PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

Huir del campo de concentración

Neist Point, isla de Skye. Scotland

Neist Point, isla de Skye. Scotland.

El viaje se ha hecho ineludible. Millones de personas ocupan su ocio con esa vía de escape para aliviar la tortura urbana. Sin embargo los lugares insignes son ratoneras. Ir a Florencia o a la Costa Brava supone topar con el mismo ajetreo, estruendo, masificación y abuso del que queremos huir. Se impone la inventiva.

Algunos, como Jesús del Campo, viven fugas de intensa imaginación a lugares en los que nadie repara, pero son viveros de imágenes para el experto. Son viajes poéticos, más temporales que espaciales. Otros, como Robert Macfarlane, nos revelan preciosas zonas impenetrables aunque están a pocos kilómetros de la metrópoli. Son viajes radicalmente físicos.

/upload/fotos/blogs_entradas/naturaleza_virgen_promo_med.jpgEn "Naturaleza virgen" (Alba) este profesor de Oxford cuenta su pasión por las escasas áreas inaccesibles que quedan en Gran Bretaña, el país europeo más densamente poblado y en donde, aparte del paisaje victoriano que se ha conservado casi por motivos museísticos, la naturaleza salvaje ya ha desaparecido. Viajes nocturnos, en pleno invierno, a los fundidos glaciares escoceses. A marismas y turberas donde la bota se hunde hasta el tobillo. A cañadas desiertas desde hace medio siglo, hoy trenzadas de maleza y casi impracticables. A islas inhóspitas del septentrión británico. A los abruptos acantilados irlandeses.

Macfarlane se baña en gélidos ríos galeses, duerme acurrucado entre peñascos mientras cae la tempestad, escala en pleno invierno cimas de hielo petrificado. Y además del intenso placer corporal, se deleita en el detalle: el plumaje de un búho, el culantrillo de un pozo, los insectos bajo la corteza de un álamo muerto, las huellas del chorlito, la caliza arañada por la erosión. Macfarlane enseña a viajar por la oscuridad y lo invisible.

Lo tendría más fácil en España donde quedan tantos lugares que nadie ha vuelto a pisar desde que fueron abandonados por los trashumantes: la ruina del mundo agrícola ha creado admirables zonas salvajes a unas horas de muchas capitales. Por poco tiempo. Políticos delirantes quieren poner casinos en el desierto de Los Monegros.

Artículo publicado en: El Periódico, 3 de mayo de 2008.

[Publicado el 07/5/2008 a las 05:00]

Compartir:

Comentarios (28)

  • Por suerte lo de los Monegros resultó una estafa a políticos poco perspicaces.
    En cuanto a la destrucción de la costa mediterránea: le queda poco. Vas a añorar a los turistas. Muy pronto podremos ir y ocupar lo que nos guste: cuando dejen de ir turistas y en vez lleguen barcos de africanos armados a guerra.
    Le doy cinco años. Pero como me equivoco a menudo, esto se acelera mucho, serán menos.
    Sin problema: tengo buena puntería.
    Pero como en algún momento necesitaré dormir necesito una compañera que haga guardia y avise cuando lleguen los almohades y los caballeros zenetes.

    Comentado por: Armando Gascón Lozano el 12/5/2008 a las 02:57

  • Malrollo,

    esperaremos a comentar; mientras este texto da para mucho, pero posiblemente sea más personal.

    Comentado por: vigésimo segundo el 11/5/2008 a las 08:19

  • traGHetti, uf!

    Comentado por: Sebas Topol el 10/5/2008 a las 17:40

  • las voces de la melopea y la cubertería regurgitada

    Comentado por: me cago en tu puta madre el 10/5/2008 a las 16:46

  • las voces de la gonorrea y la sinapsis oxigenada

    Comentado por: me cago en tu puta madre el 10/5/2008 a las 16:45

  • las voces del algoritmo y la pedorrera anquilosada

    Comentado por: me cago en tu puta madre el 10/5/2008 a las 16:45

  • las voces de la alopecia y la coalición balbuceada

    Comentado por: me cago en tu puta madre el 10/5/2008 a las 16:44

  • las voces de la censura y la aquiescencia vertebrada

    Comentado por: me cago en tu puta madre el 10/5/2008 a las 16:44

  • las voces de la impostura y la perversión alquitranada

    Comentado por: me cago en tu puta madre el 10/5/2008 a las 16:43

  • He ahí el perro-bomba:

    perro-bomba improcedente que se entromete en el escenario virtual sin saber de que va la función para no significar (¡SIGNIFICAR!) nada más que lo que significa, caso de que signifique algo

    guau guau guau-guau GUAU guau guau guau GUAU GUAU guau-guau-guau guau guau guau-guau GUAU guau guau guau GUAU GUAU GUAU guau-guau-guau ¡¡¡¡BBUUUUUUUUUUUMMMMMMMMBBBBBBB!!!!!!!

    Comentado por: He ahí el perro-bomba el 10/5/2008 a las 16:32

  • Sr. Félix, entiendo su artículo desde el punto de vista que supone vivir en Barcelona. No creo que opinara igual si viviese por el poniente almeriense. El "hombre" en esta zona ha destrozado un paisaje de la forma mas pueril vista, con objeto de la ganancia de unos cuantos. Echele un vistazo al google earth. Desde las alturas uno queda entristecido.

    Comentado por: bumeran el 10/5/2008 a las 14:14

  • Man: bueno, pues resulta que soy pese a todo un hombre, así que ya sé lo que me toca, cerdos, proceded, matad a todos los pobres, pilladlos a todos, ya sabéis, amiguitos, las setenta y dos horas incomunicado sin poder llamar a nadie y sin gafas y bajo mantas infectas y pasando frío y asfixiándome de respirar orines y la cefálea y luego las cárceles y/o los manicomios y a salivear como un perro hasta la siguiente comida etcétera etcétera y sin permisos y en blanco y nada hasta que la realidad se convierta de nuevo en un aguacero sideral o en dos o tres poemas al día, que mía tú pa qué (buuuuuu, buuuuuuuu) qué pastel (¿sí, de verdad que mi niño quiere hacer caca?...)

    Comentado por: man el 09/5/2008 a las 20:12

  • a la sra. Belén,

    pero bueno, yo no soy un premio Cervantes, con lo cual ese cuidado me atañe poco, vamos menos que de costumbre..

    saludos

    Comentado por: vic el 09/5/2008 a las 10:35

  • Pues mira, vic, al menos el hablar del estilo de ferlosio ha servido para que te animases a cuidar más que de costumbre el tuyo. Las cosas que dices lo agradecen.

    Comentado por: belén malrollo el 08/5/2008 a las 19:19

  • Al que se acerque por vez primera a los textos que el sr. Ferlosio ha escrito en 'sobre la Guerra' sin duda se percatará de ese estilo pedantesco, cosa que el mismo autor ha dicho sobre su forma de escribier en más de una ocasión, yo lo he escuchado, por ejemplo, en una entrevista que hace ya le hiciera Dragó en 'Negro sobre blanco'; también percibirá el lector cierto olorcillo dogmático o hasta incluso sectario, a veces. Del estilo cabe decir que es pedante o pedantesco ( 'un pedantón de espátula y gregüesco' remedando al poeta) porque a mi juicio el sr. Ferlosio da rodeos innecesarios, cansinos, para tratar asuntos de ideas y parece que lo hace queriendo imitar el estilo 'jurídico' del s. Xvi español; el problema es que no estamos ya en el s. Xvi, el texto no es jurídico y la impostura canta...como una prima donna. Ferlosio trata de hacer literatura o ejercicios de estilo con textos ensayísticos y eso aparte de cansar sale poco ameno, poco bien. La fluidez necesaria, requerida que ha de tener el lenguaje para transportar a la idea de cerebro a cerebro se pierde en un engolamiento estilístico, hipotácticamente ejercitado que resulta a la postre un plumón ( y no me refiero al autor), i.e., mucho volumen mas poco peso.
    En cuanto al dogmatismo referido en lo que concierne a la presentación de la idea y la tesis a la que se encamina, ésta viene refrendada por, según mi parecer, una especie de explicitación, ejecución al cabo, del refrán que dice aquello de anteponer el carro a los bueyes, un hysteron proteron más bien retórico que otra cosa resulta al fin de todo ello y timbre dogmatico sin duda. Esto es, Ferlosio no trata de llevarnos por una senda que partiendo de las premisas llegue a una conclusión al menos que en apariencia él no hubiese llegado ya, que sería lo deseable cuando se escribe ensayo, aunque esto sea un mero recurso estilítico, claro, es de agradecer que se presente la cosa como en una novela de detectives, por contra, parece que fuerza la cosa y trata de 'adendar' argumentos (que por otro lado son a veces meramente heurísticos o particulares, lo que se llamaba enstasis) a una conclusión propia ya aceptada como suficiente e incluso, me atrevo, verdadera. Esto es obvio y canta tanto que el propio autor deja caer un 'me doy cuenta, sr. lector, del molino y la hostia', en ese texto que se titula 'Ordalía' y en fin en otros como el de la moral ecuménica...y damás...pasénse por el libro...

    saludos

    P.S.: sobre el fascismo o nazismo: bueno, estos son una excrecencia de la clase media...

    Comentado por: vic el 08/5/2008 a las 09:54

  • Juliao

    De acuerdo con esa descripción de masa. Nadie niega la capacidad de esos átomos a pensar que son únicos, aunque participen en atascos monumentales en las entradas de pueblos costeros, aunque sean un zombie más en la Rambla o en Rialto, aunque se traguen debates políticos o sobre medio ambiente a las 2 de la madrugada en la2…Me creo que se deben sentir únicos y excepcionales.

    Algo importante que enseñan los clásicos es lo parecido o igual que somos todos, todos somos Otelo, todos somos Macbeth…negarlo sería salirse del discurso racional. Pero llevar esa igualdad a otros niveles es simplemente fascista. A cierta edad hay que saber que uno nunca votaría a Hitler (compararlo con Berlusconi chirría, cuando su antecesor, siempre esa izquierda callada y silenciada, proponía y ejecutaba expulsión masiva de ladrones inmigrantes). Está tan bellamente escrito que permítanme copiar-pegar lo que tanto me cuesta expresar:

    El buen sentido es lo que mejor repartido está entre todo el mundo, pues cada cual piensa que posee tan buena provisión de él, que aun los más descontentadizos respecto a cualquier otra cosa, no suelen apetecer más del que ya tienen. En lo cual no es verosímil que todos se engañen, sino que más bien esto demuestra que la facultad de juzgar y distinguir lo verdadero de lo falso, que es propiamente lo que llamamos buen sentido o razón, es naturalmente igual en todos los hombres; y, por lo tanto, que la diversidad de nuestras opiniones no proviene de que unos sean más razonables que otros, sino tan sólo de que dirigimos nuestros pensamientos por derroteros diferentes y no consideramos las mismas cosas. No basta, en efecto, tener el ingenio bueno; lo principal es aplicarlo bien.

    Discurso del método, Descartes.

    Comentado por: el decimocuarto el 08/5/2008 a las 08:23

  • Juliaolapostata,
    Me lo creo todo lo que ha dicho usted.

    Comentado por: el que tó se lo c ree el 08/5/2008 a las 07:11

  • Cuando se trata de hablar de las masas, me quedo con García Calvo: las masas se componen de individuos, muy únicos, personales e intransferibles ellos, que abominan todos y cada uno de las masas. Cada átomo de una masa turística esta convencido de ser el único que va por su cuenta, que no es un borrego. Lo mismo en el caso de las masas automovilizadas (cada uno sabe adónde va,lo que pasa es que el resto del parque, idiotas sin remedio, se obstina en convertir cualquier desplazamiento en un atasco), televidentes (yo creo mi propia programación (y me la creo)), etc.
    El asunto es que viviendo en un campo de concentración, se hace difícil escapar de esta dicotomía; mil veces se ha dicho que dentro del campo de concentración lo común es asumir la ideología de los guardianes, sentir que ellos no sólo son los más fuertes sino que también tienen razón. Otras formas de pensar se hace cada vez más inconcebibles, a menos que uno se rinda a fantasías teológicas. Pero es asunto de vida o muerte, de ello depende que podamos escapar del campo. ¿Escapa en realidad el individuo, masoquista, jungueriano, héroe de aventuras de suplemento dominical?Posiblemente todo lo contrario.
    Ojo con abominar de las masas mientras seamos individuos. Recordemos que es la gente como nosotros la que vota un buen día a Hitler o a Berlusconi sólo por odio a la "mediocridad imperante", la que llena de ganas de joder a la masa que le atosiga abraza el cinismo y la irracionalidad...

    Comentado por: juliaolapostata el 07/5/2008 a las 22:14

  • Pozo

    Todo depende del aguante de cada uno, y de las tragaderas. Si a uno no le importa hacer cola para todo, no le importa oir niños gritando en el pase de un video de una exposición, a modo de guardería, no le importa oir por cercania inevitable las conversaciones sobre el nivel de flujo del periodo de la hembra humana situada inevitablemente al lado,...Uno se puede poner tapones, o puede quedarse en casa si tiene poco agaunte, que como yo no disfruta ni sabe ver lo esencial y bello por lo superficial y chusco que le rodea.

    Libremente me quedo en casa, vale, pero eso de democratización de la cultura, perdóneme, pero querrá decir democratización de los billetes de avión, de los precios de los hoteles, etc...no se crea que esa masa amorfa le interesa lo más mínimo los mosaicos dorados de San Marcos...

    Comentado por: el undécimo el 07/5/2008 a las 16:17

  • ...precioso viaje, y me ha recordado Ud una planta que tenía mi abuela en sus macetas "el culantrillo de un pozo", muy fràgil, necesitada de mucha humedad, de troncos y ramas muy negros, duros y finos y unas hojillas finas temblorosas, pequeñas y livianas...

    Comentado por: maite el 07/5/2008 a las 14:36

  • Don Félix, difícil disyuntiva la que propone. No podemos salir de casa, todo está empetado de ‘guiris’. Pero, quizás, sea peor quedarnos ‘encerrados en un solo juguete’.
    Todas esas quejas, tienen pese a su evidencia democrática, un tufo aristocratizante y elitista, a lo Ortega y sus molestas masas. También, tempranamente, el selecto D´Ors se quejaba de que ya en Venecia en 1905 había mucha gente en los alrededores, que limitaban la visión del campanile o de la riva.
    Estas cuestiones son el peaje que pagamos por el desarrollo técnico y por la democratización creciente de los bienes culturales. Aunque sean cuestiones que interesen poco en África, por ejemplo, y preocupen más en algunas tertulias de las sociedades del bienestar. Aquí la opción e la muerte en la guerra tribal o la muerte en el cayuco, camino de Lanzarote.
    A nosotros nos queda la opción de morir de éxito o morir de aburrimiento. Elijan ustedes.
    También los hospitales aparecen saturados de pacientes (fíjese la génesis del que espera con paciencia su turno medicalizado), pero no renunciamos a su ayuda.
    Abominamos de las aglomeraciones a destiempo. Pero estamos de lleno dentro de ellas.

    Comentado por: El Pozo y el Numa el 07/5/2008 a las 12:03

  • vaya, vic, se me adelantó.

    Comentado por: el octavo el 07/5/2008 a las 11:42

  • Juliano...

    No tenga la piel tan fina. Si todos hablaran un inglés como el suyo y llevaran bolsas de librerías, seguro que embellecerían las ciudades y no perturbarían la visita a San Marcos con shorts y gafas de sol.

    En las fotos es fácil evitar a la nauseabunda marea gris de colorines: simplemente señale con gesto impresionado hacia cualquier sitio, como por arte de magia el rebaño se desplazará lo justo para poder enfocar y lograr un buen encuadre.

    Comentado por: el sexto el 07/5/2008 a las 11:41

  • desliz de ayer noche:
    no huysmans ciertamente sino el barón Haussmann...por cierto los dos igual de peligrosos...es que llevo y traigo una antología del decadentismo (ed. Caja Negra)y...lapsus calami

    saludos

    Comentado por: vic el 07/5/2008 a las 11:36

  • querido azúa, aconséjanos libros no lugares, por favor. Vals no será lo mismo despues de tu artículo.

    Comentado por: eva amo ramirez de aguilera el 07/5/2008 a las 11:30

  • Basta ya de ofender. Será porque no voy a dar conferencias ni a visitar segunda o tercera vivienda, pero cuando visito París o Londres, por mucho que vaya cargado de bolsas de las mejores librerías, y no obstante mi impecable pronunciación, las viejecillas y los camareros se empeñan en tratarme como un turista. Y sólo me paso por la National Gallery y el Musée d'Orsay si el director o John Berger me acompan. Antes al menos destacaba entre los japoneses, pero ahora me toman por un inmigrante norteafricano... La pena es que esto también me pasa en mi ciudad. Y sospecho que también en cualquier otra.
    Pues nada, a llevar con orgullo mi condición de judío alemán, de turista permanentemente endomingado.
    Qué curiosas metamorfosis las del esnobismo. Espero no estropearles las fotos a los estetas con mi gris existencia.

    Comentado por: julianolapostata el 07/5/2008 a las 10:52

  • "la ruina del mundo agrícola ha creado admirables zonas salvajes a unas horas de muchas capitales."

    Hay zonas que gracias al resurgir de la agricultura se han convertido en maravillosos paisajes acariciados por la mano aterciopelada de nuevos hombres sabios.

    Comentado por: el tercero el 07/5/2008 a las 09:27

  • "...se baña en gélidos ríos galeses, duerme acurrucado entre peñascos mientras cae la tempestad, escala en pleno invierno cimas de hielo petrificado".

    Suerte que el esfuerzo en nuestra sociedad se entiende como castigo y no como liberación.

    Comentado por: el segundo el 07/5/2008 a las 09:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres