PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

La cámara de los loros: la crisis

Cuando llegaron al pueblo todo el mundo lo vio con simpatía, menos las palomas. Los recién llegados ponían una nota de color con aquella cabeza suya de color rojo sangre que en ocasiones alzaba una cresta agresiva y el cuerpo verde esmeralda tan brillante. Fueron divisados por vez primera en un muro de la vieja iglesia, una ermita del siglo XIII que es lo más notable del lugar. Allí, en los huecos de la devastada piedra, hicieron su guarida o algo semejante, el caso es que estaban siempre colgados al exterior, chillando y armando bulla, pero era una estampa alegre y daba excusa para pegar la hebra cuando lo del clima ya aburría.

No todos estaban conformes con la instalación de las cotorras, las cacatúas, los loros, o lo que fuera aquella animalia tropical, en el pueblo. Algunos vernáculos se quejaban de que tras la invasión de veraneantes capitalinos ahora irrumpían también las cotorras, esas aves que hace una decena de años tomaron por asalto las palmeras de la Plaza Real y hoy se las oye por todo Barcelona. Allí donde se instalan expulsan a las palomas y dominan el territorio con su griterío y sus vuelos vertiginosos. Los nidos de palmera son grandes bolsas finamente trenzadas que cuelgan sobre el vacío y hacen muy bonito. En el pueblo, sin embargo, los nativos maldecían la reproducción de las bestias y establecían contactos discretos con el palomar, el cual andaba revuelto. Las palomas del país ocupan los campanarios, nunca los muros, pero ahora se las veía muy irritadas por la presencia de las vistosas cotorras, como si les fastidiara su misma existencia, o temieran la llegada de tantos hijos y parientes que acabaran por quedarse con toda la iglesia. Sin embargo, ni las palomas ni los nativos se atrevían a mover un dedo, disciplinados por la corrección política.

Hasta que el otro día las cotorras tomaron posesión de un muro en la masía del turismo rural y al apuntar el sol despertaron a la cada vez más escasa clientela con sus gritos y sus bailes. Desde entonces nadie las ha vuelto a ver. Las palomas zurean ufanas.

Artículo publicado en: El Periódico, 23 de agosto de 2008.

[Publicado el 25/8/2008 a las 08:48]

Compartir:

Comentarios (14)

  • Lo anterior es de Azúa.

    Comentado por: Incitatus el 04/9/2008 a las 09:17

  • primera vez es sagrada
    "En la sinagoga de mi corazón siempre arderá una vela por Marcos Ricardo"


    Caían a escasa velocidad los últimos años sesenta, aquella década que daría fin al siglo XIX en 1968 y lo digo en serio porque fue durante los años setenta cuando se le dio el hachazo final al romanticismo que se había prolongado mediante las vanguardias del siglo XX. La posvanguardia arrasó lo que quedaba de modernidad, pero el enemigo mortal de los minimal y de los conceptuales eran Pollock y Rothko, no Siqueiros. En España llevábamos retraso. Aquí la vanguardia apenas contaba y lo dominante era, por el lado del poder un clasicismo de opereta que cantaba a la dulce Galicia, a Montserrat o a los rudos vascones, como ahora, y por el lado de la oposición el realismo socialista. Cuando en 1968 se publicó mi primer libro, cayó dentro de aquel saco de poetas que un despistadísimo Castellet bautizaría como los “Nueve Novísimos”, mero plagio de la edición italiana del mismo nombre y que no era sino la posmodernidad del tercer mundo. Algunas cosas prohibidas, como el cine de Hollywood (plataforma de la propaganda imperialista yanqui) o el rock and roll (medio de alienación que financiaba la CIA para debilitar a las masas revolucionarias) entraron en la poesía española gracias a aquellos desaprensivos de los que yo formé parte casi inadvertidamente.

    Todo había comenzado pocos años atrás, cuando estudiaba Ciencias Políticas en Madrid con profesores de fuste como Antonio Elorza o José Antonio Maravall. Eran tiempos heroicos en los que, por ejemplo, expulsamos de las aulas a Fraga Iribarne. El grupo de amigos de Políticas, entre quienes figuraban sin saberlo los futuros gobernadores civiles de Felipe González, estaba relacionado con otro de Filosofía en el que (¡cuán asombroso es todo!) nadie haría carrera administrativa, pero sí personal. Los jefes eran Fernando Savater y Antonio Escohotado, gente que ha tenido que trabajar para abrirse camino gracias a su talento. Tras las clases, solíamos reunirnos para comer, cenar o tomar copas en las tascas del barrio de Salamanca que era entonces un lugar cutre, de estudiantes, funcionarios y horterillas. Había gente allí de mucho escribir y beber, como Antonio Martínez Sarrión, aficionados al cine americano como Vicente Molina Foix, y de vez en cuando aparecía y se mezclaba a la concurrencia un argentino delicioso, Marcos Ricardo Barnatán. Lo de “Marcos Ricardo”, tan apretadamente bonaerense, nos tenía encantados, pero es que además tanto él como su mujer, chiquita, vivaracha, traían consigo algo que por entonces comenzaba a desencajar la paleolítica literatura nacional, a saber, el poderoso aliento de Borges, de Sábato, de Onetti, de Cortázar, de Girondo, desconocidos escritores en lengua española. Bien es cierto que a Barnatán no sólo le respetábamos por ser la voz de América, sino, sobre todo, por la célebre anécdota de Borges titulada “Muchos años más tarde, consultando un manual especializado”, historia que duraba entre media hora o tres cuartos según el público, cumbre del anecdotario universal. A veces, oyéndola por cuarta o quinta vez, creí morir asfixiado de la risa. Eso sí, sólo Barnatán puede contarla, nadie más. Deberíamos grabarla en DVD antes de que sea tarde.

    Un día, este Marcos Ricardo nuestro se me aproximó con característica timidez y susurró educadamente que deseaba iniciar una colección de poesía y que si me importaba abrirla con un libro inédito. Todos mis libros eran entonces inéditos, pero le aseguré que buscaría algo que aún no se hubiera editado. Reuní a toda velocidad cuanto había pergeñado hasta entonces, evitando los poemas no sólo muy malos sino incluso los pésimos, y así fue como se editó mi primer libro. En la sinagoga de mi corazón siempre arderá una vela por Marcos Ricardo, de quien hace décadas que no sé nada y a quien saludo desde aquí efusivamente. Hola Marcos, sos un as, besos para tu chica.

    Comentado por: Incitatus el 04/9/2008 a las 09:08

  • albert, gracias por la informacion de Nunes,

    Comentado por: vice el 30/8/2008 a las 16:21

  • knudsen, los defensores de los azufaifos no soportan a las cotorras, didn´t you know that?.
    A pasarlo bien, y saludos de parte de Lina.

    Comentado por: Low el 29/8/2008 a las 11:48

  • La mexicana Laura García Freyre me ha pedido que divulgue esta información. Ella es alguien confiable quien ha venido siguiendo el fenómeno de Porno para Ricardo desde hace tiempo y lo que se anuncia en la nota que me envía me parece muy preocupante. Les pido a todo el que pueda que divulgue esta noticia porque me temo que esta vez el asunto va en serio.

    COMUNICADO DE PRENSA

    GORKI AGUILA, LIDER DEL GRUPO PORNO PARA RICARDO, ES DETENIDO

    Este lunes 24 por la mañana, mientras los integrantes de Porno Para Ricardo ensayaban en casa de Gorki Águila, un policía toco a la puerta, pidiendo que el cantante lo acompañara, explicando que el sólo cumplía ordenes.

    Gorki fue trasladado a la Estación de 3ª y 62, conocida popularmente como “la 5ª”.

    De acuerdo a familiares y amigos, Gorki Águila estará detenido hasta el jueves en dicha estación para proceder a ser enjuiciado por “peligrosidad”, con una posible condena que oscila entre 1 y 4 años de prisión.

    Hasta el momento, sus familiares no han podido ver a Gorki, por lo que desconoce el estado en el que se encuentra.

    Cabe recordar que desde hace un par de meses se han recibido noticias sobre el acoso del que está siendo víctima el líder de la banda de punk-rock Porno Para Ricardo, Gorki Águila Carrasco, de 39 años, quien fue citado el lunes 17 de junio del 2008 en la estación policial de su barrio para una asamblea, a la que también acudieron una vecina, Jesús, el delegado y el Jefe de Sector. Gorki acudió con una grabadora portátil y logro grabar partes del encuentro que sostuvo con las autoridades. Asimismo, en tanto Gorki no deseaba mantener una conversación con los ahí presentes, llevo consigo una declaración escrita en la que dejo en claro su oposición al estado cubano, así como la determinación de seguir con su música.

    De acuerdo al ya citado Código Penal Cubano o Ley 62, el “estado peligroso” es cuando una persona es tan sólo proclive de cometer un delito, a juzgar por las contradicciones que se observan en su conducta, de acuerdo a las normas de la moral socialista (Artículo 72, correspondiente al Estado Peligroso y las Medidas de Seguridad); asimismo, queda estipulado en el Artículo 73 que se considera “estado peligroso” a la embriaguez habitual y la dipsomanía; la narcomanía y la conducta antisocial. Esta última va de actos de violencia, daño a las reglas de convivencia, parásitos sociales, explotación laboral a la práctica de vicios socialmente reprobables.

    La Habana, lunes 24 de agosto del 2008

    Comentado por: palomayombe el 28/8/2008 a las 06:29

  • Esta táctica, o estrategia, que es un lío, las cotorras la practicaban sistematicamente en las Asambleas, era muy diver. Nos repetimos hasta el hastío, todos. Hasta el final.

    Comentado por: vice el 27/8/2008 a las 13:39

  • m! muy bella la parábola, Azúa, muy bella... hay que recordar que no sé donde está Aribau... pero Borges, creo que sabe , creo que sabe lo que hay abajo de Muntaner y sobre todo sabe como se suben las escaleras.. muy bella, la parábola... muy bella
    en la puerta del Sol, aún huele a Barquillo

    Comentado por: Ana el 26/8/2008 a las 22:59

  • "la cámara de los loros: la crisis"

    pero no encuentro la relación, ..., y eso que creo que es una parábola, o una metáfora, como prefieran.

    no obstante, excelente relato sr azúa

    Comentado por: aspasia el 26/8/2008 a las 13:08

  • Me pregunto si las cotorras acabaron en la cazuela y en tal caso a que sabrá esa carne. Tal vez en escabeche resulte comestible pero si duda la de palomo torcaz es mejor,sin ser tampoco una de mis preferidas.

    Comentado por: maleas el 25/8/2008 a las 17:34

  • ¿nidos de palmera?

    Comentado por: no compro pan el 25/8/2008 a las 16:08

  • Estimado Sr. Azúa:
    Hoy me he llevado una sorpresa al leer la prensa: he podido leer un artículo de Víctor Gómez Pin. Lo último que sabía de este filósofo fue su reseña en este mismo blog, de la que entresaco un párrafo:

    "Víctor Gómez Pin, en su libro póstumo "Filosofía. Interrogaciones que a todos conciernen" (Espasa). Gómez Pin que comenzó como experto en Aristóteles con sendos tratados sobre el vino y los toros, derivó en sus últimos años de vida hacia la filosofía de la ciencia."

    Me gustaría suponer que las cotorras simplemente abandonaron el pueblo, al igual que Gómez Pin lo hizo con su blog....

    Comentado por: gra el 25/8/2008 a las 15:24

  • qué mejor que disfrazar la impotencia y el resentimiento con unas gotitas de estilo y buena prosa... ¡qué malas, qué nazionalistas las palomas, qué majos nosotros, ni grajos ni loros!

    Comentado por: destouches el 25/8/2008 a las 15:17

  • Vaya por dios, yo lo había leído como una parábola. Mi mente está totalmente deformada... con esto de mirar tanto CNN. Voy a tener que cambiar al canal de las telenovelas.
    De todas formas, Don Félix, un placer leerlo!

    Comentado por: me el 25/8/2008 a las 15:06

  • Las cotorras, primero los colonizan y luego destrozan hasta matarlos los árboles en los que anidan. Se reproducen como conejos, defecan más que turistas con diarrea y tienen un tono de graznido desagradable donde los haya. Pero sus nidos-colmena están protegidos por la autoridad, a pesar de tratarse de una especie de ave foránea que acaba desplazando a las autóctonas, y pese a que la ley de caza y pesca considera la introducción de especies foráneas como el delito más grave (es el que más multa conlleva), por encima del furtivismo incluso. ¿Mala conciencia; antropomorfismo -aves "inmigrantes"-? Quién sabe. Hasta que los defensores de los azufaifos no reparen en la incongruencia, no habrá nada que hacer. Menos mal que, caiga lo que caiga, las palomas de campo siempre zurean ufanas.

    Comentado por: knudsen el 25/8/2008 a las 12:17

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres