a darle un sentido a tu vida. Te obligan, desde pequeño, al menos ese es mi caso, a tener un sentido de tu vida, lo cual lleva aparejado una creencia en Dios, una creencia en el Estado o una creencia en un futuro determinado, en la Historia, etc. Pero esto es un gran error. Porque, con el tiempo, descubres que tu vida no tiene el sentido al que te obligaron. Reconozco que pasar por este trance es un trago de mal gusto. He visto a mucha gente a mi alrededor que era feliz con el sentido de la vida que le habían impuesto, y así murieron. En realidad, si llegamos a determinado relativismo ético o moral, podemos concluir que, como el final es el mismo para todos, te obliguen o no te obliguen a darle un sentido de tu vida, pues entonces no vale la pena emprender aventuras intelectuales o artísticas detrás de eso que llamamos verdad. Luego de pasar por ese, diríamos, trance de rebeldía romántica, de relativismo, de nihilismo ante los sucesos de la vida, si es que llegas a pasar por él, aprendes dos cosas; una, la existencia carece de sentido, y dos, para seguir existiendo tengo que darle un sentido a mi vida. Y este es el único argumento de la obra al que se refiere, al final de su prólogo Félix de Azúa, al menos así lo interpreto. Gil de Biedma dijo en uno de sus poemas que “envejecer y morir eran los únicos argumentos de la obra”. El poeta llevaba razón; pero en esa razón está implícita la aceptación de que es inútil dar un sentido a tu vida, aunque sea buscando un trozo de verdad en la poesía.

    Mi idea del sentido de la vida tiene más que ver con mi ser social que con mi ser existencial. Precisamente los filósofos existencialistas, antes fervientes defensores del marxismo y del “auténtico sentido de la Historia”, sucumbieron al pesimismo, al derrotismo, al nihilismo, como respuesta al fracaso de su fe. Querer traer el cielo a la tierra tiene esas cosas. Lo que trato de explicar es que mi sentido de la vida no se basa en la fe, sino en el conocimiento. Sé que el futuro está por hacer. Y el sentido que yo le doy a mi vida es un compromiso civil que me ayude a vivir mejor. A la vez, sé que sin la ayuda de los demás mi empresa será inútil. Asumo, pues, una ética de la responsabilidad de vivir, donde yo dé algo a cambio de algún tipo de satisfacción. Así, he aprendido que es en la democracia donde mejor se puede trabajar para darle un sentido a nuestras vidas. Perseguir la idea de libertad, de extender los derechos humanos, es darle un sentido a la vida, conociendo la materia con la que estamos hechos los humanos. Sé que nuestra civilización tiene todas las papeletas compradas para desaparecer; pero esto siempre ha sido así. El hilo que separa la vida de la muerte es apenas perceptible. Sin embargo, pienso que eso no debe vencer, mientras tenga aliento, mi capacidad de compromiso social, de responsabilidad ante la vida. Lo demás es la parálisis, el miedo, la muerte en vida.

    Comentado por: miguel el 07/9/2010 a las 20:14

  • "Todo lo grande es fatalmente breve".
    Juan Ramón Jiménez

    Comentado por: José Luis del Corral el 07/9/2010 a las 19:29

  • Le bailan a la arcilla
    las lagartijas,
    despiertas de la siesta
    sobre el terrazo.
    Sin usar la mirilla,
    por la rendija,
    veo el pueblo de fiesta,
    vino, baile y hornazo.
    Dejó una de mis hijas
    abierta la portilla,
    corre la mula presta,
    se esconde en los ribazos.

    Vaya planazo
    atrapar la jumenta
    en vez de ir a la era
    con un chulazo.



    del que se fue a la fiesta
    dejando sin cerrar
    una portilla,
    y se escapó la mula
    por los ribazos,
    los hombres de ciudad,
    ¡qué mamonazos!

    Comentado por: ten hijas para esto el 07/9/2010 a las 17:41

  • Bajo el puente de piedra,
    el río canta;
    bajo el arco del día
    los sueños pasan.
    ¡Ay, amor!
    corazón de la espuma;
    ¡Ay, de mí!,
    lenta espina de luna.
    Bajo el puente de sombra
    suspira el agua;
    bajo el puente de piedra,
    el agua clara.

    Comentado por: samuel el 07/9/2010 a las 15:10

  • Es la mala hora, condenado estoy
    Es la mala hora, condenado estoy.

    Cien pájaros hambrientos anuncian la aurora
    es la mala hora, mi suerte acabó
    oh no no no!

    Comentado por: Raul el 07/9/2010 a las 12:27

  • Si he sufrido la sed, el hambre, todo
    lo que era mío y resultó ser nada,
    si he segado las sombras en silencio,
    me queda la palabra.

    Blas de Otero

    Comentado por: DPA el 07/9/2010 a las 11:24

  • Hay días que es es levantarse y que se te deshilache el cosmos.

    Comentado por: Circe el 07/9/2010 a las 10:30

  • ¡la flauta con el oso!

    Comentado por: tt el 07/9/2010 a las 00:58

  • Y ahora, algo realmente interesante.

    http://www.youtube.com/watch?v=8PnNBUh_nYc

    Comentado por: que sí, que sí el 06/9/2010 a las 23:10

  • - No semos naide.
    - Sobretodo usted.

    Comentado por: diálogos de besugos el 06/9/2010 a las 23:03

  • Nunc age, quo motu genitalia materiai
    corpora res varias gignant genitasque resolvant
    et qua vi facere id cogantur quaeque sit ollis
    reddita mobilitas magnum per inane meandi,
    expediam: tu te dictis praebere memento.
    Nam certe non inter se stipata cohaeret
    materies, quoniam minui rem quamque videmus
    et quasi longinquo fluere omnia cernimus aevo
    ex oculisque vetustatem subducere nostris,
    cum tamen incolumis videatur summa manere
    propterea quia, quae decedunt corpora cuique,
    unde abeunt minuunt, quo venere augmine donant,
    illa senescere, at haec contra florescere cogunt,
    nec remorantur ibi. sic rerum summa novatur
    semper(...)
    LUCRECIO, "De Rerum Natura”, Libro 2, vv. 62-76

    «Este mundo, el mismo para todos, no ha sido hecho por ninguno de los dioses ni de los hombres, sino que siempre ha sido, es y será fuego eterno siemprevivo que se enciende y se apaga según medida»
    HERÁCLITO, Frag. 30.

    Comentado por: citas clásicas el 06/9/2010 a las 22:55

  • Añoranza de un orden celeste


    He mirado cuanto del mundo sabía
    y me sentí de silencio acabado,
    con mi cuerpo del todo desbordado
    en el confín de una blanca bahía.

    De mis amores nada conocía,
    quizá la memoria de ser amado
    y de tenerte viva, a mi lado,
    sin saber que entre tu piel me moría.

    Oh noches azules que me contemplan,
    territorios que a mi alma confunden.
    Quisiera que el tiempo, ya por fin ido,

    fuera un sol donde las voces se templan
    y los ritmos de la vida se funden
    en un universo nunca temido.

    Comentado por: miguel el 06/9/2010 a las 20:44

  • "El cosmos mismo es una nube pasajera, tiempo que se deshilacha."
    "soy la tierra del valle."

    Directo al corazón, maestro.

    Comentado por: sa el 06/9/2010 a las 20:25

  • "Todo lo sólido se desvanece en el aire", claro. Somos hijos de nuestro tiempo que nos mata después de grabarnos su sello a fuego. Todo es pasajero, ¿sería mejor de otro modo? ¿Si fuera estable, fijo, si no pasara nada? ¿Si las cosas, las gentes se quedarán para siempre? Mejor nube que piedra.

    Comentado por: José Luis del Corral el 06/9/2010 a las 20:07

  • !!! "la imaginación es sólo el lado amable de la memoria" ¡¡¡

    Don Félix, siga usted desechando, haga el favor.

    Comentado por: ruy barbo el 06/9/2010 a las 19:55

  • Pues si somos nada, por que me brotaron lagrimas al leer esto ?

    Comentado por: ... el 06/9/2010 a las 18:16

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas , Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horas y Autobiografía sin vida (Mondadori, 2010). Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis.

 

Bibliografía

 


 
 

 

La nueva edición del Diccionario de las artes (Debate, 2011) se amplía en más de cien páginas y corrige todas las entradas anteriores.

 

 

 

 

 

Ensayo

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona.

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2014 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres