PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

Modelos para aplicar de inmediato

El general Otto Ruge, comandante de los ejércitos noruegos durante la invasión alemana, tiene en su haber el mérito de haber sido el único jefe de los ejércitos continentales que resistió a las tropas de Hitler durante casi sesenta días.

En Bélgica, en Holanda, los alemanes entraron como cuchillo caliente en bloque de mantequilla. El paseo francés duró veinticuatro horas y al entrar en París el honrado pueblo parisino regalaba baguettes y botellas de Burdeos a los oficiales de la wehrmacht para que se restauraran, o al menos así lo vio y escribió Léautaud en su fabuloso diario.

Otras naciones más despabiladas (o más egoístas, según se mire), como Suecia o Suiza, se mantuvieron neutrales, es decir, vendieron y compraron acero, carbón, wolframio, armas, obras de arte o munición a todos los contendientes, con la neutralidad exquisita del dinero, el cual, como se sabe, non olet.

En Noruega, y a pesar de que su ejército era diminuto (el propio Ruge, que tenía simpatías socialistas, lo había reducido en la década anterior), los soldados plantaron cara al invasor. Al parecer, Hitler se fue poniendo histérico a medida que pasaban los días y no llegaba la rendición. Lo tomó como un asunto personal. Había en Europa un enano capaz de desafiarle. Los teléfonos echaban fuego.

No sirvió de nada, dirán los cenizos, al final Ruge hubo de rendirse. No es cierto: sirvió para que todavía hoy, y a pesar de las disputas de los polemólogos sobre la resistencia de las fuerzas armadas noruegas, podamos decir que hubo un general y un ejército en la Europa continental que no se rindieron ante la Fatalidad, hasta que no hubo más remedio. Y que la pusieron de los nervios.

Hitler dando puñetazos sobre la mesa y soltando espumarajos por aquella boca que ya se han comido los gusanos, porque sus generales eran incapaces de aplastar a un mosquito nórdico. ¡Qué gozo!

Tras la victoria alemana, el general fue encarcelado. Desde la prisión escribió algunas hermosas cartas a sus hijos. En una de ellas decía que un ejército en inferioridad de condiciones siempre puede demostrar su valor mediante “el arte de retirarse lentamente”.

Retirarse lentamente. Lo más lentamente posible. Estas palabras del general Ruge las he tenido presentes durante años. Me parecen el mejor consejo que puede uno darse a sí mismo cuando el enemigo malo, el mayor de los enemigos, el decaimiento, avanza con sus divisiones panzer.

Algunos amigos sufren ya invasiones. Que imiten al general Ruge, que se retiren muy lentamente. Lo más lentamente posible.

[Publicado el 29/6/2006 a las 08:25]

Compartir:

Comentarios (46)

  • Espero que no se esté dando el consejo del general Ruge, el de retirarse lentamente, a los que en Cataluña se enfrentan desde la izquierda al nacionalismo. Y que éstos no caigan en la ambigüedad de Eduardo Mendoza y de los que como él quiren quedar bien con todo el mundo.

    Comentado por: Vernon S. el 03/7/2006 a las 05:19

  • Felicitaciones Félix por tu blog. Acabo de ver un post sobre ti en un blog medio raro pero muy bueno: www.luzdelimbo.blogspot.com.
    Tanta discusión aquí supongo que servirá de algo. Saludos.

    Comentado por: Severo el 30/6/2006 a las 01:28

  • No lo entienda Ud. asi Francesca,hay varios ambientes aqui.Claro,los de el negocio editorial,no podian faltar,estan por todas partes.

    Comentado por: maleas el 29/6/2006 a las 23:03

  • Para quien pedía datos sobre M. X.:
    Si es usted quien creo que es -o si al menos es usted quien dice ser- puedo informarle de que es unos cinco años más joven que usted, mide unos diez centímetros menos, debe usar dos tallas inferiores a la suya y tiene un IQ superior. La mayor diferencia que he apreciado entre ambos reside en el grado de sensibilidad.
    Un cordial saludo

    Comentado por: Hyeronimus, calibrador el 29/6/2006 a las 22:27

  • Sobre los gatos de Azúa, entre spenceril y nietzscheón.
    Mientras los estudiosos de la antropología de la Razón occidental se esfuerzan por desvelar los mecanismos de la dualidad naturaleza/cultura, ahora que se están revelando sus insuficiencias para pensar el presente, no está de más darse una vuelta por un clásico como Montaigne y repasar su visión sobre los animales, como la "Apología de Raimundo Sabunde" en los "Ensayos". Canto del cisne de una naturaleza universal antes de que la nueva filosofía, simbolizada por Galileo y Descartes, comenzara a construir otra idea de naturaleza que escinde el mundo humano de lo no humano.

    Comentado por: Zenón de Elea el 29/6/2006 a las 22:16


  • Veo que son conversaciones entre conocidos. Me retiro, lamentando la intromisión. Disculpen.

    Aprovecho la ocasión para decir que el post de ayer, el de los gatitos, me encantó.

    Comentado por: francesca el 29/6/2006 a las 21:54

  • Vaya. Entonces, error mío. Falta de contexto. Pensé que se le pedía a alguien que se fuera. Perdonen ustedes. Y perdone también el aludido.

    Comentado por: Javierus el 29/6/2006 a las 21:01

  • @JAVIERUS
    azua edita su nuevo libro fuera de anagrama igual van por alli los tiros , pero no creo ,mas bien pienso que Azua le hace un favor a Murillo en su nueva aventura editorial .

    Comentado por: albert el 29/6/2006 a las 20:53

  • Quizá me haya equivocado. Mi pregunta, formulada de otro modo es: ¿qué significa el post de "Psiconauta" a las 20:17 "Ese amigo que debe retirarse quizá sea Jorge Herralde."? Nada más.

    Comentado por: Javierus el 29/6/2006 a las 20:39

  • @JAVIERUS
    Me pierdo , aclarame .Creo que nadie se puede ir , solo retirarse pero la gente sabe aunque no lo dice que la forma mas simple de retirarse es avanzar hacia los lugares comunes , donde estan todos y dejas de pertenecerte , Pero aclarame

    Comentado por: albert el 29/6/2006 a las 20:36

  • Porque a "alguien" le iría bien meter la cabeza dentro del refrigerador, Javierus, a ver si le refrescaba esa lógica anticuada. De nada, de nada, nada.

    Una noche estupenda.

    Comentado por: francesca el 29/6/2006 a las 20:34

  • Sí, pero ha venido un simpático que parece que pide que alguien se vaya. Como dice Albert muy bien, si la opinión común (¿por qué no errónea?), es que yo o Fulanitez decimos una parida, lo correcto es sobrepasarla y mirar al confín del Véspero,por ejemplo, o hablar de la tortilla de patata.Me parece. Pero ¿por qué alguien echa a otro alguien o le "sugiere" que se vaya? ¿Nadie tiene opinión sobre el particular?

    Comentado por: Javierus el 29/6/2006 a las 19:16

  • Azúa ya que estás tan pachucho te dedico mi intento nº 62.

    62

    Pistachos mocos, son lombrices
    ramblean por mis narices
    transformando mi bigote
    en luminoso trigo ocre

    Ya llega, ya llega,
    el tiempo de la siega
    y el cartón que será nada
    apenas caja de cartón,
    horroroso vacío.

    Ya viene, ya está aquí
    la última de las hermanas
    empuñando decidida la guadaña
    a cortar el hilo va.

    Ya llega, ya llega
    el tiempo de la siega...
    inclinad ligera la cabeza
    ¡Verdugo, hacha ya!

    Pistachos mocos, son lombrices
    ramblean por mis narices
    transformando mi bigote
    en luminoso trigo ocre.

    Comentado por: Tipo de incognito el 29/6/2006 a las 19:02

  • A propósito del post de ayer, permitanme sugerirles que la próxima vez que vayan al cine sea para ver Grizzly Man.

    Comentado por: Psiconauta el 29/6/2006 a las 18:48

  • Siempre te puedes ir , retirarte poco a poco o mas deprisa , pero hay otra opcion y seria no moverte y ser pasado por encima , tu interior puede destrozar tu exterior , te miras y no eres tu , no sabes quien eres pierdes la prespectiva y sigues , muerto pero sigues, quieto

    Comentado por: albert el 29/6/2006 a las 18:29

  • Ese amigo que debe retirarse quizá sea Jorge Herralde.

    Comentado por: Psiconauta el 29/6/2006 a las 18:17


  • Aún más sobre fotogenia:

    En la Britannica: nada
    En la Espasa: Tomo 24;pag.:670 [Fotogénico: Adj. que se aplica a los colores de la pintura que la cualidad de impresionar bien la placa fotográfica// Que promueve o favorece la acción química de la luz.]

    En el tomo 5 del apéndice:El la entrada 'Film'; pag.: 249-250.[^El maquillaje en el cine^: No basta la indumentaria para que una mujer parezca hermosa y elegante. No basta siquiera la perfección de las facciones. Es necesarion que el conjunto resulte armionioso y que nin gún detalle malogre el efecto. en una palabra es preciso que sea fotogénica. Los técnicos han decidido siete tipos de diferentes de belleza, determinando los colores pàra cada tipo e indicando cuál es el color artificial para las mejillas y los labios, que debe armonizar con el color de los cabellos, de los ojos y de la piel. He aquí los resultados...].
    A continuación describe los siete tipos y es muy curioso.

    También les remito a un artículo, 'Terrorismo y fotogenia' sobre Al-Zarqaui.

    Comentado por: vic el 29/6/2006 a las 17:23

  • algo que me llamó la atención (por si a alguien le ocurre igual):

    ayer jugaban en Wimbledon Roddick contra Tipsarevic. Este último, un joven serbio, lleva tatuada en su antebrazo, en grandes caracteres cirílicos, desde la muñeca hasta el codo, la frase de Dostoevsky: "La belleza salvará el mundo"

    PS para vic: la "otra cosa" la sabrá el Sr. Azúa; lo que yo digo es que no se mencione ("la neutralidad exquisita...") al dinero para usarlo en lugar de las causas o los supuestos culpables. Para decirlo deprisa: el dinero es simplemente una consecuencia de la división del trabajo y del intercambio. Y funciona muy bien. Lo que se haga por amor de él no es culpa suya sino del actor, pero es costumbre darle la culpa. Está aceptado y evita ir más allá.

    Comentado por: ortega el 29/6/2006 a las 17:08

  • Eduardo:

    El que pica una vez criando gatos reincide siempre. Esun vicio recidivante. Que lo diga el criador de gatos de basurero de ayer. Y cuanto mas enfermos, escuchimizados, deshauciados, parasitados y endebles, mejor: terminamos desarrollando excelentes estrategias de crianza (me incluyo, por eso hablo con conocimiento de causa)

    Además a Azúa le pega lo de andar pupilando camadas de gatillos. Esa respuesta cuasiinmediata al estímulo visual y auduitivo es claro indicador de haber desarrollado un reflejo protector

    Comentado por: Mandarin Goose el 29/6/2006 a las 16:03

  • gabriel feraud 17:28

    Sí señor. Precioso librito en el que también se reivindica el ferrocarril y donde encontramos un capítulo dedicado... ¡a las nubes! (bravo).

    Y no olvidemos de ese mundo medio perdido el cotidiano crotorar de las milenarias cigüeñas, idéntico y esencial desde el principio de los tiempos.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 29/6/2006 a las 15:50

  • No quise decir yanqui sino yonqui, pero esto sé que también da igual.

    Comentado por: EduardoMora el 29/6/2006 a las 15:37

  • Conocí a Félix de Azúa en el bar Elígeme -del madrileño barrio Malasaña- en 1988, creo, pero también pudo ser en el 87 o en el 89. Supongo que en un mes frío porque lo ahogaba una bufanda azul de tejido grueso. Lucía inmerso en ella, sin interfase entre tórax y cabeza. Parecía un tipo agudo intentando ligar… principalmente a una bartender, de ésas a las que con agudezas no se liga... Y es que nadie sabía quién era él, ni yo (si no hubiera sido por Rafa, que a veces lee el blog de De Azúa y hace un rato me telefoneó recordándomelo). Como muchos sudamericanos vamos de chulos, lo invité a unos tragos a él y a varios, y a la bartender, que no los bebía sino los reinvertía en la barra ganando intereses. Según Rafa (sevillano menudo, con oscura sombra de barba cerrada, hijo de exgeneral franquista y, en aquel tiempo, aún yanqui), también procuró ligarse a Olguita, que andaba conmigo. Y, como yo ahora sí recuerdo (Rafita no), De Azúa en aquella ocasión habló a la bartender y a mí, aunque ella no prestara atención, ¡de unos gatitos! (Elígeme era entonces cotidianamente una verdadera fiesta.)
    Pero, curiosamente, doy fe, en plan ligue Félix de Azúa no pretende quitarle el terreno a nadie, sino, como inadvertidamente dije antes, es modoso, educado, no machote… Pareciera que esto último lo adopta, si es que lo adopta, para concitar emociones entre el público grueso (no menudo) de la prensa y los blogs. …Bien, eso recuerdo, pero no tiene la menor importancia, lo sé. Nadie aquí me prestará atención, o creerán que exagero porque me mantenía ebrio.

    Comentado por: EduardoMora el 29/6/2006 a las 15:34

  • "oleaje" (sic)

    Comentado por: gabriel feraud el 29/6/2006 a las 15:29

  • Maleas
    En Sevilla, a las cinco de la tarde, el reloj de la Maestranza se detenía cada vez que en el ruedo toreaba Curro Romero.

    Comentado por: forastero el 29/6/2006 a las 15:28

  • Cierto,en estos tiempos de el ruido y de la prisa,la lentitud es un don,en el toreo, y sobre todo en el noble arte de el amor.

    Comentado por: maleas el 29/6/2006 a las 15:03

  • A Gabriel Feraud 15:19

    Sí, el hombre menguante, en definitiva, haciéndose mó-nada.

    Bueno, sus demandas son tareas inconmensurables. Pero ya sabe "Colinas plateadas, grises alcores, cárdenas roquedas (...)" de esa tierra "adusta y fina" que dijo don Antonio y yo "(...) en este viejo pueblo paseando solo, como un fantasma"...

    Una cosa: un detalle del aire que, como usted dice, puede provocar la pérdida de uno por momentos: al caer la tarde, cuando el dorado de la tierra se nubla y aparecen en el cielo los primeros arreboles... se levanta un afinado aroma de mixtura flotante con acentos de flor silvestre, centeno, dulcería autóctona y judías del Barco cocinadas con chorizo. Una delicia que se desliza delicadamente nariz arriba y llega a la conciencia hasta engarmarla en un paraíso de sensitiva beatitud.
    ¡Saludos!


    Comentado por: (em)prendedor de coches el 29/6/2006 a las 14:20

  • Uno quisiera a veces contentarse con el increíble hombre menguante, pero sin su angustia devorándole, manteniendo desde el principio una suerte plácida, balneárica, como finalmente comprende justo antes de acabar fundiéndose en el todo (o la nada).

    Quizá en Castilla todavía sea posible, a despecho de las autovías y cantinelas "móviles" que pronto la inundarán. (Em)prendedor puede dar fe reciente de ello (si accede).

    Comentado por: gabriel feraud el 29/6/2006 a las 13:19

  • Excelente sentido del humor, Juan...
    Javier, el abuelo de tu amiga debía ser también mi abuelo, te lo juro: contaba idéntica historia. Mi abuelo luchó en el Puerto de Los Leones, en Madrid. Preguntale a tu amiga... De hecho, la historia, forma parte de una de sus "batallitas".
    Pozo, permíteme la disgresión: lo de la lentitud de su torero, no sé por qué, me remite directamente a lo de la fuerza y la contención de la misma, como algo que la ennoblece definitivamente... O algo así creí entender que se sugería por aquí hace unos días.
    Pero esto me permite enlazar con algo curioso, minúsculamente curioso, que leía anoche y que parece hubiera leído también, a la misma hora (¡qué emoción!) nuestro Profesor. Es un libro de esos que ahora se ven, entre los destacados, en todos los crisoles y librerías: Viajes de Heródoto, de Ryszard Kapuscinski. Pues bien, hay un episodio protagonizado por un tal Darío, emperador de Persia, en el que sale a la conquista de los Escitas, habitantes del Norte de Asia. Arriba o abajo, no importan los detalles. Lo principal es que Darío posee un ejercito de 700.000 hombres que lanza en pos de otro, aparentemente minúsculo en comparación. Y estos escitas resulta que practican la misma estrategia, aunque eluden siempre la lucha directa. Es decir, están, se les ve, pero no están, desaparecen... Así, jugando al perro y el gato hasta que, creo (todavía no he terminado con el episodio pero todo apunta hacia ahí), hacen sucumbir al descomunal ejercito persa. Todo, en un escenario de nieve (como las derrotas de Napoleón, el propio Hitler, etc).
    Y digo yo, ¿no es una coincidencia?... Minúscula, eso sí.

    Comentado por: Javier el 29/6/2006 a las 13:06

  • Le pido disculpas al sr. foratero pues parece que se ha dado un problema técnico con la aparición de su propia corrección (13:13) que yo no había visto. ¡Salud y buen vino!

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 29/6/2006 a las 12:29


  • Pero, ¡mon Dieu!, ahora caigo con su nombre...

    ¡Saludos, hombre!!! No me acordaba... Monsieur "le Fourastier"... ¡Hacía tiempo!

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 29/6/2006 a las 12:00

  • Para "forastero" a las 13:06

    A mí también me parece que la imagen es la del equilibrista: el dibujo de Kafka, el precioso ensayo de Agamben sobre Bartleby.

    Comentado por: Javierus el 29/6/2006 a las 12:00

  • A "forastero" 13:12

    Supongo que se ha dejado una 'a' o una 'de', y no se refiere a ese grupo de medios de comunicación llamado "prisa". Le juro que no tengo nada que ver ni con ése ni con ninguno.

    Pero estoy de acuerdo con usted. Sin prisas. El "forastero" más temido era aquel que entraba en el Saloon llamando progresivamente la atención de la gente por la lentitud de sus movimientos, por su serenidad. P.e., cuando William Munny (Clint Eastwood en "Sin perdón")entra en la taberna de los verdugos de su amigo y baja su escopeta con una desmayada parábola luciferina para apuntar a un numeroso personal que, poco a poco, se va dando cuenta de que aquella lentitud está animada por una determinación contra la que no van a poder.


    Comentado por: (em)prendedor de coches el 29/6/2006 a las 11:54

  • (Em)prendedor dice "¡Adelante!" y en coro le contestan
    "Vale, pero no tan de prisa".

    Comentado por: forastero el 29/6/2006 a las 11:13

  • (Em)prendedor dice "¡Adelante!" y en coro le contestan
    "Vale, pero no tan prisa".

    Comentado por: forastero el 29/6/2006 a las 11:12

  • Winner take nothing
    Lucha inútil pero lucha para seguir en equilibrio en la cuerda tendida a cincuenta centímetro de la pista

    Comentado por: forastero el 29/6/2006 a las 11:06

  • Más sobre fotogenia:

    A person described as being photogenic may not necessarily look as attractive in real life. Oftentimes, a person who appears attractive in real life may look less attractive in photograph. This phenomenon is caused by the three dimensional and two dimensional polarizing effect and could explain why a person looks "better" in 2D than in 3D or vice versa. Therefore, a person described as photogenic means he or she looks better in 2D than 3D.

    ¿Pero por qué afecta, y de qué manera, a nuestra percepción y valoración de que alguien el 'bello/a'?.

    Sobre el artículo de hoy creo que hacer de la neutralidad una posición moralmente censurable, como lo hace el sr. Azúa hoy, es no comprender el concepto de 'acotación de la guerra' en el derecho de gentes

    P.S: al sr. ortega, ¿ a qué se refiere con 'decir otra cosa'?.


    Comentado por: vic el 29/6/2006 a las 11:02

  • He leído lo de "Albert", Pol Pot y Tom tom Macut. Mandriles excitados. No sé si iba en serio. Supongo que no. Supongo que da igual.

    Risa.
    Miedo.
    Moscas.


    www.molibdenomolar.blogspot.com

    Comentado por: Molibdeno Molar el 29/6/2006 a las 11:01

  • a tenor de los últimos comentarios

    teniendo en cuenta que el Sr. Azúa usa una figura bélica, entiendo que la lenta retirada implica batalla, combate, AUN SABIENDO que al final sólo nos espera la derrota. Se puede aceptar la derrota porque es inevitable, pero no la claudicación o el engaño.

    Creo recordar que Rilke lo pensaba en forma de despedidas

    Comentado por: ortega el 29/6/2006 a las 10:47

  • ¡Pero qué puñetas está diciendo!
    ¡Ni pensarlo!
    Esto lo escribe, don Félix, porque necesita algunas palabras de ánimo durante un breve alto en el camino...
    Así que...
    ¡Adelante! ¡Siempre adelante! ¡¡Conquistar o morir!! (como gritó el tremendo Cortés).
    Uno no puede pasarse media vida inoculando lucidez, decepción y severidad, don Félix, para luego anunciar que se va a retirar lentamente, cual koalita en su rama.
    Quien escribió "El orden del tiempo y de la muerte, que hace de toda realidad una realidad nacida muerta y de todo presente un tiempo ya póstumo (...)", (Ciorán, claro) estuvo tocando los güevos hasta su vejez, hasta la tumba, y con una carcajada de fondo. ¡Mire el viejo Gustavo Bueno -que casi podría ser su padre- acosando como nunca costumbres, cansancios y molicies.


    Comentado por: (em)prendedor de coches el 29/6/2006 a las 09:46

  • Todo en la era de la velocidad, apunta a la vindicación de la lentitud. Esa era la vieja clave, de un torero viejo, como Curro Romero. ‘torear más despacio cada día’. Hay quien ya prefiere ese cauce para todo; enfriando las emociones, postergando las lecturas, posponiendo las conversaciones y aletargando las preocupaciones. Aplazándolo todo. Todo para mañana o para nunca.
    Pero ¿qué se obtiene con esa parálisis estática y estética?, ¿una ensoñación? , ¿un anticipo de la pronta extinción? o ¿un desvanecimiento? Pero, desvanecerse ¿de qué y para qué? Sólo la biología, como lento proceso de reparación sin causa y sin memoria.
    Por otra parte, el peor enemigo, el enemigo malo, el decaimiento ¿requiere lentitud o demanda velocidad en su golpe seco? Y esos amigos invadidos, ¿quiénes son y a quién representan?, ¿son mis espejos o son mis vecinos? O ¿son mis lectores, acurrucados en el blog? El mejor consejo, el único posible: “que se retiren muy lentamente. Lo más lentamente posible”. Dejar de leer, dejar de leerme. Un largo adiós, sin nostalgia y sin memoria.

    Comentado por: El Pozo y El Numa el 29/6/2006 a las 09:46

  • Una amiga solía decir que durante la guerra civil española su abuelo disparaba sin apuntar o, mejor dicho, afinaba la puntería para no acertarle al enemigo, que es otra hermosa forma de retirarse lentamente.

    Ignoro si fue correspondido con la misma caballerosidad.

    Comentado por: Javier Ozón el 29/6/2006 a las 09:46

  • eso es poesia! gracias.

    Comentado por: juan ocaro el 29/6/2006 a las 09:39

  • Me temo que por atreverme a escribir esto acepto formar parte de la fauna asilvestrada que por aquí pulula. También acepto que probablemente no seré leído nunca por el propio señor Azúa porque imagino que no prestará mucha atención a toda esta cacofonía (yo no lo haría). Como encima no tengo citas de Rilke ni buenos enlaces de internet que recomendar me veo condenado a la mayor de las inanidades, a la que se reduce a decir: "me gusta lo que escribe, Señor Azúa y lamento sinceramente no poder dialogar con usted. Le imagino poseedor de una conversación excelente"

    Una vez que me he vuelto completamente invisible, desaparezco ya

    Comentado por: Juan el 29/6/2006 a las 09:18

  • ¡bravo! como soldado, que no general, en retirada estoy de plenamente de acuerdo acuerdo

    un pero: ¿por qué se sigue usando el símbolo (o será metáfora) "dinero" cuando (creo) se quiere decir otra cosa? ¡Qué ganas de meterse con tan gran invento!

    Comentado por: ortega el 29/6/2006 a las 09:10

  • Voy retrasado así que comentaré algo sobre lo de ayer del sr. Azúa, dice que la lectura de Nietzsche por los fascistas, quiero entender por los nazis, cosa distinta del fascita, es errónea... yo les invito, si no lo han hecho ya, a que lean un librito de Savater sobre Nietzsche, en el que llamaba corderos a los nazis y lobo a Nietzsche, para Savater los nazis eran simple corderitos, animales gregarios, gobernados quizás por un carnerón pero de naturaleza 'borreguil', y el filólogo era el lobo solitario...

    Algunas cuestiones sobre fotogenia:

    ¿¿Qué es la fotogenia, si ya sé... que mire el DRAE, ya lo he hecho; pero, qué hace que personas resulten más bellas en la foto que otras que también son bellas, o incluso más bellas; es algo que pertenece a la cámara, sucede con cualquier aparáto fotográfico; por qué nuestra percepción de 'lo bello' resulta ser distorsionada...; tiene que ver con la luz; una misma persona puede ser más o menos fotogénica, dependiendo de la hora, de la cáqmara o del fotógrafo...??

    Comentado por: vic el 29/6/2006 a las 09:02

  • Sí, probablemente lo que distingue a la madurez es haberse dado cuenta de que todo consiste en retirarse lentamente, no como el joven, que cree que la vida es la preparación de una gran victoria, ni como el viejo resentido (a veces de corta edad) empeñado en acelerar todas las retiradas.

    Comentado por: Mireia Xirau el 29/6/2006 a las 08:42

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres