PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

Viejos y gloriosos tatarabuelos

Hiroshima, una semana después

Hiroshima, una semana después.

Se mantiene en Hiroshima una ruina a modo de monumento, memoria de la explosión que en agosto de 1945 mató a trescientas mil personas. En ese mismo lugar, el epicentro de la destrucción, se alza también un árbol robusto y frondoso que en otoño se convierte en una nube de oro. Si uno presta atención pronto se percatará de que hay algo inexplicable en la presencia de ese árbol. Y habrá acertado. En la primavera de 1946 los ciudadanos de Hiroshima observaron con estupor que de un tronco arrasado estaba brotando un frágil tallo verde. Ahora ese tallo ya es sexagenario: hablamos de un Ginkgo Biloba, el árbol más enigmático que existe, el único ser vivo que ha resistido el beso de una bomba atómica.

Todo en este superviviente (que puede llegar a vivir milenios) es pasmoso. Para los botánicos es un fósil viviente cuyo linaje cuenta con un pasado de doscientos cincuenta millones de años. Para los genetistas es una extravagancia, una planta con dos sexos que da flor y luego pone un huevo (debería explicarlo mejor, ya lo sé, pero no hay espacio). Para los urbanistas es un milagro porque resiste las más venenosas atmósferas, razón por la cual es frecuente en Manhattan (por ejemplo, en el Seagram). Para los farmacéuticos es una mina: cientos de productos, muchos de ellos contra el envejecimiento, se fabrican a partir de las hojas de Ginkgo y hay en Francia plantaciones industriales de pequeños Ginkgos para uso medicinal.

Los viejos árboles son las últimas obras maestras que nos quedan a los ciudadanos sepultados por el cemento y torturados por el ruido. En Barcelona hay una docena de Ginkgos fáciles de localizar gracias a múltiples devotos con blog. Otros árboles igualmente gloriosos, pero más humildes y habituales, no tienen tanta suerte. Pienso ahora en las centenarias encinas del Tibidabo, las que van cayendo bajo el hacha de una Generalitat que se dice "de izquierdas y verde". En ese cementerio quieren instalar una estúpida montaña rusa que llenará los bolsillos de alguien. ¿Verdes? Sí, como los billetes de mil pesetas. 

Artículo publicado en: El Periódico, 17 de mayo de 2008.

[Publicado el 19/5/2008 a las 08:05]

Compartir:

Comentarios (39)

  • Enea

    Queda claro .

    Comentado por: El juez que le denego la custodia de sus los hijos a Murdoch (Equipo A ) cuando se divorcio, alegando que padecia ciertos desequilibrios ,Por cierto el abogado fue Anibal (del equipo A) Otro plan que le salio mal . el 25/5/2008 a las 17:33

  • hay una palabra , en español, que me gusta (m, relativamente) es: intelectual, no termina con o, ni con a. hay una palabra que me revuela en la mente: pensamiento, termina en en vocal: o, hay una palabra que me fascina: persona, termina en --- a , m!
    ciencia, que bella!
    ya que estamos una semana después de Hiroshima,
    salud! camaradas, salud

    Comentado por: Enea el 25/5/2008 a las 14:40

  • m,
    prefiero leer a tener que decir los textos de los autores de .. donde en un rato distraigo el trabajo, a contestar preguntas inválidas sobre migénerosexo, no necesito la letra de los genitales cuando leo texto,
    parece ser que mi mamá dijo, mmmm! otra niña!
    m

    a mí no me interesará, ni antes ni ahora, saber eso, pero bueno
    (m)

    m

    Comentado por: Enea el 25/5/2008 a las 14:17

  • Enea

    El otro dia alguien me dijo :

    Enea es un tio .

    Tengo esa duda , eres un tio o una tia , gracias .

    Comentado por: el joyero de M.A ( del equipo A) el 25/5/2008 a las 13:40

  • "LA CALMA APASIONADA" (LOS ÚLTIMOS DÍAS DEL EMPERADOR ADRIANO), ANTONIO COSTA GOMEZ, EDITORIAL CULTIVALIBROS, MADRID

    Comentado por: ERNESTO el 25/5/2008 a las 12:34

  • hay que escuchar música, y para eso es necesario el ssss ilencio

    Comentado por: Enea el 24/5/2008 a las 21:43

  • m?

    Comentado por: quisiera saber el 24/5/2008 a las 18:44

  • no hay nada como el silencio, decía ese locutor, para escuchar música

    m

    Comentado por: Enea el 23/5/2008 a las 21:31

  • Estoy oyendo a Rachmaninov
    Le emoción de hace felicidad, es un momento alargado, tenue, que espera el sonido del piano para perpetuarse.
    Ríos inundan los surcos entre las montañas grises que vibran íntimamente rezumando esto que me inunda.
    Y el piano suena tan dulce, tan tierno… mi mano se desliza como el arco sobre el violín, las cuerdas de mi cuerpo vibran, vibran, vibran en los agudos, se balancean en el columpio acústico. La vida se detiene estos segundos y el violín araña mi alma, la araña y ella sangra una sangre roja y tibia que sube… sube…Inunda de nuevo los surcos con su agua rezumada y toda yo, entera, respiro tranquila, ligera la mano.
    Y ahí, en un rincón cuyo nombre no recuerdo estás tú.
    El piano vibra suavemente por última vez y tú sigues ahí.

    Comentado por: Música y árboles el 23/5/2008 a las 21:02

  • el único ser vivo que ha resistido el beso de una bomba atómica.
    m
    ...
    es que lo intentaron explicar con la burbuja de aire, como cuando en el agua no te ahogas, m

    porque la capa del zorro, es para ponerse en el hombro, y eso es muy diferente, zas!

    ( lo de la burbuja de aire, es cierto, no exactamente es una burbuja pero es lo que hace la onda como en los edificios derechos, algo parecido a las minas de racimo, no estallan siempre)

    Comentado por: Enea el 23/5/2008 a las 20:04

  • El último poder de superman?
    sí, es ir en pelotas, como cuando era niño y levantaba coches, para que sus papás futuros pudieran cambiar la ruedas, él está magnífico en esa expresión, el papá al ver como el recién llegado le levanta el coche y sonríe, , está magnífico, esa escena es lo único, lo mejor, la expresión.

    porque después no tiene sentido, un super, no es un mercado, y hombre de volar sin capa; m?

    Comentado por: Enea el 23/5/2008 a las 19:59

  • Nos gustan los árboles. Aunque con raices la mayoría son capaces de adaptarse a nuevos medios. Hay poco de nacionalismo en un árbol. Hay poco de árboles en los hombres. Buenas tardes alguien compró el último de joan didion? que en realidad no es el último pero bueno. Es como una novelilla guai que no sé si comprarme. Quiero volver a leer. Ultimamente voy como distraido. No me fijo en nada.

    Y ahora me permito un chiste:
    saben cual fue el último poder de superman?

    la fotosíntesis

    Estamos preparados para este tipo de humor?

    Comentado por: John doe el 23/5/2008 a las 18:17

  • Pienso ahora en las centenarias encinas ...
    ....
    pues hay un árbol precio, centenario, no centauro, y es tan bello m, pero no puede con las diez, cierran ,m.. ni El Comercial puede con ello, aunqeu dicen que los pies de Machado cuando iba a verle , sentía detenerse, pensé menos mal estaba al brode pero no era El Capital ( Sartre)

    a que no sabe una cosa, o sí... qué bien, reuevan el Botánico de Madrid, entonces, recuerdo cuando en las piedras cerca, en el agujero podía verles lospies a los libros viejos que los transeúntes en Moyano, qué cuesta! verles! iban haciendo camino pero no como Machado, una vuelta y a casa pues, qué bello, estoy deseando ver como ponen ahora ese rincón donde por el agujero veía las piedras,las piernas de los que tenían un libro en sus manos, o un bocete o un paseo o una cuesta o un librero, creo que un librero, así: un librero. bello!

    son plantas de roca, qué pondrán pues es tan hermoso ver como crecen con agua o sin ella fuertes! dame romero! que la flor... es incienso

    Comentado por: Enea el 23/5/2008 a las 14:36

  • Satán me libre de defender a ZP! Sólo puedo decir que lo mismo que me alegro de vivir en España y no Cuba y de ser apostata y ateo (dentro de lo que cabe) y no creyente por cojones, como en Irán o EE.UU., me alegro de volver a tener un presidente mentiroso, eufemístico y gañán y no un chuloputas como Aznar y Berlusconi.
    Si es cierto eso de que la hipocresía es un tributo que el pecado rinde a la virtud, cuando los canallas dejan de guardar las apariencias es que creen que tienen todas las bazas de su mano. O algo peor.
    No suelo meterme con ZP porque, como ocurre con todo presidente "democrático", es un ejercicio insulso y tiene bastante de pantalla de humo y artimaña disuasoria. Inspira menos que Aznar y Berlusconi, pero sobe todo porque estos parecen escapados de una teleserie chunga. Su presencia en las televisiones supone una inquietante agresión a las normas del decoro que garantizan el tranquilo funcionamiento del sistema. Véase que Putin o los hermanos polacos lo que aspiran es pasar por unos profesionales del chanchullo tipo Blair o Merkel, no extras del infame "Sin tetas no hay etc".

    Comentado por: julianolapostata el 23/5/2008 a las 14:32

  • "No acabo de comprenderla bien...
    José Varela Ortega

    Pero procuraré improvisar una respuesta" -le aseguró textualmente el presidente Zapatero a una periodista en la rueda de prensa en que presentó el nuevo gobierno español-. Una introducción que no tiene desperdicio por lo indicativa de una manera de hacer política. Quizá algo más: una forma de interpretar la realidad como virtual, como una imagen, un flash que se proyecta sobre la audiencia como excusa de pensamiento y ahorro de todo razonamiento. Es cierto que el político-histrión, la actuación del dirigente ante el coro, en el ágora como escenario, y la democracia son inseparables. Que la democracia clásica nace con -y, en alguna medida, en- el teatro nos lo han contado hace tiempo los helenistas. Esquilo versificó nuestro sistema político y en la Orestiada escenificó la democracia como un sistema de concesiones y acuerdos: la koinonia, la amistad cívica, una derivada de la piedad, de la comprensión del semejante, frente a la hegemonía, un producto de la soberbia con la imposición como meta. La democracia y la oratoria estaban unidas. Y ambas con la filosofía, como nos recuerda Savater. De hecho, la sofística preparaba los argumentos y la oratoria la expresión de la interpretación que los actores políticos desarrollaban en la Boulé y, luego, en el Senado de Roma. Saltando los siglos hasta la primera democracia moderna, encontramos a Benjamín Franklin, primer embajador americano en París, interpretando a -y disfrazándose de- granjero americano porque ese aspecto de hombre natural, sencillo y primitivo era la imagen que los aristócratas franceses, lectores de “Paul et Vírginie”, buscaban de los colonos revolucionarios. Las actuaciones de Mirabeau en la histórica Asamblea fueron, para su tiempo, un prodigio de oratoria, composición del razonamiento y representación. El verbo de Mussolini era inseparable de su teatralidad y actuación y de Hitler sabemos que ensayaba frente a un espejo su representación y estudiaba minuciosamente la puesta en escena de sus discursos. La dramatización de Churchill, en la desastrosa primavera de 1940, transformó en energía positiva la derrota de Dunquerque y, en los angustiosos días de Mayo, revirtió el “sentido común” pactista de los “apaciguadores” por voluntad de resistencia. En español, la actuación -y no sólo la palabra- convirtieron a Argüelles en “el Divino”, el gesto imponente con que envolvía su discurso ayudó a Maura a renovar en su tiempo la oratoria parlamentaria y la pasión y emoción teatral que “la Pasionaria” imprimía a sus discursos arrastró a las masas en los años treinta.
    Pero incluso cuando se acompañaba con el gesto y se buscaba despertar la emoción, como el “I’ve a dream”, de Martin Luther King, o el “Ich bin ein Berliner”, de John Kennedy, la estructura del discurso era central. En la medida que el acuerdo estaba en la base y en el origen del sistema, la democracia era persuasión por el razonamiento y con la palabra: el logos y la oratoria. Pues bien, parece que hoy se ha dado la vuelta al binomio palabra-razonamiento y representación, de modo tal que lo que antes acompañaba la oración es ahora el elemento central de la composición política. Así, lo principal no es el argumento sino el teatro, la imagen, el sonido, la luz y la mímica que fabrican una representación en la cual, el coro del ágora clásica, el público del “pueblo” o la ciudadanía, se ha sustituido por eso que llamamos “los medios”: un conjunto heterogéneo de periodistas apresurados, poco interesados, escasamente cultivados y aún menos acostumbrados a seguir un razonamiento, y que buscan un gesto para el fogonazo que sustituya palabra y pensamiento. Reparemos en un hecho que sería insólito hace medio siglo: el Parlamento es un ritual que comenta -y como mucho, debate- noticias que han sido dadas previamente en ruedas de prensa. Revelador. Este tipo de actor político, dedicado al escenario mediático, es el objetivo de “electoreros” y el material plástico de los especialistas en marketing. Han generado candidatos de diseño que proliferan en todos los países y partidos, desde Ségolène Royal a Obama, pasando por Berlusconi. Pero, sin duda, nuestro Zapatero es uno de los productos más logrados de la comedia política de nuestro tiempo. Sea como quiera, lo cierto es que son grandes vendedores porque transmiten el mensaje -nos aseguran los expertos en técnicas publicitarias- con rapidez, intensidad y efectividad. El problema es que las imágenes carecen de una narración articulada y los fonemas de semántica. Las ideas no importan, se desvanecen o cambian continuamente devaluándose. Desde esa perspectiva, claro, “el debate está de más” -asegura imperturbable la portavoz del Partido Popular. Porque -y en esta explicación está lo más interesante a nuestros efectos- “con decir que somos del PP basta”. Y tiene razón porque, en esta nueva raza de políticos de diseño, el razonamiento es sustituido por latiguillos elementales de adolescente, lugares comunes repetidos sin el menor examen crítico ni escrúpulo o nexo lógico, del tipo “he sido-el primero-en-nombrar-una-Ministra-de Defensa”. Una técnica que tiene ventajas tácticas indudables. Pues en ese mundo intelectualmente vaporoso y liviano, nada es muy consistente ni riguroso, casi todo es cambiable, ninguna contradicción insalvable. Se puede, por ejemplo, convertir un partido socialista en otro nacionalista sin mayores agobios doctrinales.
    Pero la falta de disciplina intelectual y la ausencia de razonamiento proyectan también su sombra dogmática. Pues, por muchos ojos en blanco, por más genuflexiones ante la Ciencia, el pensamiento gaseoso, invertebrado e incoherente es incapaz de presentar una actitud -ni desarrollar un enfoque- científico. Ante la realidad, la reacción no es inquisitiva sino repetitiva y reverencial. En suma, beatería y sectarismo, en lugar de curiosidad e investigación. Algunos ejemplos son llamativos: el debate (de la energía) nuclear cuando no se silencia, se enfrenta persignándose y pertrechado de escapularios seudo-ecologistas que ahuyenten los espíritus de la reacción; en el tema de los recursos hídricos, resulta que las soluciones tienen, por definición, color político, al punto que pantanos y trasvases son reaccionarios, mientras que desaladoras son progresistas a nativitate. En definitiva, no encontraremos la conclusión de un problema formulada por un planteamiento y deducida de una demostración. Estamos, pues, ante una versión de la “economía de pensamiento” (Walter Lippmann); esto es: se repiten tópicos y estereotipos, se proyectan clichés y se corean consignas de marketing. Así pues, se trata, de un tipo de construcción mental en que la sentencia precede al juicio; y la solución a la demostración. El día en que el diagnóstico preceda al examen clínico, caeremos como chinches. Pero, eso sí, nuestra muerte, por más que real, no será virtual, que es lo que ahora importa: no contará hasta que no salga en los sondeos. Como el trasvase de agua a Barcelona.

    Comentado por: copia/pega el 23/5/2008 a las 12:17

  • Excusas: no lo comenta el sr. Julianolapostata sino el sr. "perdón sr. argullol", ea!

    Comentado por: vic el 23/5/2008 a las 10:41

  • Bueno...Berlusconi es un macarra de tomo y lomo, uff..menudo tipo, que ya canta con voz, si se puede llamar a eso voz o cantar, empalagosa de 'tenorino di trattoria', ya se hace la cirugía y se 'morenea' cabello y piel, ya piropea cual peón de obra, ya escapa de las garras de la voluble justicia italiana, (recuerdo al juez Carnevale, ¡menudo elemento!), ya se forra con los medios, ya gana por dos veces el gobierno...en fin Italia, y pensar que ahí nació Roma...me recuerda al chiste:'...y como ha llegado hasta lo que es ahora, degenerando, hijo, degenerando...'.
    Pero bueno, que en la izquierda de Europa se tenga como referente a Zp, esto ya significa para la izquierda la goleada de Vattimo (por el pasteleo de las interpretaciones, las lógicas, la horizontalidad, el multiculturalismo...la 'encarnación' de la 'izquierda divagante' que diría don Gustavo) luego de Italia, sólo tienen que reformular, digamos, el problema...
    Por cierto, con respecto a algo mentado por el sr. Julianolapostata quisiera decir que la izquierda ganó en España con Zp gracias al fantasma del miedo al terrorismo islámico (debido a la manipulación sofisteril del argumento: Guerra de Irak, luego terrorismo islámico, por tanto, si salimos de Irak, terrorismo islámico desaparece y la conclusión más malvada que sigue es: si no hubiésemos entrado, entonces, en Irak, no hubiera pasado eso, luego Aznar culpable; con lo que se le hace el caldo gordo al terrorismo estableciendo una causa efecto como justificación del atentado o de los futuros que haya...visto lo cual lo más práctico y sencillo es tener de presidente del gobierno al 'suicida' de turno o al menos de ministro de AA.EE.) y/o al terrorismo etarra y por la jacarandosa ayuda propagandística de medios afines...pues, señores, la izqierda también utiliza el recurso del miedo, si es que con ello puede llegar al poder, incluso si se cree su propio discurso...

    saludos

    Comentado por: vic el 23/5/2008 a las 10:38

  • Sr dice: "Qué mal lo tuvo que hacer la izquierda para que ganara Berlusconi"
    ¿Puedo decir "qué mal lo hizo la derecha para que ganara Zapatero"?




    El rey-santo
    RAFAELLE ARGULLOLO
    Vuelvo de España, país en el que viví varios años y al que intento no regresar. La mayoría de mis amigos están desolados porque no entienden cómo un personaje de la catadura de Zapatero, siendo un fenómeno político, muy tangible por tanto, se ha convertido casi en un problema metafísico sobre el que se hacen todo tipo de cábalas. Por lo general estos amigos tienden a creer que se trata de una anomalía "muy española" y, paralelamente, expresan una curiosa envidia por la situación italiana: Berlusconi está en boca de muchos como antídoto benéfico de su Zapatero.
    Francia y Holanda ya sufren el mal moral de España.
    A mí me parece que el personaje Zapatero -no sé a quién se le pudo ocurrir llamarle Bamby-, aunque posee características genuinamente españolas, trasciende el escenario político de España y en este sentido se ha transformado en un arquetipo que nos afecta a todos. Lo más preocupante es que en muchos aspectos Zapatero se perfila, no tanto como una rémora del pasado inmediato, cuanto como un anticipador de tiempos futuros.
    En el juego de hipótesis acerca del personaje yo he apostado ante mis amigos españoles por una que explicaría el éxito inédito de alguien como él: Zapatero habría tenido la habilidad de apoderarse de dos papeles contrapuestos del escenario para erigirse en rey de la república y el bufón funcionario. Esta síntesis le daría una ventaja de grandes proporciones pues asumiría las funciones de las dos figuras, el poder del rey y el contrapoder del bufón. Basta recordar las obras de Shakespeare o las pinturas de Velázquez para rememorar en qué consistía dicho contrapoder y cómo la bufonada canalizaba y redondeaba la estultez real. El bufón necesitaba del rey para difundir su visión popular del mundo; el rey requería del bufón una ironía brutal que hiciera soportable su incapacidad.
    La jugada maestra de Zapatero ha sido usurpar muchos papeles y presentarlos superpuestos ante sus adversarios. De un lado, el santo que se apodera de la bondad; de otro lado, el bufón que alegra las reuniones de la OTAN, aunque no para hacer reir -como harían los bufones medievales o barrocos-, sino para que se rían de él.
    En cuanto santo, Zapatero es el hombre más dadivoso de España, dando dinero que no es suyo, y dándoselo justamente al que le pertenece (como los 400 euros). En cuanto bufón, es el encargado de llamar accidente al asesinato terrorista de la T4.
    Creo que lo catastrófico para la sociedad española ha sido creerse los eufemismos de Zaptero (Accidente-terrorismo , desaceleración-crisis, cesión de agua-trasvase…). Eso hace que muchos perciban la situación política como una enfermedad espiritual y moral. Yo puedo estar de acuerdo con este diagnóstico siempre que al sopesar los síntomas de la epidemia Zapatero se advierta que junto con ciertos factores locales, genuinamente españoles, hay factores de peso y gravedad universales.
    El rey-bufón ha sabido explotar con enorme astucia los demonios familiares de España, desde la endémica ruptura entre el Norte y el Sur hasta la interferencia constante del jueces estrella. También ha aprovechado sin contemplaciones el hundimiento de la clase baja emigrante, la más pejudicada por el parón de la construccion, y especialmente del Partido Comunista, que después de ser un microcosmos casi perfecto se sumió en un proceso suicida con sucesivas autoaniquilaciones hasta llegar a la patética confusión actual.
    Mientras el viejo sistema se deterioraba, Zapatero aprendía a ser rey-bufón: se hacía más bueno regalando al pueblo 4 billetes y criticando a superpotencias por actitudes muy malas (malísimas) y, por encima de todo, distorsionaba el lenguaje público. Sus oponentes, enredados en disimular la quiebra de sus ideologías con denominaciones más o menos centristas hubieran debido de advertir a quién tenían delante cuando Zapatero le puso a su partido el grito de guerra ZP: Zorra Placable.
    Toda una declaración de guerra, en efecto, simultáneamente belicosa y bufonesca, con la que Zapatero dejaba bien claro cuál era su ambiciosa perspectiva tras la disolución de las ideologías de procedencia comunista ¿Y en qué consistía esta perspectiva? Fundamentalmente en un moralismo sin moral que supuestamente liberaba a la sociedad de la mala conciencia que durante tantos años había inculcado la ideología utopista: nuevos ricos, podéis practicar tranquilamente el novorriquismo; especuladores, con argucias y suerte os libraréis de los tribunales; ignorantes, ni tenéis cultura ni os hace falta tenerla; vulgares, haced ostentación de vuestra vulgaridad; triviales, benditos seáis por vuestra trivialidad. Todo aderezado con la astracanada y la pirueta circense aunque férreamente sustentado en el poder del funcionariado.
    Es decir, el zapaterismo, del cual el propio Zapatero debe opinar que existe no tanto por él como por la voluntad de los ciudadanos: el zapaterismo en cuanto estado espiritual. Y si así opina no le falta razón porque, desde luego, él no ha inventado el despiadado pragmatismo de estos últimos años, sino que, gracias a su condición de rey-bufón, le ha sabido dar forma de una manera particularmente dañina y espectacular.
    Sin embargo, en lo que se equivocan, pienso, mis amigos españoles es en creer que la epidemia Zapatero es únicamente local. Influye en esta apreciación que en España los síntomas presenten una singular virulencia en estas primeras semanas posteriores al triunfo electoral de la izquierda. De pronto, los ciudadanos ven en televisión escenas que recuerdan otros tiempos: jóvenes vociferando con litronas o ataques populares a los bomberos que tarden en llegar a una casa incendiada. Todo esto es llamativo pero no sorprendente dado el espectacular descenso en la educación en el seno de la sociedad. Sin salir de Europa encontramos indicios de la misma enfermedad moral que conmueve España en Francia u Holanda.
    Hay una fórmula para describir la ceguera ante la propia enfermedad, una ceguera que entraña enormes peligros: los enfermos son los otros. Es decir, como siempre, los extranjeros. En España, a la que sorprendentemente muchos citan como tierra de promisión, la tragicómica endogamia de los partidos es insufrible. ¿Y qué decir del novorriquismo, la corrupción, la vulgaridad o la ignorancia? Competimos en ser la Octava Potencia Económica del Mundo. Zapatero dice que es España. El pobre Prodi decía que todavía era Italia. Y también, según todos los estudios, competimos en ser uno de los países con la peor educación de Europa.

    Comentado por: perdón sr. argullol el 23/5/2008 a las 09:45

  • Primeras reflexiones (ver mi blog bilingüe) al hilo de la lectura de Iluminaciones filosóficas, y de Sobre el Fundamento, de Ignacio Gómez de Liaño.



    Todos tenemos un dictadorcillo dentro que nos dice cómo deberia ser el mundo. Creo que Maquiavelo supo hacer a la vez, en El Príncipe, la disección tanto de nuestro interior político como de lo que pasa realmente en el mundo. El filósofo acostumbra a esforzarse en pensar el mundo tanto como el interior, y no todos se satisfacen de la decepción de Maquiavelo. Es lugar común que Platón tenía veleidades totalitarias. Y que Auguste Comte, erigiendo la sociología en regente de todos los saberes hacía otro tanto. El extremo del ridículo se alcanza con Pavlov, haciendo salivar a un perro al sonido de un silbato, engaño consumado que no podrá demostrar sino una verdad sádica. Pero el Platón oculto, o el aspecto esotérico de una parte del platonismo suponen un refreno hacia el interior de ese Platón erigido en gran dictador. El valor del ejercicio de la metafísica como Imposible, y la petición de lo imposible a la socialidad me parecen las maneras más éticas de impedir a nuestro dictador interior expandirse y operar maldades por el mundo, como antaño el sacrificio del filósofo en la lava del volcán (símbolo de todos los excesos) protegía la ciudad.

    Comentado por: Manuel Montero el 23/5/2008 a las 02:02

  • Es fácil llevar al extremo las opiniones de los otros para dejarlos en ridículo.

    Nadie habla de árboles sagrados (aunque el Ginkgo de Hiroshima nos merezca un respeto por el símbolo del renacer ante la tragedia), nadie dice que no haya árboles en Barcelona ni en sus alrededores, simplemente se trata de una actitud, por un lado la inepta profesionalidad de los trabajadores de Jardines de muchas ciudades, por otro lado la de muchos ciudadanos ante la higiene (antes lejía que pino), por un lado la de muchos políticos que ante su público plantan árboles y de amagatotis "limpian" aceras, por otro los que no quieren segar montañas y bosques para pasar un cable de alta tensión y a la vez se niegan a construir centrales nucleares...

    Comentado por: vigésimo segundo el 22/5/2008 a las 08:37

  • Pues claro que no, un árbol sagrado, ni un bosque... qué chuminada. Aqui lo único que hay sagrado son las escrituras. Las del piso, claro

    ¡Viva la ley de la relatividad!

    Comentado por: cabecedario el 21/5/2008 a las 22:49

  • Compraos una bici de montaña y veréis que cerca de BCN (incluso dentro) hay millones de árboles. No pasa nada porque talen unos cuantos.

    Comentado por: mtb el 21/5/2008 a las 22:37

  • Parece que tanto el anfitrión como muchos de los comentaristas no adoptan ante los árboles la misma actitud laica que ante la religión o el idioma, por ejemplo.
    Así, entre escoger árboles o montañas rusas o fotos o, sí, por qué no, dinero, el Estado laico debe responder: analicemos antes de decidir. Los árboles no son sagrados.

    Comentado por: laico 100x100 el 21/5/2008 a las 22:03

  • Dale que te pego a Barcelona, a la obra del hombre, nada despreciable por cierto. Pero ¿Y ese arbolito en el centro del desastre? ¿No les emociona?

    Comentado por: amisílescomunico el 21/5/2008 a las 20:16

  • Esta madrugada he regresado despues de un corto y nostaslgico,cuarenta años despues, viaje a Barna,dejemosle asi,Play.
    Cierto,me enteré horrorizado al enterarme de que el actual Jardin Botanico es de planta reciente puesto que el antiguo hubo de ser trasladado por imperativo de las obras olimpicas.Normal,ante evento de tal magnitud poco importan unos cuantos arboles.
    Cierto que las banderolas degradan la imagen urbana,mas basura para el reciclaje,pero los arboles no.Las plataneras,arbol que no da platanos pero que produce gran cantidad de polen activador de alergias y cuya madera es de mala calidad,han invadido las ciudades y jardines de toda España con influencias botanicas nefastas.Su proliferación en los Jardines de Aranjuez fué una iniciativa de la Chata.Tiene como el olmo,una virtud,es de hoja caduca y en otoño dejan visibles las fachadas.
    Otra vuelta de tuerca en la politica cultural,la exposición de tecnica de excavación arqueologica en el Salón de Tinell.Es una agresión grave,espero que temporal,a ese espacio.

    Comentado por: maleas el 21/5/2008 a las 17:18

  • Yo no creo en una "cultura del rechazo a las plantas" (como no sea en el uso figurado de "cultura de la litrona" o "del vilipendio",del que ya se trató aquí hace unas entradas). Lo que habría que considerar es la posibilidad de que la cultura equivalga al rechazo a lo vegetal, a lo incontrolado. Piensen cómo estaría la arrasada Barcelona si la dejáramos desatendida durante cien o doscientos años (casi nada)... o un aeropuerto millonario si no lo estás "acondicionando" segundo tras segundo... En una ciudad (ya se dice en "La invención de Caín") sólo se admite la Naturaleza como simulacro o como prisionero de guerra. Ya estamos los humanos para servir de flora y fauna.
    Pero lo de cortar los árboles para dar gusto a los fotógrafos es un puntazo... Evidentemente, talar y replantar árboles según el prestigio del fotógrafo movería mucho dinero. Aunque lo ideal sería unas arboledas de quita y pon, la derrota perfecta.

    Comentado por: jlianolapostata el 21/5/2008 a las 16:01

  • Playboy,

    elegante el fue, es.

    No hay excusa, pero:

    ...para que sea tiempo es preciso que deje de ser presente y se convierta en pasado, como decimos que el presente existe y tiene ser, puesto que su ser estriba en que dejará de ser, pues no podremos decir con verdad que el presente es tiempo sino en cuanto camina a dejar de ser.

    San Agustín, Confesiones, Libro XI, Capítulo 14

    Comentado por: decimoquinto el 21/5/2008 a las 13:28

  • A propósito, Mr. decimotercero, hoy en la cartas al director de "El Periódico" un fotógrafo aficionado sugiere que en las zonas emblemáticas del Ensanche barcelonés los árboles deberían ser retirados para que el caballero y los turistas que visitan la ciudad puedan disparar sus cámaras sin que impidan la visión de las fachadas de los edificios.
    Hace ya dos años yo me vi en una tesitura parecida pero la diferencia fue, es, que lo que me molesta a mi son las banderolas publicitarias que cuelgan de las farolas de alumbrado. En un paseo por esas calles representativas es imposible fotografiar nada sin que en medio esté ese spam infame, "adornando" el paisaje de esa manera rídicula.
    Además de su experiencia con los cedros de su patio, yo tengo una lista larga de episodios semejantes, por eso ayer me atreví a hablar de una "cultura" generalizada de rechazo al árbol y planta.
    Tal como están las cosas reniego de mi origen. Esta ciudad y sus gentes son algo inmundo, y pido disculpas si ofendo a alguien al enunciarlo.

    Comentado por: playboy el 21/5/2008 a las 11:10

  • Playboy

    Cierto. Una de las razones por la que compré la casa donde ahora vivo es por los patios traseros, eran un auténtico oasis en medio de la ciudad. Pero la propietaria de la mitad del oasis era una mujer mayor que murió al poco tiempo. El nuevo propietario hizo una residencia y un día, sí, en un día corto todos los cedros. Cuando llegué por la tarde el desierto me dejó sin respiración. Me presenté inmediatamente y la respuesta es que no era asunto mío y que tralala...En fin, que fui al miserable ayuntamiento de mi ciudad y me dijeron que tenían permiso para hacer una rampa para sillas de rueda ¿?, y por tanto, fuera árboles. Ahora los ancianos tienen un gran solarium con rampa y sin ninguna aguja de cedro en el suelo. Todo limpio y saludable, sin sombra y sin pájaros.

    Comentado por: el decimotercero el 20/5/2008 a las 17:56

  • En Mercabarna, llamémosla así pues Barcelona ya no existe, los árboles y la vegetación son un puro asunto decorativo de quita y pon según intereses coyunturales y económicos. Si se ha de llevar a cabo no sé qué maniobra de reforma, especulativa por supuesto, y hay árboles por medio, se cortan, después se reemplazan por otros nuevos, y todos tan anchos.
    Por otro lado los responsables de "Parcs i Jardins" ni se preocupan de supervisar una poda hecha con un mínimo de conocimiento. En la entrada de la entidad donde trabajo había seis chopos, y digo había porque cuatro de ellos siguen ahí pero muertos. Hace unos tres años los podaron de forma evidentemente inepta y de los seis, esos cuatros no la soportaron. ¿A alguien se le ha ocurrido denunciar o simplemente mencionar la cuestión?. A nadie.
    Menos mal que no tocaron los ocho restantes de la parte de atrás, que están estupendos ahora mismo, ya que los dos que sobrevivieron dan pena.
    Por otro lado existe ya una "cultura" generalizada de rechazo al árbol y la planta porque según parece "ensucian" cuando sus hojas y flores se secan y por lo tanto resultan muy molestos.
    Este país y su gente son una mierda pinchá en un palo, ... y me quedo tan ancho al decirlo, discúlpenme.

    Comentado por: playboy el 20/5/2008 a las 16:23

  • Responsabilidad ideológica y religión

    La responsabilidad de la ideología es algo que nos ha dejado en herencia, magna herencia, el siglo pasado. Ya no somos más, no debemos ser inocentes muchacuelos sobre estos menesteres. El siglo veinte resultó el colofón, la mayoría de edad en cuestiones político ideológicas. Hoy, en este siglo, el defender una u otra postura en estos términos debe conllevar la acatación de unos deberes, la asunción de la 'responsabilidad de la ideología' que se defiende en foros políticos. Esto es, se debe asumir la ideología y su genealogía, así como sus consecuentes prácticos, 'realizados' o 'pretendidos', realizables y pretendibles en la historia. Digo que hoy, pongamos un ejemplo, sin duda tendencioso, afinidades electivas que tiene uno, no se puede ser comunista sin ser responsable, sin asumir la responsabilidad, me atrevería a decir la 'culpa', si no tuviera ciertas connotaciones crstianas, de serlo. La ideología no vive en el mundo de las Ideas políticas, aséptico y profiláctico, sino que se hizo carne en éste de variadas maneras 'materiales', luego el ser de un partido o tener pensamientos políticos definidos debe conllevar responsabilidad 'por serlo' o 'tenerlos'.
    Esto no es más que la asumir de forma más o menos implícita una ética transideológica, algo que vale más que la propia 'etica particular de la ideológía', refugio de vagos y maleantes si se pretende esgrimir, esta ética, como argumentación en el mundo en el que vivimos. Pero un ética de este signo ha de tener como punto ultimo, como anclaje a la propia transcendencia, es decir, un anclaje transmundano...luego concluyo que es la religión (lato sensu) el único ámbito que le queda al hombre si pretende guiarse de forma ética; es cierto, que la filosofía, sobre todo del siglo 19, trató a la religión (la cristiana principalmente pues que me refiero a la filosofía llamada occidental) como ahora se debe tratar a la propia ideología; pero el asunto estaba en que la crítica era fundamentalmente histórica o mundana. Se apelaba, se llamaba la atención del burgués ilustrado sobre las 'contradicciones' de la religión y a su actuar en el mundo como una influencia nefasta incluso. La religión era el opio el pueblo. Esta crítica sirvió para pasar el 'testigo de la inocencia' a una cierta filosofía y a una cierta política o forma de entender la política...pero eso ya pasó y la edad de la inocencia pasó también, con lo cual, queda el sentimiento de un ética superior subyacente ( ¿quizá cristalizada, petrificada en esos engendros como fueron y son la sociedad de naciones, la onu, los derechos universales del hombre...? )que por si sola no se localiza en ningún lado que no sea una ontología 'transcendente'. Por tanto, encarado (a veces, muy a menudo mal encarado) de nuevo con la religión el hombre moderno debe o asumir una especie de meta-física (tá metá tá phisiká) o derruir los últimos cimientos del edificio moral que construyó a lo largo de la historia. Díficil asunto éste y encrucijada decisiva, pues se des-valoriza a la religión, se a-teiza más el Hombre pero se enfrenta a su vez a ella, casi ineluctablemente, claro, siempre que no se tengan modales y hábitos suficientemente rufianescos, como posible propia 'Salvación óntológica' de su ser moral, diría yo...veremos como lo resuelven...los años.

    saludos

    Comentado por: vic el 20/5/2008 a las 09:30

  • ....Y te encuentro a ti. Te recuerdo. ¿Quien eres? Tú me estás matando, tú me haces bien... Eres mi vida. ¿Cómo pude dudar que esta ciudad estuviera hecha a la medida del amor? ¿Cómo pude dudar que estuvieras hecho a la medida de mi propio cuerpo? Me gustas... Qué acontecimiento... Me gustas... Qué lentitud, de pronto. Qué dulzura. Tú no puedes saber... Me estás matando... Me haces bien... Me estás matando... Eres mi vida. Tengo tiempo de sobra. Te lo suplico... Devórame. Defórmame hasta la fealdad. ¿Por qué no tú? ¿Por qué no tú en esta ciudad y en esta noche tan semejante a las demás que se confunde con ellas? Te lo suplico.......



    'Hiroshima Mon Amour'



    Resnais / Duras

    Comentado por: el octavo el 20/5/2008 a las 08:06

  • un día tiene 24 horas, cada hora tiene 60 minutos y cada minuto, 60 segundos. cada día la tierra da un giro o revolución sobre sí misma, mientras, como quien no quiere la cosa, gira alrededor del sol, y tardará un año terrestre en dar una vuelta a esta estrella del montón, de aquí que la observación "hace años que no nos vemos" sea un circumloquio, pero es como la inflación interanual, que se puede contar de febrero a febrero.
    pío moa es un terrícola como tantos otros, ni más ni menos. incluso en españa.

    Comentado por: tac totalitario el 19/5/2008 a las 15:18

  • ¿quién es pío moa? y, sobretodo, ¿cuál es su relación con los huevos KINDLE?

    Comentado por: impío moahmed el 19/5/2008 a las 15:04

  • La libertad de expresión, señores, nos compete a todos, y el ataque que ha sufrido Pío Moa es un ataque a todos, excepto los que esconden un tic totalitario bajos sus pomposas y vacías declaraciones.

    Comentado por: siboney el 19/5/2008 a las 13:39

  • Bueno, desde hace mucho se sabía que proteger esto o lo otro servía para disparar salvajemente su precio. (También sirve prohibirlo, como ciertas sustancias ilegales de consumo masivo.)Como tanta promoción y protección de nuestra identidad, historia, lengua, etc y demás; también pertenecen a esta capitalización: "patrimonio inmaterial" lo llaman, se los juro. Así se lo pueden vender a los turistas, tanto si vienen de fuera como los del lugar. Tiene sus ventajas: Si no sé quién soy, puedo votar al que sí lo sabe. Seguro que los políticos de rigor sabrán construir una montaña rusa, o un hotel, o unos apartamentos de lujo, con denominación de origen (ahí viene bien la mano de un aquitecto internacional de renombre, con sus prodigiosas síntesis). ¿La prueba? Que la pasta no sale del terruño.

    Comentado por: julianolapostata el 19/5/2008 a las 13:13

  • Tristemente es lo de siempre: en cuanto la burguesía catalana ve una posibilidad de hacer dinero, convierte a sus políticos en implacables apisonadoras. En Barcelona, a la tala de árboles del Tibidabo hay que sumar la barbaridad que los amos del Palau de la Música pretenden cometer en la calle de Sant Pere Més Alt con absoluta impunidad. Qué digo, peor aún, con la más beocia complicidad del ayuntamiento. Todo para forrarse con la construcción de un hotel de lujo que, además, si no funciona, podrá venderse dividido en apartamentos en poco más de diez años.

    Lo más alucinante es que para ello van a tirar como mínimo un edificio protegido que además pertenece a un colegio, para lo cual han tenido que recalificar los terrenos y desproteger el edificio. Sensacional: protegen un edificio y después, cuando pueden forrarse tirándolo, lo desprotegen.

    Comentado por: Ozón el 19/5/2008 a las 10:54

  • EL

    Tú no has visto nada en Hiroshima. Nada.

    ELLA

    He visto todo, todo... también el hospital, estoy segura. El hospital existe en Hiroshima. Imposible no verlo.

    EL

    No has visto ningún hospital en Hiroshima. Tu no has visto nada en Hiroshima.

    ELLA

    Cuatro veces, en el museo.

    EL

    ¿Qué museo en Hiroshima?

    ELLA

    Cuatro veces en el museo de Hiroshima, he visto pasear a la gente, pensativa, entre las fotografías y las maquetas, a falta de otra cosa. Las explicaciones, a falta de otra cosa. Cuatro veces en el Museo de Hiroshima he observado a la gente, a mí misma, pensativa. El hierro... el hierro quemado, vulnerable como la carne. Cápsulas como flores... ¿quién lo hubiera pensado? Pieles humanas flotando, sobreviviendo... conservando aún la frescura de sus sentimientos.Piedras... piedras quemadas... piedras destrozadas. Cabelleras anónimas de las mujeres de Hiroshima, que habían perdido totalmente a la mañana al despertarse. Sentí mucho calor en la Plaza de la Paz. Diez mil grados en la Plaza de la Paz. Yo lo sé. La temperatura del sol en la Plaza de la Paz. ¿Cómo ignorarlo? La hierba, así de simple.

    EL

    Tú no has visto nada en Hiroshima. Nada.

    'Hiroshima Mon Amour'



    Resnais / Duras

    Comentado por: el segundo el 19/5/2008 a las 10:35

  • ay!,... verde que te quiero verde....

    Y yo me iré ( los muertos de hiroshima y nosotros mismos). Y se quedarán los pájaros cantando ( cualquier tipo de ave, volátil o no);
    y se quedará mi huerto con su verde árbol, ( en este caso el ginkgo referido, claro)
    y con su pozo blanco ( esos 'ruisseaux', venas de la tierra o ese depósito de re-creación vital).

    Azúa en verde clorofila

    Comentado por: vic el 19/5/2008 a las 09:40

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres