PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 27 de febrero de 2020

 Blog de Félix de Azúa

Confusión

Estaba yo con un notorio director de escena y comentábamos las muchas adaptaciones de novelas que se suceden en los teatros europeos. La ausencia de autores dramáticos es una catástrofe. Mi amigo buscaba desesperadamente un argumento dramatizable para la próxima temporada. Recordé entonces uno de los cuentos de Runaway, el último libro de Alice Munro, tan excelente como todos los anteriores, y se lo mencioné. “¡Ah, me gusta la Munro! ¿De qué va?” “No te lo puedo decir, toda la gracia del cuento se sustenta en un malentendido inesperado. Es fácil de dramatizar porque solo tiene dos escenarios y dos personajes. Léelo, se llama Pasión, ya me dirás” Al cabo de un mes recibí una llamada del director de escena. Por su voz comprendí que estaba en pleno ajetreo. Le noté nervioso, impaciente, como si hubiera interrumpido la labor un instante para hablar conmigo. “¡Oye, es fabuloso! No te he llamado antes para darte las gracias, lo siento, pero es que estoy en plena faena. La idea me cogió por sorpresa, ya me advertiste, ese automóvil arriba y abajo a toda velocidad por Canadá, la pareja encerrada en el coche... He pensado ya en tres o cuatro soluciones para la nieve y el lago, el suicidio, cuando lo tenga más avanzado te lo enseñaré. Pero no son dos escenarios, son diez o doce, mucho mejor de lo que decías” “Perdona, ¿de qué cuento hablamos?” “¿Alzheimer, tan pronto? De Pasión. Alice Munro. El otro día. En el Oxford. Sólo whisky” “Claro, claro, espléndido, me alegro, ya me llamarás, que haya suerte” Me había equivocado por completo. Abrí el libro de Munro y, en efecto, el cuento al que me refería se llama Tricks. La historia de una mujer que se enamora repentinamente de un montenegrino tras ver una pieza de Shakespeare, pero tienen que separarse durante un año... en fin, un cuento romántico. Jamás habría imaginado que Passion, una especie de road movie neurótica, pudiera adaptarse para la escena, pero seguro que mi amigo lo convertirá en una pieza deslumbrante, como todo lo que escribe. Así se pone en marcha una imaginación verdadera, gracias al error, al azar, a la irresponsabilidad de un informador equivocado, a lo imposible de prever, de planificar y de organizar. La creación verdadera no le debe nunca nada a nadie.

[Publicado el 24/1/2006 a las 09:01]

Compartir:

Comentarios (34)

  • Está bien, "la creación verdadera no le debe nunca nada a nadie", pero quede bien claro que ese `nadie´ incluye también a la creación misma; pues si no estaríamos volviendo a entronizar indirectamente, en el ámbito estético, aquella manía identitaria, que tan pertinentemente se puso hace tiempo aquí al descubierto. Les hablo de aquel desiderátum político, entre delirio y chifladura, de querer ser por encima de todo el padre único de sí mismo; y eso sí que no, pues la gente razonablemente ilustrada dejamos el cultivo de tal autogeneración para el ideario de todos los nacionalismos.

    Comentado por: Onagro el 26/12/2006 a las 22:46

  • A (35):

    Realmente no me expresé con suficiente claridad cuando escribí: "De Pombo a Ferlosio: ¡buen cambio! Ligeramente indigesto, sin embargo."

    Quizás me refería a que cambiar presto de un plato a otro podía provocar problemas estomacales. Quizás quise decir eso.

    Hace mucho tiempo que no leo a Pombo; de hecho sólo he leído dos obras suyas "El metro de platino iridiado" (que me gustó mucho) y "Donde las mujeres" (que también me gustó). Al cabo de un tiempo empecé otra novela de cuyo nombre ni me acuerdo y la dejé casi al comienzo.
    Tal vez "El héroe de las mansardas de Mansard" sea interesante. El título suena bien. ¿Usted me la recomendaría?

    P.S. ¿Es cierto que Juan Benet y Álvaro Pombo se llevaban fatal más que nada porque el segundo era muy competitivo respecto al primero?

    Comentado por: fedra el 25/1/2006 a las 14:01

  • A [22] Fedra:

    Yo no "me paso" de uno a otro, yo disfruto de Ferlosio y de Pombo (reconozco que de Pombo algo menos últimamente). No hay escritor menos indigesto que Ferlosio. Puede ser dificultoso y exigente por momentos, pero no hay otro más diáfano, al menos en castellano... Y de Borges (me quedo con la poesía) y ¡Berhard!, alimentador de mi envenenado corazón, querida Fedra...

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 25/1/2006 a las 09:01

  • cuando pensaba que ibas a decir "mi pobre amigo, en su delirio de pseudo-artista, va a hacer un peñazo de obra, como director de esxecna, no como dramaturgo, que aquí stá la cuestión (si escribe tan bien, debe de ser en la intimidad...)", leo no sé qué del arte verdadero y el no deber nunca a nadie -caray, qué solvencia-. Ay.

    Comentado por: procopio el 25/1/2006 a las 00:01

  • Alba, a no ser que sea usted un derivado de alguna célula madre de alguno de los escribientes de este blog, le doy un beso en la mejilla (soy un caballero) por sus posts jodorowskyianos.

    Comentado por: Tipo de incognito el 25/1/2006 a las 00:01

  • Ah, que superpoblación comentarística...

    el claro del bosque de Heidegger era una cosa que se veía montado en la patafísica bicicleta (ah, no, este era Jarry) imaginaria con que Heidegger pedaleaba al ser, a rueda de la secta mística, o todo lo contrario; era una cosa que buscaban los románticos, eso seguro

    Comentado por: Sr. S. el 24/1/2006 a las 23:01

  • P.S a (28):
    ¡Patinazo!
    El autor es Stefan Zweig, claro.

    Comentado por: adan el 24/1/2006 a las 22:01

  • No obstante quizás debería añadir...
    No obstante quizás debería añadir...
    No obstante quizás debería añadir...
    No obstante quizás debería añadir...
    No obstante quizás debería añadir...

    Quizás debería decir que también quise, por un momento, liberarme de la férrea tutela de mi señora Diana la rubia Y así sigo..., así sigo, así sigo. Descompuesta y sin novio, así sigo.
    Soy feliz, sin embargo.
    Sin embargo por un momento pensé que quizás no estaría tan mal liberarme de su rubia tutela.
    En el bosque se oyen cosas.
    Se oyen cosas, se oyen cosas.
    Un gnomo repetía: -No se vale jugar a dos bandas..."
    -¿Qué me dices, repliqué?, no eres mas que un pequeño gnomo repelente.
    -¡Ah!, perdone usted, mi señora, pero su comportamiento suscita confusión.
    -¿Qué me dices?, repetí, no conozco vuestros politiqueos, por desgracia.
    -¿De verdad no los conoces?
    -No conozco el lenguaje de los gnomos ni de sus amos.

    Y me largué, vaya si me largué.

    Encontré el río y me metí en él. Braceé contra corriente. Finalmente llegué. En el Origen me bañé.

    Comentado por: alba alba alba el 24/1/2006 a las 22:01

  • Kleist, espíritu independiente y original del que quizás a veces se podría decir que partió de "cero".

    "De modo pedante, le expone todo un sistema moral; durante meses atormenta a la pobre muchacha, como el más obstinado maestro de Escuela, con toda clase de preguntas y respuestas sosas y vacías de sentido que, para educarla, le presenta por escrito. Nunca Kleist aparece más antipático, más poco humano y más prusiano que en esta época desgraciada en que está buscándose a sí mismo por medio de libros, preceptos o conferencias. Nunca se nos aparece tampoco más lejos de su verdadera personalidad que en este tiempo en que trataba de educarse para ser un ciudadano ÚTIL.
    (...) De ahí en adelante, al hablar de la razón, que ha sido su gran ídolo, la llama la "triste razón". Después huye de los libros hasta llegar al otro extremo, y huye con su ansia exagerada, con Fervor, con Ardor, pues es el eterno exagerado."
    S.T.

    Comentado por: adan el 24/1/2006 a las 21:01

  • Para (viz)condesa:

    "La encina muerta resiste la
    Tempestad, pero la sana sucumbe y
    cae al suelo deshecha porque el
    viento la puede agarrar por su
    testa coronada."

    PENTESILEA, Heinrich von Kleist

    Comentado por: fedra al Alba el 24/1/2006 a las 21:01

  • (23) Lo supongo ,pero si escucha usted con atencion la obra de gato perez oira : levedad , exactitud , rapidez , multiplicidad ( mucha ). coherencia .Es un grande .Parte de una tradicion y la transforma ,le pone letras a una musica que apenas tenia , lo dice todo . 10 años 10 discos y adios .

    Comentado por: albert el 24/1/2006 a las 19:01

  • A Jean (16):
    Gracias. es usted muy bueno. Me gustó, por cierto, lo que escribió el 20 de este mes; esas cosas que le inspiran:

    La injusticia allí donde esté

    Un abrazo inesperado

    El verbo de Pedro Salinas y Miguel Hernandez

    Los brazitos de Luzia en mi cuello

    El rubor de un enamorado

    El silbido del viento en las hojas

    La espuma en la que se convierte el mar cuando rompe contra la rocas

    La melancolía que siento cuando añoro el monte de Euskadi

    San Cristobal txiki y Ganeko-Etxe

    ¡Gracias de nuevo!!!

    Comentado por: jabalina el 24/1/2006 a las 19:01

  • A (20)(Viz)condesa:
    ¡Y no sólo por causa de Borges le fue infiel "mi" (Em)prendedor! ¡Qué desmemoriada es Usted!
    ¿Ya sabe que le ha salido un ferviente admirador? ¿O será un ferviente destructor? Oí decirle que quería estrujarle a Usted el corazón para oirla gemir de dolor y de placer. Lástima que esto ya esté muy visto, ¿no?
    Fedra con afecto

    A (Em)prendedor por un comentario de hace nada:
    ¿Se ha "pasado" Usted a "Ferlosio"? De Pombo a Ferlosio: ¡buen cambio! Ligeramente indigesto, sin embargo.

    Comentado por: fedra el 24/1/2006 a las 18:01

  • (19) La rumba del GATO PEREZ , eso es lo queria decir CALVINO , mirando sus notas y comparandolas con la discografia del GATO ,esta claro .Tremendo pero real

    Comentado por: albert el 24/1/2006 a las 18:01

  • [21] Me ha dejado de piedra.

    Comentado por: Mr. Beecher el 24/1/2006 a las 18:01

  • "Promete leer más y portarse bien..."

    Comentado por: DAVALINA o el dolor el 24/1/2006 a las 18:01

  • Querida Vizcondesa:

    Existe un libro de entrevistas publicado por Seix Barral en el que Borges confiesa que la traducción de "Las palmeras salvajes" la hizo en verdad su madre. Según parece él simplemente le dio su beneplácito y cobró el cheque. El libro se titula "Diálogos" y lo firma Osvaldo Ferreri.

    En casos parecidos yo suelo recomendar a Thomas Bernhard.

    Comentado por: Ozón el 24/1/2006 a las 17:01

  • Cierto, señor Ozon.

    De todas maneras, siempre jugó a atribuir (o, al menos, espoleó al parecer esos rumores) parte de sus traducciones a su madre; quizá porque su primera obra traducida, cuando contaba con sólo nueve años, fue evidentemente atribuida a su padre (Jorge Borges, nombre con el que firmó).

    Ah, Bernhard! Cuantas noches mi (em)prendedor me ha sido infiel por su causa..

    Comentado por: (viz)condesa de (em)prendedor el 24/1/2006 a las 17:01

  • [7] Sr. Albert: No siéndome fácil en este momento volver al "Six Memos..." de Calvino, recupero sin embargo unas notas para su crítica. Helas aquí:
    -frente a la solidez hermeneútica del racionalismo: levedad
    -frente a la reflexión y el estudio: rapidez
    -frente a la aproximación impresionista: exactitud
    -frente al aura engañosa del simbolismo y el esoterismo: visibilidad y
    -frente al aburrimiento de la unilateralidad: multiplicidad.
    (falta coherencia, que no fue escrita)
    Espero sus noticias. Hasta pronto.

    Comentado por: Mr. Beecher el 24/1/2006 a las 17:01

  • Queridísimas amigas.

    ¡Qué me van a explicar sobre el hastío, a mí, que vivo recostada sobre él! Desde allende la raya donde se asienta mi nava se advierte también la desolación, la devastación, el hastío que produce la posmodernidad. ¡Qué me van a explicar a mí, que tras dejar el colegio de monjas carmelitas de mi infancia compartí grado de bachiller con el insigne Calixto Bieito! Probada está así mismo la falta de sustancia de tantos locuelos metidos a intelectuales, pero... ¿qué nos queda aparte del juego?

    La reclusión serena, el silencio y, a la espera de tiempos mejores, la búsqueda de aquellos cuentistas antiguos que todavía nos pueden conmover. Lágrimas que me arrancan todavía, por ejemplo, Las palmeras salvajes fawlknerianas. Recomiendo, además, la edición traducida por Borges y publicada por... (ah, mi memoria!), en páginas compartidas con otro cuento, The old man.

    Comentado por: (viz)condesa de (em)prendedor el 24/1/2006 a las 16:01

  • ¡Bravo por clavalina!

    Si aquí parece que todos jueguen a intelectuales...

    Comentado por: Jean el 24/1/2006 a las 16:01

  • "la calidad del cuento que se cuenta..."

    Comentado por: davalina o el hastío el 24/1/2006 a las 15:01

  • En Occidente siempre ha habido mucho “cuento” (mucho cuento sublime, eso sí). Velázquez, Góngora y compañía eran unos cuentistas de mucho cuidado.
    Lo que pasa es que desde los románticos hasta esta parte hay más cuentistas que nunca y, encima, la cualidad del cuento que se cuenta deja cada vez más que desear.
    El cuento ya no es lo que era. El cuento produce, hoy en día, un hastío infinito.
    NI SIQUIERA los comentarios revigorizantes, revivificantes de don Eduardo salvan del hastío. Del hastío infinito.
    Tantos comentarios cultos y tan poca sustancia...
    Don Eduardo, ¿tiene Vd. alguna medicina contra el hastío? Le estaría eternamente agradecida (ya le estoy agradecida, no obstante).

    Comentado por: davalina o el hastío el 24/1/2006 a las 15:01

  • [10] Al Sr. "(Em)prendedor de coches":

    Le agradezco su amable respuesta así como su aclaración sobre el libro de Boecio.

    Comentado por: Ozón el 24/1/2006 a las 14:01

  • A Albert:
    Tengo que dejar aquí escrito que lo mío del otro día (la anécdota del padre que a la vista de la niña que reza arrodillada en un rincón del salón comedor exclama "!Aquesta nena sempre resant pels raconets!" (traducción: ¡Esta niña siempre rezando en las esquinas!) no fue, ni muchos menos, un acto de escritura catártica. Desprecio profundamente los actos de escritura catártica en cuanto son un síntoma de debilidad extrema (los desprecío en mí; los otros que hagan lo que quieran.
    Por si a alguno aún le queda alguna duda, escribí lo que escribí para "animar" a Tipo de incognito.
    Reconozco que a veces soy una ingenua.
    Soy servidora de Diana virgen.
    ¿Conseguí animarle, don Tipo?

    (Para Albert) Alejandra está gravemente indispuesta y me temo que va para largo. ¡Tanto insistir e insistir en que Ud. se pasase por aquí y, cuando por fin Ud aparece, ella va y "desaparece".

    P.S. No creo ni en la literatura contemporánea ni en el teatro contemporáneo ni en nada contemporáneo. Nuestra época es absolutamente decadente.
    Quizás desde algún blog... y con la ayuda de Dios...

    Comentado por: Alba el 24/1/2006 a las 12:01

  • [8] A Ozón
    Pero cómo me dice que "he perdido muchas horas...". Si ha de perder tanto tiempo con (em)prendedor de coches, no lo haga, no vale la pena (de cierto se lo anuncio). (Pero no exagere tanto, hombre.) No obstante, tomo nota e intentaré un principio de enmienda.
    PD. Las consolaciones... son compendio de pensamiento estoico, Aristóteles, San Agustín y algo más que hizo –fácil y elegante– el autor desde su encierro. Era un libro que leyó mucho Jünger durante los años de la II Guerra Mundial.(Es uno de los primeros de autoayuda, pero es bonito de verdad.) Un saludo para usted.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 24/1/2006 a las 12:01

  • Sr. Gil Bera: [4]"Todo el pensamiento filosófico, desde los románticos a esta parte, es teatral...Heidegger, cuyo claro del bosque es un teatro, sin asomo de otra idea."
    Un poco fuerte para postmodernos como nosotros, ¿no cree? Con razón tuvo que venir Gadamer a urbanizar la provincia heideggeriana.
    Lo que sí es teatro, verdadero teatro, es lo que algunos representamos con nuestros nick en los blogs. Un saludo.

    Comentado por: Mr. Beecher el 24/1/2006 a las 12:01

  • Cuando aparece Vizcondesa (=Emperatriz del las sombras, Emperatriz del páramo) la luna y las estrellas palidecen.

    Comentado por: Donosti, terrorista encantado el 24/1/2006 a las 12:01

  • ¿"La consolación de la filosofía" de Boecio no era también un libro hecho todo de citas? Por otro lado le pediría al señor "(Em)prendedor de coches" un esfuerzo de concreción: he perdido muchas horas tratando de descifrar sus jeroglíficos y nunca he entendido nada.

    Comentado por: Ozón el 24/1/2006 a las 12:01

  • Siguiendo con la referencia a d'Ors que hace Mr. Beecher [1] y tal como está el teatro aquí, quizás no queda otra que conformarse con plagios bien hechos. ¿O hay creación teatral viva que sigue alimentándose de la tradición? Los trogloditas teatrales nos quedamos en "Baraja del rey don Pedro" de G.C.
    PD.Lo de la confusión es natural considerando que estaban...¡en el Oxford!¡en el bar Oxford de Muntaner! ¿Es posible, don Félix? Ese reducto alucinatorio de dipsómanas de pelucón cardado, cruce de Saloon del oeste y capricho irish manchego?

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 24/1/2006 a las 10:01

  • [3] Sr. Albert: acuso recibo de su reto. Las lecciones americanas son las propuestas para el próximo milenio ¿no? me falla la memoria. Luego hablamos si no le importa. Recuerdos del Sr. Verle

    Comentado por: Mr. Beecher el 24/1/2006 a las 10:01

  • Benjamin no Adorno , parece que volvemos a los temas literarios . Es dificil crear desde cero , me gustaria que se pusieran ejemplos , yo no encuentro . La tradicion es imprescindible aunque sea para ir en su contra .
    Recomendacion : las lecciones americanas , de calvino . Pura retorica ?

    Comentado por: albert el 24/1/2006 a las 10:01

  • Por aludir al propósito de Adorno de escribir un libro a base de citas (según el prmer comentarista), "Las Políticas" de Justo Lipsio (siglo XVI) no es otra cosa que un rosario de citas perfectamente ensartadas.

    Comentado por: I el 24/1/2006 a las 10:01

  • Lo son , recuerdos y encantado

    Comentado por: albert el 24/1/2006 a las 10:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres