PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 12 de julio de 2020

 Félix de Azúa

Esa pareja feliz

Algunos ingenieros se percatan de lo muy filosófico que es su oficio, frente a lo artístico del oficio de los arquitectos. La desaparición del ámbito artístico va a conseguir que ingenieros y arquitectos, que siempre anduvieron a la greña, acaben por ser la misma cosa. Sin embargo, aún no ha llegado ese momento, excepto para Norman Foster. Desde que Novalis afirmó que tender un puente no es otra cosa que “moralizar la Naturaleza”, los grandes ingenieros construyen una ética material. Los arquitectos son más sentimentales, no buscan el respeto sino el amor. No construyen: “se expresan”. Un ingeniero de alta graduación ética, César Lanza, publica unos ensayos (In Purezas) sobre estas cuestiones en la Fundación Esteyco, gracias a la agudeza de otro ingeniero ilustrado, Javier Rui-Wamba. Le Corbusier decía que la arquitectura es “el juego sabio, concreto y magnífico de volúmenes agrupados bajo la luz”. Frente a él, Lanza coloca una auténtica estatua, la del ingeniero Charles de Freycinet, que fuera primer ministro de la III República francesa y para quien “toda construcción produce cuerpos, no espacios, y el volumen y demás propiedades geométricas son abstracciones a las que se llega después de excavar la materia, al despojar la realidad de su sentido físico y suplantarla por el mundo imaginario”. Una figura exacta de su tiempo, el de Julio Verne. Le Corbu y Freycinet proponen dos puntos de vista enfrentados, aunque quizás complementarios si consideramos que ese mundo imaginario excavado en la materia también comprende el modo de habitar de los cuerpos humanos que allí se agrupan. El arquitecto tiene el privilegio de imaginar la vida de los inquilinos y dirigirlos como un domador de circo. “Este pasará por el baño cada vez que quiera ir al dormitorio; a lo mejor así se ducha. Este otro no podrá mirar por la ventana a menos de que se suba en un taburete, lo que le hará apreciar mucho más la luz del día”, y así. Cada invento de la arquitectura es una novela, la que se vive en una mansión de Palladio, en un crescent de Nash, o en las termas de Zumthor. En cambio, las grandes obras de ingeniería, sus inventos, son tratados de ética redactados con la severa dignidad de un procónsul republicano. Loor a los ingenieros. Amor a los arquitectos.

[Publicado el 05/1/2006 a las 08:01]

Compartir:

Comentarios (10)

  • Los arquitectos, como en todas las profesiones y gremios, hay "para quitarse el sombrero" y otros que por el bien de todos, incluso el suyo mismo, deberían dedicarse a otra.

    Comentado por: Zumthor el 12/4/2008 a las 18:49

  • Quizá, la mayor dificultad a la que se enfrenta el arquitecto en la complejidad de su oficio sea a la de poder llegar a hacerse con la límpida y seca SOBRIEDAD que elude cualquier amaneramiento.
    Lo que, pienso, sólo ha de lograr siendo capaz de sortear toda afectada inclinación de sus obras y sus formas (y, desde luego, de él mismo) no sólo hacia el MÁS, sino también hacia el MENOS.
    No sé…, quizá la prosa de Ferlosio resulte un buen referente de lo que quiero decir, un buen modelo de la suma de COMPLEJIDAD y SOBRIEDAD que siempre debería tener la (por naturaleza, nunca ligera ni leve) arquitectura.
    Por otra parte, esa sobriedad siempre requiere poder saltar con competencia de la mera IDEA conceptual a la MATERIALIDAD de la cosa, que es el auténtico reto de la arquitectura.
    Y para ello se necesita, claro está, ser un verdadero constructor mediante el manejo de todas las destrezas del quehacer menestral que indaga y busca la belleza no sólo en la IDEA, sino precisamente en aquella MATERIALIDAD de la cosa.
    De ahí el paralelismo que, creo, la arquitectura ha mantenido con la impostada modernidad del arte desde el periodo de las vanguardias y la crucial importancia de entender esta historia para poder llegar a comprender aquella otra. Y sospecho que, por lo general, la ingeniería permanece bastante más ajena a estas cosas.

    Comentado por: Onagro el 21/12/2006 a las 13:11

  • don Félix:

    Quería hacerle una sugerencia, ya que la cosa hoy va de arquitectos.

    Decía usted recientemente en una entrevista en la revista de la ETSAB, y en relación a F.O.Gehry, que: "(...)"divertido" es un adjetivo de los más fascistoides que existen".

    Quizá este blog sea un espacio adecuado para que nos amplie un poco esa cuestión.

    Un saludo!

    Comentado por: Gregor el 05/1/2006 a las 11:01

  • Blancanieves, ¿dónde estás?

    Comentado por: nico knorr el 05/1/2006 a las 11:01

  • Un arquitecto prestigiado, Víctor López Cotelo, y un promotor experto, José Otero Pombo, me vendieron una vivienda en una urbanización que, poco después, obtuvo un premio nacional, el Manuel de la Dehesa, en la VII Bienal de Aquitectura.

    Viví allí poco menos de dos años. La casa, de tres alturas, con una bellísima fachada acristalada y unas ventanas findanlesas que hacían imposible poner cortinas, estaba, no obstante volcada sobre los patios de un colegio de primaria, el Colegio "Reína Fabiola", aquí, en Santiago de Compostela.

    Tras llamar la atención a los niños (en realidad antes, un tema complicado) empezó un sangriento caso de acoso infantil (y pronto comunitario), del que aún no salgo.

    Todavía me pregunto si el Sr. Cotelo (que tiene una cátedra de restauración en la Universidad de Munich, creo) supo nunca que justo enfrente de la vivienda había un Colegio.

    Escribí a la Bienal. Las bases (que me envíaron) establecían que el premio sería irrevocable.

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 05/1/2006 a las 11:01

  • (NO viene a cuento)
    Los coqueteos de Fedra y ese tal
    (em)prendedor de noches son inhumanos y patéticos

    Comentado por: nico knorr el 05/1/2006 a las 11:01

  • La realidad virtual me pone muy cachondo pero es inhumana.

    Comentado por: nico knorr el 05/1/2006 a las 11:01

  • Soy un ferviente admirador de G. ferrater, y buscando, precisamente, información sobre él a través de google, me topé ayer con el post de "promotor de la Fe". ¡Me gustó!

    Comentado por: templario el 05/1/2006 a las 11:01

  • La fiebre gano la partida un par de dias, pero no hay gripe que cinco gin -tonics no pueda curar . Arquiteco es Oscar Tusquets .Pintor . Diseñador y para suerte nuestra escritor .
    Recomendacion ( repetida ) : Dios lo ve .Oscar Tusquets , Anagrama .

    Comentado por: albert el 05/1/2006 a las 09:01

  • Y sin embargo, cómo amar a los arquitectos que ahora mismo, esta misma mañana, se afanan sobre los planos del nuevo "Manhattan" en la desembocadura del Júcar.

    Comentado por: Estupefacto el 05/1/2006 a las 09:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres