PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 30 de mayo de 2020

 Félix de Azúa

La letra es el espejo del alma

Cualquiera que en alguna ocasión se haya visto en la necesidad de corregir trescientos exámenes, habrá reparado en la enorme diversidad de las escrituras. Cada alumno tiene su particular modo de dibujar letras y palabras. Vence, en general, una grafía primitiva, fragmentada y difícil de leer, como si se hubiera escrito deprisa, aun cuando si se observa a los examinandos se constata que escriben con lentitud exasperante. Esta asombrosa diversidad es el resultado de una práctica cada vez más secundaria, frente al tecleo.

    Nuestros abuelos recibían lecciones de caligrafía y todavía en mi infancia mis amigos distinguían perfectamente si una niña era del Sagrado Corazón o del Jesús María sólo con mirarle la letra. Eran modelos de disimulo, de ocultación, porque es ancestral la creencia de que en la escritura nos traicionamos. La caligrafía servía para encubrir nuestra parte siniestra. Todavía hoy el examen grafológico es decisivo para la elección de candidatos a trabajos comprometidos.

    En uno de sus artículos de los años treinta, escrito en Ibiza y quizás alucinado por una insolación germana, Walter Benjamín escribió que el poder de imitación de los mortales es su principal carácter. No sólo imitamos a los animales y a los otros humanos, imitamos también los fenómenos naturales y la esfera celeste, por ejemplo con las danzas rituales o con los signos del zodiaco. Más tarde imitamos el mundo mediante jeroglíficos. Y finalmente con la escritura, la cual representa el cosmos, pero también a quien está escribiendo. En la escritura, dice, aparece el retrato de la parte ciega de nuestra alma. Escribo una carta y desde el papel un rostro maléfico y amenazador me sonríe en forma de escrito: es mi parte opaca y latente. La he imitado disfrazada de alfabeto. 

    Añade Benjamín que precisamente por ir concentrándose nuestras imitaciones del mundo en la escritura, poco a poco ha ido desapareciendo la magia. Si su hipótesis es correcta, la desaparición de la escritura por efecto del tecleo traerá consigo un crecimiento exponencial de la magia.

Artículo publicado el sábado 20 de junio de 2009.

[Publicado el 22/6/2009 a las 07:04]

Compartir:

Comentarios (50)

  • si la letra es el espejo del alma en que situación quedan los médicos

    Comentado por: elba el 12/7/2009 a las 22:51

  • Hay un libro de estilo tácito para los blogs: no decir nada que uno no diría en presencia del fundador, en este caso, don Félix de Azúa.
    A lo mejor estaría bien que los inquisidores pensaran en ello.

    Comentado por: can el 26/6/2009 a las 08:13

  • A mi pena me ha dado lo de Michael Jackson... Un símbolo de los tiempos en que vivimos, el síndrome de Peter Pan y el adulto avestruz, y el fracaso del infantilismo como refugio; no por que haya muerto más o menos joven, sino por que teniéndolo todo no pudo ser feliz.

    Comentado por: noticia del dia el 26/6/2009 a las 04:46

  • Alicia,

    En todo caso, puede contar conmigo.
    Le aseguro un mínimo de seis boutades (diez si cobro).

    Comentado por: feliz d'axúa el 25/6/2009 a las 21:39

  • Necesito que me escriba para la entrevista :)

    Comentado por: Alicia el 25/6/2009 a las 20:02

  • Farrah Fawcett, an actress and television star whose good looks and signature flowing hairstyle influenced a generation of women and, beginning with a celebrated pinup poster, bewitched a generation of men, died Thursday morning in Santa Monica, Calif. She was 62.

    Comentado por: ¡qué pena! el 25/6/2009 a las 18:24

  • al sr. que no teme al hombre de un solo libro,

    cuenta la anécdota don
    Aquilino Duque, de un arabista que rompiéndose como estaba la cabeza ante un texto, y por lo 'puntilloso', como es bien conocido del idioma de la península feliz, no conseguía, el rumí, descifrar el significado de una palabra, fue entonces, en viniendo un alumno suyo a parar en el texto que su maestro estudiaba penosa y tan gravemente, cuando le hizo observar que el dichoso puntito no era más que una cagada de mosca...epifanía de epifanías todo el texto se aclaró, se dispuso como un todo bien articulado y el concepto latente y el discurso del autor se hizo flama en el abotagado magín del arabista; y fueron felices él y su alumno, al fin, y quién sabe si comerían perdices, a buen seguro comieron alcuzcuz.
    Infiero que ud., como el arabista de arriba, muestra ser minucioso, cosa, por otro lado, muy importante y requerida en muchos ámbitos de esta corta vida, -qué se lo digan a los artificieros-, y como, probablemente sea una habitud en su vida, por lo que transluce, o como cantara aquel flamenco sabio que fue, Chano Lobato, por alegrías, por lo que 'trasmina y huele' de sus escritos, se nota que lo que más le interesa de los textos son las 'cagadas de mosca', espíritu de linotipista, diría aquél...en fin, para mí, chapeau!, que de todo debe haber en la Viña del Señor (al igual que en el barrio gaditano), ¿debe?, ¡debe!...bueno, y como en esto de los intereses, como en todo, hay clases, sólo le resta a ud. esperar a alguien, a algún entendido, que le diga cuál es la clase en la que se le puede encontrar, mas barrunto que no será muy bueno su 'score'...barrunto, por ello, siga botando la pelota...antes de que se le pare

    saludos

    Comentado por: vic el 25/6/2009 a las 15:57

  • Claro que soy subjetivo, confieso mi práctica de la eiségesis; no me creo tan sabio como usted que practica la exégesis con los demás y, sobre todo consigo mismo, sin contrastar opiniones ni con su masota.
    Por cierto, cuide usted también su ortografía y su sintaxis. De la prosa poética ni hablemos… en el parque.
    Lea en voz alta sus textos, hágase ese favor. Pero léalos de verdad, con entonación y tal como están escritos: con sus comas, sin sus acentos, sin sus mayúsculas, sin imaginar signos de interrogación. Ay, vic, tiene tanto que decir que se atraganta. ¿Es que no tiene amigos?

    Comentado por: Aquí no, Santo Tomás el 25/6/2009 a las 11:01

  • ay...Dios mío!, ud., evidentemente no es su culpa, sino de los lugares donde se olvidaron de educarle, pero no distingue ni entre la prosa descriptiva, ni entre la eiségesis, ni entre un tocino, ni entre una velocidad, en fin.....hágase un favor, porque no sale al parque hoy, y mañana, aunque llueva, y si puede durante todo el verano...a botar una pelota

    saludos

    Comentado por: vic el 25/6/2009 a las 09:57

  • Esperemos que para el otoño salga al mercado un DVD con los mejores momentos de vic. Con imagen y sonido resultará todavía más apasionante intentar entender algo, pero lo interpretaremos, objetivamente, que para eso estamos. Por el momento nos conformamos con leer entre líneas, o sea, en el espacio.

    Mañana puede llover en Madrid.

    Comentado por: Axerejé el 25/6/2009 a las 09:19

  • Recuerdo las discusiones que tenía con mi padre acerca de los cuadros de Kandinsky o Miró. Él decía que eso lo podía hacer cualquier niño. En cambio para mí tenían mucho valor. Un día trajo a casa un tapiz de esos donde se ven ciervos sobre fondo rojo. Yo lo consideraba abominable. Él lo puso en la cabecera de su cama.

    Comentado por: DPA el 24/6/2009 a las 14:46

  • cuando se dice que la color no forma parte de la cosa que se observa, sino que es 'puesto' por el cerebro, esto es, que es una interpretación cerebral de las longitudes de ondas del espectro electromagnético que reflejan los objetos; esto, me lleva a preguntar si 'lo bello' de la obra, entendida como algo que es producido por el hombre, no será algo así como el color. Es decir, que no pertenece propiamente a la obra sino que es una 'interpretación'. Pero si lo es, no se podría pensar que fuera sujeto de una interpretación. Pues el color, en definitiva, es una interpretación sobre algo objetivo, en este caso las ondas. Luego si la categoría de lo bello fuera, análogamente, como el color, se podría decir que no está, que no es algo propio de la obra, pero que no es simplemente 'subjetivo', en tanto que sería una 'interpretación' de algo donde sí intervendría algo propio de la obra. Por tanto, cualquier juicio que se hiciera sobre lo bello atendiendo a algo que es de la obra, no se adecuaría a lo que se dice.
    Es por ello, que cualquier obra que sea una mostración de la forma, que es algo propio, algo que pertenece a ella, digamos, de forma intrínseca, no podrá albergar lo bello, consecuentemente es en la materialidad donde se debe dar lo bello en la obra. Pues ésta es algo que no forma parte de la obra, que no le pertenece propiamente, aun si la entendemos como concepto, como plasmación de algo que quería decir el artista. Por tanto, entre otros lugares es en la representación, donde hay que buscar lo bello. ¿Será por eso que el arte no figurativo no goza de aquél?

    saludos

    Comentado por: vic el 24/6/2009 a las 12:43

  • Si cuando escribe cartas, contempla que en el papel hay rostros maléficos que le amenazan,le aconsejo que debe variar su medicación.

    Comentado por: Psiquiatra el 24/6/2009 a las 09:52

  • El teclado sí que encubre nuestra parte siniestra, mucho más que la caligrafía. Además, hace tabula rasa de las diferencias. Un grafólogo, con sólo echarle un vistazo a la escritura de alguien puede rastrear infinidad de datos sobre el escribiente. Al igual que el acento y determinadas expresiones delatan el origen social, regional y cultural del hablante, la caligrafía nos define. Quizás por eso la obsesión de Zapatero por dotar a todos los niños de pizarras digitales. Tendrá, eso sí, que hacerles hablar también a todos mediante una máquina que les dote de voz de robot. Si hay un apagón, los "ej que" fonéticos y gráficos dejarán a la vista lo que más odia nuestro presidente y sus votantes: que haya diferencias entre sus administrados. Aunque, igual que hay otros mundos pero están en éste, ya puede la mona vestirse de seda. La hipótesis de Benjamin me parece más bien la contraria: cuanto más teclado, i.e. más socialización, menos magia.

    Comentado por: ibiza el 24/6/2009 a las 09:36

  • Aunque no sé, ahora que se lleva el graffitti casero para decorar interiores, y teniendo en cuenta lo desgastada que ya está la pintura, puede que sea un buen sitio para hacerle un dictado.

    Comentado por: escarola el 24/6/2009 a las 07:49

  • No lo dudo, María. De todas formas me alegro de que mi hija me lo ponga fácil. Yo todavía recuerdo los dictados de mi padre como el más aburrido de los martirios. A mí me viene del cole ya enseñada.

    Comentado por: escarola el 24/6/2009 a las 07:31

  • Buenos días Isis
    Aunque soy una completa analfabeta en esa lengua (y en otras), sospecho que "Al hamdulillah" no significa "almohadilla", ni tampoco "empanadilla de jamón"...

    Comentado por: provoqueen el 24/6/2009 a las 07:27

  • Salam aleikum! Provoqueen. Voy a intentar averigua algo sobre eso que preguntas, para que luego puedas decir Al hamdulillah!

    (Siento no poder usar la grafía árabe, este blog no lo permite)

    PS: Una vez me dijeron que tenía una letra sexy ¿será eso posible?

    Comentado por: Isis el 24/6/2009 a las 06:13

  • philip glass este sí que es bueno alicia y no la carrinclonadas de Félix. xD

    Comentado por: Un buen tipo el 23/6/2009 a las 17:59

  • La solución sería sustituir todos los exámenes por un sólo examen grafológico.

    Comentado por: escarola el 23/6/2009 a las 11:32

  • concederá, perdón.

    Comentado por: Alicia el 23/6/2009 a las 09:48

  • Se da el caso paradójico de que es la grafía de la imprenta la que ha imitado a la caligrafía manuscrita,la que ha venido a ser su simulacro, y no al revés.

    Quizá los muchachos universitarios lo que olviden es "calibrar", caligrafiar, más que dibujar, la escritura para que a la hora de que el profesor examinador, en este caso el profesor Azúa, no tenga problemas y tropiece al leer el fárrago. Hay unas libretas especiales para ensayar la caligrafía, se vende en cualquier librería y es aquella en la que dirigen dos líneas en paralelo el trazo y frenan el volumen de las vocales o rebeldía de las consonantes. En las antiguas cartas de puño y letra, la caligrafía era otra cosa, y ahí sí que había algo que importara, alguna señal que recogiera parte de un mundo,lo particular de un mundo caracterológico que, antes de nada, al recibir la carta, uno ya conocía y presentía la mano, delicada o torpe, que la había escrito; aparte del alma se intuía o notaba uno si se había escrito con pausa o con prisas(había tachones), con desgana, si traía mala o buenas; cuando merecía la pena, se guardaba y se releía infinitas veces y en esas infinitas veces siempre decía algo, si por el contrario era urgente o asomaba un estado de ánimo sospechoso se tiraba sin más dilación o se guardaba como prueba; si la persona remitente guardaba un secreto o lo que quería era desvelarlo a los cuatro vientos, sobraban todo demorarse en detalles y era preciso esperar casi siempre que el escrito fuera alegre o trajera alguna pena(tal vez una lágrima alumbraba un punto álgido junto a la tinta) y aún guardara una semilla de esperanza, etcétera. También, claro está, conservaba un retórica, y si era femenina, un perfume. Resumiendo, se conocía el destinatario y se lo tenía en cuenta, tenía un rostro, y las cartas se esperaban, se esperaba algo en ellas: la mujer que escribía, si estaba enamorada o, por el contrario, quería dar larga cuanto antes, hacía de un escrito de carta un acontecimiento para el destinatario que abría el sobre: mirarle la cara en ese momento podría ser todo un mapa( también es verdad que cabía la posibilidad de que no hubiera respuesta ni recibimiento de carta alguna, y eso sí que era "calibrar" una respuesta).Lo que se dice caligrafía, sólo importó en el primero y segundo curso escolar, después si alguien ha buscado algo de ciencia caligráfica ha sido en lo epistolar, misivas que por mucha elegancia que una máquina de hoy pudiera detentar en los folios nunca revelarán lo fundamental ni mágico que enseñaba el poeta Pedro Salinas. Decía Ortega y Gasset, y viene a huevo, que era en lo epistolar donde una mujer palpaba y hacía su mejor lírica, o mejor dicho, donde mejor se conocía su poesía y alma (sí, porque poesía y alma no solamente es lo que hacen los poetas, sobre todo si son malos).Así pues, las mejores amantes "debían" ser aquellas que supieran escribir cartas,amén de tener una sugerente y bonita caligrafía. Hoy en día no se escriben cartas, bueno sí, se escriben pero siendo un director de banco. Pero esto ya es otro cantar; de la caligrafía, ya se sabe, como toda decadencia, envidia, o si se quiere imitación, ha venido a parar en una cosa muy distinta que han aprovechado los grafológicos que son los psicólogos y brujos, cuando parecen creen a pies juntilla encontrar una falta de calcio en el trazo de una determinada f o en una más que legible clueca a.

    Comentado por: Delfín el 23/6/2009 a las 08:51

  • Me gustaría echar mano de hemeroteca y averiguar si algún intelectual, pongamos que francés, escribió algún interesante artículo sobre 'la caligrafía es el espejo del alma' cuando los fusilamientos de Franco.

    Comentado por: curioso que es uno el 23/6/2009 a las 07:22

  • Según tengo entendido un punto importante en el arte islámico es la letra con que se escriben los versos del corán. ¿Qué dice eso de ellos? ¿Es sólo para compensar la ausencia de otras manifestaciones artísticas, o conlleva algo más? Si alguien puede contestarme, quedaría muy agradecida. Saludos.

    Comentado por: provoqueen el 23/6/2009 a las 07:09

  • D. Eduardo Haro (padre) le llamó un día "idiota", dijo que vd. era un idiota.

    Comentado por: Josef Amigo el 23/6/2009 a las 06:51

  • El profesor José Luis Molinuevo de la Universidad de Salamanca estaría de acuerdo con usted. No sé si está al tanto de su visión de un nuevo humanismo basado en las nuevas tecnologías.

    Por cierto, mi caligrafía con el paso del tiempo se ha hecho nefasta para el espectador... lo que otros llaman ilegibilidad, yo lo llamo personalidad.

    Un saludo.

    Javier Davila.

    Comentado por: Javier Davila el 22/6/2009 a las 21:09

  • Pero para caligrafía bonita la de los chinos. España la escriben como suena, bueno como les suena a ellos, schipanya.
    Boca llena de dientes, quiere decir. Así es la de Paul Preston, que el pobre parece que tiene dos filas, igual que algunos tiburones.

    (me aburro más que Azúa cuando escribió este artículo)

    Comentado por: por el sagrado coraaazóooon el 22/6/2009 a las 20:56

  • Los chicos de los Jesuítas que estaban enfrente tenían una letra pequeña y escribían igual de rápido que nos metían mano en la explanada de los autobuses. Los muy bobos decían luego perdón, perdón

    Comentado por: y con mucha alegría gracias te queremos dar el 22/6/2009 a las 20:42

  • La del Sagrado Corazón es preciosa y tan chic que cuando firmas un cheque aunque no tenga fondos parece que eres multimillonaria.

    Comentado por: magdalena sofía te queremos cantar con toda nuestra vooooz... el 22/6/2009 a las 20:36

  • la desaparición de la escritura por efecto del tecleo traerá consigo un crecimiento exponencial de la magia.

    Artículo publicado el sábado 20 de junio de 2009.

    '
    tuenti, fascinante, es un lenguaje nuevo, o face... uah! es increíble como la comunicación entre tantos que invitas o llegan es: z2qw, hap -p _ pon y te haremos un hap--- y te haremos una fiesta pon la sfotos.
    lo he traducido, pero no pierdo normalmente el tiempo tecleando para la RAE y te entiendes.
    m

    Comentado por: Enea el 22/6/2009 a las 19:44

  • ¿Para qué, caligrafix? ya sabemos que la letra de Don Félix es un prodigio de claridad.

    Comentado por: Paquito Chocolatero el 22/6/2009 a las 19:19

  • Me tomo la osadía de sugerirle, don Félix, que algún día dedique, si encuentra el tema jugoso, un artículo a las caligrafías de escritores. Tengo en mente las de Kafka, Robert Walser, Cela, Juan Ramón Jiménez en sus últimos años...

    Comentado por: caligrafix el 22/6/2009 a las 18:54

  • María, he mirado desapasionadamente los cuadernos de mi hija, y confirmo que su escritura alcanza un grado de perfección rayana en los verdes cuadernos Rubios, no era orgullo materno, eso sí, no tan pulcras como decía. Yo también luché por hacer mis rasgos más distinguidos y afilados, de hecho conservo dos tipos de escritura, que utilizo en función de mi estado de ánimo, una más evolucionada, pequeña y picuda y otra más vertical y redonda, que yo llamo regresiva.

    Comentado por: escarola el 22/6/2009 a las 18:36

  • Yo apostaría a que también el número de zurdos ha aumentado bastante en estos años.

    Comentado por: individualismo desesperado y exasperado el 22/6/2009 a las 18:34

  • Me avergüenzo de mi caligrafía. Si no fuera por el ordenata no escribiría nada. En cambio esta Courier New invita tanto a la lectura como a la escritura, y es mucho más democrática.

    Comentado por: Un buen tipo el 22/6/2009 a las 18:30

  • Si la letra es el espejo del alma, la tempura es el espejo del culo

    Comentado por: cludo con alós el 22/6/2009 a las 17:25

  • yo he corregido 200 exámenes. Y la principal conclusión que saqué fue que... ¡el próximo sería tipo test!

    Comentado por: rabido el 22/6/2009 a las 17:03

  • Hubo un tiempo, cuando era joven, en que me relacionaba con un grupo de chicos. Ellos, a las chicas tranquilas, no luchadoras, las llamaban "las meoni", en tono despectivo. siempre imaginé que la letra de una meoni era de ese tipo, redondeada, con ceros sobre las íes. Por supuesto yo nunca me consideré una de ellas, pero nunca tuve el valor de preguntarle a los chicos qué era exactamente una meoni.

    Comentado por: Adela el 22/6/2009 a las 17:03

  • Escarola, su hija habrá conseguido una letra pulcra y redondeada a la temprana edad de 8 años. Yo recuerdo cómo, en la adolescencia, luché denodadamente para borrar esos rasgos claros y nítidos de mi escritura, pues se me antojaban expresión de un carácter dócil, paciente y ordenado; lo opuesto a la imagen en la que quería verme reflejada. En el libro que estoy leyendo, el viernes en la playa, había subrayado un párrafo; así son las coincidencias, que regresa de la mano del post de hoy.
    Copio:


    "Antes veía letras esparcidas entre las ramas de un ârbol, en los cristales mojados, trazadas por el vuelo de las moscas. Estudiaba los alfabetos del Mediterráneo para aumentar el catálogo de signos y entendr aquella escritura diseminada. Entre los puntos estrellados del universo nuestros antepasados habían visto figuras, bestias, carros; yo vislumbraba líneas de alfabeto. El mundo estaba escrito, el primer hombre no inventaba los nombres, los leía. Quedan sobre la materia los trazos residuales de esa escritura, monogramas que resisten a una tachadura general...."

    ADELFA, ARCO IRIS
    Erri de Luca

    Comentado por: María el 22/6/2009 a las 16:39

  • Creo que Don Félix está tan cansado de nosotros como de sus alumnos.

    Comentado por: Paquito Chocolatero el 22/6/2009 a las 16:15

  • Azúa escribe Benjamin con acento (en la i).
    ¿Qué nos dice eso de él? ¿Ignorante o no corrector de pruebas?

    Comentado por: con lupa, o mejor con lupita el 22/6/2009 a las 15:24

  • la letra, ¿espejo del alma?
    los iletrados, ¿desalmados?
    soy un escribidor de cartas, un cartautor, padecedor no de una cierta incontinencia epistolar sino de una incontinencia epistolar cierta, pero contra el viciopecadodelito de escribir cartas, la virtud de no contestarlas
    así, todas todos analfacartabetas analfacartabetos
    abrumado por la presión tecnológica informática computacional tengo mi jbpuntocom, me he reconvertido en e.mail/electronicwriter
    compruebo ahora que a iméils infecciosos silencios internéticos penicilínicos
    todas todos anlafacibernéticas analfacibernéticos

    Comentado por: jbv a 10.710 km el 22/6/2009 a las 14:28

  • 8,7
    Adios

    Comentado por: Gabriel el 22/6/2009 a las 14:06

  • ¡qué manía con Benjamin!

    Comentado por: aburrido el 22/6/2009 a las 13:59

  • sí, d. Félix tiene razón, yo me acuerdo, lo Benjamin a lo que hace referencia es, creo recordar y además hice referencia en estas sábanas al respecto, a los dos ensayitos que tiene sobre la 'facultad mimética'

    Comentado por: vic el 22/6/2009 a las 10:53

  • ¿Sólo trescientos?

    Comentado por: Alicia el 22/6/2009 a las 10:49

  • Mi hija de 8, también en colegio público, ya ha conseguido esa caligrafía pulcra y redondeada. A partir de ahí todo sería degenerar, -lo que en mi opinión no es fruto de la abstinencia sino del exceso, del desgaste- si por calidad de escritura entendemos el sometimiento al molde general; o no, si por el contrario pensamos que es esculpir las letras de una forma única, legible o no - es otra cuestión.

    Comentado por: escarola el 22/6/2009 a las 10:06

  • ¿El alma? ¿La parte moral del Ser?

    Comentado por: DPA el 22/6/2009 a las 09:02

  • Voy a hacer un par de comentarios respecto a la caligrafía. Hasta los 31 años mi caligrafía no adoptó una forma precisa y reconocible.
    Mi hija tiene 25 años pero cuando tenía 18 usaba ese tipo de caligrafía redondeada,semétrica,precisa y coqueta tipica de las chicas, ni una falta de ortografía. Estuvo en un colegio público en plena LOGSE.

    Comentado por: Mat M. el 22/6/2009 a las 08:48

  • ...Crecimiento de la magia y también de la ocultación ¿o acaso es lo mismo?

    Buenos días, sin borrones pero sin olor a papel.

    Comentado por: Isis el 22/6/2009 a las 08:18

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres