PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

Un artista de la brocha

Con los pisos que uno habita sucede como con el cerebro en el que uno vive, que se gastan y todo el mundo se da cuenta, pero el último en percatarse es el inquilino. Pude comprobarlo el otro día, al ordenar un montón de papeles entre los que venían unos apuntes de seminario.

El 20 de marzo de 1996 había anotado yo, de la boca de Javier Echeverría, que “el nuevo método, la apagoge, reduce problemas complejos a problemas simples, por ejemplo el problema de la duplicación del cubo resuelto mediante las medias proporcionales (figuras mecánicas)”. Juro ante Dios que no tengo ni la menor idea de lo que este párrafo significa, aunque estoy persuadido de que es de primero de bachillerato.

Exagero un poco. Si me pongo, lo descifro, pero lo que me llama la atención es cómo se me ha oscurecido el cerebro en unos diez años. Sin duda, es ello evidente para cualquiera con quien tenga yo trato, pero no lo es para mí. Me miro el cerebro (le envío mensajes positivos) y me parece a mí el mismo de siempre. No lo es, desdichadamente. Desconchados, nidos de roña, telarañas, raspaduras, golpes, en fin, la señales del uso han de darse tanto en el automóvil como en el seso.

Y así pasaba también con la casa donde vivo, que yo la veía como siempre, pero las visitas ponían caras cada vez más horrorizadas. Hasta que un día, al término de unas breves obras, la situación se hizo imposible porque me pareció advertir unas risas mal disimuladas entre gente de alto standing, y eso sí que no. Decidí pintar.

Como si Hermes me hubiera escuchado, pegadas a la anunciadora de la esquina (un mamotreto en el que mi ayuntamiento exhibe carteles diseñados por un lobotomizado con enchufe) venían las sólitas tiritas con un teléfono y el mensaje: “Pintor con antecedentes, para trabajos suntuosos”. Arranqué uno de los apéndices y llamé sin dilación. Quedamos para el presupuesto.

El pintor, hombre de unos treinta y pico de años, debía de creer que a la hora de encargar trabajos artísticos el aspecto es relevante, así que vino vestido de pintor, a saber, con un mono blanco inmaculado, gorra blanca de visera, blancas zapatillas de tenis y una bellísima placa cosida en el pecho con la leyenda: “Per aspera ad astram”.

Aunque, dado su aspecto postinero, ya había decidido contratarle, comenzó la inspección pre-presupuestaria con paso majestuoso. En todas y cada una de las habitaciones su comentario tomaba ricas entonaciones líricas.

-En este hermoso espacio habría que poner dos colores, digo yo. Crema de castaña y humo, por ejemplo, como un antiguo De Soto, ¿me entiende el caballero?

Aunque una y otra vez le decía yo que no, que ni soñarlo, que blanco y se acabó, y eso se repitió sin descanso, él no cejaba.

-¡Ah, un monumento a la moderna higiene! (esto era en el baño, que mide cinco metros cuadrados) Aquí va a permitirme que le demos dos manos, una de azul ultramarino para la estancia misma, y en el techo, azul Inmaculada.

Como yo había agotado ya toda capacidad de negación y creyéndome el artista más empecinado de lo que en realidad soy, se dirigió a Eva teniéndola, pobre ingenuo, por más dúctil y asequible al halago.

-¡Luz, luminosidad, sinónimo de sabiduría, como bien ilustra el epitafio de Goethe, “luz, más luz”, según dijo cuando corrían una cortina! Vamos a usar aquí (era el aseo) un amarillo budista zen cortado de azafrán...

-Blanco.

-¿Blanco, señora?

-Blanco.

Salió de la casa muy disgustado y maltrecho. Al día siguiente me dejó el presupuesto en el buzón y era de varios millones de pesetas. Cuando le llamé para decirle que como mucho doscientas mil me contestó, casi sin pausa, “de acuerdo, había que intentarlo”, y quedamos al otro día para hacer un plan de trabajo y coger las llaves.

Cuando llegó, traía dos ejemplares del “Hola!”.

-Observe, admirado cliente: la gente de mayor alcurnia usa el color, hoy día se usa el color, es algo moderno y democrático, las estrellas de la televisión y del fútbol así como cirujanos mundialmente conocidos, pilotos de Iberia y otros intelectuales solidarios, ponen siempre dos colores en sus salones.

-Blanco, Luís, blanco.

Su rostro indicaba el profundo dolor que le causaba no poder llevar a cabo un trabajo rigurosamente artístico, algo que pudiera competir con las bellezas habitacionales de Joselín de Ubrique. Pensé en el dolor intenso de los arquitectos en su lucha con los clientes, la angustia de los innovadores contra la burguesía, Soutine destruido por la incomprensión y el alcohol, y como siempre, cedí.

-Bueno, pongamos dos colores en el aseo.

No me besó la mano porque la retiré como un resorte. Con un entusiasmo infantil se despidió alzando un brazo, como si saludara a la multitud.

-¡Sabía yo que usted era un hombre adelantado a su tiempo! ¡Tanto libro ha de haber servido para algo!

[Publicado el 15/11/2006 a las 08:56]

Compartir:

Comentarios (81)

  • Felix

    Comentado por: Fouad el 05/9/2007 a las 17:12

  • "un sabio dijo que si realmente nos hubiera creado un Dios bondadoso habría planeado la vida del humano totalmente del revés"...cuando no se cree,la necedad no tiene tapones.El mundo al revés:las plantas comienzan por la flor,los padres vienen de los hijos ,el pasado del futuro...todas estas necedades se oyen a diario.El gaymonio,la vuelta a los grandes simios.Parece mentira que tan buenos escritores,embasen necedades

    Comentado por: secundino el 05/12/2006 a las 14:38

  • "Camino cap endavant, però amb el dit assenyalo la meva màscara, que m'he posat com un actor que decideix fer el pallasso..."

    Roland Barthes

    Comentado por: Roi el 16/11/2006 a las 09:56

  • Así fue..., es..., podría ser...
    ¡Ojalá!

    Comentado por: Hell Roi el 16/11/2006 a las 09:28

  • Invitada por la mención de Jo tía, me acerco a ver el archivo de Septiembre, en que esta servidora se encontraba de vacaciones, y en una nube ahora disuelta.
    Voy allí y me encuentro un blog envidiablemente encantador, menos prolífico pero mucho más sereno.
    Espero no ser yo quien ha venido a desquiciarlo. No es que ahora esté mal, simplemente lo encuentro un poco más delirante, más 'cada uno a su chifladura', menos comunitario.
    Una siempre tiene esa manía, como en aquella escena de Stardust Memories (Woody allen): una cámara subjetiva, desde un autobús en blanco y negro, ve el autobús de enfrente cargado de color y de personas felices; pero cuando la cámara se cambia al otro autobús, éste se vuelve en blanco y negro y siempre es en el de enfrente donde reina la alegría...

    Buenos días a todos/as.

    Comentado por: provoqueen el 16/11/2006 a las 08:48

  • No cite las divagaciones de los contertulios/as, que no tiene gracia... vaya que si no tiene; ni siquiera para usted, piénselo, piénselo...
    ¡piénselo!

    Comentado por: Hell Roi el 16/11/2006 a las 07:51

  • entrañablemente antropológica su entrada...Por lo que me tocaBozena
    -Pétalo
    -brochagorda[--->](recta, por supuesto)
    en la furgoneta pues
    en una furgoneta llena de herramientas de obra

    (¿desde? ¿por? ¿tras?)

    Comentado por: Ctrl+C/Ctrl+V el 16/11/2006 a las 01:53

  • @ Jo tía:
    enigmática, entrañablemente antropológica su entrada...
    ¡Gracias! Por lo que me toca: también he trabajado con estas manos y he soportado a los jefes en su ambigua cualidad de monstruos hiératicos y abobados; quizá creyendo ellos que nosotros éramos, o somos, los bobos...
    (Eximo a don Félix de esa estratigrafía de la división del trabajo, su caso es, menos mal, saludablemente otro...)

    Comentado por: Elroy el 15/11/2006 a las 23:11

  • Este artículo me recuerda el del día 06/09/06 titulado indolentemente: Leer o no leer, that is the question. Allí los obreros aparecían como unos brutos contemplados por los ojos indulgentes y risueños de Don Félix. El pintor brochagorda de hoy, sin embargo, se comporta como un artista convencional, es decir, como cualquiera. Pero la respuesta es la misma.

    Lo que dijo el pintor brochagorda: Y esto ocurre cada vez que visitamos la casa de un sabio, eso ocurre; tenemos que fingir y representar ese papel, no porque nos agrade especialmente perder el tiempo, sino para que el sabio, advirtiendo nuestra educación y nuestra cultura, se vea de pronto como enaltecido y encumbrado al reconocer esas citas tan meditadas, y llegue a la conclusión de que lo suyo sí, lo suyo valió la pena. Lo cierto es que todo este fingimiento lo hacemos por interés, pues todos los sabios acaban llamándonos de nuevo para trabajos que en realidad, con un poco de voluntad, podrían hacer ellos mismos, se ve que odian sus propias manos. Yo creo que en el fondo nos consideran unos ladrones, por eso no se apartan de nosotros y se quedan ahí, pensando, mirándonos como si fuésemos animales exóticos ( ¿ qué comerá esta gente?, ¿ se trata de obreros de verdad o son una especie de híbridos de caballo y burra?, ¿ me devorarán si me acerco demasiado?, ¿ dónde viven?, ¿ es cierto que comprenden el lenguaje humano? ¿ y cómo es que estas gentes tan graciosas saben leer y citar latinajos con tanto donaire?).
    Usted siga bien y con esos artículos tan bonitos. Más cemento.

    Un saludo a Pétalo, Cactus y Burbuja.

    Comentado por: jo tía el 15/11/2006 a las 21:49

  • "PATA PALO"

    Rafael Amador y Kiko Veneno



    Pata palo es un pirata malo

    que come pulpo crudo

    y bebe agua del mar.

    De momento, se le presenta un barco,

    le tira un salivazo

    y lo hace naufragar.

    Tiene una pata de palo

    y tiene una joroba:

    se parece al Monte Gurugú.

    *Por la baranda, chim-chim-chim-pún.

    Pata palo es un pirata raro,

    que sin leer tebeos

    no puede actuar.

    De momento, le entra un sentimiento,

    se tira en una charca

    y se pone a navegar.

    Tiene un pata de palo

    que no es ni de palo:

    es de aluminio del Japón.

    *Por la baranda, chim-chim-chim-pún

    dedicadoa a VELARDE E HIJA

    Comentado por: javier krahe el 15/11/2006 a las 21:40

  • @provoqueen& Krahe:
    Me sacan ustedes los colores.....
    En fin, no nos desviemos que este es el blog de D. Felix.
    ( yo también le admiro desde hace muchos muchos años, Señor Krahe, y el primer disco de Veneno fue la banda sonora de mi adolescencia.... mi hija de tres años suele cantar Pata Palo cuando viajamos en bicicleta)

    Comentado por: Velarde el 15/11/2006 a las 21:34

  • Yo tambien creo que VELARDE es entrañable y sus dibujos son buenisimos , tiene algo que me recuerda a las canciones de KIKO VENENO , no se si le gusta este gran musico , pero tanto los dibujos como las canciones tienen un toque de cotidianidad apacible , de aquellas personas que sabe que hay problemas pero que su espiritu son parte de la solución .

    Comentado por: javier krahe el 15/11/2006 a las 21:17

  • @Velarde

    Hace un momento me he estado entreteniendo en ver su página web.
    ¿Sabe mi conclusión? Creo es usted una persona muy entrañable. Compone usted un mundo muy tierno.
    Ya me imaginaba algo, sólo de leerle cada semana en "Amigas...".
    Siempre he pensado que un caballero que comprende tan bien el mundo de las mujeres no puede ser más que una buenísima persona.
    Sus dibujos de tapas me han dado hambre, no he tenido mas remedio que abrirme una cerveza.
    A su salud!

    Comentado por: provoqueen el 15/11/2006 a las 21:03

  • Usté, Bozena, kivocarse: io, esh deshir Yo, ser siempre Otrrooooho!

    Comentado por: Elroy el 15/11/2006 a las 21:00

  • ¿Ay aqui un tal Helroi?Transmitimos menseje para eltal senor Helroi de parte paciente M.Smolarek.Menseje contienedatos siguientes: "graciajs ajmigo" PacienteM.Smolarek bien, pero hemos amputadopiernas brazos y despues dedecir no seque denanospresoslibertad, tambiencabeza.
    Salud a todas/todos.
    La dirección del centro [--->](recta, por supuesto)

    Comentado por: Dra. Bozena Krzykowski el 15/11/2006 a las 20:28

  • @provoqueen 15:38

    Mi difunto amigo Martin Edmond decía que todo dibujante lleva dentro dosmil dibujos malos; Cuanto antes los eche fuera, antes empezará a dibujar bien....
    Es la misma idea de Punset, solo que con un poco de gracejo Neozelandés.

    Comentado por: Velarde el 15/11/2006 a las 20:11

  • ¿Sabes paredes pintar?
    A la moda, a la moda,
    ¿sabes paredes pintar
    a la moda del lugar?
    Las pinto con el pie,
    a la moda, a la moda,
    las pinto con el pie,
    a la moda del lugar.


    ¿Sabes paredes pintar?
    A la moda, a la moda,
    ¿sabes paredes pintar
    a la moda del lugar?
    Las pinto con el ojo,
    a la moda, a la moda,
    la pinto con el ojo,
    a la moda del lugar.


    ¿Sabes paredes pintar?
    A la moda, a la moda,
    ¿sabes paredes pintar
    a la moda del lugar?
    Las pinto con el dedo,
    a la moda, a la moda,
    la pinto con el dedo,
    a la moda del lugar.


    ¿Sabes paredes pintar?
    Blanco, Luís, blanco
    ¿sabes paredes pintar
    a la moda del lugar?
    Las pinto con la brocha,
    -¿Blanco, señora?
    a la moda, a la moda,
    la pinto con el dedo,
    “Per aspera ad astram”.
    En la casa de Azuá

    Comentado por: Mascarita ¿Me conoces.....? el 15/11/2006 a las 19:26

  • Querido Javier, perdon si el otro día saqué una frase de su contexto. No es que no la hubiera interpretado bien (o eso creo), es que me interesaba tomarla para componer con ella mi "elefante".
    Se que no es un consuelo, pero lo mismo hice con las demás patas. Tambien creo recordar haber señalado algo así como "cada uno esta aportando una clave..."
    No sé si es eso a lo que te refieres.
    Si no, ya me callo, ya.

    Comentado por: provoqueen el 15/11/2006 a las 19:20

  • Javier, buena onda, ya sabes que soy gruñona por naturaleza, y además estoy tan metida en el papel que ya no me sale otro tono. Te invito a unas cañas en el bar de al lado y nos amigamos ¿vale?. Un bico galaico.

    Comentado por: La simpática bloguera el 15/11/2006 a las 18:57

  • Totalmente de acuerdo con usted Javier. Yo trabajo en la construcción y es cierto que a uno el cuerpo que le queda a estas horas no da para mucho. En la construcción hay de todo , es un gremio vertedero dónde va a parar lo mejor de cada casa. Pero que de la misma manera que en el autobús nadie recita a Hesíodo, en la furgoneta pues igual. Sólo los amigos de Azúa recitan a Homero en los taxis.

    Comentado por: tomas el 15/11/2006 a las 18:55

  • Estimado Tipo, usted me suele dejar sin habla... Al hilo de lo que comenta, hay un tipo muy conocido, norteamericano, para más señas, que da clases de inglés por la radio y que suele hacer referencia a la pérdida de capacidades intelectuales. Propias, se entiende. Se da la circunstancia de que es un erudito con una mente veloz como el rayo. Suele dar clases, además e involuntariamente, de español a sus alumnos de inglés, españoles ellos, y también de geografía española, a los mismos alumnos. Es un portento extraordinariamente bien pagado de sí mismo. Pero no importa. Cada lunes, martes o miércoles tenemos que escucharle la misma cantinela: antes mi memoria era prodigiosa y la estoy perdiendo a una velocidad de vértigo. Tiene cincuentaytantos. Cuando le oigo decir eso, comparándome, le partiría un jarrón en la cabeza. Ahora sí, querido Clover, le diría, ahora es posible que tengas un pelín menos de capacidad intelectual...

    Comentado por: Javier el 15/11/2006 a las 18:55

  • ¡Pobre Luis!
    ¡Qué manera más poco sutil de negarle el cromático arte que -sin duda- fluye de (¿desde? ¿por? ¿tras?) sus brochas! ¡Ah, la consuetudinaria incomprensión de (¿a? ¿ante? ¿con? ¿hacia? ¿para?) los artistas gráficos!
    "Blanco". ¡Con lo hermosas que hubiesen quedado esas paredes en amarillo budista zen cortado de azafrán...!

    (Casi parece un postre de restaurante con pretensiones nouvelle cuisine, el colorcito.)

    ((Inenarrable la esquelilla de hoy.))

    Comentado por: Protactínio el 15/11/2006 a las 18:54

  • Querida Simpática, no hay vez que abra el pico y no me de una colleja...

    Por aquí, por este blog, pasó un obrero (sí, o-bre-ro) que, aparte de confiarnos su profesión, se mostró encantado con tanto parloteo. Me hubiera gustado leerle más, porque parecía un tipo interesante, pero se ve que o no tiene tiempo o le aburrimos... Pero los personajes de Azúa, aquellos que esquematiza mejor, los que resultan más simpáticos y esperpénticos, siendo, en general, currantes (como el que ahora me está vendiendo una caja de naranjas, y no es broma), no parecen muy interesados ni en la lectura ni en las disgresiones a todas luces inútiles, que nos traemos por aquí. Inútiles exagerando, porque valen por el solo hecho de considerar que uno tiene conocidos, con naturaleza apenas de ente, que responden, a veces hasta en serio, a las llamadas de uno.

    En fin, querida Simpática (¿observa cómo Provoqueen suele echarme un capote cuando soy reconvenido, generalmente por usted u otra fémina?... He de decir, si me permite, que aunque entes abstractos, cada uno tiene en mi imaginación una cara y hasta un cuerpo), que le aseguro no tener el más mínimo interés por apropiarme de estatus o clases, de clasificar o ser clasificado. Entiendo que es algo meramente instrumental (nos volveríamos locos, si no utilizáramos de vez en cuando estas convenciones). Y usted, licenciada con muchas lecturas, debería tenerlo presente. Si se monta en una furgoneta llena de herramientas de obra, por ejemplo, acompañada por un par de obreros no es muy recomendable hablar en el mismo tono, o ni siquiera de los mismos asuntos, que los que trataría con, pongamos por caso, y ahora ya sentada en un coche, no importa si caro o barato, Azúa, Ortega o Provoqueen, una de mis queridas defensoras que, no obstante, tampoco me interpreta siempre como quisiera.

    Comentado por: Javier el 15/11/2006 a las 18:42

  • Solución al Pasatiempo de ayer.

    Se trata de adivinar el autor:

    "Dicen que vamos a la barbarie. Pluguiera al cielo que esto fuera verdad, porque la barbarie tiene sobre la civilización una ventaja: el ser fecunda; la civilización es estéril. Como estéril que es, nada engendra; mientras que de la barbarie puede afirmarse que ha engendrado a todas las civilizaciones.
    No, no tenemos ni aún el consuelo de caminar en dirección a la barbarie. ¿Dónde están los bárbaros por ventura?"

    Opciones:

    A. Donoso Cortés
    B. Konstandinos Kavafis
    C. Félix de Azúa

    La respuesta es:

    A. Donoso Cortés



    Comentado por: ortega el 15/11/2006 a las 18:21

  • @vic

    Si es una discusión bizantina , es ideal , pues no tiene fin , pero vamos argumentando asi que hasta que nos cansemos hay tema . Me gustaria introducir una idea , el sonido fue antes que la nota ( escrita ) , hay muchos musicos de flamenco o rock que tocan sin saber leer partituras y repiten sus canciones , esa cancion no esta fisicamente en ningun sitio , pero vuelve a nacer en los conciertos .
    Yo canto con mi ritmillo , pero no se nada de musica y mis musicos no tienen las canciones escritas , claro que se podria argumentar que lo que realizo no es musica , pero esto se da en muchos casos .

    Comentado por: javier krahe el 15/11/2006 a las 18:05

  • Hola. Se dice que cuando el tiempo cambia de dirección, y empieza a ser el reloj una cuenta atrás, en esta edad, dicen, que las neuronas que han resistido la gravedad de los años han podido crear nuevos enlaces entre ellas, es decir, que lo que antes eran caminos de cabras son ahora perfectas autopistas y que la frágil hebra que unía la neurona A con la neurona B es ahora una resistente telaraña. Así pues, no se preocupen por su capacidad. Por lo demás, todo es cambio. Puede incluso que la pared siempre haya sido blanca y que fueran tachaduras sobre tachaduras las que la hacían parecer negra. Al final será que la vida era esto, ir lijando capa tras capa hasta el más puro blanco: el alma incorruptible o "Eva" o lo que ustedes aún no saben que saben.

    Comentado por: Tipo de incognito el 15/11/2006 a las 17:48

  • Al sr. Krahe,

    me alegro de no cansarle.
    Si es usted muy 'purista' en esto de las traducciones, cambie 'Hamlet', por 'Hamlet(prima)'= 'Hamlet traducido al español', considerelo una obra si quiere nueva, y cambie lo de que 'no se critica a Shakespeare' por 'no se critica al traductor=creador'. Creo que argumento sigue valiendo.
    Estoy con usted, la idea de una casa no es la casa, sólo digo que 'la casa' (material) existe, como existe la 'idea de la casa' (abstracta), y que la música pertenece a este ámbito abstracto como la lengua. Más lenguaje común, se utiliza la expresión 'ejecutar una pieza musical, una música', no se dice: escucha, la Mutter está creando música, ¡qué bella música crea!.
    Me da la impresión de que estamos inmersos en un a discusión bizantina, pero bueno es una bagatella, una facecia, si quiere, un pasatiempo, al fin,... yo me lo tomo así, ¿no le parece?. Divirtámonos.

    Saludos

    Comentado por: vic el 15/11/2006 a las 17:44

  • ¿Debería dejar el ego a un lado? como le recomiendan de buena fe a Marek el no-polaco. ¿Y el resto de los egos, qué?, no pienso abandonar el mío miestras todos ustedes no dejen el suyo, así de claro.

    Comentado por: La simpática bloguera el 15/11/2006 a las 17:34

  • Comadre, ¿me estás llamando vanidosa? ¿A MIIIIIIIII?

    Comentado por: La simpática bloguera el 15/11/2006 a las 17:28

  • Yo voy a misa -o iba-, pero prefiero aspirar a ser poeta.

    Comentado por: Melody el 15/11/2006 a las 17:26

  • Bonito y entretenido su comentario. Que bien que usted y Eva coincidan en los colores; en mi casa habriamos llegado a las manos. Para los colores soy muy particular. Tengo la suerte de tener un Adan que no se mete en nada de lo que a decoracion se refiera. Cuando me quejo...por su falta de opinion, su respuesta es:"para que la quieres?; cuando algo no me gusta se que en menos de una semana lo cambias sin que yo te diga nada". Un hombre inteligente. Claro son muchos anios, estamos muy compenetrados!.
    Pero si, cuando se tienen muchos libros, para que introducir el color?. El blanco es el adecuado. Y no digamos si tambien tiene ud. buen arte en las paredes, que asi debe ser en su caso. El blanco, siempre el blanco, aun en la casa de mi abuela donde solo habia una mesa camilla y cuatro sillas y...eso si, una colcha como la de la cama de Falla. Sera la autentica?. El dormitorio de Lorca, en la Huerta de San Vicente, es muy parecido. Que poco necesitaban los GENIOS de antano para llegar a la inmortalidad de la que hoy habla Verdu.

    Por favor, no desgasten la palabra "genio", que se han dado muy pocos en la historia. Igual digo con la palabra "artista", "poeta" y
    "santo" (para los que vayan a misa!)

    Comentado por: Chiqui el 15/11/2006 a las 17:18

  • ... sea o no sea...
    (lero lero)
    (...)

    Comentado por: Melody el 15/11/2006 a las 17:13

  • ¡Ha vuelto Pla!
    ¡Plas plas plas! (aplausos).
    Sea no sea el verdadero, o su representación, ya que estamos...

    Comentado por: Elroy el 15/11/2006 a las 17:12

  • Don Marek, chulillo:
    Yo Yo y Yo. ¿Hace usted terapias de esas en las que se paga no sé cuánto por jugar con ese juguete?
    Deje tranquilo a su Yo. Un consejo de amhigho..

    Comentado por: Elroy el 15/11/2006 a las 17:10

  • A la bloguera de las vanidades: ¡Yo si que vanideo-de-de-deo!

    Comentado por: la bloguera ardiente el 15/11/2006 a las 17:09

  • Tas hecho un filósofo Krahe.
    ¡Bieeeen!

    Comentado por: Lito el 15/11/2006 a las 17:07

  • Usted lo ha dicho: "in dubio pro reo..."
    ... más nos vale.

    Comentado por: Elroy el 15/11/2006 a las 17:06

  • A mi no me parió la curvatura del hiperespacio, a mi me rasparon todos ustedes.

    Comentado por: Marek de las curvas el 15/11/2006 a las 17:05

  • Joselín,
    Jesusín,
    ¡asín,
    azín!
    ¿Qué más da,
    cuánto da,
    cómo dijo Diego?
    ¿Será peor lo de Luís?
    ¡Un gazapo-maquinazo-
    teclazo lo da kualkiera!

    Comentado por: Un reo el 15/11/2006 a las 17:05

  • ¿Es posible que el Sr. Azúa haya escrito expresamente mal el nombre de Don Jesulín? Alguien que no sabe cómo se llama el torero es digno de admiración.Y cómo disfruta incluyendo fragmentos en latín, francés, inglés...Qué ser tan prodigioso, siempre en las alturas, o casi. Pero bueno, in dubio pro reo.

    Comentado por: Jesulín el 15/11/2006 a las 16:58

  • @vic

    La idea de casa no es una casa , la idea de musica no es musica . Las idea existen , como tal son reales pero no son la cosa . Hamlet en castellano es Hamlet ? .
    Este tema de hoy es interesante , Azua no tiene la verdad absoluta pero creo que como referencia nos puede servir , supongo que otros autores defienden la postura contraria . La existencia de realidades abstractas no solo me parece digna sino fundamental , es el punto de partida de todo , supongo que quien pinto en atapuerca no tenia el animal posando con lo cual la representacion fue una abstracción .

    Comentado por: javier krahe el 15/11/2006 a las 16:39

  • Don Azúa, ¡hombre!, Luis no lleva tilde.

    Comentado por: Uno que ya estuvo por aquí el 15/11/2006 a las 16:16

  • Al sr. Krahe,

    Me parece que la página es la pag. 220, al menos en el que tengo, además recuerde que es un 'diccionario de autor', no vale el 'argumentum ad verecundiam', aunque provenga del sr. Azúa.
    En cuanto al teatro fíjese que se utiliza la expresión 'representar una obra de teatro', se representa algo que existe antes, en el libro. El lenguaje popular admite que la obra cuando se está representando proviene de otro lugar, ¿algún lugar 'inmutable'?. Si veo dos representaciones de 'Hamlet' y digo que no son la misma cosa, ¿por qué las llamo por el mismo nombre? (el lenguaje es plátonico, y si no sabe por qué lo es al menos, lo es por vagancia, o más finamente por economía expresiva), ¿cada vez es una obra distinta?, es evidente que no, que la forma puede cambiar pero 'Hamlet' es 'Hamlet'; además la crítica se centra en aspectos accidentales, ¡qué 'Hamlet' más malo!, es como si dijeran , ¡han 'vestido' a 'Hamlet' de una manera que pa'qué!. No critican a Shakespeare.
    La receta es otra cosa por el hecho de ser un compendio 'a posteriori' de reglas para hacer algo, no creo que Ducasse diga una mañana: ¡papel y lápiz que voy a crear una receta: civet con arándanos fritos y caracoles salteados aderezado con Grand Marnier!. No es probable.
    Además si no se come, ¿es un guiso?, siguiendo la analogía con la música que tiene que ser escuchada, consumida, ¿si no gustamos del guiso, deja de ser un guiso?, ¿ y si paramos 30 segundos de comerlo, deja de ser un guiso durante 30 segundos?.
    Por otro lado, la receta son 'reglas', como digo, pero la partitura no; Mozart no escribió: 'tóquese la segunda cuerda del violín con el arco haciendo un ángulo de 34 grados en el centímetro tal de la longitud de la cuerda, si es un Guarnieri del Gesù en vez de un Stradivarius hágase con 37 grados, pero si es un Amati con 39 hágase'.
    Bromas aparte la cuestión de la música o del lenguaje natural es sencilla, se reduce a la pregunta de si consideramos dignas de existencia a las entidades abstractas; es evidente que la casa no es lo que hay en el plano, como dice el sr. Azúa,, pero también es evidente que es retorcer el argumento, la casa es algo material, la pregunta pertinente sería: de acuerdo, la casa existe, pero ¿la idea que tengo en mi cerebro de la casa 'a priori' existe, al menos con igual entidad pero de otra calidad?,
    ¿ y no será la música algo de este estilo?.

    Saludos

    Comentado por: vic el 15/11/2006 a las 16:08

  • "La realidad sólo es un caso particular de la teoria general".
    ¡Maldito Alzheimer, tampoco recuerdo quién lo dijo! (¿Einstein?)

    Comentado por: provoqueen el 15/11/2006 a las 16:05

  • ¿Es que no ha quedado claro?:
    Che, ¿por qué no volvemos a lo de Gombrowicz?

    Comentado por: ... joder, qué lío con las máscaras el 15/11/2006 a las 16:02

  • "... ha vuelto..." -volia dir...-. Me parece que ya estoy como la cabeza y el pisito de don Félix...

    Comentado por: Elroy el 15/11/2006 a las 16:00

  • Vaya, ¡este tipo a vuelto...!

    Comentado por: Elroy el 15/11/2006 a las 15:59

  • Perdón..., ¿por qué no volvemos a lo de Gombrowicz?

    (...)

    Comentado por: ... joder, qué lío con los pseudónimos... el 15/11/2006 a las 15:57

  • @ Ossa: no, perdóneme que disienta, pensar en la probada pre existencia del poema, de la música, de la escultura, del resultado de la Quiniela, eso sí que son "paparruchas metafísicas"... Piénselo bien, piénselo...
    Un saludo

    Comentado por: Elroy el 15/11/2006 a las 15:53

  • provoqueen ,ortega

    Es como la ajedrez , cada movimiento implica la posibilidad de muchos y gana quien mas referencias tiene , lo dificil es crear un movimiento nuevo es decir algo no almacenado en la memoria , eso es la creación , el resto es interpretación . El violin en la anecdota de Beethoven es la diferencia entre quien ejecuta y quien crea , entre el ordenador que almacena millones de jugadas en su memoria y el jugador que le ana por inventar una nueva , pero no se puede crear desde la nada el jugador sabe como sabe el Musico ,es posible que solo pueda llegar el ,pues la cración es un concepto y la ejecución un ejercicio que se ir aprendiendo , se puede tocar cada vez mejor el piano , pero Beethoven es muy posible que no fuera el mejor ejecutor de sus obras , como el ajedrecista que gana una vez al ordenador pero pierda las diez siguientes cuando este ya tenga almacenada en su memoria la jugada creada por el ajedrecista .

    Comentado por: javier krahe el 15/11/2006 a las 15:34

  • La música existe, en algún sitio, antes de que sea creada. El poema ya está, aunque nadie sabe donde, antes de que el poeta lo piense. La escultura está completa en el interior del bloque de piedra antes de que Miguel Angel la descubra.
    En mi modesta opinión, paparruchas metafísicas. Entretenimientos.

    Comentado por: ossa el 15/11/2006 a las 15:29

  • Me estoy cambiando de piso, en este momento el antiguo se va quedando desmantelado, sin los objetos y así desnudito aparece en toda su miseria. Igual que cuando te pones en “peluches” después del invierno en una playa soleada, semejas un pollito desvalido. A la casa de repente se le ven las arrugas, las manchas de edad, las estrías, y lo curioso es que ahí has vivido largo tiempo sin percatarte. Tal vez con el cerebro sucede algo similar -lo que dice Azúa en este artículo tan gracioso- como lo llevas contigo a todas partes durante años sólo percibes la necesidad de una renovación y limpieza general cuando cambias de entorno, te ves en la necesidad de reacomodar los muebles y matizar la decoración y van saliendo las telarañas y mugres ocultas por la rutina y el apoltronamiento. Creo que es muy recomendable cambiar de casa periódicamente......pero da un trabajo de la hostia.


    La coleccionista de mudanzas

    Comentado por: La simpática bloguera el 15/11/2006 a las 14:52

  • Simpática, mujer, no seas tan dura con Javier, que lo que él quiere decir es lo contrario (a mi modo de ver).
    Es decir, que nos gusta más cuando Azúa describe tipos corrientes, porque nos identificamos con ellos mucho más que con los sublimes divos que nos presenta otras veces.
    Y de paso, porque él mismo (Azúa) se baja del pedestal y muestra su humanidad, se pone a nuestro nivel por así decirlo.

    Comentado por: provoqueen el 15/11/2006 a las 14:46

  • En cuanto a lo que decía GATO PEREZ, creo que el hombre era muy modesto. ¡Claro que la composición pertenece al autor, y sale de la cabeza de su autor!
    Dos autores podrían llegar a composiciones parecidas, siempre y cuando tengan parecida formación básica. No recuerdo dónde leí o escuché (quizá en el programa de Punset pero no me hagan mucho caso) que una persona normalmente constituida, necesita previamente haber almacenado una cifra del orden de diez mil "estructuras básicas" (frases musicales, versos, pasos de baile...) de lo que sea, para poder empezar a deconstruir y reconstruir combinaciones nunca antes producidas.
    Al que no las tenga, quizá le suene la flauta por casualidad, pero no puede decirse que es un creador... A no ser que seas Mozart, claro.
    He ahí la nueva pregunta: ¿De dónde sacan los niños prodigio su ciencia? ¿Pueden ellos heredar un acervo que los demás no podemos?

    Comentado por: provoqueen el 15/11/2006 a las 14:38

  • Genial, genial, genial, parece que Azúa se contagia y eso le sienta de maravilla.

    Estimado Javier 14:53:39.
    ¡te has pasaoooo!!!, ¿qué es eso de la gente del pueblo, la gente simple y ...sobre todo "nosotros nos reímos de ellos cuando se ríen"...¿vosotros? ¿quiénes? ¿los de la ciudad, los no-simples, es decir, los complejos?...no me jodas Javier, te has pasao, pasao, pasao.


    Otra de pueblo con poca gracia

    Comentado por: La simpática bloguera el 15/11/2006 a las 14:36

  • En el comentario de hoy Azua traza un paralelismo entre una casa bien acondicionada y una cabeza bien amueblada.
    Es cierto que ambas se deterioran pero no hasta el extremo de pintarlo todo de blanco como si de un sepulcro blanqueado se tratase.

    No obstante deja un mensaje a la esperanza “-Bueno, pongamos dos colores en el aseo.”

    El de hoy es un comentario triste y melancolico.

    Comentado por: Jordi Shumpetersem el 15/11/2006 a las 14:32

  • Es decir, la misma situación de Mrs. Blanding con el pintor, pero al revés.

    @ vic y krahe

    bonita discusión aristotélica; yo creo que a Beethoven le hubiera importado un higo la (a veces casi imposible) interpretación a la hora de componer. Si no recuerdo mal, cuando una vez fué advertido la la gran dificultad interpretativa en un pasaje, dijo algo así como: ¡Y a mí que me importa su violín!

    Comentado por: ortega el 15/11/2006 a las 14:23

  • cito :
    " si no se ejecuta la composición no hay musica " felix de azua , pag 216 diccionario de las artes .


    No se esto dice Azua leanse toda la entrada "Musica". , es interesante y lo argumenta mejor que yo .

    Comentado por: javier krahe el 15/11/2006 a las 14:23

  • Creo que el Sr. Vic quería preguntar (corríjame si no lo entendí bien) si se puede considerar música lo que Mozart "escuchaba" en su cabeza cuando estaba creando, antes de escribirlo para que no se olvide.

    Si te pones los cascos y escuchas una música tú solo, sin acceso a nadie más, para tí es música, suena, aunque sea a una potencia muy leve, aunque nadie más pueda escucharla.
    ¿Pasa lo mismo con lo que oímos con la imaginación? Si la 'oímos', ¿qué partículas están vibrando en nuestro cerebro, a esa misma determinada secuencia/combinación de longitudes de onda que lo harían las moléculas del aire cuando se toca?

    Yo creo que es como el mensaje que viaja por el hilo telefónico, son impulsos eléctricos en el cerebro que tras la pertinente demodulación se traducirán en la correspondiente vibración del aire.

    Yo voto por que lo de Mozart creando sí es música, porque en definitiva lo que oímos al final de la cadena modulación-demodulación-modulación, no es la onda del aire, sino su nueva codificación en nuestro cerebro en forma, otra vez, de impulsos eléctricos.
    Los sordos, como no pueden realizar esa ultima parte, no pueden realizar esta transformación. Pero ello no les impide crear.

    Sr. Vic, gracias por la explicación de la duplicación del cubo.

    Comentado por: provoqueen el 15/11/2006 a las 14:14

  • Azúa, es usted un cachondo. Es curioso lo bien que se le da el humor cuando hay gente del "pueblo" por medio. ¿Recuerda ese numerito de los Morancos en el que el hermano alto, bañándose en el mar, casi a ras, a dos metros de la orilla, grita llamando la atención de su madre: ¡mámaaaaa!¡mámaaaa¡mira cómo nadooooo!, mientras va moviendo los brazos como molinos por fuera del agua?. Genial. La gente, cuanto más simple, se ríe más y mejor. Y nosotros vamos a rebufo: nos reímos de ellos cuando se ríen... ¡Menos da una piedra!.

    Gracias Ortega y Ex-vendedor de coches por los enlaces de ayer. Ya sabía que había alguno más por aquí capáz de extasiarse con esas cosas (¡cuatro al menos!No somos pocos)

    El sentido del humor agudiza el ingenio... ¡Qué gusto leerles hoy!

    Comentado por: Javier el 15/11/2006 a las 13:53

  • vic

    La rezeta de un guiso es el guiso? , una vez se lo come no hay guiso pero la receta existe .

    Comentado por: javier krahe el 15/11/2006 a las 13:16

  • Los poetas no inventan los poemas
    El poema está en algún lugar allí detrás
    Está ahí desde hace mucho tiempo
    El poeta se limita a descubrirlo.

    Jan Skácel

    Comentado por: Klam(m) el 15/11/2006 a las 12:44

  • Y lo explica mejor que nadie -intuiciones, conjeturas, acercándose hacia alguna certeza-. Yo sólo sé escribir novelas y, según mi perro, es posible que hasta eso no sea del todo cierto.

    Comentado por: Elroy el 15/11/2006 a las 12:41

  • Al sr. Krahe,

    Interesante asunto, ¡ a ver si llegamos a algo pensando juntos!

    Luego según usted, Mozart no sería el 'creador', sino que el intérprete es el que crea cuando interpreta. Por tanto no se podría ni siquiera decir: 'Fulano, sabes cuál es ese opus de Mozart', por que para usted no existe, o tampoco decir 'Mengano sabes cuál es la segunda canción del último CD de Albert Pla', porque pertenece al ámbito obscuro del no-ser.

    Esto da problmas como verá, problemas de expresión, verbos típicos de la Psicología popular no se referirían a nada, ' Manolo el otro día parecía que me quería decir algo', esto no tendría sentido , no se podría suponer en principio, ni que Manolo supiera construir una rase por que no la hemos oído.
    Por otro lado esto es análogo al 'lenguaje:lengua y habla' de De Saussure, me refiero a la interpretación que es el modo como interpreta el músico análogo al 'habla'.

    Por cierto, por ahí voy sr. Elroy

    Saludos

    Comentado por: vic el 15/11/2006 a las 12:34

  • A los dos:
    ¿sucede lo mismo con el poema? ¿Existe o no en su representación gráfica, el alfabeto, que, al fin y al cabo no es más que una representación sobre la que todos nos hemos puesto de acuerdo? ¿Ese no ser leído ni declamado -no, por favor-: es el tan mentado silencio del poema?

    (...)

    Comentado por: Elroy el 15/11/2006 a las 12:16

  • @vic

    Si claro las notas , en cuanto a Mozart , la musica la creo , no existia ,en realidad se crea en cada nueva ejecución , no permanece , cuando dejas de tocar deja de existir y cuiando vuelves nace de nuevo pero es otra aunque sea sobre las mismas notas .

    Comentado por: javier krahe el 15/11/2006 a las 11:49

  • Curioso el artículo de hoy. Sólo haré un pequeño apunte, para evitar posibles confusiones y que salga otro en la tele diciendo que ha cuadrado el círculo o duplicado el cubo, que para el caso es lo mismo.
    La duplicación del cubo es imposible por teorema si partimos de que tenemos un cubo de arista 'construible' con regla y compás. Esto es, 'si l es construible no es posible construir l' tal que el volumen , l'^3=2l^3 '.
    Otra cosa es si lo hacemos a partir de una arista de valor un número 'no-construible', entonces sí es posible. Parece probable que el señor Echeverría se refería a otro asunto.

    Al sr. Krahe,

    dijo usted ayer que la partitura no es música sino su representación. En todo caso sería su soporte físico, como el CD. Su representación serían más bien los signos que se llaman notas y que son 'abstractos'. Imagine a Mozart componiendo, ¿dónde 'estaba' la música antes de que se tocara o de que la escribiera?. ¿Existía ya?.

    Saludos

    Comentado por: vic el 15/11/2006 a las 11:33

  • “Pintor con antecedentes, para trabajos suntuosos”.

    Igual el hombre había dejado su celda de la Modelo convertida en una pequeña capilla sixtina...

    Comentado por: provoqueen el 15/11/2006 a las 11:21

  • @provoqueen

    My pleasure, madam.

    Comentado por: velarde el 15/11/2006 a las 11:03

  • Me monto en el AVE
    que rápido y suave
    me lleva a Sevilla.
    Ya estoy en Sevilla.

    No vine a Sevilla
    a ver la Giralda
    sino a verte a ti.
    Y le alzo la falda.

    ¡Chaf, chaf, qué bien,
    cuánto amor! Aaaah.

    Me monto en el AVE
    que rápido y suave
    me vuelve a Madrid.
    Ya estoy en Madrid

    Comentado por: javier krahe el 15/11/2006 a las 11:01

  • @Velarde
    ¡¡ Gracias por su mongoliacomix.com !!

    Comentado por: provoqueen el 15/11/2006 a las 10:52

  • (Parafraseando a Galeano)
    Dicen los carteles de mi barrio:
    Pintor Nativo, presupuestos sin compromiso.
    Y al lado: Se busca chica cristiana para compartir piso.
    ¿Se presentará el pintor nativo en taparrabos y con plumas en la cabeza a dar presupuesto?
    ¿serán los del piso compartido de alguna secta satánica en busca de carne fresca para sacrificar a belzebú?...... En fin, es una pena que el exceso de trabajo no me deje investigar más a fondo en la vida secreta de mi barrio.

    Comentado por: Velarde el 15/11/2006 a las 10:45

  • “Pintor con antecedentes, para trabajos suntuosos”. Qué bueno... Y gracias a Eduardo Gil Bera por ilustrarnos. Así da gusto...


    Comentado por: conde-duque el 15/11/2006 a las 10:40

  • El Sr Marías ( Javier), atribuía al Sr Mendoza (Eduardo), uno de los mejores sentidos del humor de la literatura española por su, prescindible, novela "El misterio del tocador de Señoras".Acaba de demostrarme el señor de Azúa en esta columna que el suyo también es merecedor de un calificativo semejante.
    Agur.

    Comentado por: Miguel Blanco Olañeta el 15/11/2006 a las 10:17

  • Me interesa más el paralelismo casa/cabeza (“Con los pisos que uno habita sucede como con el cerebro en el que uno vive, que se gastan y todo el mundo se da cuenta, pero el último en percatarse es el inquilino”) que las peripecias del pintor artístico de brocha gorda. Un pintor desajustado, si su referente decorativo es el universo del ‘Hola’ y el nuevo bicromatismo hedonista, frente al puritanismo del todo-blanco, que heredamos todos los que nos forjamos sentimentalmente, velando armas en los campamentos de las Vanguardias.
    Ese desgaste, o ese envejecimiento de casa y cerebro tienen razones obvias dictadas por el paso del tiempo. Pero no nos engañemos. Hay casas nuevas recién pintadas y decoradas que son detestables; frente al peso y al humus de casas viejas que hablan y evocan el peso de una sabiduría en desuso y de una generosidad perdida. Igual que hay cerebros que brillan al anochecer para esconder la herrumbre de su ignorancia. Y hay gente silenciosa, que no refulge en las fiestas que tiene un portento de melodías interiores. No todo es así, don Félix, como cuenta. El desarraigo del deterioro. Hace pocas fechas en una soberbia entrevista Claudio Magris hablaba, justamente, de la tolerancia que otorga la edad y el tiempo, frente a las imperfecciones de la vida y los deteriores de su transcurso.
    Además, en la casa propia uno, el titular, habita, frente a los invitados que suelen mirar para descubrir lo que su cerebro les oculta.

    Comentado por: El Pozo y El Numa el 15/11/2006 a las 09:45

  • No sé si la sesera se deteriora como los pisos y las casas. Sí me parece que para los trompazos y rozones no tenemos otra pintura disponible que la desconfianza. Y, siempre que sale la desconfianza, me acuerdo de Heine. Lo tengo por campéon en la especialidad.
    Heine también cobraba una pensión gubernamental que le asignó François Guizot, ministro de todas las cosas y algunas más.
    Guizot fue un precursor de la política moderna. Si acaso, demasiado explícito para la moda actual. En una intervención ante la Cámara de Diputados, durante un debate sobre los fondos secretos, dijo: “Señores, no hay que ser anacrónico. Lo más peligroso en asuntos de gobierno es el anacronismo. La conquista de los derechos políticos y sociales fue un asunto de sus padres. Pasemos a otra cosa. A ustedes les toca usar esos derechos. ¡Enriquézcanse!”
    En Francia regía el absolutismo atenuado por la oratoria. El censo electoral era un club de ricos y, como compensación, se habían democratizado la pobreza y la hambruna. Austria era feudal. Y Prusia estaba muy avanzada; ya se parecía asombrosamente a la de cien años después, con quema de libros y persecución de los judíos.
    Como huésped distinguido del régimen francés, Heine podía esperar, o hacer que esperaba, una revolución en Silesia o Berlín. Lo que no imaginaba es que una serie de banquetes mitineros a favor de la ampliacion del censo electoral acabara por provocar algo gravisimo en Francia. No el cambio de régimen; Luis Felipe o Napoleón III, Monarquía, República o Imperio, ¿a quién le importaba eso? Lo terrible fue que, tras revolución de febrero de 1848, los republicanos fisgaron en los archivos del gobierno Guizot y salió a relucir la pensión de Heine, pagada con los fondos secretos, que algunos malintencionados llaman “de reptiles”. ¡Se publicó en periódicos franceses y alemanes!
    Un disgusto horroroso. Al tiempo que publicaba una réplica en el Ausburger Allgemeine Zeitung, Heine se desplomó en el museo del Louvre, ante la Venus de Milo: “Largo tiempo yací a sus pies y lloré tan amargamente que una piedra se hubiera apiadado. También la diosa me contemplaba desde lo alto, pero al mismo tiempo tan desconsolada como si quisiera decir: ¿no ves que no tengo brazos y no puedo ayudar?”
    La esclerosis múltiple, que en la terminología de la época se llamaba sífilis atrapada en la época de estudiante disoluto en Götingen, pasó a mayores. Y el atribulado pensionista se encamó para el resto de sus días. No escribió más de política. Estaba medio ciego, pero el mal sueño de la pensión puesta en la picota no se le iba de la vista. Se justificó en breve y en largo. Todavía en 1854, el penúltimo agosto de su vida, escribió una “Explicación retrospectiva” donde se quejaba de parecer rico y no ser creído cuando hablaba de su necesidad dineraria, porque los filisteos ignoraban al gran Cervantes, quien dijo que un poeta nunca miente en cosa de parné, que además no era mucho, sólo el trozo de pan de un poeta alemán comprometido con la revolución. Y, otra cosa, justo a su lado, en la lista de pensionistas secretos, salía Godoy, Príncipe de la Paz y enchufado de Fernando VII —a quien, por cierto, se la daba con su augusta señora, y no lo decía por nada, sino por llevar siempre la verdad por delante—. Bien, ¿es que nadie lo había visto? ¿Por qué se metían con él y no con ese Godoy, que era un reaccionario? Él, que ya denunció antes que ninguno la corrupción de Guizot, había tenido que contener a Marx y los colegas del Neue Rheinische Zeitung, para que no replicaran fieramente, de indignados que estaban por la maldad que le hacían. Porque, sépase de una vez, la pensión del poeta era para sostener a los pobres camaradas del partido comunista.
    La gente ni se acordaba de aquella historieta de la pensión, ya más vieja que la peluca de Lafayette. Pero Heine no sólo insistía, sino que comprometía a Marx y al partido comunista como falsos testigos, con lo que se arriesgaba a quedar aún más en evidencia.
    La pensión de cuatro mil ochocientos francos –cuando una obrera ganaba veinte al mes y una familia proletaria de cuatro miembros gastaba cada día, sólo en pan, la mitad de sus ingresos– le suponía a Heine poco menos que el chocolate del loro. Pero estaba persuadido de que si todo el mundo, desde donde florece el limonero hasta donde se pasman los pajaricos, se creía que aquél era el único dinero del poeta, el otro, el montón principal, quedaría a salvo. No se lo quitaría nadie. Suyo para siempre. Y así fue. Pero no para siempre, sino hasta el 17 de febrero de 1856, día en que perdió su absoluta desconfianza en todo el mundo.
    Esa desconfianza no le impidió escribir las más bellas canciones y poseer la mejor prosa de su siglo. ¿Impedir? Todo fue gracias a ella.

    Comentado por: Eduardo Gil Bera el 15/11/2006 a las 09:36

  • Don Félix: es usted un monstruo.
    Doña Eva: la odio.

    Comentado por: provoqueen el 15/11/2006 a las 09:34

  • Sr. Azúa: Tras una leve recaída en el no-blog, por mi parte, el post nuestro de cada día, dénosle hoy. Y hoy, con unos brochazos de torero azul purísima sobre fondos blancos. Su humor, sabio, es contagioso. Que tenga un buen día.

    Comentado por: Tipo Material el 15/11/2006 a las 09:27

  • Cante, cante don Xavié, que entonar, lo que es entonar -aunque todos saben...- sólo algunos pueden.

    Comentado por: Dante el 15/11/2006 a las 09:13

  • ¿Me da el teléfono del pintor? Sería un adelanto en los destinos de este blog: el tablón de anuncios.

    Comentado por: Dante el 15/11/2006 a las 09:11

  • Si ahora todo es complicado , pero mas dificil es ir a cenar o comprarse una lampara o ver una exposición , todos quieren ser artistas ,cojes un taxi y no hace el trayecto mas corto de un punto a otro sino el mas bonito y mas caro y que le vas a decir es un creador y su inspiración le lleva a dar tres vueltas a la manzana para que no pierdas detalle . Ante dicho panorama solo queda cantar .

    Comentado por: javier krahe el 15/11/2006 a las 09:11

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres