PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 26 de agosto de 2019

 Blog de Félix de Azúa

Sobre el alma y el cuerpo

Francis Bacon, autorretrato.

Francis Bacon, autorretrato.

El contraste entre la vieja pintura que sólo quería representar el orden del mundo para un puñado de aristócratas e ilustrados capaces de entenderlo, y la actual pintura que más bien da cuenta del orden de un individuo genial enfrentado al desorden del mundo, ha encontrado un ámbito efusivo en el museo del Prado. La exposición de Francis Bacon es una grata aventura para quien se acerca a ese viejo arte del conocimiento con ánimo de aprender algo nuevo.

     Es cierto que Bacon ha sido ya tan estudiado como para que apenas podamos añadir una coma a lo ya sabido. No obstante, volver a constatar la radical expresión de su tragedia personal y cómo logró elevar una vida sórdida al más alto registro de nuestra efímera dignidad, sobrecoge. No podemos dejar de insistir, por ejemplo, en esos rosas pálidos y esos amarillos cenicientos, colores que su esposa Doris lució el día de la boda y que le había rogado a Bacon que eligiera en los almacenes Harrod's de Londres. Es casi mítica la historia de cómo Bacon escapó una hora y cuarto de su agobiante trabajo en la empresa de seguros Lloyd's sin advertir al jefe de personal, para recorrer las ofertas de febrero de los populares almacenes hasta encontrar ese rosa diáfano, ese leve alimonado cristalino, que transformarían a Doris, mujer de complexión fuerte y recias piernas, en la nube de madreperla sobre la que tantas veces habló Bacon en sus entrevistas. A su regreso, el jefe de personal le hizo acudir a su despacho y tras escuchar las explicaciones de Bacon, rebajó la penalización de 30 libras a 12. Bacon ha eternizado esa escena en su serie de "obispos aulladores" con una ternura que invita a llorar.

     Sin duda la claustrofobia de su trabajo cotidiano en las pequeñas celdas de la empresa británica (la estudiosa Ingrid G. Laminioni ha demostrado que en el Lloyd's previo a la remodelación de Foster el volumen de cada despacho rebajaba la capacidad respiratorio en casi un 8%) influyó decisivamente en la presencia de líneas clausuradoras, escenografías cerradas y edículos giottescos, que son la marca de agua del artista. Como muestra la mesure-data de Gertrude Katescu, apenas hay imagen encerrada que no se corresponda con el tamaño exacto (a escala) de los despachos de la aseguradora Lloyd's. Es uno de los signos extremos de la convicción ideológica que marcó a Bacon desde niño, cuando vio grupos de empleados con bombín caminando hacia la city y comenzó su rebelión contra el laborismo. Votante del partido conservador durante toda la vida, excepto durante un breve lapso liberal cuando probó sus primeras cervezas, las celdas que encierran sus figuras transmiten un poderoso manifiesto político no menos violento que los frescos de Siqueiros.

     Es quizás el regreso una y otra vez del icono del retrete, sin embargo, lo que más ha cautivado a la crítica. Sólo hace veinticinco años que sabemos la historia que se oculta tras esa imagen turbadora. En un viaje de veraneo a la Costa Brava, Bacon, Doris y los niños, fueron a dar a un hotel de Lloret de Mar donde trataron de acomodarse a las tradiciones mediterráneas. Acosados por la agresiva dieta de lechuga y pescado congelado, el matrimonio y los niños sufrió en silencio la humillación, conscientes de que no estaban en un lugar donde los derechos humanos tuvieran cobertura. Una fatídica noche de julio, los dos niños, Lizbeth y Miles, así como el matrimonio Bacon, sufrieron agudos ataques de diarrea y se vieron obligados a turnarse en el uso del WC. Alertado el personal del hotel y temiendo un escándalo mundial (por entonces Bacon ya gozaba de cierto prestigio), trataron de comprar al matrimonio Bacon con un viaje en autobús hasta el monasterio de Poblet. Cuando Bacon se negó a aceptar el chantaje, los dueños del hotel (y sus empleados, no nos engañemos, porque la sumisión de los trabajadores en aquella parte es absoluta) tuvieron palabras de befa sobre los británicos, el gobierno de su Majestad e incluso la palidez de los niños ingleses. Una iniquidad que perturbó el ánimo del matrimonio y que a la larga conduciría a la muerte a Doris, cuando un repetido ataque de fiebre intestinal la llevara a la disipación y el colapso. Bacon nunca se repuso de aquella experiencia de totalitarismo mediterráneo y plasmó en negras pinturas las torturas de la familia en la taza del retrete. Se les ve por parejas, en solitario o en masas confusas, agonizando en un mundo insolidario. Arte muy duro, pero sublime.

     Entre los más admirables cuadros que se exponen en el Prado se encuentran los retratos de su jefe de personal, malignamente deformado, el patrón del pub donde Bacon daba cuenta del almuerzo cuidadosamente envuelto por Doris en papel Albal (¡ese platino oxidado sólo comparable al de Watteau!) y también los autorretratos en forma de loncha de panceta como homenaje a su padre. En todos ellos se observa el dolor inmenso de un genio que no soporta verse asfixiado por la masa de clase media, con una vida ayuna de todo interés, una sexualidad mediocre, dos niños de escaso talento y una mujer que a duras penas comprendía los titulares del News of the World. Son pinturas que encogen el ánimo y nos asoman a uno de los abismos más oscuros del arte del siglo XX. Ahí está la Verdad, sin embargo.

     Para nuestro escándalo, todo esto es reciente. Durante años y siguiendo las enseñanzas de las vanguardias europeas, tan arteramente defendidas por Greenberg en los EEUU, la vida del artista era un elemento despreciable para el análisis de la obra. O bien ésta se sostenía por sí misma, o bien se trataba de un fenómeno pasajero ligado a la insignificante vida de un ciudadano. Un átomo en la inmensidad del universo. Lo cierto es que la obra de arte debía de ser autónoma y soberana: ningún mortal podía aspirar a ser su fundamento. Y eso es consecuente con una concepción del arte, no como producto humano, sino como producto de la historia, del zeitgeist, el alma del mundo, la forma sensible del momento histórico-social. O bien la obra de arte encarnaba contenidos que pertenecían a la sociedad como ser viviente (en concurso con el magisterio de Karl Marx, el gran experto en arte africano), o bien eran un mero capricho personal, algo así como una serie de ilustraciones tomadas del fichero de Freud. Si la obra de arte podía ser interpretada a partir de la vida del artista, entonces, decían, el valor de un Picasso o de un Bacon dependerá del valor de ese átomo vital. Lo cual conducía a la paradoja de que un garabato trazado por alguien con una experiencia vital suprema podía defenderse frente a los productos de un artista de vida estúpida. Por fortuna, este tipo de sofísticas teorías está en total descrédito. El artista vuelve a ser el fundamento de la obra y eso nos ha permitido clarificar un sinnúmero de piezas clásicas que habían sido muy mal comprendidas.

     Concluyo con uno de los últimos casos, pero uno de los más chocantes. Cuando Carmen B. Palomares descubrió el acta de nacimiento de Diego Velázquez en un archivo de la villa D'O Bonzo y constató con perplejidad que había sido inscrito como Isabel Velázquez, no daba crédito a sus ojos. Una exhaustiva investigación posterior en obispados, hospitales y cárceles portuguesas constató que Velázquez era una chica, que nunca aceptó su identidad sexual, que desde la adolescencia usaba bigote de guías subidas (pegado con resina de pino), que tuvo altercados constantes con el párroco de D'O Bonzo hasta que éste la puso en manos del guardia municipal. Su huída de la ergástula, su aparición en Sevilla ya muy maquillado (aunque nunca pudo disimular las caderas, harto abultadas incluso para un pintor), su vida posterior con matrimonio de provecho incluido, todo hasta el célebre episodio en que el rey le pinta la cruz en la solapilla (una evidente deconstrucción del bigote), son cosas que sólo se han sabido en los últimos cincuenta años. Desde entonces la obra de Velázquez y sobre todo la célebre Venus del Espejo, en el cual se refleja el rostro sin afeites del pintor, han sufrido un verdadero cataclismo. El mismo que usted puede ahora constatar en la exposición Bacon.

Publicado el lunes 16 de febrero de 2009.

[Publicado el 18/2/2009 a las 10:09]

Compartir:

Comentarios (74)

  • Le damos la bienvenida a John Davis Financial Loan inc, nuestra compañía ofrece préstamos tan bajos como 2% de interés. ¿Necesita un préstamo a una tasa más baja? Necesita préstamo de coche? Se necesita dinero para iniciar su propio negocio? ¿Tiene mal crédito o no? ¿Quieres volver a establecer su hogar? Usted necesita un gran capital para iniciar una empresa a gran escala? Solicite ahora poniéndose en contacto directamente con el director de la aprobación de préstamos a través de correo electrónico: Johndavisloaninc@yahoo.com

    Comentado por: John Davis el 20/5/2014 a las 16:10

  • Me parece que de lo que se esta hablando quí es de Obama , siu ascenso a la casa blanca (1º) parrafo de la toma de posesión para lo qu el 1º dama llevo un vestido en verdes acidos, de Guantanamo, de los derechos del hombre ...ect...

    Comentado por: Ángela Bulnes el 25/2/2009 a las 23:40

  • Por una vez que hago un comentario largo lo cuelgo bajo el articulo equivocado, si egggquee... lo he copiado en el hilo bueno otra vez. Anda que no va a cantar en un hilo sobre Bacon...

    Comentado por: andreu el 23/2/2009 a las 16:22

  • Me parece que era Wittgenstein el que escribía que la metafísica debía diferenciarse de la razón porque se basaba en la intuición y en el sentimiento. La metafísica no sería, por tanto, racional; si acaso sería irracional o pos-racional, según se mire. De todas formas, los argumentos a favor o en contra de la existencia de Dios debían quedar al margen de la ciencia y de los límites del conocimiento ("de lo que no se puede hablar es mejor callar" escribía en el Tractatus)

    Aún así, Wittgenstein era un filósofo espiritual, como la mayoría de los clásicos. Una de las lecciones que acostumbro a percibir al leerlos es la de buscar a Dios en el interior de cada uno –cursi, lo admito- y en sus acciones (¿humanismo ateo?) más que en un más allá y un hombrecillo sentado en una nube dirigiendo el mundo.

    Si no me equivoco, Nietzsche no descartaba la existencia de un más allá, pero opinaba que a efectos prácticos el mundo tal y como se percibe debía ser el único digno de nuestra atención. Lo que opinaba Kant no lo tengo tan claro, en cambio. Lo que opinaba Socrates lo expone clarísimamente en la Apología.

    De todas formas, filosofar mejor o peor sobre metafísica es una actividad inevitable (ya lo decía Ortega); pero hay diferencias claras entre religión y metafísica. La uniformidad de pensamiento y el dogma, la base de cualquier religión, son, como mínimo, descorazonadoras. Hume escribió artículos interesantísimos sobre las caras oscuras de la religión: el fanatismo y el gregarismo, entre otros. Por no hablar de Russell, por supuesto.

    La guerra de los autobuses me recuerda más los berrinches entre PP y PSOE por nimiedades que cualquier otra cosa. “Dios sí existe y se llama Pep Guardiola”, por ejemplo. ¿No se les ha ocurrido? Que lo patrocine la TMB, me apunto.

    Comentado por: andreu el 23/2/2009 a las 16:16

  • Aquí se acaba la historia, Victoriano. Tu padre, el conseyeiro, ha saldado ya ésta y todas las demás deudas de tus ligues pagados, y a ti te manda a la Trapa, a ver si allí te dulcifican un poco (¡pobrecillos!).
    En cuanto a lo que tengo que hacer yo, a las puertas de la Cuaresma es, por supuesto, callarme. Que es el silencio lo que, cuando dudé entre hacerme cartujo o legionario (la suerte me acababa de herir con su zarpa de fiera), me decidió a tomar los hábitos.
    Queda, pues con Dios, que sólo Él, en su infinita misericordia, tiene la santa paciencia necesaria para soportarte.

    Comentado por: el abad del seminario de cartujos el 23/2/2009 a las 11:40

  • al rvdo. P.,

    padre me niego a pagar, ud. pague y ya que es cartujo dé ejemplo, i.e., ud. pague y calle; es decir, a callar y a pagar...que probablemente, son estas las dos cosas que en su vida le hayan salidod mejor

    Comentado por: vic el 23/2/2009 a las 09:26

  • “DANIEL. – (...) El silencio es lo más elocuente que existe. Sólo cuando callamos lo decimos todo...
    HERMINIA. –Entonces, ¿por qué no se calla usted?
    DANIEL. – (...) Porque yo no tengo nada que decir.
    HERMINIA. -¿Y si tuviera usted algo que decir se callaría?
    DANIEL. –Sí.
    HERMINIA. –Pues es una pena que no tenga usted nada que decir”

    (Jardiel Poncela, Los ladrones somos gente honrada, p. 215).

    Comentado por: humor 27 el 22/2/2009 a las 00:05

  • Pues amigo :::::::::, ;;;;;;;;;;; o como se llame, difícil tengo yo el explicarle que la condición del artista ha cambiado ligeramente en los últimos siglos. Pues mira, resumiendo bárbaramente a nuestro anfitrión, resulta que el Artista es un señor que inventado en el S.XV y suele vivir a costa de los tiranos, papas, matarifes y demás prohombres de la patria. Allá por el S. XVIII algunos comienzan a pensar que lo que define los Artistas es que hacen Arte. A comienzos del XIX algunos alemanes piensan que el Arte precede a los artistas y no a la inversa. Es decir, que si hay Artistas es porque el Arte quiere ser realizado por alguien. De hecho, porque es otra de las formas de desarrollo del Espíritu Universal. Los Artistas son accesorios, lo que cuenta es la Historia del Arte, coincidente con la Historia del Estado, la Autoconciencia, la Libertad, etc. Una obra de Arte es un momento en la Historia del Arte, un nuevo paso en el camino a la venida del Reino del Espíritu y el Final de la Historia y su puta madre. Sólo que esto coincide con el auge del capitalismo y por ende del nuevo amo del cotarro: la burguesía. Desde entonces todo Artista ha de vocear su mercancía (en vez de trabajar por encargo, en taller o anónimamente) y hacer creer que lo que ofrece es a la vez lo último, lo más mejor y lo que se llevará este año y servirá para dar el pego hasta la temporada que viene.
    No es un resumen muy inspirado pero espero que valga de algo. Mire, cenutrio, la palabra clave es HISTORICIDAD, CAMBIO, MODA, POSTMODERNIDAD,IMPASSE. Tal vez el verdadero tema del artículo sea que la Postmodernidad haya fenecido dando paso a una nueva forma de fetichización de la personalidad creadora, váyase a saber. Supongo que ya va siendo hora de que alguien sepa en qué momento estamos y le ponga nombre. Por otra parte, se esta muy a gusto libre de polémicas coñazo como la de "posmodernidad sí-postmodernidad no", reconozcámoslo.

    Comentado por: julianoazuano el 21/2/2009 a las 23:28

  • Pequeño saltamontes, ¡cuándo aprenderás!. déjate de cielos tushitas que yo me conformo con el humilde arahat que ya dicen las Escrituras, "el que se humilla será ensalzado" (aunque admito que en esta tierra nuestra, el que se ensalza siempre es premiado, pero eso a mí me trae al fresco puesto que mi cargo es vitalicio y àpres moi, le déluge).
    Las izas, te las pagas de tu bolsillo, bribón, que ya bastante hacemos en el seminario con costear tus suscripciones.
    Te refresco la memoria:
    Telva, Casa y Jardín, Ser Padres, Mecánica Polular, Enciclopedia Británica, Jara y Sedal, Quads, El Pescador Salmonero, Guía de Aviones de la Segunda Guerra Mundial, Platonismo de Bolsillo, Cine Hispanoamericano del Siglo XX, Cómo hacer Cosas con las Palabras, Manual del Perfecto Boy Scout, Cría de Jilgueros en Apartamento, Patton: una vida, Diccionario de Neologismos, Paganismos y Antagonismos,
    Mujer Hoy, Sudokus para gente de letras, Punto y Labor, Gastronomía Tinerfeña, etc.,etc.,etc.
    Preguntabas el otro día dónde reside la soberanía, pues bien, entérate: la de este seminario, reside única y exclusivamente en mis reales ganas, así que ya lo sabes, Victoriano, lo del Pussy no es negociable.

    Comentado por: el abad del seminario de cartujos el 21/2/2009 a las 16:38

  • al Rvdmo.p.

    qué va padre, no me conoce...se ha quedado cortísimo, quedan más rabizas y colipoterras todavía...no se preocupe en ganar algún cielo tushita, padre, pero pague, padre, pague

    Comentado por: vic el 21/2/2009 a las 14:47

  • "Pero ya vemos aquí el panorama: el gran Félix elige usar el nombre de Paquito el Charcutero y, como era d prever, España queda divida entre los que en supuesta sintonía con su Führer revelan sin que nadie se lo pregunte su odio al susodicho, y los que se rasgan las vestiduras ante un acto tan imprevisto e inédito como que un intelectual orgánico hable irreverentemente de una figura institucionalmente sacralizada".

    Básicamente lo que ocurre es lo que mismo que en todos los media: opinan sin tener criterios suficientes y sobre cuestiones que les importan un pimiento. Este es un país libre y todo el mundo puede hacer lo que le plazca, sobre todo en sus ratos libres, faltaría más.

    Comentado por: %%%%%% el 21/2/2009 a las 10:33

  • "Así que el "mérido" de los cuadros de Bacon es que son de Bacon. Vaya descubrimiento. Y los de Picasso, Dante G. Rossetti, Rothko, Cezanne y de cualquier pintor desde la Revolución Francesa a esta parte tienen ante todo el mérito de su autoría y las circunstancias de ésta: si fueran de otra persona o dataran de una fecha o lugar apenas distintos se convertirían en horteradas"

    Eso será para el profano y el ignorante

    Comentado por: ;;;;;;;;;; el 21/2/2009 a las 10:28

  • "Desde que el artista no tiene más remedio que ser un productor para el mercado, todo lo que hace es mercancía en perpetua renovación, vinculada a su marca, su precio, a su momento de aparición, a su relación genealógica con otras mercancías".

    ¿Desde?, siempre ha sido así. Póngase en la piel de Buonarrotti, Fidias u otro cualquiera. Unos lo llevaban mejor, otros peor. Buonarrotti fatal.

    Comentado por: ::::::::: el 21/2/2009 a las 10:20

  • Pues sí... luego dicen del Wyoming. Hace lo mismo Bill Gates, y cojonudo, que es en pro de los probres. Lo hace Azúa, y a reírle las gracias o a comerse el coco, que por algo es escritor/moralista/esteta/catedrático. Y periodista. O sobre todo periodista, pero a lo fino.
    Sesenta y tantos comentarios en cuatro días, y por primera vez en veinte meses se refieren casi todos al tema del artículo, o a la cuestión de cuál puede ser su tema.
    Así que el mérido de los cuadros de Bacon es que son de Bacon. Vaya descubrimiento. Y los de Picasso, Dante G. Rossetti, Rothko, Cezanne y de cualquier pintor desde la Revolución Francesa a esta parte tienen ante todo el mérito de su autoría y las circunstancias de ésta: si fueran de otra persona o dataran de una fecha o lugar apenas distintos se convertirían en horteradas, pastiches o meros afiches. Desde que el artista no tiene más remedio que ser un productor para el mercado, todo lo que hace es mercancía en perpetua renovación, vinculada a su marca, su precio, a su momento de aparición, a su relación genealógica con otras mercancías. Por eso no tiene sentido ordenar por calidad la obra de Manet, ni la de Tapies, Duchamp ni Warhol. Esto se ha dicho ya mil veces, por Félix entre otros.
    ¿Por qué parece este artículo una broma, si no tiene gracia? Porque podría haber dicho lo opuesto o haberse valido del nombre de otro artista (Lucien Freud, Hockney, Henry Moore) y significaría lo mismo... Pero ya vemos aquí el panorama: el gran Félix elige usar el nombre de Paquito el Charcutero y, como era d prever, España queda divida entre los que en supuesta sintonía con su Führer revelan sin que nadie se lo pregunte su odio al susodicho, y los que se rasgan las vestiduras ante un acto tan imprevisto e inédito como que un intelectual orgánico hable irreverentemente de una figura institucionalmente sacralizada.

    Comentado por: julianobaconiano el 21/2/2009 a las 08:57

  • Son siete mil, Victoriano, y el desglose que me acaban de mandar por mail desde el Pussy's es el siguiente:
    Toñi........... 500
    Tatiana........ 1000
    Dobrila........ 500
    Agneszca....... 1000
    Toñi........... 500
    Melany......... 2000
    Whisky......... 500
    Cava........... 600
    Propinas....... 400

    El caviar del despensero sólo me cuesta 650 y, a cambio, me tiene al día de lo que hacéis los sinvergüenzas que tengo a mi cargo (¡más me valdría haber estado aquí cuando Napoleón nos robó los caballos!).
    En cuanto a la relación entre la pali dharma y tu padre el conseyeiro, lo comprenderás más adelante, hijo mío, cuando, por ejemplo, aceptes que aquello que hacías en el cincuenta y tres no estaba bien. Siento decírtelo, Victoriano, pero te queda mucho sutra que interiorizar. No desesperes, sin embargo, que a todo cerdo le llega su San Martin in the Fields.
    Mientras tanto, sigue con Dios (y haz la trasferencia a la cuenta de siempre).

    Comentado por: el abad del seminario de cartujos el 20/2/2009 a las 20:53

  • Spain’s recession: After the fiesta
    Victor Mallet
    Financial Times
    February 17 2009

    When a top soccer club in a country as fanatical about the game as Spain fails to pay its players, it is a warning that something may be drastically wrong with one of Europe’s most successful economies.
    David Villa (below), scorer of Spain’s first goal in the victory last week over England in Seville, is a member of the Valencia squad whose latest salary payment has been delayed indefinitely by the heavily indebted club. He is just one of the growing number of victims, rich and poor, of a plunge into a recession that is on course to be among the steepest in Europe.
    The strains are starting to show in Spain’s normally easygoing society. African residents and street hawkers demonstrated twice last week in the Madrid district of Lavapiés against alleged racism and police raids; it subsequently emerged that police in the capital had been given weekly quotas for arresting illegal immigrants. In Andalucia to the south, thousands of other immigrants without food or shelter flooded into country towns at the start of the winter, hunting in vain for olive harvesting work that had already been taken by Spanish job-seekers.
    Cranes stand idle on half-finished housing estates along the coast and on the outskirts of big cities. Many small shops in central Madrid have closed. One building company owner ruined by the economic crisis stands accused of five bank hold-ups; another threatened to set fire to himself unless the local council paid him the €450,000 ($566,000, £397,500) it owed.
    “We’re not going to have a recession. We’re going to have a depression like in the 1930s,” says Lorenzo Bernaldo de Quirós, economist and chairman of Freemarket International Consulting. He is one of the more pessimistic analysts but justifies his gloom by pointing at predictions that are widely shared: unemployment at 19 per cent of the workforce by the end of the year (up from more than 14 per cent, or 3.3m people, now); a budget deficit of at least 6.5 per cent of gross domestic product; economic contraction of 3 per cent or more in 2009; and possible deflation. “This is the perfect framework, together with a financial crisis, for a depression,” he concludes.
    That could hit what is one of the world’s top 10 economies, and the fourth largest member of the eurozone, so severely that it could lose many of the gains made in the decade since the introduction of the common currency.
    Until the global economic crisis hit, the country had performed well. Its return to democracy and prosperity after a civil war and the dictatorship of Francisco Franco is, after all, one of the great success stories of postwar Europe. In the decade to 2006, real growth ran at an annual average of 3.7 per cent, compared with 2.1 per cent for the rest of the eurozone. Per head, GDP has risen to more than 90 per cent of the average for the European Union’s core 15 western member states.
    This expansion helped to create more than 5m jobs and draw in more immigrants as a proportion of the population than anywhere else on the Continent. Construction, especially housebuilding financed by easy credit, was the main driver of the economy for a decade – and therein lies the source of the difficulties. As in the US and Britain, the property bubble has burst with a vengeance.
    An estimated 1m newly built flats and houses lie empty in Spain. Housebuilding – which accounted directly for 7.5 per cent of GDP in 2006 – is grinding to a halt. The lobby group representing 14 big property developers said on Tuesday that they had started not a single new house in December and only 135 in the whole final quarter of 2008. Total housing starts peaked at more than 700,000 units in 2006. “The pattern of growth in the Spanish economy during 15 years has been based on financial markets that were very liquid – a lot of liquidity and cheap liquidity,” says Rafael Doménech, chief economist for Europe of BBVA, the Spanish bank. “It was optimal for the Spanish economy, for households and for firms to use that liquidity to increase their debt.”
    And so they did. Private sector debt doubled in a decade to 120 per cent of GDP. With much of the credit coming from German pensioners and other savers via Spanish mortgage-backed securities, the current account deficit hit more than 10 per cent of GDP. With a changed environment in the financial markets, says Mr Doménech, “we cannot expect to use the same growth model as in the last 10 years”.
    In theory, Spain could replace the lost construction activity with increased output in other sectors. It is one of the world’s more open economies and its companies in fashion, renewable energy, infrastructure and banking have been active exporters and investors overseas. But other economies are in no position to take up the slack. Spain’s automotive industry, which makes up one-fifth of the country’s exports and 6 per cent of GDP, is struggling to deal with a collapse in demand at home and abroad. Tourism is a €50bn business but arrivals fell 3 per cent last year, the first year-on-year decline since the current measuring system was introduced in 1997.
    José Luis Rodríguez Zapatero, the Socialist prime minister, has taken the same route as other crisis-hit leaders around the world and announced a blizzard of state spending plans (there were more than 90 separate anti-crisis measures at the last count) in an attempt to slow the rise in unemployment and stave off a prolonged depression. Miguel Sebastián, his industry minister, has flirted with protectionism – although he denies the charge – by launching a “Buy Spanish” campaign.
    Yet there is no certainty that the spending measures – some of them announced over the objections of Pedro Solbes, finance minister and former guarantor of fiscal restraint – will have the required effect. What is certain is that the government’s fiscal room for manoeuvre, with the projected budget deficit already more than double the EU’s permitted ceiling of 3 per cent of GDP, is severely limited. Although accumulated public debt remains relatively modest, the deterioration of public finances prompted Standard & Poor’s to remove Spain’s triple-A credit rating last month.
    In previous crises, Spain simply devalued its peseta to improve the competitiveness of its exports and attract investment – the path now being taken by the UK and the free-floating pound – but a unilateral devaluation is no longer an option for a member of the single currency zone.
    Almost every chief executive, orthodox economist and rightwing opposition politician in the country concludes that the only way for Spain to emerge stronger from the crisis – indeed, to survive it within the confines of the eurozone – is for it to improve productivity and competitiveness by adopting structural reforms. By that they usually mean that employees could be hired and fired more easily and cheaply and wages would be set by companies rather than entire industries.
    Miguel Angel Fernández Ordóñez, governor of the central bank, entered the debate last week, irritating the government by calling labour reform the “most important” measure to cut unemployment. There is no sign that Mr Zapatero will embark on any such vigorous programme, but even if he did it would take time to have an impact.
    In the meantime, an end to Spain’s outperformance leaves open the question of whether it can all restart when the global crisis ends. Construction was such an important part of growth that recovery will inevitably be slow, economists say. “Probably at the end of three or four years – it is difficult to know when – Spain’s per capita income will accelerate significantly again, reducing the gap with other EU economies,” says Mr Doménech.
    That, however, is one of the more optimistic forecasts. Mr Bernaldo de Quirós is not so cheerful. “The Spanish economy won’t start to grow at 3 per cent for about seven years. Spaniards will lose half their wealth,” he says. “It’s horrible.”

    Comentado por: copia/pega el 20/2/2009 a las 20:48

  • Qué tendrá que ver mi padre, el conseyeiro, con el bodhisattva, la bodhichitta o su brahmacharya...padre, no desbarre, hombre (de Dios)! que el despensero come caviar a escondidas y ud. se hace el tonto a las claras; y en el cincuenta y tres, lo recuerdo, era monaguillo remendón del fraile Campazas el Chico y aún le doy sopas con honda

    Comentado por: vic el 20/2/2009 a las 20:18

  • La boca de Inocencio ya ni debe caber en la sala.

    Comentado por: Maria Putrefacción de los Malosrrollos el 20/2/2009 a las 19:37

  • Cada día es igual al siguiente. Tengo 55 años y mi único interés es Bacon con huevos o sin ellos. Qué más dá. Miserables días sin vino ni rosas.

    Comentado por: yotubeyme quedesinada el 20/2/2009 a las 19:34

  • Al Rvdmo. P.,

    ciertamente, mucho no me interesa su vejez, padre...yo preparo la mía, en fin, no soy tan tonto como para no darme cuenta, como el Sakyamuni, que el final es la vejez, el sufrimiento, la muerte...a todos nos llega...al fin el fin!! rece por mí, que ganará más Cielo, padre, rece; y quizá me enderece ud. por milagro, quién sabe, padre, quién sabe; yo ya no tengo fuerzas, padre... ay! sólo el Altísimo concede a los que son humildes, bondadosos, munificentísimos...en cuanto al hermano despensero, ya lo apañaré yo y es que los novicios son tan inocentuelos y usted tan cinqueño resabiao, ¡qué no me puedo reistir!.. entre tanto, mientras se prepara ud. para la Gloria eterna, confórmese, padre, con su mediocridad, creaturilla, eso sí dorada, padre, dorada...como eran las cucharas, ay, que no se informó ud. bien, cucharas... d'oradas, padre, d'oradas

    Dios lo tendrá en su gloria, yo le espero allí en la tierra

    Comentado por: vic el 20/2/2009 a las 19:16

  • Ya lo sé, hijo mío, ya lo sé. Te criaron entre pañales de hilo y cucharillas de plata, de ahí procede toda tu arrogancia, ¡qué culpa vas a tener tú! Pero es que intento que en vez de tanto tirarte por los precipicios hagas amigos, te integres y endereces un poco tus pasos, muchacho, que la vida pasa y la vejez es muy mala, si lo sabré yo...
    Tengo puestas tantas esperanzas en ti, que me duele el alma verte convertido en un Elmer Gruñón, tú, que tienes un corazón de oro y esa cabeza privilegiada que Dios te dió.
    Pero sé que mis ruegos son inútiles y que actúas así porque aquí, como en todas partes, nadie pierde un segundo en dedicarle una frase amable a su prójimo, o, peor aún, un simple elogio a su sabiduría. ¡No importa! Tú, sigue a lo tuyo y no te preocupes, que no sirve para nada.
    Eso sí, hijo mío, voy a tener que pedirle a tu padre un poco más de dinero por tu sustento, porque anoche me llegó tu factura de la librería y la de ese otro sitio que no me atrevo a mencionar, y el hermano despensero está que bufa.
    Ah, y no sigas escandalizando a los novicios, que ya no tines edad, truhancillo...

    Comentado por: el abad del seminario de cartujos el 20/2/2009 a las 18:07

  • al Rvdmo. P.,

    si lo dice por mí, le diré que, sí, que ya he caído, creaturilla...and please allow me introduce myself i'm a man of wealth and taste....but what's puzzling is nature of my game

    Comentado por: vic el 20/2/2009 a las 17:03

  • ¡Ay y la soberbia! Es más orgulloso que el mismísimo Satanás...

    Comentado por: el abad del seminario de cartujos el 20/2/2009 a las 15:54

  • al sr. muy interesante,

    señor, quizá apuesta ud. mucho por las habilidades del sr. Azúa...

    saludos

    Comentado por: vic el 20/2/2009 a las 15:11

  • No está prohibido, claro. También entró Manet y lo harán muchos más. Es que los anglo-hispanistas, sean historiadores o pintores dan una pereza que pá qué.

    Comentado por: Fitzjames Mesón el 20/2/2009 a las 14:49

  • ¿Mistificación exponer a Bacon en El Prado?, ¿porqué?. En el Louvre exponen a Kiefer y se quedan tan anchos. Usar como excusa este hecho para hablar del "cataclismo estético" ocurrido desde el XVII no parece motivo, o de que la ciudadanía media haga colas para admirarlo . O quizás si, Azúa es tan hegeliano que igual por ahí van los tiros, pero es que ¡no ha llovido nada en casi doscientos años!.

    ps: pueden leer la biografía del pintor escrita por Andrew Sinclair editada por Circe en el 95 y así se enteraran del por qué de todo, los wáteres y demás.

    Comentado por: Fitzroy tavern el 20/2/2009 a las 14:28

  • Don Félix,

    hay mucho mala baba. Como siempre. Y mucho ignorante. También.

    Ah, estupendo el artículo.

    Comentado por: Klemperer el 20/2/2009 a las 13:46

  • "Aquellos no son 'nuestros' procesos, a pesar de que todo aquello sirvió para llegar a esto. En todo caso... ¿son procesos de primer o de cuarto nivel? Ni lo uno ni lo otro, son 'nuestros' procesos de cuarto nivel, que serán refundidos con otros para eliminar el sello departamental..."

    Comentado por: facundo el 20/2/2009 a las 12:58

  • Hace diez años lee rogamos por primera vez que se fuera. Tiene ya 66 y no ha conseguido pasar de novicio. Lo mezcla todo. En el último examen de latín dijo que quo vadis significa culo vacío y que ubi sunt es sube al bus, y se quedó tan ancho. Su padre es conseyeiro de la Hunta y tiene mucho poder (caza con Vermejo), de manera que aquí sigue. Si alguien se lo quisiera llevar, nos haría un favor. Dice que el seminario le importa un h , que él no se mueve porque le da pereza buscar otro acomodo. Azúa, si necesita usted un negro, lléveselo (nosotros le pagaremos la mantención), pero esto no puede seguir así. Tenemos chicos de Nigeria y de Ecuador con ganas de tomar los hábitos, pero él nos los malea a todos. Si alguien puede ayudarnos, el buen Dios le recompensará y nuestro hermano despensero también mediante un cheque sustancioso. Muchas gracias. Queden en paz.

    Comentado por: el abad del seminario de cartujos el 20/2/2009 a las 11:59

  • A mi me ha parecido un intento, no acabado de rematar brillantemente, de hacer un texto a la manera de los fakes de arquetipos de pensamiento que se escriben en Internet, con los que si uno caza la broma se desternilla pero que su verdadero puntillo está en que te deje dudando. Como el texto de Belinda, el de Gertrude y algún otro que hay en esta misma página.

    Comentado por: Infiltrados el 20/2/2009 a las 11:36

  • No se quejen Vds. El artículo de Félix será una patochada pero gracias a él hemos descubierto cómo funcionan los mecanismos mentales de la Sra. Provoqueen intentando aclararse. Un espectáculo fantástico.
    Si consigue Félix escribir algo (sea lo que sea) que permita aclararnos cómo funcionan las neuronas del Sr. Vic entonces ya será la h....

    Comentado por: muy interesante el 20/2/2009 a las 11:26

  • y lo mejor es que son tan viejunos que ni siquiera pueden echarle la culpa a la logse

    Comentado por: rasca y pica el 20/2/2009 a las 10:58

  • Lo que pasa es que Azúa tuvo ese día el antojo de desayunar huevos fritos con bacon. Y así como Bacon pintó las consecuencias de la comida española, Azúa escribió sobre las de la comida inglesa. La verdad es que ya antes de que comenzara teníamos ya indigestión de Bacon.

    Comentado por: ganzúa el 20/2/2009 a las 10:53

  • Curioso articulo post porro o post litronas varias o simplemente una apuesta con un amigo. Solo un comentario, la remodelación de Lloyd's es de Richard Rogers no de Foster

    Comentado por: jordi el 20/2/2009 a las 09:52

  • hombre! a mí la verdad es que mucho, mucho no me interesa lo que el sr. Azúa dice, esto es, que no es especialmente uno de mis escritores preferidos y cuando intenta hacer facecias varias o ejercicios a lo Pinito del Oro pues mire...si sigo dejádome caer es por costumbre y por vagancia, por no meterme a desbrozar senderos de la red, vamos.
    Y en lo que respecta al artículo y al propio Bacon les dejo un escolio de Gómez Dávila y aplíquenlo conveniente y convenidamente:
    los reaccionarios le procuramos a los bobos el placer de sentirse atrevidos pensasadores de vanguardia

    saludos

    Comentado por: vic el 20/2/2009 a las 09:41

  • Sigo con avidez el blog de F. de Azúa en el Boomerang. Disfruto con su lengua clara, con su sentido del humor, con los temas que elige; me identifico mucho con sus ideas, aprecio su singular mirada sobre nuestra realidad y sus agudas reflexiones. Digamos que soy una incondicional, pero ayer me quedé estupefacta con las revelaciones que vierte en el artículo "Sobre el cuerpo y el alma". La última, en la que plantea la ¿hipótesis? de que Velázquez fue una mujer, excitó mi imaginación, me sugirió un montón de preguntas, de argumentos; me inspiró nuevas excursiones por la obra del artista sin los apriorismos acuñados por la historia que funcionan como limitaciones insalvables a la hora de mirar una obra; me regaló un nuevo punto de vista.
    Sin embargo, los chismes sobre la vida de Francis Bacon que conforman el cuerpo central del artículo y sus asociaciones con la pintura del maestro no me aportaron nada valioso; actuaron en mí como una inútil vuelta de tuerca más para la visión de una producción artística en la que el desastre y la tragedia penetran en el espectador por ósmosis. No ilustra nada, no añade nada (salvo repugnancia) conocer que Bacon pintara sus cuadros de retretes tras una diarrea familiar contraída en la Costa Brava. Está bien claro que los genios sacan provecho hasta de los retortijones de una gastroenteritis estival (hace ya muchos años que un artista enlató y vendió su propia mierda) pero no está tan claro que convenga a nadie conocer detalles tan escatológicos de la fisiología de un artista. Más bien se me antoja lo contrario. La publicación de intimidades de este carácter (para las que todo el mundo se esconde) no hacen sino invadir con hedores indeseables el acto individual y personalísimo de la contemplación de una obra y pueden contaminar irremediablemente las emociones que aquella pudiera producir.
    Hace ya muchos años, en la residencia universitaria femenina donde pasé mis dos primeros años de facultad, eran muy corrientes entre las compañeras los descomunales disgustos por desamor, amores imposibles, traiciones, cuernos o abandonos. Cuando el sofocón de alguna perjudicada era incontenible, cuando nos veíamos impotentes para aliviar el desconsuelo, una amiga tenía un remedio infalible, consistía en espetarle con toda tranquilidad a la afectada:
    - Chica, pues si no lo puedes olvidar, imaginátelo cagando.
    Nunca falló. Y es que se compadecen muy poco las pasiones entrañables con la misería de las entrañas, por muy talentoso que sea el dueño.
    En todo caso, sin ánimo de entrar en debates sobre el arte contemporáneo o las artes ( como le gusta decir a Azúa*) me atrevo a aventurar que los retretes de Bacon quizá tengan más sentido como metáfora del espacio que ( siempre en privado) se reserva a la pintura o de los espasmos que produce la digestión accidental de algunas obras plásticas (efímeras, performances, instalaciones, etc.) que se exhiben hasta la obscenidad por las ferías del mundo, convirtiendo las galerías en impúdicas paradas de monstruos.
    Por estos derroteros (o desagües) que me ha llevado el artículo me he topado con el recuerdo de un cuadro que tuve ocasión de ver en el retrete ( una vez más, el mal debe ser contagioso) de una taberna muy popular de Zaragoza.
    Justo encima de la taza había una lujosa moldura que enmarcaba los desconchones que había producido la fuga de una bajante en la pared; bien visible, en medio de una mancha de moho muy relevante, habían escrito con sueltas pinceladas: Tapies.
    Doy por descontado que parece un chiste robado a Boadella y que por las tierras de Goya se gasta una expresividad de trazo grueso, pero me parece una aproximación artística tan brutal como auténtica.
    No quiero ofender a nadie, pero en esto de las preferencias, teorías y comentarios estéticos de personas que admiro, me pasa como con las parejas de muchos amigos y gente que quiero: las acepto pero, en muchas ocasiones, no comparto el gusto. Haría bien el señor Azúa en no abundar en este tono de reality y no imponernos este tipo de confidencias a sus fieles lectores. Personalmente, me quedo con la imagen apolínea que muestra en sus fotos y otros escritos. Me sigue gustando y lo seguiré leyendo.

    Comentado por: Belinda el 20/2/2009 a las 00:54

  • El propósito de una ironía como la de Azúa va dirigido a provocar un terremoto en el sentido. ¿Quién se atrevería a fijarlo entonces? Ese sí que nada habrá entendido.

    Comentado por: non sense el 19/2/2009 a las 23:49

  • El que replica abajo anda bien liado. Suponiendo que sepa de qué va el asunto Bacon, que tampoco es que lo demuestre, sugiere que es contra la "mistificación de los responsables del Prado"(?) de lo que habla De Azúa, que ya es retorcerse la mollera y ser joío ( tanto por usted como si fuera De Azúa).El otro día, en este mismo lugar, otro bloguero, otro enmascarado sino es éste el mismo, me aconsejó no perder el tiempo en contestarle y que hacía yo mal en ello, y en esa parte debo admitir que llevaba parte de razón, casi toda la razón. Hoy no voy a seguir su buen consejo. Vamos a suponer que este de abajo sea otro molino de viento distinto y le vamos a conceder que sea tan divino como se pinta. Es decir, que si me sigue replicando después de esta contrarréplica, que se disponga a abanicarme: ya puede empezar con los insultos. Si fuera lo de la "mistificación" que dice, tan sólo él y De Azúa se han enterado, y por lo tanto lleva razón y no hay más que hablar. De todas formas, está haciéndole un flaco favor a De Azúa, sin saberlo, pues cree que De Azúa lanza "adivinanzas" contra esto o lo otro pero no tenemos muy claro dónde van a clavarse esas lanzas. Todo puede ser.No sere yo quien diga que no. Luego este tío no tiene ni pajolera. Si fuera verdad lo que dice, otro suponer, que ya me digo yo que yo no lo sé, de poco le hubiera servido escribir a De Azúa el artículo en un periódico que leen gente que no tienen porque estar metida en cábalas, y que tan sólo él y un lector de su blog iban a comprender y por supuesto enterar al resto de ignorantes blogueros (me incluyo). Y para esto no se escribe en periódicos, para esto no se opina ni predica en prensa. No nos hubiéramos enterado del peligro de "mistificación" que corremos y a estas horas estaríamos "mistificados" como los cuadros de Bacon. En lo de pedirme a mí De Azúa dónde publicar, es lo mismo que prohibir dónde exponer cuadros, sea de fulanito o menganito, lo mismo que prohibir opinar esto o lo otro o lo que a usted le parezca. Que Dios conserve la sordera.

    Comentado por: Delfín el 19/2/2009 a las 22:34

  • Carta de Josep Pla a Gabriel Ferrater


    Mas Pla, 14-4-61



    S. Gabriel Ferrater



    Vaig rebre el seu llibre. L'he llegit. M'ha agradat molt. El felicito. L'he donat a llegir a més a més a diversos amics. Els ha agradat. Un xicot jove m'ha dit que troba el llibre molt trist.



    Per què no escriu en prosa? És el mateix que fa sense la mica de musiqueta que hi posa. Per què no escriu alguna novel·la? Això però l'hi deu haver dit tanta gent que gairebé l'obvietat és implícita. Però no hi fa res: vostè té condicions excepcionals per parlar de la gent, per veure i divagar sobre la gent. Ho faci. Espriu no ha volgut escriure novel·les. Per què no ho fa vostè? Sap explicar, sap observar, sap comprendre. Ho faci.No perdi temps. Les poesies del llibre són esquemes de novel·les. No ho creu així?



    Si vostè fa una novel·la, la presenta a un o altre jurat i jo en formo part, pot estar segur que en igualtat de mèrits (percebuts per mi) jo li faré donar el premi, o almenys faré un esforç gros en aquest sentit.



    Molt agraït. Passi-ho bé.



    Josep Pla


    ............

    y una lineas de Pla sobre Xammar :

    En Xammar m'ha ensenyat més que tots els llibres plegats. És l'home més intel.ligent que jo conec, el que té un cop d'ull més segur i un coneixement del món més vast. És, encara, la naturalesa d'home més humana que he tractat, la persona menys primària, el senyor que té la raó més desperta i l'enteniment més clar. No passa dia que no pensi en ell, en el que m'ha dit i, sobretot, en el que m'ha insinuat. Després d'això, excuso dir que la meva més gran esperança és poder treballar un dia a Barcelona en alguna cosa amb en Xammar costat per costat.



    Josep Pla

    Comentado por: albert el 19/2/2009 a las 22:32

  • Pues sí, mi osadía es tan inconmensurable como para reivindicar mi derecho a que una imagen (o un artículo de Azúa) me emocione, me divierta, o ambas cosas, o ninguna, sin tener que pedirle permiso a usted. ¿Le molesta? Cómprese una isla desierta, en Dubai se la hacen a medida.
    Me parece que es usted el que no comprende nada, señor mío.

    Comentado por: provoqueen el 19/2/2009 a las 21:06

  • Delfín, Azúa debe estar abochornado por haber publicado en El País sin su permiso (de usted) el artículo que denuncia la mistificación de los responsables del Prado al exponer allí los cuadros de Bacon, artículo en el cual, además, enuncia en tan sólo un párrafo, toda su teoría sobre la filosofía del arte. Pero como el humor y la laboriosidad sobrepasan incluso a su erudición (me refiero por supuesto a la de Azúa), cabe imaginarle más bien escribiendo el próximo artículo para el cual, me temo, tampoco va a pedirle a usted consejo sobre dónde publicarlo. ¡Vaya por dios!

    Provoqueen, su osadía no conoce límites. Que alguien tan duro de oído como usted se atreva a decir,

    "Vic, es que Azúa, aunque le queramos mucho, con frecuencia hace lo mismo que muchos artistas contemporáneos: no termina de hacer música pero eso sí, compone entretenidísimas adivinanzas."

    Comentado por: provoqueen el 19/2/2009 a las 12:05

    es pá mear y no echar gota.
    A lo mejor si le quisiese usted un poco menos y le leyera un poco más, se enteraría de qué va todo este asunto del Bacon (y no haga ahora usted un panegírico al vegetarianismo, por favor).

    ¿Pero a ustedes les intersa y/o entienden mínimamente lo que dice ese señor?

    Comentado por: quien los comprenda que los compre el 19/2/2009 a las 20:47

  • Es que igual no es un chiste, sino sólo una chorrada descomunal.

    Comentado por: gris albal el 19/2/2009 a las 20:43

  • 'Ya sé que un chiste no se explica, pero es que no consigo pillarle la gracia.'
    (Larrañeta)

    Con decir sólo esto ya ha escrito demasiado. Cuando no se tien sentido del humor se calla uno. ¿O luego irá pidiendo que le expliquen también los cuadros?

    Comentado por: ¿nadie tiene sentido del humor en este país? el 19/2/2009 a las 20:40

  • ¿Si el hombre Velázquez hubiera vivido en el siglo XX hubiera pintado como quién?.

    Comentado por: LSD el 19/2/2009 a las 20:13

  • ¿ Ha visto la que ha liado, Sr Azua? Ha demostrado tener más exito cuando escribe bebido que cuando lo hace sereno. Malo, malo, malo.

    Comentado por: Zarpas el 19/2/2009 a las 20:01

  • Bueno...pues como esta sábana podría durar largo tiempo hablaré de otro tema; y no será de ese golfón de Bermejo, ni de Le Garçon, ni sus garçonnières, aunque sean cotos ahora, ni cazas, ni jabalíes...

    Para mí, en filosofía política no existe tema más fundamental que el investigar qué es y dónde reside la soberanía, en cuanto a la práctica es este otro cantar y las discusiones se hacen eternas sobre la forma política, sobre el mejor sistema y tal.
    La democracia o los sistemas llamados liberales quizá no se preocupen, o mejor, quizá no haya ya teóricos dentro de ellos que se preocupen mucho de estos temas que hasta hace bien poco en Europa todavía sí preocupaban o interesaban
    La determinación de qué es o dónde reside la soberanía tiene, a mí modo de ver, dos posturas tradicionales.
    Una: la moderna, o quizá pre-moderna pero no antes de la Revolución Francesa o/y la Revolución americana como las refiere Brinton. En esta postura se hace depender la soberanía de la ley natural, que viene dada por Dios mismo, aunque no sea o no tenga que ser ley divina (revelada), en cualquier caso se sitúa para su fundación, a la fons et origo fuera del mundo, cosa ésta natural pues, digamos, que se recurre por el pensamiento hasta la causa primera, y ésta está fuera del mundo terreno.
    La segunda: es la que se ha venido desarrollando por los sistemas liberales y democráticos. En esta visión del asunto, la soberanía es algo así como inmanente, no procede y no se sitúa sino en el hombre o en el pueblo, esto es en este mundo termina la cadena causal, que es titular y cede, cosa notable, su soberanía, cosa ésa que no tiene mucho sentido pues que la soberanía es poder y de éste se da cuenta uno cuando se lo ejerce, por tanto, la titularidad es mera apariencia de poder.
    Sea cual sea la solución, solución teórica, desde luego la segunda es o tiene más problemas y precisa de soluciones más alambicadas, pues o se peca de historicismo o de pura componenda, que esto es lo que viene a ser el positivismo en derecho o falta de fundamento o si si se quiere de un fundamento débil, por ejemplo, aquello de 'el imperio de la ley' y cosas por el estilo

    saludos

    p.s.:

    a la sra. provoqueen,

    sí, estoy de acuerdo, como diría el clásico, extrañas garatusas azuanas

    Comentado por: vic el 19/2/2009 a las 19:45

  • BIENVENIDO BACON

    Arrojado a la intemperie, sin flotador ni ínsula de ideas que le valiera, vivía como pez en el agua sin las creencias (aquí creencia intercambiase por superstición y viceversa) que sus correspondientes conciudadanos le pudieran trasmitir en el día a día ( ahora que pulula la "creencia" de que ya no hay creencias, sobre todo religiosas, este Bacon cobra aún más sentido que nunca). Esquematismos o especímenes como el Zeitgeist, el espíritu de los tiempos, le hubiera parecido una gansada más de los cohetes que lanza la filosofía. Ni que decir de lo que hubiera pensado de esos actores pesimistas u optimistas actuales, tanto monta, de una formalidad propia de la casta de los payasos sin oficio.

    Comidilla en su día de eruditos, le achacaban obras que luego resultaban ser de un tal William Shakespeare. Francis Bacon, el filósofo, no el pintor, consentía una autoridad al tiempo que no le podía consentir a ningún autor: enemigo de Aristóteles y catador de toda rea filosófica, inglés de pura cepa, esclarecedor de la filosofía antigua u olvidada, experimental, nueva o moderna, de su tiempo, de un tiempo que no era el "suyo" y del otro y más original que el pecado dijo cosas que hoy valen como ajos para evitar los brujos pensamientos:

    "Acostumbran los hombres a hacer el papel de adivinos respecto de las
    cosas nuevas, a semejanza de los antiguos, y con arreglo a los caprichos de una imaginación formada y corrompida por ellos; pero nada tan falso como en género de adivinación, porque gran número de cosas que se va a buscar en las fuentes de la naturaleza, brotan por conductos hasta entonces ignorados."

    (Nota para otro día: otro día cualquiera puede verse qué quiere decir naturaleza en este texto).

    (Cosas escritas como las de Félix sobre las nuevas de la biografía Velazqueña son para escribirlas en una novela, o en otro lugar, o dichas para este blog, por ejemplo ,puesto que no tiene argumento y diría que ni invención y sólo queda la sospecha de un director de periódico con prejuicios que aprueba cualquier cosa, todo lo contrario a informar: no hay historia y tal vez sea una payasada de cualquier revisionista, y aquí sea gracieta o adivinanza o chiste el caso es que no dice nada de nada. No hay nada ni esplendor.En todo caso, olvidan los lectores de Azúa que a él lo que más le encanta es marear la perdiz, y en este caso da buena prueba de ello).

    Comentado por: Delfín el 19/2/2009 a las 19:26

  • La vida del autor y el resultado de su obra son cosas diferentes, pero el disfrute de la obra en tanto que consumidores de arte, es independiente del goce que proporciona al académico el descubrimiento de nuevos detalles de la vida del artista.

    La suerte de Félix es que participa de ambas cualidades: como estudioso seguro que su labor desveladora de arcanos es valiosísima y un gran disfrute para él y para quienes aprovechen de su trabajo; lo cual no quita para que él se ría del papanatismo de ciertos críticos, despotrique de la caradura de ciertos marchantes, y abomine de la ineptitud de ciertos directores de museo.

    Félix, espero que no se te chafe por nuestra impertinencia lo del congreso de antropometría al que tan amablemente te han invitado. Seguro que será interesantísimo.

    Comentado por: provoqueen el 19/2/2009 a las 18:02

  • ELPAIS.com  >Opinión
    El chiste de Bacon
    PABLO LARRAÑETA - Madrid - 19/02/2009
     

    Llevo dos días esperando que Félix de Azúa nos explique el chiste. Ya sé que un chiste no se explica, pero es que no consigo pillarle la gracia. Su artículo del lunes día 16 sobre Francis Bacon a propósito de la antológica de El Prado sin duda fue leído por muchos de los que estos días aguantan el frío mientras hacen cola frente a las taquillas antes de pagar los ocho euros.
    No sé a qué altura del artículo se empezó a mosquear cada lector, si en la diarrea catalana o en los despachos de la aseguradora Lloyd's. Confieso que iba de susto en susto y que sólo me di por vencido al descubrir una nueva dimensión en la ciencia de don Carlos Marx, la de especialista en artes primitivas. Empecé a reírme de mí mismo, de mi papanatismo, y supuse que el autor del artículo humorístico no aguantaría la carcajada antes de terminar. Pero terminó tan serio.
    Dos días después, me sigo preguntando contra quién disparaba Félix de Azúa en su particular montería. ¿Considera indigno a Bacon de una antológica en El Prado?, ¿puso una trampa al editor de opinión para demostrar que le cuelan cualquier cosa?, ¿quería hacer ver a sus lectores que se tragan todo lo que está escrito?, ¿alertaba sobre la plaga de mentiras en que se está convirtiendo Internet?, ¿esperaba encontrar un antagonista suicida?, ¿o era un ajuste de cuentas con algún colega empeñado en fundar los avances de la cultura en bases biológicas y anécdotas biográficas?
    Por favor, que alguien lo explique.

    Comentado por: ...... el 19/2/2009 a las 17:19

  • Parece que se animaron algunos. No se que pensar don Felix, la idea de que la vida privada del autor, una vez conocida, sirve para entender mejor su obra queda aquí muy en entredicho; mostrar una serie de cuadros como respuesta a una "experiencia familiar" -a todas luces apócrifa- en España pues obviamente la desbarata. Pero sigue habiendo algo que no me cuadra... puesto que si la vida hubiese sido otra (si Velásquez fue mujer o Goya chino) pues la obra también sería distinta, eso es lo que es difícil de desbaratar, es decir, ya con la obra terminada, es más fácil inventar orígenes para azotar fisgones freudianos y/o marxistas , independientemente de su brillante juego de imágenes familiares en rosa diáfano y nubes de madreperla.

    Comentado por: Gabriel Eustacio no se cuantos el 19/2/2009 a las 17:17

  • Lo dicho, cuestión de códigos.

    Comentado por: provoqueen el 19/2/2009 a las 12:42

  • Arcadi Espada dice del uso de la metáfora por parte de Josep Pla que el ecritor "es capaz de soldar un pedazo de hierro y una orquídea".
    Como ejemplo de ese logro, Espada recurre a la frase "el color yema de huevo del sol que se acaba", de la cual dice, "la alta prosa del sol que acaba adosada al vuelo gallináceo de un huevo con su yema", para explicar que Pla encontró la manera de hablar de lo sublime con palabras corrientes. Lo que pasa, es que mediante ese lenguaje cotidiano, Pla, que tenía mucho que decir y sabía cómo hacerlo, consigue llegar hasta el mismísmo centro de la diana
    Por contra, convertir todos los huevos en soles es algo que aburre hasta a las piedras.
    Por dios, señora, déjelo ya.

    Comentado por: por caridad el 19/2/2009 a las 12:10

  • Vic, es que Azúa, aunque le queramos mucho, con frecuencia hace lo mismo que muchos artistas contemporáneos: no termina de hacer música pero eso sí, compone entretenidísimas adivinanzas.

    Comentado por: provoqueen el 19/2/2009 a las 12:05

  • A ver si me aclaro:

    Lo que vienen a decir Félix y sus sarcásticos retruécanos, es que "da igual si Velázquez fue hombre, mujer o chimpancé, su obra no es mejor ni peor por eso; conocer ese dato sólo completa nuestra base de datos pero nada o muy poco añade al valor 'artístico' (capacidad de conmovernos) de la obra. En cambio, si para comprender y disfrutar con la obra de un autor es necesario conocer ciertos datos complementarios, es porque la obra no conmueve por si misma. En todo caso el disfrute que obtenemos no viene de la obra sino del folleto complementario, y ese disfrute no es emoción sino la placentera sensación de comprender una adivinanza, que nos hace parecer inteligentes.

    Es como esos dibujines simples en los que el juego consiste en averiguar que un par de círculos concéntricos con una especie de salchichas adosadas, es un mexicano asomando la mano bajo el sombrero a ver si llueve. El placer de un juego de adivinanzas no un placer artístico.

    Supongo que eso es lo que ha pretendido hacer Félix escribiendo sobre Bacon: completar lo que falta, ayudar a elevar (en lo posible, y seguramente en vano) la mediocridad de Bacon y el disfrute de los visitantes. Bacon era seguramente un expresador genial, pero de ningún modo un comunicador, y Azúa le sale al rescate... Y claro, los admiradores de Bacon se cabrean.

    No sé, en principio no me interesaba mucho esa exposición, pero me acercaré a ver. Siquiera sea como juego de adivinanzas, seguro que pasaré un rato entretenido.

    Aunque también puede ser que los códigos y las referencias que maneja un visitante no sean los mismos que maneja otro, y por tanto muy bien puede ocurrir que lo que para uno es ruido, para el otro sea música.

    Lo dicho, iré a ver. A ver si escucho música, o si juego a las adivinanzas. Seguro que pasaré un buen rato en cualquier caso.

    Comentado por: provoqueen el 19/2/2009 a las 11:38

  • el último párrafo azuano es un intento claro, a mi entender, de poner en solfa y reirse de la crítica, pero descompensa sobremanera el texto con una salida de pie de banco -diría de voz y estructura, cambio de tono del ensayístico a la 'voce parodistica'-, quizá de tono demasiado 'burlesque' que incomoda por el giro brusco...y quizá deje el mismo sabor que los cuadros de Bacon y que la crítica actual, sí, eso sí

    saludos

    Comentado por: vic el 19/2/2009 a las 11:05

  • Lo importante es que si Beicon no hubiese tenido la relación que tenía con España, con los highlights de versionar a Velázquez y morir en Madrid y hacer pintura religiosa -vanitas-, que es lo que en este país le pone a las autoridades, que la vida es un tránsito al ataúd y demás monsergas cenizas, ni en sueños, pero, vamos, ni de puta coña, le hubiesen montado una exposición en El Prado.

    Ejercicio visual: darse una vuelta por la National Gallery y escoger la sala que más se asociaría a lo mor(tor)tuorio. Apuesto a que 3/4 escogerían la de la pintura española. ¡Y eso con Venus del espejo y todo!

    Comentado por: Elena Francis el 19/2/2009 a las 08:18

  • El Sr. Azúa no tenía ninguna necesidad de faltar a la memoria del Sr. Bacon "usándole" a su antojo. La fábula tendrá su gracia y más conectándola con la que narra sobre Velázquez, inevitable referencia cuando se trata la obra del pintor, pero de puro falsa sólo trasluce las frustraciones del autor del artículo: ¿Bacon asfixiado por la masa de la clase media?.
    Yo sólo trasluzco odio a la PIntura en su especulación, además de otras fobias. Escriba sobre otras cosas si sólo sabe "ver" representaciones mitológicas a la Poussin.
    Con todas mis disculpas.

    Comentado por: Un camarero de la Fitzroy Tavern el 18/2/2009 a las 22:16

  • en alguna revista de periódico de finde he visto una entrevista a un "artista" que señala como una de las más deslumbrantes obras de arte (de arte) un piano envuelto en tela
    bien
    as you like it
    pero myself no irá a la expo baconiana
    en mi defensa podría alegar, si quisiera hacerlo, pero no quiero, que me encuentro a 10.710 km...

    Comentado por: Jorge Barril Villalobos el 18/2/2009 a las 21:32

  • (cortóseme) digo, que dejaré pasar la exposición sin mi presencia. Nadie se va a dar cuenta.

    Comentado por: elvi54 el 18/2/2009 a las 20:56

  • Ostras, Todolí, ¡qué gran contribución al articulo de FdeA!
    Las lonchas de Bacon me sientan, por lo general, mal. Creo q

    Comentado por: elvi54 el 18/2/2009 a las 20:54

  • Hombre don Felix, o no le entendimos o su público bloggero es muy circunspecto para seguirle el jueguito, bastante imaginativo por cierto. No puedo negarle que cada vez me seduce más la idea de ir a la biblio y sacar sus novelas...a ver que es la cosa.

    Comentado por: Gabriel Eustacio de Greiff Arturo el 18/2/2009 a las 20:47

  • … de manera que esas caras deformadas solo son una loncha de bacón dibujada por Bacon. Así está mejor. Es lamentable tener que recurrir a la Filosofía para describir una figura con cara de bacón… Pero, claro, hemos necesitado más de cien años para darnos cuenta de que un traje que aprieta, un menú horrorosamente rutinario, un sexo triste, unas conversaciones que no avanzan, un trabajo lamentable (¡seguros!) y todo, probablemente, con poco dinero en el bolsillo es y será siempre la esencia del cuadro, de cualquier cuadro, como mi propia carne es la esencia de estas palabras…

    Pensaba sobre esto durante la primera parte del artículo hasta que, en el penúltimo párrafo, he dado un ligero respingo cuando nuestro experto decide revelarnos esta (con perdón) perogrullada aludiendo, eso sí, a las vanguardias y otras referencias cultas. Claro que para eso es experto.

    Me he quedado, también, un poco perplejo frente a otras dos afirmaciones, no sé cuál más espectacular: que la mujer de Bacon murió como consecuencia de una salmonelosis o algo parecido (tan nuestra en el periodo estival, como también lo son las bárbaras fiestas sacrificiales) y la otra, ahora lo veo, la más gorda de las dos: que Diego Velásquez era mujer… ¿Y cómo me entero a través de un ultraminoritario foro como este y no a través de la prensa y medios generalistas?. ¿Será que los sindicatos han negociado un traslado de la fiesta del 28 de diciembre a tal día como hoy?. Ah, quién lo sabe. Puede que a nadie le importe, no obstante. En el fondo es algo tan banal: que una de las más grandes pintoras de la historia sea una mujer (resulta complicado, no obstante, construir esta frase en femenino), como si es un hombre. Si algo aprendo estos años es que lo de los géneros, tal como nos los han enseñado, es un invento más. Un constructo social más.

    Pero que a Doris la haya matado nuestra ignorancia, nuestra celebrada necedad, eso no me lo trago… Con el Mediterráneo delante! Y en vacaciones! No, querida Doris: usted murió por otra razón. Lo que sea, muy sabiamente, se lo llevó en secreto a la tumba. Y se lo agradezco, pues me ha servido de excusa para decir estas pocas tonterías.

    Comentado por: Javier el 18/2/2009 a las 20:12

  • Conque "no podemos añadir una coma a lo ya sabido" ¡Que humildad, que
inmensa humildad, maestro! Yo sí que no estoy descubriendo nada nuevo si
digo que, mediante este su crucial artículo, acaba usted de abrir a la exploración racional un desconocido continente cósmico de la totalidad del ser estético del mundo, hombre incluido, en su despliegue universal hacia el Absoluto, hacia el Concepto y/o la Idea. Con sólida base objetiva en la ideología política del, ¿cómo no?, materialismo dialéctico, debidamente actualizada, eso sí, en su referente actual africano, y (que todo hay que decirlo) sin pelos en la lengua, se pone ahí al fin de manifiesto el crucial valor de la soterrada violencia de clase sin pasar tampoco por alto la no menos importante variable (aunque nunca determinante en última instancia, sino meramente dominante en todo su conjunto de variables) personalista-psicológica puesta bien de relieve en el guiño cultista hacia los tobillos de elefante de la desdichada Doris (con síndrome de base social-productiva y no génético-biológica), matizados por los colores tenues que tan piadosamente le propició su marido, el artista. Casualmente tuve hace décadas un encuentro fugaz en un chiringuito de Torredembarra con el atribulado jefe de personal de Bacon y puedo atestiguar que aquel hombre arrepentido purgaba en alcohol su otrora función de instrumento del Capital internacional. No quiero, sin embargo, entrar en lo de Isabel Velazquez porque no tengo datos suficientes para pronunciarme con la debida profesionalidad. A lo dicho: ¡gracias, maestro! Es cierto, es la verdad total y sin fisuras: la definitiva redención de Satán (del Dionisos postpagano), su redención –digo–, no su derrota. Son las oscuras tinieblas y la siempre persistente diarrea de la inconfundible sangre envenenada, obligada a las crónicas visitas al retrete, convertidas, al fin y de una vez por todas, en apolínea luz de platino oxidado. Al parecer, cada cual tiene que comer su ración de carbón. Comes carbón y quizá te purificas. Desde luego, lo que es seguro es que si no sigues la dieta de carbono ni te enteras. Van Kierkegaard y Walser y se pasan por casa de Nietzsche, más conocedor y experto en crápulas, para que les apcomcañe a rescatar a Bacon de la parranda nocturna. Al fin le encuentran hecho unos zorros y, tras mucho persistir, le convencen para ir los cuatro a desayunar café con cruasán a alguna taberna suiza, e inmediatamente después cogen las mochilas y comienzan la ascensión mañanera a la cima de las nieves impolutas. Bajan luego con el mal de altura, pero completamente sosegados y con todo el rigor visual y la estimulante respiración que les ha dado la altitud de una atmósfera tan pulcra. Es entonces cuando, rebosantes de belleza, amor y caridad, se olvidan de sus propios nombres, de quiénes son y con esa inocencia que da el olvido del yo van y la desconectan, le dan humana sepultura y siguen piadosamente hablando con la recién muerta. Se les une a la animada conversación y es allí donde definitivamente se aclara de qué era exactamente partidario cada uno de los cinco y la propia difunta. Hay que andar con mucho ojo porque sólo al final de los procesos se aclaran los principios y se entiende todo. Hasta aquí llegaron las aguas. Ha sido un placer. Me despido pues de todo ustedes y les mando un fuerte abrazo AMOROSO.

    Comentado por: Onagro el 17/2/2009 a las 11:42

    Comentado por: abrazo AMOROSO el 18/2/2009 a las 20:05

  • Interesante artículo, aunque debo expresar mi sorpresa ante la omisión de un hecho que, aunque no excesivamente conocido, marcó probablemente de manera indeleble la vida de Bacon y, del mismo modo, su obra.

    Se trata del incidente que tuvo por protagonistas al pintor y a Jessie Lightfoot, la enfermera a cuyo cuidado fué confiada por sus padres como coinsecuencia del asma padecido por el pequeño Francis.
    Por lo que parece, el tratamiento, basado en abundantes dosis de morfina, tuvo inesperadas consecuencias para la mente del párvulo, que empezó a masturbarse compulsivamente.
    Sin decir nada a los padres, Jessie procedió a embadurnar diariamente el pene del niño con mercromina, en la creencia de que ello le disuadiría de tal práctica.
    Aunque no está claro si consiguió su propósito, lo que es seguro es que el tratamiento tuvo como consecuencia que el miembro viril del pintor quedara tintado de color rojo de forma indeleble, conservando esa característica hasta su muerte. Ello fué atestiguado en la autopsia que le fué practicada en Madrid, tras su muerte en la capital española el 28 de abril de 1992.
    Se ha comentado reiteradamente que el especial uso que el pintor hacía del color vermellón y del azul de Prusia tenía mucho que ver con esa marca de origen tan temprano.
    Me sorprende que alguien como el Sr. Azúa o desconoca estos hecho o los considere indignos de mención. Es por ello por lo que me he permitido este breve escrito.

    Vicente Todoli

    Comentado por: vicente todoli el 18/2/2009 a las 19:00

  • Este artículo lo escribió Jaime Peñafiel y se publicó hace ya quince años. Gracias Sr. Azúa por recuperarlo, delicioso "object trouvée".

    Comentado por: Victoria Benejam el 18/2/2009 a las 18:17

  • Difícil vivir con el arte de F.B. Como difícil es vivir si pensamos en las atrocidades que se cometen diariamente fuera del alcance de nuestros ojos. Gracias, por tan inteligente y humano acercamiento a la obra de este pintor.

    Comentado por: me el 18/2/2009 a las 18:16

  • Lo que no cuenta Félix es que, al parecer, Velázquez 'se' hizo otra versión de la Venus... de cara. Esos hermosos muslos, vientre, pechos... eran de transexual. ¿Se destruyó el cuadro? ¿Aún existe?...

    Comentado por: a veces se vuelve el 18/2/2009 a las 18:07

  • ¿Quién me puede explicar la última parte del artículo?
    Parecería que va contra lo que sostiene en el corpus del artículo referente a la importancia que tiene el considerar la vida del artista para entender su obra.
    No entiendo la ironía. Me lo explique alguien por favor.

    Comentado por: maría el 18/2/2009 a las 18:00

  • De hecho, la habitación de Lloret se conserva tal cual la dejaron los Bacon. Parece que este pintor no era muy aficionado al orden.

    Comentado por: Panzeto el 18/2/2009 a las 17:56

  • Ahora todos somos Wyoming?

    Comentado por: Armario el 18/2/2009 a las 16:04

  • ¿Y quién le mandaba irse de vacaciones a Lloret? Los cuadros de Bacon me parecen detestables, sin paliativos.

    Comentado por: Circe el 18/2/2009 a las 15:16

  • El que sabe, siente. Gracias, gracias por esa mágnifica forma de entender el arte y aberrar de la política.

    Comentado por: lolaaldaba el 18/2/2009 a las 10:47

  • Escrito a la lumbre de un pálido fuego.

    Comentado por: Vladimiro el 18/2/2009 a las 10:42

  • Estimado Profesor Azúa,

    Transmití sus cordiales saludos a la Dra. Laminioni, así como su respuesta afirmativa a su distinguida asistencia a nuestro Congreso. En nombre del Departamento de Antropometría de la Universidad de Laconshire le expreso nuestro agradecimiento anticipado ya que su ponencia, estamos convencidos, abrirá nuevos horizontes en el campo de nuestras investigaciones. Paralelamente, le comunico que ya he comenzado mi trabajo sobre los mesure-data de la obra de su admirado maestro Tapies.
    Queda a su disposición,

    Gertrude Katescu

    Comentado por: Gertrude Katescu el 18/2/2009 a las 10:32

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres