PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 23 de enero de 2018

 Blog de Félix de Azúa

No es un adiós

Hace unos años, cuando todavía existía el reportaje turístico filmado en 35 milímetros por el ente estatal y con locutor de Radio Nacional al micrófono, solíamos ver, entre el NoDo y la película, unos cortos multicolores sobre las Islas Canarias, el Delta del Ebro o el Monasterio de Piedra que inevitablemente concluían con un crepúsculo y la voz del locutor, profundamente emocionado, asegurando que aunque debíamos despedirnos de tanta belleza y de tan acogedor y gentil paisanaje, esa despedida sin embargo, no era un adiós sino un hasta siempre.

La frase se repitió de tal manera que las gentes, cuando se encontraban por la calle o volvían al trabajo después del desayuno, se despedían de los amigos y conocidos con la fórmula “no es un adiós etc.” El régimen, sin embargo, toleraba muy mal el cachondeo, de modo que se impartieron severas órdenes desde el ministerio de Información para que nunca volviera a repetirse la despedida ritual del hasta siempre.

Durante los siguientes años, cien reportajes sobre las playas de Cadaqués, el palmeral de Elche, las casas colgantes de Cuenca y demás lugares que siguen siendo hoy exactamente lo mismo que entonces, es decir, marcos incomparables, se despidieron con: “no es un adiós, es un hasta luego”, o bien “no es un adiós sino un hasta pronto”, “no es un adiós, sino un hasta más ver”, “no es un adiós sino un hasta la próxima”, o incluso “no es un adiós, sino un hola que tal algo adelantado”. La orden había quedado registrada para toda la eternidad en algún fichero de aquella fortaleza burocrática y los redactores seguían obedeciendo escrupulosamente al jerarca.

También a mí me ha llegado la hora de decirlo y no sé qué fórmula elegir. El caso es que me voy a lugares que carecen de la conexión adecuada para poder mantener esta voz en el cosmos. Regresaré, si nada lo impide, el primero de agosto.

Mientras tanto, estas palabras que ahora envío al espacio se mantendrán en pantalla como si cada día fueran nuevas, y si hemos de hacer caso a los deconstructivos, seguramente renovarán su sentido cada día sin necesidad de que nadie modifique ni una letra.

Porque no es lo mismo decir, por ejemplo, “el alma del humano es como el agua, pero su destino es como el viento” en el siglo XVIII y en Alemania, que en el siglo XXI y en Irak. Su sentido, vaya, no es el mismo.

El mundo gira, gira. Con cada rotación gira también el sentido de nuestras palabras. Hoy leía yo en un diario que el papel de las mujeres prehistóricas (vale decir, troglodíticas) era más “participativo” que en la actualidad, o sea, que también cazaban. Es una lástima que el concepto de “participación” sea difícil de aplicar a una sociedad seguramente caníbal, pero es cierto que las mujeres troglodíticas han cambiado mucho de sentido con el paso del tiempo. En la actualidad están más cerca de una ministra de cultura que de las augustas paridoras de la vieja antropología.

Cuando el redactor bíblico escribió aquello de “En el principio era el Verbo”, como enunciado de origen divino, no podía ni imaginar el sentido que tomaría la frase tras la publicación del curso de lingüística de Saussure. La célebre frase, con el Verbo en su versión Logos durante un tiempo, había tenido que esperar treinta siglos para alcanzar su sentido verdadero. O al menos eso cree nuestra petulante civilización.

Dejo pues al cuidado del tiempo estas palabras y espero encontrarlas de nuevo a mi regreso con un sentido nuevo por completo. Por lo tanto, inevitablemente, de un modo riguroso, esto no puede ser un adiós.

Porque también yo, si regreso, seré necesariamente otro. Y a lo mejor coincidimos.

[Publicado el 03/7/2006 a las 09:17]

Compartir:

Comentarios (264)

  • Necesitas un préstamo ... ..?
    Póngase en contacto con Michael Nordmann Financial Service, un prestamista de dinero privado y también en la gestión de bienes inmuebles. Aquí viene una buena oferta de préstamo para todos aquellos que necesitan asistencia financiera a una tasa baja del 3%. Con la mejora de préstamos de la Cruz Roja, puede despedirse de todas sus dificultades y crisis financieras.

    Damos préstamos de cualquier cantidad. Luchamos contra la crisis financiera y para dar lugar a un futuro brillante en nuestra sociedad mientras hacemos nuestro trabajo. Si está interesado, debe indicar su interés y lo ayudaremos a asegurar su préstamo.

    Persona de contacto: Mr Michael
    Número de contacto: +15125627955
    WhatsApp: +12074807381
    E_mail: michaelnordmannloanfirm@gmail.com

    Comentado por: michael nordmann el 06/1/2018 a las 18:25

  • -La justicia vs. la prudencia:

    Yo no diría que la justicia ha desbancado a la prudencia en el ranking estimativo: nunca se han encontrado en el mismo nivel. La prudencia es un medio; la justicia, un fin. Habrá que buscar en este terreno de las ultimidades morales el perjudicado. La contemplación, a buen seguro.

    -El hombre prudente:

    Ya conoce Vd. las acusaciones, no sé si fundadas o no, de haber caído en un círculo lógico Aristóteles al sostener, más o menos, que el único medio de saber qué es lo prudente es observar lo que hace el hombre prudente. Se podrá ver en la afirmación aristotélica un saludable valladar contra el universalismo intelectualista, una apuesta por la pedagogía del ejemplo frente a la del razonamiento abstracto, incluso una querencia pre-postmoderna por la fragmentación ontológica, etcétera, etcétera; pero lo evidente prima facie es la debilidad lógica de la tesis de Aristóteles.

    -El mundo imperfecto:

    Estoy de acuerdo con Vd. en que la necesidad de la prudencia se basa en última instancia en la contingencia del mundo, en su imperfección ontológica, de la que la imperfección moral sería un epifenómeno.

    Si el mundo fuera una trama de relaciones necesarias, la moral se confundiría con la matemática, y ello en un doble sentido: las proposiciones morales serían objeto de demostración apodíctica y la conducta moral brotaría con la misma necesidad que una conclusión.

    Pero, como señala Vd., el mundo está abierto, los caminos son inciertos, las pistas equívocas, y por ello mismo toda decisión arriesgada. No puede ser de otro modo en un mundo que no es ni necesario ni imposible.

    Ha sido un placer haber mantenido esta charla con Vd. Tras una incursión alborotada por este blog, debida al cierre temporal del de Arcadi Espada, donde estoy acantonado, pido disculpas por la violencia cuantitativa que han debido soportar. Como diría aquel, no es un adios...

    Comentado por: Gengis Kant el 25/7/2006 a las 19:40

  • Gentil Gengis: Como usted sabe Aristóteles no fue muy amigo de las matemáticas, quizá como reacción frente a la preeminencia de la geometría en la Academia (aunque habrá que esperar el prometido libro del seductor Silvio Maracchia sobre el tema). Sin embargo, en su estudio sobre la justicia distingue entre la que se funda en la igualdad y la que se funda en la equidad o proporción. Así pues la noción del justo medio puede entenderse también desde el concepto de proporción, lo que no obliga a que haya equidistancia entre los extremos, sino analogía, en su sentido matemático (igualdad de razón, o ea, comparación de magnitudes). Creo que lo arquimediano -proporcionalidad de magnitudes conmensurables- se ajusta más al espíritu del Maestro que una aritmética del más y el menos.
    En cualquier caso el Filósofo (Alá sea loado) se acogió a la lógica de los conceptos del lenguaje, que a todas vistas se funda más en una lógica de la acción humana que de la ideación matemática. Sólo si se piensan los extremos como puntos es admisible que la cobardía le parezca más lejos del valor que la temeridad, pero no si se entiende que cada tríada conceptual acota la extensión de un campo en tres zonas. Recuerde, de paso, que la teoría del equilibrio de Arquímedes opera con la proporcionalidad inversa de pesos y distancias.
    En otro orden de cosas le diré que celebro su martillazo simbólico a los naturalistas ingenuos, porque hay que avisar de los riesgos de todo ascetismo. A mi vuelta del Índico recalé breves días en Lisboa donde me dio noticias suyas el conspicuo Jerónimo de Belem, al que encontré saliendo de la Tabaquería.

    Comentado por: Zenón de Elea el 25/7/2006 a las 19:19

  • No quisiera excederme en la respuesta, por lo que intentaré resumir al máximo.

    Como usted debe saber, señor G. Kant, algunos conceptos con suerte evolucionan, otros en cambio desaparecen, o re-aparecen a lo largo del tiempo. El olvido de la definición aristotélica de la prudencia, en la tradición moral de Occidente, es tan sólo superado por otra virtud armonizadora de conjunto: la justicia. O al menos a mí se me oculta, de momento.

    Es evidente que la noción moderna de 'prudencia' no traduce las implicaciones intelectuales que conserva en Aristóteles la phróresis, de la que se puede decir que es el intermediario obligado entre el fin y los medios, entre las intenciones y las acciones. Tampoco tiene ningún sentido y no puede llevar a nada, hablar del intelectualismo de Aristóteles, de su mayor o menor tendencia a la teoría o a la práctica apoyada en la experiencia, si no nos cuestionamos por qué el saber depende de la prudencia, y en caso afirmativo, de qué saber trata.

    ¿Qué nos está permitido conocer? ¿Cuáles son nuestros límites, como humanos?

    El ámbito de las virtudes es imprevisible e insistematizable. No tenemos ningún medio para reconocer la regla recta que usa el criterio del justo medio si no es el recurso al juicio del hombre prudente. Y el prudente es un hombre común, no es sabio ni erudito, menos aún un Dios; pero es capaz de deliberar bien, no sólo investigar y buscar los medios de realizar un fin.

    ¿Qué sentido que no sea una ciencia ni un favor divino nos permitirá hacer el bien a tiempo? La inteligencia ¿no es así?

    Incompleto e imprevisible es nuestro mundo. Si el mundo fuera perfecto, no quedaría nada por hacer, y el hombre realiza su excelencia propiamente humana en el hacer, actuar; es una invitación a la que se puede denominar su libertad: la prudencia es una disposición a escoger y actuar que afecta a lo que está en nuestro poder hacer o no hacer.

    "Nada en demasía..." Con humor nos lo sugiere Maleas.

    Terminaré de otra manera: No todo es posible, pero todo no es imposible ¿Vale así?

    Saludos afectuosos.

    PD. Gracias, señor Gengis Kant, para mí también son un placer estas reflexiones.

    Comentado por: francesca el 25/7/2006 a las 18:24

  • El Justo Medio no significa dejar las cosas a la mitad,sino hacerlas en el grado justo y determinado,en el tiempo y en las proporciones correctas.

    Comentado por: maleas el 25/7/2006 a las 10:33

  • Cualquier dia de estos busco por la hemeroteca de la casa,aquellos articulos de Rafael Sanchez,sobre la creación de el Dios Unico.

    Comentado por: maleas el 24/7/2006 a las 21:54


  • Leche Pascal, la más entera.
    (Los acentos, Maleas, los acentos.)
    Un saludito.

    Comentado por: acentón el 24/7/2006 a las 21:43

  • Hay dias en el blog que hecho de menos la función,los acentos maleas,los acentos,de ignorar.Habra que plantearlo.

    Comentado por: maleas el 24/7/2006 a las 21:37

  • Supertición y religión (los acentos maleas,los acentos),son opuestas.Quien pierde la fe,cae en la supertición,afirmaba Pascal.No le falta razón.Resulta dificil no ser un ser religioso de confesion,y no caer en la supertición.La filosofia ayuda a ello.Ernst Bloch,marxista confeso,que leia la Biblia en hebreo antiguo,por ejemplo.

    Comentado por: maleas el 24/7/2006 a las 21:27

  • Aristóteles, al igual que otros pensadores, no perdió su tiempo nadeando.

    El punto medio o la virtud de la prudencia lo que nos manifiesta es la precariedad y la imprevisibilidad de la acción humana. Los hombres necesitamos dilucidar, tiempo para obtener conocimiento. Dilucidar, medir y arriesgarnos a equivocarnos, porque, como humanos, señor G. Kant, podemos querer todo lo posible, pero sólo lo posible. Lo que no vale es hablar de nada, sobre nada, resumiendo: perder el tiempo.

    Lo imposible es imposible, aunque siempre podremos hacer algo para superar los límites ¿no cree?

    Saludos cordiales.

    Comentado por: francesca el 24/7/2006 a las 17:38

  • Como toda moral, la del deseo querría reprimir parte de nuestra naturaleza: nuestra objetualidad; como toda moral, no se sale enteramente con la suya, y se contenta con aconsejar que nos comportemos como si no supiéramos que somos también objeto. Pero lo sabemos.

    Comentado por: Gengis Kant el 24/7/2006 a las 17:21

  • Peor aún que ser una bestia es ser una cosa, truena la modernidad.

    Comentado por: Gengis Kant el 24/7/2006 a las 17:15

  • No hay forma más degradada de vida, según la dura moral de la libertad, que ser objeto.

    Comentado por: Gengis Kant el 24/7/2006 a las 17:13

  • ¿De qué otro modo puede ser vista una mujer sino como objeto? No sólo la mujer, todo.

    Comentado por: Gengis Kant el 24/7/2006 a las 17:08

  • Qué bien suena la ocarina junto al cocotero.

    Comentado por: Gengis Kant el 24/7/2006 a las 16:57

  • Sólo los elegidos conocen el arte de injertar palabras.

    Comentado por: Gengis Kant el 24/7/2006 a las 16:56

  • Sobre el justo medio:

    Siempre ha llamado la atención que la mayoría de las virtudes aristotélicas no cumplieran el principio, subrayado por el propio autor, de la equidistancia. No sólo eso, a menudo uno de los contrarios de una determinada virtud queda entrelazado íntimamente con el otro contrario.

    La liberalidad está más cerca de la prodigalidad que de la avaricia; el valor, más lejos de la cobardía que de la temeridad. A su vez, resulta que el pródigo no tiene más remedio que ser avaro para afrontar su despilfarro; análogo es el caso del temerario, cuyo valor es sólo aparente.

    Da la impresión de que el Aristóteles observador no encaja en el Aristóteles especulativo. Su conocimiento de las pasiones humanas no parece acomodarse al principio moral del justo medio.

    De ser así las cosas, lo que pondría en entredicho la experiencia del filósofo sería nada menos que una pauta de conducta y de pensamiento incontestable para cualquier griego: la que aconseja no tomar nada en demasía. No creo que se haya dado tal choque.

    Una de tantas decisiones geniales de la filosfía griega, de las que no se puede decir que sean verdaderas o falsas porque son ellas las que marcan el campo de la verdad y la falsedad, fue concebir el nacimiento del cosmos como la introducción de la medida, y con ella lo estable, en el ámbito del más y del menos, de lo indefinido e inmenso, donde se está condenado a un puro resbalar incesante hacia arriba y hacia abajo. No importa quien tenga la vara de medir, un dios o un hombre, si es que ha de tenerla alguien; lo decisivo es la existencia de ese mojón fijo entre el más y el menos.

    Eso tuvo unas consecuencias digamos que colaterales. Entre otras, la de identificar, confundir quizá, la comedido con el punto medio. Se entiende que ocurriera eso, pues el más y el menos son infinitos por lo que cualquier posición en ellos queda en el medio. La apuesta griega fue a favor de ese posicionamiento (perdón, pero necesito ese palabro), esa determinación; su centralidad es accidental, aunque cierta.

    Precisamente esto es lo que muestra la moral aristotélica. Según ella, no se descubre, ni puede descubrirse, una virtud buscando el punto medio entre los dos estremos, por la sencilla razón de que no existen tales extremos determinados, El proceso que debió tener en mente el estagirita creo que fue el contrario. Quien no conozca (conocimiento vivido, hecho costumbre) la virtud estaría condenado, dominado por una radical incertidumbre, a deslizarse por la banal superficie de lo indefinido.

    Algo así se puede observar en nuestros días, en los que a un consumismo de magnitudes asiáticas se opone el ideal engañoso del retorno a una presunta naturalidad, sin encontrar el justo medio, conocido durante siglos, de una vida acomodada. En vez de contentarse con la riqueza que debe acompañar al hombre vituoso, las muchedumbres alternativas idolatran la desmesura ascética.

    Duele ver a tantos desencantados del progreso que quisieran retornar a la sencillez y verdad de una vida conforme a la naturaleza, ceñida a la satisfacción tranquila de unas necesidades llamadas básicas, y de ese modo quebrar la vorágine insaciable, infinita, del deseo.

    Vanamente: dichos intentos caen en una vertiginosa e incesante búsqueda de tales necesidades mínimas, al fin y al cabo otro mito, otra fantasía inalcanzable.

    Da igual cuál sea el sentido de la marcha. Cada vez más, cada vez menos: todo es inquietud, peregrinaje, desazón. Siempre se podrá renunciar un poco más; el mínimo queda tan lejos como el máximo.

    No es de extrañar que estos nuevos ascetas, queriendo reposar en la sencillez del origen, en la verdad de la naturaleza, se engolfen en una tarea cuyo fin, que parecían tener a la mano, jamás alcanzan.

    Muy al contrario, queriendo acentuar cada vez más la frugalidad de su vida, que siempre se les mostrará demasiado consumista, darán en escudriñar las asechanzas del lujo con una minucia extraña en quienes se declaran sus enemigos; así como quienes decían negar el cuerpo, la vista dirigida a la salvación ultramundana, eran los mismos que dedicaban mayor esfuerzo al escrutinio obsesivo del objeto de su hostilidad, encadenados por su culto negativo.

    Comentado por: Gengis Kant el 24/7/2006 a las 14:25

  • La condena de la respuesta, huelga decir que militar, desproporcionada de Israel puede significar dos cosas:

    -Condena de la respuesta israelí, que para mayor inri es desproporcionada.

    -Condena de lo desproporcionado de la respuesta, lo que no implica la condena de toda respuesta.

    Comentado por: Gengis Kant el 24/7/2006 a las 13:08

  • Identificar lo desproporcionado, desmesurado, desmedido, inmenso... sólo con el exceso revela una oponión muy optimista de la vitalidad humana.

    Comentado por: Gengis Kant el 24/7/2006 a las 12:58

  • ADONDE TÚ POR AIRE CLARO VAS

    Adonde tú por aire claro vas,
    en sombra yo, o en hojarasca breve,
    te he seguido. Yo mismo sombra soy
    de ti. Y no puedes tú notar que yo
    te siga, yo, callado tras de ti,
    lumbre contigo o nieve de tu mano.
    Y veo tu mirar, mas siempre esquivo,
    oscuro y amoroso, en huertos altos
    que tú para tu amor los cercas. Fuentes,
    aves, la reja de la casa sueño
    ser yo, la claridad, su vuelo limpio,
    el aire entre los hierros. Pero tú,
    a mi través, cuando me miras, creo
    que estás mirando a otro, de no verme.
    Y ya la fuente, el ave, las espadas
    de la verja no son nada. La tarde
    su rosa le retira al vaso. Pétalos
    sólo, los continentes que parecen
    sobre la mesa, a ti te los ofrezco,
    te envío su gobierno y yo, la sombra.


    Comentado por: Andrés Trapiello (cintas viejas) el 24/7/2006 a las 02:30

  • " a quien me tropecé en Borneo injertando ocarinas en los cocoteros para alegrar sus noches a la intemperie playera."

    ¡Qué fantástico injerto!
    ----

    ADVERSUS VARRONEM

    DON Fernando Lázaro Carreter, en su artículo «Primavera verbal» (El País 1-4-01), vuelve a deplorar la locución «el día después», como hizo ya hace años, señalando ahora el origen preciso de tal novedad; a mí también me chirrió en el oído por primera vez con el estreno de una cinta cuyo título en inglés era «The day after», aquí traducido palabra a palabra, con fidelidad perruna, por «El día después». No me preocupó tanto el pecado singular —dejemos que los cinéfilos entierren a sus cinéfilos—, sino el ir constatando en pocos meses hasta qué punto bastaba el título de una película para incrustar una locución, jamás oída, en el lenguaje de los medios de difusión, y no sé en qué medida en el común de los hablantes. Un grado tal de docilidad ante cualquier innovación verbal, emparentada sin duda con la creciente obediencia a la publicidad, no es sino debilidad lingüística, y ésta, a mi juicio, un claro síntoma de debilidad mental e intelectual.

    Pero Don Fernando, en el mencionado artículo de antaño, mostraba su contumaz querencia hacia la escuela de Varrón, arrojando demasiadas cosas al cajón de sastre de la anomalía, y obligándonos a los que somos de la escuela de César a rescatar algunas de ellas para reintegrarlas en la analogía, a la que en justicia pertenecen. De esto resulta que el estropicio que podría hacer «el día después» es bastante más grave que la incorrección aislada de «cambiar el adverbio después en extraño adjetivo para calificar el nombre día», porque amenaza intercontaminar y fundir en uno el doble sistema, cardinal y ordinal, perfectamente acuñado y analógicamente formalizado, de que dispone el castellano. Así, en el artículo antiguo, decía el señor Lázaro: «Otra cosa observamos en las locuciones adverbiales del tipo: “Ocurrió un día después o antes”; se trata de acuñaciones fijas, de idiomatismos, que escapan a la norma (como calle adelante, río abajo, tiempo atrás)». ¡Error flagrantemente anomalista!, clamo, ya que «un día después», donde «un» no debe entenderse como el artículo indeterminado, sino como el numeral «uno», es el primer elemento de la serie cardinal «un día después», «dos días después», «tres días después» y así seguidamente; y lo mismo vale para «una legua más allá», «dos pisos más arriba», «tres kilómetros aguas abajo», «cuatro pasos atrás», «cinco páginas antes», «seis casas por cima», «siete pulgadas menos» und so weiter, donde bien puede verse cómo el miembro que lleva el numeral es el determinante, y el otro, sea adverbio o locución adverbial, el determinado. El subsistema ordinal se construye de manera distinta: aquí el portador del lugar de orden es un elemento de una sucesión seriada de nombres que designan quantos (o quanta) de una misma dimensión, siempre longitudinal, y las únicas piezas a las que se refiere la ordenación son términos que determinan las dos posiciones posibles con respecto a un cero virtual fijado por el contexto, o sea antes de ese cero o después de él.

    Si el cero se pincha en el momento en que se habla, o «de la voz» —al que se refieren «ayer» y «mañana»—, en el subsistema ordinal, la posición ante se indica con «pasado/a»: «el año pasado», «la semana pasada», y la posición post con «dentro de» antepuesto: «dentro de una semana/dos meses/tres años» ... Si el cero es, en cambio, in phantasma (Karl Bühler), como cuando se pincha en un punto de una narración, las posiciones ante y post, siempre en la serie ordinal, se indican con «anterior» y «siguiente», respectivamente: «la semana anterior», «el mes siguiente». Pero también el subsistema cardinal se sujeta a la dualidad entre el «cero de la voz» y el «cero in phantasma»; en el primero las posiciones ante y post se indican con «hace» y «dentro de» : «hace dos días», «dentro de tres horas», y en el segundo, con «un/dos/tres... antes/después»: «un año antes», «dos meses después».

    En el subsistema ordinal, la serie de la dimensión temporal está formada, huelga decirlo, por «minuto», «hora», «día», «semana», «mes», «año» e così via. A diferencia de esta serie, que, por tener fundamento en la naturaleza —la base inamovible del día y el año, aun con variantes en fracciones y múltiplos—, es arcaica, la dimensión «itineraria» (perdón por el palabro), por ser totalmente convencional, está, en cambio, sometida a la mudanza de los tiempos y a la diversidad de lenguas o países; así, la serie «pie», «paso», «milla», «legua»..., como otras análogas, ha caído en desuso en la mayoría de los países a raíz de la consagración del Sistema métrico decimal, y la actualmente vigente, ocioso es decirlo, se funda en la unidad entera mínima: el metro, con sus fracciones «decímetro», «centímetro», etcétera, y sus múltiplos —siempre por 10— «decámetro», «hectómetro», «kilómetro» etcétera. Para esta dimensión, baste evocar la Vuelta ciclista: «La subida había empezado dos kilómetros antes (cardinal), pero sólo al kilómetro siguiente (ordinal) venía ya la escalada de verdad».

    Para demostrar que «el día siguiente» es una determinación ordinal basta compararlo con la determinación cardinal «un día después»: «Se acostó a las 2 de la madrugada, pero al día siguiente ya estaba vestido a las 8 en punto»; sustitúyase en esta frase «al día siguiente» por un «un día después»; un día cardinal son 24 horas y no 6 como las que median entre las 2 y las 8. Si este ejemplo suena forzado, por jugar con fracciones de día, experiméntese con el quanto siguiente de la serie: «a la semana siguiente» puede perfectamente decirse respecto de un viernes, refiriéndose al lunes inmediatamente posterior; si, en cambio, respecto de ese mismo viernes, decimos «una semana después», saltamos sin remedio un lapso de 7 días naturales, empuntándonos al viernes inmediatamente posterior. Ergo el castellano dispone de un sistema doble, compuesto por un subsistema cardinal y otro ordinal; q.e.d. Esta es sólo la armazón desnuda del sistema, claro está, a la que luego se añaden variantes, factores complementarios o mediaciones contextuales, pero Varrón no puede reclamar para la anomalía «un día antes» o «un día después», porque no son, en absoluto, «acuñaciones fijas» o «idiomatismos, que escapan a la norma», sino formas estrictamente producidas por la norma de un sistema complejo, rigurosamente formalizado bajo los fueros de la analogía. De paso, una pequeña regla para el subsistema ordinal: «el día siguiente» ha de ir sólo en oraciones en que «el día» es sujeto: «El día siguiente fue muy tempestuoso»; en cambio, cuando juega como adverbio ha de decirse «al día siguiente»: «Al día siguiente asaltaron el poblado», a la manera en que en las Crónicas de Indias leemos una y cien veces, indicando el instante en que los castellanos, agazapados durante la noche en algún «arcabuco» de los alrededores, salían del escondrijo y se lanzaban al asalto del poblado de los indios desprevenidos: «Al cuarto del alba...». Por último, pienso que el propio Don Fernando podría haber sido tal vez el que hubiese asesorado al traductor de la novela de Umberto Eco, titulada en castellano «La isla del día de antes», ya que las formas *el día de antes y *el día de después, que él recomienda por correctas, jamás han llegado a apuñalar estos castos oídos que se ha de comer la tierra; de manera que si es que han podido usarse alguna vez, deben de haberse evaporado, como rocíos de los prados, cuando no fundido, como las nieves de antaño.


    Comentado por: Rafael Sánchez Ferlosio (cintas viejas) el 24/7/2006 a las 02:21

  • Don Jerónimo, no temo sufrir grandes daños en esta campaña. Hasta ahora he sobrevivido en un blog donde no se usan ballestas sino catapultas.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 23:41

  • ortega | 23/07/06 a las 20:14

    No debe pedirme permiso quien está en su casa; soy yo quien debo disculparme por mi desmesura.

    No dejaré pasar esta ocasión, si no le importa, para decir algo al hilo de su comentario:

    1. No sé si debe calificarse de oscurantismo, pero en la ilustración, como idología que es, hay mucha más retórica que ciencia. Eso sí, la suya es la retórica de la razón.

    2. La ilustración, como doctrina dogmática (en un sentido no peyorativo), es incompatible con la religión, por lo que no puede permitir su presencia en el espacio público. El laicismo de raíz individualista y escéptica, por su propia naturaleza, no tiene NADA que oponer a ningún dogma, incluidos el ilustrado y el religioso.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 23:16

  • Jerónimo, expedicionario científico | 23/07/06 a las 22:09.

    He de confesar que he entrado en este exquisito y mesurado glob sin apearme del caballo. Ha de haber damnificados.

    Podrán encontrarme a partir del martes en Casa Arcadi, recién pintada y lista para aguantar otro curso feroz; pero les aconsejo que no se acerquen por allí sin navaja: los habituales son verdaderos rufianes del argumento.

    Al buen Zenón se le espera en lo de Kant, calle de la Dialéctica Transcendental.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 22:56

  • Señor Gengis Kant: Su producción aforística es devastadora. Se ve que domina usted a los maestros del género, desde Chamfort a Cioran, pasando por Lichtenberg y Kraus. Muestre algún comedimiento o será asaeteado por los habituales del blog en cuanto se incorporen tras sus vacaciones y con la llegada del maestro. Le transmito los mejores recuerdos de Zenón a quien me tropecé en Borneo injertando ocarinas en los cocoteros para alegrar sus noches a la intemperie playera.

    Comentado por: Jerónimo, expedicionario científico el 23/7/2006 a las 22:09

  • No es ningún problema que estos ancianos escriban 'keso' con 'qu' en vez de 'k' en un papel si dominan los distintos estándares lingüísticos.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 19:09

  • "No es ningún problema que estos jóvenes escriban "queso" con k en un SMS telefónico si dominan los distintos estándares lingüísticos. El problema es que no sepan cómo se escribe."

    El último enunciado refleja un esencialismo ("cómo se escribe", así, sin más) incompatible con la idea previa de "distintos estándares lingüísticos".

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 19:03

  • En una de las editoriales que publica hoy El País de mis entretelas (La plaza digital) afirma, con su grave equidistancia entre la carne y el pescado:

    "No es ningún problema que estos jóvenes escriban "queso" con k en un SMS telefónico si dominan los distintos estándares lingüísticos. El problema es que no sepan cómo se escribe."

    ¿Pero no se ha enterado el editorialista aún de cómo se escribe 'keso'? Pronto lo sabrá.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 18:12

  • Se entiende que los miembros del PSC-PSOE no puedan admitir que haya en el PSOE quienes les regañen por traicionar el principio socialista de la solidaridad, cuando nadie espera de los amonestadores que pretendan dedicar a la ayuda internacional más allá del 0,7% del PIB español. Tan nacional-socialistas (nada que ver con el nazismo) son unos como los otros. Y es lógico que así sea.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 17:37

  • Qué poca cosa es para la venganza el uno por uno, o el mil por uno. Sólo le vale el infinito por uno.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 17:14

  • No debemos confundir la ley del Talión con la venganza. Ésta es, por naturaleza, des-medida; aquella, no

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 17:11

  • Quien lea mis entrelíneas advertirá, si se fija bien, que no digo nada.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 17:05

  • No sé si, en ausencia del dueño, esto funciona como multipropiedad. En todo caso, yo soy su okupa.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 16:57

  • Y aún hay quien niega la existencia de los milagros, cuando somos capaces de leer entre líneas.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 16:54

  • No es frecuente encontrar quien, como Jon Juaristi, aúne la valentía y el comedimiento de confesarse liberal en el sentido convencional del término.

    A ello hay que añadir inmediatamente, no sé si en la estela del mismo autor, que el liberalismo realmente existente, lejos de oponerse al nacionalismo, no se entiende sin éste.

    No obstante, abundan quienes, al defender en algunas periferias españolas los derechos de los ciudadanos por encima de los colectivos, quedan bloqueados por un pudor insalvable que les impide añadir de dónde son realmente esos ciudadanos que parecen flotar en un cielo universal. El bando contrario conoce la respuesta: de España.

    La disputa territorial española tiene como protagonistas dos bloques: los nacionalismos dispersivos, en buena medida liberales dígase lo que se diga, y el liberalismo españolista, en cierta medida nacionalista quiéralo o no.

    Por razones que sí vienen al caso, pero no a la ocasión, recomiendo ser, provisionalmente, españolistas.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 16:03

  • De Jesulín de Ubrique: "Yo olvido, pero no perdono"

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 15:15

  • Amo a mi patria como el que más, pero no recuerdo cuál es.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 15:12

  • que los ponga el editor.

    Comentado por: maleas el 23/7/2006 a las 13:47


  • los acentos, maleas, los acentos!!!


    Comentado por: acentón el 23/7/2006 a las 12:37

  • Nunca ha habido muchos lectores.Sospecho que lo nuevo es que ya hay mas escritores que lectores.

    Comentado por: maleas el 23/7/2006 a las 12:03

  • Se nos ha dicho mil veces que los españoles no leemos; ahora sentencia Fogel en su blog que los franceses tampoco leen. Por otro lado, las estadísticas dicen que la tasa de lectura es más alta en Francia que en España.

    O sea, que nadie lee, pero unos menos que otros.

    Comentado por: Gengis Kant el 23/7/2006 a las 02:43

  • El milagro eterno de la Literatura

    Constantemente oímos las noti­cias más dramáticas acerca de la lectura: los jóvenes no se interesan por ella, los mayores ya no tienen tiempo de practi­carla, en los países avanzados se ha convertido en una extravagancia y en los mal encarados por el atraso en un deporte de riesgo. Ayer se decía que los libros amenazaban la supervivencia de los bosques, pero hoy la repoblación forestal parece más factible que repoblar el mundo de lectores. Porque lo más curioso es que libros sigue habiendo, incluso se multiplican de manera casi cancerosa: pero a esa metástasis no corresponde un aumento paralelo de usuarios ilustrados y devotos. Borges dijo que los buenos lectores son cisnes negros aún más raros y preciosos que los buenos escritores. Podríamos confor­mamos ahora con lectores regulares, siempre que fueran algo más crítico y apasionadamente jubiloso que meros consumidores de best-sellers o coleccionistas de esas enciclopedias culinarias que regalan con los diarios. Pero quizá ya ni a eso podemos aspirar, nos dicen los augures más tenebrosos. Quizás el peor de ellos sea Stanislaw Lem, el gran autor de ciencia ficción, que ha formulado la siguiente Ley de Lem: "Nadie lee nada; si lee, no comprende nada; si comprende, lo olvida enseguida".

    Aunque pertenezco al desacreditado batallón escéptico de quienes desconfían de toda forma estruendosa de Apocalipsis (sea la muerte del libro, la muerte del hombre o la muerte del arte) a veces tantas proclamas descorazonadoras me hacen cierta mella. De modo que fue con un ánimo más bien decaído como acompañé hace unas semanas a la ministra de Educación de Colombia en la visita que me propició por las grandes bibliotecas públicas que en los últimos años se han inaugurado en Bogotá.

    Me es imposible no sentir hasta emoción ante las empresas culturales realizadas contra viento y marea en Colombia, luchando por convertir en noticia de primera plana libros y reflexiones abiertas a todos en lugar de los habituales titulares de masacres o extorsiones. Sin embargo, como se habla tanto Y tanto de la decadencia de la lectura, esa tarde acompañé casi con desánimo escéptico a la ministra en nuestra visita a las bibliotecas bogotanas. ¿Acaso pue­den nacer y crecer lectores en circunstancias dramáticas, entre el terror impuesto por los feroces y el otro miedo, constante y no menos feroz a la miseria? Las grandes bibliotecas que visitamos en la capital colombiana son admirables: por su arquitectura amplia y luminosa, por su funcionalidad bien organizada que no repele ni obstaculiza el acceso a sus servicios, por la amable entrega del personal. Representan y defienden lo que cualquier espacio dedicado a los libros debe ser: un jardín de civilización en la jungla despiadada que la niega o la ignora. Las recorrimos con creciente entusiasmo. Dos de ellas están situadas en los barrios del sur de la ciudad, los más abruptos. Y fue en la cafetería de una de ellas, cuando hici­mos un alto, donde por fin encontré lo que yo buscaba: el verdadero lector, auténtico, entregado y solitario.

    Era gordito, supongo que algo miope y permanecía absorto en una mesa cerca de la nuestra. Podía tener trece o catorce años: yo sé lo que significa, créanme, leer de ese modo y a esa edad. En sus manos, sobre todo en sus ojos, atesoraba un tomo de El señor de los anillos. Nada se oía, pero yo lo oí todo al verle leer: las bromas de los Jwbbits, las palabras serenas de Gandalf, el lúgubre cabalgar de los Nazguls, el roce etéreo de los elfos... Era el milagro eterno de la literatura: la fábula heroica inventada en Oxford por un remoto erudito que contaba peripecias sucedidas en una tierra mágica y mantenía en suspenso, fuera del tiempo y dentro de la vida, a un adolescente de ese arrabal situado en otro continente. Nada podía distraerle, nada podía robarle la fuerza que le llegaba desde la página en la que se hallaba refugiado. Gozaba y sufría, a la vez inmensamente libre y voluntariamente sumiso. ¡Nada menos que un lector! Y entonces supe que en esa hora, ese mismo día, en otras latitudes, debía tener numerosos compañeros y cómplices. Al acordarme de la legión condenada de los pesimistas, no pude por menos de sonreír...


    Comentado por: Frenando Savater (cintas viejas) el 22/7/2006 a las 18:40

  • ¿que queda del rastro del vuelo de la golondrina?

    Publicado por: maleas | 22/07/06 a las 0:07

    -------

    Ni rastro.

    Comentado por: Gengis Kant el 22/7/2006 a las 02:34

  • si,se nota la falta de el corrector,acentón,gracias por la corrección. Que lo ponga la casa.

    Comentado por: maleas el 22/7/2006 a las 02:02

  • los acentos, maleas, los acentos!!!

    Comentado por: acentón el 22/7/2006 a las 00:10

  • ¿que queda del rastro del vuelo de la golondrina?

    Comentado por: maleas el 22/7/2006 a las 00:07

  • ¡Arcadiiii!

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 16:02

  • ¿Sería alguien tan amable de decirme dónde estoy escribiendo?

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 16:01

  • No se puede saber si las respuesta militar del estado de Israel es desproporcionada si nadie ha fijado antes la proporción.

    Si ésta fuera, por israelí y no-israelí muertos, 1:2, habría desproporción en dicha réplica; si fuera 1:1.000.000, también.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 15:59

  • La primera obligación de un caballero es ser alto.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 15:46

  • No quiero parecer soberbio, pero no saben Vds. la cantidad de cosas que no he hecho.

    Hasta luego.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 14:04

  • Que el nascitus nacerá es tan cierto como que todo triángulo tiene tres ángulos.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 13:53

  • Los mortales sólo podemos conocer un nasciturus cuando ya no lo es.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 13:49

  • El nasciturus es un feto muy particular, que ni puede ni necesita tener derecho a la vida, pues es absolutamente seguro que nacerá.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 13:44

  • ¿Qué comparten todos los béleros? Está muy claro: la bélereidad.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 13:41

  • Que todos los hombres somos iguales es una afirmación que no añade nada a lo que sabemos de ellos. Sobra.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 13:37

  • Buenos días.

    No quiero alardear de perspicacia, pero no me ha pasado por alto que el Zenón de Elea que escribe en este blog no es el auténtico.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 13:28

  • El turismo cultural, actividad agotadora como pocas, consiste en mirar todo con los pies.
    Buenas noches.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 03:08

  • En mi museo estará prohibido tocar los cuadros siquiera con la mirada.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 03:01

  • Arcadisa, Promotora de Paisajes.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 02:52

  • Me gusta el paisaje, sobre todo el construido.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 02:47

  • Máxima urbanística: olvidarse de la belleza. Ya llegará.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 02:36

  • En un campo de golf también hay agricultura.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 02:32

  • O a razonazo limpio.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 02:22

  • A veces no queda más remedio que argumentar a kantazos.

    Comentado por: Gengis Kant el 21/7/2006 a las 02:20

  • LEAN www.luzdelimbo.blogspot.com, LO MEJOR DE LA LITERATURA SUDACA...

    Comentado por: Gabriel el 21/7/2006 a las 00:20

  • Pues no sé dónde le ven ustedes la gracia a todo esto, la verdad.

    Comentado por: Mireia Xirau el 20/7/2006 a las 23:46

  • Nemo stultior quam logicus stultus exspectans stultum risum ab alio stulto logico.

    (ANÓNIMO RIOJANO)

    Comentado por: el Dr. Toribio de la Quintana, presbítero el 20/7/2006 a las 23:32

  • ARS COMBINATORIA


    1. La mujer respetuosa cuando es honesta es una puta.

    2. La puta honesta cuando es mujer es respetuosa.

    3. Si es honesta, la puta respetuosa es mujer.

    4. Si es mujer, la honesta respetuosa es puta.

    5. ¡Puta respetuosa la mujer honesta!

    6. Una mujer respetuosa o es honesta o es puta.

    7. Una puta honesta o es respetuosa o es mujer.

    8. Una mujer puta o es honesta o es respetuosa.

    9. Mujer: allí donde veas una puta, sé honesta y sé respetuosa.

    10. Puta: allí donde veas una mujer respetuosa, sé honesta.

    11. Mujer honesta: allí donde veas una puta, sé respetuosa.

    12. Mujer, allí donde veas una respetuosa honesta, no lo dudes: sé puta.

    Comentado por: reprobus logicus el 20/7/2006 a las 23:21

  • La puta respetuosa,es una mujer honesta.

    Comentado por: maleas el 20/7/2006 a las 20:00


  • Estimado Maleas: Aunque con cierta demora, le respondo. Es cierto, como dice, que decencia y honestidad son palabras sinónimas. No obstante, mi elección tiene su fundamento, por haberla escuchado en muchas ocasiones como adorno de mujer casta. Y no es que piense que la castidad sea algo negativo, pues perteneciendo a un ámbito tan subjetivo, cada uno sabrá de sus necesidades ¿verdad? Lo significativo es poder elegir sin coacciones.

    Saludos y buenas noches.





    Comentado por: francesca el 20/7/2006 a las 01:31



  • ESTA SÍ ES UNA GUERRA JUSTA. AMOS OZ

    Muchas veces en el pasado el Movimiento de Paz Israelí criticó las
    operaciones militares de Israel.

    Esta vez no.

    Esta vez la guerra no es por la expansión ni la colonización por parte
    de Israel. No hay ningún territorio libanés ocupado por los israelíes.
    Tampoco reclamos territoriales de uno ni de otro.

    El miércoles pasado, Hezbollah lanzó, sin provocación previa, un cruel
    ataque contra territorio israelí. Fue, en realidad, un ataque contra la
    autoridad y la integridad de gobierno libanés ya que Hezbollah, al
    atacar, también se apoderó de la prerrogativa del gobierno libanés de
    controlar su propio territorio y tomar decisiones sobre la guerra y la
    paz.

    El Movimiento de Paz Israelí se opone a la ocupación y la colonización
    de Cisjordania. Se opuso a la invasión israelí del Líbano en 1982 porque
    esa invasión tenía el objetivo de desviar la atención mundial del
    problema palestino. Esta vez, Israel no está invadiendo el Líbano. Se
    está defendiendo de un hostigamiento diario y del bombardeo de decenas
    de nuestros pueblos y ciudades y trata de aplastar a Hezbollah allí
    donde esté al acecho.

    El Movimiento de Paz Israelí debería respaldar la intención de Israel de
    autodefenderse, así de sencillo, mientras esta operación militar tenga
    como principal objetivo a Hezbollah y no atente, en la medida de lo
    posible, contra la vida de civiles libaneses (una tarea no siempre fácil
    ya que los artilleros de misiles del Hezbollah frecuentemente usan a
    civiles como escudos humans).

    Los misiles de Hezbollah son suministrados por Irán y Siria, ambos
    países enemigos declarados de todas las iniciativas de paz en Medio
    Oriente.

    No puede haber ningún punto de comparación moral entre Hezbollah e
    Israel. El primero ataca a civiles israelíes adonde estén en tanto que
    el segundo ataca mayormente a Hezbollah.

    Las tenebrosas sombras de Irán, Siria y el fundamentalismo islámico
    rondan sobre los pueblos y ciudades de donde emanan densas columnas de
    humo a ambos lados de la frontera libanesa-israelí. Esas sombras
    tenebrosas están al mismo tiempo sometiendo y anulando a la sociedad
    civil libanesa que hacía poco acababa de liberarse, por medio de una
    lucha heroica, de una larga colonización siria.

    La verdadera guerra hoy no es en absoluto entre Beirut y Haifa sino
    entre una coalición de naciones que aspiran a lograr la paz: Israel, el
    Líbano, Egipto, Jordania, y Arabia Saudita por un lado, y el fanatismo
    islámico, exacerbado por Irán y Siria, por el otro.

    Si como todos esperamos, (tanto los beligerantes o halcones como los
    pacifistas o palomas israelíes), Hezbollah es derrotado pronto, Israel y
    el Líbano serán los triunfadores. Además, la derrota de una organización
    terrorista islámica militante podría aumentar significativamente las
    posibilidades de alcanzar la paz en la región.



    Comentado por: ortega el 20/7/2006 a las 00:59

  • Pues no sé si siempre, pero muchas veces sí, Maleas, y lo que convendría es tratar de eliminar el rencor --más que nada porque es molesto para terceros y da lugar a conversaciones previsibles y aburridísimas-- sin necesitar para ello de ese rito del perdón, inventado para poder descubrir lo noble y generoso que es uno. Si perdonas, no ser rencoroso carece de mérito; lo difícil es tener inactivo al rencor cuando uno no ha caído en la tentación de perdonar.

    Comentado por: Mireia Xirau el 19/7/2006 a las 23:15

  • el perdon es inmoral,el rencor,degradante.

    Comentado por: maleas el 19/7/2006 a las 16:19

  • a mireia xirau

    ...y sin embargo, comprender no es perdonar

    Comentado por: ortega(a) el 19/7/2006 a las 00:16

  • Sobre ortega (auténtico) a las 20 : 28.

    En efecto, parece que muchas veces el problema consiste sólo en decidir cuándo se ha de usar la sociología y cuándo la moral y a quiénes han de aplicarse la una y la otra. Una vez tomada esa decisión, todo lo demás viene rodado. Nada tiene esto de sorprendente: no en vano la sociología se inventó para absolver y la moral para condenar.

    Comentado por: Mireia Xirau el 19/7/2006 a las 00:02

  • lo ultimo me salio muy acido,exagerado.

    Comentado por: maleas el 18/7/2006 a las 23:37

  • Culpar a los colonizadores de los males de Mejico es saber mucho de historia.Tal vez hubiese sido mejor dejarlos comiendose entre ellos,mientras les hubiese quedado materia prima.
    Culpar a un partido es tomar el rabano por las hojas,el partido es el fruto de una situacion dada.
    Hablar de caracteres nacionales,resulta muy filosofico,muy orteguiano,pero se acaban diciendo sandeces y lugares comunes,claro que si el interfecto individual se lo cre,la sandez acaba siendo verdad.
    Tal vez,el unico ciudadano que quede sea algún nieto de Ciudadano Kane,el resto,consumidores,y aspirantes a consumidores,orates irredentos,aparte.

    Comentado por: maleas el 18/7/2006 a las 22:36

  • Decencia y honestidad son sinonimos,lo de decencia es de Aub,Max,que creo recordar que en La gallina ciega afirma que con Franco,buen dia para nombrarlo,se perdio la decencia en España y algunos comentarios de testigos de la epoca que he escuchado,lo confirman.Baste decir que a los militares que permanecieron fieles a la Republica,se les fusilo por el delito de rebelion.
    Pensar que los indecentes,como por arte divino recuperen la decencia,es con toda seguridad,ingenuo.Ahora,a rezar por que quien la tenga,no la pierda.

    Comentado por: maleas el 18/7/2006 a las 22:17

  • "Por consiguiente,es la comunidad internacional la que debe garantizar que un alto el fuego degenere en otro estallido dentro de unos cuantos meses".Asi termina Ben Ami ex ministro de Exteriores de Israel, el articulo sobre el asunto en cuestion que hoy publica El Pais.Ademas pretende justificar la ultima ¿cuando sera la siguiente? invasion de Libano.
    No se que entiende por Comunidad Internacional,si se refiere a Estados Unidos y los paises que le son afines,¿alguno aparte de Inglaterra?,la guerra de Irak ha limitado seriamente su capacidad de accion.La cuestion de Corea,y la que parece mas grave,por el espacio donde se da y la indiosincrasia de los actores,la de Iran,asi parecen confirmarlo.La Unión Europea,bueno,ya se sabe,financiara parte de la recostrucción de los daños producidos en el conflicto,me averguezo del eufemismo,ya sabe sr.Ortega,la puta etica,y se limitara a dar recomendaciones de moderacion a los contendientes.
    Lo que esta ocurriendo,no es necesariamente lo que podria ocurrir,el asunto,podria haber ido en la linea de las conversaciones de Ginebra que propiciaron,entre otros,Amos Oz.Pero lamentablemente no es asi,lo que empieza mal y trascurre mal,necesariamente va a peor.
    Si es cierto,como dicen los expertos que Hezbola es un instrumento irani y ese pais esta dispuesto a obtener la bomba atomica,y todo parece indicar que si quiere,antes o despues,la obtendra,la supervivencia de el estado israeli,puede que en un futuro,no pueda ser garantizada.
    Tal vez aún quede alguna posibilidad de que tal y como proponia hace unos meses el rey de Jordania,se proceda a iniciar un plan de desnucleizacion de la zona,lo contario de lo que parece estar ocurriendo.
    Mas alla de cuestiones sociologicas o eticas,se trata de que los medios utilizados sirvan realmente a los fines que se persiguen.

    Comentado por: maleas el 18/7/2006 a las 21:48

  • a (em)prendedor de coches

    gracias por el texto de valentí puig

    una de las cosas que llama la atención del enfoque dominante sobre el llamado conflicto palestino/israelí (del que el sr. puig es una digna excepción), es la aplicación de criterios éticos cuando se analiza la conducta de israel (lo que hace vs lo que "debería" hacer) y de criterios sociológicos cuando se refiere a los palestinos (lo que hacen vs sus circunstancias).

    En un análisis así, el culpable está ya determinado. Es una variante más de la mentalidad actual necesitada de buenos y malos.

    Comentado por: ortega(auténtico) el 18/7/2006 a las 20:28

  • Por herencia colonial primero, y luego por servilismo estatal y décadas de sumisión priista, somos país de súbditos y no de ciudadanos, se ha dicho. Intrigantes, quejosos, dados a la protesta desordenada, la alharaca y el chisme venenoso, y por ello alejados o incapaces de traducir inconformidad en crítica clara, reflexiva, inteligente.

    Hablando del estado de la crítica en literatura, en México.

    Alejandro de la Garza. Cultura y vida cotidiana, Nexos (2006).

    Comentado por: La simpática bloguera el 18/7/2006 a las 19:16

  • Valentí Puig:
    "FUE repentino e inesperado el ataque de la Hizbolá contra Israel, aprovechando el frente que Hamás le tiene abierto al Ejército israelí en Gaza y en pleno «impasse» diplomático sobre la ambición nuclear iraní. Hizbolá, Hamás: organizaciones terroristas financiadas por Teherán y empeñadas recientemente en el secuestro de soldados israelíes. El Líbano: Estado rehén de Hizbolá -es decir, de Siria e Irán- cuya fragilidad democrática hace ya tiempo que pasó a los anales de la ficción. Israel: el país agredido por Hizbolá y Hamás pero aparentemente causante de la súbita inflamación del Oriente Medio. Conceptos elementales: para Israel, sobrevivir; para Irán y Siria, como para la Hizbolá y Hamás, destruir Israel. Ahí el más largo brazo es el de Irán, cuya tesorería paga por todos y cuyo suministro de armas es general, Siria en parte todavía instrumenta Beirut y la Hizbolá -declarada organización terrorista por la ONU- es un ejército terrorista, un Estado en el Estado libanés, con su propia seguridad social, su canal de televisión y un influyente grupo parlamentario. Eso añade más descaro impune al hecho de que la misma Hizbolá que es parte del gobierno de coalición libanés use de sus propias milicias para atacar un país vecino.
    Al contrario de lo que explican los analistas cándidos o cómplices, Israel no regresa al Líbano como el asesino que vuelve al lugar del crimen. Su reacción ha sido en legítima defensa. En la menos negativa de las opciones, de lo que se trata es de que al final se produzca una nueva fluidez que permita el castigo efectivo de Hizbolá y un control de la escalada con el retorno del Ejército israelí a sus posiciones defensivas. Ciertamente, en el Líbano es manifiesto el incumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas para el desmantelamiento de las milicias. Hace ya seis años que el primer ministro israelí Ehud Barak decidió retirar sus tropas de la franja de seguridad del sur de Líbano, la zona desde donde Hizbolá está atacando ciudades de Israel con sus misiles, lanzados desde viviendas habitadas, con lo que la represalia israelí topa con escudos humanos. Al retirarse, Israel pidió la verificación internacional: el Consejo de Seguridad dictaminó entonces que las cosas se habían hecho bien. De inmediato, Hizbolá ocupó la zona y comenzó la amenaza contra el norte de Israel que ahora ejecutan los cohetes «Katiushas».
    En Gaza el año pasado fue la retirada de Israel. Tel Aviv renunciaba a reclamar aquel territorio. Hamás llegaba al poder después de la muerte de Arafat. En realidad, el líder en la sombra de Hamás vive en Siria, amparado por uno de los regímenes más crueles y despóticos del mundo mientras Irán ejerce como superpoder en la zona, deseoso de liderar el islam. A la hora de la verdad, a Hamás poco le importa la seguridad y el bienestar de los palestinos de Gaza. Lo fundamental es destruir Israel.
    Pagan los platos rotos los libaneses, el Beirut de la moralidad especulativa. El bloqueo naval y bombardeo del Líbano es algo verdaderamente serio. Una larga acomodación a los dictados de Siria, agrietada el año pasado al revelarse la implicación de Assad en el asesinato del ex primer ministro libanés Hariri, hizo posible que a pesar de la retirada de las tropas sirias la hegemonía de la Hizbolá perdurase en una sociedad más caracterizada por la capacidad de reconstruir y comerciar que por ejercer su soberanía. Al final de la escalada está Irán, dando órdenes precisas a la Hizbolá, regalando tecnología al terror, y ahora mismo alzando espesas columnas de humo para que las bazas de su diplomacia nuclear ganen en tiempo. Aquella es una zona del planeta armada hasta los dientes, enfrascada en el odio, capaz de autodestruirse a condición de destruir al enemigo. Una vez más, los libaneses están entre la espada y la pared, bajo riesgo de que Beirut se convierta de nuevo en el gran casino de los ciclos de destrucción."

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 18/7/2006 a las 12:33


  • Querido Maleas. Si no tienen ideas para mejorar el estado y el destino de los ciudadanos, lo correcto sería que se dedicaran a sus respectivas profesiones, aunque sea menos rentable. Ultimamente observo que se usa bastante el término 'decencia' y opino que sería más adecuado el uso de la honestidad, sencillamente.

    Algo sé del movimiento de "Ciutadans...", será cuestión de no perderlo de vista.

    Como me robaron el sueño, puedo llevar el timón esta noche. Navegaremos a vela, así con el vaivén de las olas, ningún ruído podrá molestarles.

    Y pensar que en esta noche tranquila y única la gente sigue matándose, parece increible.

    Buenas noches.

    Comentado por: francesca el 18/7/2006 a las 04:09

  • Lo de la falta de ideas Francesca,es casi de agradecer.Mejor que no piensen mucho que casi siempre que piensan algo es para mal.De otra parte tiene razon.Hay una brecha entre la sociedad civil y la clase politica,creciente.FdA rompia el otro dia una lanza por Ciutadans.El proyecto podria ser exportable.Proceloso parece el horizonte,pero como dice E.Bloch, en El principio esperanza,"si no haces lo que tienes que hacer,lo haran los miserables por ti".

    Comentado por: maleas el 17/7/2006 a las 23:54


  • Me refería al comentario de las 14:07, maleas.

    Comentado por: francesca el 17/7/2006 a las 23:27


  • Estimado maleas. Sobre la sugerencia de tu último comentario, sinceramente, mi visión es pesimista; no obstante, pongo mi esperanza y esfuerzo personal en superar la decepción, porque a lo que no estoy dispuesta es a tirar la toalla. Un día nos embarcamos y estamos en el camino.

    Es cierto que pensar requiere esfuerzo y tiempo; además, para comprender la realidad, se necesita mucha información, información libre de manipulaciones interesadas. Pero la independencia de criterio es un lujo que no está al alcance de todos, como sabemos. Por ello, aunque la responsabilidad del actual estado de cosas es de todos, lo es más de unos que de otros, desde luego.

    En el diario Levante-emv de hoy aparece un titular tal como: "Los diputados se niegan a publicar sus sueldos para evitar las críticas". Luego da las cifras de los años 2004 y 2005. Con ponderación opino: hay que ser mal nacidos para estar cobrando esos sueldos, a cargo de nuestros impuestos, con evidente incompetencia, falta de ideas, y sobre todo por el mal ejemplo.

    La democracia debería re-visarse de arriba abajo y de izquierda a derecha.

    Mis saludos afectuosos para todos.





    Comentado por: francesca el 17/7/2006 a las 23:25

  • Habrá sido el diablo,si.

    Comentado por: maleas el 17/7/2006 a las 22:55


  • Y la manipulación de la ortografía por parte de paulita, también (es representativa).

    Comentado por: carambita el 17/7/2006 a las 22:50

  • No solo alli,el sistema electoral vigente,manipulacion de medios incluida,es representativo de la sociedad que lo alimenta.

    Pues a mi no me parece una errata,le ha traicionado a usted el incosciente, la manipulacion de los medios es representativa de la sociedad actual, en Mexico, en España, en EEUU.....en todas partes.

    Comentado por: paulita el 17/7/2006 a las 22:28

  • fe de errata,debe entenderse:no es representativo

    Comentado por: maleas el 17/7/2006 a las 20:22


  • Vuelve Silver Surfer

    Comentado por: silencio cósmico el 17/7/2006 a las 17:07

  • Misterios de la Democracia.¿De que manera una sociedad tan clasista y desequilibrada como me parece que es la mejicana,produce un resultado electoral semejante?
    No solo alli,el sistema electoral vigente,manipulacion de medios incluida,es representativo de la sociedad que lo alimenta.

    Comentado por: maleas el 17/7/2006 a las 14:07

  • "Esto no puede ser un adiós", decía el Félix.

    Esto es un ¡¡"al Diablo"!!

    Comentado por: furcioles el 17/7/2006 a las 12:54

  • " Sanya es un gato domestico de pelo corto que vive en una torre en un suburbio del sur de Moscú con una mujer encantadora de 30 años, su marido y un par de niños, dos muchachos, de 3 y 5 años.

    Sanya tiene ahora 15. Este es su triunfo aunque parezca increíble.

    Cuando Sanya tenía 5 años, se cayó del balcón y 15 historias a la tierra. Esta completamente sordo y respira con dificultad. De todas maneras, esta bien. Actualmente esta mucho mejor. Viene directamente hasta usted, y mira en sus ojos estando de pie delante de la nevera con la puerta abierta, haciendo inventario, interesado en algunas cosas, dudoso sobre otras, curioso de un modo desapasionado que intimida. No esperamos que la nevera note o se preocupe por nuestro examen. Sanya no hace nada, solamente mira alrededor, viendo quien esta en casa.

    Con sus 15 años, Sanya tiene aproximadamente de la misma edad que la Rusia Soviética. No, es que él sea una metáfora o algo así. Nada de tonterías Orwellianas con Sanya. A no ser que usted tenga en cuenta el hecho que sobrevivió un acontecimiento que habría matado cualquier otro gato en el universo. O el hecho que él continúa a pesar de las heridas sufridas. Y el hecho que él permanece implacablemente interesado en el mundo aunque el mundo reconozca o no su curiosidad. Bueno, ahora que usted lo menciona, hay un par de semejanzas…... "
    -----------------------------------------------

    ¿Dónde está el original desde el que usted traduce la historia de sanya?
    Publicado por: ortega | 13/07/06 a las 18:44
    -----------------------------------------------

    Pues aquí esta Orteguilla. Las manías de El País se le están pegando a estos blog.


    "Sanya is a short haired domestic cat who lives in a high rise on the far southern edge of Moscow with a lovely women in her 30s, her husband and a couple of kids, two boys, 3 and 5.

    Sanya is now 15. This is his triumph against the odds.

    When Sanya was 5, he fell from the balcony and 15 stories to the ground. He is completely deaf and breaths with difficulty. Otherwise, he is fine. Actually, he is much better than fine. He comes right up to you, and looks into your eyes the way we will stand in front of a refrigerator with the door open, taking a catalogue, interested in some things, dubious about others, curious in a dispassionate way that is a little unnerving. We don't expect that the refrigator will notice or care about our examination. Neither does Sanya. He's just looking around, seeing who's home.

    At 15, Sanya is roughly the same age as post Soviet Russia. Not that he's a metaphor or anything. None of that Orwellian nonsense for Sanya. Well, unless you take the fact that he survived an event that would have killed any other cat in the universe. Or the fact that he perseveres in spite of the injuries inflicted upon him. And the fact that he remains implacably interested in the world whether or not the world welcomes or returns that curiosity. Ok, now that you mention it, there are a couple of similarities."


    Comentado por: Paulita el 16/7/2006 a las 21:07

  • No son partícipes de una idea, de un principio político compartido, de una comunidad nacional, religiosa, lingüística, sino que son únicamente individuos, y sus características sociales (lengua, nacionalidad, religión, ideas políticas) son del todo irrelevantes. Si estos personajes dirigieran su comportamiento, repentinamente, por convicciones políticas, religiosas, nacionales o ideológicas, se convertirían en los malos del relato. En alemanes.
    Por no ser, ni siquiera son solidarios. Quizás por eso pueden ayudar a algunas personas concretas. Siendo así que no están ocupados en salvar a las minorías oprimidas, a los animales en extinción, a las lenguas minoritarias o a los niños hambrientos, pueden dedicar buena parte de su vida a ayudar a alguien que a su vez puede ayudarles a ellos....


    Sinceramente, esto parece una argumentación un tanto adolescente, suena como aquello de: "me parece horrible intentar salvar a las ballenas mientras hay tantos niños en el mundo pasando hambre".

    Tu comportamiento personal hacia otras individualidades es muy importante, pero básicamente para ti mismo, la mayoría de los adultos aprendemos, aún en contra y a costa de nuestros deseos, que para conseguir cambios relevantes y efectivos resulta necesario echar mano de las instituciones, de los grupos de presión y demás organizaciones sociales; esta exaltación de la individualidad.....bueno, me recuerda a mi misma no hace tantos años.

    Comentado por: La simpática bloguera el 16/7/2006 a las 16:05

  • (106-894)
    En la cabeza de Pere Gimferrer

    Bajo el agua pesada,
    el azulado coto de una clínica de lectura,
    donde las apariciones son
    siglos charolados con agua de jazmín
    un nombre entra en la sala a ciegas, se ríe.
    Y el hombre de anteojos ahumados,
    recibe el océano con la mirada
    para contemplar el agua,
    esa claridad submarina
    donde las dulces hoces de Maximiliano
    vacían casacas.
    Velando el instante sorprendo
    los mundos de neón despiertos
    y juntos corremos las inmensas salas del armario,
    brega sima extranjera de la noche.

    Comentado por: Tipo de incognito el 16/7/2006 a las 01:47

  • Hay quien vela Francesca.En buque con buen gobierno,alguien debe velar.
    Pensaba en Bono,el de la pregunta famosa.Terminar con la pobreza,debe ser algo asi como terminar con la ley de la gravedad.Tal vez quiera decir miseria,abunda,empezando por la moral de buena parte de nuestros gobernantes,quiza un reflejo de la propia,de la sociedad que los genera y los individuos que la componen.

    Comentado por: maleas el 16/7/2006 a las 00:31

  • Quien habla consigo y se entiende,debe andar cerca de el Logos,o como le llamen.

    Comentado por: maleas el 16/7/2006 a las 00:12

  • E la nave va....

    Habla para que yo te conozca (Sócrates)

    Yo hasta hablo sola, a ver si acabo conociéndome.

    Bona nuit Francesca; boa noite Franchesquiña.

    Comentado por: La simpática bloguera el 15/7/2006 a las 23:27


  • La nave mantiene su ritmo de brisas, sin prisas, como aconseja (sensatamente) nuestro amigo Maleas. El timón, con lentitud, pasa de las manos de un poeta a las de un filósofo, o de un crítico o quizás de algún bromista. Así, mientras avanzamos, nos deslizamos oteando el horizonte con la mirada fija en algún posible descubrimiento. Intensamente activos, seguimos navegando. Tan lejos, tan cerca...

    Buenas noches a los que duerman y a los que velen.

    Comentado por: francesca el 15/7/2006 a las 22:12

  • Le agradezco, Mireia Xirau, el homenaje a Zenón de Elea en su mensaje de ayer a las 21.52. Prodíguese un poco más, que no todo es lo Uno.

    Comentado por: Zenón de Elea el 15/7/2006 a las 21:28

  • "Suave Patria: tú vales por el río
    de las virtudes de tu mujerío."

    Muy lindo Don Witold.


    Comentado por: Pedro el 15/7/2006 a las 21:11

  • Witoldo for ever.

    Estamos ante la situación de un niño que se ve obligado a llevar un traje demasiado grande para él y en el cual se siente incómodo y ridículo; el niño no puede quitárselo puesto que no tiene ningún otro, pero, por lo menos, puede proclamar en voz bien alta que el traje no está hecho a medida, y de tal modo establecerá una distancia entre el traje y su persona. Esto significa; tomar distancia frente a la forma. Cuando logremos compenetrarnos bien con la idea de que nunca somos ni podremos ser auténticos, que todo lo que nos define –sean nuestras actos, pensamientos o sentimientos- no proviene directamente de nosotros sino que es producto del choque entre nuestro yo y la realidad exterior, fruto de una constante adaptación, entonces, a lo mejor la cultura se nos volverá menos cargante.


    Witold Gombrowicz- Prefacio para la edición castellana de Ferdydurke.


    Comentado por: La simpática bloguera el 15/7/2006 a las 16:53

  • victimas,verdugos y mirones,aunque,al final,victimas somos todos.

    Comentado por: maleas el 15/7/2006 a las 00:13

  • Más te vale.

    Comentado por: Baldomera Portocarrero de Hermosilla el 14/7/2006 a las 23:02

  • Yo prefiero guardar silencio.

    Comentado por: Venancio Hermosilla, cornudo el 14/7/2006 a las 22:57

  • No sigan, señores, no sigan.

    Comentado por: un castrado el 14/7/2006 a las 22:52

  • Mucha más de lo que pueda creer usted, que tiene pinta de ser un decapitado de medio pelo, y que Dios me perdone.

    Comentado por: el Dr. Toribio de la Quintana, presbítero el 14/7/2006 a las 22:46

  • Si supieran ustedes cuánta razón lleva el presbítero.

    Comentado por: un decapitado el 14/7/2006 a las 22:44

  • Es posible que yo sea un cínico y un hereje, pero sé de qué hablo: usted estará jorobado, pero mi joroba estuvo a punto de rodar con mi cabeza, y si esos castigos se aplican mayormente a gentes como yo es posible que no sean tan malvados. Créame, joven, hablo con conocimiento de causa.

    Comentado por: el Dr. Toribio de la Quintana, presbítero el 14/7/2006 a las 22:40

  • El padre Quintana es un cínico y un hereje.

    Comentado por: el jorobado el 14/7/2006 a las 22:24

  • Pobre Mireia. Cree que, aunque los decapitados fuesen gentuza, quienes se indignaban por las decapitaciones no lo eran . . .

    Comentado por: el Dr. Toribio de la Quintana, presbítero el 14/7/2006 a las 22:15

  • Perdón por la repetición. No es que crea que por decir lo mismo dos veces va a ser más cierto, sino que me he enredado con el botón. Y tampoco creo, ciertamente, que por pedir perdón vaya a justificar el mandar un tercer mensaje, aunque prometo no mandar un cuarto para pedir perdón por haber pedido perdón.

    Comentado por: Mireia Xirau el 14/7/2006 a las 21:52

  • CATORCE DE JULIO

    Decía Kant que cualquier persona honrada tenía que entusiasmarse no exactamente con la revolución francesa sino con el entusiasmo que ésta despertaba en la humanidad honrada. Esto es muy digno de cita -aunque la cita no sea exacta-- en un día como hoy, y también lo es algo que Kant no llegó a decir nunca, aunque quizá lo pudo haber dicho: que el Terror no es despreciable por las cabezas que cortó, sino por la indignación que produjo en las no cortadas.

    Comentado por: Mireia Xirau el 14/7/2006 a las 21:49

  • CATORCE DE JULIO

    Decía Kant que cualquier persona honrada tenía que entusiasmarse no exactamente con la revolución francesa sino con el entusiasmo que ésta despertaba en la humanidad honrada. Esto es muy digno de cita -aunque la cita no sea exacta-- en un día como hoy, y también lo es algo que Kant no llegó a decir nunca, aunque quizá lo pudo haber dicho: que el Terror no es despreciable por las cabezas que cortó, sino por la indignación que produjo en las no cortadas.

    Comentado por: Mireia Xirau el 14/7/2006 a las 21:48

  • Berlusconi.
    Berlusconi.
    Berlusconi.
    Berlusconi.

    Comentado por: plásticos el 14/7/2006 a las 14:51

  • Con dos dias de retraso y sin mediar palabra acerca de el estado de la cuestion del iberismo,paso a referirme al rebote de FdA,que publicó en El Pais,hace unos dias.Irse de vacaciones a la playa y darte cuenta que la playa,te la han robado.Le comprendo.Es un asunto antiguo,pero que en los ultimos años,se ha disparado,les han entrado las prisas,que no es una como dice algun malevolo,sino varias.Lo contrario de la lentitud,que FdA recomienda,y cuentan,que Curro Romero,practicaba.
    Lo de el litoral,es grave y amenaza con empeorar.Tal como le ocurre al asunto de Libano.
    No corramos,que es peor.

    Comentado por: maleas el 14/7/2006 a las 12:14

  • Ahi va el olor de la rosa, simpatica bloguera

    Comentado por: Paulita el 14/7/2006 a las 07:44

  • Me chincho, por listilla ...ha generado.

    Comentado por: La simpática bloguera el 13/7/2006 a las 20:46

  • Añado que la jornada de mantenimiento a generado la desaparación de muchos comentarios de ayer, en éste blog y en los vecinos......una vez más poco serios y bastante inútiles los encargados del asunto ¿no?.

    Comentado por: La simpática bloguera el 13/7/2006 a las 20:44

  • Repito lo que dije ayer y se borró. Me han clonado, como a Dolly, no soy la autora del breve mensaje de las 7:57 saludando al nuevo día; no usurpes mi nombre, maldito quien seas. Además yo nunca escribiría día sin acento, ni tampoco blogera por bloguera.

    La única, auténtica y original simpática.

    Comentado por: La simpática bloguera el 13/7/2006 a las 20:34

  • No lo guarde, hombre, es que ayer habia labores de mantenimiento. Perdon

    Comentado por: Paulita el 13/7/2006 a las 19:04

  • a troll@wanadoo

    ¿dónde está el original desde el que usted traduce la historia de sanya?

    Comentado por: ortega el 13/7/2006 a las 18:44

  • " Sanya es un gato domestico de pelo corto que vive en una torre en un suburbio del sur de Moscú con las mujeres encantadoras de 30 años, su marido y un par de niños, dos muchachos, de 3 y 5.

    Sanya tiene ahora 15. Este es su triunfo aunque parezca increíble.

    Cuando Sanya tenia 5, se cayó del balcón y 15 historias a la tierra. Esta completamente sordo y respira con dificultad. De todas maneras, esta bien. Actualmente esta mucho mejor . Viene directamente hasta usted, y mira en sus ojos estando de pie delante de un refrigerador con la puerta abierta, haciendo inventario, interesado en algunas cosas, dudoso sobre otros, curioso de un modo desapasionado que intimida. No esperamos que el refrigator note o se preocupe por nuestro examen.

    Sanya no hace nada, solamente mira alrededor, viendo quien esta en casa.

    A los 15, Sanya tiene aproximadamente de la misma edad que la Rusia Soviética. No, que él sea una metáfora o algo asi. Nada de tonterías Orwellianas con Sanya. A no ser que usted tenga en cuenta el hecho que él sobrevivió un acontecimiento que habría matado cualquier otro gato en el universo. O el hecho que él continua a pesar de las heridas sufridas. Y el hecho que él permanece implacablemente interesado en el mundo aunque el mundo reconozca o no su curiosidad. Bueno, ahora que usted lo menciona, hay un par de semejanzas. "

    Se refieren a este texto en donde se adivina el devenir de la historia y su sentido kantiano y hegeliano. Aunque les pese a algunos que obcecados no aciertan en sus planteamientos. (Incluido por supuesto Azua)

    Comentado por: Paulita el 13/7/2006 a las 18:27


  • Saludos, valerosos supervivientes.

    G.F. A ver si le echo un vistazo. (Supongo que se refiere al cultural de El Mundo.)

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 13/7/2006 a las 15:29

  • A.G.C., a quien (em)prendedor siempre ha estimado. Es uno de sus caballos de batalla. O, mejor, "ferrocarriles" de batalla...

    Un saludo.

    Comentado por: gabriel feraud el 13/7/2006 a las 15:18

  • G.F.: ¿Se refiere a la entrevista final a AGC, o a la contraportada strictu sensu?

    Comentado por: Tipo Material el 13/7/2006 a las 14:17

  • Le veo sospechosamente melancólico.

    Déjese estar de borgiadas y lea la contraportada de hoy de El Cultural, ¡¡leñe!!

    Comentado por: gabriel feraud el 13/7/2006 a las 13:06

  • Como en el adagio final de la sinfonía "Los Adioses" de Haydn, aquí también los músicos van abandonando uno tras otro sus atriles.
    Esto se va apagando despacito. Igual que un velorio.
    El eco de don Félix va quedando pequeñito, pequeñito.

    "(...)Me conmueven las menudas sabidurías
    que en todo fallecimiento se pierden (...)
    Yo sé que todo privilegio es de linaje de milagro
    y mucho lo es el de participar en esta vigilia,
    reunida alrededor de lo que no se sabe: del muerto/ (...)
    ¿Y el muerto, el increíble?
    Su realidad está bajo las flores diferentes de él/
    y su mortal hospitalidad nos dará
    un recuerdo más para el tiempo
    y sentenciosas calles del Sur para merecerlas despacio/
    y brisa oscura sobre la frente que vuelve
    y la noche que de la mayor congoja nos libra:
    la prolijidad de lo real."

    De "La noche que en el Sur lo velaron".
    Borges lo consideraba el "primer poema auténtico" que escribió. No es verdad.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 13/7/2006 a las 12:20

  • ¿Canta el ruiseñor o es la alondra?; simpatica blogera.

    Comentado por: Paulita el 13/7/2006 a las 07:47

  • Me han clonado, como a Dolly, los últimos mini-mensajes de las 7:57 y 16:21 no son míos. No usurpes mi nombre, maldito quien seas, además yo jamás escribiría día sin acento.

    Javier de las 16:10 ¿eres realmente tú o un clon?

    Comentado por: La simpática bloguera el 12/7/2006 a las 19:09

  • lecturas veraniegas

    copiar/pegar desede una página cualquiera

    "Sanya is a short haired domestic cat who lives in a high rise on the far southern edge of Moscow with a lovely women in her 30s, her husband and a couple of kids, two boys, 3 and 5.

    Sanya is now 15. This is his triumph against the odds.

    When Sanya was 5, he fell from the balcony and 15 stories to the ground. He is completely deaf and breaths with difficulty. Otherwise, he is fine. Actually, he is much better than fine. He comes right up to you, and looks into your eyes the way we will stand in front of a refrigerator with the door open, taking a catalogue, interested in some things, dubious about others, curious in a dispassionate way that is a little unnerving. We don't expect that the refrigator will notice or care about our examination. Neither does Sanya. He's just looking around, seeing who's home.

    At 15, Sanya is roughly the same age as post Soviet Russia. Not that he's a metaphor or anything. None of that Orwellian nonsense for Sanya. Well, unless you take the fact that he survived an event that would have killed any other cat in the universe. Or the fact that he perseveres in spite of the injuries inflicted upon him. And the fact that he remains implacably interested in the world whether or not the world welcomes or returns that curiosity. Ok, now that you mention it, there are a couple of similarities."


    Comentado por: ortega el 12/7/2006 a las 18:33

  • “no es un final, sólo el principio de lo que después vendrá ¿o nunca ha sido usted débil?”? (perdone mi torpeza)

    ¡Oh!. Esto es la pasion. Aqui Azua cegado por sus instintos se deja caer en los brazos de unos impulsos teluricos. Amour fou, que dicen los franceses.

    Comentado por: Paulita el 12/7/2006 a las 18:29

  • Órtesis, qué quiere decir con “no es un final, sólo el principio de lo que después vendrá ¿o nunca ha sido usted débil?”? (perdone mi torpeza)

    Juanillo, bien, y añadiría que por la necesidad de comprender. La civilización tecnificada (concatenada a la industrial) aparta el hombre del recorrido de su vida, la velocidad del cambio no deja espacio para la elección y uno de golpe se encuentra con el pastel encima. En este contexto, el arte, se alza como productor de sentido.
    Entiendo el carácter bidireccional entre filosofía y arte porqué el fin es el mismo: comprender.




    Comentado por: Irizar el 12/7/2006 a las 17:27

  • Yo, Javier, siempre estoy muy, pero que muy despierta.

    Comentado por: La simpática blogera el 12/7/2006 a las 16:21

  • ... ¿es posible, doña simpática, que entre las dos y las 7, de tal día como hoy, haya permanecido despierta aguantando sin escribir una sola línea?. Ya sé que es una impertinencia... Quiero decir, la presunción implícita de esta observación: uno escribe o habla por los codos si no tiene otra cosa mejor que hacer (como podría ser, simplemente, dormir, claro).

    me disponía a escribir esto mismo en el blog pero esta vez he pensado: si quieres comentar nimiedades tan personales, querido Javier, utiliza otros conductos... Y como veo que su correo se corresponde con el alias de los últimos tiempos, sim, de simpática, antes cat y por encima de todo, parece ser, Charo, a lo mejor hasta funciona y estas cuatro palabras llegan hasta donde esté, allá por Méjico...

    qué cosas, ¿verdad?

    Un abrazo,
    Javier
    PD Pero no, no ha llegado...

    Comentado por: Javier el 12/7/2006 a las 16:10

  • La primera obra de rousseau, publicada en 1749, causó enorme impresión, pues en ella se atacaba una de las tesis fundamentales que defendían los ilustrados; los filósofos de la ilustración pensaban que los importantes adelantos científicos y técnicos que se estaban verificando en aquella época, no sólo mejoraban al hombre materialmente, sino también moralmente; es decir, que a medida que se progresaba en la ciencia y en la técnica, el hombre se iba haciendo cada vez más bueno.. Frente a esto, Rouseau señalaba que a civilización, en lugar de mejorar al hombre, lo que hacía era corromperlo, porque la sociedad estaba estructurada de forma injusta; por tanto, si se quería mejorar al hombre, antes había que mejorar a la sociedad

    La obra más importante de este autor es “El Contrato Social” (1762). En ésta, el autor dice que los hombres al aparecer sobre la tierra, se hallan en lo que se llama “Estado de Naturaleza”, que se caracteriza porque todavía no existe ningún gobierno, no hay leyes, no hay autoridad y no se ha formado aún ningún tipo de organización social o política; se trata por tanto de un estado de absoluta libertad, donde cada hombre hace lo que quiere y no tiene que dar a nadie cuenta de sus actos.
    Pero llega el momento en que los hombres se dan cuenta que para defender mejor su vida, su libertad y su propiedad deben agruparse y elegir a alguien para que los gobierne. Así aparece el Estado.

    El Estado nace, por tanto, de un acuerdo libre entre los hombres que se han unido para designar al gobernante. Como el gobernante ha sido elegido por el pueblo, en cualquier momento, cuando el pueblo quiera, puede cambiarlo por otro. Al mismo tiempo, la misión de los gobernantes es cumplir siempre la voluntad popular. La voluntad popular es la voluntad de la mayoría, y esta se averigua a través de elecciones, en las que votan todos los ciudadanos.

    Esto lo comprendí y en el Musée Marmottan de la Rue Louis-Boilly mientras observaba los nenúfares de Claude Monet de la colección Donop de Monchy.

    Usted Irizar no comprende la frase “Un arte de la desintegración y víctima del terror ha de tener, no podría ser de otro modo, cierta debilidad por la filosofía. Y viceversa.”, porque la separa del contexto Rousseniano que se necesario tener presente a la hora de interpretar el arte contemporaneo.

    Esto es lo que Azua no ha sabido, no ha podido o no ha querido explicar.




    Comentado por: Juanillo el 12/7/2006 a las 15:31

  • Me temo Irizar que este falso Feliz que escribe no concluye nada, sólo acaba su exposición. El arte siente debilidad por cualquier cosa, desde la filosofía a la pura y orgánica caca. Así pues, no es un final, sólo el principio de lo que después vendrá ¿o nunca ha sido usted débil?

    Veo que al igual que en tantas ocasiones, aquí todos somos Feliz. Feliz no existe, sólo sus porno-videos. Pero él mismo no está, ni tan siquiera existe. ¿Saben que es algo tímido? Lo sé de buena tinta, me lo contó su misma cara aquella vez que le vi.

    Sigan viviendo, mientras tanto.

    Comentado por: órtesis el 12/7/2006 a las 13:38

  • No entiendo o no veo la relación de la conclusión del artículo de F. titulado “¿Qué arte contemporáneo?”
    ¿Alguien puede decirme porqué “Un arte de la desintegración y víctima del terror ha de tener, no podría ser de otro modo, cierta debilidad por la filosofía. Y viceversa.”?
    Gracias,

    Comentado por: Irizar el 12/7/2006 a las 13:05

  • ¡¡Oh!!. Ha nacido un nuevo dia.

    Comentado por: La simpatica blogera el 12/7/2006 a las 07:57

  • No sé que pasó,
    se duplicó,
    será el efecto INSEPARABLES!!!!!

    Comentado por: La simpática bloguera el 12/7/2006 a las 02:10

  • Witoldo, siempre Witoldo....

    En Polonia, como en Sudamérica, todos prefieren lamentarse de su condición inferior de menores y peores, en vez de aceptarla como un nuevo y fecundo punto de partida. Pero mientras en Polonia la formidable tensión de la vida echa por tierra toda esa “escuela literaria” (la palabra escuela está aquí plenamente justificada) la apacible existencia del apacible sudamericano le permite eludir la revisión básica de esas cuestiones, le induce a menudo al cultivo de cominerías estéticas e intelectuales y un estéril formalismo sofoca toda su expresión. Dudo mucho si mis razones serán compartidas por los maestros consagrados de ambas literaturas, pero fijo mis esperanzas en los maestros que están por nacer.


    Witold Gombrowicz- Extracto del Prefacio para la edición castellana de Ferdydurke

    En Polonia, como en Sudamérica, todos prefieren lamentarse de su condición inferior de menores y peores, en vez de aceptarla como un nuevo y fecundo punto de partida. Pero mientras en Polonia la formidable tensión de la vida echa por tierra toda esa “escuela literaria” (la palabra escuela está aquí plenamente justificada) la apacible existencia del apacible sudamericano le permite eludir la revisión básica de esas cuestiones, le induce a menudo al cultivo de cominerías estéticas e intelectuales y un estéril formalismo sofoca toda su expresión. Dudo mucho si mis razones serán compartidas por los maestros consagrados de ambas literaturas, pero fijo mis esperanzas en los maestros que están por nacer.

    Witold Gombrowicz- Extracto del Prefacio para la edición castellana de Ferdydurke

    La tiita de la colegiala

    Comentado por: La simpática bloguera el 12/7/2006 a las 02:08

  • Pues menos mal que no padezco el síndrome de korsakov

    Comentado por: Enea el 11/7/2006 a las 23:49


  • ¿Qué arte contemporáneo?

    Aunque pueda parecer una provocación, el arte contemporáneo es ya muy viejo. Tiene más o menos cuarenta años, y todavía sigue siendo contemporáneo, aunque, por supuesto, ha ido cambiando con el paso de los años. Una historia no escrita del arte contemporáneo recogería su pujante nacimiento hacia 1960, su momento clásico durante los años setenta, y su decadencia (o manierismo) desde finales de los ochenta.
    La paradoja es puramente terminológica, ya que aquí usamos el término contemporáneo, no en su sentido de actual (tan actual es un retrato del maestro Macarrón como una instalación de Muntadas), sino en un sentido genérico que poco a poco se va imponiendo entre sociólogos, historiadores y teóricos del arte, aunque sin que exista la menor unanimidad. Quiero decir: lo contemporáneo como un género artístico. Del mismo modo que puede hablarse del género naturaleza muerta o marina, también podemos hablar del género contemporáneo. La propuesta de llamar contemporáneo a un género artístico que nació en los años sesenta del siglo XX y se prolonga hasta nuestros días, supone que disponemos de una definición unitaria, capaz de dar coherencia a prácticas artísticas tan disímiles como el land art de Richard Long, el conceptual de Kosuth o los performances de Beuys. Tal fue la propuesta de Nathalie Heinich en su influyente Le triple jeu de l'art contemporain, publicado en 1998 y al que remitimos a los lectores que quieran conocer los aspectos sociológicos del género. Sin compartir la totalidad de las tesis de Heinich, el uso de contemporáneo en el sentido que ella propone nos parece un recurso cómodo y riguroso para reunir una gran diversidad de familias e individualidades. En otros trabajos históricos y teóricos, algunas de estas prácticas artísticas se clasifican como posvanguardias, neovanguardias, posmodernas, o no se califican de ningún modo y se prefiere una descripción por individuos y grupos, como minimalistas, conceptuales, accionales, performativos, inmateriales, etcétera. Así, por ejemplo, la editorial Nerea está publicando una benemérita serie (¡ya van por el título catorce!) en la que alternan los individuos con los grupos. En cambio, Anna María Guasch, en su conocido El arte último del siglo XX (2000), opta por reducirlo a un momento histórico (1968/1975) caracterizado por la desmaterialización de la obra de arte. Si optamos por la propuesta de Heinich es porque creemos que lo que aparece en los años setenta (y fundamentalmente en los EE.UU.) no sólo puede llevarse hacia el pasado hasta enlazar con Duchamp, sino que también puede lanzarse hacia el futuro y llegar a nuestros días. Si hubiera que resumir muy brutalmente qué es el arte contemporáneo así entendido (aunque no haremos otra cosa que resumir cómo es), habría que decir que es aquel que se aparta de la tradición milenaria de las artes occidentales, rompe con una historia museística que de hecho las vanguardias habían continuado con candidez, y adopta una posición reflexiva que no toma en consideración la obra o el artista como lo esencial de la práctica artística. Como escribe Perniola (siguiendo a Heinich), a los modernos les interesa la Obra y a los contemporáneos les interesa la Conexión (el discurso, la acción, la situación, el sentido), lo cual establece una distancia con respecto a grandes artistas (pienso ahora en Anselm Kiefer, por ejemplo) que se mantienen imperturbables en el movimiento moderno. Lo curioso es que en nuestros días pueden convivir perfectamente y sin contradicción los últimos modernos y los últimos contemporáneos, aunque unos y otros están obligados a pensar en sí mismos como seguidores, continuadores o finalizadores de algo que sucedió hace muchos años. Algo que para los modernos comenzó con Cezanne y con la revolución de 1917, y para los contemporáneos comenzó con Duchamp y con el estallido de la bomba de Hiroshima.
    El poder desintegrador de la bomba atómica, poder que no tiene por qué ejecutarse fácticamente para ejercer su aniquilación (del mismo modo que no fue necesario bombardear todas las ciudades fortificadas cuando la artillería demostró su capacidad destructiva), está en la esencia del arte contemporáneo, cuyo desarrollo tuvo lugar durante los cuarenta años conocidos como equilibrio del terror.
    Un arte de la desintegración y víctima del terror ha de tener, no podría ser de otro modo, cierta debilidad por la filosofía. Y viceversa. ~

    Comentado por: Félix de Azúa (viejas cintas VHS) el 11/7/2006 a las 23:19

  • SOLDADESCA


    Lenín piensa en Finlandia


    Las fauces del tigre están llenas de sangre
    el hombre libre merca sus lágrimas de plata sus gestos
    suena un pistoletazo en el barrio judío
    una conciencia más que explota dice el Führer

    No tengo carros ni munición ¡aguantad como podáis!
    el coronel telegrafista mueve la manivela
    pensando en su mujer (una georgiana sentimental)
    y el carrusel aquel de Beograd ambos sin pasaporte

    Como si hubieran sido higos podridos
    la lengua de la hiena está irritada
    ¿cómo dices que llaman en tu tierra a las mujeres de la vida?
    ¿y a las que nunca te dejan hacer nada?

    Duerme la tarde y oscurece las suaves torres
    ciruelas malvas como atacadas por un hielo salvaje
    la brigada hace guardia en San Juan de Acre son
    como avispas doradas a la luz de un quinqué

    Todo esto sucede en Moscú en enero de 1919
    cuando por el más largo corredor del Palacio de Invierno
    el caballo de Kornilov galopa enfurecido.








    Comentado por: Félix de Azúa (viejas cintas VHS) el 11/7/2006 a las 23:16

  • Aqui no escribe Azua, ni siquiera los articulos firmados por Azua son de Azua. ¡¡¡¡Atento órtosis!!! Que te veo despistado.

    Comentado por: Maripili el 11/7/2006 a las 18:16

  • a órtosis

    en relación a su escrito, quizá lo mas sencillo sería decir: la red es así.

    sin embargo, ¿ me perdonará la pedantería si cito la proposición inicial de las "migajas filosóficas" de kierkegaard (autor estimado por faemino, cansado y, creo, el Sr. Azúa)?:

    "La cuestión está planteada por el ignorante, quién ni siquiera sabe qué le ha movido a preguntar así."

    y además,...hace tanto calor

    Comentado por: ortega el 11/7/2006 a las 18:00

  • Disculpen. No me aclaro. ¿Escribe aquí Feliz de Azúa o no? Entre ustedes charlotean. Feliz dice irse, más se queda. Otros le acusan de no ser él, ni tan siquiera su sagaz sombra. No sé qué pensar. Vi una vez a Feliz en persona en Madrid y uno se tronchaba al escucharle. ¿Ustedes vienen aquí a esperarle o es él mismo el que se observa? Supongo que he caído en un circuito más de iniciados del que estoy excluído por principio. Pero quizás persevere.

    Comentado por: órtosis el 11/7/2006 a las 17:19

  • ¡ muy bueno !

    uno, que es risa retardada...

    Comentado por: ortega el 11/7/2006 a las 00:35

  • Ortega, aqui hay algo mas. Te lo digo yo, los de El Pais llevan desde febrero dandole la vuelta a algo.

    Comentado por: El fantasma del blog el 10/7/2006 a las 23:15

  • naturalmente que creo que el texto es del Sr. Azúa. simplemente he intentado expresar, con gran torpeza, evidentemente, la sorpresa que he sentido al ver un análisis tan simple y repetido firmado por una mente que respeto.

    algo hay de lo usted comenta: es posible que el Sr. Azúa piense todavía progreso como un "progre(sista)", es decir, que mantenga la idea de que el hombre puede progresar (es decir: cambiar) y que ésto es algo diferente de lo que llama mejora (sólo así entendería lo de las cárceles).

    quizás sea más útil pensar en como es el hombre y aspirar (¿solo?) a mejorar las condiciones que le permitan llevar una buena vida.

    como me ocurre a menudo achaco la diferencia de perspectiva a que la parte dominante de la intelectualidad española piense la ilustración en términos franceses mas que ingleses(perdón, escoceses): de hecho la misma figura del intelectual es un invento francés que, como otros "males franceses", ha tenido un gran éxito de exportación.

    Comentado por: ortega el 10/7/2006 a las 23:06

  • Yo creo que la cuestión que se plantea en el "foro crónicas de Guinea Ecuatorial>Caldera de Luba" o en el articulo "Vamos mejorando" de ¿Félix de Azua? es que la España actual tiene una posición económica y política que no había tenido en toda su historia.

    No obstante casi todo el mundo analiza la situación con criterios y formulas del pasado. La situación internacional, la política autonómica, el papel de España en África o Latinoamérica, todo esto se ve con criterios muy antiguos.

    No surgen ideas nuevas, quizás es lo que están viendo los de El País.

    ¿Qué opinas Ortega?, ¿Por qué dices que el articulo no es de Azua?.

    Comentado por: El fantasma del blog el 10/7/2006 a las 22:28

  • "Y en verdad, así como por su primer defecto de inteligencia son más propensas a abjurar de la fe, así, por su segundo defecto de afectos y pasiones exagerados, buscan, cavilan e infligen diversas venganzas, ya sea por brujería o por otros medios. Por lo cual no es asombroso que existan tantas brujas en este sexo."

    Malleus Maleficarum


    Ándate con ojo, Hyeronimus - y también tus amigos de S. Miguel Allende:¡hola chicos, gusto en saludarles!!! - que os puedo enviar un maleficio para dejaros a todos pelones....o cosas peores....y a ver cómo se lo explicas luego a tu santa.


    Haberlas, hailas....

    Comentado por: La simpática bloguera el 10/7/2006 a las 22:06

  • Estimada simpatiCat: Para darle un toque de postín a sus lecturas veraniegas le comunico que acaba de salir en versión bilingüe latín (original)-inglés el Malleus malleficarum, accesible también en la red en versión española. Estoy seguro de que, si no lo conoce, será de su mayor interés.
    Habiendo advertido que "el pozo y el numa" sirve como acróstico de "yo, manuel lópez" me complace obsequiarle los siguientes:
    "San Borrador lleno de ezpuma"
    "Sor Obario, santa"



    Comentado por: Hyeronimus, látigo para infieles el 10/7/2006 a las 21:29

  • Ortega ¡¡¡Atento!!!

    Si quieres conspiraciones teclea en google "Caldera de luba" y despues vete al foro " Cronicas de la Guinea Ecuatorial>Caldera de luba".

    En ese foro hay una extrañisima noticia que aparecio en El Pais el 3 de noviembre de 2005 y que, casi seguro, es falsa.

    No se sabe porque extraña razon El Pais se mantiene en sus trece.

    Comentado por: Pepin el 10/7/2006 a las 21:22

  • sirva la presente para advertir que el texto de las 20.12 no fué enviado por mí.

    intento evitar confusiones respecto a mi texto de las 17.25 y a la interpelación de la Sra Von Strauger.

    en respuesta a la mencionada Sra. le diré que prefiero creer en conspiraciones antes que aceptar que el Sr. Azúa sea el autor del texto referido (ni que me lo justifiquen diciendo que todo ha sido por leer deconstructivos bajo el sol y sin sombrero)

    a pepin: aunque su escrito se originó en la confusión mencionada, me ha gustado lo de orteguilla

    Comentado por: ortega el 10/7/2006 a las 21:03

  • Eustaquio, conozco traductores automáticos que perpetran bromas mejores que la suya. Inténtelo con alguno chino-español cuando necesite risoterapia.

    Comentado por: Hyeronimus, de la Escuela de Toledo el 10/7/2006 a las 20:44

  • El articulo "Vamos mejorando" es de Azua, no saquemos las cosas de quicio, Ortegilla.

    Comentado por: Pepin el 10/7/2006 a las 20:32

  • Si amiga Katharina....si. Son capaces de esto y de mucho mas.

    Comentado por: ortega el 10/7/2006 a las 20:12

  • TRADUCTORE TRAIDORE

    Comentado por: Pepin el 10/7/2006 a las 19:05

  • "¡quiero la playa para mi sólo! y no contento con eso lo ha atribuido a Félix de Azúa.

    propongo que todos aquellos asiduos a este blog y que sentimos respeto por el Sr. Azúa desenmascaremos tan burda maniobra, perpretada sin duda aprovehando el descanso estival del escritor.

    cae de su peso que el Sr. Azúa, ni aún creyéndolo víctima de una insidiosa insolación, nunca podría haber escrito ese texto, del que me resisto a citar ni tan sólo un párrafo."

    ¿Pero tu crees ortega que se han atrevido a tanto?


    Comentado por: Katharina Von Strauger el 10/7/2006 a las 19:03

  • Los productos anuales de la tierra y el trabajo de Inglaterra, por ejemplo, son seguramente mucho mayores que ello era, hace un poco más de un siglo, en la restauración de Carlos II. Aunque, actualmente, pocas personas, yo crea, la duda de esto, aún durante este período, cinco años raras veces fallecían en el cual algún libro o folleto no han sido publicados, escritos, también, con tales capacidades como para ganar alguna autoridad con el público, y fingiendo(pretendiendo) manifestarse que la riqueza de la nación rápido disminuía, que el país fue despoblado, la agricultura descuidada, la descomposición de fabricación, y el comercio deshecho. Tampoco estas publicaciones han sido todos los folletos de partido(parte), el descendiente desgraciado de falsedad y venalidad. Muchos de ellos han sido escritos por la gente muy sincera y muy inteligente, que escribió nada más que lo que ellos creyeron, y para ninguna otra razón, pero porque ellos lo creyeron. "

    Traduccion de lo de A Smith (more o less)

    Comentado por: Eustaquio el 10/7/2006 a las 19:01

  • un fragmento de A. Smith

    "The annual produce of the land and labour of England, for example, is certainly much greater than it was, a little more than a century ago, at the restoration of Charles II. Though, at present, few people, I believe, doubt of this, yet during this period, five years have seldom passed away in which some book or pamphlet has not been published, written, too, with such abilities as to gain some authority with the public, and pretending to demonstrate that the wealth of the nation was fast declining, that the country was depopulated, agriculture neglected, manufactures decaying, and trade undone. Nor have these publications been all party pamphlets, the wretched offspring of falsehood and venality. Many of them have been written by very candid and very intelligent people, who wrote nothing but what they believed, and for no other reason but because they believed it."

    me ha parecido que viene a cuento

    Comentado por: ortega el 10/7/2006 a las 18:05

  • Pos a mi me gustò, y por darle, una insolacion le puede da a cualquiera.
    Y el que lleve crema solar en el bolso, que tire la primera piedra.

    Comentado por: verecundo gonzalez el 10/7/2006 a las 18:05

  • lo del grupo prisa, y de el pais en concreto, no tiene nombre.

    su atrevimiento ha llegado al extremo de publicar un escrito de un nivel ínfimo de razonamiento, repleto de lugares comunes basados en la ignorancia y el simplismo, cuyo principal tema es: ¡quiero la playa para mi sólo! y no contento con eso lo ha atribuido a Félix de Azúa.

    propongo que todos aquellos asiduos a este blog y que sentimos respeto por el Sr. Azúa desenmascaremos tan burda maniobra, perpretada sin duda aprovehando el descanso estival del escritor.

    cae de su peso que el Sr. Azúa, ni aún creyéndolo víctima de una insidiosa insolación, nunca podría haber escrito ese texto, del que me resisto a citar ni tan sólo un párrafo.

    o eso espero


    Comentado por: ortega el 10/7/2006 a las 17:25


  • Después de leer el artículo de FdA en el País de hoy, sólo me cabe decir que comparto su crítica. Leída también la opinión del escritor Eduardo Mendoza, sobre la tragedia del metro de Valencia, y enlazando con alguno de los últimos comentarios de este blog, sí me animó a decir algo.

    El espacio y modo en que este periódico trata ciertas informaciones está evidentemente manipulado, con fines propagandísticos encubiertos. Conocemos la orientación ideológica, y de quien es partidario el grupo Prisa; lo sabemos también por el trato que reciben aquellas comunidades autónomas de distinto signo político. Lamentable, por cierto.

    Una puede siempre preguntarse qué dice quién y desde dónde, para averiguar no sólo las intenciones del tratamiento, sino también escandalosas omisiones.

    Buenos días a todos.

    Comentado por: francesca el 10/7/2006 a las 11:26

  • Bon viatge

    Comentado por: el perdiu el 10/7/2006 a las 09:56

  • Hoy El Pais trae un articulo de Azua "Vamos mejorando".Así que cuando oiga usted la palabra "progreso" abróchese la chaqueta y agarre fuerte el billetero.

    Azua, no sea usted imprudente.

    Comentado por: Katharina Von Strauger el 10/7/2006 a las 07:51

  • Analizarse bien a uno mismo, dicen los psicólogos, es tarea casi imposible. Algo parecido pasa con el análisis del propio país. Ortega decía que somos un sistema nato de simpatías y antipatías, por lo que es difícil no dejarse llevar por preferencias personales a la hora de juzgar. Aceptado, sin embargo, ese inevitable subjetivismo, seria aconsejable, una mayor templanza en nuestras opiniones, sean las que fueren.

    En esta tierra, ningún hombre puede dar un paso en línea recta, justa. Siendo la tierra misma redonda, cada paso dado en ella debe, necesariamente, ser un segmento, un arco de la circunferencia.

    Comentado por: Katharina Von Strauger el 09/7/2006 a las 20:59

  • 7 de julio

    50 aniversario de la muerte de G. Benn


    "Allein: du mit den Worten
    und das ist wirklich allein..."

    Comentado por: ortega el 09/7/2006 a las 19:28

  • Esas órdenes acerca de las despedidas en los reportajes no las he conocido yo nunca. Pero puesto que ud. lo cuenta, no cabe duda de que tiene que ser verdad (sobre todo, porque lo cuenta ud. en un blog de un diario que tiene fama de decir SÓLO la verdad).

    De todos modos, a mí lo que más me sorprende son sus conclusiones de ud.: ¿por qué no ha puesto el grito en el cielo ante la falta de imaginación de los autores de aquellos reportajes tan aburridos? ¿O acaso es que Franco obligaba a terminar cada reportaje filmado con la frase ritual 'No, esto no es un adiós, es...'

    Maldita dictadura, ¿verdad?

    Comentado por: cayo_seg el 09/7/2006 a las 00:11

  • En el mensaje de las 16:04 le di al publicar antes de tiempo.

    Comentado por: La simpática bloguera el 08/7/2006 a las 16:14

  • Creo que este tema de las identidades y esa postura de "mirar hacia el otro y en el otro" que descubrí en la visión filosófica y vital de algunos en América Latina, se refleja bien en el artículo que acabo de leer en Babelia, a propósito del centenario del nacimiento del pensador francés Emmanuel Lévinas:

    .......Y cuando, finalmente, la ética se convirtió en la gran noticia de la escena filosófica, se trataba ya de una ética del consenso y de la simetría (¡y hasta del negocio!), que tenía poco que ver con la hermenéutica de la alteridad y con la fenomenología del rostro humano en el cual Lévinas creyó encontrar una encarnación de ese mandamiento moral que es anterior a la ciencia, a la historia y al yo y su inquietud por sí mismo, y que desborda toda posibilidad de consenso y de negocio. Esa obstinada indagación, que se pregunta si no hay algo -alguien- capaz de sacarnos de la preocupación circular por nosotros mismos, si no es posible rebasar nuestra órbita monótona en torno a nuestra vida y nuestra muerte (de cuya exclusividad nos sentimos tan orgullosos), sigue en buena medida pendiente de una relectura cien años después de su nacimiento. Pues, según nuestro autor, sólo si admitimos esa indigesta e improbable posibilidad de un Otro que no sea la repetición simétrica o especular del yo y que le precede incondicionalmente, podremos tener un futuro que sea distinto de la reproducción indefinida de nuestro presente asfixiante y sin porvenir.


    José Luis Pardo- El pensamiento del otro
    BABELIA - 08-07-2006

    Comentado por: La simpática bloguera el 08/7/2006 a las 16:13

  • Y cuando, finalmente, la ética se convirtió en la gran noticia de la escena filosófica, se trataba ya de una ética del consenso y de la simetría (¡y hasta del negocio!), que tenía poco que ver con la hermenéutica de la alteridad y con la fenomenología del rostro humano en el cual Lévinas creyó encontrar una encarnación de ese mandamiento moral que es anterior a la ciencia, a la historia y al yo y su inquietud por sí mismo, y que desborda toda posibilidad de consenso y de negocio. Esa obstinada indagación, que se pregunta si no hay algo -alguien- capaz de sacarnos de la preocupación circular por nosotros mismos, si no es posible rebasar nuestra órbita monótona en torno a nuestra vida y nuestra muerte (de cuya exclusividad nos sentimos tan orgullosos), sigue en buena medida pendiente de una relectura cien años después de su nacimiento. Pues, según nuestro autor, sólo si admitimos esa indigesta e improbable posibilidad de un Otro que no sea la repetición simétrica o especular del yo y que le precede incondicionalmente, podremos tener un futuro que sea distinto de la reproducción indefinida de nuestro presente asfixiante y sin porvenir.

    El pensamiento del otro-

    Comentado por: La simpática bloguera el 08/7/2006 a las 16:04

  • Copio este texto procedente de un trabajo que se ha quedado grabado en mi computadora. Pertenece a un amigo yucateco que imparte talleres de derechos indígenas. No creo que pudiese molestarle la copia de un fragmento de su propuesta.


    Los mayas en Yucatán mantienen su resistencia cultural bajo formas pasivas de acomodamiento a la cultura hegemónica, y algunos pocos comienzan a expresarse, a defender sus derechos como indígenas.
    Por lo cual una estrategia para el fortalecimiento y resistencia de los pueblos y la cultura maya es “la educación para el diálogo intercultural”. La educación occidental actualmente entre las comunidades mayas ha impuesto un modelo de vida, de desarrollo, que sólo las ha empobrecido y golpeado su identidad y su organización tradicional comunitaria. Esta educación está desenraizada de la cultura y vida de los mayas. Se requiere un tipo de educación intercultural, con sentidos y significados que dignifiquen y reintegren la vida, para promover un desarrollo endógeno y sustentable. Una educación que reintegre los principales ámbitos de la vida como ámbitos educativos. El primer sentido y significado de la acción educativa está en la lucha por la defensa de la identidad, dignidad y autonomía. Los valores éticos, su solidaridad, justicia, justicia, honestidad, convivialidad, colaboración, nos permiten definir un proyecto político que desde lo educativo promueva nuevos espacios y estructuras que formen sujetos sociales que impulsen el desarrollo endógeno de sus comunidades.
    Por lo cual la propuesta es hacia una educación maya intercultural, con nuevas relaciones pedagógicas; que propicien la interculturalidad desde la cosmovivencia, que permita la construcción de aprendizajes en comunidades de aprendizaje, ser sensibles al otro, comprender como significa y resignifica lo que hace, conoce y crea.
    Las propuestas hacia la pedagogía y metodología mayas se basan en los mitos y ritos de su cultura. Reintegrando la vida: vida-cultura-desarrollo-sabiduría-educación-diálogo. Así la educación es aprender juntos a vivir la vida digna. La educación comunal maya debe sistematizar y socializar toda la sabiduría maya que sobrevive y promover el intercambio con otras culturas desde un marco de equidad. La columna vertebral de la experiencia indígena; mito-símbolo-rito, es clave para una pedagogía intra e intercultural cuyos pasos podrían ser como propuesta:
    - contemplar los mitos
    - pensar y descifrar los símbolos del mito
    - actuar, transformar la realidad y celebrar la vida con los ritos


    Comentado por: La simpática bloguera el 08/7/2006 a las 00:10

  • ¿Me sientes beligerante, querida Francesca? no es mi intención, en serio. Tal vez la elecciones mexicanas y mi reciente viaje a Yucatán hayan enardecido un poco mi sensibilidad por lo autóctono, las raíces, lo indígena. Gana el PAN, un partido que mantiene a las comunidades indígenas en una situación lamentable. El sur es PRD, el norte PAN, regreso al norte y observo que los ciudadanos son absolutamente refractarios a la cuestión indígena (aquí casi no quedan), la ignorancia sobre los orígenes es brutal, yo, una extranjera, me encuentro explicando lo que es Yucatán, lo Maya, la importancia del idioma, su supervivencia frente al español, su vigencia, su idiosincrasia. Observo también el desprecio, la insensibilidad, el espejismo “gringo”, las ansias de imitación...todo eso me pone enferma. He identificado tanto “la cuestión Maya” con “la cuestión gallega”, encuentro tantas similitudes en ese proceso de asentamiento de la identidad, que además de gallega ya me siento “yucaterca” –como se les dice a los Yucas en plan chiste- ya ves, doblemente terca, me he “inculturizado” -término que usa un amigo indigenista- mi postura no es definirse eliminando o menospreciando al otro, es definirse, diferenciarse para poder entenderse, para eliminar todo rastro de privilegios o sentimientos de superioridad, de manipulación, para relacionarse horizontalmente (para que las cosas están bien claras, en definitiva). No es que estos ataques “me den” de vez en cuando, como una gripe, es mi sustancia, mi esencia...soy indígena, lo intuía en Galicia y lo confirmé en Yucatán. El castellano también es mi idioma, pero siempre será el segundo, y Shakespeare suena fenómeno en inglés (adoro el inglés como idioma, no como símbolo de colonización).
    Ya sé, arrastrar una identidad tan fuerte puede resultar un lastre difícil de entender para muchos, pero lo acarreo con gusto porque en su ausencia me sentiría definitivamente huérfana (ahhhh, ahora lloramos todos un poco, ....soy una romántica, I know it).


    Tin tasik te’ex le k’ak’as timben t’àana’
    U tia’al ka’ ah patak a ch’ake’ex u p’isil
    Tumen wa ma’tan u ch’ap’ista’al le ba’ala’
    Wi’ih kun kinsko’on on way lu’ume’beyo’ku
    xu’ulul to’on.

    Les traigo una mala noticia
    Para que puedan tomar medida
    Porque si no se remedia esta cosa
    Hambre nos matará aquí en la tierra y nos
    exterminará.



    Comentado por: La simpática bloguera el 07/7/2006 a las 23:47


  • Estimada Charo, hay una parte de ese discurso ideológico que transcribes que entiendo, pero llegado cierto punto me quedo a cuadros. Ya sé que de vez en cuando te da, y cada vez que sucede, me descoloca, por la beligerancia que percibo.

    Si te digo que todo este tinglado me tiene hasta el pirri, créeme, porque es cierto. Como tú, soy bilingüe, es más, he sido maestra de valenciano, colaborando en campañas de alfabetización, con lo que queda claro el afecto le tengo, pero ahí me paro. Con el rango de igualdad conseguido con el castellano me doy por satisfecha. Que me entiendan y permitan expresarme en valenciano en Valencia es lógico, si así lo elijo; tan lógico como que me hablen en una de las dos lenguas oficiales. Por otra parte, la historia es tan larga que fijar un punto de partida en el siglo tal o cual me parece un poco ridículo.

    Puede que no coincida nuestra valoración del idioma castellano, pero es fácil reconocer su riqueza y belleza. Muchas veces, al leer en castellano a Shakespeare, me pregunto si en inglés deleitará tanto, no lo sé. Como Spinoza pienso que lo bueno es aquello que hace que seamos más de lo que somos y no menos. Pero la verdad es que este asunto de los nacionalismos me produce fastidio, así que ya lo dejo.

    No te molestes, por favor.

    Saludos afectuosos




    Comentado por: francesca el 07/7/2006 a las 18:18

  • " Nós queremos ser españoes, pero a condición de que este nome
    non nos obrigue a sermos casteláns."

    CASTELAO

    Comentado por: La simpática bloguera el 07/7/2006 a las 17:04

  • "Non hai máis solución que o federalismo para chegar á paz do
    mundo."

    CASTELAO

    Comentado por: La simpática bloguera el 07/7/2006 a las 17:02

  • "E somentes preservando as nosas enerxías autóctonas, a nosa
    capacidade creadora, é como poderemos contribuír á civilización
    universal incorporando a ela as nosas creacións inéditas."

    CASTELAO ······· 1886-1950

    Comentado por: La simpática bloguera el 07/7/2006 a las 16:22

  • INICIO DE LOS ESTUDIOS CÉLTICO MODERNOS

    - s. XVIII, James McPherson publica los poemas de Ossian, un supuesto bardo celta

    - En la Francia del s. XIX, Napoleón III emplea el argumento del celtismo como base para sustentar su discurso político nacionalista

    - Las excavaciones de GERGOVIA (lugar de la gran victoria gala sobre Julio César) y ALESIA (donde Julio César derrota a los galos).

    Estas y otras actuaciones deben enmarcarse dentro del ámbito de la CONSTRUCCIÓN DE LOS ESTADOS NACIONALES, ya que tras las revoluciones burguesas era necesario superar el factor unificador de la latinidad y del Imperio Romano, y encontrar las autenticas raíces de cada pueblo.



    Comentado por: La simpática bloguera el 07/7/2006 a las 16:17

  • No señores, discrepo...¡qué raro!; ¡hay muchas y variadas identidades humanas!..aceptar eso y asumirlo sería el principio de la paz y la sabiduría.

    Por ejemplo la identidad Galaica

    Manuel Rivas- "Galicia contada a un extraterrestre"


    Galicia es una tierra de llegada. Las primeras noticias hablan de los kallaikoi, que significaría algo así como: los que viven entre las piedras. Los célticos. Los romanos, que pusieron el nombre: Gallaecia. Los bretones de Maeloc. Los suevos, que en Galicia, según bonita frase del historiador Sánchez Albornoz, "abandonaron la espada y tomaron el arado". Fueron derrotados, claro, por los visigodos. Los judíos. Los musulmanes. Los gitanos. Los maragatos. En el siglo XVIII, son catalanes los que impulsan la industria pesquera, y vascos, la de curtidos. Pero, sin duda, el alien más célebre es el apóstol Santiago, un pescador palestino discípulo de Jesucristo. El hallazgo de su sepulcro dio lugar, por motivos religiosos, a la primera gran ruta turística del mundo: el Camino de Santiago. El descubrimiento lo hizo un tal Paio, hace mil y pico años, y no el actual presidente, como algunos creen. Durante siglos, Galicia fue lo que ahora llamamos un centro cosmopolita. Además de peregrinar, aquí se establecieron francos, genoveses, flamencos, provenzales....



    Comentado por: La simpática bloguera el 07/7/2006 a las 16:14

  • Gracias, Tipo de Incógnito, porque los cuelga usted, si no me equivoco ¿o me equivoco?
    ---

    Acierta.
    (en lo de no equivocarse)

    Comentado por: Tipo de incognito el 07/7/2006 a las 15:29


  • Creer y no creer


    Muchos niños creen en los Reyes Magos, es decir, dan por seguro que las palabras "reyes magos" y las dramáticas figuras de luengas barbas que saludan desde fantásticos carromatos, coinciden y son lo mismo. Será difícil que nos expliquen el sentido de su creencia o digan algo certero sobre Melchor, Gaspar y Baltasar, de dónde vienen o por qué uno de ellos es negro, ya que, desdichadamente, sabemos que se trata de una fantasía y que los niños viven un sueño. Sin embargo, mantenemos el engaño porque (decimos) así son felices. Es dudoso. Quizá serían más felices si cada 6 de enero sus padres les cubrieran de regalos, de modo que no tuvieran nada que agradecer a tres espantajos cuyas decisiones son incomprensibles y constataran en cambio el amor inmediato de sus padres.
    Nadie, sin embargo, es capaz de acabar con este enredo porque lo que está en juego no es la felicidad de los niños, sino la de los adultos, su deseo de no crecer. Y también el interés, la codicia y el negocio de los adultos. La gran mentira se santifica mediante un gran espectáculo para adultos, en el que los niños hacen de comparsas. La admirable espontaneidad infantil, que celebra con igual entusiasmo el salto de una foca que la presencia de un Rey Mago, nos permite mantener la conciencia tranquila. El alborozo de la chiquillería no hace daño a nadie.
    Algunos adultos creen en Dios, es decir, dan por seguro que la palabra "dios" y un ente en verdad vivo, creador del cosmos y centinela de nuestra existencia, coinciden y son lo mismo. Es difícil que nos expliquen el sentido de su creencia e imposible que nos digan algo interesante sobre Alá, Yahvé, Dios, si son todos el mismo, si sólo hay uno, si se llevan bien, si tuvieron hijos, porque, por desdicha, nosotros sabemos que es una fantasía y que viven en un sueño. Mantenemos el engaño porque (decimos) así son felices. Es dudoso. Quizás serían más felices si aceptaran que ningún inmortal nos puede salvar o condenar, y que la salvación o la condena se juega a muy breve plazo y entre humanos. Quizá entonces asumirían más responsabilidad terrestre en lugar de esperar a que la bondad divina o el progreso lo remedie todo.
    Nadie, sin embargo, puede acabar con esta alucinación porque no es la inmortalidad de Dios sino la de los creyentes, el deseo de no morir, lo que está en juego. ¿Cómo aceptar que somos innecesarios y que absolutamente nada puede remediarlo? Eso, y el interés de los creyentes, su codicia, su negocio. La esperanza de vida eterna se justifica así mediante el colosal espectáculo de las iglesias, en el cual los creyentes actúan de comparsas. La admirable resistencia de los humanos a aceptar su muerte nos permite mantener la conciencia tranquila. La bondad de muchos creyentes es, además, una bendición para todos.
    Una vez perdidas las creencias simples, hay una última y rebuscada creencia, antes de comprender que también es inútil. Algunos ciudadanos se aferran a la palabra "nación" y a la demarcación administrativa donde negocian sus papeles, persuadidos de que coinciden y son lo mismo. La Nación, otro ente eterno, único y sobrenatural, guía y determina sus vidas desde el más allá. Es difícil que nos expliquen el contenido de su creencia y es imposible que nos digan algo interesante sobre esa extensión física fabulosa que permanece inmóvil miles de años y que, aun siendo tierra, vegetales y animalia, parece como si tuviera alma. Incluso (eso dicen) es la misma Nación pero distinta según se llame España, Euskadi, Cuba o Israel; unas son buenas, otras malas, y las hay verdaderas o falsas, como entre las divinidades arcaicas. Es difícil porque, por desdicha, nosotros sabemos que es el último recurso antes de reconocer que nuestra vida en la tierra carece de fundamento y debemos aprender a vivir sin ayudas sobrenaturales. Mantenemos el engaño porque (decimos) así son felices. Es dudoso, pero no vale la pena hablar de ello.
    Nadie, sin embargo, puede acabar con esta religión animista porque no es la identidad de la Nación sino la de los creyentes, su deseo de ser alguien, lo que está en juego, y eso hace imposible el razonamiento. ¿Cómo aceptar que no hay varias identidades humanas, que todos somos exactamente iguales, que nuestras diferencias son ornamentales o estéticas, pero jamás de fondo, y que construir una identidad no trae mayor justicia, inteligencia o libertad a nadie, ni mucho menos al identificado? Eso, y el interés de los creyentes, su codicia, sus negocios. El sueño de la identidad se justifica mediante el gran espectáculo ideológico en el cual los patriotas ejercen de comparsas. La insaciable sed moderna de distinguirse de la masa humana indistinta nos permite mantener la conciencia tranquila. El patriotismo de los creadores de lenguaje, de los inventores de formas, músicas y arquitecturas, de los que luchan contra invasores asesinos, forman parte de lo mejor del tiempo moderno.
    Incomprensiblemente, y con el fin de ser alguien, de vez en cuando estos creyentes, en especial cuando son muy ricos, se dedican a liquidar a sus vecinos más próximos, como si para ser alguien debieran reducir a todos los demás a la nada, hasta reinar sobre un camposanto como únicos e idénticos a sí mismos. Entonces su sueño se convierte en nuestra pesadilla y nos obliga a despertarles de su ensoñación. Pero hay que ir con ojo, cuando despertamos a alguien profundamente dormido, lo más probable es que reaccione dándonos un furioso botellazo. ~

    Comentado por: Félix de Azúa (cintas viejas) el 07/7/2006 a las 15:27

  • Buen viaje, amigo Félix. Cuídate.

    Comentado por: FARERO el 07/7/2006 a las 03:04

  • Buenas noches, Charo. Vuelvo ahora de dar un paseo, de acompañante...

    Ya leí la notícia en el periódico, se trata, según dice la redacción, de una enferma mental, de una ludópata. Comprendo que te resulte molesto, pero, a ver quién puede lanzar la primera piedra... En cualquier medida nuestra sociedad, se mire donde se mire, es una sociedad enferma, y cabe esperar que, en años venideros, sigan surgiendo nuevas enfermedades, con diagnósticos nuevos, sobre todo psíquicos. Y lo mismo sucede con la criminalidad, cada día es más complicado el código penal, porque no cesan de definir nuevos delitos. De momento, parece, aunque tengo pocas dudas, que aquellos que tienen autoridad y podrían cuanto menos, hacer el intento de atajar estos problemas, no se les ve la disposición para hacerlo, porque siguen en la estratosfera. Y algo tendrá que cambiar, desde luego.

    Voy a darme una vuelta para leer a nuestros vecinos. Hasta luego.




    Comentado por: francesca el 07/7/2006 a las 00:18

  • A mí lo que me maravilla es que siendo 2.800.000 gallegos, me encuentre un compatriota en cada dichosa esquina a la que me desplazo. Ahora resulta además que "la mataviejitas" española también es gallega...¿pero qué nos pasa a los galaicos que no podemos quedarnos quietos en nuestro esquinado terruño?, y después nos pasamos todo el puto día "chora que chora".

    Comentado por: La simpática bloguera el 06/7/2006 a las 22:45

  • Son magníficos estos artículos de FdeA, por lo ilustrativos y por esa ironía sutil tan propia. Gracias, Tipo de Incógnito, porque los cuelga usted, si no me equivoco ¿o me equivoco?

    Estimado Javier, es cierto que en las empresas se ha instalado la sombra de una competitividad que es preocupantemente morbosa. En principio afecta al humor, por su desafección, pero más tarde puede llegar a estropear órganos corporales, y dañar de manera irreparable alguno de los sistemas vitales, como el cardiovascular y el digestivo. En mi caso, fíjese en la paradoja, encuentro actitudes perversas entre compañeros, trabajando en el Sistema Sanitario, lo que ya es el colmo ¿no le parece? No es así el caso de la indisposición sufrida por el Dr. Toribio, de la que espero se vaya restableciendo, y al que sí le sirve la aplicación del "punto medio" aristotélico o prudencia, si desea evitar futuras recaídas. Cuando no se puede elegir a los compañeros, y nos tocan en suerte aquellos cuya orientación social es competitiva, conviene buscar recursos, para no sufrir úlceras de estómago o enfermedades peores. No es bueno tragar lo indebido, conviene expresarse siempre, con los mejores modos, desde luego; expresarse verbalmente es un derecho que poseemos por estos páramos secos, como usted bien dice, Javier.

    Y bien, leídas las preguntas que me hizo, y también las respuestas, aún así le diré lo que pienso. Lo aprendido, o quizás sería mejor decir aprehendido, de los maestros que en este navío transitan, tiene que ver tanto con los afectos como con la inteligencia. Es cierto que valoro su disposición, sobre todo, y que comprendo lo que se dice, pero las ilustraciones de sus reflexiones, sí aportan a mi limitado bajage, información que desconocía. En algunos casos no creo que sea acertado hablar de "simulacro"; intuyo que se trata de actitudes de vital coherencia, ejemplares.

    Somos 6600 millones los que habitamos la Tierra, y también me maravilla este misterio de estar viva, estimado Maleas. Misterio.

    Saludos cordiales

    Comentado por: francesca el 06/7/2006 a las 22:00

  • Joder con don Félix y eso que esta de vacaciones!

    Comentado por: maleas el 06/7/2006 a las 21:56

  • "Meleas, somos dos entre seis mil millones... Cosa rara, ¿eh?"

    Comentado por: Tipo de incognito el 06/7/2006 a las 20:38

  • Si contertulio,la verdad es que esto de estar vivos,es un misterio,el Misterio por antonomasia.

    Comentado por: maleas el 06/7/2006 a las 20:36

  • Meleas, somos dos entre seis mil millones... Cosa rara, ¿eh?

    Comentado por: Javier el 06/7/2006 a las 19:25

  • Esto parece un Azúa autentico.!que torpeza la mia!,se va,pero se queda,nos pone estos textos para que llevemos mejor la ausencia.Todo un detalle.

    Comentado por: maleas el 06/7/2006 a las 19:21

  • "Con motivo de una exposición en la Tate Britain, Félix de Azúa observa con sorna algunos cuadros célebres de los pintores prerrafaelistas. ¿Cuál es su importancia hoy? El esfuerzo y la dedicación con la que quisieron, sin lograrlo, superar el Romanticismo."

    La puerta secreta

    ¿A quién no ha fascinado alguna vez —por lo general en la primera juventud— esa pintura obsesivamente miniaturista, de luces violentas y cromatismo crispado que conocemos con el nombre de prerrafaelista? Aquella Hermandad de artistas británicos es uno de los capítulos más extravagantes de la novela del arte europeo y todos sus afiliados fueron personajes inhabituales, comenzando por el padre intelectual del movimiento, John Ruskin, quien se divorció el mismo día de su boda, tras descubrir con embarazosa sorpresa el vello púbico de su esposa. Ignoraba la existencia de tal adminículo piloso en las hembras, y lo confundió con una enfermedad venérea.
    Hacía ya muchos años que no se exhibían pinturas de la Hermandad. La Tate Britain ha reunido esta primavera un rico conjunto de paisajes prerrafaelistas que invitan a repasar tan singular escuela. Y lo primero que viene a las mentes es que, a pesar de su notable dominio técnico, no son grandes creadores; los prerrafaelistas pertenecen a esa categoría menor y tan propia del gusto moderno que es "lo interesante". Ninguno de ellos —J. E. Millais, W. H. Hunt, Th. Seddon, J. W. Inchbold...— es, en verdad, excesivamente conocido fuera de las Islas, pero sus obras continúan fascinando al público, como prueban los miles de libros en cuyas portadas figuran una y otra vez sus pinturas. Es imposible no prestarles atención.
    Que no son grandes artistas se advierte en aquello que más impresiona al observador ingenuo: la enormidad de trabajo que exige cada cuadro. Para pintar Carrying Corn (1854), Ford Madox Brown necesitó setenta horas y regresar 21 veces a su punto de observación. No podía dejar de dibujar ninguna hoja, raíz, flor, piedra o insecto. La tela mide un palmo de alto y algo más de ancho.
    No les importaban los padecimientos, la sed, el acoso de las fieras. Para su célebre The Scapegoat (1855), en el que un macho cabrío simboliza a Jesús de Nazareth (y que en 1959 reaparecería en un siniestro Rauschenberg, pero con un neumático alrededor del cuello), W. H. Hunt acampó diez días a orillas del Mar Muerto en condiciones extremadamente peligrosas. No dejó de reproducir hasta el más mínimo guijarro del lugar donde, en opinión de los arqueólogos, se había alzado Sodoma en los tiempos bíblicos. A veces, tanta insistencia provocaba la ira popular. El fino Ruskin quiso dibujar hasta el menor detalle de los arcos góticos que decoraban la fachada de Santa María Novella, en Florencia, pero justamente allí era donde jugaba a la pelota la chiquillería del barrio.
    Al cabo de un par de días soportando al estrafalario inglés cuya presencia impedía el ejercicio de tan noble deporte, decidieron lapidarlo como a una adúltera. En sus escritos, Ruskin se queja amargamente del bárbaro carácter sureño.
    De los prerrafaelistas admiramos su técnica y su formidable capacidad de trabajo, pero no por otro motivo admiramos la Gran Muralla china, las pirámides egipcias, o los muros cubiertos de caligrafía de los reales alcázares sevillanos. Ahora bien, que tanto esfuerzo se dedique, no a levantar monumentos públicos, sino a representar caprichos privados, nos aleja de ellos hasta hacerlos ajenos y diminutos. Porque incluso cuando enloquecen son pequeños. En Fairlights Downs, que ocupó a W. H. Hunt entre 1852 y 1858, se divisan unas ovejas ramoneando por la pradera y un perro negro que las embiste fieramente. Pues bien, si uno presta atención puede ver, a la derecha, un bastón flotando en el aire. Su dueño (ausente del cuadro) lo ha lanzado contra el perro para que deje en paz a las ovejas. Ese bastón volador recuerda el cuchillo que también Rembrandt pinta en el aire, cuando el ángel retiene la mano de Abraham para impedir el sacrificio de Isaac. El detalle, sin embargo, en Rembrandt es sublime; en Hunt, ridículo.
    Las intenciones de los prerrafaelistas —superar la pintura romántica ya en total decadencia— eran excelentes, pero los ingleses son incapaces de hacer nada moderno, carecen de órgano para ello, así que todas aquellas horas de trabajo, tanto esfuerzo, tanta pedrada florentina, no sirvió para nada. Por esos mismos años, un puñado de franceses resolvía el problema con un par de brochazos. Superar el romanticismo no era asunto que se pudiera solventar con trabajo o esfuerzo. Era una cuestión de ideas e imaginación. Los laboriosos prerrafaelistas han quedado como un patinazo de la historia del arte, y los impresionistas, pintando a una velocidad de vértigo, sacaron a la pintura de su atolladero romántico.
    Cuando a veces nos preguntamos qué bendito día, mes o año veremos el fin del arte actual, tan trabajoso, tan moralista, tan solidario y democrático, debemos respondernos que el día menos pensado un puñado de artistas, sin trabajar mucho pero con las ideas claras, acabarán con nuestro tedioso prerrafaelismo de la noche a la mañana. Confiemos en que esta vez no sean franceses.

    Comentado por: Félix de Azúa (viejas cintas VHS) el 06/7/2006 a las 18:38

  • Claro Francesca,sicopatas hay en todas partes,y mas desde que los viajes en avion son tan baratos,pero me da que son mas frecuentes en ciertos climas sociales.Lo de Mejico,donde parece que la muerte campa a sus anchas,es caso aparte.Creo que el Parlamento Europeo tomo alguna iniciativa sobre el asunto de Tijuana.Testimonial,claro,o peor,para lavar conciencias.

    Comentado por: maleas el 06/7/2006 a las 15:34

  • Javier, usted sí que me embriaga con sus agasajos ¡le gustan mis poemotes!, y además me ha llamado bardo, me encanta eso del bardo celta (como el de Axteris). Gracias, gracias, gracias, procuraré esmerarme mucho, mucho. Pero le digo que no los pienso demasiado, si me pongo a retocar me bloqueo.
    Tengo que ir a la ducha, estuvieron avisando que cortan el agua a las nueve, los mexicanos sí que son purititos poetas, el anuncio por megafonía decía:
    “Mañana jueves día 6 se cortará el agua de nueve a dos en las Colonias tal, tal, tal....., les informamos para que tomen medidas en relación con el preciado elemento”...como lo oye.
    Saludos acuáticos.

    Comentado por: La simpática bloguera el 06/7/2006 a las 15:33

  • Cuidado Javier,se empieza halagando y se acaba en el juzgado.

    Comentado por: maleas el 06/7/2006 a las 15:28

  • Me veo impelido a la respuesta, con gran quebranto de mis obligaciones, porque yo no estoy de vacaciones, ahora para simpática, que ahora resulta que debemos considerarla seriota y sosota... Pues lo siento pero no: eres encantadora. ¡Qué le vamos a hacer!

    Comentado por: Javier el 06/7/2006 a las 15:19

  • Francesca, hemos recibido a la simpática con la misma disposición de espíritu...

    Comentado por: Javier el 06/7/2006 a las 15:15

  • Hace unos meses en México hubo un caso de asesina de señoras mayores "la mataviejitas", las adjetivaciones mexicanas siempre me resultan originales y divertidísimas.....”la mataviejitas”.

    Llámame como quieras linda Francesca, lo de simpática me lo puse con intenciones irónicas, por supuesto, en realidad soy una mujer sosota y seriota..........¿?.

    Comentado por: La simpática bloguera el 06/7/2006 a las 15:14

  • Qué desdicha. He tenido que guardar cama durante unos días a causa de ciertos excesos culinarios y veo ahora con tribulación que el señor Azúa está de permiso. Lamento sobremanera su ausencia, aunque seguiré disfrutando de la docta plática de ustedes en estos días de ocio (mis colaboradores están también con licencia y he interrumpido por ello las tareas ordinarias).

    Comentado por: Dr. Toribio de la Quintana, presbítero el 06/7/2006 a las 14:58

  • Vaya, no estaba tan abandonada la nave como creía.

    Buenos días, Maleas. Encontramos sociópatas por todas partes, y también en nuestro país. El no admitirlo ayudará poco a solucionar la enfermedad, el problema. Pero claro, a ver quién le pone el casacabel al gato...


    Comentado por: francesca el 06/7/2006 a las 14:39

  • No sé si te molestará que use tu nombre, estimada Charo, pero es que se me hace raro dirigirme a tí como 'simpática bloguera', aunque lo seas, sin duda. Tus "poemotes", sobre todo este último, ha logrado dibujar una de las pocas sonrisas de estos últimos días, merci beaucoup.

    Te noto animada y me alegra, ojalá sea duradero ese agradable estado que expresas. También yo estoy de vacaciones, pero más que disfrutarlas las estoy aprovechando para atender una de esas contingencias ineludibles y..., bueno, que exceptuando algún concierto nocturno, como el de mañana de Bob Dylan, apenas saldré de casa. Tengo previsto un viaje en el mes de agosto, si se puede, claro.

    Respecto a la amistad, también sé que no es oro todo lo que reluce, expresión usada alguna vez por Maleas y que comparto plenamente, aunque le suelo añadir seguidamente 'ni toda persona errante anda perdida'. Es una cuestión de coincidencias, y de tiempo. Sinceramente creo que un buen amigo es un tesoro que hay que saber re-conocer, y darle el tratamiento adecuado.

    Qué nave tan vacía... ¿estarán todos durmiendo?

    Saludos afectuosos

    Comentado por: francesca el 06/7/2006 a las 14:32

  • Hoy hecho de menos el comentario,posible,de FdA sobre la asesina,presunta,en serie,que ha aparecido en Barcelona.Recuerdo una reflexion de Don Gerardo Brenan en Al sur de Granada,a proposito de un crimen cometido por aquel entonces,antes de la guerra,en esa ciudad,que las caracteristicas de el hecho ponian de manifiesto que no era una ciudad española.Aqui los crimenes son pasionales o con fin de lucro.Un caso asi,seria mas propio de otras latitudes.
    Tal vez la cronica criminal diga mas de una ciudad que sus monumentos.

    Comentado por: maleas el 06/7/2006 a las 14:07

  • Hola, hola....están de plática Francesca y Javier, saludos (sí Francesca, sigo viva y coleando) me tomé unas breves vacaciones yucatecas, visitando amigos que realmente creo lo son; siempre cuesta identificar los límites de algo tan impreciso, curioso y ¿precioso?...la amistad...bueno, bueno, cosa seria.
    Javier en 15:42 me mete en el saco de los espíritus llanos y claros, gracias Javier, es un halago para mí, pero eso de "mis peculiaridades" me confunde; enlazando con el tema “buenas amistades” parece que un criterio de valoración adecuado puede ser precisamente la aceptación de las peculiaridades, de hecho ellas son las que convierten a alguien en particular e intransferible.
    Me he perdido el caso Eduardo Mora, tendré que repasar bitácoras anteriores, pero decir que siempre fue un tipo que me resultó agradable e interesante.

    He escrito uno de mis poemotes sobre este tema amistoso-espinoso-peculiarioso.

    EL ADRIANÍTICO AMIGO

    Mi amigo
    es redondo
    y muy apasionado,
    le han dicho en el trabajo
    ¡modera esa pasión!,
    pero un buen corazón
    estalla fácilmente.
    Nunca moderado
    siempre complicado
    y no entra por el aro.

    SuperAdrianítico
    SuperComplicado
    SuperPasional
    SuperMexicano
    SuperParasiempre.
    Yo Supergallega
    me Supersentimentalizo
    y eso que el abrazo
    se me hace aún reacio,

    gallega, gallegota,
    no seas tan almidonada.


    La coleccionista de tipos peculiares.

    Comentado por: La simpática bloguera el 06/7/2006 a las 03:27

  • Estimado Javier: La verdad es que me gustaría conocer el ambiente de Puerto Limón, en su ambiente cotidiano, claro. ¿Qué le hace suponer que su ambiente es difícil y malhumorado? Seguro que deben andar más tipos como él por Limón, entrañables y comunicativos. Costa Rica... me está intrigando. Lo cierto es que también a mí me quedó mala conciencia, pues pensé que quizá tomó a mal mi comentario, cuando estaba muy lejos de mi ánimo el molestarle. Una lástima, porque sus relatos, quitando alguno término como el de "sudaca" y alguna señal de menosprecio hacia su país, eran estupendos, al menos para mi gusto. Por otra parte, cualquiera puede renegar de su país en un momento dado, yo al menos lo hago de vez en cuando. En ningún momento pensé que Eduardo Mora tuviera envidia de nadie ¡vaya tontería!

    Es evidente que en este espacio contamos con maestros, y lo considero una suerte poder aprender de forma tan cómoda e informal.

    No recuerdo esa noche de conversación con la simpática bloguera..., quizá hace ya tiempo de eso y tampoco quiero ser indiscreta. Me alegra que fuera así, entrañable o confianzuda, de buen vino, como usted dice. Mis horarios laborales a veces impiden que trasnoche, aunque me gusta la noche, ya lo creo.

    Y bueno, es posible conocer los puntos débiles de alguien, incluso es bueno, para no soliviantarlos. Por otra parte, pienso que todos, en alguna medida, somos vulnerables y conviene ser delicados para evitar sufrimientos vanos; aunque, como dice, la escritura es un medio que al no ir acompañado de otros signos, como la entonación, puede producir equívocos. Yo intento evitarlo en lo posible, aunque a veces sé que no lo consigo.

    Saludos afectuosos

    Comentado por: francesca el 05/7/2006 a las 22:40

  • * francesca 05/07/06 18:36
    Muchas gracias por sus piropos, aunque quizás no se merecen aún viniendo de una discreta dama. Un cariñoso saludo.

    Comentado por: Tipo Material el 05/7/2006 a las 21:09

  • Querida Francesca, realmente no tuve tiempo de hacerme una idea, ni siquiera aproximada, de E.Mora. Hubo un momento en que se animó a participar en una conversación, probablemente completamente ajena al nivel que nos exige tanto maestro que rula por aquí. Conversación de tono confianzudo que una noche de buen vino mantuve con la simpática bloguera. El caso es que me pareció, efectivamente, simpático, ingenioso, etc. Quizá lo suficiente, no obstante, como para pegar, también yo, un bote ante la mención a los propios hijos... No sé, sonaba un poco a tragedia griega. Es posible que, como dice usted, sea simplemente un cachondo, un tío con ganas de reirse de sí mismo. Yo, por si acaso, me he tragado la "tragedia" tal cual. Puede ser que ande demasiado concentrado, desde hace mucho, en un ambiente donde el ingenio, y su pariente el sentido del humor, brilla por su ausencia. Vamos, que haya sido uno de los que se han quedado con cara de bobo al final del chiste (no sería raro: soy un desastre tanto para seguirlos como para contarlos).
    En fin, solo quería conocer su impresión y ha utilizado la palabra envidia... Pero la envidia es insana y yo más bien asocio un comportamiento así a un especie de escepticismo muy saludable respecto de lo que otros aportan, en forma de loas, admiración y genuflexiones, para que alguien pase de ser un simple humano a una figura reverenciada, intocable y tal. Y perdone el solipsismo que tanto se repudia por aquí, pero soy de los que piensa que no hay nada como conocer los puntos débiles de las personas para hacerse una idea cabal de las mismas. Es decir, justo lo contrario de lo que plantea FdeA en uno de los artículos que reproduce Tipo..

    Comentado por: Javier el 05/7/2006 a las 20:42

  • Sin disimulo


    Hay en la crítica contemporánea un término que se repite en incontables ocasiones, siempre asociado con otros fenómenos posmodernos, y ese término es "simulacro". Puede calificar una urbanización, como la de Celebration, en EE.UU., cuya arquitectura es un simulacro del mundo Disney. Aparece a cuento de incontables obras de arte, desde las "falsas piezas verdaderas" a las "apropiaciones". O bien a propósito de parques temáticos que simulan escenarios cinematográficos o televisivos. Se aplica incluso a reproducciones como el pabellón de Sert para la Exposición de París de 1937 situado en un raro lugar de Barcelona.
    En cada caso, como es evidente, el simulacro es distinto y tiene leyes propias de endiablado examen. Algunos simulacros son estupendos, como el Pabellón de Mies en Montjuic, pero también lo es el Pueblo Español que, no lejos del anterior, contiene una surrealista escenografía de monumentos históricos. Barcelona sufre una verdadera obsesión por los simulacros, que a veces caen en un kitsch inverosímil, como el Liceo reconstruido: una carcasa del siglo XIX para un teatro del siglo XXI.
    ¿Podría, sin embargo, hablarse de un simulacro literario? Es, sin duda, menos frecuente, pero los hay. Es fácil confundirlo con la parodia, tan abundante en la novela actual, pero el simulacro, si es de calidad, posee más ambición y aspira a una entidad propia. No es irónico y parasitario, sino que se muestra a favor del modelo copiado. Por eso es más difícil de percibir y analizar, pues se confunde con la actividad ancilar de los escritores desmedidamente influidos por sus maestros. El auténtico simulacro, el verdadero, no oculta, sino que exhibe su condición de simulacro.
    Me gustaría proponer como ejemplo de simulacro artístico, y recomendable lectura, la última novela de Ian McEwan, Atonement, traducida en español con el título de Expiación (Anagrama).
    El libro se compone de tres partes diferenciadas, tanto por la acción como por el trabajo retórico. La primera tiene lugar en una mansión que es, ella misma, un simulacro de los espléndidos manor ingleses del xviii. Sus dueños son un simulacro de la aristocracia británica en su altiva actitud hacia la servidumbre y sus manières de table. Y el paisaje que rodea la mansión es un simulacro de las escenografías diseñadas por Capability Brown, adornado, para colmo de ironía, con otro simulacro: un ha-ha.
    En esta primera parte se plantea la canallada que deberá expiarse a lo largo de la novela. McEwan la expone con una elegancia heredada de Jane Austen, de quien usa una cita a modo de íncipit... ¡pero de la Austen "gótica"! La segunda parte, sin embargo, presenta los padecimientos del héroe calumniado en un ámbito épico tomado de la novela rusa. Si Tolstoi compuso un reportaje inmortal sobre la retirada de la Grande Armeé, McEwan, con una bravura insólita, se atreve con la retirada de las tropas aliadas en Dunkerque. Un fragmento magistral.
    Finalmente, en la tercera parte, cuando debe expiarse la culpa que ha desencadenado la tragedia, vuelve a cambiar de escenario y entramos en la red de hospitales que reciben a los heridos y agonizantes que llegan a Londres desde el continente. De nuevo hay un quiebro estilístico que nos desplaza a la novela costumbrista anglosajona de los años cincuenta, y a las películas de enfermeras y soldados, todo ello resuelto con brillante artesanía. La expiación se consuma en una sórdida habitación suburbial, el amor triunfa sobre la maldad, y el lector respira aliviado.
    Entonces sucede algo extraordinario. La novela debía de haber terminado ahí, es indudable, con la expiación y el amor como sublimadores del dolor gratuito, a la manera de las novelas católicas de Graham Greene. Sin embargo, McEwan añade un colofón, a primera vista incomprensible.
    En este apéndice o breve coda, la muchacha causante de la tragedia se dirige al lector, en 1999, para comentar... ¡la novela que acabamos de leer! Ante nuestro estupor nos dice que dudó entre varios finales y que sólo por razones oscuras optó por uno contra los otros. Insinúa entonces un posible final, espantoso y aborrecible, de manera que nos abandona a nuestro albedrío. Cada cual deberá elegir el final que su humor o su temple anímico sea capaz de soportar.
    Tal colofón destruiría por completo cualquier novela seria porque rompe el encanto en el que hemos vivido. Habíamos suspendido nuestra incredulidad para asumir el amor, la expiación y la culpa desde dentro, y ahora nos encontramos con algo intolerable: todo era un simulacro.
    En efecto, ese final destruiría cualquier novela seria, pero no puede destruir a una novela que se presenta, desde el principio y con fina artificiosidad, como un simulacro de simulacros que en ningún caso miente. De manera que la novela se mantiene en pie y ha vendido millones de ejemplares.
    Así que ésta es la misteriosa verdad puesta ante nuestros ojos por el simulacro artístico, a saber, que el simulacro verdadero no está en la novela, sino en nuestro placer cuando leemos novelas. ~

    Comentado por: Félix de Azúa (viejas cintas VHS) el 05/7/2006 a las 20:08

  • Claro Gabriel,no salgo en la foto de el camarote,estaba en el puente viendolas venir (las olas).Le ha faltado situar al patron de el blog,me da que ese esta en un velero.

    Comentado por: maleas el 05/7/2006 a las 19:30

  • Se nos va FdA,y enseguida aparece un clon de el,mas armoricano,eso si(menuda palabreja).En fin,que la fiesta no cese.

    Comentado por: maleas el 05/7/2006 a las 19:28


  • Perdón, debí escribir Mireia Xirau. Vaya nombre tan bonito...

    Comentado por: francesca el 05/7/2006 a las 18:38


  • Estimado Javier: A mí el juramento del señor Eduardo Mora "¡por mis hijos!", me descolocó por completo; tanto es así no puedo tomarlo en serio. Hombre, y sí me parece que contaba algo, desde un plano metafórico algo fantasioso, provocador y crítico. No sé bien, pero esa declaración de envidia hacia los MAESTROS (gritando), me pareció increible. Desde hace ya meses que seguía sus intervenciones con interés, y me gustaría verle reaparer en esta nave de 'locos'. La intuición me dice que es un bromista, un creador de sonrisas. Se le echa de menos, desde luego.

    La verdad, desde mi limitado entender, es que la envidia es una muy mala consejera. Es mejor solidarizarse y colaborar desde cualquiera que sea el nivel de cada uno ¿A que sí, señor Feraud?

    Valoro en buena medida las intervenciones de Margarita Xirau, de estilo breve y con buen tino. Por lo demás, también puedo usar la fregona, si necesita ayuda, siempre que me permita hacerlo cantando (bajito, sin molestar a nadie), eso sí.

    De Tipo Material, que también es sucinto, me interesa su precisión, su visión nos aporta argumentos científicos a los temas tratados por el timonel de esta nave, ¡desaparecido!.

    Tendré que mirar en el diccionario la palabra "armoricana", es la primera vez que la leo. Queda tanto por saber...

    Saludos afectuosos a todos.








    Comentado por: francesca el 05/7/2006 a las 18:36

  • Oído cocina.

    Así, a primera vista, lo primero que destaca es que el fogonero es el único que no pierde la compostura, señor Pozo.

    Y, metiéndose en faena, la figura de Tipo Material adquiere proporciones telúricas, armoricanas.

    Y que han aparecido más mujeres. Veo a Francesca y a Mireia Xirau, esta última con la fregona, limpiando, fijando y dando esplendor al camarote, comme d'habitude...

    Comentado por: gabriel feraud el 05/7/2006 a las 15:56

  • Querida Francesca, el estilo formal que imprime en sus intervenciones quizá no tenga las dosis de ingenio de otros pero yo la leo con mucho gusto. Precisamente por ese esfuerzo del que habla, eso de hacerse entender en lo que quiere que le entiendan. Algo, por cierto, completamente imposible usando la (pobre) escritura como medio. De todos modos, los espíritus llanos y claros se distinguen; como se distinguen las otras personalidades. Quiero decir que la máscara que nos ponemos para estos menesteres (tratar con desconocidos en un clima de confianza medida) suele tener más la condición de peluquín que de otra cosa. Se nota a la legua. La simpática bloguera, creo, aunque con sus peculiaridades, pertenece también a esa categoría (si me permite el atrevimiento de la clasificación).
    Y sobre esto, ¿no le parece sumamente interesante el episodio de Eduardo Mora? Ya sabe, alguien que, impulsado por el afan de derribar maestros, mitos, grandes personalidades, todo con mayúsculas para que se entienda mejor, eligió contar algún episodio de la vida de FA para luego, ante la llamada de atención de alguien, desandar lo avanzado, avergonzarse y salir corriendo tras entonar un especie de mea culpa. Fíjese, una persona tan discreta!... ¡Pero si no estaba contando nada!. O sí, ¿a usted qué le parece?.

    Comentado por: Javier el 05/7/2006 a las 15:42

  • Sobre la decadencia

    La analogía se me vino a la cabeza por primera vez en 1996, cuando vi la pieza que Jenny Holzer había producido para el ayuntamiento de Turín. Sobre el colosal lienzo de muro que contiene el curso del río Po, aparecía un gigantesco letrero luminoso que decía: "No lo soporto", y también: "Estoy perdiendo el tiempo". Aquellas frases descendían en línea directa de los montajes conceptuales de Baldessari, de Kossuth, de Barry, sobrios, desnudos, esenciales, tan típicos de los años setenta, cuando Vietnam definía el horizonte artístico. En comparación con aquellas rigurosas piezas en letraset, las monumentales frases de Holzer me sugerían las fastuosas construcciones imperiales de la Roma terminal.
    Así como la Roma republicana había edificado monumentos severos y rigurosos, así también y con la misma energía los romanos de la decadencia habían adornado su imperio con un arte grotesco y ornamental. El rótulo de Holzer, pagado para un fasto municipal y turístico, tenía el aire trivial y espectacular de la decadencia romana. Pensé que los viejos republicanos, los ascetas de los años sesenta, sentirían una profunda repugnancia por aquel despilfarro. Más tarde he tenido esa misma sensación al comparar los sacrificios físicos de accionistas como Nitsch o Brus, también en los años sesenta, con las efectistas intervenciones quirúrgicas a todo color de Orlan (my body is my software). El paso de una liturgia primitiva y cruel al entretenimiento televisivo de la humillación pública.
    ¿Un arte imperial, entonces, el nuestro? ¿Un arte decadente? La palabra, sin embargo, es antipática. Calculo yo que su ascendiente más moderno es Vasari, cuando, para explicar su sentimiento de inferioridad ante Miguel Ángel, inventa esa etapa de trivialización formal que nosotros llamamos "manierismo". En esos tránsitos, las formas esenciales pierden su justificación intelectual y su fundamento creativo, y entonces la esterilidad se viste de gala. Si los antiguos helenos habían inventado la suprema línea del kylix, nosotros, decadentes, fabricamos kylix de oro y ónice para disimular nuestra impotencia.
    Las formas de los fundadores se repiten, pero sin vida, sólo con el añadido corporal de los materiales preciosos.

    La idea es atractiva y tiene múltiples aplicaciones. El conjunto de alvéolos resplandecientes de Frank Gehry, objetos imperiales y populistas construidos con metales preciosos, por ejemplo. O el cine de Almodóvar, que rescribe el melodrama clásico, pero allí en donde antes agonizaba una mujer atormentada, ahora figura un tranquilizador drag-queen. Sin embargo, es una idea peligrosa porque vicia el análisis haciéndolo partir de un prejuicio: todo lo decadente es despreciable.
    Como casi siempre, W. Benjamin tiene algo que decir al respecto y lo dice con toda claridad en su célebre trabajo inconcluso sobre las galerías comerciales (Passagenwerk), hacia 1935: "No hay tal cosa como periodos de decadencia". Y se exhorta a sí mismo: "Trata de ver el siglo XIX con la misma mirada afirmativa con la que estudiabas el siglo XVII, cuando escribías tu trabajo sobre el drama". Benjamin sabía que la palabra "decadencia" está cargada de peligroso moralismo, superiormente expresado en la exposición de Hitler sobre "Arte degenerado" (Entartete Kunst) donde logró reunir, muy a pesar suyo, lo mejor del arte de su tiempo. Conocía, además, la obra de Riegl sobre el ornamento en la época de la decadencia romana, y admiraba la capacidad del teórico para extraer riqueza de una mina aparentemente miserable.
    Así que, si bien la imaginación artística actual produce una tediosa sensación de manierismo, también es cierto que nos abre la posibilidad de estudiarla en busca de una peculiar condición manierista, la de nuestra sociedad imperial. Porque otro arte al que interrogar sobre el delirio contemporáneo, sencillamente, no existe.
    No es fácil, sin embargo, superar la repugnancia y conceder a los artistas del imperio un trato que sólo se merecen los ascéticos, los vigorosos guerreros republicanos, inventores de formas y significados que aún perduran. -


    Comentado por: Félix de Azúa (viejas cintas VHS) el 05/7/2006 a las 12:12

  • ¿dónde están los catalanes?
    ¿dónde está G.F.?

    Ambos en la esquina inferior izquierda, con el utillaje de manicura.

    Servidor fue el creador, por pura casualidad, de ese pequeño y pesado divertimento que se llamó (viz)condesa.

    Usted lo dice, señor Pozo. Con el capitanato bacante (o el serio profesor-tutor, como lo desee), ¿acaso ese delegado repipi-empollón con que contaban todas las clases de nuestra infancia colegial podrá contener el griterío, las batallas, los empellones, aviones de papel y granos de arroz disparados gracias a los bolígrafos bic (cual Bertas alemanas)?

    Además, no me gustaría que apareciese don Félix dentro de un mes y se encontrara con la sábana de un color desvaído, abandonada en la cómoda desde su marcha...


    Comentado por: gabriel feraud el 05/7/2006 a las 10:56

  • (Gabriel Feraud, 04.07.06 ; 11,43)
    (Tipo Material,04.07.06; 17,25)

    Se ve que en ausencia de don Félix (¡qué salvajes apocrifos!), aún somos capaces de estirar la sábana última (¿sabana santa? o ¿pliego para el llanto desconsolado?) y convertirla en un papiro enrrollado o en un mapa de la Isla Misteriosa, con secreto escondido y con el capitanato bacante.
    O de convertir el blog en un fotograma hilarante de una, no menos, hilarante película: ‘Los hermanos Marx en la ópera’, como pretende el bueno de nuestro documentalista, Gabriel Feraud. Quien es capaz de situar a algunos de los contertulios del blog, bajo las espaldas espesas de los comediantes u ocupantes del camarote. Aunque puestos a rectificar, como ya vienen haciendo algunos implicados en la ‘soiré’ yo no veo gorra de capitán que cobije mi sesera y mute a vacía de barbero; más bien lo que veo y siento es la gorra del fogonero, implicado en los carbones de la motorización del navío. Aunque creo que el navío tocó puerto y no necesita antracita ni otro tipo de carbones. Tipo Material se queja, en el relato gráfico y en sus replicas posteriores, de la falta de un ‘cigarro habano’ en su figuración imaginaria (que por otra parte imputa a otra cinta, ¿Cuál Tipo Material?, ¿L.H.M en el Oeste? O ¿Sopa de Ganso?). Cuando bien cierto es que en el reparto otorgado por G.F., su posición es la de mirar absorto el veguero que se fuma don Groucho, apoyado en el quicio del camarote; que no mancebía, aunque pudiera parecerlo.
    Por cierto Tipo Material, aquí se desvelan muchas identidades ocultas ¡me va a tener que echar una mano en estos protocolos del desvelamiento! Mucho extremeño, mucho abulense, mucho mancgego, y ¿Dónde estan los catalanes?
    ¿Y usted don G.F. no se ubica y se autorretrata? , ¡No sea tímido! y descúbranos su secreto, que ya descubre usted otros secretos locales y aún regionales.
    (Félix de Azúa-VHS-, 04.07.06, 22,00) Otro día hablaremos de las arquitecturas en la ‘era de la reproducitibilidad técnica’, que las hay y muy bien puestas y valoradas. Y no sólo las que cita. Piense en ese remedo histórico llamado ‘Pueblo Español’ de Barcelona; o piense en tantas y tantas ‘restauraciones’ concebidas como instrumentos escenográficos.

    Comentado por: El Pozo y El Numa el 05/7/2006 a las 09:39


  • Es precisamente una preocupación moral la que me lleva a elegir y usar las palabras con sumo cuidado, estimado Javier. Aún sabiendo que se trata de una tarea árdua, no escatimo esfuerzos para transmitir lo que pienso. Y no, no es por buscar el gustarles a todos, aunque sí me gustaría disfrutar de intercambios cordiales, desde luego.

    También agradezco su caballerosidad y sentido del humor, que algunas veces es la mejor defensa. Lo más evidente es que cada uno tiene su estilo propio, y el mío normalmente suele ser formal, puede que en exceso, según se mire, pero a mí me sienta bien. Y me gusta la variedad estilos que encuentro en este espacio, y las reflexiones compartidas, por lo que sigo entrando también para leer.

    Del "coro fracasado" mejor ni hablar.

    Un saludo cordial a todos.

    PD Ya veo que sigues viva, Charo, y me alegra.



    Comentado por: francesca el 05/7/2006 a las 00:26

  • ¡Hala!, Azúa se va.........
    ¿a qué remotos parajes viajará
    para tan aislado estar
    que ni una triste conexión a internet encontrará?
    ¿existe semejante lugar
    en este mundo actual?.

    Creí que no me pelaban
    pero feraud
    se acorbada.
    Me gustó mi retrato de triste
    en el camarote del chiste.
    Un poco apretujados
    y al mismo tiempo aislados.
    Un saco en la mano, vacío,
    lo abro y miro,
    lo confirmo.

    Habrá que llenarlo
    un poco,
    aunque sea de rastrojo.
    Gente aquí de sobra hay
    con una gran capacidad,
    se les nota preparados
    son todos tipos estudiados.
    Gente muy interesante
    y con frecuencia irritante,
    pero ahora se han quedado
    un poquito abandonados,

    que alguien tome
    la batuta y dirija la orquesta.


    La coleccionista de arritmias.

    Comentado por: La simpática bloguera el 04/7/2006 a las 22:33

  • El fotógrafo Feraud retocando píxeles con habilidad y gracia. Aymé si no existiera el photoshop...¡otro gallo cantaría!

    Comentado por: Tipo de incognito el 04/7/2006 a las 22:13

  • Reproducción o muerte

    Cuando Gutenberg comenzó a imprimir sus biblias, es probable que no sintiera la menor culpabilidad. ¿Se consideró en algún momento un "moderno"? Podemos dudarlo. La nefasta consideración (¡tan nuestra!) de que es moralmente deseable navegar a favor del Tiempo, como si éste pudiera llegar a algún puerto o precisara de nuestra colaboración para seguir su deriva, tardó en difundirse entre los artesanos y técnicos del Renacimiento. Sin embargo, no cabe duda de que con Gutenberg se dio un salto mortal hacia la "reproducción mecánica de la obra de arte". Conceptualmente, el mal ya estaba hecho y la democratización de la literatura había comenzado su imparable carrera.
    Bien es cierto que los amanuenses habían intentado algo similar, pero no podemos considerarlos "reproductores mecánicos", no porque fueran escasos y con un mercado muy restringido, ni siquiera por tratarse de seres humanos, sino porque la mecánica que usaban era en exceso precaria. Para que se dé una reproducción moderna es de menester una máquina con todas las de la ley. En nuestros días vemos aproximarse el momento en que habrá máquinas expendedoras de hijos. Pondrás la monedita, elegirás el color del pelo, de los ojos y de la piel, pulsarás un botón, y te saldrá un embrión, obra de arte donde las haya.
    La literatura fue la primera de las artes en reproducirse mecánicamente, lo que significó la ruina de los bardos, los rapsodas, los cuentistas de zoco, y también del clero que ya no tuvo a quien leerle. Pero una vez abierta la augusta compuerta del lenguaje religioso y artístico, por ella se precipitaron los lenguajes inferiores. Las imágenes comenzaron a reproducirse en cuanto Napoleón dejó en paz a individuos más emprendedores e inventivos que él. Y los sonidos, poco después, con gran indignación de Adorno y de Knappertsbusch.
    En nuestros días, casi todo lo que conocemos en materia artística es una reproducción. El porcentaje de acceso a los originales, comparado con el masivo consumo de reproducciones, es ridículo. Vemos infinitas reproducciones de pintura, escuchamos innumerables discos, y todavía leemos libros. O bien asistimos a espectáculos como el cine que son, de nacimiento, copias sin original. Y en los ratos libres hacemos fotografías que ya se han librado incluso del negativo y no son sino un puñado de dígitos.
    Se diría que la capacidad de adaptación de las artes a la democracia ha seguido la jerarquía clásica: primero la literatura, luego las artes plásticas, finalmente la música. Las artes de la palabra se habrían adaptado con mayor prontitud a la clientela masiva, luego las artes de la visión y por fin las del oído. Pero el lector no puede haber dejado de percibir una ausencia. ¿Y la arquitectura? ¿Se ha quedado al margen?
    La intuición nos dice que sí, y que por eso goza de una admiración religiosa, atávica. Para ver el Guggenheim de Bilbao no hay más remedio que ir a Bilbao, y si quieres ver algo de Barragán has de cruzar el charco. La arquitectura artística sigue anclada en su lugar, es única, posee el aura que antaño tuvieron los retablos góticos. La arquitectura permanece petrificada en el viejo orden aurático, sin secularizarse, y esa posición es insostenible. Ciertamente, atrae a quienes tienen alma peregrina, pues muchas son las virtudes de la romería, pero para alzarse a la categoría masiva, la única que vale, más pronto o más tarde deberá democratizarse.
    Aunque tímidos, ya se han visto algunos intentos respetables. Quienes han estado allí aseguran que la Venecia reproducida en Las Vegas es preferible al original; es más limpia, más barata, tiene restaurantes a precios razonables, buen clima, y no corres el riesgo de encontrar a casi ningún italiano. También en Barcelona tenemos dos notables reproducciones, el Pabellón de Mies Van der Rohe, y el de Sert. Pero aún nos falta mucho para ver mil venecias, mil Mies, mil Lloyd Wright repartidos por el mundo entero.
    ¿Qué impide a un individuo económicamente solvente construirse una copia de la Ville Savoie en la Costa Azul? ¿O que alguien más modesto reproduzca la casa particular de Gehry en un solar de Moratalaz? Tan sólo lo impide el prejuicio romántico de que la obra de arte arquitectónica, a diferencia de todas las demás, es irreproducible, majadería desmentida en innumerables parques temáticos.
    Cuando por fin se abran las franquicias arquitectónicas y pueda uno comprarse una copia de Nouvel o de Zumthor en un mostrador del Corte Inglés, cuando las fabriquen por miles en talleres de Taiwán y Bangla Desh, entonces la arquitectura habrá entrado en su momento realmente moderno. Mientras no sea así, permanecerá como un incomprensible arcaísmo romántico. Es cierto que la calidad dejará mucho que desear y que casi todos los componentes serán de plástico, pero lo más actual es justamente la obsolescencia. Ejemplo: "Se me ha roto el Loos de Benidorm y aprovechando la oferta de primavera voy a comprarme un Asplund". Puro siglo XXI. ~

    Comentado por: Félix de Azúa (viejas cintas VHS) el 04/7/2006 a las 22:00

  • Para VHS, 11.20, con mis saludos.
    No creo que el espíritu de Nietzsche en la época de Aurora -más ligado a Génova- se corresponda mucho con el de Turín, cuajado en Ecce Homo. Aurora es el presentimiento esperanzado de una transmutación de los valores; en Turín ha llegado el mediodía anunciado por Zaratustra. Lo que entonces presiente es que se avecina el instante de la sombra más corta y se apresura a dejarnos su descar[n]ado autorretrato:Ecce Homo.
    El fragmento 531 avisa del alejamiento de Nietzsche del arte como Historia, Tradición y Objeto para adentrarse en una estética de la Vida, el Presente y el Sujeto.
    Entre Génova y Turín el solitario de Sils-Maria ha recorrido algunos pasos desde su apolineísmo ilustrado de Aurora hacia el dionisismo menos refrenado del Anticristo.

    Comentado por: Zenón de Elea el 04/7/2006 a las 18:44

  • *gabriel feraud 04/07/06 11:43
    Divertido aunque yerre querido G.F. yo salgo en otra película marxiana (y en todo caso estaría fumando un politicamente incorrecto cigarro habano).

    Comentado por: Tipo Material el 04/7/2006 a las 17:25

  • Ni lo siento ni pido disculpas, leído por curiosidad y no alucinada sino lo esperado uno dice esto no es más que un confesionario... y claro en la Iglesia de al lado cuando quiero descansar entro, no rezo ( no soy cristiana y es una iglesia cristiana), contmeplo como pecan y se confesan... ni idesa si pasarán buen verano ( en casa nos distraemos con internet, en el trabajo, algo parecido a casa pero no lloramos... benetictine)
    Enea

    ( me encanta la realidad del canto Gregoriano)

    Comentado por: Enea el 04/7/2006 a las 16:39

  • Olvida los ataques, querida Francesca. Cualquiere que se exprese, sinceramente, desde ese objeto ahora relevante del que habla Azúa, en esa intervención no sé si real o imaginaria (¿será un fantasma?), desde el yo, el soy, mí, o desde el qué más da; desde la persona de la que tiramos, la que tenemos más a mano, montados en este barco que se llama Mundo; cualquier persona que, honéstamente, se exprese así, recibirá, de vez en cuando, alguna pedrada. Pero algunos, yo mismo, si es que se dá la ocasión, con sumo placer ofreceré mi pecho para recibirla en tu lugar... No busques complacer a todos

    Comentado por: Javier el 04/7/2006 a las 15:25


  • Otra corrección: Me refería a los ataque del tal G. o Monseñor.

    Comentado por: francesca el 04/7/2006 a las 14:19


  • A Gabriel:

    Disculpe mi precipitación, quizá me sienta excesivamente susceptible porque, durante un tiempo, fuí el blanco de sus ataques, cosa que sigo sin entender...

    Pero no pasa nada.

    Comentado por: francesca el 04/7/2006 a las 14:18

  • Estaremos aquí a la vuelta. Buen viaje y recuerde que esto no sólo no puede ser un adiós sino que no debe. Buen viaje

    Comentado por: Ferrancab el 04/7/2006 a las 14:04

  • A Francesca:

    En absoluto. Me refería precisamente al Monseñor, que en algunos de sus desdoblamientos utilizaba la versión femenina (creo recordar que Fedra, Alba... y alguna más), y que, francamente, llegó a hacer este camarote realmente asfixiante.

    Lamento la confusión.

    Comentado por: gabriel feraud el 04/7/2006 a las 13:46

  • Gracias, don G., por pensar en mí, y en los otros, mas no nombrarnos...

    Comentado por: Dele el 04/7/2006 a las 13:41

  • Muy bueno! sr.Feraud, pero no diga que discuto que ya me llevé una reprimenda el otro día... ;)

    Saludos y que el verano les siente magnífico

    Comentado por: vic el 04/7/2006 a las 13:41

  • Perdón, quise decir "plástico".

    Comentado por: francesca el 04/7/2006 a las 13:40

  • En un lejano país veíamos ese noticiero ODON y sin duda lo apreciábamos -en nuestra sicalíptica e ingenua alma de niños- como una ficción más de las que gozaríamos-sufriríamos en esa matiné de cine...; más aún cuando salía cierto señor bajito y de bigotes inaugurando pantanos o yendo, o viniendo de caza, nunca estaba muy claro...
    Gracias, Félix, por abrirme alguna luz respecto a la deconstrucción: aquello de que el texto (cualquier texto) en su quietud, sigue cambiando y cambiando (lo que, no sé por qué, también suena a ideal borgeano...). Buen viaje a la desconexión, y a la calma.

    Comentado por: Dele el 04/7/2006 a las 12:13

  • Sin intención previa, acabo de darme cuenta de la representación simbólica del fotograma al que enlazo.
    Vean, si no, en la esquina superior derecha, a la más simpática de todas las blogueras, apenada por el desprecio que ella piensa que nosotros, los habitantes del camarote azuano, sentimos por las cuitas mexicanas.
    Junto a ella, asoman las dudas y reflexiones sin fin de ese adusto y recio manchego, el pozo y el numa, con su bacía transformada en gorra de capitán.
    En la esquina opuesta, a modo de imagen simétrica de espejo, está la (viz)condesa, limando con su utillaje de manicura las rencillas que recurrentemente asoman en este camarote atestado, al tiempo que su mirada perdida rememora con nostalgia su páramo castellano.
    En lo alto, los rizos rubios y la faz clara y límpida de Tipo de Incógnito transmite los pesares de sus múltiples reflexiones filosóficas, nietzscheanas o holdernisecas, combinadas con el aura romántica con que compone sus (para él) desdichados intentos poéticos.
    Al mismo tiempo, bajo el Material ventilador, otro Tipo deja entrever sus breves parrafitos con el escepticismo y sabiduría que a medias asoman bajo su estilizado bigotito aristocrático, mientras observa cómo (em)prendedor, siempre bajo los cuidados de su atenta (viz)condesa, sueña con los cielos abulenses por donde transitan las blancas y algodonosas corcheas haydnianas.
    La única corbata que aparece en la escena es la del señor Gil Bera, que bajo sus profundas y sesudas cavilaciones mitológicas, esconde un finísimo sentido del humor, mientras observa fijamente a su hermano, que representa aquí las discusiones que ortega, vic y otros habituales sostienen hasta el infinito.
    Queda la tercera mujer, la que ocupa la esquina inferior derecha. La postura tan poco natural me inclina a identificarla con aquel monseñor impúdico que, junto a sus criaturas malévolas, pobló este camarote durante algún tiempo.

    Pido disculpas con antelación por los personajes que faltan (Albert, maleas, etc.).

    Comentado por: gabriel feraud el 04/7/2006 a las 11:43

  • (em)prendedor de coches, 13'42 (3-07-06):

    *Qué tontamente he puesto "en 'UN' vilo". 'En vilo', pues, y a secas, antes de que me corrijan.*

    Pues vaya una fama más tonta que estoy criando... Me gustaba más 'en un vilo' que 'en vilo'. No sé qué significa ninguna de las dos expresiones. ¿Alguien lo sabe?

    Grifo

    Volveré a quedarme sin el ordenador, quién sabe hasta cuándo... Sed buenos y no cometáis muchas faltas de ortografía, que luego pasa lo que pasa...


    Comentado por: Grifo el 04/7/2006 a las 10:24

  • No es un hasta luego, sino un "¡vuelve!".

    Comentado por: Miguel Argüello el 04/7/2006 a las 04:35

  • Gracias, Eduardo Mora, por su relato de memoria. ¿Podría contarnos su diálogo con la bartender la siguiente vez que se vieron? Preferiría oírselo paseando por esas calles de Limón sin asfaltar, pero como sospecho que va para largo, no olvide que dispone de esta pizarra en blanco. ¡Salud!

    Comentado por: Hyeronimus, calibrador de mulatas el 04/7/2006 a las 00:51

  • Vaya. Sí que se le echará en falta. Parece que sólo Espada se mantiene fiel a la cita diaria con el peligro. Que lo pase, don Félix, acorde a su nombre.

    Comentado por: Al59 el 03/7/2006 a las 21:58

  • Lo que comenzó en el texto de FdA como una revisitación del tópico más repulsivo (¡entresacado nada menos que de esos hororosos cortometrajes de ríos, hechos y cortados como butifarras, para abarcar más subvenciones!)ha derivado en tropecientos comentarios continuadores de lo más tópico...
    Pues que queréis que os diga: a mí, esa renuncia al articulito diario, en lo que tiene de denunciador del paso del tiempo (¡Ya llegó el verano!), me sienta como un tiro...

    Comentado por: Popaul el 03/7/2006 a las 21:27

  • Pues nada, hasta una nueva luz de agosto.

    Salú.

    Comentado por: Ramón Machón el 03/7/2006 a las 21:19

  • le sugiero que escupa al espejo

    Comentado por: maleas el 03/7/2006 a las 21:09

  • ¿Y ahora dónde escupiré, pobre de mi?

    Comentado por: Tipo de incognito el 03/7/2006 a las 19:24

  • feliz viaje, lentamente.Gracias.

    Comentado por: vice gracia el 03/7/2006 a las 18:58

  • Espero que esto no sea, no pueda ser un adios. Buen viaje. (www.luzdelimbo.blogspot.com)

    Comentado por: víctor coral el 03/7/2006 a las 18:41

  • Buen viaje, Félix.
    Vuelva pronto.
    Un abrazo fuerte y muchas gracias.

    Comentado por: rubén lópez-pulido el 03/7/2006 a las 18:21

  • ¿que le habra hecho la menistra de Cultura a FdA?.No tengo el gusto,pero si tengo vista y oida a mi consejera de Culturaregional. Opino que mi verdulera es mas culta que ella,se expresa mejor y piensa mejor,de lo que me alegro,que con mi consejera no trato y con la verdulera,un encanto,varios dias a la semana.

    Comentado por: maleas el 03/7/2006 a las 17:37

  • Claro,Mora solo tiene que aprender a escribir un poco mejor,y eso dicen que se hace,practicando.

    Comentado por: maleas el 03/7/2006 a las 16:50

  • Una amiga,barceloni de adopción,era 1968,me decia:No digas adios,no metas a Dios en esto,di hasta luego y buen viaje.

    Comentado por: maleas el 03/7/2006 a las 16:49

  • ... Estooooo.. Somos un grupo pequeño, ¿eh?. Este adios, hasta luego, hasta mañana, siempre o lo que sea suena a coro de cuatro amigos y una invitada. Íntimo, yo diría. Y por eso entrañable. Espero que sigamos, a la vuelta, con la ilusión de que las palabras pueden mejorar las cosas.
    Pocas sensibilidades femeninas, repito, en este blog. Yo las echo de menos de una manera atroz. Nos vemos (incluyo a Eduardo Mora, a quien espero leer más veces. Nada da tanta autoridad como contradecirse y aguantar la vela sin rubor alguno)

    Comentado por: Javier el 03/7/2006 a las 14:58

  • Pues nada, don Felix, a sestear con los gatos y dedicarse a la vida sencilla hasta Agosto. Le esperaremos con impaciencia refunfuñona




    Comentado por: Mandarin Goose el 03/7/2006 a las 14:07

  • Qué tontamente he puesto "en 'UN' vilo". 'En vilo', pues, y a secas, antes de que me corrijan.

    ¡Saludos a todos!

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 03/7/2006 a las 13:42

  • Este texto confirma la crítica más acertada que jamás ha recibido la prosa de Azúa: "Demasiada Esfinge para tan poco secreto".

    Comentado por: yatiqué teimporta el 03/7/2006 a las 13:38

  • Las vacaciones son el derecho de los idiotas.

    Comentado por: maleas el 03/7/2006 a las 13:11


  • Hay un tiempo para todo, también para el descanso y renovarnos.

    Feliz viaje, estancia y regreso, amigo Félix.

    Si otros imperativos no lo impiden, mi disposición está en la línea de seguir reflexionando, participando y mejorando.

    Un abrazo.


    Comentado por: francesca el 03/7/2006 a las 12:46

  • Sr. Azúa: Muy concreto artículo de despedida, ¡qué descanse y sea feliz! Aunque me temo que precisamente por su concreción no es de los que perdone el tiempo. Y puede que sea entonces una pérdida del mismo leerlo cada ciertos días, como estando monitorizado, a ver si respira.

    Comentado por: Tipo Material el 03/7/2006 a las 12:42

  • Peter Handke y su ‘Lento regreso’, don Félix y su improbable regreso no menos lento, en los primeros de agosto. Su propuesta, para nosotros, es la de seguir mirando este último comentario, por si acaso, con el paso del tiempo descubrimos algo nuevo.
    Pero si no hay nada nuevo bajo el sol, ¿cómo aceptar la regeneración diaria de este texto como una Ave Fénix (o ¿será ya una Ave Félix?), que es ya una despedida cierta y real?
    Te queremos don Félix, pero te queremos aquí, a diario y dando la murga a tantos que se merecen el varapalo.
    Tu retiro estival no es razón suficiente para este puente roto. Un puente, ciertamente, sobre aguas turbulentas y crecidas. Gracias y, pese al NODO, hasta siempre. Que es ya, casi un hasta nunca.

    Comentado por: El Pozo y El Numa el 03/7/2006 a las 12:05

  • ¡Al fin!
    Entre el blog de Arcadi, el de Calleja y el suyo, no conseguíamos sacar tiempo para leer otra cosa... Para celebrarlo, me he prometido a mí mismo hincarle el diente a Mujeres Enamoradas y Kaputt a partir de mañana.

    Buen viaje, feliz estancia y mejor regreso.






    Comentado por: Nacho S. el 03/7/2006 a las 12:05


  • El otro día lo del lento retiro. Ahora, que se marcha, pero volverá... aunque en la la última frase desliza el condicional "si regreso...".
    Nos deja con el alma en un vilo. Es un mago del suspense.
    De todas maneras, le comunico, don Félix, que en Marinador (Ciudad de Vacaciones) sí hay conexiones.
    ¡Salud y gozo!

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 03/7/2006 a las 11:20

  • Buen viaje. Echaremos de menos este Blog durante algunos días.

    Comentado por: Raúl González Zorrilla el 03/7/2006 a las 10:28

  • Que vaya bien. Gran blog.

    Comentado por: Pablo Echenique el 03/7/2006 a las 10:19

  • hasta luego y gracias

    Comentado por: ortega el 03/7/2006 a las 10:04

  • Ayer vila-matas nombro este blog en su articulo , es simpatico vila-matas . Azua buen viaje , un sitio sin Internet ?

    Comentado por: albert el 03/7/2006 a las 09:41

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) es su último libro.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 

 




 

Ensayo

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2018 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres