PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 16 de abril de 2014

 Blog de Félix de Azúa

Ya somos el olvido que seremos

Hace más de veinte años, el 25 de agosto de 1987, Héctor Abad acudía para identificar el cadáver de su padre antes del levantamiento. Lo habían asesinado en Medellín. Al vaciar los bolsillos encontró un poema escrito a mano y con las iniciales JLB. Ocupado durante meses con la indagación policial, Abad no entregó el poema al diario "El Espectador" hasta noviembre y allí se publicó firmado por Jorge Luis Borges. El poema, sin embargo, no aparecía en las Obras Completas y los especialistas acusaron a Abad de falsario. Debo resumir de un modo brutal una historia bella y detectivesca.

El caso es que no se resignó. No le angustiaba la acusación de los borgianos, sino la memoria de su padre. Aquel poema había sido lo último que pudo leer y era un poema sobre la certeza de una muerte próxima. Como si el poema anunciara lo que le iba a suceder. De modo que Abad comenzó una pesquisa que le llevó años, visitas a dos continentes, cientos de cartas, correos electrónicos, entrevistas. La autoría del poema era, además, una cuestión de honor porque Abad lo había hecho grabar en la tumba de su padre con el título de "Epitafio".

¿Quién había escrito aquel poema profético y fatídico? En su búsqueda topó con personajes de novela negra, como Harold Alvarado Tenorio, quien aseguraba haberlo escrito él plagiando a Borges. O con la aborrecida viuda de Borges, María Kodama, uno de esos herederos que se apropian del Gran Muerto como si fuera su finca. Kodama, como siempre, negó por completo la autoría de Borges si no había dinero de por medio. O el encantador Jean Dominique Rey, que le proporcionó la pista más firme. Y el no menos delicioso pintor Guillermo Roux, que cerró el caso con un regalo inesperado.

Ahora, y justamente porque Kodama dice que no es de Borges, Abad lo ha podido publicar sin miedo a la denuncia. Y no viene solo. Está en la excelente revista hispano-mexicana Letras Libres de agosto. Cinco poemas y una historia novelesca sobre el amor a la poesía, el respeto filial y la pasión precisa para desenterrar bellos poemas. El primer verso lo tienen en el título. Borges sabía que le quedaban pocos meses de vida.

Artículo publicado el sábado 8 de agosto.

[Publicado el 25/8/2009 a las 09:44]

Compartir:

Comentarios (18)

  • Aqui un ejemplar de este excelente libro
    http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-149170622-libro-el-olvido-que-seremos-hector-abad-faciolince-_JM

    Comentado por: daniel el 26/6/2012 a las 23:09

  • Perdón, me había confundido de tema. Respecto al que se debate, aún a costa de ser duramente criticado, Kodama, de acuerdo, era una víbora, pero Borges, siempre en mi opinión, es un juntapalabras, no un escritor. Totalmente infumable. Es muy preferible el Kybalión o cualquier grimorio alquímico a ese sufrimiento comparable a un cuadro de Yves Tanguy, pero sin su belleza.

    Saludos

    Comentado por: Víctor el 29/9/2009 a las 22:30

  • A mi entender la mayor diferencia entre las dictaduras de izquierda y las de derecha es que estas últimas no roban al ser humano su ambición. Ese pequeño matiz hace que en un, digamos, franquismo, puedes mantener tu doble moral y además aspirar a un bienestar económico al márgen de las estructuras del partido. No así en los regímenes con una economía de planificación central, donde todo mi trabajo no redundará en un mayor nienestar, luego ¿para qué esforzarme?... Además tendré que mantener una doble moral igualmente para no ser depurado... salvo si soy parte de la NOMENKLATURA, única forma de ascenso social.

    Saludos,

    Comentado por: Víctor el 29/9/2009 a las 22:26

  • ¡Qué buen poeta, JLB!

    Comentado por: elvi54 el 29/8/2009 a las 00:23

  • Don Harold Alvarado Tenorio: ¿ Quién le va a creer ahora? Seguro que nos está tomando el pelo, como lo hico en todas esas ocasiones.

    Comentado por: lobo, lobo, lobo! el 27/8/2009 a las 02:16

  • a mí me da igual quien haya escrito el poema, gusta o no gusta y nada más aunque lo que se decida sobre él tiene sus implicaciones, es evidente, tanto emocionales como económicas como "reputacionales"? Por cierto me ha gustado más el poemilla del cuchillo, tiene sabor a gato pérez y maki navaja, castizo.

    Comentado por: Olvido el 26/8/2009 a las 19:37

  • Una cosa bella es algo que contiene en sí mismo sólo, las notas esenciales de lo que representa. Por eso las cosas bellas son simples, en el sentido de que la sencillez con la que están construidas no se corresponde con la profundidad de lo que denotan.

    Comentado por: DPA el 26/8/2009 a las 17:53

  • Don Félix, ¿se da cuenta de que ha abierto la caja de Pandora sudamericana? Hasta ahora su blog era el único reducto europeo del boomerang. Prepárese.

    Comentado por: mufa el 26/8/2009 a las 12:12

  • Borges era un genio...un genio...argentino,
    y, no dudo que García Márquez no lo sea, por supuesto, será un genio...un genio...colombiano

    Comentado por: vic el 26/8/2009 a las 12:07

  • El huérfano ilustre

    Una novela de Jaime Correas revela los pormenores de los sonetos apócrifos de Jorge Luis Borges.

    La leyenda, publicada por Anamagra, es la atracción de la Feria del Libro de Bogotá. El Festival Malpensaste ofrecerá una recepción en el Salón Terciopelo de El Panóptico donde llevarán la palabra la totalidad de los sobrevivientes de la sangrienta historia, menos uno, que ha inhibido la evocación de su nombre.

    El que está perdido colabora en su perdición. En la primavera de 1898 un pelotón de granaderos fusiló en un pueblito de los Andes argentinos, a Tom Castro, embustero que procuraba ser el retoño extraviado de una rica heredera, quien de tanto desear recuperarlo nunca notó que el tramposo era distinto, por dentro y por fuera, a su hijo. La patraña teje un artículo de Thomas Seccombe (1866-1923), profesor de historia de la Universidad de Londres, en la onceava edición de la Encyclopaedia Britannica y de allí pasó a Historia Universal de la Infamia de Jorge Luis Borges.
    La historia se repite como comedia o como tragedia: un despacho de la agencia Efe sobre una novela mendocina da cuenta de ello.
    La aventura de los poemas que engañifa Jaime Correas comienza en New York el 16 de Diciembre de 1983, a media tarde, cuando Emir Rodriguez Monegal y Roberto Piccioto dejan a JLB en el portal del 170E 84th Street, donde HAT que deseaba concluir una conversación iniciada en Madrid, hacía casi un lustro, en torno a un proemio que había colocado a uno de sus libros de poemas atribuyéndolo a JLB. HAT reveló a JLB la confección de su centón introductorio a partir de las propias frases del suplantado y tal fue la sintonía que Georgie le obsequió con cinco sonetos sin terminar, arrancados de su poderosa memoria, para que algún día “escribiera una historia que le hiciera rico, si mi gloria durase hasta entonces” y “María te lo permite”, según dijo al colombiano. Los únicos testigos oculares de estos hechos son un venezolano y una divina argentina que por casualidad se encontraron con HAT, al cruzar Lexington Avenue a la altura de la calle 86 frente a los almacenes Macy´s.
    Doce años después, en la sauna de un hotel pekinés, HAT redactaría la ficción que le hubiese favorecido, si un político, asesinado en las calles de Medellin el 27 de Agosto de 1987, no hubiese llevado en el bolso de su sayuela uno de los versos del gaucho, instalado allí por la mano de su verdugo, que así cumplía los deseos de Clemencia Boneta, postrera prometida del letal Fidel Castaño Gil, alias La Misericorde. Nadie sabe para quién trabaja, dijo Castaño cuando Correas le preguntó, en la Hacienda Las Tangas, por el poema, mientras Jesús Ignacio Roldán Pérez, declamador y parricida, alias Mono de leche, criado a punta de sonetos, desgranaba sobras de otro:

    No recibió la herencia del cuchillo
    y con la droga reemplazó al coraje.
    Se enroló en el moderno malevaje
    de inconscientes con dedo en el gatillo.
    Es la historia de siempre, se me antoja.
    Que al que cruza el destino con luz roja,
    no le falta quien le haga la boleta.

    Hoy sabemos, por Correas, cómo llegó el poema al bolsillo del interfecto y cómo había llegado a manos del fundador de las AUC: su amante obtuvo del mismísimo HAT un plagio del cuadernillo impreso por don Ernesto Vigora del Taller de Marquetería con una nota y en la tapa los concisos JFILB/5/ Podenco/1986.
    Sin duda varios de los entresijos que desenreda Correas en su novela son fascinantes. Uno de ellos recorre los asaltos, numerosos, de constipación padecidos por la congoja del célebre abandonado ante la imposibilidad de hallar salida al asunto de los sonetos, sin tener que recurrir a los prefabricados de HAT, a quien con razón, por cuestiones más de clase que de educación, consideró siempre un ser inferior, indigno de los parias de Vargas Vila. Otro, quizás el más verosímil, reconstruye el encuentro en una zapatería de tango de El Abasto porteño entre el actor italiano Horacio Romairone y Jorge Valderrama Restrepo, su viejo amigo colombiano de los días de Paris, el 8 de Setiembre de 1985, cuando Borges, aun estando indispuesto, y haciendo honor a la promesa de recibirles, les dejó copiar, directamente de su memoria, las versiones finales que se publicarían en Bogotá de los poemas neoyorkinos.
    El resto c´est literature. Harold Alvarado Tenorio, es verdad, y lo demuestra Correas, no sobrevivirá como enredador; no da para tanto. Pero como María Kodama, alcanzó a vivir en carne propia las iluminaciones de esa confluencia de Buda y Homero que no volverá a repetirse sino al final de los tiempos. Abad Faciolince, concluye Correas, apenas fue su copista.

    D. B. from The Borges Center at Bergen.

    Comentado por: Harold Alvarado Tenorio el 26/8/2009 a las 10:39

  • En cambio la frase que ha dejado Letrada, sí me gusta mucho, tiene encanto, ese "principio de éxtasis". En las clases de Benavides hablaba de encontrar símiles nuevos

    Comentado por: Ashgrove el 25/8/2009 a las 23:12

  • para mí es cuestión de emociones, de placer o no al leer, este poema no me hace sentir nada en especial, me suena a antiguo y demasiado formal, un poco grandilocuente y un tanto vacío. Supongo que en el fondo no me identifico con el pensamiento o sentimiento que describe y que por ello no halla eco en mí. No entro en otros conceptos por los que pueda juzgarse un poema como tal. La historia del descubrimiento y la investigación sí despierta y de algún modo, renace, dentro de mí y me parece muy bien narrada, la leí con placer, con intriga, con admiración, con hipótesis, con sorpresa, con la sensación de saber más. El poema además me suena un tanto manido, el polvo, Adán, la tumba, corrupción, mortaja.
    ¿Y a usted, por qué le gusta?

    Comentado por: Ashgrove el 25/8/2009 a las 23:09

  • Beatriz era alta, frágil, muy ligeramente inclinada; había en su andar una como graciosa torpeza, un principio de éxtasis» (Jorge Luis Borges: El aleph)

    Saludos.

    Comentado por: http://www.fotolog.com/letrada1/75301994 el 25/8/2009 a las 23:01

  • Pues a mí me parece buenísimo, no se que deciros.

    ¿Es mala la poesía? ¿dónde?

    saludos

    Comentado por: andreu el 25/8/2009 a las 21:35

  • A mí también me parece mejor la historia allí que el poema, además me cuadra más que fuese efectivamente un plagio del personaje de novela negra.

    Comentado por: Ashgrove el 25/8/2009 a las 20:35

  • Mucho mejor la historia de Abad en Letras Libres que el poema en cuestión. Aparte del primer verso, el resto una vanitas bastante vulgar. Sí se nota en mi opinión que es de JLB por la soberbia que destila eso de "...aquel hombre/que no sabrá que fui sobre la tierra" Admitir eso de que hubiera alguien que no supiese que el cieguito había estado allí debía darle una gran sensación de modestia, esa sensación que solo conocía teóricamente.
    No hay que cargar las tintas con María Kodama; al fin y al cabo, tuvo buen maestro y siempre supo ser la voz de su amo.
    Personalizo demasiado, perdón, pero detesto la obra de Borges. Hay que ser de Palermo para tener los santos buñuelos de escribir cosas como
    "Me pesan los ejércitos de Atila".

    Este es el poema que menciona don Félix

    "Aquí. Hoy

    Ya somos el olvido que seremos.

    El polvo elemental que nos ignora

    y que fue el rojo Adán y que es ahora

    todos los hombres, y que no veremos.

    Ya somos en la tumba las dos fechas

    del principio y el término. La caja,

    la obscena corrupción y la mortaja,

    los ritos de la muerte, y las endechas.

    No soy el insensato que se aferra

    al mágico sonido de su nombre.

    Pienso, con esperanza, en aquel hombre

    que no sabrá que fui sobre la tierra.

    Bajo el indiferente azul del cielo

    esta meditación es un consuelo."

    Comentado por: mufa el 25/8/2009 a las 18:21

  • http://eltallerliterario.com.ar/wp-content/uploads/2008/05/kodama.jpg

    *Maria Kodama tiene cara de culo.

    Comentado por: http://www.fotolog.com/letrada1/75301994 el 25/8/2009 a las 11:51

  • Gracias sean dadas a Hermes, todo vuelve a ser como siempre ha sido.

    Comentado por: DPA el 25/8/2009 a las 10:36

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas , Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horas y Autobiografía sin vida (Mondadori, 2010). Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis.

 

Bibliografía

 


 
 

 

La nueva edición del Diccionario de las artes (Debate, 2011) se amplía en más de cien páginas y corrige todas las entradas anteriores.

 

 

 

 

 

Ensayo

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona.

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2014 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres