PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 23 de febrero de 2020

 Blog de Félix de Azúa

Acerca de un pasado con futuro

La amenaza de muerte iguala a las personas. Es menos frecuente que el suicidio las iguale; tal es el caso del miserable De Juana Chaos y la digna Amninatu Haidar. Ambos parecen mártires de una patria, la vasca y la saharaui, pero son opuestos. A los vascos nunca se les colonizó sino que ellos colonizaron. Los saharauis, en cambio, son un producto de aquellas fronteras que se trazaron con tiralíneas en los despachos europeos. El mapa de las colonias, aunque está en la raíz de muchas matanzas actuales, es ya un fantasma; el de las nacionalidades europeas aún respira.

     Tengo delante de mí el mapa que las Waffen SS propusieron a Hitler para cuando el Reich dominara la totalidad del continente. Debería enseñarse en las escuelas. Las autonomías españolas figuran al completo con leve diferencia, como una Andalucía dividida en "Guadalquivir" y "Bética". Tampoco difiere mucho el mapa francés, si bien los bretones pasan a ser "Armoricanos". Italia e Inglaterra no deparan sorpresas, aunque Irlanda figura como unidad. Por supuesto Suiza ha desaparecido y la frontera europea se detiene a las puertas de Rusia. Es en la Europa Central donde surgen decenas de nacionalidades: "Panonia", "Oltenia", "Vanania", "Poznania"...

     Si en el mapa de la colonización europea lo que salta a la vista con notable cinismo son los intereses económicos empresariales (la bomba atómica iraní está en el ángulo recto de su frontera con Irak), en el mapa nazi se da un híbrido delirante (¡y tan actual!) de antropología mítica, geografía arcaica, racismo "científico" e historia sagrada. Hay "nacionalidades" que aparecen como etnias, las hay que responden al mero folklore o al paganismo animista, otras son culturas legendarias o lugares fabulosos de las crónicas medievales.

     Lo notable es que el mapa nazi pretende lo mismo que el del imperialismo: crear infinitos intereses minúsculos destinados a generar tal sinnúmero de conflictos que "los pueblos" acaben suplicando mano de hierro al Führer. Y si bien el mapa imperial es una ruina, el de los nazis parece seguir con vida.

 

Artículo publicado el sábado 12 de diciembre de 2009.

[Publicado el 14/12/2009 a las 09:00]

Compartir:

Comentarios (52)

  • Una duda insólita me atormenta suavemente, poniendo fin a una crisis de angustia esta noche. Tratando de combatir el mal por el mal mismo, me estaba preparando una nueva cafetera. De pronto me vino. Yo estaba pensando en los testimonios en los documentales. Cuando son sobre personajes o acontecimientos recientes, hablan los hijos o los que han sido testigos de la cosa. Pero pienso luego en un posible documental sobre el Renacimiento en el que se hiciese hablar a los descendientes de sangre de los papas y condottieros, o de los pintores y arquitectos. Pensando en eso comienzo a realizar que sólo los profesores pueden hablar de los artistas, cuyos descendientes son pistas perdidas en principio, y que solamente a los descendientes de dinastías reales o cerca de serlo se les podría encontrar hoy día.Si los reyes salen bobos es porque la aristocracia durante siglos se ha casado por razón de Estado. Pero el goce consistía en la unión de reinos, o su separación. La transformación del mapa a través del matrimonio. En ese caso una idea fulminante me hace dar un salto, si una princesa griega como la Reina de España se ha casado con el rey, ¿cómo es que no se considera a Grecia como el mismo Estado que España?

    Un vivo deseo me arrebata de visitar Grecia y que sea mi propio país, con una reina griega y un rey español.

    Une doute insolite me tourmente doucement, mettant fin à une crise d'angoisse ce soir. Dans une tentative de soigner le mal par le mal même, j'étais en train de me préparer une nouvelle cafetière. D'un coup ça m'est venu. Je pensais aux témoignages dans les documentaires. Quand ils sont sur des personnages ou des événements récents, les fils parlent, ou ceux qui ont été témoins de la chose. Mais je pense ensuite à un possible documentaire sur la Renaissance dans laquelle l'on fasse parler les descendants de sang des papes et condottieri, ou des peintres et architectes. En pensant à cela je commence à réaliser que seulement les professeurs peuvent parler des artistes, dont la descendance est une piste perdue en principe; et que seulement les descendants des lignages royales ou près de l'être pourraient être retrouvés aujourd'hui. Si les rois deviennent idiots c'est parce que l'aristocratie pendant des siècles s'est marié par des raisons d'Etat. Mais la jouissance consistait à l'union de royaumes, ou à sa séparation. La transformation du mappemonde à travers le mariage. Dans ce cas une idée foudroyante me fait sauter d'un bond, si une princesse grecque comme la Reine d'Espagne s'est mariée à mon roi, pourquoi est ce pas qu'on ne considère la Grèce comme un même Etat avec l'Espagne?

    Un vif désir me ravit de visiter la Grèce et qu'elle soit mon propre pays, avec une Reine grecque et un Roi espagnol.

    Es como si la locura nos ofreciese de pronto unos sabrosos frutos. La angustia en la que me encontraba era de esa mala especie calificada como paranoia. Me parecía imposible salir del laberinto paranoico, en el fondo de consciencia. Y ello me hace recurrir sin saberlo al método daliniano de la paranoia crítica, que es inexplicable porque tiene que ver con el misterio de la gracia. De mi angustia, que va a ser redoblada por una nueva cafetera, surge una idea graciosa, surreal y profundamente artística. La única posibilidad de puntuar un final a la locura. Me pregunto si el humor no es en el fondo en los cómicos sino una suerte de síntoma sublime, que busca una armonía con el Otro.

    C'est comme si la folie nous offrait soudainement des fruits savoureux. L'angoisse dans laquelle je me trouvais était de cette mauvaise espèce qualifiée comme paranoïa. Il me semblait impossible de sortir du labyrinthe paranoïaque, dans mon fonds de conscience. Et cela m'a fait recourir sans le savoir à la dalinienne "méthode paranoïaque-critique", qui est inexplicable parce qu'elle est en rapport au mystère de la grâce. De mon angoisse, qui va être redoublée par une nouvelle cafetière, surgit une idée gracieuse, surréel, et profondément artistique. La seule possibilité de ponctuer une fin à la folie. Je me demande si l'humour n'est pas au fond chez les comiques qu'une sorte de symptôme sublime, qui cherche l'harmonie avec l'Autre.

    Etre grec par alliance de mon roi, voilà ce qui serait sublime.

    Ser griego por alianza gracias a mi rey, he aqui lo que seria sublime.

    Et au même temps je peux lâcher prise, tout laisser tomber, laisser couler.

    Y al mismo tiempo puedo dar de mano, dejar de lado, dejar fluir.

    Dali tend un pont entre la new age y la psychanalyse. Sensible au moindre détail de la réalité mondiale, il réagissait par un délire qui n'était jamais du lieu commun ou de cliché, contrairement au paranoïaque médiocre qui est dans tout un chacun.

    Dalí tiende un puente entre la new age y el psicoanálisis. Sensible al más mínimo detalle de la realidad mundial, él reaccionaba por un delirio que no era nunca un lugar común o un cliché, contrariamente al paranoico mediocre que reside en cada uno de nosotros.

    Comentado por: Manuel Montero (bilingue) el 21/12/2009 a las 01:09

  • cp significa copia y pega?
    sorry

    Comentado por: estrujenbajeb el 20/12/2009 a las 23:21

  • El Siglo de Tiépolo
    Marc Fumaroli

    La Academia Francesa, más audaz de lo que se piensa, acaba de conceder su Gran Premio Anual de Novela a una breve narración publicada por un editor desconocido para el gran público, Verdier, y cuyo autor, Pierre Michon, sólo es famoso en los círculos literarios más reducidos. En esta narración de un ímpetu admirable, Les Onze [Los Once], Michon hace relatar a un supuesto testigo anónimo la manera en que el «famoso Corentin», un antiguo discípulo, completamente imaginario, del pintor veneciano Giambattista Tiépolo, recibió y ejecutó, en pleno Terror, el encargo de realizar un no menos «famoso» cuadro histórico, Les Onze, que «le dio la fama» y que el Louvre «expone majestuoso al fondo del Pabellón de Flora». La descripción de este retrato de grupo ficticio lo hace no sólo verosímil, sino verdadero, evidente, innegable, ya visto.

    Los modelos de este retrato plural son los miembros del Comité de Salvación Pública al completo, terribles y silenciosos, pintados de noche, unas horas antes de que amanezca el 18 de Brumario [segundo mes del calendario republicano francés] de 1793, que verá la traición de los unos y la caída de los otros, Robespierre y Saint-Just, en la Asamblea Nacional. ¿Por qué se encargó semejante retrato colectivo? Enigma sin resolver para historiadores e historiadores del arte, y con razón: el novelista ha inventado este «cuadro histórico» y a su autor, un Goya francés cuyo arte habría sabido captar el instante en suspenso que precede a la decisión fatal para la República Jacobina.

    El espejo de la bruja. Antes de diseccionar esta intriga político-artística francesa de la que el cuadro de Corentin es el espejo de la bruja, el narrador de Michon evoca a grandes rasgos el antiguo régimen político y artístico del siglo XVIII europeo, reflejado en el sublime y vertiginoso fresco que corona la escalera monumental del palacio del príncipe-obispo de Würzburg, obra maestra del pintor veneciano Giambattista Tiépolo, triunfante en el techo del arquitecto Baltasar Neumann. Todas las bellezas y riquezas naturales y humanas de los cuatro continentes están convocadas aquí como por arte de magia, en principio para rendir un homenaje sinfónico al príncipe bonachón que lo encargó, y en realidad para celebrar el arte de pintar y su mágico poder de hacer feliz la mirada humana. En el límite armónico y superpoblado del fresco de Würzburg «la tradición» supuesta por Michon quiere que el joven Corentin sea representado por su primer maestro, Tiépolo, con los rasgos de un apuesto paje rubio que lleva el almohadón en el que reposa la Corona del Sacro Imperio Romano Germánico.

    Si la fábula de Michon comienza con esta breve evocación del gran arte de las cortes del barroco y del pintor francés formado y retratado en su juventud por Tiépolo, es para oponerlos al despiadado análisis del Príncipe plural y sangriento que gobierna Francia en 1793 y al retrato que de él ha dejado el viejo Corentin, obligado a representarlo en torno a una mesa, en el estilo histórico inventado e impuesto ya por el robespierrista David, renegando del que le había enseñado el italiano Tiépolo.

    Para meternos aún más en la «Italia mitológica» de la Europa del Antiguo Régimen y en la pintura de Tiépolo, una coincidencia editorial ofrece al lector la mejor de las guías: el libro del italiano Roberto Calasso, titulado irónicamente El rosa Tiépolo [edición española en Anagrama]. En este nuevo libro [el autor] abandona la mitología de las tradiciones escritas y se vuelve hacia las artes visuales italianas, vehículos silenciosos en la Europa del Renacimiento y de la Contrarreforma de los mitos del paganismo antiguo. Los atrapa en el momento de su suprema y madura recapitulación, en Tiépolo.

    Artesano superior. Este artista veneciano del siglo XVIII es conocido sobre todo por sus prodigiosas decoraciones, denominadas «barrocas», de los palacios de príncipes y reyes. En Italia su reputación sufre al haber sido desdeñado por el papa de la Historia del arte peninsular, Roberto Longhi, cuyo dios era Caravaggio. En Francia hace sombra a los maestros académicos de la pintura llamada «rococó», de François Lemoyne a Carlos van Loo, cuyo virtuosismo caprichoso sienta mal al público de la época. Además, Tiépolo nunca trabajó en Francia, aunque fue célebre durante su vida en toda la Europa católica, y pintó abundantemente, además de en Venecia y el Véneto, en Franconia y en Madrid, donde pintó durante mucho tiempo antes de su muerte. Calasso disfruta derribando los obstáculos que hasta entonces habían logrado arrinconar a este pintor en el grupo de los virtuosos de la decoración mural, sobre lo que no había nada que decir, puesto que su mano de artesano superior estaba desconectada de todo pensamiento. Su biografía se identifica con el éxito constante de su taller y sus trabajos. No ha dejado ninguna frase famosa ni ningún escrito sobre su arte. Su obra habla por él.

    Calasso encuentra en este artista, activo en pleno Siglo de las Luces y de la crítica histórica, un equivalente de Homero o de los autores anónimos del Ramayana. Lo que él nos revela en la obra amplia y variada de Tiépolo es exactamente lo que Pierre Michon da a entender en su asombrosa evocación del techo cósmico de Würzburg: la magia de un arte de pintar capaz, por última vez, como el arte sonoro de Mozart y Haydn, como el arte de los antiguos poetas épicos, de transfigurar en mitos inteligibles y con sentido la experiencia dislocada que el hombre tiene de su propia Historia.

    La fuerte afición de Tiépolo por los triunfos, los banquetes, las apoteosis, ¿hace de él, como se ha sostenido a menudo, un simple eco del teatro y de la ópera italianos de su tiempo? Calasso rechaza esta idea preconcebida, que sugiere la presencia en este pintor-poeta de unas percepciones oscuramente religiosas, cuya teatralidad, lejos de ser el reportaje de la escena contemporánea, es una metáfora de su arte de pintor épico, que sabe mitificar, y por lo tanto divinizar y justificar, en un eterno presente, un mundo que no se limita a representar.

    Viejos en albornoz. Calasso destaca también la presencia insinuante y constante, aunque pasiva, en techos y retablos, de todo un inexplicable gremio de viejos orientales en albornoz, testigos severos, y tácitamente irónicos, de las pompas y las obras del teatro del mundo. Él incorpora a estos intrusos del arte rupestre del pintor a su obra poco conocida de grabador, sus Scherzi di fantasia, en los que esos viejos pasan al rango de protagonistas junto a efebos tan hermosos como ángeles de perdición, entregándose a extrañas iniciaciones paganas o ritos mágicos. Aparece de forma obsesiva la misma serpiente de Hermes, de Esculapio, de Isis, y de Moisés curando a los judíos en el desierto. Estas planchas que se remontan a las teúrgias antiguas, tienen ancestros en el Renacimiento, sobre el pavimento de mármol de la Catedral de Siena, o en el misterioso cuadro de Giorgione Los tres filósofos. En los bastidores del espectáculo, permiten penetrar en el antro del mago que sabe transformar el plomo en oro, lo discontinuo de la experiencia en sintaxis mítica, e incluso el horror en deleitosa belleza.

    Esta aprehensión inédita de un «paganismo eterno» en el fondo de la obra de Tiépolo no impide a su exégeta reconocer en ella el sentimiento muy vivo de lo que Sainte-Beuve llamaba «elegía cristiana», otro repertorio mítico reinventado por la Italia de San Francisco, de Petrarca y del pintor veneciano Giovanni Bellini.

    Ternura, pudor, dulzura. ¿Está el católico Tiépolo ausente de su propia obra? Calasso llama la atención sobre los pequeños cuadros que pintó para sí mismo en Madrid, cuando se acercaba a la muerte. Unos hacen dialogar a la Belleza con el deseo del viejo Tiempo, otro representa la aparición de tres ángeles a Moisés, prefiguración de la Trinidad en la tipología cristiana; la mayoría rememora los acontecimientos de la vida de Cristo, con una ternura, un pudor y una dulzura tan elevados que Calasso no duda en compararlos con los de Bellini.

    Implícitamente, Calasso alcanza a Michon. El siglo XVIIII europeo no es un «todo» que prepara a coro el «desencanto del mundo» y la Revolución política jacobina. El «siglo de Tiépolo» no es ni el de la crítica filosófica de Voltaire, ni el de la regeneración de la humanidad por la política de Rousseau, ni el de la pintura histórica de David.

    Si un Saint-Just pudo describir todo el terror jacobino como el prefacio francés a una «nueva idea de Europa: la felicidad», el ex jacobino Stendhal pudo escribir, en sentido completamente opuesto, que la Italia del Antiguo Régimen, cuerno de la abundancia de músicos, pintores, comediantes y anticuarios que Europa adoraba, había tenido la sensatez de conformarse y compartir generosamente la única promesa de felicidad que no decepciona nunca: la belleza.

    Comentado por: cp el 20/12/2009 a las 21:22

  • ¡CUÁNTA PAJA MENTAL!
    cuántas palabras desperdiciadas
    desde la muerte

    Comentado por: TU el 20/12/2009 a las 20:31

  • Cadáveres al poder:
    Hem perdut el cinema i la iniciativa artística, hem perdut la indústria audiovisual, la cultural, la discogràfica... Enaquest sentit, la Barcelona actual és cadavèrica.


    Van EssA

    Comentado por: iiBAN (vAN eSSA) el 20/12/2009 a las 20:21

  • Nema problema.

    “Ja no puc aprendre més sobre les regles de joc de la vida”

    L.D. ¿Creu, doncs, que la Barcelona actual també és una Barcelona ‘morta’, com la dels primers anys 60 que descriu al seu llibre? ("Momentos decisivos")
    F.A. Barcelona és una ciutat que estava dissenyada per ser una capital cultural i internacional d’Europa. Però des d’aquestes dues perspectives, ara és una ciutat d’una mediocritat infinita. Hem perdut el cinema i la iniciativa artística, hem perdut la indústria audiovisual, la cultural, la discogràfica... Enaquest sentit, la Barcelona actual és cadavèrica.
    L.D. Però el que diu no es correspon amb les xifres oficials.
    F.A. Perquè les dades oficials estan absolutament maquillades: sempre parlen d’augment de producció en comparació amb Madrid. Però és inútil. A qui volen enganyar? Tots sabem on hem d’anar si volem veure exposicions interessants. On van els actors catalans a fer cinema? On es graven els discos? Si els polítics no posen remei a aquest cofoisme del discurs amb fets, Barcelona es convertirà en una segona Montecarlo: un lloc per als turistes, avorridíssim si no és per visitar-lo, prende copes i anar de festa.
    L.D. Com és que escriu a mà?
    F.A. La redacció la faig a mà i la correcció a l’ordinador. I no podria fer-ho d’una altra manera: l’escriptura ha de ser a mà i amb ploma estilogràfica, perquè és una eina d’escriptura que té molta vida. L’estilogràfica la sento respirar quan escric, és orgànica. Si estic enrabiat, em surten uns traços molt gruixuts, quasi forado el paper... En canvi, el boli és molt més neutre.
    L.D. Per què dedica el llibre a l’escriptor Eduardo Mendoza?
    F.A. Primer, perquè som molt amics. Ens veiem pràcticament cada setmana. Segon, perquè com dic a la dedicatòria, és un cavaller. Ell i tres o quatre mestres més com Juan Benet, Sánchez Ferlosio i el mateix Gabriel Ferrater, són gent que tenen una posició moral envers la literatura, que no la veuen només com una professió. No escriuen per ambició de glòries ni medalles, ni participen activament en la societat literària. Tampoc no es maten per sortir a la televisió. Simplement escriuen perquè no tenen més remei, perquè per a ells és una necessitat. Jo també em prenc l’escriptura d’aquesta manera, com una mena de vocació religiosa o militar.
    L.D. Militar?
    F.A. Sí, a través de la literatura es lliuren les últimes guerres que es poden fer.
    L.D. ¿S’autodefineix, doncs, com un escriptor compromès?
    F.A. Jo no podria escriure una novel.la que no tingués un rerefons moral. La línia literària que m’interessa és la de Cervantes, Kafka, Proust, Balzac, Beckett, Faulkner... Una narrativa absolutament moral, si la comparem amb la d’altres escriptors purament narratius com els escriptors de novel.la policíaca, de misteri, psicològica, d’aventures i costumista.
    L.D. ¿S’ha plantejat en algun moment escriure en català?
    F.A. M’encantaria, però ho faria tan malament! A més, seria com haver de pagar un peatge per demostrar la meva catalanitat. Ningú no m’ho ha demanat, però seria com cedir a un xantatge i no vull fer-ho.
    L.D. Per què ha firmat alguns dels documents del Foro de Babel?
    F.A. Perquè crec que la judicialització de l’ús lingüístic porta sempre problemes. Estic absolutament d’acord amb la normalització i amb els ajuts al català, però al meu entendre la darrera llei lingüística implicava més problemes que solucions. La llengua no ha de ser un problema; de fet, al carrer no ho és, però els polítics sembla que vulguin convertir- la en motiu de conflicte.
    L.D. ¿És tant antinacionalista català com antinacionalista espanyol, doncs?
    F.A. No ser nacionalista català no té per què ser sinònim de ser nacionalista espanyol. No crec que estigui obligat a tenir un sentiment per la meva nació, ni la catalana ni l’espanyola. Per mi, com menys nacions existissin millor.
    L.D. L’última: quin ha estat el ‘moment decissiu’ de la seva vida?
    F.A. Quan vaig marxar de casa. Tenia disset anys i vaig marxar molt emprenyat. Vaig ha ver de començar a guanyar-me la vida i vaig passar moments difícils, però és una experiència enriquidora que recomano a tots els joves d’avui. Si s’estan a casa dels pares fins als trenta anys llargs, mai hauran après a ser autònoms."

    Entrevista a Félix de Azúa publicada al diaria “Avui” el 1/06/00, per Lourdes Domínguez

    Comentado por: knudsen el 20/12/2009 a las 20:03

  • Félix Azúa tiene un problema con los vascos, y con los alemanes, y con los talibanes...
    Tiene un problema o dos o tres.
    No sabemos si quiere jugar al intelectual comprometido o es que, simplemente, descarga su bilis cuando habla de estos temas; pensamos que más bien lo segundo.
    Odia (¿¿¿¿odia??) a los terroristas, pero él ejerce su terrorismo particular cuando habla por hablar, cuando descarga por descargar.

    Comentado por: Van Essa el 20/12/2009 a las 17:11

  • 1945 (I): Not Boden but growth makes you rich, powerful and respected

    En palabras del sociólogo e historiador Ernest Gellner, lo que tiene lugar en 1945 es el descalabro del intento más importante de reorganizar la humanidad industrial en base a valores propios de la sociedad agraria tradicional (agresividad, jerarquía, autoridad, territorialidad)[1]. Intento que, a su vez, habría que interpretar como una curiosa secuela de la Ilustración. Una secuela en la que se habrían invertido los valores pero perpetuando lo que constituía su premisa principal: la reincorporación del hombre a la naturaleza. Mientras entre los Ilustrados la unidad de la naturaleza, superadora del dualismo religioso, no dejaba de basarse en una ética humanitaria, la nueva derecha romántica afirmaría una ética de base naturalística: Sangre y Tierra. Con la derrota en 1945 del nacionalsocialismo, la cultura política de la Alemania renacida en ocupación y en democracia, y por extensión la de la nueva Europa, asumiría el principio de que la actividad industrial-comercial era un camino más rápido que lleva a la riqueza y al poder:

    Not Boden but growth makes you rich, powerful and respected. The Bundesbank may conquer where the Bundeswehr would fail. The lesson has since been widely assimilated.[2]

    El ocaso de la rapiña del suelo como principio de expansión dará paso a la centralidad territorializada (simbólica pero no menos efectiva) de los mecanismos de toma de decisiones económicas.

    [1] E. GELLNER en “Knowledge of Nature and of Society”, en Mikulás TEICH, Roy PORTER and Bo GUSTAFSSON (eds.), Nature and Society in Historical Context, Cambridge Univ. Press, 1997, pp. 9-17.
    [2] E. GELLNER, “Knowledge of Nature”, p. 13.

    1945 (II)

    La Europa de 1945 es, ante todo, un espacio de escombros. Así queda plasmado en la obra de los creadores literarios del momento, desde de Heinrich Böll a Primo Levi, pasando por Hans Werner Richter o Louis-Ferdinand Céline. En general, estos trabajos, así como las aproximaciones de los documentalistas y de los directores de cine neorrealistas, las de los reporteros gráficos o las de los cronistas periodísticos del tramo final de la contienda y primeros tiempos de la posguerra, aunque partiendo de un enfoque moral diverso, comparten unas pocas características singulares (incluso las comparten aquellos otros relatos de los corresponsales estadounidenses y canadienses, algo menos embotados que sus colegas europeos por el impacto del desastre y por experiencias tan trágicas como el haber perdido los hogares o el haber pasado por los campos de concentración).

    En primer lugar, son de una modernidad incuestionable y recuerdan sobremanera a las informaciones procedentes de los escenarios caóticos de nuestros días. En ambos casos se alude de forma insistente a la incapacidad por separar las ruinas en el plano físico de las del político y moral. La voluntad de destrucción, tanto la que sería inherente al fascismo como la que se había puesto al servicio de la victoria por parte de los aliados, en la medida que había asolado el paisaje de los vencidos, no dejaba a los vencedores la posibilidad del botín.

    La humanidad había sido hollada, en los campos de batalla y, como gran novedad, en los campos de exterminio. Para los más optimistas, tan solo quedaba la responsabilidad de reconstruir. El mundo, para unos, y Europa o la civilización occidental, para otros.

    Un segundo rasgo, sólo aparentemente contradictorio con lo dicho anteriormente, es el clasicismo conceptual de la mayor parte de las miradas. Los materiales que reflexionan sobre la devastación de Europa parecen responder a los cánones establecidos a raíz de la invención del paisaje occidental. Propenden a la elaboración de la ‘vista’, o la ‘veduta’ entendida, en palabras de Renzo Dubbini, "como spazio interno al quadro ma che lo apre sull’esterno: è la scoperta di una adeguata tecnica di incorniciamento e di definizione della profondità a segnare l’invenzione del pasaggio come spazio culturale, visibile in tutti i suoi aspetti”.[1]
    De hecho buena parte de las imágenes estandarizadas forman parte del universo cultural europeo. La iglesia bombardeada de la que surgen los sones de un órgano capaz de detener momentáneamente al joven protagonista de Germania anno zero que se encamina al suicido, es similar a tantas otras imágenes de la Europa de posguerra en la que las altas torres de los campanarios sobreviven, gravemente heridas, es cierto, pero también alzándose en el horizonte como hitos que señalan el camino y permiten orientar al ciudadano en un paisaje plano, desnudo de otras referencias.[2]

    Se trata, no hay duda, de perspectivas que no son inocentes y que en ciertos casos abogan, de manera muy explícita, como por ejemplo en el filme de Roberto Rossellini, por la necesidad de restablecer los valores morales cristianos, en un sentido amplio, como principio rector de la reconstrucción. En otros ejemplos, acaso se trate, sencillamente de recurrir a un lenguaje que forma parte del bagaje secular de imágenes que la cultura europea ha ido construyendo. Véanse, si no se quiere ir más atrás en el tiempo, lienzos como el que el veneciano Bernardo Bellotto pintó para mostrar los restos de la Kreuzkirche de Dresde tras el bombardeo de la ciudad en 1760 (3)
    [1] Renzo DUBBINI, Geografie dello sguardo. Visione e paesaggio in età moderna, Torino, Giulio Einaudi editore, 1994, p. XVII. Gina CRANDELL, Nature Pictorialized. “The View” in Landscape History, Baltimore and London, The Johns Hopkins University Press, 1993.
    [2] Véase, por ejemplo, la fotografía de Robert Capa ‘Berlín, 1945′ que ilustra la carta que George Kennan dirigió a Gordon Craig debatiendo las estrategias occidentales en la Alemania de posguerra; G. KENNAN, “A Letter on Germany”, The New York Review of Books, 3.XII. 1998, pp. 19-21.
    [3] Reproducido en R. DUBBINI, Geografie dello sguardo, ilustraciones 25 y 26.

    Comentado por: http://eltingladodesantaeufemia.com/ el 19/12/2009 a las 18:09

  • Apéndice,

    (...) '¡la piedad persuade a los hombres de la nada! Naturalmente no se dice nada, sino el más allá o Dios o 'vida verdadera' o Virvana, salvación, bendición...'
    Nietzsche, El Anticristo

    Comentado por: LCE el 19/12/2009 a las 13:48

  • Vic,

    El concepto liberal/socialdemócrata de crueldad vendría a ser: todo daño evitable, innecesario. Seríamos crueles al causar un dolor que podría ser evitado (lo encontrará teorizado en Rorty).
    La pendiente nihilista de ese pensamiento le lleva, al final, a no poder justificar apenas ningún daño ni dolor, que llegan a ser motivo para, por ejemplo, justificar, vía la idea de 'dolor insoportable', la eutanasia.
    También es útil leer 'Sobre el dolor' de Jünger, o cómo la ténica se convierte en un escudo contra el dolor y el concepto de 'vida' que subyace en ello.
    Dice Jünger: 'el mundo de la sentimentaliadad (...) lo que importa es, como hemos visto, expulsar el dolor y excluirlo de la vida (...) de lo que se trata en el mundo heroico y en el cultual es de incluirlo en la vida y disponer ésta de tal manera para que en todo tiempo se halle perterechada para el recuerdo con el dolor'.
    Y es que vivimos, Azúa lo dice a menudo, tiempos sentimentales.

    Comentado por: LCE el 19/12/2009 a las 13:37

  • Pero, entonces, ¿qué es la crueldad?. Séneca en su libro 'De Clementia', dirigido a Nerón, dice que: 'La crueldad no es otra cosa que, atrocidad del ánimo en la pena exigida'. Y llama crueles a los que 'teniendo causa que castigar, no tienen modo'. Esto es, que lo hacen inmoderadamente desde una posición de poder que se acepta.
    Y Sto. Tomás dice que la crueldad :'es un vicio, en el que se excede en el modo de castigar las culpas'.
    Esto da a entender que al menos, los antiguos, no pensaban que hubiera crueldad para con los animales pues, los animales no eran susceptibles de penas...generalmente -aunque sí destinados a malos tratos.
    Por ello, no está bien, no es correcto -estrictamente desde este punto de vista- hablar, de castigo al toro, pues no se le castiga, pues no es culpable de nada. Entonces, se dirá, que si no es culpable de nada, cualquier daño es gratuito. Si entendemos por gratuito, arbitrario, no. Si entendemos, sin motivo aceptable, tampoco. Si entendemos que el sentido de la crueldad, no está 'atado' al concepto de pena, me atrevo a decir que tampoco, pues, si lo 'desatamos', la crueldad sigue siendo, un modo de castigar, sin que haya pena (como motivo estricto) de por medio, esto es, un modo de causar dolor, pero un modo desproporcionado y sin motivo aceptable y desde una posición de poder. Por ello continúa Séneca: ' Aquello que, sobre todo, hace execrable la crueldad, es que traspasa los límites ordinarios, y después los humanos. Busca nuevos tormentos, usa de la imaginación, inventa instrumentos para variar y aumentar el dolor, y se deleita en los sufrimientos de los hombres. Esta horrenda enfermedad del alma, llega al colmo de la locura, cuando la crueldad se convierte en voluptuosidad, y es placer de matar un hombre'. También dice: 'La crueldad y la misericordia están muy cercanas, una de la severidad, otra de la clemencia: debemos, entonces, evitarlas por temor de que, bajo apariencia de severidad, seamos crueles, y bajo apariencia de clemencia, misericordes'. Y algo antes: 'Esta es la crueldad; pero, como no es consecuencia de venganza -pues no ha habido ofensa-, como no se ejerce sobre culpables -porque no le ha precedido ningún crimen-, se encuentra fuera de nuestra definición, que solamente comprende el rigor excesivo en la aplicación de castigos. No es crueldad, sino ferocidad, buscar goces en los tormentos ajenos; y que es locura, porque existen diferentes especies de locura, y ninguna es tan manifiesta como la que llega hasta la muerte y los tormentos'
    La cuestión de la desproporción, al ser un modo, lo que considera es que, lo que sí que existe, es una causa (aunque sea el goce). La cuestión es que, hoy, se habla de crueldad considerándola, no un modo, sino un simple producir dolor. Pero esto se topa con que existen otros dolores que son beneficiosos para el animal, por tanto distinguimos dolores. Y la crueldad sería un dolor que no es beneficioso. Ahora bien, desde esta perspectiva, no se podría ser 'más cruel' o 'menos cruel', pues ello supondría que hay un dolor que es menos beneficioso que otro, luego ese provocar dolor, se hace de una manera, o 'modo', que resulta, más o menos beneficioso. Cosa que es absurda, pues un dolor que no es beneficioso, no puede ser más o menos. Pues entonces se argumentaría que el daño A=cortar una pata, no es beneficioso, porque su fin no beneficia, pero es más beneficioso que el daño B=cortar dos patas. Luego entonces, lo que se podría decir es que es menos perjudicial. ¿Se podrá cambiar la definición de crueldad, y decir que la crueldad es un dolor que es perjudicial para el animal?. Pero entonces un dolor que provoque la muerte, y no simplemente heridas, sería igual de cruel. Si prescindimos de la connotación de modo -que dijimos tiene el concepto de crueldad-, hemos de admitir, que matar con pistola, o con estoque, es igual de cruel. A lo que no se podrá, sin embargo, objetar que es más cruel con estoque pues, si un dolor que produce la muerte es cruel, porque es perjudicial -para el caso de la crueldad- , producir un dolor que desemboca en la muerte, y hacerlo con pistola, aunque conlleve menos sufrimiento que con el estoque, será igual de cruel, porque sino, si se admitiría como 'más' o 'menos cruel' algo, porque perjudica más o menos, se sufre más o menos, con lo cual, de nuevo se llega, a que la crueldad es un modo. Pero se había dicho que se consideraba, hoy, que la crueldad era, simplemente, un producir dolor de un tipo.
    Escapar de la consideración de modo, supone que la crueldad no es relativa, sino absoluta, i.e., o se es cruel o no se es. Pero ello supone tratar por igual, como crueles, actos que son evidentemente distintos. Como cortar una pata o cortar dos patas. Pues, el uno, es distinto del dos.
    Pero considerar el modo, supone que hay una causa, claro, una causa por la que se produce dolor. Es por ella, por la que advertimos, que la crueldad es un concepto relativo, y es por tanto, por lo que se puede decir que la lidia no trata de actos crueles. Pues que habiendo un motivo aceptable, el torear, no hay desproporción.
    Llegamos de nuevo, con esta cuestión de los motivos, a lo anterior, i.e., si se consideran aceptables o no, pero esto, ya lo dije. Habrá quien no los considere, porque lo que quiera sea prohibir, ya no porque sea cruel el trato al toro, -ya que habíamos quedado, por lo de antes, en que no es absoluto el concepto, y dijimos que cruel es el modo desproporcionado etcétera-, sino, porque considere que no le gusta a él (en fin, ¡cuestión de gustos!, y sobre gustos...ya se sabe) lo que ve.
    No podrá escudarse en que se debe prohibir porque es cruel el trato, ya que ello supone que hay desproporción, pero al torear se observa que no hay tal desproporción, porque el torear es una actividad muy particular y reglada.
    Se podrá argüir, que también se pueden reglar actividades que sean crueles. En este caso, si es que se pueden, de lo que se parte es de la desproporción misma, esto es, de que ya clasificamos esas actividades como crueles, es decir, que lo que se pretende es que se sucedan crueldades, con el único objetivo de hacer algo inmoderadamente, luego donde el motivo no se tendría en cuenta, y donde el fin será el mero hacer sufrir, cosa que tampoco ocurre en el toreo.
    Pero además, si se dice que las actividades regladas que conforman la lidia son crueles, ¿quizá se podría pensar en que pudieran ser más crueles, admitiendo que pueden existir actividades regladas que sean crueles?. Evidentemente. Y a éstas, las llamaríamos 'más crueles'. Por tanto existiría una gradación en la crueldad. Pero, ¿qué sería un actividad 'menos cruel', o, 'mucho menos cruel'?. Se podría dar en principio, puesto que se puede pensar en una que es 'más cruel'. Por este camino llegaríamos a que, como al principio, las actividades que no serían crueles, serían las que no permitieran lidiar el toro. Luego, desembocaríamos, de nuevo, en que el toreo es cruel, como antes dijimos.
    Pero si se para uno en los fines, se dirá, a lo mejor, que hay fines, que se pueden considerar aceptables, que van precedidos por actividades crueles, e.g., lo que antes se notó, de castigar las penas; o los sacrificios humanos en la antigüedad, que se hacían para alabar, o pedir algo a los dioses, y que, en su contexto, eran fines aceptables.
    Bien, lo primero tiene que ver con la inmoderación, pues si bien es aceptable que se castiguen las penas, no lo es hacerlo cruelmente; esto supone, que existe una consideración de lo que es hombre y del delito - [En Arabia Saudí se puede cortar las manos al ladrón, pero en España esto será considerado algo cruel, desproporcionado, en fin, esto es algo que tiene que ver con una consideración general, y con un punto de vista moral en el que poner al hombre]-, así como unas normas que reglan los castigos, y cómo se establece la, digamos, 'condición de poder', entre el que castiga y el castigado, ya que la crueldad, es, como pusimos, inmoderación, desproporción, pero asumiendo, que la condición del castigador es de una posición de privilegio, es decir, que la voluntad del castigador, se parte de que se cumplirá siempre, sin peligro de que esta voluntad no se lleve a efecto a causa del castigado.
    En cuanto a los sacrificios a los dioses en la antigüedad, en los que se sacrificaban vidas humanas, hay que decir que, en principio, tenía esto que ver con una visión de lo que el hombre era (o mejor, del 'tipo' de hombre que se era), pero en estos casos, lo que se puede decir es que, aunque estuviese reglada la práctica del sacrificio ritual, lo que sucedía es que la víctima no tenía posibilidad de acción, como más arriba se ha dicho, a propósito de los castigos.
    Pero esto tampoco ocurre en la lidia, pues el toro tiene defensas, que el torero tiene que sortear, ¡qué se lo digan a los banderilleros cuando corren despavoridos a protegerse!, porque éstos observan, su condición de inferioridad ante el toro con una voluntad clara de defenderse (y aunque no clavaran ni una sola de las banderillas). ¿Desde cuándo un ejecutor cruel, se pone en la situación de que su vida pueda correr peligro?.
    Y si, a pesar de todo, se insiste en que es cruel el trato, porque el torear es cruel, le vuelvo a decir, que diga lo que es la crueldad, pero, insisto en que no podrá definirla como un modo, una forma particular de causar dolor, por lo de más arriba, ni como algo equivalente a producir dolor. Porque entonces, una inyección puesta, por ejemplo, sería crueldad, y, ¿por qué no prohibir las clínicaas veterinarias?....

    saludos

    Comentado por: vic el 19/12/2009 a las 12:48

  • LLUVIA DE ALBÓNDIGAS EN CORNELLÁ

    José García Domínguez

    No saciados con la inminente prohibición de los toros, los pequeños polpotianos del tripartito se han propuesto acabar cuanto antes con el cine; un objetivo estratégico que pretenden coronar por medio de la norma pedánea que obligará a proyectar la mitad de las películas en la lengua propia de José Montilla. En fin, que la idea no es mala lo demuestran los primeros resultados empíricos del asunto.

    Así, en la cuna del catalanismo más combativo, esto es, en el municipio de Cornellá del Llobregat, cero parroquianos acudieron a contemplar la versión vernácula de Lluvia de albóndigas. O, mejor dicho, Pluja de mandonguilles, no exactamente un remake de El séptimo sello, por cierto. Ni un alma. Nadie. Un hito más memorable aún si se tiene en cuenta que la entrada resultaba gratis total. Pero ni con ésas accedió el personal a tragarse las pelotitas normalizadas.

    Aunque siempre podría aducirse que en Cornellá, como apenas llevan un cuarto de siglo sometidos a la inmersión, quizá no pillen el idioma. Sin embargo, en eso que TV3 llama "la Cataluña catalana" las cifras no resultaron menos esperanzadoras: sólo un nueve por ciento de los espectadores eligió las sesiones en catalán. Deserción popular ante la que el consejero de Cultura ha puesto el dedo en la llaga, señalando al único responsable del fiasco: el general Franco. Pues, como es fama, fue el Caudillo quien prohibió a Hollywood traducir todas sus producciones a los doscientos idiomas y cerca de dos mil dialectos que se hablan en Europa.

    Un "déficit democrático" inadmisible que las autoridades locales se aprestan a corregir ahora por medio del preceptivo bálsamo libertario de siempre: amenazas, inspecciones, expedientes administrativos y multas. Al tiempo, y con tal de sosegar a los exhibidores llamados a la quiebra, el consejero les ha explicado un cuento chino que los malos economistas llaman "Ley de Say", la superstición de que toda oferta crea su propia demanda. Una ingeniosa fantasía según la cual hasta sería factible ganarse la vida vendiendo el diario Avui en los quioscos. "¡Que la gente pueda elegir!", ha apostillado Tresserras, que por tal responde el susodicho. Con dos mandonguilles, sí señor. Aunque, ya puestos, sólo le ha faltado recitar su sarcasmo ante la puerta de un colegio.

    Comentado por: verás que todo es mentira,... el 19/12/2009 a las 11:37

  • No te espantes, Felix. Muchos que te contestan han bebido del victimismo para justificar su paranoia.

    No se maltratan caballos, obejas... pero sí mujeres y niños. Lo de knudsen es, por ejemplo, patético. Herbert R. Southworth está tambihóen suibvencionado por la Generalitat? No sé yo dónde hubo antigalleguismo, antivasquismo o anticatalanismo, si por lo uno ha de entenderse el radicalismo que en mi Santiago de Compostela natal nunca hubo, la xenofobia de Sabino Arana, o el radicalismo de la política nacionalista catalana. No se puede estar provocando y luego quejándose de que te devuelvan la bofetada. Manuel Azaña no tenía ni p. idea de quién era Felipe V, ni de lo que hicieron en el Condado de Barcelona contra él. Y por último, el Dr. Franz-Berndt Speicher, por muy catedrático que sea, confunde a los judíos catalanes con los catalanes de pura cepa. Y de otras minorías regionales". La cita de “Mein Kampf”, Adolf Hitler, dictador terrorista, 1889-1945 es una perfecta definición del nacionalismo catalán. Muchas gracias. En España tal es la pluralidad que aquí gobiernan socialistas, comunistas, nacionalistas y casi terroristas. Otras minorías? Cuáles? En fin... como de costumbre, a estos catalanistas se les pilla su tendenciosidad al victimismo desde lejos. Son más predecibles que "Un lunes al sol". Ferràn Sáez Mateu (a saber cuánto dinero recibe la URL de la Generalitat) no sabe todavía que l'Estatut lo quería el 0,5% de la ciudadanía catalana, y que su elaboración es una chapuza conceptual que atenta contra los derechos de los individuos y contra la Constitución Española, lo que demuestra que la política catalana no existe, porque no está preparada para vivir en democracia, y utiliza a la gente para los propios fines de la Burguesía, verbigracia, es fascismo puro y duro.

    Tal cual lo relata Adolf Hitler.

    Comentado por: PepeMix el 19/12/2009 a las 03:44

  • Lo que me interesa del debate taurino no es la posibilidad del triunfo o del fracaso de una u otra postura, pues, realmente, no sufriré por uno u otro, si bien es cierto que se trata de una fiesta incomprensible para mí. Lo que me llama la atención son las llamadas a la estigmatización de la prohibición en sí, del hecho de prohibir. Vemos a muchos, en la izquierda y en la derecha, defender, en nombre de la libertad de las minorías, la conveniencia de no prohibir la fiesta con el argumento de que a ellos no les gusta prohibir nada. La vicepresidenta lo ha dicho: los socialistas no somos partidarios de prohibir nada. Bueno, esta afirmación es retórica, desde luego, algunas prohibiciones están impulsando. En cuanto a la derecha, tienen una larga tradición de prohibiciones en su haber, es parte de su idiosincrasia.

    Pero es que las prohibiciones son uno de los elementos más importantes en la formación del grupo humano. Un pueblo se distingue de otro no solo por lo que debe necesariamente hacer, sino, sobre todo, por lo que tiene prohibido. El maestro Lévi-Strauss lo ha estudiado profusamente, llegando a la conclusión de que la prohibición, en sí misma, es no solo diferenciadora, sino elemento constitutivo del grupo y, por tanto, necesaria. A veces, las prohibiciones tienen un sentido práctico, o moral, pero en muchas otras ocasiones son simples señas de identidad. El que un pueblo tenga prohibido utilizar un pigmento concreto, o una figura geométrica concreta, en su maquillaje, solo tiene un sentido grupal. El que judíos y musulmanes tengan prohibido el cerdo en su dieta pudiera tener algún origen de tipo sanitario o económico, pero ahora es solamente un elemento más de afirmación grupal. El hecho de que los suizos prohíban la construcción de minaretes es, además de la expresión de un soterrado racismo, una afirmación de identidad. Cuando la ministra Murano aconseja a los jóvenes magrebíes que no hablen en 'verlan' y no se pongan la gorra al revés, está defendiendo su identidad grupal frente a otras identidades percibidas como enemigas; y no falta mucho para que se prohíban niqabs y burqas por atentatorias contra la dignidad de la mujer pero, en realidad, por constituir signos identitarios 'enemigos'. De modo que la prohibición es un elemento autoafirmativo necesario para marcar límites frente al otro. Y no es tan importante lo que se prohíbe, que puede ser algo incluso poco razonable, como el hecho en sí de la prohibición. Diría más: la cohesión interna de una sociedad depende en buena medida de que haya prohibiciones asumidas por todos. Y las sociedades con menos prohibiciones son las más desestructuradas.

    Los catalanes están en un proceso, que se prevé largo, de construcción nacional. Tienen que encontrar sus señas de identidad, y, por tanto, establecer lo que está bien y lo que no para la catalanidad. Por tanto, tienen que buscar las prohibiciones adecuadas que den cohesión al grupo frente a los enemigos. Así que no se trata aquí de problemas morales o estéticos: la apuesta es otra.

    Comentado por: ossa el 18/12/2009 a las 21:19

  • Com tots els pobles de passadís els catalans som propensos a les negatives intransigents i a les claudicacions afectives, als odis primaris i a les abraçades cordials. L’anar i tornar de gent estranya en el nostre territori ens ha tornat a vegades incongruents i paradoxals [...]. L’hibridisme sol donar un orgull a vegades insuportable i una vanitat pueril.

    Vicens Vives, Notícia de Catalunya

    Comentado por: cp el 18/12/2009 a las 20:02

  • RP, qué dice, que en Cataluña se dan los premios a los que agachan la cabeza y responden ‘si señor’?
    No lo dudaba.

    Comentado por: me el 18/12/2009 a las 19:40

  • Por l'amor de Dios, rp; tanta inteligencia confunde, tanto ardor hace doler el estómago. Calme su mala sombra con un cavita o algo, buen hombre.

    Comentado por: LaVingen el 18/12/2009 a las 19:28

  • ¡Genial!
    ¡Berlusconi es el nuevo jefe de los de Cuatro!
    Y es que la vida, si no fuera por estos momentos,...

    Comentado por: troppo bello per essere vero el 18/12/2009 a las 19:27

  • A mi como independentista Azúa me llama de nazi para arriba cada dos por tres, cuando aquí si hay nazis son él y los que piensan como él. A pesar de lo cual le leo y aprecio (si no no frecuentaría este blog). Azúa me ha demostrado que su tierra no es Cataluña si no Castilla (sus muestras de odio a Cataluña y de amor a la España castellana son constantes), lo cual me parece muy bien, pero no esperes que los catalanes le demos premios. Creo que él tampoco los espera.

    Comentado por: rp el 18/12/2009 a las 18:52

  • A Félix de Azúa se le admira,respeta y critica.

    Algún devoto habrá, pero los menos.

    salut.

    Comentado por: marc el 18/12/2009 a las 15:25

  • Aunque también comparto su opinión acerca del ridículo ancestral...

    Comentado por: Romeo Romo Rema el 18/12/2009 a las 14:58

  • No, si a pesar de lo dicho, a mí también me parece una salvajada vestida de seda.

    Comentado por: Romeo Romo Rema el 18/12/2009 a las 14:54

  • Romeo Romo Rema, da usted en el clavo y suscribo cada una de sus palabras.


    A mí me lo que sí me parece muy CRUEL es que a Félix de Azúa le traten fatal en su tierra y le acusen de no ser un buen ciudadano, cuando en cualquier otro sitio le habrían concedido todos los honores civiles y académicos posibles.


    En cuanto a lo "estéticamente ridículo" de las corridas de toros, mejor dejarlo estar o, por lo menos, aceptar que todo el mundo tiene su propia idea de lo elegante; ¿cómo creen que vemos los demás a los uniformados con chistera y alpargatas, los bailes circulares que tienen menos gracia y ritmo que una patinadora alemana con pocas horas de sueño, o a los danzarines vestidos de blanco (y alpargatas) que, después de contorsionarse a la manera de los gogós de Chueca, le lanzan al invitado una boina roja a la cara? Mejor dejarlo estar y que cada cual celebre y se vista a su manera.

    Comentado por: knudsen el 18/12/2009 a las 14:51

  • Bueno, si se habla de crueldad recordaré que no sólo el trámite de transportar el cerdo al matadero es cruel. El credo, digo cerdo medio de consumo vive aproximadamente unos seis meses, las terneras por un estilo, poco más, los pollos 45 días. Salvo excepciones pagadas por bolsillos pudientes, todos esos seres viven la corta experiencia encajonados o enjaulados en recintos no ya inhumanos sino inanimales; si se permite el palabroto. Pero la población humana no sólo debe subsistir sino comer pollo a diario si le apetece. Otra cosa es que se promueva una cultura nutricional diferente, que apueste por menos proteína y de mejor calidad (los animales encajonados reciben una cantidad brutal de antibióticos que acaban asimilados por los humanos) y que de rebote, o directamente, afecte el triste destino de nacer pollo, vaca o cerdo.
    A todo esto, y como alguien dijo aquí hace un tiempo, el toro de lidia vive cinco años a sus anchas, campando por los prados y preñando vacas. Es el único animal ganadero al que se le permite una vida sexual no estrictamente dirigida y cuando le llega la hora tiene el privilegio excepcional de ajusticiar a su matarife... A mi no me molesta en absoluto. Vamos, diría que por sí es una especie que dignifica al resto de aquellas que explotamos sin miramientos, las cuales parecen existir sólo como componentes dietéticos. Tengan en cuenta que si desaparece el toreo, desaparece el toro de lidia. Puede que luego lloren por la pérdida...O les enseñen kárate a los pollos. Ya me espero cualquier cosa.

    Comentado por: Romeo Romo Rema el 18/12/2009 a las 13:33

  • "Las corridas pertenecen al ámbito privado y no tienen ningún contenido inmoral que no tengan los mataderos públicos." (sic)
    FÉLIX DE AZÚA (ESCRITOR)
    El País, Viernes, 18/12/2009

    Lamentaría, por sus animales y por él mismo, que el liberal Félix, en su ámbito privado, se viera
    involucrado en algún asunto por las "Ordenances ambientals de Barcelona" en el artículo 210 :


    Obligacions dels propietaris d'animals :

    1. Els propietaris d'animals domèstics o salvatges estan obligats a proporcionar-los l'alimentació i les cures adequades, tant pel que fa a tractaments preventius de malalties com a guariments, i a aplicar-los les mesures sanitàries preventives que l'Autoritat municipal disposi com també a facilitar-los un allotjament d'acord amb les exigències pròpies de la seva espècie.
    2. Es prohibeix causar danys o cometre actes de crueltat i maltractaments als animals domèstics o salvatges en règim de convivència o captivitat.
    3. En particular, es prohibeix la utilització d'animals en teatres, sales de festes, filmacions o activitats de propaganda que impliquin dany, sofriment o degradació de l'animal.
    4. Llevat el supòsit de les curses de braus degudament autoritzades i celebrades en les instal·lacions pertinents, també es prohibeix realitzar actes públics o privats que constitueixin baralles d'animals o paròdies en les quals es mati, fereixi o hostilitzi els animals.

    Pase que hubiese una excepción hasta ahora sobre 'les curses de braus', pero negar la mayor diciendo sin decir que 'en mi casa hago lo que quiero con los animales', es de la época del 'la maté porque era mía'.

    Aplíquese lo mismo si va a montar algún matadero.

    salut ,

    Comentado por: marc el 18/12/2009 a las 12:16

  • Lo curioso es que las fronteras diseñadas por el colonialismo occidental se han mantenido intactas después de la descolonización, siendo, como eran, totalmente artificiales. Senegal, Namibia, Irak... estados falsos, hechos con compás, teniendo en cuenta los intereses del descolonizador antes que los del descolonizado, y dando lugar a conflictos casi imposibles de solucionar. Y tomemos el Sahara, ahora tan de actualidad. Nunca ha habido algo parecido a una nación o pueblo saharaui pero, de tanto mirar los mapas, ellos se lo han creído. Así, reclaman para unos cientos de miles de nómadas todo un territorio la mitad que España, basándose exclusivamente en el hecho de que a ellos los colonizó una potencia y a sus vecinos otra,sin que existan otros 'hechos diferenciales'. No son tontos estos saharauis, no.

    Comentado por: Garrick el 18/12/2009 a las 00:20

  • Y EL TORO,¿NI MU?

    El tema de los toros tiene su miga.Y no es para nada extraño que salgan de aquí o allá antitaurinos.El gremio se lo tiene ganado a pulso.A los antitaurinos tampoco es que le tengamos que tener especial cariño, más cuando lo único que procuran es echarse al coleto la moda de antitaurino o enjaguarse la conciencia.Pero eso no quita para que a los taurinos de pro haya que bajarlos del altar cuando dicen que eso es arte y decirle cuatro cosas.Tanto unos como otros se olvidan de que existen.Ni las resumiré yo ahora.Una de ellas es que hay muchas malas tardes en una plaza de toro.Vienen siendo demasiadas ya, y eso, para qué nos vamos a engañar,se nota y huele que te cagas.Todo aquel que se ceba en un animal, sea un toro, un gato o una rata, no sólo habría que prohíbirselo al momento, sino echarle el toro al capote para que lo corneara desnudo( parece que ahí radica la esencia del toreo), el gato a la cara, y la rata con su nombre estigmatizar a quien así la castiga...Así, dentro de unos y otros de la jerarquía animal, se le debe su atención y debido respeto a todo toro, cosa que actualmente no se le da en ninguna plaza taurina ni fuera de la misma, que más parecen las correrías de muchachos que supuestos artistas los del capote.Vamos al asunto.No pocos toreros hay que se ensañan con el toro, lo acribillan sin tener arte ni tino ni paciencia ni compasión alguna, y encima muchos pretenden hasta que le den orejas fuera de la plaza.Hasta ahí podría llegar la broma.Y se hace esto, lo de dar orejas y rabo, y el olor que digo no es el del rabo,la mayoría de las veces ofrenda para dar fe a la fiesta y al personal que acude a ella.Esto se vota según pañuelos y la insolación que tenga el que así lo decide esa tarde torera en la plaza.La bota de vino al pie.Los hay torpes hasta la nausea,digo los toreros,más zopencos que los mismos mulos que recogen el toro muerto, y no pocas veces eso que se llama fiesta no deja de ser otra que los efectos de una dormidera.Como la que tienen los toros, la mayor parte de ellos elegidos a dedo y escuchumizados y con los cuernos embolados, esto es, limados,sobra.De eso no dicen nada los valientes.Si a ello sumamos la dormidera y falta de ética que padece el torero profesional...apaga y vámonos.Qué pena.Pero esto, lo zopenco y animal del torero,que no del toro, ¿lo denuncia alguien?.Nadie.Alguno hay que se gana el pan en el gremio y sí lo denuncia.Pero pocos.Hay un punto que apenas se señala,olvidado de todo el que defiende la fiesta: lo ancestral del toro y es que no sé tampoco hasta que grado existe a día de hoy el respeto por el toro en una plaza, hasta qué punto eso de matar un animal sigue siendo sagrado.Porque quien de verdad tenga en consideración a los animales( y de los antitaurinos yo lo dudo y de los protaurinos cada vez más) sabe que el toreo nace de un problema.El de matar un animal.En su historia fue ese el destino del toro, la de matarlo y mirar por donde quedaba el trabajo bien hecho, es decir, eso del arte.Estás cosas habría que explicarlas,conocerlas, en un país que dice proteger la cultura popular,antes de sentarse a discutir si nos toca el sol y a otros la sombra; pero no está el horno para bollos.El toreo, no lo duden los antitaurinos, el matar un toro en una plaza, tiene algo de sagrado y que antes, el respetable, lo tenía en consideración y denunciaba.¿Y por qué ahora no se hace?.¡Ah!,ahí está el detalle que diría Cantinflas.De ahí a que abolir la fiesta esté justificado, va nada y menos.Lo malo está en quien decide abolir la fiesta y cómo se hace.Porque si es por mí, en las veces que he asistido a la fiesta del toreo, en lo que a mí se refiere me han dado ganas de darle de garrotazos al que así meneaba el capote.Por lo menos esto es lo que hacía el aficionado a los toros,que no a los toreros de pacotilla...

    Comentado por: Delfín el 17/12/2009 a las 22:47

  • Me asomo y veo que este blog está de un aburrido funesto.
    Pavos reales, listos sin par, graciosos sin gracia, malcarados todos.
    Me largo de nuevo. Agur.

    Comentado por: quepalonoseniporquemeasomo el 17/12/2009 a las 16:23

  • Una cosa queda clara: Sea cual sea el tema, se tenga la postura que se tenga, donde esté un alarde gratuito de pedantería coñazo que se quiten las corridas. Y también los toros.

    Comentado por: piedad, señor! el 17/12/2009 a las 15:27

  • Mr. Vic, muy de acuerdo con eso que dice sobre la pérdida que produce el conocimiento propio y ajeno. La tradición lo recomienda pero en ocasiones uno se pregunta, ¿quién me mandaría a mí?

    Además de B.R. leí con gusto Black Mischief, Men at Arms y Vile Bodies. Es curioso que el prestigio literario de Waugh vaya y venga como la moda del flequillo, quizás porque en el Reino Unido no acaban de decidirse sobre si detestan o no el mundo del que habla, con sus baronets huyendo a Francia por culpa de la afición a los chicos, sus Cordelias y sus expatriados igual de aburridos en Nairobi que en Londres.

    Conozco a una señora inglesa que, de niña, pasó la guerra evacuada con algunas de sus compañeras de colegio en la casa de campo de Evelyn Waugh, a la sazón en el frente. Entre las muchas anécdotas que me ha contado, me gusta especialmente la prohibición que tenían las colegialas de acercarse a los paracaidistas alemanes que de vez en cuando caían sobre los campos de la finca. Ellas les llevaban trozos de pan con mantequilla y mantenían agrias discusiones sobre la obligación de llamar a los adultos para que avisaran a la policía. "Yo nunca les delaté", me dijo la señora en cuestión, "eran tan jóvenes y taaaaan guapos..."

    ¡Que actorazo, Seymour Hoffman! Me gusta mucho como amigo insoportable de Jude Law en Mr. Ripley.

    Saludos.

    Comentado por: knudsen el 16/12/2009 a las 19:27

  • sí, Mme., pero en esa canción se me parece más a Seymour Hoffman. 'Antes que el diablo...'; buena peli, Lumet, crack!; 'Declaradme culpable', ¿quién podría haberse imaginado a Vin Diesel de esa guisa y esa guasa?.
    La última que me ha interesado algo: 'Brideshead Revisited'; parece, en principio, poco lograda, pero vista un par de veces más, gana, gana, y no parece tan mala...puede que sea la música; el caso es, que leído el libro, creo que al final queda en la peli algo de la esencia de aquél. Se percibe en el protagonista esa huella de la pérdida, pérdida, que supone para Ryder, conocerse; el precio que paga Ryder por ello es una pérdida grande, la cuestión es cómo lo deja esta pérdida, o si le vale, en suma. Es decir, si perder algo valioso por no conocer realmente a los demás, más que a su circunstancia, y a causa de nosotros mimos y nuestros deseos, se compensa con un conocimiento de sí mismo profundo, pero que deja a uno, en cierto modo, incapacitado, amputado espiritualmente...en fin

    saludos

    saludos

    Comentado por: vic el 16/12/2009 a las 17:43

  • Pues claro que los vascos han sido colonizadores. Y explotadores. Y genocidas. Lo fueron tanto en España, subiendo los primeros al carro de lo que fue la llamada "Reconquista", como en América. No en vano muchos propietarios de fincas en América son de origen vasco (la llamada "leyenda negra" española debería reescribirse como leyenda negra vasca)... Y volviendo a España, no es ningún secreto que el latifundista andaluz es también vasco, cuando no catalán, como también lo es el burgués madrileño. Vamos, que ir de víctimas por la vida ya no cuela y que los nacionalismos -todos- son simplemente abominables.

    Muy valiente lo del mapa nazi, sacando los coloretes, aunque sigo sin encontrar la referencia original. Aunque es cierto que algo de ese mapa ya se probó durante la II Guerra Mundial. Y que se confeccionaron otros mapas similares. Ahora faltaría ver publicados los nombres de sus ideólogos. Venga, don Félix, que no fueron solamente los nazis los que se lo sacaron de la manga, hay por ahí seguramente algún nombre vasco, un curita -de los del tipo templario de espada y crucifijo- y algunos más. Sería interesante averiguar la fuente de inspiración de Krutwig, autor de otro mapa posterior publicado en la biblia etarra "Vasconia", que era jovencito -al mismo tiempo que mayorcito- cuando la movida "europeísta" que se saldó con un mayúsculo genocidio.

    No es secreto el colaboracionismo de los nacionalismos europeos con el fascismo (bretones, croatas, bosnios, letones, etc.). Los nacionalistas españoles -incluyendo a los vascos y catalanes- ostentan el triste récord de haber colaborado con DOS fascismos, el clerical franquista y el hitleriano. Alguno de esos dinosaurios de las naciones oprimidas -que tiene momumento en Barcelona- llegó hasta colaborar con un tercero, el de Mussolini, uf, y en las escuelas no se dice nada, nada...

    P.S. Por cierto, los "toros" también son vascos.

    Comentado por: Desde Alemania el 16/12/2009 a las 17:29

  • Oh, how I love you
    And in the evening, when we are sleeping
    We are sleeping. Oh, we are sleeping

    Comentado por: Mar Saura el 16/12/2009 a las 16:27

  • En 1975, los saharauis tuvieron la opción de llegar a ser la Comunidad Autónoma española nº 18, pero prefirieron echarse en brazos de Argelia, en lugar de plantarle cara a Marruecos con la ayuda de los militares españoles que todavía estaban allí y que tuvieron que salir por pies en buena medida por culpa del Polisario. La elección era lógica; eran años de descolonización y nadie daba un duro por la futura democracia española, pero eligieron caballo perdedor y eso, en política, se paga. Hoy en día la cooperación española estatal y privada con el Sahara es mucha y muy buena. Pedirnos más a los españoles me parecería bien si se invocara una caridad cristiana parecida a la de la parábola del hijo pródigo, pero esgrimir argumentos políticos o deudas históricas con respecto al estado deplorable en el que se encuentra el pueblo saharahui lo considero, en cambio, una tomadura de pelo.
    El viaje a Lanzarote de Rosa Díez ha sido muy útil. Ahora ya sabemos de qué va UPyD.

    Mr. Vic, muy buena la canción de Interpol. ¿Se ha fijado en el enorme parecido entre Paul Banks y Pere Gimferrer?

    Comentado por: knudsen el 16/12/2009 a las 13:49

  • y, qué coño!, todo!, porque, la verdad, la letra merece mucho la pena, y más resultona, en este caso

    It's way too late to be this locked inside ourselves
    The trouble is that you're in love with someone else
    It should be me. Oh, it should be me
    Sacred parts, your get aways
    You come along on summer days
    Tenderly, tastefully

    And so may, we make time
    Try to find somebody else
    This place is mine

    You said today, you know exactly how I feel
    I had my doubts little girl
    I'm in love with something real
    It could be me, that's changing!

    And so may, we make time
    To try and find somebody else
    Who has a line

    Now season with health
    Two lovers walk a lakeside mile
    Try pleasing with stealth, rodeo
    See what stands long ending fast

    Oh, how I love you
    And in the evening, when we are sleeping
    We are sleeping. Oh, we are sleeping

    And so may, we make time
    We try to find somebody else
    Who has a line

    Now season with health
    Two lovers walk a lakeside mile
    Try pleasing with stealth, rodeo
    See what stands long ending fast

    saludos

    Comentado por: vic el 16/12/2009 a las 12:51

  • No me parece demasiado acertado tomar la expresión "los vascos" sea una vacía entelequia para unas cosas pero no para otras, como tacharlos de "colonizadores": para ello tienen los mismos méritos que "los extremeños", "los castellanos", "los gallegos", "los murcianos", etc. Creo que el corazoncito franquista de cualquier nacionalista se alegra en el fondo cuando se le echan a la cara las tropelías atribuibles a su nación. No en vano hasta hace cuatro días las naciones las contabilizaban en su haber y no en su debe, y posiblemente en un futuro cercano volveran a hacerlo. No dudo de que el subconsciente de todo facha, sea cual sea su nación, nacioncilla o ideología se ve halagado y masturbado cuando le recuerdan los tiempos en que las mayores atrocidades se cometían en nombre de su pendón hoy devaluado.

    Comentado por: yoya el 16/12/2009 a las 12:30

  • Yo no cesaba de preguntarme ¿qué hace Rosa Diez, furibunda antinacionalista yendo a visitar a Aminetu Haidar, una independentista (algo así como de Herri Batasuna)? Y claro, la explicación es esa, que los saharauis son colonizados, mientras que los vascos son colonizadores. Cómo no había caido en ello. Mira que soy burro.

    Comentado por: cp el 16/12/2009 a las 12:06

  • Parece que el aborto es un tema turbio, en el que el Estado cree que no se debe meter y lo deja a la elección moral particular.
    Lo de los toros, en cambio, está mucho más claro y ahí no hay duda: se han de prohibir.
    Nietzsche se equivocó. No es un guerrero bárbaro y rubio, sino una tonta que se llama Bibiana. Y va teñida.

    Comentado por: über die linie van el 15/12/2009 a las 23:25

  • a estos señores tan listos:
    si por desgracia, a sus señoras madres (dios no loquiera)les juzgara un tribunal somalí y las condenara, por ejemplo, a la lapidación, ¿Qué harían: escribir un artículo de 3666 líneas repleto de citas, echar la culpa a Zp,a Ramoncín, a los nacionalistas, al 68?
    Si visitar este blog sirve para algo, es para aborrecer la alta cultura y a las exquisiteces político-morales. Oséase, que resulta casi recomendable.

    Comentado por: maleando again el 15/12/2009 a las 22:55

  • resumen para tontos (progres):
    antitaurino=antradicionalista=antiespañol
    ecologista=progresista=proetarra=enemigo del género humano
    nopepero=sociata=maricón=drogadicto=pervertido=islamofascita=antisemita...

    Comentado por: maleando el 15/12/2009 a las 22:42

  • Prohibido fumar en los bares, prohibido beber una copa de vino en la cena si uno vive en sitios sin transporte público, como tantos hay; prohibido comprar antibióticos cuando se tiene bronquitis, prohibido entrar en un baño de mujeres con un varón de cuatro años de edad; prohibido bañarse en una playa si hay bandera amarilla; prohibido dormir en esa misma playa; prohibidos los niños gordos. ¿Prohibidos los toros? Pero, esta gente le ha pedido su opinión a las vacas? ¿Qué pretenden, que se hagan todas bollo o clonarlas como a Dolly, que se murió a los cinco minutos de que la presentaran en sociedad?


    Ayer pusieron en la tele una bonita ceremonia somalí: mientras lapidaban a un adúltero, le daban cien latigazos a su amante y, justo al lado, le pegaban un tiro a uno del que no contaban su delito, una muchedumbre sonriente presenciaba la escena. ¿Moral universal?

    Mr. Vic, leí los ánimos que me dejó el otro día. Gracias, me fueron muy útiles.

    Comentado por: knudsen el 15/12/2009 a las 20:51

  • Castilla desprecia cuanto ignora y Cataluña para no ser menos, tambien. España es así.
    Tal vez la posición de Vic,comentar al comentarista, creo que podría exponerse de esta manera : Tan legitimo es propugnar la prohibición de las corridas de toros como obligar a aquellos que consideran que es un espectáculo cruel y salvaje ir a ellas,y además,pagando. Lo que de común tienen ambas posiciones es el totalitarismo implícito.
    Parafraseando a un taurino ilustre,Aúb,aquellos a los que no gustan los toros,quieren que a quienes les gusten no puedan verlos.
    Por supuesto que no disfruto viendo sufrir al animal, amigo de los animales, tal suposición,reflexione sobre ella,es impropia. A la plaza cada uno va con un fin,el mío desde luego no es el que me imputa,referirle cual es lo encuentro tarea inútil y tediosa. Quede en paz.

    Comentado por: Maleas el 15/12/2009 a las 18:56

  • al sr. dracir,

    sí, me doy cuenta, por lo que le(s) sugiero dos cosas:
    1ª) que escriban, ud. mismo si quiere, tanto o más que yo
    2ª)que si no le(s) interesa lo que escribo, no lo lea(n)

    y, no abro un blog, porque, ya lo he dicho, tengo alma de comentarista, y además tendría que tomarme el trabajo de 'abrir un blog', y la verdad, no me apetece cargarme más de lo que ya estoy

    al sr. NPI,

    el resumen es que, tanto si se piensa que lo aceptable cambia con el tiempo, como si no se piensa esto, en el asunto de la prohibición de las corridas, lo que subyace es, puramente, una imposición fundada en un criterio moral particular.
    Que el punto de vista moral de los que quieren que se prohiban los toros, no es, ni mucho menos, más aceptable que el contrario; y que si se piensa que lo es, porque se supone basado en una 'moral universal', tienen que enfrentarse, estas personas, con que exisen, otras personas -yo mismo-, a los que les parece moralmente aceptable la corrida de toros, y que si esto es así -yo soy un ejemplo, como digo- deben admitir que no somos capaces de (re)conocer, y de que se nos impongan como 'evidentes', 'universales', esos principios morales que consideran inaceptables las corridas (los que ellos sostienen). Pero que, si es así, o no son universales, o su universalidad implica una discriminación tal, que la propia universalidad se pone en cuestión (es un simulacro de 'universalidd'), porque, de siempre se ha considerado, que unos principios universales deben ser tales, que sea 'capaz' todo hombre de decidir su acción en base a ellos, y esto no sucede en el caso de las corridas de toros, por lo que dije; a nosotros nos faltaría esa 'capacidad'.
    Y para terminar, que la existencia de las corridas puede muy bien co-existir, dada la voluntariedad del ir a ellas, con el criterio de los que piensan que es moralmente inaceptable; pero que el criterio de éstos, si se impone, no puede co-existir, claramente, con la existencia de las corridas, porque, claro, lo que quieren es, precisamente, prohibirlas

    saludos

    Comentado por: vic el 15/12/2009 a las 18:23

  • Señor Vic, ¿Se da usted cuenta de que escribe usted más líneas que todos los demás juntos, sumando a las de los comentaristas las del autor del blog?
    ¿Por qué no abre un blog propio y averigua a cuántos consigue interesar por su cuenta y riesgo?

    Comentado por: dracir el 15/12/2009 a las 17:11

  • Maleas, al grano, ¿no siente nada al ver un toro sangrando lleno de heridas?. Si siente placer vaya al psiquiatra, es mas que vayan todos los amantes de la "fiesta"

    Comentado por: Disney el 15/12/2009 a las 13:56

  • No es cuestión de razones Vic,que las ofrecen espuréas; es cuestión de intolerantes subfascistas que quieren imponer su criterio de moral disneyniana. En su ignorancia hipócrita arremeten en la mejor tradición hispana contra lo que les es ajeno.
    Entiendo que les moleste la Fiesta a ellos,tan amantes de los animales como enemigos del hombre. En el reino de la mentira y el enredo no hay espacio para la verdad profunda que es el toreo.

    Comentado por: maleas el 15/12/2009 a las 13:46

  • Señor Vic, ¿puede hacer un resumen para tontos?. He empezado a leer su texto con interes pero al poco rato me he despistado

    Comentado por: NPI el 15/12/2009 a las 13:28

  • perdón: 'opinión de que...'

    Comentado por: vic el 15/12/2009 a las 12:43

  • coño!, me han enviado un texto que trata de un antitaurino, y que además, por lo que se dice en él, es profesor de filosofía de una universidad andaluza. El profesor dice: “Sienten el toreo como expresión artística porque no ven al animal. Creo que los espectadores que acuden a las corridas no son sádicos, sino banales. Cosifican al toro y entonces se centran en la faena. Pero -rebate- ni la tradición, ni la estética son argumentos válidos para justificar algo moralmente inaceptable”.
    Bueno, lo que ocurre con la tradición es lo de siempre, que se la utiliza para lo que más convenga, pues lo mismo se podría decir de conductas moralmente aceptables. No me detendré en los ejemplos, que los hay para todos los gustos, y es que, la historia, es muy larga. Me interesa más considerar que, concediendo lo que este sr. nos dice, esto es, que la tradición no sirve para justificar algo moralmente inaceptable, será porque es de la opinión que la moral es algo fijo, que no está sujeto a los vaivenes del tiempo, y que por la puerta de la 'aceptabilidad' siempre entran, y han entrado y entrarán, las mismas acciones de los hombres. Pero, analicemos por el principio, y más minuciosamente la cuestión. Porque, qué queremos decir cuando usamos del argumento de la tradición. Entre otras cosas, y para lo que nos ocupa, lo que queremos decir es, algo así como que: 'si siempre se ha hecho algo, esto da un refrendo (la costumbre da el refrendo) de que debe ser bueno, o al menos, no debe ser malo; pues bajo la hipótesis de que el hombre es tan hombre hoy como ayer, si hubiera sido malo no se permitiría que existiera por tanto tiempo algo susceptible de poder desaparecer;y que, además, por su carácter 'fiesta', -en nuestro caso- no compromete en nada, sino, más bien al contrario, nada más 'popular' que la fiesta, nada más digno de conservarse por lo que implica su sentido de solaz para el espíritu, de bueno para el hombre, que se ve liberado de las ataduras del negocio cotidiano; ¡algo habrían hecho para que desapareciese, como hicieron desaparecer a los gladiadores!' . Esto es, más o menos, lo que se piensa cuando se usa del argumento. Por tanto, o el sr. de más arriba sostiene que ya era inmoral antes, o sostiene que lo aceptable en moral, cambia con el tiempo. Si sostiene que era inmoral antes, lo que dice de la justificación sobra. Y si sostiene que lo aceptable cambia, por qué la tradición no es justificación, pues del mismo modo que se acepta que cambia lo aceptable, negar que sirva de justificación la tradición hoy, también conlleva, que lo aceptable hoy no servirá, necesariamente, de apoyo, para lo aceptable mañana, y lo que no estaría bien sería, usar la tradición para mi conveniencia, porque además, esto supondría que hemos llegado a un punto en el que lo aceptable sería, a partir de ahora, siempre, aceptable; algo así como decir que es que lo bueno se mantiene, ¿y dónde está, y cómo sabemos que hemos alcanzado ese punto?.
    Aun así, si se acepta 'universalmente' que 'ahora', a día de hoy, esa conducta es reprobable moralmente, esto supone que existen unos valores morales universales, de tal manera válidos para todos los humanos hoy, que salirse de ellos es, como dice en el artículo, moralmente inaceptable. Aunque esto es discutible, y en tanto en cuanto no se positivicen como norma o ley universales, con lo cual, lo que sería es, legalmente inaceptable, su efecto sería mínimo, no como pretenden los antitaurinos; pues, los valores en última instancia son 'aceptados' por cada uno, en su fuero interno, como eso, como algo válido, como norma de conducta personal. Pero aquello es, precisa y realmente, lo que quieren los antitaurinos y, concretamente, lo que quiere este sr. que se haga, de modo que, nos confunde poniendo el carro delante de los bueyes, en su argumento. Por tanto, finalmente es una cuestión de 'supremacía'. Este sr. está convencido de que sus valores morales son los que deben decidir (bueno, de hecho ya lo han decidido cuando usa de esa expresión), en último término, lo que se intitula como 'aceptable' o 'inaceptable'. No caben en esto discusiones, una vez que este sr. se ha convencido de que su posición es la moralmente correcta, y de la legitimidad de la norma o ley, y del poder coactivo que porta.
    En definitiva, puesto que no nos ha explicado en qué se basa para considerar sus valores morales, superiores-¿cuál es el principio por el que se rige para pensar de esta manera?- es, finalmente, una cuestión de imposición, es decir, de poder. Si se me dice, o se me da un principio, un imperativo categórico à la Kant, desde luego que no será tan categórico, desde el momento en que se ha aceptado que la moral cambia con el tiempo.
    Pero si se pusiera uno en la hipótesis de que lo moralmente aceptable no cambia con el tiempo, con lo cual, como hemos dicho, es absurdo hablar, o mejor, que no es un argumento válido una justificación por la tradición, ¡vamos!, y que es lo que este sr., según mi opinión, se inclina por considerar. ¿Qué es lo que cambia, el hombre?. Deberá cambiar el hombre si es que ahora se discuten cosas del pasado como 'moralmente inaceptables'. Pero parece absurdo, pues si antes no se discutía, o se debe pensar que los hombres del pasado no tenían moral en absoluto, o se debe pensar que su moral no era tal moral. ¿Entenderemos sus conceptos, entre otros, de 'bueno' y de 'malo'?. Pero continuando con el razonamiento, se sigue por derroteros absurdos aun, pues de suponer que exista una moral universalmente válida para todo hombre y todo tiempo, de suponer que el hombre del pasado no conociera de esta moral, yo me pregunto: primero, qué es lo que nos ha hecho caer en la cuenta de que es la buena, la fetén, ésta de ahora, o, cuando menos, mejor que la antigua; y, segundo, cómo es que hoy hay gente que piensa que es moralmente aceptable una corrida de toros. Sobre la primera cuestión debiera responder este sr., o los que así piensan. Pero de la segunda surgen, a su vez , éstas otras: ¿Por qué no aceptan de buen grado la verdadera moral universal, estos hombres?; ¿que falla en ellos?; ¿serán menos 'evolucionados' moralmente?. Pero, ¡ah!, esto supondría que el hombre no es igual a otros hombres, en el sentido de la 'capacidad', y no estoy diciendo que no haya hombres más buenos que otros, sólo que, por esta regla de tres, el que considere como moralmente aceptable la corrida de toros, no será malo porque aún sabiendo la nueva moral la contraría, sino que, 'no está capacitado' para darse cuenta de ella, y que se le imponga como evidente. Y esto supone una desigualdad entre hombres que viene de suyo, y deducida, si se admite que existe una moral universalmente válida para todos. Luego, como la moral era universal, es universal lo que implica, esto es, que los hombres no son iguales, que no tienen las mismas capacidades para reconocer lo moral y lo inmoral, o, lo aceptable e inaceptable en moral. Pero, digo yo, cómo puede existir un principio, una moral, unos valores, que sean universales, que valgan para toda la humanidad, y que sólo algunos sepan de su validez y a los que se hayan 'impuesto', mientras que otros no tengan la capacidad de (re)conocerlos. Y esto, no es siquiera intelectualismo moral, pues, lo que se niega es la capacidad, cosa que no sucede en el intelectualismo moral, que parte de la base de que todo hombre está capacitado para conocer lo bueno, o, en nuestro caso, lo moralmente aceptable. Esto es una contradicción, la universalidad que sostiene a una máxima de acción debiera ser, si es universal, tal, que todo hombre, por su condición de hombre, tendría que ser 'capaz' de hacerla/no hacerla, ¡ojo!, <<por ser moralmente inaceptable>>. Pero lo que digo es que esta supuesta moral universal, a la vez niega la capacidad de ver que es 'moralmente inaceptable'. Y lo niega porque se da el caso de la persona que considera, de buena fe, que ir a una corrida de toros es 'moralmente aceptable'. Suena todo esto, al conflicto aquél, al que se refiriera, supongo, entre otros además, Ricoeur, del universalismo contra el historicismo
    Con lo que, llegamos, de nuevo, a que es una cuestión de imposición, de poder. Por cualquiera de los caminos se llega a que los antitaurinos, lo que quieren es imponer, mediante leyes, que son las que tienen poder coactivo, su punto de vista moral, porque creen, evidentemente, que el suyo es el punto de vista moral correcto, y que los taurinos estamos poco 'evolucionados', -ya no equivocados, cosa que podría ser soportable-, o somos malos, porque veríamos que es inmoral, pero no aceptamos que se prohiba. Se les podría decir que, bueno, si no les gustan, que no vayan a las corridas; pero que, por ello, porque no les gusten, que no prohiban, o pretendan, que se den festejos taurinos. La convivencia de pareceres es posible. Mas ellos quieren la imposición de su punto de vista a toda costa. En fin, cuestión de poder, cuestión de egos.

    saludos

    Comentado por: vic el 15/12/2009 a las 12:00

  • Si seguimos pensando que los nacionalismos son folklore, banderitas y caprichos mal vamos para argumentar en su contra.

    Comentado por: Luis el 15/12/2009 a las 10:44

  • Ya conocemos desde todos los puntos de vista la opinion del sr. Azua sobre los nacionalismos. Por si no bastase ahora curiosamente hace coincidir un mapa ¡nazi! con la consulta catalana.

    Que si, que ya lo sabemos, que son lo peor

    No era necesario

    Comentado por: jordi el 14/12/2009 a las 13:09

  • "Tengo delante de mí el mapa que las Waffen SS propusieron a Hitler para cuando el Reich dominara la totalidad del continente."

    Pues yo tengo delante de mi el mapa de Krutwig, que tampoco tiene desperdicio.

    Le agradecería al propietario del blog me facilitara la fuente del otro mapa.

    A estas alturas enterarse que la "Europa de las nacionalidades" es un producto reciclado del nazismo no sirve de mucho, tras la tragedia yugoslava. Hace 30 años esa información hubiera llevado a la reflexión a muchos/as que enarbolaban banderitas y hablaban lenguas fósiles en aras de lo progresista y políticamente correcto.

    Comentado por: Desde Alemania el 14/12/2009 a las 10:21

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres