PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 25 de septiembre de 2020

 Félix de Azúa

¡Cómo está el servicio (público)!

Nadie tiene un duro, eso es cierto. Cuando hablas con diestros de la economía dirigen un dedo tembloroso a la sima en donde nos hundimos. Son ya tres millones los que han recibido el mordisco del vampiro y han quedado exangües. Les crecerán los colmillos, no lo duden. Pronto será el Estado el que resulte infectado, por muchas ristras de ajos que se cuelgue del cuello. Entonces comenzará de nuevo el vuelva usted mañana, los autobuses a gasógeno, la sanidad congoleña o la aviación de hace medio siglo. Los servicios públicos también irán al paro, es inevitable.
Por eso produce pasmo que el presidente de la Generalitat diga que no sabe cuánto se ha gastado su vicepresidente en repartir embajadas, por ejemplo en el edificio más caro de Nueva York. Y que el vicepresidente (alias Almeja Brillante) añada que no le da la gana decir cuánto gasta porque eso sería "darle un titular a la prensa española".

Vuelve el franquismo, cuando los servidores públicos eran los amos de la finca y los súbditos pagaban el gasto calladitos. Lo mismo puede aducirse del presidente gallego y de cuanto sátrapa engendra esta Administración. La transición fue incompleta, sí, pero no en el sentido que le dan a la frase los nuevos caciques. Fue incompleta porque no impidió la resurrección de la sanguijuela franquista. Ya ha resucitado.

Por cierto. Acabo de recibir una multa de tráfico (180 euros) cabalmente justa y que pagaré de inmediato por conducir a 81 kilómetros por hora en el cinturón de Barcelona donde la velocidad ordenada es de 80 kilómetros por hora. Hay unos metros en la entrada de un túnel con una señal que dice "60 por hora". Ahí es donde he pecado, mal súbdito que soy. Como yo, miles de barceloneses pagan cada día su cuota. En el banco lo conocen como el atraco del kilómetro 13.

Vuelve el Ruedo Ibérico con el folklore identitario y los chupatintas vestidos de narco. Cuando he visto la multa me ha dado la risa. Esta gente ni siquiera se toma la molestia de disimular. Lo más triste es que tienen las mismas aficiones que Paris Hilton. ¡Cómo está la izquierda, recórcholis!

Publicado el sábado 7 de febrero de 2009.

[Publicado el 09/2/2009 a las 08:46]

Compartir:

Comentarios (68)

  • JAVIER MARÍAS
    El País Semanal, 15 de febrero de 2009

    "El sublime exagerador

    Si ustedes son lectores habrán experimentado la sensación alguna vez: hay un libro que nos gusta tanto, y en cuyo mundo nos sentimos tan cómodos, que no deseamos que se nos termine bajo ningún concepto, y durante la lectura de sus penúltimas páginas nos vamos parando para saborearlas mejor y aplazar el desolador momento en que ya no habrá más. El 16 de febrero de 1989, mañana hará veinte años, me sucedió eso exactamente. Fui a cenar con Juan Benet, Blanca Andreu y Vicente Molina Foix, y les hablé de la novela que estaba a punto de concluir, la versión francesa de Maestros antiguos, de Thomas Bernhard (la traducción española no había aparecido aún). Al volver a casa ya tarde, leí unas páginas más, y, cuando me quedaban sólo veinte, decidí dejármelas para el día siguiente, con vistas a que hubiera una jornada más de anticipación y placer. Pero esa prolongación se me aguó: el viernes 17, al mirar este diario por la mañana, me encontré con la noticia de que Bernhard había muerto, y el final de su novela lo leí con más pesar que contento. De hecho había muerto el día 12. Ignoro o no recuerdo por qué tardó tanto en saberse en España, país en el que por entonces ya era muy conocido.
    En el más remoto origen, había sido un empeño personal mío que lo fuera. Doce años antes, Alfaguara, de cuyo consejo asesor formé parte entre 1975 y 1978 o algo así, publicó Trastorno, el debut de Bernhard en España. Yo había leído esa novela en francés y la recomendé con entusiasmo. Pero un lector de alemán, a quien se le pidió un informe, la puso verde, tachándola de decadente, pesimista, nihilista, reaccionaria, derrotista, aristocratizante y qué sé yo qué más. Imploré una segunda opinión de otro lector de alemán (yo no lo era), y por suerte la obra fue a parar a manos de Miguel Sáenz, quien no sólo coincidió con mi apreciación, sino que además se convirtió en el traductor habitual de Bernhard y más tarde en su biógrafo. Yo, sin embargo, seguí leyendo al autor austriaco siempre en francés. Me había acostumbrado y además sus libros se traducían antes a esta lengua, y me faltaba la paciencia para esperar. La primera crítica de Trastorno la escribió Félix de Azúa. La segunda, en este periódico, yo mismo, haciendo así cuanto estuvo en mi mano por que se leyera a Bernhard aquí.
    Y se lo leyó, ya lo creo que se lo leyó. De hecho no fueron pocos los novelistas nacionales que se vieron contagiados por lo que llegó a llamarse “el virus Bernhard” y que lo imitaron descaradamente (a mí me afectó en alguna página suelta, controladamente y con plena conciencia, o eso quiero creer). Pero, desde mi punto de vista, en general se lo leyó bastante mal, con una gravedad y una literalidad no muy distintas de las de aquel lector de alemán que no estaba dispuesto a que se lo tradujera. Causó especial impacto su autobiografía en cinco breves volúmenes, en la que relataba miserias que convertían en privilegiados a los niños de Dickens y arremetía ferozmente contra su país y sus compatriotas, la Iglesia Católica connivente con el nazismo, el Festival de Música de Salzburgo y esta entera ciudad, contra Viena y la campiña austriaca, como por otra parte hizo en muchas de sus novelas. Su género fue en gran medida la diatriba, y los austriacos lo detestaron por ello. Se sabe que los más exaltados se acercaban a su casa a tirar piedras contra sus ventanas y ver si le echaban una ojeada al “monstruo”. Luego siguieron al pie de la letra lo que dijo Lady Macbeth de Malcolm -”Era bueno, ahora que ha muerto”- y hoy es una gloria nacional. Pero para mí Bernhard fue sobre todo un sublime humorista, que llevó a lo más alto el arte de la exageración. Sus diatribas eran sin duda sinceras y profundas, pero también de una irresistible y deliberada comicidad. En contra de lo que les pasó a muchos, jamás me deprimí leyéndolo, sino que soltaba carcajadas cada dos por tres. Al cabo de los años, no se me borra aquel pasaje de varias páginas en el que, para denigrar a su país, asegura que la revista Neue Zürcher no se encuentra en toda la inculta Austria, mientras que puede adquirirse “fácilmente en el quiosco de cualquier pueblo español”. O aquel otro en el que explica el motivo por el que se les dan premios a los escritores, y concluye que lo que se pretende siempre con ello es “cagar sobre la cabeza” del galardonado. “Siempre acaba alguien cagando sobre tu cabeza”, insiste una y otra vez.
    Veinte años sin que Bernhard dé nada nuevo a las prensas. No creo que ahora se lo lea ya mucho, como ocurrirá con Sebald dentro de unos pocos años más. Morirse lo pone a uno de moda, pero es una moda pasajera y de la que el escritor no disfruta. Guardé sin leer su última novela, Extinción, para que me quedara algo “nuevo” de Bernhard en el futuro y en época de vacas flacas. Iré a la estantería por ella. El futuro ya ha llegado, y las vacas flacas también."

    Comentado por: 20 años, casi ná el 15/2/2009 a las 18:38

  • Bueno, juliano, no critique el reduccionismo precisamente mediante una simplificación. todo el mundo sabe que están los que consumen cope mañana y noche y los de cope sólo mañanas, así como los hay de ser y país y los de ser y público. En este país la pluralidad sigue siendo existiendo.

    Comentado por: anselmo botín el 15/2/2009 a las 12:40

  • Buenas tardes, vic:
    Lord Bolingbroke, ¿no era el hijastro de Barry Lyndon? supongo que sería un reacionario, pero mi memoria no me proporciona más detalles. ¿Una ayuda? De todos modos, ya sabe que a mí me van reaccionarios tipo Ciorán. Supongo que eso será una señal de que soy un pogre, un hortera o un facha. La verdad es que ahora todo es señal de algo. Lo triste es que suponga traducir las opiniones privadas sobre sufismo, otorrinolaringología, el big bang o la apocatástasis a ser de la cope o de prisa.
    Saludos (y también a provo y a linda (no desespere) lee)

    Comentado por: julià, anomenat l'apòstata el 15/2/2009 a las 12:37

  • El mundo según Josep Pla

    Salvador Pániker realizó esta entrevista a Josep Pla en su casa, el Mas Pla, en 1965. Pla le dijo al autor en varias ocasiones que era la mejor que le habían hecho nunca. Apareció en el libro "Conversaciones en Cataluña", que recogía los encuentros de Pániker con catalanes que en aquel momento eran figuras relevantes desde un punto de vista político, social y cultural. El libro fue un best-séller y uno de los más comentados de la temporada. En la introducción de la entrevista, que por razones de espacio ha sido aquí, al igual que el texto, abreviada, Pániker dice: "Yo sentía gran curiosidad por conocer a José Pla, pero al mismo tiempo temía encontrarme con un falso personaje, con un farsante empeñado en representar el papel de José Pla. Felizmente no fue así. Pla resultó ser un hombre de verdad, del cual me impresionó su espontaneidad creativa, su economía verbal, su patetismo, su soledad y su matafísico cabreo".

    La Vanguardia - 1997


    --------------------------------------------------------------------------------


    Pla dice de sí mismo que él no es un literato, sino simplemente un payés que escribe. Su apellido es el de una familia que durante siglos ha vivido, sin interrupción, en una aislada masía de la parroquia de Llofriu (Baix Empordà) y en donde, actualmente, sigue viviendo el escritor /.../ Bajo la inmensa campana de la chimenea hay una mesa redonda en la que se come, se bebe, se escribe, se lee, se conversa o se dormita. Es el corazón de la vivienda. [...] La conversación que sigue tuvo lugar debajo de la gran campana, con el magnetofón sobre la mesa.

    –Es muy ingenioso este aparato


    –Es un aparato alemán.

    – Los alemanes son muy ingeniosos; fabrican unos tornillos excelentes. Ello es una prueba de la inteligencia humana, que como sabe usted muy bien, es muy poca cosa.

    –Los alemanes han hecho algo más que tornillos

    –Han hecho el idealismo alemán.

    –¿Qué opina del idealismo alemán?

    –Que se puede interpretar de muchas maneras. Como la poesía de Riba [...].

    –¿Usted vive aquí todo el año?

    –Todo el año.

    –¿No se encuentra muy aislado?

    –Yo tengo una edad descarada, tengo sesenta y ocho años; una edad absolutamente escandalosa. A esta edad todo es diferente.

    –Usted viaja bastante.

    –Me gustaría viajar más. Ahora estoy muy cansado; mi madre murió hace quince días, y esto, claro, siempre produce una cierta cosa extraña. Pruebe este vino; no sé si le gustará. ¿Le gusta? Lamento no poder ofrecerle otro; este año no salió muy bueno.

    –Es un vino excelente, y con su permiso me iré sirviendo a discreción.

    –Pues claro, beba hombre, beba. [...]

    –Le advierto que lo que quiero es charlar.

    –Y yo le advierto que soy un tipo, y perdone, bastante anticonvencional. No tiene que confundirme; a mí todo este mito del hombre de letras y la vida intelectual de París no me interesa nada. Al intelectual, en tanto que intelectual, lo odio. Es un ente que no tiene nada que ver con nada. Es un monstruo.

    –No se lo digo con ánimo de halagarle; pero a mí su posición me parece muy plausible.

    –Es que si se propusiera halagarme tampoco lo conseguiría [...].

    –De la función del escritor en el mundo actual, ¿qué opina?

    –En baja, en franca baja. ¿No le parece?

    –No lo sé.

    –Me parece que es una cosa tan agotada como la escultura griega. Teniendo en cuenta esta especie de media cultura que se va implantando por el mundo, la gente sólo leerá novelas policiacas. Cuando digo la gente quiero decir la masa. No creo en la igualdad humana; creo que la cosa funciona de otro modo. Es un tema sobre el cual nunca se habla; pero tenemos que reconocer que hay gente absolutamente cerrada. Y es que el hombre no es un animal racional; es un animal sensual. Por eso estoy en favor de las religiones [...]. En el sentido de que la religión es una cosa antisensual.

    –¿Cree usted?

    –Vaya si lo creo. ¿Usted no? Hablo de las religiones que conozco. No de las grandes religiones de Oriente. Aunque en la escultura religiosa hindú hay mucha sensualidad [...]. El recurso de la sensualidad es un admirable recurso, tan importante como el del idealismo alemán. La gente encuentra un camino en el comer, en las mujeres y en todo esto. Seguro. Un camino importantísimo, enorme. Esto sólo lo se por lo que he leído.

    –Es un camino válido.

    –Usted dirá. Y quizás un camino mucho más humano que los otros caminos. Quizás. Es un camino que debe de dar una cierta tranquilidad. Yo, desgraciadamente, he sido un hombre poco sensual. Es una cosa de la cual me arrepiento profundamente.

    –¿Usted podría resumirme, en pocas palabras, las fases más importantes que ha habido en su vida?

    –Sí. París: cinco años, ninguna relación con el mundo exterior, salvo el periodismo y la lectura. Me he pasado la vida leyendo. Sin resultado alguno, porque he leído a tontas y a locas. He leído todo cuanto me ha caído a mano [...]. Yo llegué a París por primera vez en el año 1919, recién terminada la Primera Guerra Mundial. Es el momento más grande de la historia de Francia [...]. Después me fui a Italia, hice un viaje a Rusia; viví en Alemania durante la inflación; estuve en Inglaterra, volví a España, y así hasta que llegó la Guerra Civil española.

    –Siempre como periodista.

    –Puramente como periodista. A base de mandar un telegrama diario a los periódicos. Cuando llegó la República me enviaron a Madrid, donde viví el experimento republicano español día a día, los años que duró. Ya sabe usted cómo acabó todo aquello. Ya sabe lo mal que acabó todo aquello. Horrible. La gente más inteligente del país, la gente oficialmente más inteligente del país, y ya sabe usted cómo acabó.

    –¿Por qué fracasó la República?

    –Porque, al parecer, en el mundo hay una especie de hombre, que los castellanos llaman tontos, pero que son muy listos, y otra especie muy lista, que son unos puros tontos. Esto ocurre en política. Creo yo.

    El nivel medio político del mundo es muy bajo, pero contiene cierto sentido común, un cierto instinto de no molestar a los demás y de no ocasionarles más sufrimientos del que ya tienen. Éste es el objetivo general de la política en el mundo. Éste y el mantenimiento de la paz.

    –¿El pueblo desea la paz?

    –El pueblo desea que los restaurantes estén abiertos, que las cloacas funcionen y que haya sitio en los autobuses. Yo he visto a las amas de casa alemanas volverse histéricas en las colas del pan durante la inflación. Porque el caso es que todo tiene un límite. Esto de que el hombre posee una resistencia ilimitada es una leyenda, que probablemente inventó Plutarco, totalmente falsa y estúpida [...]. "Después de la guerra, durante 17 años, he vivido aquí porque no tenía pasaporte [...]. Al cabo de 17 años saqué un pasaporte y entonces me llamó Vergés, el dueño de "Destino", que es un chico de Palafrugell, muy amigo mío, y me dijo: "¿Por qué no hace usted un viaje por Europa y nos cuenta cómo se vive por ahí?" Y salí y demostré que en Europa se vivía muy bien. Esta es una de las pocas cosas positivas que yo he hecho en esta vida.

    –Recuerdo que usted enfatizaba la influencia de lord Keynes.

    –Seguro. La inmensa prosperidad europea es hija de lord Keynes. Esto lo entiende hasta una criatura. Porque si usted tiene una fábrica de pañuelos y sus propios obreros no tienen facilidad para comprar, tarde o temprano tendrá que cerrar la fábrica; pero si va subiendo los jornales usted irá fabricando pañuelos indefinidamente. Es la manera de acabar con la crisis del capitalismo antiguo.

    –Si tuviera que citar a gente importante de nuestra época, ¿a quién citaría?

    –Primero a Lenin. O, si lo prefiere, a Marx. Después, a Freud: el descubrimiento de la sensualidad ha sido un fenómeno antibarroco muy importante. Luego a Einstein. Y probablemente a Keynes. ¿Está conforme? Y el Papa Juan XXIII, que ha sido un tipo considerable. No le hablo del mundo oriental porque lo desconozco. Siento gran simpatía por India y por China. En cambio, me atraen escasamente los japoneses [...].

    –De todos los personajes que usted ha conocido en su vida, ¿quiénes son los que más le han impresionado?

    –¿De aquí, de Cataluña?

    –Empecemos por Cataluña.

    –Fabra. Don Pompeu Fabra, el filólogo. Era un tipo muy agradable; un hombre que me ha interesado mucho [...]. En primer lugar, porque era un gran apasionado en frío. Además, era un hombre de presentación muy elegante, y un hombre carente de toda clase de vanidad; un hombre que no quería dinero, ni quería honores, ni quería nada. Tal vez de filología no sabía demasiado, sobre todo si le comparamos con Joan Corominas, que es otro tipo realmente considerable [...]. Un tipo formidable, el señor Corominas de Chicago. Enseña lenguas románicas, catalán, castellano, provenzal, francés, italiano, rumano, y es autor de un diccionario impresionante [...]. Otro personaje que también hacía un gran efecto era el señor Cambó; un hombre muy distinto de lo que hoy se estila; un hombre que cuando daba su palabra la cumplía, que si tenía una cita a las diez, acudía a las diez, y que si tenía que contestar una carta la contestaba. Nuestro país, si ha de ser alguna cosa, ha de encontrar otro Cambó [...].

    –¿Y de fuera, quién le ha impresionado?

    –Pirandello era un hombre importante. Le conocí en Italia y luego en Barcelona. Era un hombre con una idea de la naturaleza humana, una idea antitragedia francesa. Él creía que el hombre es un ser muy complicado y generalmente contradictorio. Para mí, recién llegado de una época barroca en la que todo el mundo era de una pieza, esto fue un descubrimiento. Hay la verdad de usted, la verdad de su mujer, la verdad mía, la verdad de usted ayer, la verdad de usted mañana. Todo es un enorme mundo de verdades.

    –Esto es la evidencia pura.

    –Me da la impresión de que esto es la evidencia pura. Después he conocido a Sartre. Le he conocido como periodista. En el terreno intelectual yo diría que es hoy el hombre más importante de Francia. Me lo parece. Casi me jugaría esta mano. La revista que dirige es muy buena; pero tiene un punto para mí desagradable, y es que a mí puede usted pedirme lo que quiera excepto el hacerme comunista.

    –¿Por qué?

    –Porque el partido único me joroba, porque la policía me joroba, y porque la única cosa que me gusta es la libertad.

    –Pero usted no es anarquista.

    -La palabra anarquismo me horroriza. Yo soy partidario del mundo social creado por el cristianismo, que en este país ha producido a personas bastante apreciables.

    –¿Y fuera de este país?

    –Fuera de este país también; pero de otra manera. Aquí todavía puede usted encontrar un policía bondadoso y un juez caritativo. Los franceses son más fríos. Los ingleses también son más fríos, aunque tienen una curiosidad universal y comprenden muchas cosas que los latinos no comprendemos.

    –Del futuro de Cataluña, ¿qué opina?

    –Regular, sólo regular: no veo ninguna orientación ideológica. Sobre todo después de la muerte de mi amigo Vicens Vives, que era un hombre que comenzó siendo muy ingenuo y al que yo inculqué una cierta malicia política. Era un hombre que no conocía la sociedad y que no había tratado a nadie, excepto a su señora, que por cierto ha resultado ser una editora importante. Con el tiempo, Vicens se convirtió en un hombre complejo: nadie sabía si era del Opus, si era socialista, si era capitalista o si era, simplemente, un ser ambicioso. De pronto, Vicens murió y su señora ha ganado mucho dinero. ¿No está conforme?

    –Vicens tenía una pinta muy vistosa.

    –Parecía un señor americano; pero de joven había sido pobrísimo, ¿sabe? Pobrísimo.

    –Empezar pobre puede ser una ventaja.

    –O arruinarse y volver a ganar dinero. Lo peor es tener dinero siempre.

    –¿Usted ha tenido dinero alguna vez?

    –Yo no tengo nada. Esta casa, hasta hace quince días, era de mi madre. Pero como soy soltero y mi hermano es viudo sin hijos, tampoco ahora podemos hacer nada... Yo soy lo que se dice un "hereu gravat" [...].

    –Me parece que usted dispone de una dimensión contemplativa.

    –Y solitaria. Soy solitario y contemplativo, poco aficionado a hablar con la gente.

    –Pero es un conversador extraordinario.

    –Yo no sé nada de nada. Me gustaría saber cómo se las ingenian estos profesores que no tienen nada qué decir y que no paran de hablar, y que encima viven de lo que hablan. Es un curioso misterio todo esto. ¿No le parece a usted? Es como los médicos que solamente utilizan la penicilina. No va muy bien el mundo. Con esta leyenda de que todos somos iguales se cree que el mundo marchará, y la verdad es que hay muy poca gente que de verdad sepa algo real. Llegará un momento en que la gente sabrá manipular un complicado mecanismo, pero no sabrá encender un fuego.

    –Ve el futuro con pesimismo.

    –Esto no quiere decir que el mundo deje de funcionar. Hay muchas cosas que van mal y que funcionan; quiero decir que funcionan sin ningún resultado. Probablemente la historia es una de estas cosas que funcionan sin ningún resultado.

    –De momento estamos aquí hablando usted y yo, y esto ya es algo.

    –Esto es mucho. Y se cultivan los campos y todo el mundo tiene una barra de pan cada mañana. El misterio de la barra de pan diario es muy grande. En este sentido hemos llegado a resultados importantes. Pero aparte de esto no creo que se haya conseguido nada más.

    –Ahora iremos a la Luna.

    –¿Y qué quiere que vayamos a hacer a la Luna? Todo esto son historias para entusiasmar a los chiquillos y a los norteamericanos. Usted sabe muy bien que en la Luna no hay restaurantes y el ambiente allí es de lo más inhóspito. Ahora bien: los chicos norteamericanos, que están hartos del Maine y del Connecticut y del atlas terráqueo, quieren la geografía de la Luna. Les divierte salir de su casa, y quizá por esto mantienen siempre alguna guerra fuera de su país. No interprete usted la historia a base de filosofías complicadas. La historia funciona así [...]. Yo, desgraciadamente, no se labrar, porque no me enseñaron; pero trato bastante a los payeses de este país, que son gente endemoniada; gente que se defiende, gente complicada, desengañada, abandonada y pobre. Yo no soy más que un payés de la parroquia de Llofriu. A mí me hicieron estudiar, pero tal vez esto haya sido un error.

    –¿No cree que con su obra ha enriquecido a los demás?

    –¿Yo? No, nada. Vamos; mi sentido del ridículo llega hasta aquí.

    –Sin embargo, ha de admitir que en algo ha contribuido a la toma de conciencia de su país.

    –Hombre, yo he ido a la procesión de mi país. Yo he tomado parte en la procesión de mi país con una cerilla. Hay quien ha ido con una candela, con un hachón, y quien con un cirio: yo he ido con una cerilla. He creído que había que ir a la procesión y he tomado la única cosa que podía llevar. Eso es todo.

    –¿Cómo ve el futuro de España?

    –España es un país que está todavía en formación. Probablemente nos encontramos en el comienzo de su historia. Cuando yo nací éramos 16 millones a comer diariamente de la olla; hoy somos 31 millones y como no hay más cera que la que se quema, la cosa ha cambiado. Por eso abrigo la esperanza de que las revoluciones que hemos visto en este siglo se hayan acabado ya, por aquello que decía Goethe, que de la cantidad sale la calidad.

    –Esto lo dicen los marxistas.

    –Marx lo sacó de Goethe.

    –Usted, desde el ángulo religioso, ¿por dónde navega?

    –Yo, hasta la fecha, carezco de sensibilidad religiosa. Me encuentro como un mediterráneo más, y ya sabe que los mediterráneos no tenemos sensibilidad religiosa. Nosotros creemos aquello de que la vida es una aventura, a menudo desagradable, situada entre una nada inicial y una nada final. Esta frase es una tontería, pero es una frase inmortal. Nosotros la religión la utilizamos cuando estamos enfermos y cuando nos tenemos que morir. No se por qué [...].

    –¿Cuál es su ética?

    –La ética burguesa corriente: la bondad. Yo creo que no he hecho nunca daño a nadie. Entiéndame: puede que haya hecho mucho daño sin enterarme; pero, al menos, no he pedido nunca nada a nadie y he luchado contra lo que me parecía mal. Por ejemplo: yo he sido un gran adversario de la prostitución. Ahora bien, si usted me dice que el capitalismo es una inmoralidad colectiva, entonces le diré que yo estoy dentro de esta inmoralidad. Pero no creo que el comunismo resuelva nada.

    –¿En qué consiste saber escribir?

    –En mi opinión, para escribir en una determinada lengua, la primera cosa que se requiere es enterarse de cómo va formada esta lengua. El genio de todas las lenguas latinas consiste en poner un artículo, un sustantivo, un verbo y un predicado. La mejor frase que se ha hecho en nuestra lengua es "la puerta es verde". Punto. Y luego sigue otra frase [...]. En definitiva, yo soy partidario de la literatura realista poética. ¿Usted no?

    –Tendríamos que definir realismo poético.

    –El realismo poético consiste en encontrar los adjetivos. En la mayoría de los escritores los adjetivos son falsos. En cambio los adjetivos de Shakespeare son siempre verdad. Shakespeare, que es el mayor escritor del mundo (salvando los orientales, que desconozco), acierta siempre los adjetivos. Es lo esencial. Acertar de verdad. Con toda la complejidad que la limitación humana permita [...].

    –¿Lee novelas?

    –Considero que un hombre que después de los 40 años aún lee novelas es un puro cretino. Lo cual no quiere decir que en el mundo no existan ocho o diez novelas magníficas. "Stendhal: dos o tres cosas de Balzac; "Guerra y paz", de Tolstoi; algunas narraciones de este chico inglés, Dickens; muy buenas. Y en fin, esta historia de Proust, que no está nada mal [...].

    –¿En estos momentos, qué lee?

    –En estos momentos leo las "Memorias de Talleyrand", que fue un tipo considerable. Más importante que Napoleón; ya ve lo que le digo. Pero sírvase más vino. Esto no hace daño. Yo he sido un gran bebedor, sí, casi un puro alcohólico. Ahora lo he dejado, exceptuando el whisky que no hace daño. El coñac hispano, en cambio, es muy peligroso. Probablemente ha causado más bajas que la Guerra Civil. Oiga, ¿este aparato está funcionando?

    –Sí, pero no se preocupe usted.

    –Caramba. Con la cantidad de sandeces que le he dicho. ¿Cree que dará algún resultado este sistema? Usted tenía que haber hecho como los periodistas, mandarme unos papeles con unas preguntas, y yo, esta noche, tras una prudente reflexión, le habría escrito frases inmortales.

    –Hemos de asumir el riesgo.

    –En todo caso tenemos que acordar que ustedes volverán [...]. Pero sin traerme este aparato. Me avisan con unos días de tiempo y vienen a comer la cocina popular que aquí se estila. Y si no les gusta les freiremos una tortilla y al caray. Ahora podemos ir a Pals. Le enseñaré a usted el paisaje más importante del país.

    –Sí, vamos.

    Comentado por: copia/pega el 14/2/2009 a las 11:26

  • Linda Lee,

    estamos de acuerdo, no entiende usted nada.

    Comentado por: pá qué nos vamos a engañar el 14/2/2009 a las 11:06

  • Tremendo Plevencio.Las cacerías gratuitas a cargo del Estado deben acabar.La caza es una fuente de empleo importante en muchas comarcas rurales pero es una actividad de origen atávico,digan lo que digan,negativa para el medio ambiente que debe ser gravada con impuestos especiales,como el tabaco.

    Vic,hoy El País trata en un editorial de lo mismo.El empleo lo crea la demanda y por bajos que sean los salarios,hasta el limite de subsistencia,si no hay demanda nadie contrata.Como una terrible serpiente que se come la cola a la que es preciso por mas que sea difícil cortar la cabeza.

    No Linda,esto no es el blog de Azúa que se despidió con un entrañable articulo por motivo de un viaje a Suiza creo recordar y nunca mas se supo,solo que gracias a los buenos oficios de Basilio Baltasar cuelgan aquí artículos de Azúa para otros medios.

    Comentado por: maleas el 14/2/2009 a las 11:00

  • (sorry, una little pregunta)

    nadie tiene un duro

    ¿donde dice "duro" debe decir "euro"?

    Comentado por: Jorge Barril Villalobos el 14/2/2009 a las 00:41

  • Nunca he leido un comentario del señor De Azúa en este blog, y no sé por qué. Sería muy interesante que participara en estas discusiones o intercambio de opiniones. ¿Será que ni siquiera lee los comentarios?

    Por cierto, ¿cómo es que una medida para combatir el paro es abaratar el despido? ¿No será esto una medida para que los mismos sigan siendo más ricos y los de siempre sean más pobres? ¿Por qué hay que abaratar el despido de los empleados, cuando ellos han cumplido con su trabajo, y en cambio siguen en suy puesto los empresarios, que con sus practicas ultraconservadoras (uy, perdón, neoliberales) son los culpables de la crisis y la desetabilización social en muchos países? ¿Por qué no dicen nada estos ultraconservadores contrarios al "estado del bienestar" (ejem) cuando el mismo estado les inyecta NUESTRO dinero? (y luego todavía algún gilipollas quieren que se reduzcan los impuestos, ¿qué habría pasado si el estado no hubiera tenido dinero? ¿Hubiera dado dinero Mcdonalds a General Motors?)
    Bueno, confieso que no entiendo nada.

    Comentado por: linda lee el 13/2/2009 a las 17:50

  • Al sr. maleas,

    una pregunta, ¿se refiere a qué el despido barato no hará que la renta salarial suba?; pero si se estimula el empleo si que sube, aunque no sea a causa de la produductividad, luego no de la buena; ¿ y no será que el aporte de la renta al pib bajó porque según dicen descendió, descendía, la productividad y estabamos dentro de una tendencia alcista de la inflación aunque se creara más empleo(del malo, eso sí)?

    saludos

    Comentado por: vic el 13/2/2009 a las 13:26

  • Empresa pública, por ejemplo, es un Parque Nacional o Reserva de Caza en el que los alcaldes de la mancomunidad vecina, los funcionarios de la Comunidad Autónoma de turno más sus artistas invitados pueden:
    a.- conceder a dedo las plazas de guardería, de cuadrillas de desbroce, de suministro de tablillas y demás señales, cartelería, cerramientos, puertas, etc.
    b.- invitar a quienes les plazca a monterías, ojeos, sueltas y otras actividades cinegéticas de salón.
    Eso sí que es repartir las plusvalías entre el pueblo, sobre todo si el pueblo forma parte de la magistratura.
    ¡Viva el pueblo, abajo los tiranos!

    Comentado por: plebencio el 13/2/2009 a las 11:35

  • Lo suficientemente lista para no seguir perdiendo el tiempo con una fanática simplona y acomplejada como usted.
    Vigile la extensión de sus frases no sea que "valla" a cometer faltas más graves que un acento.
    Es una pena que el nivel de los comentarios de este blog haya bajado tan lamentablemente gracias a gritonas de su calibre.

    Comentado por: a la majadera el 13/2/2009 a las 08:24

  • "(Toynbee) argues that civilizations develop in different ways due to their different environment and different approaches to the challenges they face. He argues that growth is driven by "Creative Minorities," those who find solutions to the challenges which others then follow. This process is called mimesis, i.e. mimeing.

    He argues that the breakdown of civilizations is not caused by loss of control over the environment, over the human environment, or attacks from outside. Rather, it comes from the deterioration of the "Creative Minority," which eventually ceases to be creative and degenerates into merely a "Dominant Minority" (who forces the majority to obey without meriting obedience). He argues that creative minorities deteriorate due to a worship of their "former self," by which they become prideful, and fail to adequately address the next challenge they face."

    Comentado por: pc el 12/2/2009 a las 23:05

  • A la otra maja de Valladolid:
    Oiga, ¿usted es tonta, no?
    PD. 'Fin' va sin acento, señora.

    Comentado por: 'amomajada' el 12/2/2009 a las 21:38

  • Encuentro mas que dudoso que un abaratamiento del despido reactive la productividad y el empleo.De hecho,durante los últimos años la participación de las rentas salariales en el PIB han disminuido en forma continua a si como la capacidad adquisitiva media de los salarios,de lo que habría que exceptuar a determinados colectivos, básicamente directivos de grandes empresas y cuerpos privilegiados del aparato del Estado.
    Mas bien tiendo a creer que ha sido precisamente esa la causa,la inicua distribución de la plusvalía y el desprecio que el voraz sistema productivo a mostrado,carente de autolimites hacia el equilibrio ambiental, lo que nos ha puesto ante la situación presente, inmersos en una crisis multidimensional de la que solo podemos salir corrigiendo esas dos disfunciones de manera efectiva.
    Por lo que respecta a la productividad,es misión del empresario conseguirla y en este país mas que empresarios responsables hay chorizos maestros del birlibirloque,el pelotazo,la chapuza y el cazo. El sistema político,la transición inacabada de la que hablaba el otro día Azúa sin duda también ayuda a la trama.

    Comentado por: maleas el 12/2/2009 a las 20:12

  • "la imposibilidad de desvincularse de la negociación colectiva"... Si se hubiese escuchado antes a Fidalgo no estaríamos donde estamos. Hace mucho que dijo que era inviable este sistema basado en lo inmobiliario, y abogó desde siempre por fomentar la formación superior y de calidad en nuevas tecnologías, con el objetivo de aumentar por un lado la productividad en una variedad de sectores, y por otro la empleabilidad de los trabajadores con trabajos temporales o por obra y servicio, que son la mayoría de los que se han realizado en los últimos diez años (con lo que no hay problema de acumular antigüedad).
    El otro día, cuando la huelga general en Francia, alguien preguntó a sindicalistas españoles si no hacíamos huelga aquí. La contestación es que aquí hay diálogo social. "Esa lacra"... Aquí hablamos antes de ir a la huelga, y se han modificado muchas cosas desde la primera edición del E.T, siempre en la dirección de flexibilizar, salvo la última vez que yo recuerde, en que se trazó un plan para consolidar una parte de los puestos temporales. De los puestos temporales estructurales (semejante engaño al trabajador no puede darse sino en el empresariado español). Los cuarenta y cinco días por año trabajado sólo se reciben cuando el despido es improcedente, es decir, cuando un juez determina que el despido no tiene causa justificada. De otro modo, son veinte días, y nada cuando vencido el plazo o la obra, se termina un contrato temporal ¿qué me están contando?
    En la civilizada Francia los gobiernos de la era Chirac no pudieron hacer ni una sola reforma laboral, porque allí primero se ponen en huelga y luego hablan. Me parece mucho más responsable el sistema sindical español. Por favor, la negociación colectiva no es el problema. La imaginación sindical española es una de las más fecundas del mundo, capaz de armonizar los intereses de todos. El invento del "fijo discontinuo", por ejemplo, es uno de esos frutos. Aquí lo vemos todo, y cedemos mucho. No, el diálogo no es el problema, señor neocon. Más bien la zotez del empresariado español: poner un ladrillo encima de otro, y otro y otro, viva la imaginación empresarial.

    Comentado por: provoqueen el 12/2/2009 a las 19:57

  • Ya, MAFOrdóñez, pero no te harán caso. Los más viejos, porque tiene a su empresa cogida por los 45 días/año y antes muertos que soltarla, y los más jóvenes, porque se han comprado el piso con cuarenta años de hipoteca al lado de el de la mamá que les va a cuidar a los niños cuando no vayan al colegio.
    Aquí, lo que la mayoría quiere es, como se decía antiguamente dando en el clavo, "encontrar colocación" para toda la vida.

    Comentado por: esto es España el 12/2/2009 a las 18:07

  • En los últimos años, la economía española se ha visto abocada a competir en el extranjero a base de mantener costes laborales reales bajos, lo que venía exigido por la baja productividad de la economía. Todo ello tiene consecuencias directas en el bienestar de todos los individuos, y muy especialmente en el de determinados colectivos muy perjudicados, tanto salarialmente como por el desempleo: las mujeres y los jóvenes.

    Estas singularidades de la situación de los trabajadores de nuestro país cuando se compara con otros desarrollados – más desempleo incluso en los mejores momentos, más rápido aumento del paro en las fases de ajuste, menor crecimiento de los salarios reales, menor crecimiento de la productividad del trabajo, mayor discriminación entre colectivos…- coincide con una singularidad de nuestras instituciones laborales cuando nos comparamos con esos países. Podríamos detenernos a repasar todo aquello en lo que somos diferentes: la práctica imposibilidad de descolgarse de la negociación colectiva, la escasa participación de las remuneraciones en los beneficios empresariales, los mecanismos de indiciación salarial sin ninguna conexión con la situación de las empresas, la intervención del Estado por medio de autorizaciones preceptivas que impide que las empresas aumenten su productividad, etc. Pero de nuevo la escasez de tiempo me lleva a detenerme en sólo una de estas peculiaridades: la forma en que aseguramos la contingencia de la pérdida del empleo.

    España sigue con un sistema de tratamiento de la contingencia de desempleo que en su día fue parecido al de otros países europeos pero que todos ya han reformado en las últimas décadas. En nuestro sistema la ayuda al desempleado combina la prestación pública con el pago de una cantidad que se abona de una vez, relacionada con el tiempo que ha permanecido en una sola empresa. Ese pago corre a cargo de las empresas y no del Estado y, en ocasiones, constituye la parte más sustanciosa de la ayuda al desempleado. Todas estas particularidades provocan numerosas neficiencias en el sistema, lo que determina una menor productividad y un rotundo fracaso en el objetivo de reducir el desempleo.

    Tal y como está diseñada la indemnización por desempleo, se desincentiva absolutamente la movilidad de los trabajadores entre empresas, ya que la indemnización depende de la antigüedad del trabajador en la última empresa en la que estaba. Y en el mundo que vivimos la reasignación de trabajadores entre empresas es crucial para que la economía se ajuste adecuadamente a los rápidos cambios que se producen en la demanda y en las tecnologías, para que los rabajadores se trasladen de las empresas en declive a las que desarrollan actividades más productivas.

    El sistema de indemnización vigente no favorece ni la creación ni el crecimiento de las empresas más productivas. Y no sólo por el efecto disuasorio que tiene sobre los empresarios, desincentivando la nueva contratación. Son también los mismos trabajadores españoles los que finalmente no aceptan cambiar de trabajo porque, incluso aunque las empresas más productivas les ofrezcan condiciones salariales sustancialmente mejores, no les compensa el cambio ya que la indemnización por despido comenzaría desde cero en su nuevo puesto.

    El hecho de que la protección frente al desempleo descanse en buena medida en una indemnización (lo que en términos coloquiales se llama costes de despido) a cargo exclusivamente del sector privado, introduce también numerosas distorsiones. La fundamental es el efecto de desanimar la creación de empresas y la contratación en general, cuestión que, si siempre es importante, lo es más ahora cuando se debe compensar la inevitable y masiva reducción del empleo en la construcción de viviendas con la creación de puestos de trabajo en otros sectores. El sistema español es ineficiente y, sin embargo, sería absurdo ignorar que una gran parte de la opinión pública piensa que el sistema actual protege a los trabajadores. Y es claro que si no hay una conciencia generalizada de los daños que produce, no habrá reformas. Por ello es absolutamente necesario estudiar y difundir las reformas que han hecho otros países europeos y escoger aquellas alternativas que nos permitan aumentar nuestra productividad, y por tanto la competitividad frente al exterior, aumentar nuestra renta per cápita y calidad de vida y mejorar las condiciones de los colectivos más desfavorecidos.

    MAFO

    Comentado por: temible neocon (zapatero dixit) el 12/2/2009 a las 17:17

  • Cuando alguien ha de recurrir a la caricatura del rival para cargarse de razón lo que muestra es su ignorancia de cualesquiera argumentos racionales pudiese tener a su favor. Cantidad de ignorantes disfrazados de caricaturistas, tú...

    Comentado por: para la mona monasabia el 12/2/2009 a las 16:35

  • Levante titula hoy en portada : Europa amenaza con congelar los fondos a España si no corrige los abusos urbanísticos.Habrá que ponerse a ello.¿Alguna sugerencia de por donde empezar?.

    Comentado por: maleas el 12/2/2009 a las 11:30

  • Quiero ser funcionaria! Más de 3 millones de funcionarios hay en el estado español (en España menos). En Catalunya, solo desde que Montilla es el jefe, hay 50.000 más que antes. Porqué a mi no me quieren funcionariar? Prometo portarme bien, apuntarme al partido que me digan, hacerme independentista o lo que sea, no molestar a nadie, pero necesito una seguridad, una cosa. Si no me hacen funcionaria, me meto monja.

    Comentado por: Carme el 12/2/2009 a las 10:38

  • coño! si hasta gente que firma con pseudónimos en frase toma mi acartonado 'estilo' al responder!!...ay! ahora lo veo claro, sí, parece que la crisis por fin ha tocado fondo

    saludos

    Comentado por: vic el 12/2/2009 a las 09:52

  • De pronto cuenta me di en el paro vivo ,mas es un sin vivir ,Que palabra tan vulgar es en el paro estar.Mas siendo medio analfabeto ,no puedo pensar.que hare' que sera? mis hijos que comeran' algun banquero amble me ayudara?OH el tal CORREA,ALGUNOS MILLONES ME DARA ,YA QUE ES ROBADO QUE MAS LE DA.( BUSCO TRABAJO)HOSTELERIA HABLO JAPONES,

    Comentado por: osaka el 12/2/2009 a las 09:21

  • A la señorita Lee,

    Cuando los neoestalinistas (lo de poner neo delante para parecer que decimos algo lo sabemos hacer todos) actuales se pasean del brazo de los fanáticos islamistas por aquello de que 'si odian a los mismos que yo no pueden ser malos', no le extrañe que algunas mentes pensantes pongan tierra de por medio.

    Comentado por: aunque la mona se vista de kefia el 11/2/2009 a las 23:29

  • En fín, sólo espero que no me confundan con ud. por el mero hecho de ser de Valladolid (lo demás prefiero callarlo)

    Comentado por: la otra maja de Valladolid el 11/2/2009 a las 20:42

  • Coña!! ¿Quién me ha puesto esa "valla" en el verbo 'ir'? Vaya, vaya, algún falso leonés.

    Comentado por: la maja en pijama o la jama en pimaja el 11/2/2009 a las 19:22

  • Ay...las cacerías; siempre he creido que a la izquierda le ponen las actitudes y hobbies de la derecha; pero claro ante actitudes y herencias de la derecha ramplona no podía salir más que- por favor, revisiten esa obra maestra que es 'La escopeta nacional', genial, sobre todo la sutil política del marqués y su hijo- esperpentos como éste de ministros progres de cacería, que no de caza, con jueces o ante-ministros o pre-ministros o eternas-promesas-de-ministros, ¡Garzón vamos!. Y los peperos cual gameznos, cervatillos o lebratos asustados se sienten acosados...todo cuadra la cacería en Jaen y la cacería en la audiencia, metáfora cañí y velleinclanesca, ¿o ionesca?...sabe dios!; ay! esperemos por el bien del actual ministerio y de zp que no le 'estalle' el asunto, El Mundo mediante y volente, y ocurra como aquello que dicen escribió en su diario al volver de la fôret de Versailles Luis XVI...'Rien...' y se tomaba, al tiempo, la Bastilla...que hoy día, ¡cuídese sr. presidente !, en este mundo vuelto del revés las revoluciones de los pijos también pueden llegar a ser un problema de Estado..incluso de modelo político

    saludos

    Comentado por: vic el 11/2/2009 a las 15:53

  • a La Otra de V.

    Zapatero nació en Valladolid, coña (eso es bien fácil comprobarlo), el 4 del VIII del... 1960 (dice él, pero como siempre miente, valla usted a saber la edad que tiene). Qué manía con León. Sólo un tonto pondría tanto empeño en ocultar algo así.

    Comentado por: Valladolid es guay del Paraguay el 11/2/2009 a las 14:50

  • "Estamos creando confianza"
    ZP (Zurullo Power)

    Comentado por: colombiano perplejo el 11/2/2009 a las 14:39

  • No hay religión superior a la verdad.

    Comentado por: Madame Blavatsky el 11/2/2009 a las 11:29

  • quiero ser famoso y que me pubiquen un articulo cuando me ponen una multa

    Comentado por: jordi el 11/2/2009 a las 09:49

  • ¡hay que ver, hasta el olor del pegamento se rastrea! ¡¡Radares!!

    Comentado por: Superglú el 11/2/2009 a las 07:13

  • ay linda lee!!. Ni Azua, ni Arcadi, ni Boadella han cambiado de lugar, siguen defendiendo la verdad, siguen defendiendo la libertad, los que han cambiado son la indecente izquierda de este país y sus acolitos a sueldo.

    Comentado por: jan el 10/2/2009 a las 21:50

  • ¿Qué significa el alias "almeja brillante"?

    Comentado por: Circe el 10/2/2009 a las 20:57

  • Pues mucho peores fueron en tiempos pasados, maja (tanto González como Aznar) que no se podía ni ver el telediario.
    Y por cierto, que ZP es leonés.

    Comentado por: otra de Valladolid (aún más maja) el 10/2/2009 a las 20:44

  • ¿Es de Valladolid? ¡Anda, como Aznar!

    Maja: pues si los tienen, dalos, dalos, dalos... ¡qué se sepa!¡adivinos no somos!Por sus intervenciones parlamentarias es harto complicado deducir qué era hace años. Venga.

    Comentado por: monolijto el 10/2/2009 a las 17:12

  • Pues a pagar tocan, que diria otro subdito.

    A ver si sacamos el estado de la crisis, aunque sea a base de multas: pues lo que no sea financiacion publica me parece que en los proximos años tiene menos futuro que Chiquito actuando en el Congo. Y si no que se lo pregunten a Obama... :(

    Comentado por: andreu el 10/2/2009 a las 16:51

  • Entonces vote al PP y no se queje tanto; los españoles al volante son el más grando homenaje a la cretinéz y la brutalidad, las cifras hablan por si solas. Valiente complejo de pobre el suyo Sr. Azua: "vivo en la plétora y estos "franquistas" de la generalitat no me dejan pensarme un Niki Lauda.." recuerda como se transportaba en 1974 Sr. escritor?.

    Comentado por: Marcial Fuertes el 10/2/2009 a las 16:06

  • Yo, como inglés, sentí perplejidad al ver cómo contestaba Zapatero a una educada periodista que le hacía dos -muy simples- preguntas después de salir del 10 de Downing Street: Primera respuesta: un "Thank You" macarrónico que demuestra que no ha entendido nada; luego le da la espalda a la periodista. Segunda respuesta: un vacilante "hablo español" que demuestra... ídem. ¿No podía responder simplemente y con naturalidad que no entiende el inglés y todo aclarado? Creo que las respuestas son del típico engreído con sentimiento de inferioridad. Se comentaron bastante en la tv británica, pero, por lo que me han dicho, en España están vetados en TV para no dejar su imagen en ridículo.
    (Me han corregido la carta, no domino el español, y no me avergüenzo.)

    Comentado por: JW el 10/2/2009 a las 15:39

  • Telemadrid más.

    Comentado por: provoqueen el 10/2/2009 a las 15:39

  • El monosabio tiene más razón que un santo. Yo tengo amigos en Valladolid, de donde es Zapatero en realidad, que tienen datos, datos, datos...Pero no hacen falta datos si uno se toma la molestia de escuchar al presi en una intervención parlamentaria. Bochorno completo (para el que no sea un cateto integral, claro). Pero, ¡ay!, ZP tiene todos los medios de comunicación a su favor (¡la tele!). Nunca antes los medios habían sido una maquinaria de propaganda tan servil con el poder.

    Comentado por: la maja vallisoletana el 10/2/2009 a las 15:03

  • "algo saben" "no recuerdo ahora qué" "típico trepa" "cierta habilidad"

    Datos, datos y más datos; así da gusto.

    Comentado por: monolijto el 10/2/2009 a las 14:34

  • Pues a propósito, lo que más me alucina es cómo se ha aceptado la figura de un mediocre farsante (ese ZP): los que le conocen algo en su tierra saben que, para empezar, no es de León, que fue un enchufado completo como profesor (no recuerdo ahora qué familiar le enchufó), que fue un profesor incompetente y que ha sido un típico trepa de partido con cierta habilidad para la simulación.
    Un mundo alucinante, verdaderamente: "Bienvenido Mr. Chance"

    Comentado por: el monosabio el 10/2/2009 a las 14:25

  • "Vamos a por la Alianza de Civilizaciones: ¡arriba los daos por saco, analfabetos, demagogos, lameculos, farsantes, tergiversadores,torticeros, libelistas y animales!

    ZP (Zombies Paradísimos -a por los 4 millones-)

    Comentado por: qué linda sonrisa el 10/2/2009 a las 13:07

  • al sr. juliano,

    pues que me mienta; la verdad es que yo me divierto echando pestes de la izquierda o de la derecha rancia, à la PP o estilo los nostálgicos del patatero ése, el caudillo.
    Me siento cómodo en la reacción y la crítica a la modernidad y a la posmodernidad...pero, reacción estilo Lord Bolingbroke

    saludos

    Comentado por: vic el 10/2/2009 a las 10:39

  • ¡Qué grandiosidad de análisis! Tiene ústed razón. El origen del mal y su esencia está en el nacionalismo. Gracias por abrirme los ojos y a seguir chupando del bote.

    Comentado por: Hector el 10/2/2009 a las 10:37

  • "En cuanto a lo de "¿Cuál es el problema?", lo que usted propone ya se viene haciendo, y seguimos en las mismas."

    Pues si el que gobierna no lo hace bien, y se pone otro y tampoco lo hace bien, y otro y otro y así sucesivamente... entonces debe ser que necesitamos que no nos gobiernen personas sino ángeles.

    Comentado por: provoqueen el 10/2/2009 a las 10:18

  • Y los peones negros caen protegiendo a la dama blanca.

    Comentado por: Luisa el 10/2/2009 a las 08:39

  • Ahora mismo, si Aguirre fuese la candidata del PP al Gobierno de la nación, su partido recibiría tal descalabro en Cataluña que casi se convertiría en marginal. Y sin Cataluña no se puede ganar unas elecciones. Aguirre es un personaje quemado políticamente allí donde no gobierna su partido, un poco como les pasa a los presidentes autonómicos nacionalistas. Ahora bien, si se la utiliza como pantalla de humo para colocar a Francisco Camps aún puede rendir un último servicio.

    Comentado por: héctor gavilán el 10/2/2009 a las 07:42

  • Juliano, qué razón tienes. Eso es lo que hacen (entre otros) los cegeteros, al menos los que yo conozco.

    Comentado por: provoqueen el 09/2/2009 a las 23:09

  • AGUIRRE,¿EL PODER CONTRA QUIÉN?

    JOSÉ MARÍA RIDAO 09/02/2009

    La sucesión de informaciones sobre prácticas presuntamente corruptas en la Comunidad de Madrid obligarán tarde o temprano a volver sobre Tamayo y Sáez, los dos tránsfugas socialistas que sirvieron en bandeja el triunfo de Esperanza Aguirre. Sólo ahora se estaría empezando a reparar en las consecuencias que acarreó para el sistema democrático la ausencia nunca suficientemente explicada, nunca suficientemente perseguida política ni judicialmente, de dos diputados de la mayoría en el momento en que la Asamblea de Madrid debía votar el nuevo Gobierno regional. La principal discusión en los días que siguieron a aquella jornada pretendió dirimir a quién correspondía la principal responsabilidad por lo que había sucedido, si al Partido Socialista por integrar a personas como Tamayo y Sáez en sus listas o al Partido Popular por explotar sin reparos una acción indigna, y quién sabe si, incluso, delictiva. La repetición de las elecciones autonómicas, una de las mayores extorsiones que ha padecido el sistema constitucional del 78, zanjó la cuestión en contra de los socialistas.
    Por descontado, no estaban exentos de culpa: la defección de Tamayo y Sáez reveló la existencia de una corriente interna, los Renovadores por la Base, cuya influencia en las decisiones de ayuntamientos madrileños controlados por los socialistas dejaba entrever una posible colusión entre intereses públicos y privados, y políticamente transversal, que la dirección del partido tenía la obligación de conocer. Pero esto, con ser grave, sólo representaba la mitad del problema. La otra mitad, la mitad cuyas devastadoras consecuencias podrían estar aflorando en estos momentos, es que el Gobierno regional resultante de aquella operación nacía lastrado, lo quisiera o no, por una deuda que quedó en la oscuridad. Quienes empujaron a los tránsfugas Tamayo y Sáez lo hicieron porque, fueran cuales fuesen sus razones, preferían a Esperanza Aguirre en la presidencia de la Comunidad antes que al socialista Rafael Simancas. Y en la medida en que Esperanza Aguirre se benefició de esta preferencia, la deuda quedaba políticamente contraída, estuviera o no la presidenta al tanto de las maquinaciones que llevaron a alterar los resultados en la Asamblea de Madrid. Un Gobierno que no surge exclusivamente de los votos de los ciudadanos, sino de los votos más las intrigas de oscuros personajes, es un Gobierno frágil frente a intereses distintos de los exclusivamente democráticos.
    La gestión de Esperanza Aguirre al frente de la Comunidad de Madrid ha estado inspirada por un único principio: ocupar todos los espacios de poder, por las buenas o por las malas. El último episodio que ha protagonizado la presidenta regional es el intento de recuperar el control de Caja Madrid, valiéndose del Boletín Oficial de la Comunidad y de normas ad hoc que vulneran principios básicos del Estado de derecho. Pero no ha sido el único. Escudándose en un raquítico discurso ultraliberal, la educación y la sanidad dependientes de la Comunidad han sido sometidas a un proceso de privatización que, al margen de degradarlas como servicio público, han convertido estos dos derechos constitucionales en un nuevo territorio para el instrumento clientelar de las concesiones, al mismo nivel que los recintos feriales o las plazas de toros. En cuanto a los medios de comunicación, no sólo no podían escapar al afán de dominación de Esperanza Aguirre, sino que se han convertido en una pieza insustituible de su estrategia política, y esto afecta tanto a los de titularidad pública como a los privados. La presidenta cuenta con ellos para proyectar su imagen como posible alternativa a la dirección del Partido Popular, pero también para crear una realidad virtual que presente la Comunidad bajo luces tan favorables que se convierta en aval de sus aspiraciones.
    Esta carrera cada vez más descarnada por ocupar todos los espacios de poder en la Comunidad de Madrid, que ha llegado a convertirse en obsesión, siempre se ha considerado ligada a la ambición de Esperanza Aguirre por dar el salto a la política nacional. Pero a la vista de la deuda política que, lo quisiera o no, contrajo al formar Gobierno beneficiándose de la huida de Tamayo y Sáez, cabe preguntarse si la ambición no es accesoria respecto del principal problema que suscitan las informaciones sobre prácticas presuntamente corruptas en la Comunidad de Madrid. La pregunta no sería tanto para qué quiere tanto poder Esperanza Aguirre, sino contra quién lo necesita.

    Comentado por: Delfín el 09/2/2009 a las 22:43

  • No sufras, linda lee. La clave es que cuando alguien que no es Losantos (ni vic) malgasta su tiempo en echar pestes de la izquierda... es porque se cree más izquierdista todavía. Porque al compararse con "el izquierdismo realmente existente", el que critica y hace mofa y befa se siente un izquierdista auténtico, un intempestivo. Seguro que Freud identificó perfectamente esta maniobra. ¿Quién me ayuda?

    Comentado por: julianopalostatistik el 09/2/2009 a las 22:02

  • Desde Madrid, corrupción, espionaje, canibalismo derechil, ¿y don Félix? continúa empecinado en su mediática miopía , y en su ómbligo adinerado, esta vez con 180 euros de menos.

    Comentado por: Arcadas de Espadachín el 09/2/2009 a las 20:17

  • Vaya mierda, ya no sé dónde moverme. Algunos de mis iconos más críticos y libres (Boadella, Azúa, Espada, este último, por cierto, vaya transformación más radical desde que escribe en el mundo) convertidos en servidores del neoconservadurismo (uy, perdón, que ahora se dice neoliberalismo, no sea que suene demasiado a derecha) y del nacionalismo más rancio. Ya sé que mi opinión aquí no es demasiado compartida, ni siquiera es relevante, pero por favor me gustaría que alguien me indicara algún blog dónde sí pudiera leer a alguien antinacionalista de verdad, es decir internacionalista (¿o suena esto demasiado antiguo?), ¿o es que no queda nadie? ¿todos han tomado ya partido?. Estoy harto de los que presumen de antinacionalismo, incluso de un izquierdismo diferente (?), y sólo critican los nacionalismos que van en contra de su "nación", y bajan la cabeza cuando se habla de endurecer las leyes contra los inmigrantes.
    Qué lejos queda todo aquello de "Historia de un idiota contada por él mismo". Lo triste es que me lo creí.
    Bueno perdón por todo, no es más que una pequeña pataleta de decepción.

    Comentado por: linda lee el 09/2/2009 a las 19:54

  • "Estamos en condiciones de asegurar una etapa de pleno empleo"
    ZP (Zimbawue Paradise)

    Comentado por: Viva el amor Universal mmmmm el 09/2/2009 a las 18:55

  • Parece que en el caso del despido el coste económico no limita la libertad. No es gratis, pero es libre, dicen más abajo.
    Imaginemos:
    La educación no es gratis, pero es libre.
    La sanidad no es gratis, pero es libre.
    ¿Suena bien?

    No sé lo duro que es trabajar para quien ha debido readmitirte. Pero, ¿qué tal de duro es pagarle el salario a uno porque no tienes dinero bastante para despedirle y esa es la única razón por la que está empleado?

    Como dice de la Vega, siempre aparece el titular: los empresarios aprovecharán para despedir. Da la sensación de que el deseo de todo empresario es despedir a todos sus empleados y, tras ello, cerrar.
    La dificultad en despedir busca proteger a los empleados con más antigüedad a costa de convertir a sus hijos en mileuristas. Es el modelo español. En diez años, todos camareros. Los sudamericanos, quiero decir.

    Comentado por: el último que apague el sindicato el 09/2/2009 a las 18:22

  • Vale, aceptado anti-este-sistema para diferenciarlo del anti-todo-sistema.

    Y claro que uno puede participar en política ahora y en todo momento. Pero es incomparablemente más fácil a traves de las estructuras asentadas, como Pp y Psoe y los partidos nacionalistas, con lo que conlleva de adaptación.

    Comentado por: fer el 09/2/2009 a las 18:18

  • No entiendo eso que tanto le gusta decir a algunos sobre lo canallas que son los empresarios que aprovechan la crisis para despedir. No conozco a ningún empresario que no quiera tener cuantos más empleados mejor. Sacar la plusvalía a mil mejor que cien. Lo que pasa es que si la cosa no pita tratará de hacer algo para salvar el buque. Y mejor echar a los que sobren que irse todos a pique. Claro que al que le muerde el vampiro...

    Comentado por: Paco de la Vega el 09/2/2009 a las 17:43

  • Puesto que no es gratis, supone un impuesto judicial para el empresario del que no está libre; repito, por ahora.Lo que no sé es si en otros paises de la Comunidad Europea es más caro o más barato , tendencia esta última, de abaratar, que siempre se ha venido buscando aquí en España .Mira, ésto sí que se sí me gustaría saberlo.Si en paises como Francia,por ejemplo, siendo más sensibles para estos casos y más enterados que nosotros,aprobarían este tipo de despido sin causa ni revuelo.Espero que si estoy en el error pueda informarme la Srta.Provoqueen.Gracias.

    En cuanto a lo de "¿Cuál es el problema?", lo que usted propone ya se viene haciendo, y seguimos en las mismas.Es más, sobran idiologías.

    Comentado por: Delfín el 09/2/2009 a las 16:30

  • A mi me paso ayer , estaba tranquilamente volviendo a casa después de un domingo con los amigos , cuando me paro un señor agente, era una real mozo , bueno un mozo republicano y me dice que mi velocidad era excesiva , sorprendido le digo , excesiva en relación a que ? esta gente es muy leída y me respondió : En relación a la contaminación media ambiental . Ante dicho dicha replica me quede sin argumentos, así que no me quedo otra que preguntar: ¿No habrá encontrado por casualidad una riñonera?. Al mozo le cambio la cara y paso a hacerme soplar en un aparato, pues sospechaba que mi pregunta era rara demasiado rara. Coño ¿pues su respuesta anterior que era? Me denuncio por exceso de velocidad y burla a la autoridad. Todo por salir el domingo.

    Comentado por: el Dominguero que perdio la riñonera el 09/2/2009 a las 14:41

  • Pues a mi Cayo Lara,no le tengo tratado,me parece un hombre honesto,prudente,trabajador y con sentido común. Mas o menos las virtudes que tenia su vecino Sancho,y su gobierno de la Insula aún hoy es recordado como justo y sabio.

    Comentado por: maleas el 09/2/2009 a las 14:22

  • ¿Antisistema bien articulado? Eso es una contradicción en los términos. En todo caso sería "anti-este-sistema".

    Otra cosa: el despido en España es libre. No es gratis, pero es libre. Incluso el despido improcedente es despido, y es libre, solo que más caro que el otro. Incluso los poquísimos casos de despido nulo terminan siendo despido, con la indemnización correspondiente, porque a ver quién es el guapo que sigue trabajando para aquel que se ha visto obligado a readmitirte... ¡que no te pase nada, si te reincorporas!

    Y otra cosa más: ¿que cómo se quita a éstos? Fácil: poniéndose otro. Uno mismo, por ejemplo: solo hay que buscar apoyos, darse a conocer, convencer a una masa suficiente de la ciudadanía, después someterse a votación, y que lo voten a uno. ¿Cuál es el problema?

    Comentado por: provoqueen el 09/2/2009 a las 14:17

  • Si ahora se aprovechan empresas, directores y jefes de verano en liquidar parte de la plantilla con el deseado, hasta el momento, libre despido, ¿por qué no se trabaja en algo que pueda echar a la gentuza incompetente que "trabaja" para el bien del ciudadano, es decir, parte de políticos y opositores que dicen representarnos ? Toda esa parte del nacionalismo, sí, español también y toda esa junta de la identidad, sea la que sea y que se ha instalado con mucho gusto donde no dan palo al agua, junto con la parte de esos proclives señoritos corruptos que cuando acaban por salir a la luz ya es tarde y se han cubierto las espalda para salir al año de la cárcel; si es que llegan a entrar y cumplir... Tal es la costumbre española que ninguno de ellos dimite por voluntad, por sinvergüenzas. Apegados como están al catre del Estado, han comprendido dónde está la feria como los chinches.

    Qué se gana con partidos retrógrados donde da grima escuchar a tipos como Cayo Lara y otras yerbas aromáticas,siempre con los ojos glaucos puestos en cadáveres revolucionarios. ¿Qué utilidad tienen? ¿Por qué se tiene que ser socialista y cristiano e ir a que nos confiese un obispo como fuera el deseo de los mismos? ¿Por qué la izquierda tiene que comer cada tanto con ellos y ser "acogida" por la Iglesia cuando no es su natural? En España se puede hacer política, está permitida, pero no quiere decir que haya políticos. Los que hay, los periodistas saben que los van a encontrar en ruedas de prensas y platós de televisión, a diario, haciendo el vago y sólo dando a entender que nada hacen, menos, claro está, cuando los viajantes tipo "almeja brillante" van de compras al extranjero y se las callan. ¿Qué "víctimas" son esas que Rajoy acoge en su seno como una carmelita contra la asignatura prohibida que ellos no están dispuestos a comprender ni necesitan? ¿Por qué cuando Rajoy dice que hay cosas más importantes que la Memoria Histórica y la Asignatura Maldita, él pierde el tiempo en dar consejos a las "victimas"? ¿Qué manual estudia Esperanza Aguirre para llegar al poder...? Me atrevería a decir,si fuera extranjero, que los españoles son todos unos putos viciosos, y nada más. Contestaría que esa es la respuesta.Pero el problema sigue estando en cómo se retira esta chusma de donde está.

    Comentado por: Delfín el 09/2/2009 a las 12:59

  • Claro,los señores y mas a cierta edad deben usar transporte publico que aún queda algo.
    Para que los peores augurios no se cumplan no basta con denunciarlos,habrá que hacer algo. Establecer un compromiso histórico que aglutine a lo mejor de la sociedad civil capaz de modificar sustancialmente el mapa electoral parece difícil pero no imposible y en ello estamos .
    Los partidos dominantes,inmersos en el pensamiento común de administrar el Estado en su propio beneficio y con criterios neoliberales son incapaces de realizar la renovación que las circunstancias exigen y cada día están mas desprestigiados ante sus propios votantes y la opinión publica general.
    El coste de mediación del Estado debe y puede bajar sustancialmente. En California han empezado con los funcionarios,aquí debería ser con los gobernantes. Solbes, por ejemplo,por bajo rendimiento habría de rebajarse su salario un treinta por ciento. La carta blanca para el capital tambien tiene que acabar. No todo es cuestión de dinero,hace falta además voluntad,compromiso, e inteligencia para abordar las tareas pendientes,las que en la Transición no fueron tratadas adecuadamente y para las nuevas que los tiempos nos traen.

    ¿ Ortega copia? , llegué a pensar si no era el propio Azúa.

    Comentado por: maleas el 09/2/2009 a las 11:39

  • Un breve comentario al post del señor que firma "el que paga". ¿se refiere al desempleo que cobran los parados? y en ese caso, está vd. indignado porque con sus impuestos se cubra estas prestaciones?Sugiere acaso suprimir estas prestaciones?. Sus impuestos son una puta mierda, si vd. la palma ni un solo parado va a dejar de cobrar un céntimo de menos,su comentario denota un corazón podrido de idiota.

    Comentado por: Celso de Vaca el 09/2/2009 a las 09:55

  • recoño! que me parezco por momentos a don Manolo Vaches..perdón Chaves..'politiquerío'

    Comentado por: vic el 09/2/2009 a las 09:35

  • coño! como me han escamoteado la sábana mientras escribía lo pego en ésta...la actualidad sobre todo...no es éste el motto del periodismo?

    lo de la inefable ministra de defensa es...ay!, me suena aquello del sus Minervam...lo peor de este gobierno, y de todos si me apuran, para mí, es que les falta como dirían los ingleses, character, y desbarran en muchos asuntos a las primeras de cambio por esto mismo, porque esta falta de virtud les hace asumir, con todo lo peligroso que es y conlleva, planteamientos intelectuales-morales-políticos o 'tendencias', lo cual es peor, sobre todo las que les aportan réditos electorales y se olvidan de, o haber trabajado la virtud o, al menos, tener disposición de trabajarla y entonces salen elementos como los actuales, useasé la sra. Chacón, gentes con escasa formación o conformación del 'carácter'...aunque quizá sea, en cierta forma, incompatible con el poliquiterío... se decía en el W.O. Divan:

    Volk und Knetch und überwinder,
    sie gestehn, zu jeder zeit.
    höchstes glück der Erdenkinder
    sie nur die Persönlichkeit

    "Pueblo, lacayo y conquistador reconocen siempre que el mayor bien de los hijos de la tierra es la personalidad"

    quizá demasiado reaccionario para este gobierno...lo digo por el autor, claro!

    saludos

    p.s.: por qué tendré la sensación de hace largo ya que 'copia/pega' es un trasunto o substrato de aquel sr. Ortega...en fin

    Comentado por: vic el 09/2/2009 a las 09:23

  • El mordisco del vampiro: 24 meses cobrando sin dar golpe.
    ¡Pobrecitos!

    Comentado por: el que paga el 09/2/2009 a las 09:13

  • Eso, cuando no han recuperado las viejas políticas de urbanización segregacionista por clases sociales. El ayuntamiento de Gijón, ni se sabe ya cuántos años de gobierno del Psoe, se ha montado un guetto de viviendas de protección oficial en un nudo de autopistas, tras expropiar a los agricultores y ganaderos de la zona, y envía los asuntos sociales conflictivos, como la sede de proyecto Hombre, a un barrio marginado de toda la vida.

    Como cuando en el entonces, vaya. Pero con mucha sonrisa.

    Comentado por: playu el 09/2/2009 a las 08:56

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres