PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

No me vengas con historias

Cuánto más rápidamente se desprestigiaban los obispos, mayor era la velocidad con la que se frotaban las manos los dueños del Estado, tanto los de una portería como los de la portería contraria.

“Espera a que digan algo sobre el aborto y ya será nuestro”. Los obispos hablaron del aborto. “Ahora que hablen de las células madre”. Hablaron. “¡Oh, no lo puedo creer, están hablando del condón!” Así fue. Por fin, un radiante día de junio, el subsecretario entró feliz en su despacho y llamó al ministro para decirle: “¡Hoy hablarán del matrimonio guay!”. “¿Del matrimonio guay?, preguntó alarmado el ministro, ¿está usted seguro, Covachuelas?”. “Perdón, perdón, estoy muy nervioso: gay, del matrimonio gay”. “¿Se han vuelto locos?”. “Totalmente, excelencia. Podemos decir que el sexo ya es nuestro en casi todas sus manifestaciones”. “¡Magnífico, Covachuelas, mañana mismo empezaremos a legislar sobre la coprofilia!”.

La historia del estado moderno es la historia de cómo se ha ido apropiando de los objetos litúrgicos y espacios de poder del funcionariado eclesiástico, comenzando por la educación y acabando por la sexualidad. Neutralizadas las decadentes resistencias episcopales, en la actualidad es el Estado quien ordena lo que podemos y debemos hacer con nuestras partes pudendas y adláteres, qué complementos podemos usar, bajo qué régimen de seguridad, qué condiciones debemos cumplir para darle estabilidad administrativa a nuestra coyunda, en qué circunstancias podemos cambiar nuestros genitales, arreglarlos, añadirles o quitarles materias grasas o minerales, y un sinnúmero de actos, detalles, matices, precisiones, que si se ven juntos dejan al Kama Sutra como lo que es, un libro de rezos para los miembros más decaídos del Opus Dei.

La preciosa historia de cómo se nacionalizó la actividad sexual, historia no escrita porque aún queda medio centenar de intelectuales que creen que es la historia de una liberación, se verá pronto minimizada por la próxima nacionalización de la Historia.

Como la actividad sexual, la narración histórica parecía algo propiamente privado, como la literatura o la filosofía, un ámbito en el que sólo los estados totalitarios entraban a saco para retocar fotografías comprometedoras y descabezar textos demasiado honestos. Justamente por haber nacionalizado la historia, los estados fascistas y estalinistas habían logrado sumir la llamada “historia oficial”, es decir, la aprobada por el Estado, en la miseria.

Asombrosamente, algunos gobiernos de apariencia democrática están elaborando “leyes históricas”, no en el sentido de que vayan a pasar a la historia, sino en el de que van a convertir la Historia en materia administrativa. Habrá una historia oficial como hay himnos regionales en cada autonomía. Los historiadores tendrán categoría similar al cuerpo de bomberos.

La aparente ingenuidad con la que unos hombres y mujeres con título universitario (no todos) están hablando en serio de una “Ley de la Memoria Histórica” asombra y admira. No creo yo que vaya a servir para que el Banco de España, como hizo el Deutsche Bank respecto del periodo hitleriano, publique la historia de su colaboración con las fuerzas franquistas y los grupos y familias que se beneficiaron, más bien supongo que será, como la legislación sexual, una herramienta para la estatalización de la memoria, o sea, para el ejercicio del poder funcionarial.

No vaya a creerse que este delirio es tan sólo otra españolada de pandereta y alpargata. En Francia, país que ya ha nacionalizado la memoria histórica un par de veces (la última, muy graciosa, para convencerse a ellos mismos de que fueron unos rabiosos enemigos de Hitler), nos llevan delantera. Lo cuenta en un excelente artículo Ana Nuño en el último número de Letras Libres, el de septiembre.

Y si alguien está pensando que siempre hago publicidad de la revista Letras Libres, se equivoca. Sólo hago publicidad del contenido de la revista Letras Libres.

[Publicado el 30/8/2006 a las 07:43]

Compartir:

Comentarios (39)

  • En el caso de la ley española de memoria histórica hay una particularidad que la distingue claramente de las operaciones psicológicas alemana y francesa. En esos países se da la necesidad de fabricar un enemigo colectivo y unánime para purgar su conciencia. Es fácil porque el nazismo reúne todas las bendiciones para que esa operación de olvido generalizado tenga éxito. La necesidad de olvidar su colaboración con el demonio por parte de ambas poblaciones es tan feroz que la fabricación del mito de la Resistencia en Francia y de la Ignorancia en Alemania están servidos.
    En nuestro caso la nacionalización de la memoria es más arriesgada porque hay recuerdos personales (y, sobre todo, familiares) en sentido contrario y además cruzados en las mismas familias. Para imponerse nuestra ley ha hecho falta un largo trabajo previo de expropiación de la historia, cultura y símbolos de un bando y mitificación de los mismos aparejos del otro, convirtiendo a éste en hegemónico. Sólo así se explica el éxito del empeño.

    Comentado por: Bartleby el 31/8/2006 a las 18:25

  • Para Zenón: Sí ,; soy un resentido, y le agradezco que me comunique que dentro de un infierno totalitario hay gradaciones de ignominia que los resentidillos faltos de sutileza no apreciamos, no es lo mismo ser un ratón de laboratorio que un mutilado pollo industrial, que te apalice la político social o que te ejecute la NKVD , a vueltas con Cromwell ( genocida notorio ).Luego los sectarios son otros siempre que se aplique la doble moral . Por
    cierto la cobró entera es documento público.

    Comentado por: tomas el 31/8/2006 a las 17:32

  • Para Tomás:
    Su comentario sobre Ortega denota un sectarismo impresentable, probablemente deudor de las majaderías ideológicas que la izquierda vertió sobre él desde los años sesenta -en especial los comunistas. En nombre de qué moral de la austeridad le parece a usted mal que Ortega siguiera cobrando su sueldo, si ese fue el caso. ¿A cuánto pagaría usted la hora de exilio? Le recuerdo, además, que cuando Ortega regresó a España los tiempos de barbarie habían acabado. Porque si llama barbarie a lo que pasaba en España a principios de loa años cincuenta ¿con qué calificativos va a describir la guerra y los fusilamientos de la primera mitad de los cuarenta? Por curiosidad ¿cómo llamaría usted al exilio de Ortega? ¿Acaso "prolongadas vacaciones lusoamericanas por obras en el país"? Y sobre "el vergonzoso silencio voluntario" le digo que la sola presencia de Ortega en España fue un motivo de alegría y esperanza para muchos de los que conservaban el espíritu republicano en el silencio del interior. Y algo inaceptable para muchos eclesiásticos fachas investidos de la autoridad divina y para unos cuantos falangistas que intentaron su acoso y derribo.
    Me gustaría creer, Tomás, que su moralismo despectivo no le sale gratis, sino que brota del sufrimiento severo, del más profundo resentimiento. Así, por lo menos, quedaría semiexcusado.

    Comentado por: Zenón de Elea el 30/8/2006 a las 23:11

  • Francesca, Lo lindo del texto de Maslíah, es que en parte es muy en serio, pero cuando se empieza a acelerar, es ridículo. Maslíah, no es ni político, ni pensador, es un músico-humorista, y eso es tan serio como "libre".

    Comentado por: Pedro el 30/8/2006 a las 23:08

  • Se nota la vuelta al cole. Azúa escribiendo sobre cosas aburridas. Cosas tan aburridas que sólo se podría hablar de ellas en serio. Azúa prueba lo contrario. Sin embargo, algo hay que entorpece la amable lectura. Yo creo que es el sintagma barcelonés. Azúa en soledad nos cunde más ¡Pues claro, es un poeta!

    Comentado por: Tipo de incognito el 30/8/2006 a las 22:23

  • Hace bien el titular en recordarnos que no se debe reescribir la historia,y que ni militar, ni civil, ni religioso ha de meterse por la rendija de la puerta en la alcoba de nadie, a nadie se le debe administrar la intimación (extramaunción). Por cierto, y ya puestos, que nos vuelvan a bautizar a todos, que nos excomulguen, que nos obliguen a comulgar una vez excomulgados, que nos amen así de fuerte y tiernamente, que nos eduquen a diario y también las fiestas de guardar, esos curitas algo rancios, que se desayunan chocolate con churros en las pelis de Berlanga. Qué hermoso recuerdo, qué entrañable "angelus" bien dosificado con lecturas del evangelio sin apenas un signo de debilidad o de decantamiento tendencioso, qué sublime oración, o así.

    Comentado por: fueradecacho el 30/8/2006 a las 22:14


  • Houellebecq dice: "Podemos chotearnos hablando de monjas, de pollas, de ojos arrancados, de "sidaicos". Es posible dar por el culo a la virgen en una novela. Pero hay un límite que no podemos franquear: Atacar a un grupo financiero internacional a través de uno de sus productos...¿Nos atreviriamos a escribir?"

    "Antes de lamer el culo de las niñas a las que acababa de capturar, Marc rociaba sus anos con un yogur líquido DANONE. Había probado con el YOPLAIT o con CHAMBOURCY, pero no: la acidez era demasiado pronunciada. El gusto que daba a las secreciones anales careía de figura; y todos sus amigos pedófilos opinaban como él. Para sus "gang bang" de niñas, Marc permanecía rotundamente fiel a DANONE."


    Comentado por: Tipo de incognito el 30/8/2006 a las 22:02

  • A Jerónimo de Nebrija

    Gracias por la corrección; tiene Ud. razón.

    Comentado por: Everyman el 30/8/2006 a las 21:32

  • @francesa

    Gracias por el piropo, intentare no defraudarle nunca .

    Comentado por: albert pla el 30/8/2006 a las 21:10

  • Eso es , por algún lado, de alguna manera hay que empezar, no es cuestión de dejarlo todo a la justicia divina .La proto RAF ´voló la autopista al paso del juez.

    Comentado por: tomas el 30/8/2006 a las 21:02

  • Vaya visión la de Leo Masliah.
    Y lo que los españoles de "entonces" expoliaron, les fué usurpado por belgas y holandeses. ¿A quién hemos de recurrir nosotros ahora, para recuperar los tesoros, y poder restaurar el mal que hicieron nuestros antepasados hace siglos?
    Todo esto es delirante. Con la cantidad de problemas actuales que nos acucian, ahora nos dedicamos a mirar hacia el antiguo régimen.
    Menos mal que quedan intelectuales, y seres libres, capaces de pensar con independencia, y con sentido común.
    Algunas leyes, simplemente, tienen el espíritu de los perdedores, demasiado resentimiento...

    Buenas noches a todos.

    Comentado por: francesca el 30/8/2006 a las 21:01

  • Leo es amiguito de pablo que es amigo de krahe que es amigo de pla que soy yo , yo no conozco a Leo y lo que es peor nunca LEO y soy algo lelo , pero me acuerdo de su cuerpo , no el de Leo ni el de krahe ni el de pablo , me acuerdo del cuerpo de Pla que soy yo , yo tengo una historia , pero carezco de memoria asi que me la cuentan los otros , es una historia muy rara , no pasa nada- r y guardar la ropa, y siempre estoy mojada , la culpa es de la vecina , que va con un tanguita , tantaguita me pide para quitarse el tanguita que tengo que recitar cancioncitas para pagar mis citas : A las ocho .

    La historia ? Leo ? bueno no se .

    Comentado por: albert pla el 30/8/2006 a las 20:56

  • Memoria historica ? hay memoria futura ? todo esto es muy raro y a ti te encontre en la calle .

    La solución es que cante una de mis rumbas , pero estoy afonico , asi que voy a dictar un sentencia :




    Vaya !!! yo aqui dictando y nadie la copia ?
    este espacio en blanco queda feo. Buena al tema : Lo que paso anoche no es culpa mia , yo no te recuerdo.. . YA TENGO VOZ !!! cantare una cancioncita , no es mia es de Pablo , pero trata del tema de felix , por cierto felicidades por s u santo . Bueno canto ya :

    no nena tu te equivocas
    yo no te conoci en la playayaya
    no nos fuimos juntos a comer paella
    y nunca pasaste una noche en mi hotel

    no soy el primo de chade defesia
    no tengo parche en la puerta
    no te has bañado con migo
    en la pisina de mi chanel

    yo no me llamo javier

    no,si,no,que si,noooo
    no,si,no no no no no no no

    nunca te pedi
    un duro en la calle
    tu no me presentaste
    a tus padres
    no me invitaste a tu casa
    ni a dormir ni a comer

    yo no me llamo javier

    deja ya de joder
    yo no me llamo javier
    sueltame mujer
    yo no me llamo javier

    hola como etas
    que niño tan bonito
    ¿como?
    que es mio
    que yo soy el padre
    pero eso como va a ser
    si yo soy impotente
    yo no me llamo javier
    no te quiero volver a ver
    deja ya de joder
    yo no me llamo javier
    sueltame mujer
    yo no me llamo javier
    yo no me llamo javier

    deja ya de joder
    yo no me llamo javier
    sueltame mujer
    yo no me llamo javier

    MEMORIA HISTORICA O PENSION VITALICIA ?


    Comentado por: albert pla el 30/8/2006 a las 19:23

  • Que la familia Franco devuelva hasta el último euro, para que toda su legión de admiradores siga el ejemplo.Que devuelvan el dinero que cobraron por el rescate de cinco mil judíos de centroeuropa, aunque a Serrano Suñer se la trajo al pairo lo que hicieron con los deportados republicanos.Ahora Fraga compara a Franco con Cromwell, cuando tiene más en común con Stalin o Ante Pavelic , por poner un católico. Por cierto el glorioso Ortega y Gasset cobró hasta el último duro de su salario de catedrático incluído el tiempo pasado en lo que él quiso llamar "exilio" mientras guardó un vergonzoso silencio voluntario sobre la barbarie que le rodeaba. De paso Juan Carlos I PODRÍA DEVOLVERLE ALGO DE LA PASTA A DE LA ROSA Y ALOS JEQUES DEL GOLFO, y ahora que con la democracia se ha enriquecido que se pague unas becas o que convierta el Palacio Real en residencia de la tercera edad o albergue de "sin papeles" para que colmen sus expectativas y luego no pidan tanto, es una modesta idea.

    Comentado por: tomas el 30/8/2006 a las 19:02

  • No suelo hacerlo pero mi tío tiene el horrible vicio de escuchar la COPE y un dia trabajando con él, por descuido, dejé de oírla para escucharla un rato. Hablaban sobre el caso Grass y, como parece ser costumbre en la cadena episcopal, aprovecharon para referirse al talantoso ZP y su "ley de la memoria histórica". Calificándola de estupidez y mostrando su miedo a semejante iniciativa un tertuliano mostró el porqué de su rechazo. Casos como los de Günter Grass podrían repetirse en España y aseguraba mostrarse asustado por todo lo que podría llegar a saberse. Supongo que si una crítica es aceptable a la ley en cuestión no es que promueva el conocimiento histórico (aunque tampoco debiera ser esa la función de un gobierno) sino que promueva el conocimiento que le interese al gobierno. Muy propio de la iglesia, eso si, el temblar ante la terrible verdad.

    Comentado por: Ferrancab el 30/8/2006 a las 18:11

  • Para Jo, tía: Lamento informarle que sólo hay máscaras, no hay fondo. Nos seguiremos encontrando en caída libre.

    Para Everyman: Ni comprensión ni indulgencia por escribir
    donde debería haber escrito "si no comprensión, sí indulgencia".

    Comentado por: Jerónimo de Nebrija el 30/8/2006 a las 16:52

  • El puente de la Castellana, concello de Guitiriz (A Coruña).

    Histórico punto negro y hace muy poco que lo sabemos, nuestros abuelos olvidaron decírnoslo, pero han recuperado la memoria. Mi amiga se bañaba allí cuando era niña, no sabía, ahora sabe.



    Comentado por: La simpática bloguera el 30/8/2006 a las 16:51

  • Memoria histórica
    memoria histérica,
    pero algo de memoria
    siempre viene bien.

    A veces es más fácil
    y útil para algunos
    olvidar cosillas
    "patacas minutas",
    patacadas, dicen muchos.

    Pues por aquí hay mucho desmemoriado,
    muy cerca del "Pazo de Sistallo".

    ¡Carallo, qué bien vivieron algunos toda la vida!....con Franco y sin él.

    Comentado por: La simpática bloguera el 30/8/2006 a las 16:24

  • .Vamos quedandonos sordos.
    Entre el ruido del aglutinamiento por ser oido, por ser leido, por pura vanidad; hombre, nos van dejando más ignorantes que al empezar, con el aditivo de sordera, porque en el enmarañado de la forma no hay un fondo
    No es ingenuidad la construcción D. Felix, es arrogancia, y mucho ojo, que es pecao.

    Comentado por: ingrata el 30/8/2006 a las 15:23

  • Supongo que no es descabellado que el estado legisle sobre aspectos del uso de nuestras partes pudendas que puedan dañar a otros: violación, abuso, pederastia.
    ¿El matrimonio no es un contrato civil?
    Gracias (em)prendedor por su solidaridad de ayer.

    Comentado por: Luisa el 30/8/2006 a las 14:03

  • A Pedro.

    Vaya. Entonces el susceptible soy yo.
    Un saludo.

    Comentado por: ortega el 30/8/2006 a las 13:33

  • A jo tía.

    Disculpe la intromisión.
    "Esto es lo que importa saber conseguir. Estar solos como estuvimos solos cuando niños, mientras en derredor nuestro iban los mayores de un lado para otro, enredados en cosas que parecían importantes y grandes, sólo porque ellos se mostraban atareados y porque nosotros nada entendíamos de sus quehaceres.
    Ahora bien: si un día se acaba por descubrir cuán pobres son sus ocupaciones y se echa de ver que sus profesiones están yertas y faltas ya de todo nexo con la vida ¿por qué no seguir entonces mirando todo eso con los ojos de la infancia, cómo si fuese algo extraño?¿Por qué no mirarlo todo desde la profundidad de nuestro propio mundo, desde las extensas regiones de nuestra propia soledad, que es también trabajo y dignidad y oficio?¿Por qué empeñarse em querer cambiar el sabio no-entender del niño por un espíritu constantemente en guardia y lleno de desprecio frente a los demás, ya que no comprender es estar solo, mientras defenderse y despreciar equivale a tomar parte en aquello de lo cual uno quiere precisamente desligarse por tales medios?" Cartas a un joven poeta. R.M.Rilke. Traducción A.Assa

    Comentado por: ortega el 30/8/2006 a las 13:32

  • Intento seguir contando la travesía que nos ofrece Jo tía.
    Después de la renuncia, y el camino a la respetabilidad, viene lo más divertido. Resulta que estas almas contenidas entran sin quererlo en la vejez, y ahi saltan las chapas. Aparecen las pequeñas manías, los caprichios, y una niñéz malcriada resurge como un volcán. Desde luego que la seriedad se pierde y en su sitio tenemos un monstruito, que siempre tiene la razón, y que agarra se legitimidad es sus años de Tuper Ware, "porque te lo digo yo".

    Comentado por: Pedro el 30/8/2006 a las 12:12

  • Me uno a las felicitaciones a Azúa y a los elogios de Ana Nuño. Contra el empacho de memoria histórica, sin duda ninguna el comistrajo más indigesto y el bodrio más torpe de nuestro rancho nacional, son también recomendables el artículo de Carmen Iglesias en el mismo número de Letras Libres a que se refiere Azúa --como ven me sumo a la propaganda-- y los de hoy, ayer y antes de ayer de José Varela Ortega en Abc.

    Comentado por: Mireia Xirau el 30/8/2006 a las 12:06


  • Tipo Material

    Sí, es correcta (puede comprobarlo). A mí también me sorprendió.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 30/8/2006 a las 12:00


  • Este agosto, pasando por Cantabria, constaté una vez más la recalcitrante memoria histórica que tienen allí muchos cifrada en imaginería franquista y falangista. Y no sólo en Santander (sigue 'La' estatua en la plaza), sino, por ejemplo, en Santoña. Allí hay mucha anchoa y mucha memoria (José Antonio, Franco, Carrero Blanco... ¡brrrr!). Sin embargo, estuve buscando algún rastro del pacto que pergeñaron (durante meses) los nacionalistas vascos afectos al PNV con las tropas fascistas italianas a espaldas del gobierno republicano... Pues nada oiga... mire usté qué cosas.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 30/8/2006 a las 11:56

  • (em)prendedor de coches: lo que dice (y como lo dice) mosén Gustavo va a misa. Para más inri, la fecha es correcta supongo.

    Comentado por: Tipo Material el 30/8/2006 a las 11:51

  • Patitiesa me ha dejado este último comentarista, intento seguirle el discurso pero acabo perdiéndome entre la espesura de los razonamientos, no por que sean oscuros, que no, si no por que mis capacidades no dan más de sí, que lo sé.
    Yo, sólo quería decir que, estoy a favor de reivindicar el conocimiento, entendido también cómo "sacar a la luz lo tanto tiempo encubierto" es un derecho que tenemos todos, el de "saber". Contra la oscuridad, la transparencia.
    Un placer leeros a todos, incluido por supuesto al autor del artículo Félix de Azúa.
    PAQUITA

    Comentado por: PAQUITA (La Loc@) el 30/8/2006 a las 11:45


  • Nota
    todas las 'particularidades' ortográficas y sintácticas son responsabilidad del texto original de la revista mencionada

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 30/8/2006 a las 11:34

  • Hay paises y paises.

    No recuerdo que inglés le comentó a otro francés cuyo nombre también he olvidado, que mientras ellos podían tener una estatua de Cromwell frente al parlamento, los franceses no tenían ninguna de Robespierre.

    Comentado por: ortega el 30/8/2006 a las 11:31

  • "(...)«Memoria histórica» es un concepto espúreo, sobre todo cuando él pretende tener como referencia el supuesto (metafísico) «archivo indeleble» cuya custodia estaría encomendada al género humano; y que es susceptible de eclipsarse ante los individuos, dotados de una memoria más flaca. Por ello estos tendrán que «recuperar» una memoria histórica común, objetiva, que se supone ya organizada, aunque oculta (ocultada) a la espera de ser desvelada o recuperada. Por ello, la «recuperación de la memoria histórica» puede tomar la forma de una reivindicación: porque se supone que el eclipse de esa memoria histórica, que se sustenta en el seno del género humano, o en la sociedad, no es casual sino intencionado.
    No se trata de una amnesia, sino de una ocultación, por quienes quieren «enterrar el pasado». Lo que ocurre es que si no hay amnesia tampoco tendría que haber memoria.
    El concepto de «memoria histórica» pretende remitirnos, por tanto, a un sujeto abstracto (la Sociedad, la Humanidad, una especie de divinidad que todo lo conserva y lo mantiene presente) capaz de conservar en su seno la totalidad del pretérito que los mortales del presente deben descubrir. Esta memoria histórica tiende a ser una memoria histórica total, que se aproxima a lo que pudiera ser la memoria eterna de quien vive las cosas tota simul et perfecta possesio.
    Pero este sujeto abstracto, receptáculo de la memoria histórica no existe, es un sujeto metafísico. No hay «memoria histórica».
    La Historia, sencillamente, no es memoria, ni se constituye por la memoria. Es esta una metáfora muy vieja, sin duda, canonizada por el canciller Bacon de Verulamio, cuando clasificó a las ciencias en función de las «facultades intelectuales» que él consideró esenciales: Memoria, Imaginación, Razón. Así, la Historia sería el producto de la Memoria; la Poesía de la Imaginación y la Filosofía, junto con las Matemáticas, de la Razón.
    Esta ocurrencia de Bacon, sin perjuicio de su ramplonería psicologista, fue tomada en serio por d'Alembert, en el Discurso preliminar de la Enciclopedia, que la hizo doctrina común entre las gentes de letras, incluidos a los políticos y a los historiadores.
    Pero la Historia, en lo que tiene de ciencia, no es efecto de la memoria, ni tiene que ver con la memoria más de lo que tenga que ver la Química o las Matemáticas. La Historia no es sencillamente un recuerdo del pasado. La Historia es una interpretación o reconstrucción de las reliquias (que permanecen en el presente) y una ordenación de estas reliquias. Por tanto la Historia es obra del entendimiento, y no de la memoria.
    La memoria (y el recuerdo, como la amnesia) tiene como referencia y soporte al cerebro humano (singular) de cada hombre. La memoria, por tanto, sólo puede conservar aquello que cada hombre singular ha experimentado o vivido, dejando aparte su herencia genética. Por tanto la memoria tiene como ámbito aquella parte del mundo envolvente que le ha afectado, la memoria episódica (es decir, aquella memoria mediante la cual las cosas recordadas del mundo mantienen la referencia al instante de la trayectoria biográfica de quien está recordando). Otra cosa es la llamada memoria semántica, que tiene que ver con el lenguaje, con la ciencia, con la «razón».
    Nadie puede tener memoria, por lo tanto, de algo que anteceda a su vida propia. Y por ello la Historia no se reduce a la memoria. Nadie puede «recordar» la historia de Amenophis IV, el faraón descubierto por los egiptólogos, a partir de las reliquias (templos, estatuas, jeroglíficos) que siguen existiendo en el presente. Sólo un impostor o una impostora (acaso un demente) puede decir que tiene memoria histórica del faraón Amenophis IV, porque dice recordar, tras un ejercicio de «regresión hipnótica», haber sido una de sus concubinas.
    La distinción fundamental hay que ponerla en la propia memoria cerebral, como distinción entre memoria individual y memoria personal. Es decir, la distinción entre el individuo y la persona, que son conceptos conjugados, aplicada a la memoria.
    La memoria individual tiene como materiales propios los recuerdos de la vida privada, familiar o biológica; la vida que está fuera de la historia, la vida que estudia el psicólogo.
    La memoria personal es la que tiene como material a los recuerdos de la vida propia pero en relación con la vida pública (política, científica, artística, profesional). La persona implica siempre a un grupo de personas, necesariamente dadas en sucesión histórica. Dicho de otro modo, la memoria personal tiene siempre que ver con la historia. La memoria personal es necesariamente histórica, y por tanto la memoria histórica no es sino un modo de designar, de modo redundante, a la memoria personal.
    Y entonces ocurre que la memoria histórica o personal es necesariamente parcial y partidista, porque una persona es sólo una parte de la historia. Y la biografía es importante para la historia en la medida en que ella es una reliquia, una parte más a interpretar.
    La memoria histórica personal es el recuerdo del mundo histórico que a cada cual, o a su grupo, le ha tocado vivir, especialmente en un sentido activo. El peligro por tanto de la pretensión de convertir las memorias personales (o del grupo de personas), necesariamente parciales (partidistas), en memoria histórica objetiva o total es evidente. En realidad se trata de una pretensión reivindicativa. ¿Qué quiere decir la «memoria histórica» de los sucesos de octubre de 1934 en Asturias? ¿Qué es «memoria histórica» del proyecto de invasión de las guerrillas, a través del Pirineo, en 1945? ¿Qué es «memoria histórica» de la transición democrática? ¿Quién se atrevería a afectar imparcialidad científica en esta «memoria histórica» por antonomasia, para los españoles del presente?
    La memoria histórica, en cuanto memoria personal, subjetiva o de grupo que es, tiene siempre un componente reivindicativo. Y no digo que la reivindicación no deba hacerse, digo que no debe hacerse en nombre de una «memoria histórica universal», común y objetiva, puesto que la memoria histórica es siempre memoria individual, biográfica, familiar o de grupo. Y esto explica por qué la llamada «memoria histórica» se oculta: porque no es memoria sino selección partidista. La memoria histórica es a la vez damnatio memoriae. Por ejemplo, la memoria histórica, que contradictoriamente, propone borrar un retrato de Girón, ministro de Franco, de la Universidad Laboral de Gijón. Que propone retirar del callejero de una ciudad los nombres de los «golpistas» que se alzaron contra la República; una memoria histórica que por otra parte no pide eliminar los nombres de otros golpistas contra la República, los de octubre de 1934, como lo fueron Ramón González Peña o Belarmino Tomás.
    Por tanto, las reivindicaciones de las memorias personales, contra todo tipo de amnesia y de amnistía, no debe hacerse en nombre de la memoria histórica común, sino en nombre o bien de la memoria individual o familiar, o bien en nombre de planes y programas políticos o científicos. Esto explica por qué la llamada «memoria histórica» no es propiamente memoria, sino selección partidista; por qué se eclipsa de modo funcional, y por qué la «memoria histórica», paradójicamente, derriba las estatuas de Lenin o de Franco. Dicho de otro modo, la memoria histórica sólo puede aproximarse a la imparcialidad cuando deje de ser memoria y se convierta simplemente en historia."

    Gustavo Bueno. (Fragmento de "Sobre el concepto de Memoria Histórica Común". El Catoblepas, enero-2003)

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 30/8/2006 a las 11:04

  • @ortega

    La compro cada mes .

    @jo tia

    quisiera ser ruso señor . gan cancion

    Comentado por: albert pla el 30/8/2006 a las 10:37

  • Disculpe, Sr. de Azúa, pero debo de ser una más del grupo de personas comunes que cree que, en general y con muchas dificultades, se trata de una historia de liberación (y me refiero al sexo y a más).

    Soy mujer, española y heterosexual.
    Quizá alguna lesbiana pueda aportar más datos.

    De que haya personas, formen o no parte de Estados y naciones, que se esfuercen por tergiversar a su favor, no tengo la menor duda. Y de que haya que tener los ojos bien abiertos ante todo ello, tampoco.

    Pero no llego a entender el Todo como una Trama.

    Comentado por: Esperanza Gil Díaz el 30/8/2006 a las 09:51

  • Tirando de retazos de lecturas incompletas y de un vistazo a la Wikipedia surge aquella idea de Reich de que la represión sexual en el totalitarismo conduce al traslado de su energía, el orgone, a la sumisión y adopción de los símbolos del Nuevo Orden. En las democracias aparentes, por el contrario, la sexualidad es un producto de consumo básico, no como el pan que ya es de delicatessen, sino como el coche o las vacaciones o los viajes, que sirve además de vehículo para la publicidad del resto de artículos que se nos han hecho imprescindibles en la nueva cultura del gasto y del trabajo esterilizante para sufragar el gasto. Y como todo lo que tiene que ver con esa nueva cultura alienante, el Estado es el garante de su promoción y desarrollo. Y los ciudadanos, no, debería reservar la palabra ciudadano para los restos de utopía, mejor los súbditos del estado, los esclavos, nos sometemos a sus leyes. Y aquí también surge otra idea vieja y lugar común de los que tenemos pocos recursos del miedo a la libertad de From para explicar el totalitarismo. Hablaban ayer en este blog del silencio de los corderos. Porqué, me pregunto en mi ignorancia, se me ocurre asociar esos viejos tópicos del totalitarismo con los todavía inexplícitos de las democracias aparentes. Y en este desvarío surge también eso que oí muy por encima del amo y del siervo de Hegel y del Estado Universal Complaciente y del Fin de la Historia de Fukuyama sin saber muy bien como hilvanarlo. Vaya diarrea mental de restos de desconocimiento indigeridos que me atrevo a deponer en este lugar al que tanto respeto, esperando, de ésta mi necesidad fisiológica, sino comprensión si indulgencia.

    Comentado por: Everyman el 30/8/2006 a las 09:26

  • Estimado Le Jacobin Malade: no sé qué cosa le hace suponer a usted que soy un fan fatal del Niño Gusano; mi seudónimo no tiene nada que ver con canción alguna de ese grupo, sino con una historia personal que no voy a relatar aquí para no aburrir aun más a nadie. Sin embargo me gustaría recomendar del pasado más pasado a: Mcnamara, Jota, Joy Division, The Smiths, The Durutti Column, Morrissey, Pulp, Portishead, Nagaoka, y así. He estado en el barrio de la Mina de Barcelona, claro que sí, pero no sé muy bien qué importancia puede tener ésto para usted. Por otra parte creo que no debería caer en la obviedad de considerar todo un fracaso: ya sé que eso da mucho prestigio entre las almas bellas, pero no podemos restringir el diálogo hasta ese punto. Sería como decir nada y adornarlo de esplendor. Lo más honesto es hablar del esplendor y rodearlo de nada, como si esta nada fuesen las espinas puestas alrededor de esa luz que hiere, sí, pero que a la vez nos protege; de qué nos protege, pues de qué va a ser.


    Comentado por: jo tía el 30/8/2006 a las 08:54

  • Gracias, Pedro. Me alegro de que por fin te hayas decidido a participar.

    Comentado por: jo tía el 30/8/2006 a las 08:37

  • Gracias, Enea. Me cuesta entenderte; aunque intento prestar atención y pongo la mejor voluntad a veces me pierdo en tu sintaxis de rinoceronte. Entonces se me hace difícil, muy difícil, pensar que lo que yo creo que estás diciendo es en realidad lo que quieres decir. La culpa es mía.

    Comentado por: jo tía el 30/8/2006 a las 08:36

  • Gracias, maleas, pero no veo por qué habría de querer desenmascar a nadie; bastante tengo yo con desprender mi rostro de la máscara que me usurpa y vive por mí. Y te digo una cosa: puede que todo sea máscara hasta el fondo.

    Comentado por: jo tía el 30/8/2006 a las 08:32

  • Gran revista letras libres , los contenidos ? no , hablo del tamaño.

    Comentado por: albert pla el 30/8/2006 a las 07:52

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres