PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 27 de febrero de 2020

 Blog de Félix de Azúa

Solitudo

Aunque ahora mismo no se me ocurre ninguna, alguna causa habrá para que la literatura francesa se honre con espléndidos delincuentes. El último vástago de la familia patibularia de Villón y Genet, Emmanuel Loi, cayó preso en 1976 y estuvo encerrado hasta 1981 por varios atracos a mano armada. Admitió su culpa, penó, y desde entonces escribe historias de criminales, de fugitivos, de asesinos, con notable éxito. Quince volúmenes lleva ya editados. Cuando lo encerraron, Loi recordó haber leído fervorosamente los fragmentos de Spinoza que figuraban en un curso de filosofía, durante su bachillerato. Las prisiones francesas son tan hipercultas como sus escuelas y en la biblioteca de la penitenciaría figuraba un ejemplar de la Ética. Allí Loi encontró lo que buscaba, el modo de... “...no sucumbir al terror de la exclusión, no dar importancia al abandono, guardar para uno mismo una fuerza secreta (...) y, sobre todo, rechazar cualquier compromiso con las creencias inútiles, el ilusionismo de las ideologías consoladoras” (Je devrais me taire, Exils, 2004) ¿Es posible que Loi no lo conociera? Bernard Malamud ya había escrito sobre la fuerza que dispensa Spinoza a quienes viven recluidos en una soledad destructiva. Era en 1966, en su novela The Fixer, el mismo año en que Loi, nacido en 1950, leía los fragmentos escolares de Spinoza. También Gilles Deleuze citaba a Malamud en su libro sobre Spinoza, pero eso era en el año 1970, cuando Loi se dedicaba a asaltar bancos y seguramente leía lo justo. Spinoza proporcionó al recluso Emmanuel Loi el secreto de la supervivencia cuando todo invita al suicidio. Sin embargo, un amigo mío, JE, usó una estrategia distinta. Cayó preso en tiempos de Franco, unos años antes que Loi y por motivos políticos. Una vez en el calabozo de la comisaría, tuvo la misma sensación de exclusión y abandono, la misma tentación de acabar de una vez, pero llevaba consigo un remedio. No era la Ética de Spinoza, sino una pastilla de LSD que había ocultado entre los dedos de los pies. Tras su paso por Spinoza y la soledad, Emmanuel Loi se dedicó a la literatura y hoy es una de las figuras de la novela francesa. Tras su paso por el LSD y la soledad, mi amigo se dedicó a las matemáticas y hoy es un prestigioso investigador. Caminos cruzados. De la geometría moral de Spinoza, a la literatura. De la alucinación lisérgica, a la matemática. Inversiones del trayecto, cruce de caminos, reacciones químicas contrarias que se producen en el sorprendente laboratorio de la soledad. Este es el novelista convicto.

[Publicado el 23/1/2006 a las 10:01]

Compartir:

Comentarios (24)

  • Es muy muy guapo

    Comentado por: EF el 07/2/2006 a las 22:02

  • Pero... ¿Es que nadie ha leído la última novela de Pío Baroja?

    Comentado por: Ramón Machón el 26/1/2006 a las 15:01

  • Estimado Fernando

    Por desgracia no dispongo del tiempo necesario para leerme de cabo a rabo la información que Vd. va colgando en este nuestro blog, abierto -al parecer- a todo tipo de experiencias paranormales, entre las cuales la suya brilla con luz propia y particular.

    Me gustaría saber qué opina Vd. sobre la conveniencia de estudiarme a fondo los textos legales a fin de empezar los preparativos de la batalla contra las autoridades gallegas que Vd. tiene prevista ("La política gallega es así // Hay que expulsarlos // Hagamos una alianza con este saludable objetivo".)

    Creo que hay que actuar muy enérgicamente en este asunto.

    P.S. Si quiere, puede empezar a darme pistas sobre lo acaecido a su mujer.

    Comentado por: Saturday el 25/1/2006 a las 14:01

  • A (18): La política es una mierda, con perdón. Cosa de hombres, claro. Por lo general.

    Comentado por: alba el 24/1/2006 a las 22:01

  • La política gallega es así.

    Hay que expulsarlos.

    Hagamos una alianza con este saludable objetivo.

    Empecé las primeras páginas sobre Hannah Arendt en el "Pensadores Políticos Contemporáneos". Sí, muy sorprendido. Está muy bien.

    Tengo ganas de leer también: No lo encuentro, estaba en la página oficial de Chomsky, un debate (estaba ella, lo tengo impreso) sobre "La legitimidad de la violencia como acto político".

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 24/1/2006 a las 01:01

  • “José Luis Méndez Romeu y la incompatibilidad” (Para los esforzados militantes de la A.M.I. y, en otro orden de cosas, los profesores Maiz Bescansa y Alba Nogueira).

    Santiago de Compostela - Enero - 23 – 2006

    1. LOS HECHOS

    Como seguramente se sabe, Galiza tiene el estatuto de comunidad autónoma dentro del Estado español.

    La ciudad de Santiago de Compostela es su capital y la sede del Parlamento de Galiza.

    El concejal de cultura de la ciudad de Santiago de Compostela, integrado en un partido independentista, la Union do Povo Galego, integrado a su vez en el B.N.G., un Bloque Nacionalista, que cierto sector del independentismo tacha de “organización autonomista”, el Sr. Nestor Rego, formuló la semana pasada una pregunta acerca de la situación de presunta incompatibilidad en la que se encontrarían dos de sus colegas en el Ayuntamiento de Santiago, los Sres. Tojo Ramalho y Fernández Leiceaga.

    La situación es la siguiente:

    En Julio del 2005 se celebraron elecciones al Parlamento y a la Presidencia de la Junta de Galiza.

    Entre los diputados del PSGA/PSOE elegidos por la provincia de la Corunha figuran los Sres. Luis María Tojo Ramalho y Jaquín Fernández Leiceaga.

    Al día de hoy los antedichos diputados son AL MISMO TIEMPO

    - diputados por la provincia de la Corunha en el Parlamento de Galiza

    - y Concejales, el Sr. Tojo Ramalho de Urbanismo y Patrimonio, y el Sr. Fernández Leiceaga de Hacienda y Presupuestos y Deportes, en el Ayuntamiento de Santiago de Compostela, con dedicación exclusiva.

    Ello no obstante, la Ley Orgánica de Regimen Electoral General establece una clara incompatibilidad entre el cargo de diputado autonómico y cualquier otro dentro de una Administración Pública.

    El artículo 157, que cito al final, que supongo que es al que se refiere Rego, es absolutamente tajante al respecto.

    Por si fuera poco, el Reglamento del Parlamento de Galiza es también tremendamente explícito en lo que se refiere a la regulación y el examen de las situaciones de incompatibilidad (artículos 7.1 y 16, que encolo y pego al final).

    Además, preparando estas notas, quiero observar que he encontrado que hay, al menos, otros dos parlamentarios gallegos en la misma situación, la Srta. Soneira Tajes, por el PSGA-PSOE, Diputada Autonómica y concejal de Camarinhas, y Mª José Veiga Buxán, Diputada Autonómico y concejal de Hacienda, Empleo y Regimen Interior en el Ayuntamiento de Monforte

    Pero, por motivos de claridad, me centraré en el caso de Tojo y Leiceaga.

    2. EL PROCESO DE ADQUISICIÓN DE LA CONDICIÓN DE PARLAMENTARIO.

    Una vez celebradas las elecciones, la Junta de Galiza fija por decreto la fecha de una sesión constitutiva, presidida por el diputado electo de mayor edad y en la que actúan en calidad de secretarios los dos diputados más jóvenes, en la que se elige la Mesa de Parlamento y a su Presidente que, tras prestar juramento de respeto a la Constitución hace tomar el mismo juramento al resto de los diputados y declara constituído el Parlamento. Quince días después tiene lugar la sesión de apertura de la legislatura.

    Antes de esta sesión constitutiva, en algún momento entre la terminación de las elecciones y esa sesión “pre-inicial” o constitutiva, los diputados electos (es decir aún no diputados, creo entender, que todavía no han adquirido la condición de tales) deben

    a) presentar en la Oficialía Mayor la credencial expedida por el correspondiente órgano de Administración electoral,
    b) cubrir su declaración para efectos del examen de incompatibilidades y
    c) reflejar en ella los cargos relativos a la profesión y cargos públicos que representan.

    Las características de esta declaración son expresadas en el art. 15 (Título II del Estatuto de los diputados; Cap. II de los deberes de los diputados) del Reglamento del Parlamento de Galiza. La formulación de la declaración es requisito para la adquisición de la condición plena de diputado y hay que repetirla un mes después del cese. Su contenido se incluye en un Registro que depende del Presidente de Parlamento, y al que puede accederse previa autorización, salvo en lo que atañe a los bienes patrimoniales (la declaración abarca bienes patrimoniales “Y aquellas actividades que les puedan proporcionar ingresos económicos”). Todo esto está regulado por el Art. 15 del Reglamento del Parlamento de Galiza:

    Artigo 15
    1.— Os deputados estarán obrigados a efectuar declaración notarial dos seus bens patrimoniais e daquelas actividades que lles proporcionen ou poidan proporcionar ingresos económicos.
    2.— A declaración deberá formularse inicialmente como requisito para a adquisición da condición plena de deputado e así mesmo no prazo dos trinta días naturais seguintes á perda da dita condición. Para tales efectos a Cámara establecerá un modelo de declaración ó que necesariamente se axustará a mesma.
    3.— As declaracións sobre actividades e bens inscribiranse no Rexistro de Intereses constituído na Cámara baixo a dependencia directa do presidente, e ó seu contido poderá accederse logo de autorización do mesmo, oída a Mesa da Cámara, e logo de solicitude debidamente xustificada, con excepción do referido ós bens patrimoniais, que en ningún caso estarán máis ca á disposición da Comisión do Estatuto dos Deputados.
    El mismo Reglamento (art. 16.1) sostiene que los Diputados tienen la obligación de respetar en todo momento las normas sobre incompatibilidades establecidas en la Constitución, el Estatuto y las leyes.

    El Registro del Parlamento envía las declaraciones a una comisión específica, la Comisión del Estatuto de los Diputados, encargada de evaluarlas, y que debe elevar al Pleno sus propuestas acerca de la situación de incompatibilidad DE CADA UNO DE LOS DIPUTADOS en el plazo de los 20 días siguientes o a la plena asunción de la condición (para (ver más adelante) darle la opción de elegir si hay incompatibilidad entre el escaño y ese otro puesto) o a la comunicación de cualquier alteración respecto a la declaración ya registrada. Tras esta elevación al pleno (desearía que fuera posible ver las actas de cuándo se produjo en esta legislatura), una vez “declarada y notificada” (no sé por quién, pero alguién deberá saberlo. El texto parece indicar que “por el pleno”, me parece raro, pero debe ser así) "una vez declarada y notificada", entonces, esta incompatibilidad, los diputados disponen de 8 días para optar entre el escaño y el cargo incompatible y, si no realizan la opción, deben renunciar al escaño.

    Artigo 16
    1.— Os deputados deberán observar en todo momento as normas sobre incompatibilidades establecidas na Constitución, no Estatuto e nas leis.
    2.— A Comisión do Estatuto dos Deputados elevaralle ó Pleno as súas propostas sobre a situación de incompatibilidade de cada deputado no prazo dos vinte días seguintes, contados a partir da plena asunción polo mesmo da condición de deputado ou da comunicación, que obrigatoriamente deberá realizar, de calquera alteración na declaración formulada para efectos de incompatibilidades. Para estes fins, remitiránselle desde o Rexistro de Intereses á Comisión do Estatuto dos Deputados a copia das declaracións de actividades e as súas modificacións.
    3.— Declarada e notificada a incompatibilidade, o deputado incurso nela terá oito días para optar entre o escano e o cargo incompatible. Se non exercita-la opción no prazo sinalado, entenderase que renuncia ó seu escano.
    4.— Todo membro do Parlamento que se ocupe directamente, no marco da súa profesión ou no dunha actividade remunerada, dunha cuestión que é obxecto de debate no Pleno dunha Comisión manifestarao con anterioridade.
    Según el Reglamento del Parlamento de Galiza, entonces, parece que los Sres. Tojo Ramalho y Leiceaga adquirieron una condición diputado que, en su caso, dada su situación de incompatibilidad, debió ratificarse y a la que, ahora, después de esta irregularidad detectada por Nestor Rego, deben renunciar.

    Sea como fuere, soy incapaz de entender:

    a) cómo pudieron prometer o jurar acatar y guardar fidelidad a la Constitución, sin haber renunciado al puesto (y a las retribuciones) de concejal municipal de la capital de Santiago de Compostela antes de cubrir su declaración para el examen de incompatibilidades y reflejar en ella los datos relativos a la profesión y cargos públicos desempeñados, ni avisar ellos mismo al espirar el plazo a las autoridades pertinentes.

    Han pasado 5 meses “naturales”. Si Rego, que fue desautorizado por el Portavoz del Ayuntamiento y por el B.N.G., no llega a exponer el caso, la situación (y los subsiguientes falta y delitos), como (probablemente, no lo sé con certeza), la falta por prevaricación del Sr. Mendes Romeu (vid. infra), durarían lo que el cargo). El artículo 157 hace referencia expresa a la Constitución.

    Tampoco entiendo,

    b) por qué no cumplió la Comisión del Estatuto de los Diputados con el trámite descrito en el apartado 2 del artículo 16 del Reglamento del Parlamento de Galiza, por el que toda situación de incompatibilidad tendría que ser solucionada en un plazo de 28 días;

    c) qué papel desempeñó la Presidenta del Parlamento Gallego, la Sra. Dolores Villarino Santiago en la supervisión, como Presidenta, del Registro de Intereses y. en general, como ejecutó su función de "cumplir y hacer cumplir el Reglamento";

    d) Y cómo pudieron tolerar el propio Secretario General del Partido de los Socialistas de Galicia/Partido Socialista-Obrero Español y Presidente de la Junta Gallega, el Sr. Peres Tourinho, su socio en el gobierno, el Sr. Anxo Quintana, los restantes correligionarios de ambos (con la excepción del Sr. Rego, y sus presumibles correligionarios) y la oposición del renovado Partido Popular liderado por el incomprensible "tecnócrata" Núñez Feijoo, esta situación, salvo que desconociesen por completo todos ellos la Ley y el Reglamento que regulan su propia condición de Parlamentarios, (lo que, aunque sólo sea por curiosidad, después de, en muchos casos muchos años de actividad política, es muy improbable), o hubiese una intención decidida y, por lo tanto, en este caso alevosa (lo que Cicerón y las fórmulas de su amigo el jurista C. Aquilio llaman "dolo malo"), de tener por marginal un punto que tanto la Ley como el Reglamento insisten en presentar como condición forzosa, la dedicación exclusiva al Parlamento, no dedicarse a más de un (suficientemente complejo y bien pagado) cargo público.

    …………………………………………………………………………………………….


    3. LA VALORACIÓN PENAL

    i)

    No sé si con su actuación los Sres. Tojo y Leiceaga y las Sras. O Srtas. Soneira Tajes y María José Veiga Buján, incurren en el comportamiento descrito en el artículo 406 del código penal, que tipifica una falta de prevaricación:

    Art. 406.- La misma pena de multa (que en el art. 405, esto es, de tres a ocho meses) se impondrá a la persona que acepte la propuesta, nombramiento, o toma de posesión mencionada en el artículo anterior, sabiendo que carece de los requisitos legalmente exigibles,

    Porque la condición de diputado, al parecer “se adquiere” y no es objeto de “propuesta” (a uno lo vota el pueblo, después de ser incluído en una lista), ni “nombramiento”, ni, al parecer, “toma de posesión” aunque cabría que el termino significase lo mismo que “adquirir”.

    Imagino que esta falta, que, como he dicho, creo que, ateniéndonos al Reglamento, comporta la renuncia al escaño ("si no realizaron la opción se da por realizada"), no ”podrá ser incluída en la denominación de “flagrante delito”, descrita en el artículo 18 del Reglamento del Parlamento (se habla de "delito", no de "falta", aunque el código penal es otro),

    Artículo 18
    Los Diputados, durante su mandato, no podrán ser detenidos ni retenidos por los actos delictivos cometidos en el territorio de Galiza, sino en caso de flagrante delito, correspondiéndole decidir, en todo caso, sobre su inculpación, prisión, procesamiento y juicio al Tribunal Superior de Justicia de Galicia. Fuera de este territorio, la resposnabilidad penal será exigible, en los mismos términos, ante la Sala de Penal del Tribunal Supremo.

    B)

    El Artículo inmediatamente anterior a este del Código Penal que acabo de citar, el 405, castiga más gravemente, con multa de tres a ocho meses y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años “A la autoridad”, cito textualmente, “o cargo público que, en el ejercicio de su competencia y a sabiendas de su ilegalidad, propusiere, nombrare o diere posesión para el ejercicio de un determinado cargo público a cualquier persona sin que concurran los requisitos legalmente establecidos para ello”.

    Observo que

    i) El Sr. Tojo Ramalho es Presidente de la Comisión de Ordenación Territorial, Obras Públicas y Servicios; y vocal de la Comisión permanente no legislativa de control a la compañía de la empresa RTVG, y de la comisión de Energia, Industria, Comercio y Turismo;


    ii) La Sra. o Srta. Soneira Tajes es miembro de la comisión de Institucional, Administración General, Justicia e Interior; y de la de Agricultura, Alimentación, Ganadería y Montes;

    iii) y el Sr. Fernández Leiceaga y el inefable, por su aquilatada honestidad, Sr. Mendes Romeu (Consejero de Justicia e incurso en la misma falta de prevaricación, creo, durante todo su mandato como diputado en la anterior legislatura (lo dejó un año antes para ser nombrado Secretario de Estado de Cooperación Territorial en el Gobierno Zapatero, de donde un año más tarde ha sido nuevamente llamado por el también inefable Tourinho: es imprescindible), ambos son vocales de la Comisón del Reglamento, Presidida por la Presidenta del Parlamento, Dolores Vilharino Santiago, secretaria de la mesa en la legislatura anterior, cuando, seguramente, Mendes Romeu ejerció (y cobró) los dos cargos.

    Cabe que los tres sí hayan sido nombrados, o elegidos, presidente y vocales de estas comisiones (o por lo menos el Sr. Tojo Presidente de la suya) por lo que infiero que, siendo su situación notoria y bien conocida por los miembros,por lo menos de su propio partido, los responsables de la elección, podrían incurrir en esa forma algo más grave del delito de prevaricación y los de visar o tramitar cualquier posible documento en que esta conste en el aún más grave de "dictar una resolución arbitraria".

    En cualquier caso, en el caso del Sr. Tojo, elegido dos veces, para formar parte de la comisión y, dentro de ella, elegido otra vez como Presidente,por los miembros (no necesariamente de su propio grupo) que constituyen esta, la responsabilidad penal por su nombramiento debiera caer en todos los que lo eligieron, de cualquier grupo (pero no habrá constancia de las votaciones).

    En el caso del Sr. Leiceaga, subrayo, porque ya lo he dicho antes, pero me hace mucha gracia por lo paradójico, que, pese a lo irregular de su situación, prohibida por el reglamento, fue elegido por su grupo (el PSGA-PSOE) para formar parte (con Mendes Romeu y, por supuesto, otros diputados) de la Comisión del Reglamento.


    Conclusiones :

    i) Si la Comisión del Estatuto de los Diputados ha funcionado debidamente, Tojo, Leiceaga y el resto en su misma situación han debido mentir en su declaración y, en cualquier caso, ser protegidos por los demás de su mismo grupo y todos los parlamentarios que al tanto de su incompatibilidad. Procedería entonces la aplicación , como mínimo, yo creo,

    a) del art. 406 del Código Penal (falta de prevaricación, quizás continuada, “en ejecución de un plan preconcebido”) a ellos y, quizás,

    b) el 405 (delito de prevaricación) o incluso el 404 (delito grave de prevaricación) (en cualquier caso, flagrantes) a todos los miembros de los grupos parlamentarios responsables de su elección para las comisiones, en especial la de Tojo Ramalho como Presidente de la Comisión de Ordenación Territorial, Obras Públicas y Servicios y Leiceaga (y Mendes Romeu, pero este año no incurre en esta falta) como vocales para la de Reglamento.

    Seguramente también habría que aplicar estos artículos del código penal para los integrantes de la Mesa del Parlamento de Galiza, que solicita, recibe, da curso y tramita a documentación firmada por un Diputado Concejal del Ayuntamiento.


    ii) Si la Comisión del Estatuto no realizó su función debidamente, creo que habría que sancionar al Presidente del Parlamento, entre cuyas funciones se encuentra, como dije, "cumplir y hacer cumplir el Reglamento", quiza por delito grave de prevaricación.

    iii) No sé si la votación de estos Diputados incompatibles, que no realizaron opción (ver art. 16) y parece que debieran renunciar al escaño, es válida y habría que investir de nuevo al Presidente; quiero decir que no sé si los cuatro (como mínimo) votos, (no he hecho un estudio exhaustivo (hubiera debido hacerlo la Comisión del Estatuto)) de estos cuatro parlamentarios incompatibles…cuentan como votos válidos, es decir, de diputados de pleno derecho,( “con la condición" plenamente "adquirida”, por utilizar los términos del Reglamento) en la sesión de investidura, o se debería realizar otra; y, si, es así, en qué términos.

    iv) No encuentro en la página del Parlamento un acta de convocatoria de un pleno en cuyo orden del día figure la elevación al pleno de las propuestas de incompatibilidad. Si no existiese, supongo que será comprobable, la Presidenta hubiera recaído en una grave omisión de funciones.


    vi) Por último, quiero insistir en que me temo que esta fue la situación en que desempeñó su mandato todo el tiempo que fue Diputado por la Corunha en el Parlamento de Galiza, hasta ser promovido en Julio del 2004 al puesto de
    Secretario General de Cooperación Territorial en el Gobierno Zapatero, el Sr. José Luis Mendes Romeu, el actual consejero de Justicia Y en que, para aclararlo, sería interesante acceder a su declaración en el registro (imagino que todavía existirá, a resguardos fehacientes de sus nóminas por el Ayuntamiento y el Parlamento y, quizás, a sus registros bancarios; También me gustaría saber, el independentismo gallego debería averiguarlo y explicárselo muy claramente a Tourinho y Zapatero, cómo actuaron el Presidente del Parlamento y la comisión del Estatuto del Diputado a este respecto en la última legislatura Fraga y si hay diferencias significativas ahora;

    ¿Consta en cualquiera de las dos en algún orden del día de una convocatoria de Pleno la elevación a este de propuestas de incompatibilidad?

    La situación me parece tan irregular que creo necesaria una investigación a fondo de TODO LO OCURRIDO.

    Por supuesto TODOS deberían devolver el dinero (tendría que ser público y habría que calcularlo).

    Los romanos lo llamaban "pecuniae repetundae", era relativamente corriente y se usaba, por un lado para enriquecerse, y, por otro, para destrozar carreras, con variados objetivos.

    1.
    1. ARTIGO 157 da LEY ORGÁNICA de REGIMEN ELECTORAL GENERAL:

    Art. 157
    1.El mandato de los Diputados y Senadores se ejercerá en régimen de dedicación absoluta en los términos previstos en la Constitución y en la presente Ley.
    2. En virtud de lo establecido en el apartado anterior, el mandato de los Diputados y Senadores será incompatible con el desempeño, por sí o mediante sustitución, de cualquier otro puesto, profesión o actividad, públicos o privados, por cuenta propia o ajena, retribuidos mediante sueldo, salario, arancel, honorarios o cualquier otra forma. En caso de producirse el pase a la situación administrativa o laboral que corresponda en aquéllos, deberá garantizarse la reserva de puesto o plaza y de destino, en las condiciones que determinen las normas específicas de aplicación.
    El régimen de dedicación absoluta y de incompatibilidades previsto en esta Ley será aplicable sin que en ningún caso se pueda optar por percepciones o remuneraciones correspondientes a puestos o cargos incompatibles.
    3. En particular, la condición de Diputado y Senador es incompatible con el ejercicio de la Función Pública y con el desempeño de cualquier otro puesto que figure al servicio o en los Presupuestos de los órganos constitucionales, de las Administraciones Públicas, sus organismos y entes públicos, empresas con participación pública directa o indirecta, mayoritaria, o con cualquier actividad por cuenta directa o indirecta de los mismos.
    4. No obstante lo dispuesto en el apartado anterior, los parlamentarios que reúnan la condición de Profesores Universitarios podrán colaborar, en el seno de la propia Universidad, en actividades de docencia o investigación de carácter extraordinario, que no afecten a la dirección y control de los servicios, pudiendo sólo percibir por tales actividades las indemnizaciones reglamentarias establecidas.
    (Modificado por LO 8/1991, de 13 de marzo).



    2. REGLAMENTO DEL PARLAMENTO DE GALIZA.
    Artigo 7
    1.— O deputado proclamado electo adquirirá a condición plena de deputado polo cumprimento conxunto dos seguintes requisitos:
    1. Presentar na Oficialía Maior a credencial expedida polo correspondente órgano da Administración electoral.
    2. Cubri-la súa declaración para efectos do exame de incompatibilidades, reflectindo os datos relativos a profesión e cargos públicos que desempeñe.
    3. Prestar na primeira sesión do Pleno á que asista a promesa ou o xuramento de acatar e gardar fidelidade á Constitución e ó Estatuto de Galicia.

    Artigo 15
    1.— Os deputados estarán obrigados a efectuar declaración notarial dos seus bens patrimoniais e daquelas actividades que lles proporcionen ou poidan proporcionar ingresos económicos.
    2.— A declaración deberá formularse inicialmente como requisito para a adquisición da condición plena de deputado e así mesmo no prazo dos trinta días naturais seguintes á perda da dita condición. Para tales efectos a Cámara establecerá un modelo de declaración ó que necesariamente se axustará a mesma.
    3.— As declaracións sobre actividades e bens inscribiranse no Rexistro de Intereses constituído na Cámara baixo a dependencia directa do presidente, e ó seu contido poderá accederse logo de autorización do mesmo, oída a Mesa da Cámara, e logo de solicitude debidamente xustificada, con excepción do referido ós bens patrimoniais, que en ningún caso estarán máis ca á disposición da Comisión do Estatuto dos Deputados.
    Tamén se inscribirán neste Rexistro as resolucións do Pleno en materia de incompatibilidades e cantos outros datos sobre actividades dos deputados sexan remitidos pola Comisión do Estatuto dos Deputados e non consten previamente no mesmo.
    Artigo 16
    1.— Os deputados deberán observar en todo momento as normas sobre incompatibilidades establecidas na Constitución, no Estatuto e nas leis.
    2.— A Comisión do Estatuto dos Deputados elevaralle ó Pleno as súas propostas sobre a situación de incompatibilidade de cada deputado no prazo dos vinte días seguintes, contados a partir da plena asunción polo mesmo da condición de deputado ou da comunicación, que obrigatoriamente deberá realizar, de calquera alteración na declaración formulada para efectos de incompatibilidades. Para estes fins, remitiránselle desde o Rexistro de Intereses á Comisión do Estatuto dos Deputados a copia das declaracións de actividades e as súas modificacións.
    3.— Declarada e notificada a incompatibilidade, o deputado incurso nela terá oito días para optar entre o escano e o cargo incompatible. Se non exercita-la opción no prazo sinalado, entenderase que renuncia ó seu escano.
    4.— Todo membro do Parlamento que se ocupe directamente, no marco da súa profesión ou no dunha actividade remunerada, dunha cuestión que é obxecto de debate no Pleno dunha Comisión manifestarao con anterioridade.
    (Sección 1ª, artis 29-33 Das funcións da Mesa e dos seus membros, o Presidente e os secretarios)
    Artigo 29
    1.— A Mesa é o órgano rector da Cámara e desempeña a representación colexiada desta nos actos a que asista.
    2.— A Mesa estará composta polo presidente do Parlamento, dous vicepresidentes, un secretario e un vicesecretario.
    Entenderase validamente constituída cando estean presentes, polo menos, tres dos seus membros.
    3.— O presidente dirixe e coordina a acción da Mesa.
    Artigo 30
    1.— Correspóndenlle á Mesa as seguintes funcións:
    1ª Interpretar e supli-lo Regulamento, se é o caso, nos supostos de dúbida ou omisión.
    2ª Adoptar cantas decisións e medidas requiran a organización do traballo e o réxime e goberno interiores da Cámara.
    3ª Elabora-lo proxecto de presupostos do Parlamento de Galicia e proceder á súa execución unha vez aprobados.
    4ª Aproba-los gastos da Cámara, sen prexuício das delegacións que poida acordar.
    5ª Cualificar, consonte o Regulamento, os escritos e documentos de índole parlamentaria, así como declara-la admisibilidade ou inadmisibilidade dos mesmos.
    6ª Decidi-la tramitación de tódolos escritos e documentos de índole parlamentaria, de acordo coas normas establecidas neste Regulamento. Tanto se a resolución fose tramita-lo escrito no seo da propia Cámara ou dirixilo a outras institucións, como se se resolvese o arquivo do mesmo, darase conta da decisión adoptada ó peticionario ou peticionarios.
    7ª Programa-las liñas xerais de actuación da Cámara, fixa-lo calendario de actividades do Pleno e das comisións para cada período de sesións e coordina-los traballos dos seus distintos órganos, todo isto logo de audiencia da Xunta de Portavoces.
    8ª Calquera outra que lle encomende o presente Regulamento e as que non estean atribuídas a un órgano específico.
    2.— Se un deputado ou un grupo parlamentario discrepar da decisión adoptada pola Mesa no exercicio das funcións a que se refiren os puntos 5ª e 6ª do apartado anterior, poderá solicita-la súa reconsideración. A Mesa decidirá definitivamente, oída a Xunta de Portavoces, mediante resolución motivada.
    Artigo 31
    1.— O presidente do Parlamento desempeña a representación da Cámara, asegura a boa marcha dos traballos, dirixe os debates, mantén a orde dos mesmos e ordena os pagamentos, sen prexuício das delegacións que poida conferir.
    2.— Correspóndelle ó presidente cumprir e facer cumpri-lo Regulamento e interpretar e supli-lo mesmo no transcurso dos debates.
    3.— O presidente desempeña, así mesmo, tódalas demais funcións que lle confiren o Estatuto de Galicia, as demais leis e o presente Regulamento.
    Artigo 32
    Os vicepresidentes, pola súa orde, substitúen o presidente, exercendo as súas funcións en caso de vacante, ausencia ou imposibilidade deste. Desempeñan, ademais, calquera outra función, prevista neste Regulamento, que lles encomenden o presidente ou a Mesa.
    Artigo 33
    O secretario e o vicesecretario supervisan e autorizan, co visto e prace do presidente, as actas das sesións plenarias, da Mesa e da Xunta de Portavoces, así como as certificacións que se deban expedir; asisten ó presidente nas sesións para asegura-la orde nos debates e a corrección nas votacións; colaboran para o normal desenvolvemento dos traballos da Cámara segundo as disposicións do presidente; e exercen, ademais, calquera outra función, prevista neste Regulamento, que lles encomenden o presidente ou a Mesa.

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 24/1/2006 a las 00:01

  • A Vizcondesa

    No conozco el páramo,
    no conozco la desolación del páramo,
    no conozco sus brumas altas ni pardas,
    ni sus días de un gris metálico,
    no conozco la inmensa soledad del páramo,
    tan diferente de la inmensa soledad mía.

    Deseo conocer la vida/muerte del páramo, su caza y su pesca,
    sus días y sus noches,
    esa soledad inmensa del páramo,
    donde a veces brilla la luz, no como en el subsuelo.

    Comentado por: Donosti el 23/1/2006 a las 21:01

  • Seré su servidor, si quiere.

    Comentado por: Donosti el 23/1/2006 a las 21:01

  • Estimado Fernando Santamaría:

    He estado reflexionando sobre la tremenda situación que ha vivido Vd. Debe de haberle resultado muy difícil sobreponerse a tan terrible experiencia.

    Ciertamente, no dispongo de todos los datos (me encantaría oír, claro está, a la otra parte); sin embargo, no puedo dejar de pensar que quizás quizás algo en su comportamiento haya podido inducir la situación en que se vio envuelto.

    ¿Podría aclararme, por favor, qué quería decir cuando aplicó el concepto "totalitarismo" a lo vivido por Vd.? Supongo, estimado Fernando, que no me entrometo donde no me llaman. Realmente me parece que Vd. ha vivido una experiencia digna de ser investigada a fondo. De ahí mi interés.
    Un saludo muy cordial

    Comentado por: saturday el 23/1/2006 a las 20:01

  • Sr. Donosti.
    Lo mismo que Vd. yo no sé quién es el de los Pingüinos. Me acordé de la penúltima vez que vi esa palabra.

    Lo más probable es que mi gusto y escrituración sean de-lez-na-bles comparados con los suyos.

    Si lo de "denostado" es por lo que puse...esa no fue mi intención.

    Comentado por: Cristóbal el 23/1/2006 a las 19:01

  • Por Usted subiré hasta lo Alto. Usted me hará inmune; su dulcísimo veneno me hará naufragar en las alturas

    Comentado por: Donosti eamorado el 23/1/2006 a las 19:01

  • Amigo Cristobal, ahora ya no me acuerdo de lo que dijo el otro día. Además, en estos momentos no puedo atenderle; I'm sorry. Lo mismo vale para tipo de inógnito; pero le diré que no puede ni imaginarse lo austerísima que es mi vida.
    _______________

    Su leve, suave reprimenda consiguió animarme, Vizcondesa (suavísima, levísima). Su advertencia no caerá en saco roto, se lo aseguro.

    Comentado por: Donosti engalanado el 23/1/2006 a las 19:01

  • [9] Donosti, también usted ha estado jugueteando con la LSD?

    Comentado por: Tipo de incognito el 23/1/2006 a las 18:01

  • Hay una facilidad ilusoria en la receta spinoziana, porque la tendencia a ese ilusionismo consolador suele revelarse como irreprimible.
    Ahí está el psicoanálisis, la superstición que ya cumple dos mil años. Uno de sus primeros testimonios está en “De tranquilitate animi” de Séneca –dicho sea de paso, el pasaje tiene un rasgo de originalidad, porque el propio autor arranca, sin advertencia alguna, con el texto de una carta que le ha dirigido Anneo Sereno—:
    “Al indagarme, se hicieron patentes en mí ciertos defectos evidentes, Séneca, que me resultaban del todo palpables. Difusos y recónditos, esporádicos, sólo presentes a intervalos fijos, molestos sobremanera, como enemigos ocasionales que hostigan, sin que uno esté preparado como en la guerra, ni relajado como en la paz. Percibo en mí esta indisposición del ánimo como no estando liberado de lo que temía y detestaba, aunque tampoco sometido a eso. Me hallo, ¿por qué no decirte la verdad, como a un médico?, en una situación, si no pésima, sí deplorable y penosa: no estoy sano ni enfermo…”
    A continuación, el mismo Anneo Sereno hace una descripción sucinta y ajustada de la ceremonia mágica del diagnóstico:
    “Diré lo que me sucede y tú encontrarás nombre a la enfermedad”
    ¿No es charmant? Debiera ser el lema del gremio freudiano, su definición y divisa.
    Los estoicos fueron los auténticos inventores del psicoanálisis. En su sistema los miedos enquistados se hacían comparecer ante la conciencia nombradora para extirparlos. El problema crucial, como siempre, era que se trataba de males innominados. Y la curación se hacía consistir, hoy como entonces, en el poderoso exorcismo de la enunciación del nombre.
    Al sabio estoico, arquetipo del sabio en general, nada le sorprende porque lo puede articular y nombrar correctamente. Por eso, puede expulsar las opiniones erróneas, contemplar el mundo y ser imperturbable. Por una sutil ironía inadvertida, las obras de esta gente se colocan en la estantería de ‘non fiction’.
    En otro pasaje de una carta a Lucilio, hace Séneca una exposición muy pertinente del psicoanálisis, la superstición nombradora que tanto consuela:
    “Son vanas esas cosas que nos impresionan, que nos tienen aturdidos. Ninguno de nosotros ha indagado a otro el miedo; nadie ha osado aproximarse al objeto que lo perturba ni conocer la naturaleza de su temor y el bien inherente al mismo. En consecuencia, una sugestión falsa y vana mantiene todavía su credibilidad porque no se demuestra su inconsistencia.”

    Casi dos mil años después, el psicoanálisis alcanzó su cénit en la linda villa de Bellevue, edificio cabecero del sanatorio de su nombre, en Kreuzlingen, orilla suiza del lago Constanza.
    Ludwig Binswanger terminó allí en 1942 su opus magnum “Grandformen und Erkenntnis menslichen Daseins”, hasta donde sé, no traducida al inglés ni a ningún otro idioma.
    Desde un siglo atrás funcionaba en Bellevue una clínica para enfermos mentales. Los Binswanger llevaban tres generaciones, dale que te pego, en la vanguardia de la psiquiatría y fue Ludwig quien introdujo el psicoanálisis, ya en 1908, en aquel establecimiento que tenía la pasmosa singularidad de tratar a los enfermos sin aparatos, vamos, sin cortar trozos de sesera o dar calambrazos convincentes.
    Visitantes y amigos -no pacientes– de “Bellevue” fueron Husserl, Scheler, Heidegger, Bubber y Furtwängler, entre otros. El establecimiento llegó a ser un centro de la intelectualidad europea.
    Desde 1912 hasta 1939, hubo mutuas visitas y correspondencia entre Freud y Biswanger. La influencia de Husserl y, por encima de ningún otro, la de Heidegger son decisivas en su obra. Encima, escribía bien el hombre, como puede hacerlo un suizo que lee y venera a Baudelaire tanto o más que a cualquiera de los citados.
    ¿Y bien? Pues un horror. Da susto la nula psicología de los psiquiatras.Ahí van dos ejemplos tomados de otros escritos de Biswanger.
    Caso W: anoréxica que sale del sanatorio. Al tercer día de estar en casa, se siente muy bien. Desayuna, come pan, se echa azúcar, con soltura, al mediodía come de tal manera que, por primera vez desde hace trece años ¡13! se queda satisfecha. Merienda pralines y prueba lo que le parece del huevo de Pascua, sale a pasear con su marido, lee poemas de Rilke, Goethe y Tennyson, se diverte con el primer capítulo de ‘Christian Sciencie’ de Mark Twain, está de humor festivo, escribe cartas, y por la noche se toma su dosis de veneno, de modo que amanece plácida, feliz y liberada, como nunca en la vida. ¿Binswanger ha entendido algo? No señor, lamenta mucho no haberla electrochocado.
    El sabio no entiende que el deseo no consiste en querer una cosa, sino en temer otra de tal modo que se persigue su contraria. W. no quiere ser flaca, sino que teme ser gorda, ser flaca solo es una tregua, un rédito ganado que se pierde falcilmente, te comes cuatro cosas y adiós.
    Prívate de querer ser flaca, le diría Epicteto, un Binswanger antiguo. ¿No alcanzan, no les da la mollera para más? W. que es más inteligente y vale más que ellos, viene a decir: ‘la naturaleza me quiere gorda y yo me quiero flaca, de ahí viene el inútil combate’.
    Y, con todo, tampoco es así. ‘La naturaleza me quiere gorda que no quiere ser gorda’. Eso es lo irreductible de la humana condición. Ya es bastante terrible, ¿no? Pues no. Porque la pobre acude al loquero estoico, el psicoanalista que sostiene que lo debido, lo natural es lo epictetiano: no quieras eso, ¿no ves que no? analízate…

    Caso S. mujer muy inteligente, habla y escribe cuatro idiomas, gran lectora de novelas, aprecia el sarcasmo y la ironía, cuando lee algo que le gusta aprieta la piernas de modo que llega a experimentar un orgasmo, algo que le da más gusto que todo lo probado en el matrimonio, y alguien tan inteligente comete la ingenuidad de decirle eso al doctor Horror. No hace falta detallar como el detalle es tomado como anomalía, que si el padre, que si uf, en fin, psicoanálisis. Un caso entristecedor. Como todos.

    Toda la sabiduría estoica, freudiana, heideggeriana, existencialista y binswangeriana es teatral. De hecho, Binswanger insiste en el ideal “ser el amo y juez de sí mismo” como sinómino de “ser autor del guión y el escenario de su propia vida”. El claro en el bosque de Heidegger es, sin asomo de otra idea, un teatro. Ellos, los dos, Biswanger y Heidegger, regurgitan el aserto Schopenhaueriano: “cada cual es el director teatral secreto de sus sueños”. Lo mismo que los estoicos creían, creen, en la existencia del libre albedrío, que llamaban ‘proairesis’.
    Casos de horror –el de W., el de S., el de cualquiera– no por ellas en sí, sino por acudir al ilusionismo de las ideologías consoladoras. ¿Y qué van a hacer? ¿Quién no quiere consuelo?

    Comentado por: Eduardo Gil Bera el 23/1/2006 a las 18:01

  • Es usted muy guapa, Vizcondesa.

    Comentado por: Donosti el 23/1/2006 a las 17:01

  • Hay una facilidad ilusoria en la receta spinoziana, porque la tendencia a ese ilusionismo consolador suele revelarse como irreprimible.
    Ahí está el psicoanálisis, la superstición que ya cumple dos mil años. Uno de sus primeros testimonios está en “De tranquilitate animi” de Séneca –dicho sea de paso, el pasaje tiene un rasgo de originalidad, porque el propio autor arranca, sin advertencia alguna, con el texto de una carta que le ha dirigido Anneo Sereno—:
    “Al indagarme, se hicieron patentes en mí ciertos defectos evidentes, Séneca, que me resultaban del todo palpables. Difusos y recónditos, esporádicos, sólo presentes a intervalos fijos, molestos sobremanera, como enemigos ocasionales que hostigan, sin que uno esté preparado como en la guerra, ni relajado como en la paz. Percibo en mí esta indisposición del ánimo como no estando liberado de lo que temía y detestaba, aunque tampoco sometido a eso. Me hallo, ¿por qué no decirte la verdad, como a un médico?, en una situación, si no pésima, sí deplorable y penosa: no estoy sano ni enfermo…”

    A continuación, el mismo Anneo Sereno hace una descripción sucinta y ajustada de la ceremonia mágica del diagnóstico:
    “Diré lo que me sucede y tú encontrarás nombre a la enfermedad”
    ¿No es charmant? Debiera ser el lema del gremio freudiano, su definición y divisa.

    Los estoicos fueron los auténticos inventores del psicoanálisis. En su sistema los miedos enquistados se hacían comparecer ante la conciencia nombradora para extirparlos. El problema crucial, como siempre, era que se trataba de males innominados. Y la curación se hacía consistir, hoy como entonces, en el poderoso exorcismo de la enunciación del nombre.
    Al sabio estoico, arquetipo del sabio en general, nada le sorprende porque lo puede articular y nombrar correctamente. Por eso, puede expulsar las opiniones erróneas, contemplar el mundo y ser imperturbable. Por una sutil ironía inadvertida, las obras de esta gente se colocan en la estantería de ‘non fiction’.

    En otro pasaje de una carta a Lucilio, hace Séneca una exposición muy pertinente del psicoanálisis, la superstición nombradora que tanto consuela:
    “Son vanas esas cosas que nos impresionan, que nos tienen aturdidos. Ninguno de nosotros ha indagado a otro el miedo; nadie ha osado aproximarse al objeto que lo perturba ni conocer la naturaleza de su temor y el bien inherente al mismo. En consecuencia, una sugestión falsa y vana mantiene todavía su credibilidad porque no se demuestra su inconsistencia.”

    Casi dos mil años después, el psicoanálisis alcanzó su cénit en la linda villa de Bellevue, edificio cabecero del sanatorio de su nombre, en Kreuzlingen, orilla suiza del lago Constanza.
    Ludwig Binswanger terminó allí en 1942 su opus magnum “Grandformen und Erkenntnis menslichen Daseins”, hasta donde sé, no traducida al inglés ni a ningún otro idioma.

    Desde un siglo atrás funcionaba en Bellevue una clínica para enfermos mentales. Los Binswanger llevaban tres generaciones, dale que te pego, en la vanguardia de la psiquiatría y fue Ludwig quien introdujo el psicoanálisis, ya en 1908, en aquel establecimiento que tenía la pasmosa singularidad de tratar a los enfermos sin aparatos, vamos, sin cortar trozos de sesera o dar calambrazos convincentes.
    Visitantes y amigos -no pacientes– de “Bellevue” fueron Husserl, Scheler, Heidegger, Bubber y Furtwängler, entre otros. El establecimiento llegó a ser un centro de la intelectualidad europea.
    Desde 1912 hasta 1939, hubo mutuas visitas y correspondencia entre Freud y Biswanger. La influencia de Husserl y, por encima de ningún otro, la de Heidegger son decisivas en su obra. Encima, escribía bien el hombre, como puede hacerlo un suizo que lee y venera a Baudelaire tanto o más que a cualquiera de los citados.
    ¿Y bien? Pues un horror. Da susto la nula psicología de los psiquiatras.Ahí van dos ejemplos tomados de otros escritos de Biswanger.
    Caso W: anoréxica que sale del sanatorio. Al tercer día de estar en casa, se siente muy bien. Desayuna, come pan, se echa azúcar, con soltura, al mediodía come de tal manera que, por primera vez desde hace trece años ¡13! se queda satisfecha. Merienda pralines y prueba lo que le parece del huevo de Pascua, sale a pasear con su marido, lee poemas de Rilke, Goethe y Tennyson, se diverte con el primer capítulo de ‘Christian Sciencie’ de Mark Twain, está de humor festivo, escribe cartas, y por la noche se toma su dosis de veneno, de modo que amanece plácida, feliz y liberada, como nunca en la vida. ¿Binswanger ha entendido algo? No señor, lamenta mucho no haberla electrochocado.
    El sabio no entiende que el deseo no consiste en querer una cosa, sino en temer otra de tal modo que se persigue su contraria. W. no quiere ser flaca, sino que teme ser gorda, ser flaca solo es una tregua, un rédito ganado que se pierde falcilmente, te comes cuatro cosas y adiós.
    Prívate de querer ser flaca, le diría Epicteto, un Binswanger antiguo. ¿No alcanzan, no les da la mollera para más? W. que es más inteligente y vale más que ellos, viene a decir: ‘la naturaleza me quiere gorda y yo me quiero flaca, de ahí viene el inútil combate’.
    Y, con todo, tampoco es así. ‘La naturaleza me quiere gorda que no quiere ser gorda’. Eso es lo irreductible de la humana condición. Ya es bastante terrible, ¿no? Pues no. Porque la pobre acude al loquero estoico, el psicoanalista que sostiene que lo debido, lo natural es lo epictetiano: no quieras eso, ¿no ves que no? analízate…

    Caso S. mujer muy inteligente, habla y escribe cuatro idiomas, gran lectora de novelas, aprecia el sarcasmo y la ironía, cuando lee algo que le gusta aprieta la piernas de modo que llega a experimentar un orgasmo, algo que le da más gusto que todo lo probado en el matrimonio, y alguien tan inteligente comete la ingenuidad de decirle eso al doctor Horror. No hace falta detallar como el detalle es tomado como anomalía, que si el padre, que si uf, en fin, psicoanálisis. Un caso entristecedor. Como todos.

    Toda la sabiduría estoica, freudiana, heideggeriana, existencialista y binswangeriana es teatral. De hecho, Binswanger insiste en el ideal “ser el amo y juez de sí mismo” como sinómino de “ser autor del guión y el escenario de su propia vida”. El claro en el bosque de Heidegger es, sin asomo de otra idea, un teatro. Ellos, los dos, Biswanger y Heidegger, regurgitan el aserto Schopenhaueriano: “cada cual es el director teatral secreto de sus sueños”. Lo mismo que los estoicos creían, creen, en la existencia del libre albedrío, que llamaban ‘proairesis’.
    Casos de horror –el de W., el de S., el de cualquiera– no por ellas en sí, sino por acudir al ilusionismo de las ideologías consoladoras. ¿Y qué van a hacer? ¿Quién no quiere consuelo?

    Comentado por: Eduardo Gil Bera el 23/1/2006 a las 15:01

  • ¡Dios mío, qué nombre, Emmanuel Loi para un delincuente! Llevar la ley sagrada y la civil encima. Dios con nosotros, y la Ley contra todos...

    Comentado por: carbasus el 23/1/2006 a las 13:01

  • Hoy, cajón de sastre rápido:
    ¿Don Félix, qué "ético" no es spinosista y un poco matemático?
    El hombre libre refunda la ética con su libertad, con su querer, y ese querer acaba siendo orden. De ahí la verdadera tragedia de la vida. Lo trágico es la libertad. Lo trágico gozoso. El LSD puede ayudar a ensanchar la perspectiva, el deseo, el querer vivir más...la vida cobrando sentido por no renunciar a nada (Hoffmann –de nuevo– quiere vivir 100 años más, con LSD lo logrará). Geometría, matemática y LSD: fractales. El mundo es un fractal sin fin... encaje de bolillos, y recamados con puntillas. Alucina.
    Resumiendo cositas:
    *Anuncio a los apocalípticos del otro día: la novela NO ha muerto. La aparición de una gran obra no mata el género, si así fuera la novela hubiera muerto en su nacimiento con Cervantes.(¿Es que hay que nombrar a los escritores vivos (novelistas) que valen la pena (vivos!)...es que aún no los conocen? Qué cansancio.
    *Siguiendo (a Jokin?): hay dos imprescindibles en castellano (no novelistas): Ferlosio y García Calvo; más importantes para nosotros que 'su' Pascal.
    *(Albert?): Qué broma es esa de Bellow y Gil-Albert? (sobre todo gil-albert, claro). Un poco de seriedad, por favor, usted, además, que se pone tan grave... (si no era usted, perdone).
    *Fedrilla, un poco de gracia, salerosa...fuera murrias.(No conozco a tus "amigos". Aquí sólo a ti, primavera.)
    Y como dijo Macarthur "¡Volveré!" (si no me vuelven a censurar).

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 23/1/2006 a las 13:01

  • A veces lo mejor es callar y sumirse en el letargo creativo de la melancolía. Ya llegará el tiempo de despertar.

    Comentado por: X. Berard el 23/1/2006 a las 12:01

  • Sr. Azúa: "...la fuerza que dispensa Spinoza ..."
    También es su geometría moral cuando nos hace ver al ser construirse a través del hacer del deseo, como continuación del placer de vivir.
    Seamos todos spinozianos: no deseemos algo porque lo juzguemos bueno, si no que, al contrario, juzguemos algo como bueno porque lo deseemos.

    Comentado por: Mr. Beecher el 23/1/2006 a las 12:01

  • ¿Ha leído la última novela de Pío Baroja, el Hotel del Cisne?

    Si mal no recuerdo, don Pío hace un recorrido por asesinos y maleantes muy digno de leerse.

    Comentado por: Ramón Machón el 23/1/2006 a las 11:01

  • No se olvide del señor Gil Bera, nunca intrascendente. Ni tampoco de las múltiples caras que adquieren las catarsis personales. De todas formas, tengo la impresión de que no todo fue estupidez; más bien adquirió forma de juego, ilusión, disfraz. Con su permiso, pasaré a contestar algunos mensajes de la pasada sábana venusiana.

    A Donosti: me sabe mal su disgusto; yo no contesté a su requirimiento confieso que por ignorancia; y quizá también sea el caso de algún otro habitual. Piense que yo misma formulé una solicitud de ayuda, y no porque no encuentre respuesta (en todo caso, mucho más difícil que la suya, es cierto) voy a molestarme en absoluto por ello. En fin, mil disculpas, de todas formas.

    A Fedra: queridísima amiga, un placer volverla a leer y encantada con su renacimiento.

    A Sandra Coll: querida, no se marche, aquí no tendrá nunca que temer sucumbir al terror de la exclusión; quizá sí, del silencio que marca las horas del páramo.

    A Alba: ese mismo silencio de paramera que suele abatirse los sábados, cuando llega de la mano de la niebla que remonta el río. No ha hecho nada mal, querida; no cayó en saco roto su historia.

    “et perdue parmi ces gens qui me bousculent
    étourdie, desemparée, je reste là
    quan soudain, je me retourne, il se recule
    et les gens vient me jetter entre ses bras”

    Comentado por: (viz)condesa de (em)prendedor el 23/1/2006 a las 11:01

  • [1]Sr. Albert: su vuelta se espera, y su comentario se estima. Estamos por aquí, en versión original, no subtitulada.

    Comentado por: Mr. Beecher el 23/1/2006 a las 11:01

  • Desmadre en los comentarios de el ultimo blog , ausencia de Peregrin y Verle , estupidez insistente . Esto no es un espacio para catarsis personales .
    El vaquilla tiene un libro de memorias escrito en la carcel . Es una recomendacion ? No es una mierda.

    Comentado por: albert el 23/1/2006 a las 10:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres