PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

Como bola de billar

Aunque no he leído su libro, debo decir que Ildefonso Falcones me parece un tipo cabal. Puede parecer modesto, pero no lo es, no hay que confundir la objetividad, el realismo, la lucidez, con la modestia. A fin de cuentas, no hace otra cosa que reconocer que esta vez le ha tocado a él, pero lo admite con más curiosidad que orgullo, poniéndole un signo interrogante y no de admiración. Desde el mes de abril, ya ha vendido trescientos mil ejemplares de su novela La catedral del mar y el primer sorprendido ha sido él. Ayer le entrevistaban en La Vanguardia.

Según puede leerse en las respuestas, a la vista del éxito, en lugar de considerarse Cervantes, el bueno de Ildefonso comenzó a hacerse preguntas (las imaginamos: ¿por qué yo?, ¿por qué este libro precisamente?) y el deseo de saber fue más fuerte que su vanidad. Acudió a los editores, escritores y críticos, aquellos a los que ingenuamente considera “expertos” en esta materia rara, la literatura, para averiguar la causa del fenómeno: “Yo he preguntado por escrito a quienes saben o deberían saber de esto de las novelas que me digan dónde he acertado y por qué he tenido éxito, porque yo todavía no lo sé”.

Creo que seguirá sin saberlo, pero en todo caso, su reacción es admirable. ¡Ojalá ésta hubiera sido la actitud de García Márquez, de Saramago, de Houllebecq, de todos los que han vendido cientos de miles de ejemplares sin habérselo propuesto! A lo mejor ahora sabríamos algo más acerca del éxito, o mejor aún, acerca de las relaciones entre el éxito y la calidad artística. Sin embargo, la carne es flaca y  aquellos que tienen éxito creen merecerlo. Por lo tanto, no necesitan explicaciones. Más bien, les sobran las explicaciones. Y ahí queda todo. Luego vienen los sociólogos y tratan de tranquilizar a los inquietos. Nadie sin embargo ha podido dar razones convincentes de por qué algunos éxitos caen sobre muy buenas novelas y otros sobre detestables basuras.

Sucede lo mismo con los millonarios: creen haber ganado el trillón gracias a su talento, pero es un espejismo. Lo comentaba Galbraith con mucha gracia en A short history of financial euphoria: la mayoría de la gente cree que aquellos que se enriquecen son personas dotadas de una inteligencia excepcional. En realidad (Gil y Gil, De la Rosa, Ruiz Mateos, Conde) son delincuentes con suerte… hasta que se les acaba. O bien déspotas más o menos sanguinarios (el presidente Marcos, Mobutu, los jeques árabes)… hasta que los asesinan o exilian a Suiza. Hay una mínima parte que se enriquece porque fue el primero en llegar, como Bill Gates. Y otra parte minúscula que es la auténticamente rica: la de los que heredan, como Rockefeller.

Lo mismo sucede con los escritores. Unos pocos tienen éxito porque son los primeros en llegar a un tipo de narración novedosa (Richardson), otros porque heredan de un gran escritor un estilo y lo despilfarran (Wolfe, heredero de Balzac), finalmente, la mayoría: los que sencillamente tienen suerte sin necesidad de delinquir.

Como la lotería, el éxito literario es algo inexplicable, aunque comprensible. La literatura no es un asunto tan serio como el fútbol, en donde el éxito responde a causas razonables y es infrecuente que un futbolista cojo llegue a la cima. El fútbol, como casi todos los deportes, trabaja sobre un terreno solvente, bien asentado, y por eso fascina a las masas a pesar de la corrupción y el dopaje y la barbarie. Si el éxito artístico respondiera a causas razonables se podría planificar y producir industrialmente, pero no, los editores de best-sellers tienen tantos fracasos como los editores “literarios”. Y está plagado de analfabetos que han alcanzado sonoros éxitos literarios.

Obsérvese que así como los deportistas han de disimular que se inflan a drogas, que participan en orgías caligulescas, o que beben como esponjas, los literatos y artistas en general, justamente por trabajar en un terreno desprovisto de toda seriedad, no sólo no lo disimulan sino que se vanaglorian de ello. Pobre gente.

La gracia del éxito literario es que responde a la más cómica de las divinidades, la Fortuna, a la cual, en efecto, “pintan calva” porque no se la puede coger “por los pelos” una vez ha pasado la ocasión.

Ildefonso Falcones cuenta que su novela se gestó en un curso de la escuela de escritura del Ateneo de Barcelona, no te quiero ni decir. Uno de sus profesores, Pau Pérez, le ayudó a “pulir y dar esplendor” al texto. ¡Simpático Ildefonso! ¡Se advierte que es abogado! ¡Qué contraste con esos petulantes que ni siquiera admiten haber comprado a un negro para sus memorias de locutor, de cocinero, de promiscua, de presentadora, de diputado!

De paso, la novela de Ildefonso ilustra sobre un dato histórico muy relevante para los obsesos de la identidad catalana: la Inquisición (¿española?) se fundó en Barcelona. Eso sí, en catalán. Bueno, en occitano. Mira tú que calladito lo tenían. ¿Le pondrán una calle, como a Sabino Arana?

    ***


Para calmar la curiosidad popular: viven los cinco. En esta borrosa imagen puede verse a tres de ellos muy pendientes de mi desayuno. 

[Publicado el 03/8/2006 a las 07:05]

Compartir:

Comentarios (21)


  • Lo inesperado de hoy, en un día laborable para muchos, ha sido la aparición en pantalla de una bonita composición fotográfica, parecida a una acuarela. Gracias por la imagen y por el detalle, estimado escritor. Un diez. Por cierto, los gatitos están como deseando entrar a la estancia ¿se lo piensa consentir?

    Ya se sabe que es muy propio de los catalanes apuntarse los triunfos. Para lo que les conviene tienen hermanos y para lo que no, primos.

    Saludos afectuosos.


    Comentado por: francesca el 03/8/2006 a las 21:51


  • Cómo me recuerda esta foto a las de Josep Pla, solo en su cocina del mas de Llofriu. No es únicamente el marco, sino -y sobre todo- esa mirada de fauno bondadosa, descreída, melancólica... Falta el porrón de tintorro y la colilla en la comisura de los labios.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 03/8/2006 a las 20:54

  • Parece ser que el marxismo tiene una vacuna.Lamentablemente,la necedad ilustrada me temo que no.

    Comentado por: maleas el 03/8/2006 a las 17:48

  • albert 2 tu top es muy raro , quien son estos , en el PRYCA los encotrare o voy a una libreria especializada .

    Comentado por: albert pla el 03/8/2006 a las 17:11


  • Mi top 5 (el de verdad)

    Dan Brown
    Trias de Bes
    Spencer Johnson
    Goleman
    Michael Moore

    Ildefonso Falcones ha vendido 1 ejemplar
    la editorial ha vendido 20.000 el boca oreja ha vendido 80.000 los media han vendido los restantes 199.999.



    Comentado por: Albert Pla 2 el 03/8/2006 a las 17:03

  • Estoy de acuerdo con el sr. Ortega, el análisis sociológico del 'millonario' es bastante pobre, por no decir, paleo-marxista.
    Supongo que Galbraith se refería al señor que "antes no era 'millonario'" (v.g. Iacocca) y que pasó a serlo por causas no delictivas, sino, no tendría sentido que una persona, como dice Azúa que dice Galbraith, se creyera muy inteligente por ser millonario pero no fuera lo suficiente como para darse cuenta de que sus millones no provenían más que de su actuación inmoral y no de su intelecto, con lo cual, a los delincuentes (genocidas... et id genus omne) de quienes habla Azúa, no los consideraría dentro de la categoría de la que habla Galbraith, es decir, que esos 'millonarios' no cuentan.
    El análisis (de la frase de Galbraith) debe hacerse, por consiguiente, dentro del grupo de los empresarios o gentes dedicadas a las finanzas, banqueros, administradores de fondos de inversión, etc, (si no los quieren considerar empresarios de 'servicios financieros'), que llegaran a ser millonarios, y que no hubiesen cometido delitos antes de ser millonarios (podrían cometerlos después, pues no serían 'millonarios' a causa de sus delitos sino 'millonarios'-delincuentes, pero ya millonarios), si estableciésemos un baremo de lo que se considera 'millonario' podríamos ver cuáles de estos señores, arriba citados son verdaderamente "empresarios-millonarios gracias a sus delitos", Conde creo que lo era antes de lo de Argentia Trust, y Gil y Gil también.
    Porque otra cosa, que no sea esta, constituye un intento de considerar a 'millonarios-empresarios' como delincuentes, como consecuencia necesaria de la tenencia de millones, y esto no es muy serio y bastante sectario, aunque haya pasado a ser un lugar común.
    Creo que el porcentaje de empresarios-millonarios gracias a actividades delictivas (que hay que distinguir de los delincuentes-millonarios, estilo Al Capone), no sería muy elevado, pero todo es ponerse... (es más, considero que este porcentaje no sería muy distinto del de aquel que se obtuviese de ver qué otros profesionales: médicos, abogados, taxistas, arquitéctos, etc;con el fin de mejorar su economía, siguiesen prácticas inmorales o delictivas que si bien no les reportarían millones, si mejorarían su salud económica).
    Aún así, para una vacuna anti-marxista, leer a Böhm-Bawerk.

    P.S.: Al sr. Jerónimo,

    Me habla usted de matemáticos creativos, bueno, si no le parecen creativos Gauss, Lobatchevski, Bolyai, y si no le parece el problema del quinto postulado lo suficientemente sugestivo...respeto su opinión.
    Habla de Arquímedes y yo le pregunto, ¿acaso Arquímedes no utiliza la geometría euclidea en su 'Método' (Alianza Ed. 1986)?, por tanto, Newton (que por cierto lo que más le interesó fue la alquimia) y los demás, se interesan por los resultados del siciliano (entiendo los puramente geométricos), pero no por Euclides, según usted, (!), pero Arquímedes utiliza a Euclides... luego, se "interesan" por éste en última instancia.

    También..., el principio de Cavalieri se estudia a partir de la integral de Riemann, y aquí se utiliza el 'espacio euclideo de 2-3 dim.'; no conozco un principio de Cavalieri para 'espacios no-euclideos', luego Cavalieri "utiliza" a Euclides, o los mátemáticos utilizan el principio de Cavalieri con referencia euclidea.
    Por otro lado si usted preguntase a los 'matemáticos creativos' que usted dice, en su época, si les preguntase, digo, cuanto suman los ángulos de un triángulo seguro que le responderían que 180º, de nuevo Euclides.

    Saludos

    Comentado por: vic el 03/8/2006 a las 17:02

  • Una foto de Félix como celebración de este tiempo de ocio. Estas son las sorpresas que mueven el ánimo a participar. Ahora espero una postvacacional para comparar si en su rostro y sus maneras la ingenuidad y la esperanza han dejado paso a otra cosa. Bien es cierto que las maderas centenarias y los filtros rojizos no han dejado la imagen para muchas tentativas semióticas. Un rato más de experimentos con Photoshop y tendríamos un trencadís. Por no perder la costumbre le diré que necesita más mano izquierda (con sus gatos y con ella). Confío, además, que sus próximos textos sean tan curiosos como ellos y podamos devorarlos con el mismo apetito que muestra usted con su no frugal desayuno. A ver si tienen ocasión de asilvestrarse al unísono y agiliza usted el gatillo. Como diría Auerbach menos mimos y más mímesis. Hay una piedra al fondo que la tengo vista en algún catálogo. Lástima que los tornasoles de la camisa no sean naturales. Ningún manual de urbanidad podría criticar el modo en que blande el tenedor.
    Y ahora, si me permite ir por libre, dos sugerencias. ¿Qué tal una temporada con bigote? ¿Le gustaría que mi padre le presentara a las hermanas Koplowitz? Me muero por saber cómo sería el emparejamiento de usted con cualquiera de las dos. Me lo imagino en su papel de Copito de Nieve ilustrado en las altas esferas del poder financiero mundial. ¡Qué novelas, qué dramas saldrían de ahí! ¡Qué columnas para machacar a los filisteos!

    Comentado por: Sybilla el 03/8/2006 a las 16:58

  • Este libro no lo he leido , es bueno ? me da un poco de pereza , ahora voy a leer uno muy bonito y precioso que es de un escritor de fama mundial , espero que nadie este en contra de esta lectura porque me pondria triste Y melancolico , el libro lleva como titulo :




    Comentado por: albert pla el 03/8/2006 a las 16:25

  • Me da en la nariz que el señor Falcones tiene una pose muy bien estudiada. La del recién-llegado-al-mundo-de-las-letras que 'dice' no saber el porqué de su éxito. Ya me extraña, porque "La catedral del mar" es un mamotreto diseñado con tiralíneas, un producto perfecto de marketing que debió ser ideado por un economista, no por un escritor.

    Comentado por: solodelibros el 03/8/2006 a las 16:16


  • Por que es un exito el numero de ventas ? no es mas logico que el exito fuera los lectores , este es el tipico libro que se regala cuando no tienes nada que regalar , pero no se si luego se leen . Mi top 5 :

    Líneas de mi vida (2000), Cristobal Serra.

    Félix Azúa. (2002). Diccionario de las artes. Edición ampliada

    Historia abreviada de la literatura portátil - Enrique Vila-Matas

    Cómo me hice monja, de César Aira

    El arte de la fuga
    autor : pitol, sergio





    Comentado por: albert pla el 03/8/2006 a las 13:22

  • En mi oficina fué una compañera quien comenzó a aconsejar esa novela y, progresivamente, los demás compañeros que leen novelas se la compraron y prestaron a otros compañeros y amigos.
    Dos curiosidades: 1. el primer eslabón de la cadena es una persona muy popular y 2. no he escuchado a nadie valorar de forma positiva su experiencia ("Bueno........ de momento se sufre mucho, ya veremos luego"; "hay páginas enteras que me salto porque se me hacen un poco pesadas".) Incluso la propia inductora reconoció saltarse lo que no le llegaba a interesar.

    Comentado por: Esperanza Gil Díaz el 03/8/2006 a las 11:59


  • @kant

    no me de gato por liebre , liebrenos de sus cat-teta-rio-s . gracias georgie DANT

    Comentado por: albert pla el 03/8/2006 a las 11:16

  • Señor Azúa, a Montaigne le bastó un gato para poder pensar.

    Comentado por: Gengis Kant el 03/8/2006 a las 10:37

  • Qué gran regionalidad es Madrid.

    Comentado por: Gengis Kant el 03/8/2006 a las 10:33

  • Escribió López de Vega que la arrogancia española, más aún que en la vida militar, "sobresale y se manifiesta tanto en esta parte del entendimiento y saber,... que es por esto el más selecto concurso de sus eruditos, no academia ni escuela, como en otras partes, sino un terrible campo de batalla, una perpetua herrería de estruendo de voces y controversias... Batallas son para ellos las disputas, y acción quieren que sea de valor el no ceder en ellas también a nadie".


    Comentado por: Gengis Kant el 03/8/2006 a las 10:31

  • Estimado Félix,
    Me acabo de unir al "clublog", y creo que la visita asidua pasará a ingresar mi nómina de adicciones.
    De momento, sólo me pregunto: ¿cómo llevas tú lo de tu éxito cortocircuitado?
    Mis pensamientos te saludan
    SP

    Comentado por: "Un idiota feliz" el 03/8/2006 a las 10:27

  • La soberanía está a punto de ser la capacidad legal de recuperar las competencias soberanas.

    Comentado por: Gengis Kant el 03/8/2006 a las 10:21

  • La soberanía reside en la ley electoral.

    Comentado por: Gengis Kant el 03/8/2006 a las 10:19

  • Pues sí que tiene vd. señor Azúa unos gatos la mar de resalados. Y qué espabilados y listos.

    ¡Déles su tazón de leche, hombre, que me los tiene muy flacos! Parecen alienígenas.

    ¿Pascal tenía gatos?

    Comentado por: antofagasta el 03/8/2006 a las 08:53

  • El exito es una percepción de los demas , vender libros no es un exito , es un dato , el exito es hacer una cancion como esta :

    DEDICADA A LOS GATOS DE FELIX DE AZUA Y AL GATO PEREZ :

    VIDA D?UN GAT

    el seu pare era un vell gat gordo i coix
    i sa mare una gata de carrer
    i ell va néixer una nit sota la pluja
    però sa mare morí al part
    i el seu pare d'un infart
    i va quedar abandonat pel mig dels prats
    moriria de gana moriria congelat
    però sort que era un gat i tenia set vides
    no tenia ni pares ni un amic
    ni un padrí de família que el cuidés
    i així solitari justet amb uns dies de vida
    va arrossegar el cos per un camí per la ciutat
    però va ser en creuar una carretera
    que un camió va i l'atropella en un pas zebra
    però sort que era un gat i tenia set vides
    i va sentir-se deprimit dèbil agobiat
    tan esclafat sota el camió
    veia que no podia que no podia respirar
    però per res la vida no volia deixar

    ferit i amb la por a la mort
    va seguir una nena i la nena el va agafar
    va acollir-lo en braços va posar-li un nom ridícul
    se l'endugué a casa seva i va mostrar-lo a la família
    però un pare sense escrúpols que l'agafa per l'esquena
    i mentre renyava la nena el va tirar per la finestra
    però sort que era un gat i tenia set vides
    set pisos de caiguda i quedà viu sobre l'acera
    rebentat i destrossat però hi ha més vides que l'esperen
    hi ha vida hi ha vida

    però aconseguí aixecar-se aconseguí caminar
    aconseguí creuar la ciutat fins al port
    i va va veure el mar i va veure un peix
    va acostar-se al moll però va relliscar
    i va caure a l'aigua va sentir-se perdut
    ho tenia clar moriria ofegat
    però sort que era un gat i tenia set vides
    era patètic veure com s'enganxava a la vida
    xapotejant cap a un barco que es llargava mar endintre
    i aconseguí pujar-s'hi mig ofegat mort de pena
    va passar tota la infància dintre d'un vaixell de pesca

    set mesos després va desembarcar
    en una terra estranya apocalíptica i ingrata
    les cases mig destruïdes de gent morta o bé matant-se
    i un merder de crits histèrics de terrors i focs i nervis
    i de cop una bomba li va petar sota els peus
    i va sortir volant pels aires despedint-se de la vida
    però sort que era un gat i tenia set vides
    i en aquell país de merda hi havia guerra hi havia guerra
    i on reina la violència t'acribillen per la jeta
    el cos ple de metralla que es es moria que es moria
    quan va esdevenir un prodigi que ell no hagués esperat mai

    una gata preciosa i piadosa el recollí
    i amb el temps i unes carícies va curar-li les ferides
    i es tirà follant els dies que passà en convalescència
    però la gateta ocultava que estimava un altre gat
    què dic un gat si allò era un tigre
    que ho va descobrir unmal dia va jurar que els mataria
    això era un lio de faldilles
    però sort que era un gat i tenia set vides
    imagineu aquella bèstia una espècie de legionari
    reclamant com a venjança lenta mort pels dos amants
    la gata quedà morta desgarrada a esgarrapades
    i ell de què sino s'escapa perseguit com una rata

    van acabar-se els tiros i eren temps de pau
    de pau però misèria de penes i gana
    i un dia el gat tornà a sentir que el seu cos levitava
    que el seu cos desafiava tota llei de gravetat
    per les potes l'agafaven i del terra l'aixecaven
    i una veu il.lusionada que el mirava i exclamava
    yujúúú família avui per dinar tenim gat a la brasa
    però sort que era un gat i tenia set vides
    va sortir per poter de miracle que no el pesquen
    que no acaba com un plat de subsistència
    a la postguerra hi ha gana hi ha gana

    havien passat set vides però el gatet mai no es moria
    la veritat no comprenia la gràcia d'aquesta vida
    i ara tan sols s'arrastrava sols errava sols vagava
    ara era un vell gatot de merda despreciat per tot el món
    que era el pot de les hòsties que és que estava cremat
    però hostia puta quina vida més perra que tenia
    i per desgràcia era un gat i tenia set vides.

    Comentado por: albert pla el 03/8/2006 a las 08:24

  • ¿No decía Beatriz de Moura que sobrepasada la cifra de los diez mil lectores es imposible determinar quién te lee y por qué motivos?

    Comentado por: Ozón el 03/8/2006 a las 07:53

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres