PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 23 de febrero de 2020

 Blog de Félix de Azúa

Un montón de huesos

Pocas cosas me sorprenden más que el habitual juicio según el cual los estudios, tanto escolares como universitarios, han de ser divertidos. Nadie lo niega. ¿Alguna vez fueron aburridos? Yo tuve profesores soporíferos como también los hubo extremadamente tontos, pero las asignaturas no tenían la culpa.

Sobre el supuesto de que sólo es divertido lo estúpido, parece que se hubiera llegado a un acuerdo según el cual el más aburrido de todos los estudios posibles es la filosofía. Quizás porque los responsables de la actual educación jamás se interesaron por ella. Son gente curiosa, los responsables del actual sistema educativo. El que ha logrado una tan espléndida destrucción de conocimiento.

Durante meses nos reuníamos en casa de una amiga con Víctor Gómez Pin, para leer las Meditaciones de Descartes bajo su tutela. Éramos veinteañeros, pero aún guardo el ejemplar tapizado de anotaciones marginales. El título del tratado, Meditations metaphisiques, asusta a mucha gente. Lo cierto es que se leen con suma facilidad, son la puerta de la filosofía moderna y plantean el interrogante más audaz que haya conocido el mundo hasta esa fecha: ¿y si lo que llamamos "Dios" no fuera más que un tahúr? La célebre hipótesis del dieu trompeur llevaba ínsita la intención de contestar que no, que Dios es buenísimo y se desvive por nosotros. El problema es que la duda penetró como un virus en el intelecto europeo y menos de un siglo más tarde ya se había convertido en una pandemia. Occidente sería la primera cultura mundial que probaría a sobrevivir con sus solas fuerzas y sin la ayuda de ningún Dios, al que se apartaba de la vida razonable por si las moscas. Aún no lo hemos logrado del todo: Dios sigue atacando con furia, ahora disfrazado de musulmán.

Aquellas tardes de discusión, frase a frase, del que sería texto fundador de la ciencia moderna, el inicio de una innovación colosal obrada por unos seres insignificantes que revolucionaría la vida del planeta para bien y para mal, son de las más "divertidas" que he vivido jamás. La huella de aquel viaje metafísico me ha aconsejado, año tras año, recomendar el estudio de Descartes a los alumnos de arquitectura, sin esperanza, con convencimiento. Y cada año, en efecto, siempre hubo dos o tres valientes (y valientas) que hicieron caso. Su sorpresa era mayúscula. Llegaban luego con los ojos como platos para darme la gran noticia: la así llamada "filosofía de Descartes" era una experiencia emocionante.

Viene esta introducción como excusa de que en pleno julio y para la mochila de las vacaciones ose recomendar al lector sin prejuicios (o al que haya sufridola educación española de los últimos 20 años) un libro sobre Descartes. Su título puede confundir: Los huesos de Descartes, de Russell Shorto (Duomo), en excelente traducción de Claudia Conde. Y digo que puede confundir porque cabe sospechar que el autor imite un título de serie negra, como esa legión de policíacos que para adornarse ponen un Wittgenstein o un Freud entre los cadáveres, a la manera de Manolo Vázquez Montalbán, que ponía recetas de cocina para animar al pobre lector. Pues, no del todo. Es un libro de intriga y trata, ciertamente, sobre los huesos de Descartes, pero es además una notable introducción al pensamiento moderno europeo.

La metáfora de los huesos es adecuada. Cuando Descartes muere (daba clases de matemáticas a Cristina de Suecia), lo entierran de mala manera en un cementerio para huérfanos a dos kilómetros de Estocolmo. Los cementerios católicos le estaban tan vedados como los protestantes. Se había convertido en la bestia negra de todas las jerarquías eclesiásticas. Descartes era creyente y había emprendido su obra tratando de fundar más en razón la garantía de existencia divina, pero su argumento superó al dueño del cerebro de Descartes y con una explosión de dinamita abrió un cosmos sin Dios a la investigación científica. De modo que entre los huérfanos, aquellos de quienes nadie sabía cuál era su credo, encontró acomodo.

Seguramente ese fue el único momento en que los huesos ocuparon el lugar que verdaderamente les correspondía: entre los abandonados que ninguna iglesia reclamaba. Porque, aunque estaba amaneciendo un mundo nuevo que conduciría al dominio hipertécnico que es ahora nuestra casa, sólo lucía la debilísima luz de la aurora en una punta del orbe, pero seguía dominante y pomposo el sol cegador de las monarquías absolutas y los obispos despóticos en todo el planeta. De modo que tampoco los discípulos de Descartes y quienes le enterraron pudieron escapar a la más antigua de las prácticas cristianas: el culto de las reliquias.

La historia de sus huesos es también una historia de cómo el pensamiento religioso se trasladó del alma inmortal a la razón discursiva y cómo la fe ciega en la gloria eterna se convirtió en fe ciega en la verdad científica. En 1666, desenterrado del cementerio de huérfanos para ser trasladado a Francia, sus reliquias sufrieron un primer asalto. En la aduana, los rigurosos funcionarios franceses obligaron a abrir el ataúd y, para pasmo de los cartesianos, había desaparecido el cráneo, se había perdido el recipiente de la mejor cabeza de su tiempo. ¿O acaso el pensamiento no está en los sesos? Problema.

El culto de las reliquias, inspirado por el respeto que imponía su futura resurrección, ¿qué sentido podía tener entre gente que ya no creía en la vida eterna? A pesar de todo, siempre custodiados por sus discípulos, los restos de Descartes volvieron a ser enterrados, esta vez en la iglesia de Sainte Geneviève. Allí permanecieron largamente hasta conocer la sombra del inmenso Panteón, otro depósito de reliquias, ahora nacionalistas.

Durante los siguientes 100 años y a pesar de que Luis XIV condenó el cartesianismo, la razón cartesiana no hizo sino invadir la totalidad de la investigación científica europea y convertir a su fundador en un santo laico, el mártir de la Razón. Cuando a partir de 1790 los revolucionarios se lanzaron al saqueo de las iglesias parisinas, de nuevo entraron en acción los discípulos. Esta vez fue Alexandre Lenoir, figura siniestra y fascinante, quien desenterró los huesos sin cabeza para evitar su profanación. Durante décadas los puso bajo la protección del Museo de los Monumentos Franceses, hasta que en 1819, habiendo ya vencido todas las resistencias, proclamado Descartes el padre fundador de la razón científica, la Academia de Ciencias de París decidió trasladar en solemne procesión (¿religiosa?) los restos del filósofo a la iglesia de Saint-Germain-des-Prés. No obstante, en el momento de abrir el ataúd para proceder al entierro (¿sagrado?), lo que allí se encontraron fue en verdad pasmoso.

Dejo para el lector la solución de la intriga y la incógnita sobre el cráneo que cuidaba el pensamiento de Descartes. He exagerado la parte detectivesca como anzuelo de perezosos, pero en el ensayo de Shorto hay serias exposiciones de asuntos como el problema de la conexión mente/cuerpo, la disputa entre empiristas ingleses y racionalistas continentales, o la herencia cartesiana en escritores tan inesperados como la superlativa Ayaan Hirsi Alí. En su opinión, la persistencia de las teocracias musulmanas obedece a los intereses y el fanatismo de las clases dominantes en esos países, monárquicas y eclesiásticas, pues saben que aceptar la razón cartesiana significa el derrumbe de su despotismo. El predominio de la razón sobre la fe religiosa trae consigo, fatalmente, la libertad de los civiles y la exigencia inmediata de derechos individuales.

Quizás algún día, seguramente en un futuro lejanísimo, una república islámica reformada pida que los huesos de Descartes sean trasladados a tierra de infieles en solemne romería, para desagraviar al santo de la Razón en el último lugar que se negó a eso que (los cartesianos) llamamos Era Moderna. Confiemos en que para entonces pueda viajar, también, el cráneo.

Artículo publicado el miércoles 15 de julio de 2009.

[Publicado el 15/7/2009 a las 10:12]

Compartir:

Comentarios (46)

  • no tener fe: qué desgracia!
    hay locos con fe que son más felices que tú

    Comentado por: hombreobjeto el 24/7/2009 a las 18:20

  • Yo me pregunto si es cierto lo que el propio Azúa ha dicho en alguna ocasión: que aprendió mucho de los razonamientos de García Calvo. Ay, los molinos de viento diacrónicos (¿o es sincrónicos?). ¡Qué gusto da ver cómo se baten en retirada! ¿Que no?

    Comentado por: filfen el 22/7/2009 a las 20:19

  • Vic,

    mi aspiración es más modesta: me basta y sobra con la Constitución vigente y con un sentido personal del decoro.

    En España, para las izquierdas lo habitual es hablar como si no tuviesen (también) un pasado sangriento.
    Cuando los socialistas, anarquistas y comunistas alardean de bonhomía sin aceptar que hicieron exactamente lo mismo que los franquistas y que, de haber ganado ellos la última guerra, sus represalias habrían sido parecidísimas a las de los que sí la ganaron, echo de menos el silencio y un mínimo sentido de la decencia.
    O corrigiendo al poeta, "de las dos, las dos Españas, han de helarte el corazón".

    Comentado por: minima moralia el 21/7/2009 a las 13:39

  • al sr. minima moralia,

    pero, ¿está ud. hablando de crímenes perseguidos por el derecho, digamos, intra-estatal?; ¿o está suponiendo que existe una instancia a la que reconocen todos los países, como un tribunal competente para juzgar supuestos 'crímenes'(supuestos, como les gustaría decir a los que defienden tal instancia) y con jurisdicción internacional?. Pero observe que a lo mejor que se ha llegado, bueno, según mi punto de vista, es a lo del jus publicum, todo lo demás son 'garzonadas', a las que parece ser que el parlamento trata, con buen juicio, de poner coto.

    saludos

    Comentado por: vic el 21/7/2009 a las 11:47

  • En Derecho se contempla tanto la reparación material como la moral.

    No se trata de llevarse las manos a la cabeza ni de defenderse recurriendo al "pues tú más", sino de no permitir que los delincuentes del tipo que sea presuman de sus crímenes o los nieguen.

    No es aceptable que un criminal se jacte de sus delitos o los frivolice o diga que nunca sucedieron o, mucho peor aún, los justifique como necesarios. Da exactamente igual en nombre de qué o quien lo haga.

    Las sociedades que no entienden este concepto terminan autodestruyéndose.
    Como la nuestra en estos momentos, por ejemplo.

    Comentado por: minima moralia el 21/7/2009 a las 09:41

  • al sr./sra. que haya detrás de 'del hombre nuevo al mafioso de siempre'

    era imposible que tuviera 'perspectiva de eternidad', pues que la promesa de eternidad sólo la da 'lo que', ontológicamente, es eterno, y eso, como es bien conocido, faltaba en el 'comunismo', digamos, per se.
    Si ud. es de ésos que se echan las manos a la cabeza por los 'crimenes del comunismo', (oh!, los crímenes del comunismo, ooh!), es 'moralmente' del mismo tipo de los que se echan las manos a la cabeza por los 'crímenes del fascismo', o de la iglesia...es de la especie de los que 'se echan las manos a la cabeza'. Y, ya sabe lo que de ésos dicen que dijo el Cristo

    saludos

    Comentado por: vic el 20/7/2009 a las 17:47

  • Cierto Vic,el " tu mas " no es,por mas que esté al orden del día en el ágora como ud. diría,si no una muestra penosa de la desverguenza y ausencia de rigor intelectual que nos invade.

    Comentado por: maleas el 20/7/2009 a las 17:20

  • Para ADA
    Te felicitamos por haber dejado la enseñanza. Debería cundir el ejemplo y aquellos sin ninguna vocación hacer lo mismo y largarse. No podemos permitirnos el lujo de tener como profesores a quienes NO les interesa educar a nadie. ¿Sólo cree en el esfuerzo personal? ¿y en que el trabajo del profesor lo hagan los propios alumnos, no? QUÉ BARBARIDAD!!!


    Basta ya de responsabilizar de la mediocre enseñanza pública a los alumnos.

    Comentado por: s/n el 20/7/2009 a las 16:31

  • "Muerte entre poetas"
    Ángela Vallvey
    Planeta, 2008
    a favor: buena trama detectivesca y personajes interesantes
    en contra: lenguaje a veces muy forzado

    "Cielo Nocturno"
    Soledad Puértolas
    Anagrama, 2008
    a favor: una de los mejores escritores contemporáneos. Cada vez recuerda más a Lobo Antúnes
    en contra: que se acaba demasiado pronto

    "Josep Pla y el viejo periodismo"
    Xavier Pericay
    Destino, 2009
    a favor: la afirmación contundente y bien documentada de que no habría Pla sin Alexandre Plana
    en contra: un poco pesado en el lenguaje y con muchas repeticiones en algunos pasajes

    Comentado por: libros para el verano el 20/7/2009 a las 16:29

  • ¿Menor de catorce años?

    ¿Te apetece violar a alguien?

    Ni es delito y ya no existen los pecados.

    ¿A qué esperas?

    Comentado por: la ocasión la pintan rasurada el 20/7/2009 a las 13:16

  • "Apenas" dice. Le dio tiempo a cargarse a más de veinte millones de personas.

    Comentado por: el hombre nuevo desde el más allá el 20/7/2009 a las 12:45

  • Sr Vic
    el comunismo soviético tenía perspectiva de eternidad (y apenas duró ochenta años).

    Comentado por: del hombre nuevo al mafioso de siempre el 20/7/2009 a las 12:43

  • desde que el pitecanthropo bajó de los árboles no ha hecho, Nature oblige!, otra cosa que matar (y evidentemente procrear); después se impusieron ciertas reglas más o menos cumplidas, y, más o menos incumplidas, origen de la fina elaboración del jus publicum europaeum, monumento intelectual, y, de ahí, nació la 'gentilezza', la caballerosidad (realmente ésta venía de antiguo pues los romanos de la República la consideraban ya, recuérdese el elogio que hace de Julio César, Cicerón, alabándole por perdonar a Marcelo), después, según Ferlosio, ésta se perdió totalmente con los yankees, con Eisenhower,-siempre según Ferlosio-, al no reconocer el yankee el estatus de 'militares' a los oficiales alemanes, sino darles el trato de 'enemigos'. Cosas de los yankees.
    La cuestión es que, probablemente, lo último que haga el pitecanthropo, como especie, sea matar. En fin, así es la cosa. Por ello, cuando se echan en cara, cifras, dicendo, v.gr., pues el nazismo mató a tantos, pues el comunismo mató a tantos otros, pues el liberalismo mata a todos ésos, pues la iglesia mató a tropecientos, y el franquismo a más que todos los anteriores juntos, y la eta sigue matando, y los rusos en Chechenia tal, y los chinos en el Tibet cual, y los japos en la segunda guerra mundial, pues pascual, y los franceses en indochina....bueno, la lista se puede agrandar. No sé lo que se pretende al contar muertos, yo lo que veo es que la Nature sigue obligeant, es algo así como la pueril respuesta: y tú más!, o, pues anda que tú!; el argumento tu quoque, es débil, tanto como la aritmética, y desde Gödel se sabe lo débil que puede llegar a ser. Lo único que deben considerar, lo único que vale la pena que consideren los creyentes, por ejemplo, los católicos, cuando les 'acusan' de que la iglesia mató a tantos, es considerar la 'perspectiva de eternidad', lo cual puede ser muy bueno, ventaja que no tiene ningún movimiento político...

    saludos

    Comentado por: vic el 20/7/2009 a las 12:32

  • ..Y si vd. es tonto, los que ponen comentarios, los que lo hacen de manera habitual y sobretodo,los que ponen una cita a modo de "mantra" o ( ¿cómo se dice de esos que venían muchísimos en "Camino"???)en fín, carne de diván o agudos de permiso.

    Comentado por: Mortimer el 20/7/2009 a las 11:38

  • Buneo, me he reido mucho cuando dice que siendo veinteañero se reunía para comentar las meditaciones de Descartes, yo creo que el únicio que se divertía en ese tipo de reuniones era vd. las chicas habían urdido un plan consistente en atraparle y gozar de vd. En cambio, parece ser que estaba embebido con las malditas meditaciones y las chicas muy frustradas. Definitivamente vd. es tonto

    Comentado por: Mortimer el 20/7/2009 a las 11:21

  • La razón tiene un límite. Termina donde empieza la sinrazón.

    Comentado por: DPA el 20/7/2009 a las 10:33

  • La madre de Stalin le dijo en el lecho de muerte : " Mejor hubiese sido que te hubieses hecho cura " .
    Esto no es una frase,es un hecho.

    Comentado por: maleas el 20/7/2009 a las 00:01

  • Frente a la infamia sin más que es ponerse en el lugar de la Iglesia para no perdonar los pecados ajenos y tener coartada para los propios, por ejemplo, asesinar a millones de personas en nombre del comunismo.
    Esto tampoco es de Chesterton.

    Comentado por: arriba farias de la tierra el 19/7/2009 a las 23:31

  • El perdón de los pecados y su monopolio es la coartada que ampara toda infamia.
    No, esta frase no es de Chesterton.

    Comentado por: maleas el 19/7/2009 a las 22:28

  • No deja de ser evidente en estos artículos que los intelectuales tipo Azúa (brillantes, comunicadores, creativos, pero dispersos), aún se empeñan en disimular que LA IGLESIA CATÓLICA FORJÓ LA CIVILIZACIÖN OCCIDENTAL que disfrutamos (y, evidentemente, lo saben; muy de vez en cuando lo reconocen en algunos artículos). Los filósofos de verdad, los de pies a cabeza, de sistema, los que se la juegan sí que lo reconocen porque no tienen más remedio. Azúa, al que tanto apreciamos y admiramos, es aún un tanto coqueto intelectual. Por ejemplo, cuando hace ver que no ha leído a Chesterton, chirría.

    Comentado por: uno que fue el 19/7/2009 a las 20:20

  • Mandela cumple 91 años, rodeado de alabanzas y admiración.

    ¿Cómo era eso de que la cárcel no sirve para nada?

    Comentado por: beccario el 19/7/2009 a las 19:30

  • Como dijo Chesterton, lo contrario de lo divertido no es lo serio, sino lo aburrido.

    Comentado por: bon mot el 19/7/2009 a las 19:25

  • A la razon la limita la sinrazón de la vida, y en ese afligir la fe orienta un poco la vida lo cual no es nada irrazonable.

    Comentado por: jmvioleta el 19/7/2009 a las 18:55

  • "Sobre el supuesto de que sólo es divertido lo estúpido,..."


    Bruselas, Praga, Milán, Berlín, Edimburgo, Londres... Turistas haciendo fotos, grupos de japoneses oyendo con atención las explicaciones de sus guías, ciudadanos andando deprisa para ir o venir del trabajo y, de repente... ¡palmas, gritos, canciones desafinadas a pleno pulmón! Son los estudiantes españoles de Erasmus, decididos a que todo el mundo se entere de que están allí, con su calimocho o su resaca, sus pellas, sus camisetas de los equipos de fútbol que veneran. No han pisado apenas la universidad, no saben dónde está la biblioteca, no han aprendido francés, ni alemán, ni italiano, ni inglés, ni nada de nada, pero son jóvenes y - ellos lo creen- muy divertidos. Cuando vuelvan a su tierra dirán de sí mismos que son la generación "mejor preparada" y a fe que tienen razón: los mejores preparados (a cuenta de los impuestos que pagan sus mayores y del dinero extra que le sacan a sus ¿pobres/estúpidos? padres para completar la beca) para que este país nuestro siga siendo de charanga y pandereta un siglo más.

    Felicito a Eva y a Ada por su decisión.

    Comentado por: hasta los el 19/7/2009 a las 12:14

  • Para EVA:
    Te felicito Eva. Yo también hice lo mismo. Me largué de la enseñanza. No me interesa educar a nadie, sólo creo en el esfuerzo personal. Al diablo los alumnos ingratos y de generación MTV. Que se pudran de ignorancia.

    Comentado por: Ada o el ardor el 19/7/2009 a las 06:22

  • Si,lo de Bermejo, ¿que entenderá este memo por Izquierda?,es una sandéz de primer grado.Entre otras razones de mas peso,dejé mi afición a la caza para no tener que soportar a gente como él.
    La Religión niega a la Ciencia,la Ciencia convierte a la Religión en objeto de estudio,es ya una disciplina historica,pero eso ocurre en Francia,claro,aquí,como recuerda Azúa,Descartes está muy mal visto.
    ¡ Vivan la cruz y las caénas.

    Comentado por: maleas el 18/7/2009 a las 23:42

  • La ciencia y la religión son como un matrimonio blanco: no tienen porqué tocarse. Cada una tiene su ámbito y su función, mejor no mezclarlas, sino aprovechar sus beneficios. Yo, que no creo en Dios, sí que creo en la Iglesia, que me parece una institución admirable. Y pienso que se puede ser cartesiano y católico a machamartillo. Qué tendrá que ver una cosa con la otra.

    Comentado por: Rorty el 18/7/2009 a las 23:10

  • En nuestro Siglo de Oro,la necedad de ateismo se despachaba de esta manera.
    Sebastián de Covarrubias:«fueron unos hereges muy sucios y asquerosos, aunque ellos se pusieran el nombre arrogante y fanfarrón de gnósticos, científicos, famosos y sabios (...) siendo unos grandes necios, puercos y famosos bellacos»..

    Comentado por: misato el 18/7/2009 a las 15:58

  • A mi estos artículos tan burocráticos que necesitan tantos papeles para escribirse, no me gustan nada. Los prefiero más literarios.
    Sé que mi opinión cuenta mucho, por eso lo digo.
    ¬¬

    Comentado por: marc el 18/7/2009 a las 13:23

  • "La izquierda no entiende la caza"

    MARIANO FERNÁNDEZ BERMEJO

    El País - 18/07/2009

    Comentado por: conejos marxistas aliviados el 18/7/2009 a las 13:21

  • Vic, por dios, me pone de un caliente que va a arder Troya

    Comentado por: garota no seu balanço caminho do mar el 17/7/2009 a las 14:49

  • ay, a vueltas con el puterío!

    No te quejes, oh Nice, de tu estado
    porque te llamen puta a boca llena,
    pues puta ha sido mucha gente buena
    y millones de putas han reinado.


    Dido fue puta de un audaz soldado,
    a ser puta Cleopatra se condena,
    y el nombre lucrecial, que tanto suena,
    no es tan honesto como se ha pensado.


    Esa de Rusia emperatriz famosa
    que fue de los carajos centinela,
    entre más de dos mil murió orgullosa;


    y pues ya lo dan todas sin cautela,
    haz tú lo mismo, Nice vergonzosa,
    que esto de honra y virgo es bagatela.

    fijénse, hasta a la pobre Dido...

    infelix Dido, nulli bene nupta marito
    hoc pereunte fuges, hoc fugiente peris

    eso sí, cuando por las playas vayan y observen al viento, quizá del atlántico meridional, los pareos ondulantes como finas vestiduras botticellianas, y ellas, como diosas emergentes del mar chipriota, piensen que lo mejor, sin duda lo mejor, lo que más atrae, al que sabe observarlas, de una mujer, no es que sea bella, o fea, que tenga una nariz prominente (maravillosas), o chata, ni es la simetría de las facciones; lo mejor es como se mueven, la armoniosa proporción y el ritmo de los miembros al desplazarse con cadencia...acercándose como una pantera. Eso, sin duda, es lo mejor de la mujer, la mujer...en movimiento armónico simple...sinuoso

    Est et in incessu pars non comptenta decoris
    Allicit ignotos ille fugatque viros
    Haec movet arte latus, tunicisque fluentibus auras accipit

    [Hay en el andar cierto encanto nada desdeñable
    Atrae éste, o repele, a los hombres que no os conocen. La una mueve, con artes las caderas y hace flotar sus túnicas al viento]

    saludos

    Comentado por: vic el 17/7/2009 a las 12:13

  • 'a traicionado'

    ¡esto si que es una sagrada c.....!

    Comentado por: degradado a chucho el 16/7/2009 a las 20:32

  • Provoqueen,

    ¿Cómo definiríamos la prostitución?
    Si nos ponemos a ello, normalmente llegamos a un planteamiento cercano al de 'es como cualquier otro trabajo'. 'Trabajadoras del sexo', dicen. Visto así, no sería diferente de escribir un libro, por ejemplo. También se hace por dinero, es una profesión muy digna y a nadie le parece mal.
    Y, sin embargo ¿no se nos escapa así algo? De lo contrario ¿a qué darle tantas vueltas? Quizás es que la prsotitución no es como otro trabajo.
    Para seguir con el ejemplo del libro, imaginemos que nuestro anfitrión, Azúa, distribuyera a lo largo de su próximo libro una serie de párrafos encaminados a hacernos comprar en El Corte Inglés.
    ¿Diríamos que ese objetivo, esa forma de utilización del libro, es todavía definible como 'escribir por dinero'? ¿O sentiríamos que Azúa a traicionado algo, qué ya no es un escritor? ¿Y que ahora está más cerca de la prostitución que cuando sólo 'escribía para vivir'?´
    Tal vez es por ahí por donde encontremos algo. Evidentemente, es el camino de lo sagrado.

    Comentado por: otra vez el dichoso perro el 16/7/2009 a las 20:29

  • Pues no sé si carecer de fe es buena o mala suerte, pero lo que seguro que es una gran mala suerte es carecer de razón.

    Comentado por: provoqueen el 16/7/2009 a las 20:21

  • Felicidades y gracias por su artículo. En él se refiere a que los responsables del sistema educativo jamás se interesaron por la filosofía. La situación de la cultura y el conocimiento tendrá alguna posibilidad de mejorar, o detener al menos su caída libre, el día que sepamos ¿por qué el PSOE odia la filosofía?

    Comentado por: Clausewitz el 16/7/2009 a las 19:41

  • ¡qué mala suerte no tener fe!:
    El predominio de la razón sobre la fe religiosa trae consigo, fatalmente, la libertad de los civiles y la exigencia inmediata de derechos individuales.

    LA FE RELIGIOSA NO TRAE CONSIGO OBLIGATORIAMENTE LA FALTA DE LIBERTAD
    (OTRA COSA ES CÓMO GESTIONE LA IGLESIA CATÓLICA...)

    Comentado por: hombreobjeto el 16/7/2009 a las 17:27

  • Vic,

    Precisamente sinécdoque es mi segundo nombre.
    Pero sin entrar en historias de familia, le diré que estamos diciendo lo mismo. Precisamente porque creacionismo no es igual a religión, el conflicto no es entre ésta y ciencia, sino entre creacionistas y, por así decirlo, cientifistas.
    Como es habitual, los más majaras de ambos bandos parecen dominar el debate.

    Comentado por: el mismo perro con el mismo collar el 15/7/2009 a las 23:22

  • :)

    Comentado por: http://www.fotolog.com/letrada1/73524194 el 15/7/2009 a las 21:21

  • al sr. el otro perro,

    aunque parece que no conoce, o lo aparenta, la figura rétorica de sinécdoque, le diré que, aun así, ¿es que acaso todas las religiones son 'creacionistas'?. Al decir, pugna entre ciencia y religión se recogen todas las posibles religiones y todas las posibles ciencias y todas las posibles pugnas, o criterios diferentes, incluso contradictorios, que se sostengan. Algunas discusiones comprenderán a todas o a varias de las que se consideran religiones, otras no; por ejemplo, en el caso del 'creacionismo', no se contemplan pugnas de este cariz entre la biología y el hinduismo, por ejemplo.

    saludos

    Comentado por: vic el 15/7/2009 a las 19:37

  • Acabo de escribir un comentario plagado de errores en elpais; de modo que he buscado su blog para reiterarle lo mucho que me ha gustado su artículo. Y como me ha convencido, le voy a dedicar una entradilla en mi blog a alguno de sus libros, que también se pueden leer more detectivesco.
    Sólo me he leído cinco o seis, veremos a ver cuál elijo (la poesía, editada en Hiperión, no; el diccionario no lo encuentro en mis estanterías, me pasa con frecuencia).
    lunaresnegros.blogspot.com

    Comentado por: Herminia el 15/7/2009 a las 17:22

  • yo sé (bueno, presumo razonablemente) que los autores de elboomeran(g) no necesitan vitaminas para sus egos, pero muchas veces me cuesta no caer en una repetida felicitación
    quizá, sí, me sea permitido repetir otra cosa : iglesia&religiones, así como ejércitos&fuerzasarmadas, los dos peores inventos de homas y homos pretendidamente sapiens

    Comentado por: jbv a 10.710 km el 15/7/2009 a las 16:03

  • Su artículo me ha recordado lo mucho que disfruté leyendo las Meditaciones metafísicas y El discurso del método en la facultad. Cuando terminé la carrera trabajé un curso como profesora de filosofía en un colegio y propuse a mis alumnas la lectura del segundo, esperando que la disfrutaran tanto como yo. Me entregaron un montón de trabajos pero la mayoría parecían copiados de la misma fuente y me quedé con la impresión de que no les había interesado lo más mínimo.
    Cuando acabó aquel año decidí dejar la enseñanza, no tenía ni vocación ni capacidad para una tarea tan dura, y llevo ya muchos años trabajando, felizmente, como bibliotecaria.

    Comentado por: Eva el 15/7/2009 a las 13:27

  • Vic,

    no hay pugna entre religión y ciencia, excepto si hay interés en crearla.
    las pugnas en todo caso serán entre creación/evolución o providencia/progreso.

    en cuanto a Azúa, ver pugna razón/religión y originarla en Descartes! ¿No leyeron en las tan divertidas tardes a Tomás, el de Aquino? También es divertido, aunque quizás demasiado fino para la brocha gorda de Gómez Pin.

    Comentado por: el otro perro el 15/7/2009 a las 13:13

  • ay, la sempiterna disputa entre religión y ciencia. Ésta siempre suena trasnochada. Aunque para vender libros, y otras cosas, quede bien. La cuestión es, desde mi punto de vista, mantener debilitadas ambas, tanto a la religión como a la ciencia; es lo mejor. Cuando me dicen y critican a la iglesia, yo respondo que la quiero seguir manteniendo, si se da el caso tachando la x en la renta; si se critica a la ciencia por los ultramontanos de la religión, se sacan argumentos a-teos, para verle las caras, y la expresión de abrumada impotencia, ante las preguntas profundas, claro! Todo es cuestión de mantener...debilitadas ambas. De ser un saltimbanqui. Lo que hace sonreir es ver la pugna secular entre ambas, o mejor dicho, ver cómo se toman a pecho los argumentos unos y otros. A la iglesia, católica, hay que mantenerla, no me quiero perder a sus eminencias purpuradas, ni a la triple corona, ni a la guardia suiza, ni las declaraciones de la confe, etc; si me preguntaran en referéndum votaría que sí a su prevalencia, más que nada por tradición. Y si me preguntaran si debe la ciencia, o el pensamiento, pasarse por el arco a los obispos votaría que evidentemente. La cuestión, finalmente es 'política', mantener las dos útiles para el hombre, porque así debilitadas es cuando queda espacio 'libre' para él. Y no dejar de saltar, ni de hacer piruetas

    saludos

    p.s.:

    he visto la recomendación del libro de Racionero, y me sumo...y no lo olviden, incluso en verano, y como dice don Luis "hay que ser un 'gentleman' siempre"

    Comentado por: vic el 15/7/2009 a las 12:22

  • Yo recominedo: La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

    Muy bueno

    Comentado por: albert el 15/7/2009 a las 11:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres