PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 27 de febrero de 2020

 Blog de Félix de Azúa

Más analogías

Desde que supe que en Francia se había desatado una persecución contra Alain Finkielkraut, devoro todo lo que encuentro de este caballero. En un escrito autobiográfico afirmaba “querer hacerse viejo lo antes posible”. Seguramente lo decía pensando en la clásica estampa del anciano sabio, (le sage, no le savant), tan ausente de nuestra sociedad. Y añadía: “C’est la lecture qui m’a fait vieillir et l’apprenti philosophe que je suis resté doit aux grands romanciers de concevoir le phénomène humain non tant comme un problème a résoudre que comme une énigme à ne jamais cesser d’interroger” (“He envejecido gracias a la lectura y el aprendiz de filósofo que todavía soy le debe a los grandes novelistas una concepción del fenómeno humano, no tanto como un problema a resolver, cuanto como un enigma al que inquirir sin descanso”) Está bien. El punto de mira del fusil telescópico del filósofo es exacto, certero, busca abatir al animal con eficacia, sin hacerle sufrir inútilmente. Por el contrario, la vieja escopeta literaria lleva un punto de mira ruinoso. A veces apunta demasiado alto y el tiro se pierde entre las nubes. A veces tan bajo que levanta una nube de polvo y hormigas. En ambos casos, el animal sufre un susto espantoso y escapa a toda velocidad, a veces incluso herido. El filósofo contempla la pieza cobrada. La ve tendida en tierra y sabe que esa es la verdad del animal, su destino irremediable. Pone entonces un pie sobre la testuz del cadáver, suspira profundamente y mira desafiante a su alrededor. El literato se queda allí, parado, con cara de bobo, viendo cómo se le escapa (¡otra vez!) la presa. Maldice su suerte y arroja la escopeta con rabia. Pero lo cierto es que ha visto algo indescriptible: el salto prodigioso, elástico, aéreo, de un animal en el límite de su potencia. Quizás ha sido un instante, quizás sólo un par de segundos, pero ha sido testigo de la vida viviente en todo su esplendor. Lo suficiente como para que recoja su escopeta, apure lo que queda en la cantimplora y vuelva a cargar un cartucho mientras musita: “No me fastidies, Tizona, esta vez va en serio”.

[Publicado el 10/1/2006 a las 10:01]

Compartir:

Comentarios (30)

  • Sí, "el artista debe escuchar a su instinto en todo momento; eso hace que el arte sea lo más real que hay [la `vida viviente´, de la que se habla ahí arriba], la escuela más austera de la vida y su verdadero Juicdio Final"

    Comentado por: Onagro el 21/12/2006 a las 21:25

  • “No me fastidies, Tizona, esta vez va en serio”.

    Comentado por: diáspora el 24/1/2006 a las 14:01

  • “No me fastidies, Tizona, esta vez va en serio”.

    ____________________

    Al "alter ego":
    Hay perras, perras rarísimas, que no hacen caso a sus amos.

    Comentado por: diáspora el 24/1/2006 a las 14:01

  • A propósito del art. de F. de Azua del 10/1/06
    Justo en esa encrucijada se juega la vida: entre ese ansia de sentido, ese dolor, esa frustración de tantos anhelos inútiles, esa aspiración de una humanidad buena, bella y verdadera en el vértice de la evolución viviente (“elle est folle”), y la lucha por liberarse de esa obligación de sentido, de esa culpa, de ese remordimiento, de ese divorcio con el resto de seres vivos (“elle est folle”). ¿Naturaleza humana? ¿Genoma defectuoso? ¿Desnortamiento? ¡Y qué se yo!

    Comentado por: Carmen el 11/1/2006 a las 12:01

  • La verdad es que mire uno a donde mire, es difícil no encontrarlo todo mal. Una cosa es que la política no sea una ciencia exacta y otra diferente que se desenvuelva completamente al margen de la razón y los logros del conocimiento.



    Nuestros políticos son incapaces de democratizar Africa (y medio mundo), luchar eficazmente contra la pobreza y la enfermedad (también en medio mundo) y (ultimamente) adoptar ninguna medida razonable respecto al inminente agotamiento de las reservas de petróleo. En las campañas, y en su actividad diaria, su discurso ruborizaría a un delegado de clase responsable. Pero tampoco lo analiza nadie. Los lógicos y los semánticos de hoy en día, al parecer, no consideran sus disciplinas ciencias aplicadas. Y los intelectuales son incapaces de imponer una agenda a los medios de comunicación.



    Estoy de acuerdo con la propuesta del autor. En este contexto el simple ejercicio de la razón tiene una dimensión revolucionaria. Sería urgente que lógicos, filósofos y especialistas se empeñasen (¿con fervor?) en la modificación de la razón pública, y hasta se estableciesen gobiernos paralelos, que divulgasen proyectos cualitativamente muy distintos.



    Ayer ví en internet un término que desconocía: “Chomskyize”, “Chomskyizar”. El texto en que se empleaba lo definía como “ignorar activamente, o dejar fuera del debate hechos o argumentos que no cabe refutar”. Quizás ahí habría una función para el fervor. Quizás el fervor pudiese evitar que esa campaña por la ilustración fuese “Chomskyizada”.”

    Comentado por: Fernando Santamaria el 11/1/2006 a las 11:01

  • A (19-I):
    ¿Un perfume pombiano, tal vez?
    Sí, en pequeñas dosis y sólo de cuando en cuando es aceptable. Pero yo prefiero esos aromas agraces y naturales que te hacen sentir TÚ mismo (¿qué tal el slogan, NiCo?)

    Comentado por: Adán el 10/1/2006 a las 19:01

  • ¿Omnívora? ¿Zombie? ¿Víbora?
    Vértigo.
    ¿Eva, donde estás?

    Comentado por: Adán con la serpiente el 10/1/2006 a las 19:01

  • A propósito de Simone Weil y el artículo (¡glups!) de don Félix en El País de hoy.
    "No es posible amar y ser justo si no se conoce el imperio de la fuerza y no se sabe respetarlo (...)" (S.W. "El poema de la fuerza".)
    Pero nadie ama y es justo a la vez en La Ilíada. La fuerza es fuerza hasta el fin. Nadie se salva. Sólo Ulises el tramposo. El artero.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 10/1/2006 a las 18:01

  • Maravilla la novela. Dando vueltas y vueltas para encarnar la pieza, viéndola volar. El filósofo necesita un sistema, un método, una escopeta y balas. Apuntar a la pieza con precisión sabiendo que después de eso sólo quedará un cadáver. La novela ES el sistema, un imaginario donde bebe el cazador antes de salir. No hay que tener miedo, el mundo dura un poco mas.

    Comentado por: El metronauta el 10/1/2006 a las 17:01

  • A (15):
    ¡Ya empieza Ud. delimitando!! ¿Qué no se ha enterado de que Azúa habla de cazadores "literatos" y de cazadores "filósofos?

    P.S. Si empieza Ud. a emprender vips, olvídese de todo lo demás. Esto sí que va en SERIO.

    P.S. ALBA hastiadísima.
    Javier, ¿dónde estás?

    Comentado por: Alba el 10/1/2006 a las 17:01

  • I. Jamás me despojo de mis pieles.
    II. De las que (em)prendedor siempre me ha provisto.

    Comentado por: (viz)condesa de (em)prendedor el 10/1/2006 a las 16:01

  • Sr.Albert:Bouvard y Pécuchet es una magnifica obra literaria pero canónicamente ¿una novela?.
    Nota Bene: Tiene mucho sentido el comentario de Félix de Azúa a la luz de M. Cacciari (El dios que baila). No lo había apreciado a vuelapluma antes.La filosofía sólo puede ser verdaderamente considerada como tal si excluye de su espacio los principios que le contradicen. Pero las otras artes pueden tranquilamente aceptar la tutela filosófica. Por ello, todas las artes resultan filosóficamente comprensibles.
    [También debí en mi post anterior advertir de la consciente errata cometida]

    Comentado por: Sr. Verle el 10/1/2006 a las 16:01

  • Queridísma amiga:

    La leo, recostada junto a mi bausán, y no puedo evitar una sonrisa. Lejos quedan los recuerdos de mi propia juventud, cuando fluían la pasión y la sangre como le fluyen a usted ahora. Sangre, sangre, sangre, en mi invierno aguardo cada año el despunte de la jara y la genista amarillas, de los primeros tallos de los robles silíceos, del imposible verdor del páramo; savia, savia, savia de primavera, de retour d’âge, de ti, amada Coré.

    No son campos sangrientos; son campos yermos, parduzcos, de una irrealidad algodonosa. No hay cazadores, no hay cervatillos, el último hidráulico abandonó desesperado el páramo hace treinta años; sólo quedan daguerrotipos y un tic tac sordo.

    Afectuosamente.

    Comentado por: (viz)condesa de (em)prendedor el 10/1/2006 a las 15:01

  • Bouvard y Pécuchet ,sr.verle esta obra le puede interesar ,en su busqueda pardigmatica. un saludo.

    Comentado por: albert el 10/1/2006 a las 15:01

  • I. El perfume de Vizcondesa es envolvente, agobiante, asfixiante, barroco.

    II. Venga ligera de equipaje a nuestras cacerías. No se nos caiga.

    III. Su marido es un apasionado de la Caza Mayor. ¿Ya la atiende como es debido (Z)om(b/v)íVora?

    Comentado por: Nicolas el 10/1/2006 a las 15:01

  • Apuesta: flotats, siempre flotats. A él siempre estaremos dispuestos a levantarle lo que sea, aunque sea para disfrute particular e Íntimo(el esfuerzo Siempre vale la pena).

    Pascual de Magallanes (dirección)
    Adan de Comilles (formación)
    ((nico Knorr)) [el de las sopas, ¡qué vergüenza!]
    ((((silenci)))) [actividades varias]

    P.S. "Mira que ho sento, Albert, però la política es la política, ja ho saps" P. de M.

    Comentado por: EEssooss el 10/1/2006 a las 15:01

  • A (13)

    ¡Pues vaya apuesta, señora! ¡Ya sabemos que Ferlosio es el primero!
    Pero Ferlosio no fue novelista ni cuando fue novelista (ni siquiera en Alfanhuí), señora proyectora de hastíos. (¿Alba?...je, je.)

    Comentado por: (em)prendedor de vips el 10/1/2006 a las 14:01

  • La vida es movimiento, la idea (el concepto) es estático. Por esta razón el filósofo usa balas y el literato perdigones.

    Comentado por: Tipo de incognito el 10/1/2006 a las 13:01

  • Al Administrador de la Finca:
    ¿De verdad que la caza literaria es una caza seria? ¡No me haga reir! (de nuevo)
    Además, los cazadores son cazadores siempre. Y yo soy ecologISTA.
    Encima, en ESTA caza participan viejos y viejas DECADENTES (por ejemplo ESAS (vip) hastiadas de su estúpida y aburrida vida que, como ya no se divierten ni calientan en la cama -el maridísimo reserva su pasión para la caza MAYOR-, buscan satisfacer su insatisfechísima libido con la sangre FRESCA de esos pobres cervatillos etc. abatidos por triste cazadores.
    ¡SANGRE, SANGRE, SANGRE!, claman esas víboras siempre insatisfechas. Son voraces, voraces y voraces y sólo siembran la destrucción a su alrededor. Resguardémonos. Abandonemos estos campos sangrientos (se puede cazar GRATIS, eso sí).
    P.S. Cazadores como Pombo me interesaron en su tiempo; ahora ya no.
    En estos momentos yo sólo apuesto por Ferlosio. Los demás (incluido Pombo) son meros decadentes.
    Adios!!!!!!!
    Mi apuesta: FERLOSIO. Con un simple movimiento de dedo abate a las (vip). ¡Qué placer!

    Comentado por: Alba (de nuevo) el 10/1/2006 a las 13:01

  • A principios del siglo pasado se analizó sobradamente la animalidad embrutecedora, deshumanizante, de la naturaleza, a partir de tradiciones diferentes. Casellas y Pardo Bazán, por poner un ejemplo. Superado el desenlace del martirio fraternal, un cazador de mirilla fina apuntó ingeni(era/osa)mente a la devastada ruina. Algo sobre unas columnas salomónicas que se elevaban de las cenizas del fuego y del tiempo a la vera, verita, vera de Dios.

    Esa es mi apuesta. La pieza devastada por el fuego de la pasión, siempre efímera...

    Comentado por: (viz)condesa de (em)prendedor el 10/1/2006 a las 13:01

  • Sr. Azúa: Es problemático que de una novela, y si es buena debe ser pura narración o descripción, saquemos otra cosa que motivos de reflexión, pero sistemas filosóficos ya parece tarea ardua.¿Qué novela sería paradigmática en ese sentido?
    De todas formas y en otro orden de cosas, creo que el fusil telescópico debería ser usable sólo por el científico (el de ciencia dura, ojo). Todos los demás, incluido el filósofo, lo que podemos usar es una escopeta de aire comprimido (que, en castiza expresión, erra más que una escopeta de feria)

    Comentado por: Sr. Verle el 10/1/2006 a las 13:01

  • Sí, el Sr. Benet, al que también llevaría un tiempo endiablado estudiar, sacó un daguerrotipo y la contienda (y la naturaleza) quedaron fijadas. Ya no fueron capaces de ser de otra manera. O se vieron obligada a ser, también, así.

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 10/1/2006 a las 13:01

  • En fin, como no soy capaz de colgar esto entre los comentarios del artículo de ayer, intento ponerlo aquí:

    Ceacescu, sí. Pero no habría que quedarse corto. Yo metería en la lista a Berlusconi, Andreotti, Blair, Zapatero… La política tal y como ha sido puesta en práctica desde sus inicios y, al parecer, contra todos sus teóricos, es el arte de la falsicación, de hacer valer como bien común interéses minoritarios.

    No suelo leer estas cosas, pero leí hace un par de meses una recopilación de artículos titulada “Razones para el socialismo” (Paidós, Estado y Sociedad, 91), Roberto Gargarella y Félix Ovejero compiladores. Una ojeada superficial a la lista de valores y estrategias que sugieren los autores suscita dudas hasta angustiosas acerca de lo que querrá decir “socialista” referido a la política nacional.

    Por otra parte, no creo que el fracaso del socialismo real deba ser trivializado. Su desaparición ha sido también la de una posibilidad, ha producido una pérdida.

    En cuanto a Carrillo … No es precisamente conocido por su oposición a la Constitución, ¿No?. Querría que me explicase, con algún lógico, el artículo 38:

    “Se reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado. Los poderes públicos garantizan y protegen su ejercicio y la defensa de la productividad, de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación.”

    ¿Se puede "ser comunista" (o simplemente de izquierdas) sin hablar de esto?

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 10/1/2006 a las 12:01

  • Yo diría que la naturaleza humana, una vez capturada en la película de la literatura, ya no tiene más que decir y queda condenada a repetirse.

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 10/1/2006 a las 12:01

  • KURTZ , Cadiz , razones : javier ruibal , nono garcia . lo que me pide tu boca de ruibal , atun y chocolate ( no confundir con la pelicula ) de nono . Musica de cadiz .

    Comentado por: albert el 10/1/2006 a las 12:01

  • ¿Ha decidido no cargar más su escopeta, don Félix...?
    Pero, bueno, llegados a este punto, y como dijo (creo) Largo Caballero, "hay que definirse señores". Albert lo ha hecho. Yo pongo otro nombre (en el marco español). Álvaro Pombo. Porque su operación literaria se sirve de la filosofía como de una puta y de la poesía como de una esposa (su mezcla es, a veces, imposible). Fracaso quizás. Pero, desde luego, por momentos es testigo de esa "vida viviente".
    (Espero con ganas el comentario brillante de Eduardo Gil Bera sobre el texto de don Félix.)
    (Importante: ¡Celebro con champán la vuelta de Fedra!¡Viva Fedrísima! Y a quien le moleste, que reviente.)

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 10/1/2006 a las 11:01

  • ((((Emprendedor (del Bosgo), escondámonos)), les oigo venir), se acercan), pongamos pies en polvorosa, quizás allí, junto a la fuente.., (¿nos verán?), no quiero ser pasto..), sólo de su fuego, sólo de su fuego, sólo de su fuego))))))))))))
    No me dé miedo con las vampiras del Borgo, por fav0or.

    Comentado por: [[[[[fedra el 10/1/2006 a las 11:01

  • Muy buena la distinción entre el filósofo cazador de precisión y el novelista escopetero. Habría que refinar la distinción entre las clases de "cazadores" del gremio filosófico. Por ejemplo, ¿cabría la categoría de "cazadores suicidas"? Me refiero a los filósofos que se cobran a sí mismos como pieza de caza. Hay unos cuantos.

    Comentado por: carlos el 10/1/2006 a las 11:01

  • Me alegro de compartir su interés, en mi caso casi entusiamo por Finkielkraut. Estos días releo La derrota del pensamiento- ¿año 84 quizá?- y siento una profunda desazón. Dudo entre retirarme a Islandia o a la costa de Cadiz.

    Comentado por: kurtz el 10/1/2006 a las 11:01

  • No se puede llegar ,eso esta claro .Nunca. La novela .El novelista mas importante de la actualidad en España es para mi Eduardo Mendoza .
    recomendacion : la aventura del tocador de señoras . Mendoza .
    La presentacion en barcelona la hizo Azua con Gimferrer .

    Comentado por: albert el 10/1/2006 a las 10:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres