PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

Maneras de verlo

Sobre la dificultad de interpretar algunas figuras retóricas y en especial la ironía, ilustra el siguiente ejemplo tomado de la correspondencia de Shostakovich.

En 1957, durante una visita a Odessa, donde acudió para dirigir alguna de sus obras con motivo del aniversario de la creación de la República Soviética de Ucrania, el compositor escribe una carta a Isaak Glikman cuyo contenido (resumido escuetamente) es el siguiente:

“Salgo del Hotel”.

A continuación, Shostakovich copia la lista completa de los altos cargos del Politburó cuyos rostros adornan las calles preparadas para la festividad. Escribe luego:

“Entro en el Hotel”.

Y le sigue de nuevo la misma lista completa de los altos cargos del Politburó.

El comentario de Zinovy Zinik, de quien tomo la anécdota, es sorprendente: Shostakovich podría haber sido el Warhol de Rusia. Sus manifestaciones políticas podrían interpretarse como una burla, como un rechazo, como testimonio de una admiración, como extática contemplación, como neutralidad fría, como adhesión indestructible, como mera descripción desinteresada, y así sucesivamente.

Casi con toda seguridad, el músico se mofaba del aspecto grotesco de la propaganda soviética, pero es cierto que no puede afirmarse rotundamente, del mismo modo que no podemos afirmar que en sus series sobre accidentes automovilísticos no se sintiera Warhol atraído por los cadáveres atrapados entre los hierros. ¿Rechazo horrorizado del infierno sobre ruedas, o sexualidad fetichista?

Todos los que tenemos la temeridad de hacer públicos nuestros escritos, hemos sentido el desasosiego que produce ser interpretados al pie de la letra cuando estábamos ironizando. Y viceversa. Es como aparecer en la fiesta de cumpleaños inadvertidamente en calzoncillos. Uno se ve a sí mismo vestido con el exigible decoro, pero advierte en los rostros del personal que algo no funciona como es debido. Desasosiego.

No hay remedio, evidentemente: la gracia de las figuras altivas, como la ironía, el sarcasmo, lo que los ingleses llaman innuendo (¿insinuación malévola?), y otras figuras similares que precisan un contrato no realista con el lector, es justamente su ambigüedad. Si fuera tan fácil separar las churras de las merinas, la ironía carecería de sentido.

Cuando uno es malinterpretado, o cuando, por ejemplo, recibe una reprimenda moral por haber narrado un banquete fastuoso haciendo caso omiso de los lectores que pasan hambre, en lugar de reaccionar con ira es conveniente percatarse de que el mecanismo de la distancia ha funcionado. Y que algunos lectores, aquellos con menos sentido de la ironía, atrapados por su incapacidad se ven en la obligación de identificar a un culpable. Para ellos, no entender es sinónimo de error ajeno.

Ciertamente, siempre es mejor tomar al otro por idiota que verse obligado a asumir que uno es tonto.

La ironía es modesta, pero se disfraza de altivez. De ese modo destapa la soberbia de los que van disfrazados de modestos.

[Publicado el 26/6/2006 a las 07:11]

Compartir:

Comentarios (51)

  • En alguna encrucijada del camino que lleva del cinismo a la diplomacia la ironía, aliada de la inteligencia y enemiga del solipsismo, toma partido por el vitriolo humorístico frente al lenguaje objetivo.

    Comentado por: Zenón de Elea el 27/6/2006 a las 21:52

  • Buenas noches.

    Veo que el verano a algunos les está sentando mal. Lástima de luz desperdiciada.

    Señor Azúa, el post de hoy es sencillamente espléndido. Gracias.

    Comentado por: francesca el 26/6/2006 a las 22:56

  • ...Dedicada para ustedes:
    "Tomense la mano y den la vuelta vayan derecho hasta esa puerta, bailen bailen sin parar y yo les diré cuando acabarrr...jalense la barba y den la vuelta ...tirense un golpe en la mollera, dale con el palo en el pie...otro en el ojo sigan bailando ... cambien ahora de pareja y corran corran hasta que les diga...den tres pasos sin soltarse y despidanse.
    Ahora saluden primero a su pareja y después al público."

    ATTE.
    BUGS BUNNY

    Comentado por: quegeniecillolosespañolitos el 26/6/2006 a las 22:20

  • tienes razón, amada mía
    yo aparec´´i por aquí
    y
    como no consegui lo que quería me fui con el rabo/pene entre piernas

    Comentado por: rompedor de coches el 26/6/2006 a las 20:13

  • Cántame, cojones.
    españa y yo somos así, señiores'
    Es nuestra diversión
    made in Spain
    sólo made in Spain
    un humor tan sofisticado sólo puede ser obra de un español amante de las corridas de toros

    Comentado por: la viz el 26/6/2006 a las 20:11


  • ¡Qué divertido, ¿no?, variar hasta la nausea un apellido de un señor real.
    ¿Se divierten los señores?
    ¡Joder, macho! ésta es la diversión del vulgo.

    por: Juan Pérez del Corral a las 16:10
    por: corral a las 18:12

    por: Juan Fernández del Corral a las 21:03
    por: Juan Pérez del Corral a las 21:23
    por: Juan Pérez del Corral a las 21:26




    Comentado por: la antigua (ya fenecida) vizcondesa de emprendedora el 26/6/2006 a las 20:09

  • 21:26 jajaja

    El resumen del resumen de ortega:

    Azúa debe estar pensando: "Vaya, ¡50 comentarios!" Y al más puro estilo cervantino, se añadirá: "Se rascan luego pica"
    Aunque yo creo que sarna con gusto no pica. ¡Viva el ácaro!...y sus acáridos.

    Comentado por: Tipo de incognito el 26/6/2006 a las 19:40

  • Para don Juan,

    No sé la frase última. Pero las anotaciones finales del "opus postumum" abundan en frases curiosas, como la de que

    "De acuerdo con los Principios subjetivos de hinchazón en la boca del estómago, no cabe otra manera de pensar que la subjetiva" que Duque en nota considera una broma hacia su médico.

    [Dicho aparte: yo he sufrido en épocas de úlcera de estómago y eso me hace pensar que no fuera tanta broma]

    Comentado por: Javierus el 26/6/2006 a las 19:38

  • Ah, por cierto, ¿alguien sabe si Mirela Xirau es guapa? Bueno, mejor que nadie me rompa la ilusión. Pensemos que sí. Tiene un nombre precioso, la verdad... (Como en realidad sea un tío con bigote me suicido...)

    Comentado por: Juan Pérez del Corral el 26/6/2006 a las 19:26

  • La frase de Kant a la que me refería a las 18:12 es la última (muy poética) que dejó escrita el de Könisberg en sus escritos póstumos. No he conseguido localizarla, ¿alguien la puede recordar?
    PD: ¡¡¡¡¡Vivan los corrales con nombre propio y ajeno!!!!

    Comentado por: Juan Pérez del Corral el 26/6/2006 a las 19:23

  • a corral

    la distinción entre gente y fantasmas la hacía uno de sus "tocayos" (diaz)

    hoy estamos a-Corral-ados

    Comentado por: ortega el 26/6/2006 a las 19:08

  • 20:33
    Claro, claro, y seguro que tú eres de los listos, ¿me equivoco? A ver, di tú quienes son los que merecen destierro eterno.

    Comentado por: Juan Fernández del Corral el 26/6/2006 a las 19:03

  • Tiene usted razón. Es juicio de valor. Y, si es juicio serio, al menos tal como yo lo entiendo, implica un juicio moral: El escritor o el artista dan "testimonio" del mundo, y dan su testimonio (el suyo sólo lo puede dar él, es intranferible; si no lo da no él se habrá dado ni se dará tal como lo fuera a dar él. Lo que parece de cajón pero tiene su cierta miga), aquel que le permite y al que le obliga la peculiar configuración de su talento y sus aptitudes. Su saber y su ignorancia. Me refiero a que la noción de exactitud, de precisión, debiera ser la de una búsqueda permanente de perfección, de ajuste, en su compromiso entre la experiencia de realidad (cultura, saber, "mundo") que le alimenta y su propia idea del arte que practique, su "métier". Cada uno según sus capacidades.
    Es naturalmente una posición, en su radicalidad, idealista, pero quizá no sea mala como meta.La realidad se encargará de poner las cosas en su sitio. ¿Soy romántico? No sé...

    No creo equiparar los dos modos de conocimiento o no lo pretendía. El artista conoce la realidad en función de su arte y el filósofo en función de la verdad y el científico de la realidad. El artista puede beneficiarse del conocimiento filosófico y científico, pero quizá deba dar prioridad a un "saber formalizado" por sus propios intereses como escritor o pintor. A eso me refería. (A veces ese saber o esos intereses -culturales, religiosos, políticos y filosóficos- pueden
    parecernos chocantes). ¿Qué "saber formalizado" es ese. Pues aquel que convenga a su arte, que module su intuición o capacidad como artista eficazmente hacia la obra que emprenda. Deberá tener cuidado en no trasladar ese saber fuera del marco "artístico" en que se sitúa. Pero, claro, eso no siempre es fácil.
    Es un conocimiento funcional respecto al arte practicado, a la voluntad de arte y a la visión del mundo propiciada por esa voluntad.
    En fin, ya siento no ser más fino en la formulación. Pero algo de eso creo.

    Comentado por: Javierus el 26/6/2006 a las 18:55

  • resumen de lo publicado (hoy):

    1. el sr azúa está desasosegado por sus lectores

    2. estos lectores se dividen en gente y fantasmas pretenciosos (aún no se sabe quienes son causa del desasosiego, pero se empieza a sospechar)

    3. mireia xirau da siempre en el blanco

    Comentado por: ortega el 26/6/2006 a las 18:33

  • "Sólo alguien que acude a los "Blockbuster" con ridículo afán cinéfilo es capaz de otorgar un notable a un engendro de Ron Howard."

    Esa era la razón del uso de la palabra blockbuster: "el rídiculo afán cinéfilo" del cine de masas. Pero eso no era ironia, ni tan siquiera sutileza, la verdad: no entiendo como se ha podido usted despistar tanto. Espere, sí lo entiendo.
    Me ratifico en lo de cinderella man.

    Comentado por: Tipo de incognito el 26/6/2006 a las 18:28

  • Al señor Javierus,

    Creo que es un juicio de valor porque usted dice que la 'buena literatura debe ser exacta', esto no es un juicio moral porque no se refiere a un 'agente moral' sino a 'algo' a una cosa, en este caso la literatura, usted no ha dicho que 'los que hacen literatura deben ser...', por otro lado no sé si existe código deontológico para los literatos.
    Además creo que equipara 'juicios estéticos' con 'juicios gnoseológicos', los primeros corresponderían a la literatura y los segundos a la ciencia, pretendiendo que los dos lleven a las mismas conclusiones a la hora de decir algo sobre el mundo. Para usted ambos métodos serían lo mismo de "predictivo-explicativos".

    Saludos.

    Comentado por: vic el 26/6/2006 a las 18:13

  • Sólo alguien que acude a los "Blockbuster" con ridículo afán cinéfilo es capaz de otorgar un notable a un engendro de Ron Howard. Y por cierto, ¿No habían clausurado ya todos los Blockbuster de Europa?¿O era de España?¿O África comienza en los Pirineos, gracias a Dios?

    Comentado por: Cacotas el 26/6/2006 a las 18:02

  • Bueno, y luego están ironías tan exquisitas como la de don Juan Pérez del Corral a las cuatro y diez, ironías cuya detección sólo está al alcance de sensibilidades muy avezadas y distinguidas.

    Comentado por: Mireia Xirau el 26/6/2006 a las 17:42

  • Para los lectores poco irónicos, dice Azúa, no entender es sinónimo de error ajeno. Cierto, y aún hay más: el colmo de la falta de ironía se debe a que cada vez que uno ha entendido algo es a causa de un acierto propio. En esta infatuación tan impresentable se funda en realidad, desde Descartes, la teoría moderna del conocimiento. En lugar de pensar que entendemos algo cuando a las cosas les damos lástima y nos dan ese capricho como cuando se les deja ganar a los niños, a los estúpidos, a los despistados y a los enfermos muy graves.

    Comentado por: Mireia Xirau el 26/6/2006 a las 17:40

  • Por si tienen la intención de ir al blockbuster les advierto:

    Crash: Suspenso
    El jardinero fiel: Suspenso
    Flores rotas: Notable
    Brokeback mountain: Excelente
    Una historia de violencia: Bien
    Cinderella man: Notable
    Jarhead: Aprobado

    Comentado por: Tipo de incognito el 26/6/2006 a las 17:17

  • Interesante post.

    Comentado por: Nicolas-Giulius-Lucio el 26/6/2006 a las 16:52

  • Quizás lo que sugiere el profesor de Azúa en su escrito de hoy tiene que ver con el alcance de la honda (con hache) crítica inaugurada por Kant. La ironía que se examina a sí misma, irónicamente, para establecer sus condiciones de posibilidad, es algo así como la tarea propedéutica de la razón inaugurada por el filósofo de Könisberg. ¿Tarea inane o paso previo necesario? Es un poco parecido al caso del americano antiamericano (Allen, Penn, Moore, Chomsky, Springsteen... "y así sucesivamente"). O la vieja cuestión de cómo la razón crítica, más o menos ilustrada, fortalece y enriquece lo que hay sin salirse para nada de los límites, sino simplemente ampliándolos. Decimos que el rey está desnudo, pero el cuento continúa. ¿O es que acaso es verdad que más allá de los límites no hay sino el vacío?

    Comentado por: Nosolonada el 26/6/2006 a las 16:28

  • Oiga, don Juan, un respeto para con el Inmmanuel anciano.
    No creo que haya lectura kantiana más deliciosa que "la transición de los principios metáfisicos de la ciencia natural a la física" en la estupenda versión de Félix Duque para Editora Nacional que seguro que Vd. mismo ha manejado. Un rapto.
    Por ejemplo, p. 235: "La filosofía pura es la moral", cita que se me aparece por milagro.

    Comentado por: Javierus el 26/6/2006 a las 16:26

  • "La camisa al revés es un encert"
    Brossa

    "Toda la vida de shostakovich se vio marcada por la lucha con y contra la oficialidad de la vida musical soviética. Una y otra vez salió adelante con inteligencia haciendo malabarismos entre lo que debía hacer y lo que realmente le pedía su corazón. En este aspecto llego tan lejos que, después del decreto condenatorio de 1948, al mismo tiempo que ensalzaba con el oratorio La canción de los bosques los grandes logros de Stalin, trabajaba en su décima sinfonía, en cuyo segundo movimiento dibujaba un retrato terrible del tirano.
    Sin duda, el hecho de que no se pudiera eliminar de la escena a shostakovich se debió a su potencial artístico. Su reputación era demasiado elevada en el extranjero, y demasiado importante su papel (involuntario) del socialismo real. "
    Van den Hoogen


    "Cuando uno es malinterpretado, o cuando, por ejemplo, recibe una reprimenda moral por haber narrado un banquete fastuoso haciendo caso omiso de los lectores que pasan hambre, en lugar de reaccionar con ira es conveniente percatarse de que el mecanismo de la distancia ha funcionado."
    Azúa
    !!
    +++++++

    Algunos no valemos ni como lectores. ¿Acaso toca callar un poco y dejar hablar a los que saben? "La camisa al revés es un encert" siempre que uno ya la lleve puesta.
    Entiéndase también que incluso sabiendo que a pecho descubierto se pasa mucho frío, aún existe esta necesidad del macho cabrío de defender su lógica frente a la lógica.
    Cuesta callarse incluso error trascendiendo. Perdóneseme.

    "No se escribe porque se tenga algo que decir, sino porque se tienen ganas de decir algo."
    E. M. Cioran.

    Comentado por: Tipo de incognito el 26/6/2006 a las 16:22

  • Sr. Azúa: 'Necesidad de la ironía' un panfleto V. Bozal. Me ha sugerido su comentario la alienación en los totalitarismos y el kitsch estético que acaban proponiendo, al que los lúcidos responden con la ironía y no con la crítica.
    Aquí,ironía como instrumento para quedar bien consigo mismo.Y dormirse implacablemente cuando otro toma la palabra en el blog.(Por supuesto citar a Rilke y a Mann).

    Comentado por: Tipo Material el 26/6/2006 a las 16:14

  • Ante tanta tontería, Kant se dejaría llevar por el mundo de las sombras, como hizo al final de su vida...

    Comentado por: corral el 26/6/2006 a las 16:12

  • El vino era un blanco del Somontano, pero menos de un cuartillo, ¿eh? y con la comida. Pero ha debido bastar para el rapto de amor universal. No somos nada. ¿Qué diría Kant?

    Comentado por: Javierus el 26/6/2006 a las 16:02

  • Debo tener alguna tara pero yo me he divertido leyendo a todo el mundo. A todos, cada uno desde su punto de vista. Que haya que decir obligatoriamente cosas interesantísimas para escribir en un foro es lo que me intriga. Interesantísimas ¿para quien? A mí no me molesta que me traten de "tú" o de "usted", ni lo considero falta de educación en absoluto (pueden decirme "oye, tú" y me encanta). Somos distintos. ¿Sómos mónadas impermeables como las del Sr. Leibniz? Creo que no. Inevitablemente escribimos desde nuestrea historia personal. Desde nuestro mundo privado y pequeño, pero intentamos tender algún tipo de puente con otra persona. No para demostrar nada, ni darnos "pote". Ni caerle bien al Jefe. Sólo queremos escuchar, hablar y ser oídos y si medianamente entendidos y si además aprendemos algo que no sabíamos, pues tanto mejor. Yo, por ejemplo, he aprendido que no se puede hacer una descripción histórica con términos intuitivos. Ya es algo.
    Por favor, vamos a ser un poco tolerantes. Es difícil salir de las propias convicciones, de las propias ignorancias e insificiencias. Es muy difícil. Pero vale la pena. Vale la pena hablar. O al menos decir lo que cada uno piensa en un espectáculo de aros en el aire, saltando cada uno sólo un momento. Encontrándonos en las palabras.

    Eso pienso yo, señor don Juan.

    Comentado por: Javierus el 26/6/2006 a las 14:55

  • La mayoría de los comentaristas de este blog sois un perfecto coñazo, que es lo peor que se puede ser en la vida... ¡Dejar de dar la murga con vuestras gilipolleces, coño, que a nadie le interesan!

    Comentado por: Juan Pérez del Corral el 26/6/2006 a las 14:10

  • Para el señor vic

    Pues no. Ya lo siento. No es García Berrio. En todo caso algún poeta aficionado a los autores que se citan y preocupado por la precisión. Lo que precisamente procuro evitar en mi idea de literatura es ese binomio. ¿Es característico de los García Berrio el empleo de la binomiación?... Pues no me extrañaría. El propósito de la literatura sería fundirlos en uno. El propósito de la crítica académica separarlos como polos magnéticos. Pero lo que interesa en literatura es el cortocircuito. Y la eficacia de su resultado. Que resulte imposible separar objetividad de subjetividad.
    Hombre, no. Entiéndame. No de la misma manera en ambos ámbitos. En literatura no se trata de conocer la estructura de la pirolusita. A lo que me refiero es a la actitud ilustrada (a esa ideología, por emplear un término vulgar,
    "perdonavidas" y petulante) con respecto al conocimientro literario, o a la actitud literaria como forma de conocimiento.
    Que debe ser precisa no es juicio de valor, es un deber de cualquier escritor. Es un juicio moral.
    Como ciencia y literatura trabajan ambitos diversos aunque a veces compartidos sus obligaciones son diversas, aunque debieran ser igualmente exigentes. No pretendo decir más.

    Y lo anterior contesta a la última respecto a la "falsación". A la literatura no le hace falta. La historia la dicta. Safo y su "poikilothron" o su "fainetai moi" siguen en plena forma ahora. Y son unos cuantos siglos.

    Sólo me restaría entonar un "Viva la Ciencia" por si fuese preciso.

    Comentado por: Javierus el 26/6/2006 a las 14:02

  • En cuanto a la literatura científica, copio esta lista de Gilbert y Mulkay. Los autores observan que cuando entran en un laboratorio descubren a menudo, pegados en la pared, textos extravagantes, como un "Dictionary of useful research phrases".
    Listas de "debe decirse/no debe decirse", "lo que escribió/lo que pensaba".

    1- Sabemos desde hace tiempo.../No me he tomado la molestia de buscar la referencia.

    2- Aunque todavía no sea posible ofrecer unas respuestas definitivas a esas preguntas.../El experimento no ha funcionado, pero he pensado que, por lo menos, podría aprovecharlo para una publicación.

    3- Han sido elegidas tres muestras para un estudio detallado..../Los resultados de las otras carecían de total sentido.

    4- Dañado accidentalmente durante el montaje.../Se cayó al suelo.

    5- De gran importancia teórica y práctica.../Interesante para mí.

    6- Sugerimos que...Sabemos que...Parece/Creo.

    7- Se cree generalmente que.../También lo piensan otros tíos.


    El oficio de científico- Pierre Bourdieu



    Comentado por: La simpática bloguera el 26/6/2006 a las 13:59

  • Al señor Javierus,

    El binomio objetivo-subjetivo me suena, y no por ello tiene nada que ver ciertamente, a un artículo en la 'Revista de occidente', artículo muy denso por cierto, sobre el Quijote de García Berrio, intentando machihembrar a Kant y los universales con el análisis literario, cosa que considero, pòr otro lado, muy meritorio y perdone por la cita pero, 'quem si non tenuit, magnis tamen excidit ausis'
    Creo que cuando dice que 'debe ser exacta como la ciencia', utiliza 'exactitud' como si significara lo mismo en ambos ámbitos.

    1º que 'debe ser exacta' es un juicio de valor, que en este caso no importa porque de hecho no lo es, literatura fantástica por ejemplo.
    2º La exactitud en ciencia se refiere a la capacidad predictiva de las teorías.

    También la ciencia tiene al lenguaje como arma, incluso como única arma, en el caso de la matemática.
    El científico no se mide, ni lo intenta, con el literato, no sé qué es lo que quisiera el científico para su ámbito de investigación del literato, ¿el estilo del artículo que publica?.
    Tampoco el científico tiene una pretensión holística de comprensión de la realidad como usted le supone al literato.
    Con respecto a lo último, es eso precisamente lo que caracteriza el progreso en ciencia, la 'falsación' à la Popper, una obra literaria no se puede "falsar" por eso no es ciencia y sigue teniendo vigencia como usted dice.

    Comentado por: vic el 26/6/2006 a las 13:08

  • 13:19
    Perdone señor, le diré que está usted muy equivocado -al igual que el personaje de Conrad- respecto a que las mujeres no entienden la ironía...podríamos decir mejor que los hombres nunca entendieron la ironía que las mujeres manejan hace siglos para poder expresarse con cierta libertad. Lo que siempre noté es que, cuando una mujer está ironizando, el hombre/es presentes no la escuchan, normalmente se les ve embobados, fascinados frente a semejante espectáculo. Considero que ése comportamiento se deriva de cierta incapacidad masculina para asimilar al mismo tiempo la belleza y la inteligencia, demasiado elaborado para ellos.


    La coleccionista de embobados

    Comentado por: La simpática bloguera el 26/6/2006 a las 12:56

  • amigo vic,

    Yo creo que la buena literatura, si lo es, debe ser tan exacta como la ciencia o más con respecto a aquello que es su objeto, sea de naturaleza objetiva o subjetiva. Y normalmente, como sucede en la vida, que es el material de la literatura, lo objetivo y lo subjetivo forman un todo indespegable. Ese es su objeto. Con eso hace "arte", es decir, informe altamente preciso de una realidad (mental, social, etc. o su síntesis compleja). La literatura no tiene más armas que el lenguaje y las capacidades de acceso de los lectores a la potencialidad de significado a que apunta el escritor. Eso que llaman la "descodificación". Cuando el escritor urde una red lo suficientemente fina y potencialmente intensa
    sobre su objeto y da con un lector equiparable, el resultado es de una riqueza intelectual y vital (sensorial, etc.) del suficiente calibre como para que la quisieran para sí muchos científicos.
    No sé por qué existe esa creencia tan difundida en el ambiente ilustrado de que lo literario y artístico sean meros objetos pasivos de la investigación científica. La literatura y el arte deben informar del mundo de una manera lo más eficaz posible para ser lo que pretenden: literatura o arte verdaderos.
    No sé si nos fijamos bastante en la diferente eficacia de un informe científico sobre dinámica celeste escrito digamos por Ricardo de San Víctor y una canción de Bertran de Born o Cavalcanti. Estos últimos siguen funcionando ahora. ¿El primero también?

    Comentado por: Javierus el 26/6/2006 a las 12:28

  • Que desgastada se ve hoy por doquier la ironía.Donde quieran te la sueltan: en el supermercado,el profesor en la universidad haciéndose el resbaloso sobre la materia(no quiere decir este palabro,resbaloso, lo mismo en México que el que le propino yo,igual que un gallego no es lo mismo en galicia que en El Salvador),tu mejor amigo cuando la suelta sin gusto alguno,el que la hace y acaba con menos gracia que el día,etcétera; todo,todo el mundo tiene ironía.Y más hoy que no se denuncia la tontería y que anda a la orden del día.Propio es de el "enteradillo" que salta con la gansá y se la espeta al recien llegado que no anda enterado, para regocijo del corillo de turno(y lo bueno es la risa pronta de todo el coro,cuando bien es verdad,que la ironía es un devenir y por lo mismo tardona).Vamos,que las gracias del día son para el irónico.Para el que alegra la huerta,que se dice.

    Y que quiere que os diga,a día de hoy, la ironía va cara como en todos los tiempos.Es más, como he dicho arriba,cualquiera te suelta la prenda.

    La peor ironía es a la que se le ve la gracia.

    Ya es suficiente irónica la vida como para que nos manifiestes aquí la peor, Sr Félix.No me malinterpretes,que no hago ironía.Demasiado,demasiado seriedad conlleva la ironía.


    Comentado por: Delfín el 26/6/2006 a las 12:21

  • Sr. Echenique

    Entre el "muy por debajo del límite de comprensión" y ese mismo límite, ¿hay un espacio que permita aprender?
    Lo digo porque yo prefiero estar cerca del límite y perderme algo (la ironía, pongamos por caso) a disfrutar leyendo algo para decir "me ha gustado porque ya lo sabía".

    Sin ir más lejos, el fragmento de Rilke tan acertadamente enviado hoy el Sr Machón.

    PS a Javierus: ¡ completamente de acuerdo !

    Comentado por: ortega el 26/6/2006 a las 12:16

  • Buenas, dejenme que tercie en la discusión, pues en parte fue provocada por una pregunta mía al señor Javierus y la seguí cuando el señor Ortega hacía esa reflexión sobre el 'cómo conocer'.

    Que la literatura no es conocimiento científico, nadie lo duda, ni la pintura ni el cine por supuesto, ni el psicoanálisis ni la teoría de la evolución al menos en el sentido de Popper.
    Pero la pregunta es si es conocimiento válido, bueno creo que sí, pero el problema está, a mi entender en mezclar metodologías y en sacar conclusiones; ¿le puede servir a un sociólogo, cuya área personalmente la considero poco científica, pero no por ello menos 'válida'?; suele ocurrir que los estudiosos en ciencias sociales tratan 'à outrance' de hacer pasar a su disciplina por lo más científica posible como si fuera por ello más meritoria, y esto es un error, pues puede ser conocimiento válido=práctico sin ser científico ( lo científico es una destilación del conocimiento digamos, burdo, pero nadie empieza a investigar poniendo de partida los teoremas y deduciendo conclusiones), el cuantificar, que es la base de lo científico, puede dar resultados absurdos muchas veces, y esto me lleva a la respuesta que me pidió el señor Ortega hace algunos días sobre Oakeshott, en ella dije que este autor trata del conocimiento 'tradicional' que es sin duda conocimiento, como la cocina por ejemplo, por oposición al 'racionalismo' dando carta de validez a aquél tipo, decía Hayek en unlibro que ahora no recuerdo, que los romanos consideraban tan buena su constitución porque nadie la había redactado sino que era fruto de la 'consuetudine'. Puede apoyarse un sociólogo en la literatura, por qué no, puede sacar conclusiones a partir de ella, esto no es serio. ¿Podemos comprender mejor (parte de) la sociedad victoriana leyendo 'El abanico de lady Windermere' que a Malthus?. Quizá la impresión sea más fuerte y sea má placentero, pero no más completa, más emocional pero no mas exacta, creo que 'in media virtus', recuerden el siglo 17-18 a los racionalistas y a los empiristas pero sobre todo a Kant.

    Saludos

    Comentado por: vic el 26/6/2006 a las 11:52

  • Javierus,creo que Aúb,el ironista por excelencia del siglo pasado,lo deja bien claro cuando dice aquello de:"lo peor que ha ocurrido en España no ha sido Franco,sino el !oye tu!".Los malos modales.

    Comentado por: maleas el 26/6/2006 a las 11:37

  • El excusado

    No siendo esto una letrina, el autor debe tener en cuenta que hasta en la calle se puede pisar una mierda. ¡La tuya propia si un día uno se tuvo una disfunción intestinal!

    Yo voy por la calle pisando mis mierdas y, precavido, esquivo las de los otros.
    Buscando buenaventura hay otros que gustan de meter la suela en mierda ajena. Pero yo me pregunto: ¿cuando la mierda es mierda, para que querrá uno pisarla todavía más?
    Puede que sea porque la mierda de autor forma estratos en suela ajena que confieren al calzado una altura mayor. Pero digo yo que la altura del pisamierdas es ficticia, porque puede acabar resbalando de tanta mierda en su suela. Mejor evitar pisar mierdas que luego puedan provocar accidentes.
    Si algún día yo cagué fuera de letrina, ahora me inclino hasta oler el betún del zapato ajeno y retiro mi mierda con cautela, espatula y sin molestar.
    Añado también que quizás el pisamierdas pudiera haberse ahorrado el pisarla, aunque admito que la perpetración del hecho escatológico debe retirarse de la calle cuánto antes mejor, ya sea con un pañuelo de seda o con la suela de una bota militar.

    ++++++++

    Dicho esto debe considerarse:

    1- El mal humor como fallo, pero también como acierto en el intento de hacer gracia.
    2- La política como "plácticas de familia a las que nunca hice caso"
    3- Félix de Azúa sigue llevando la Ilustración.

    Comentado por: Tipo de incognito el 26/6/2006 a las 11:27

  • Esto se está poniendo interesante: Pablo Echenique, Javier Ozón, Fernando Savater..., por fin gente haciendo comentarios y no fantasmas pretenciosos.
    Les saludo con una cita sobre el tema que ha tocado el titular:
    "Recuerde, Razumov, que las mujeres, los niños y los revolucionarios (seguramente Félix hubiera añadido a los taxitas) detestan la ironía"
    La frase es de un personaje de una novela de Conrad que cita Milán Kundera en "El arte de la novela" pag 147.
    Ya sé que los niños, las mujeres y los revolucionarios (y ahora añado yo: y los sin nombre) no van a entender la ironía, pero a base de mucho tiempo y esfuerzo ¿quién sabe?

    Comentado por: Juan Diez del Corral el 26/6/2006 a las 11:19

  • a ortega
    "independientemente de su soporte real"

    Yo creo que no es independiente de su soporte real, excactamente. Del soporte real se ocupa la historia o la demografía o la arqueología. Bien. Pero el "tono mental" la "música vital" que de la existencia en aquella época me da Henry James nunca me lo proporcionaría (me temo) un estudio sociológico sobre la alta burguesía (pongamos) neoyorquina de hacia 1880 por muy talentoso que fuera el historiador o sociólogo académico en cuestión (y no sobran los de ese tipo). Así que resulta que un escritor que escribe buenas novelas, aparte de su logro artístico, siempre me da más, un algo más único, una experiencia. Y ese algo importa mucho y no se limita a su "arte". Ese algo más es "vida", el particular movimiento mental de una época filtrada por ese escritor en concreto. Claro, con su "marca" personal pero, a través de esa marca con otras, con multitud de ellas indiscerniblemente entretejidas con la suya. Habrá magníficos estudios, supongo, sobre la sociología de la administración de justicia en la Inglaterra de hacia 1825-1840 pero no creo que puedan sustituir a la experiencia vivida y transformada en "arte" de esa realidad tal como se presenta en "Bleak House" de Dickens. ¿Que exagera? ¿qué deforma, porque es parte interesada? Sí, claro. Pero después de haberte dado, como lector, algo impalpable, una complejísima interrelación de factores, de pesos mentales, de sensaciones que no
    creo que estén al alcance de ningún historiador ni de sociólogo alguno contemporáneo por muy escrupuloso que fuera; quienes deben "matar" la criatura previamente a diseccionarla. A mí, y supongo que conmigo a muchos, nos interesa la criatura viva.
    Siempre me ha chocado oír (en este momento tengo en mente "La gallina ciega" de Max Aub, que no es ficción) la queja por una "España desaparecida" y no se trata de una República en libertad ni nada parecido. Cuando Aub vuelve
    se duele de una "vida desaparecida", algo, un "modo de sentir", de relacionarse, de vivir, ido para siempre. Y entonces,cuando lo leía, me preguntaba: "¡Pero cuál es, tío, dilo, en qué consistía, CÓMO ERA!". No lo dice. Sólo lo echa de menos. Ha muerto. Sólo la literatura grande puede conservar, en sus mejores, momentos algo de eso, una huella, un regusto.

    Comentado por: Javierus el 26/6/2006 a las 11:07

  • Sobre la ironía practicada como método de salvación bajo la tiranía comunista, no dejen de leer ustedes a Dovlátov, "El compromiso" o "La maleta", por ejemplo. Es descacharrante.

    Comentado por: Javier Ozón el 26/6/2006 a las 10:33

  • Sr. Azúa,

    lo que ha contado hoy acerca de la ironía me ha gustado mucho. Y creo que me ha gustado porque ya lo sabía y porque podría haberlo escrito yo (excepto por algunas figuras, como la de los calzoncillos). Si podría haberlo escrito yo, significa que es bastante simple. Esta implicación emana de dos hechos fundamentales: (1) que yo defino la simpleza como la cualidad de aquello que entiendo bien, porque es una definición que me sirve, (2) que, sin ser yo completamente simple, sólo es posible entender muy bien las palabras de otra persona cuando están muy por debajo de nuestro límite de comprensión, ya que, cuando están en el límite, las diferencias intrínsecas de pensamiento e historia personal hacen que no se entienda todo. Así que corrijo: lo que ha escrito hoy es muy simple, ya que lo entiendo perfectamente.

    No obstante, yo no creo que sea un error dejar, de vez en cuando, sólidamente expresadas ideas sencillas. Para todo hay tiempo, ya cogeremos la mochila y nos internaremos jugando en terrenos más ambiguos donde brillen con más nitidez nuestras respectivas inteligencias.

    Lo digo porque veo que muchos de sus comentaristas asiduos son adictos a las genialidades. Yo no.

    Un saludo,

    Comentado por: Pablo Echenique el 26/6/2006 a las 10:25

  • a javierus

    Gracias por prestarme atención. Yo creo que un troll es otra cosa, aunque el medio propicia que a menudo algunos nos lo sintamos.

    Lamento haberle molestado: sin duda mi poca capacidad de síntesis hace que me explique mal. A lo que yo me refería es a la costumbre existente en el medio "intelectual" de conocer los hechos a través de productos artísticos. Así, se pasa del manual de historia a Dickens y se cree conocer una época de Inglaterra, cuando este autor tiene interés por sí mismo y a veces, puede ilustrar algo de lo conocido por medios más "objetivos" (lo siento por la palabra). Esto no me impide aceptar la función de novela que propone Kundera, con el que he aprendido a pensar unas cuantas cosas.
    Me pareció ver algo de ésto cuando el Sr. Azúa encontraba a faltar una novela para entender a la "élite" socialista catalana. Yo empezaría por otra parte. Quizás el Sr. Azúa ya lo ha hecho.

    Otro asunto, del que no tengo idea y que quizás es el que a Usted más le preocupa, es la persistencia de ciertas ideas, imágenes, INDEPENDIENTEMENTE de sus soporte real. Así, cierta idea de la pobreza "antiguo régimen" se mantiene en determinadas creaciones pictóricas o literarias. Puede coincidir con los hechos o no pero mantiene su fuerza. ¿Por qué? No lo sé.
    Yo unicamente alertaba sobre el peligro de mezclar ámbitos y decir: España era/es así como vemos en Goya (o Buñuel o Valle-Inclán o...)

    Comentado por: ortega el 26/6/2006 a las 10:13

  • El acero y la hojalata
    El ‘acero de la prosa’ (en palabras últimas, de un lector del blog: don Fernando Savater) de don Félix, se tensa y se amalgama hoy sobremanera; como consecuencia de los últimos estertores y silbidos de los últimos días. Vertidos tanto sobre sus palabras como sobre su propósitos. Y ese acero, que templado, adquiere cualidades de resistencia y de elasticidad; también es capaz de herir y penetrar en las vísceras del oponente. Misterios de la tecnología del hierro, misterios de la ambivalencia de los materiales. Capaces de construir y capaces de destruir; capaces para la vida y dotados para la muerte.
    “Todos los que tenemos la temeridad de hacer públicos nuestros escritos, hemos sentido el desasosiego que produce ser interpretados al pie de la letra cuando estábamos ironizando. Y viceversa”. Desasosiego implícito en todo trabajo susceptible de ser interpretado de forma diferente a cómo fue concebido. Pero, esa es la naturaleza de buena parte de la escritura, ¿no?
    “No hay remedio, evidentemente: la gracia de las figuras altivas es justamente su ambigüedad…Y que algunos lectores, aquellos con menos sentido de la ironía, atrapados por su incapacidad se ven en la obligación de identificar a un culpable. Para ellos, no entender es sinónimo de error ajeno…Ciertamente, siempre es mejor tomar al otro por idiota que verse obligado a asumir que uno es tonto”. Aquí ya hay un varapalo para lectores carentes de ironía, dotados de ineptitud, provistos de incapacidad lectora y obsesionados por los sentidos morales de toda escritura. ¿Debe tener valor moral un texto? O ¿sólo deberá de contar valor de significación?, ¿es lícito el recreo y el circunloquio en tiempos de aflicción, o todo deber ser, consecuentemente, pesaroso y compungido? Todo, en suma, debe ser una escritura moral y unidireccional.
    “La ironía es modesta, pero se disfraza de altivez. De ese modo destapa la soberbia de los que van disfrazados de modestos”. Entre autores modestos que al practicar los recursos irónicos emerge la altivez o su apariencia y entre lectores que esconden su soberbia en los bajíos de la modestia.
    Pero también, lo afirmado por Fernando Savater el sábado en Babelia, a propósito de ‘Esplendor y nada’. “Quien escribe sabe bien que no es capaz de ninguna página perfecta, pero los lectores tenemos la ventaja de poder hallarlas en los demás”. No hay perfección en origen, sino sólo en el destino de la lectura que halla el lector, se produce tal ficción de propósitos admirables.

    Comentado por: El Pozo y El Numa el 26/6/2006 a las 10:01

  • Ortega, perdóneme. Soy un "troll". Ya lo sé. Lo he sabido siempre. Quise que alguien me explicara por qué la España negra nos fascina. Por qué nos hipnotiza ese pus. ¿Si fuéramos "modernos" de verdad, si todos fuéramos suizos, y pudiéramos comer sopa con cuchara en una de esas calles impolutas de Ginebra, algo de nosotros moriría, o ya estaríamos muertos y no nos daríamos cuenta? Y entonces vi: "la estadística". Lo sentí como un sopapo. (Como hace muchos años cuando leí: "la boa suspendida...no es más que el concepto de boa". Golpe de sangre en la cabeza y ganas de echarle la mano al cuello al autor por gracioso). No. Ponerse en el lugar de los demás. Es verdad. Vamos a ser un poco civilizados. Interesan los "temas", no las ocurrencias o los caprichos personales. Es verdad. El remedio seguramente está en afrancesarnos un poco otra vez y volver a un siglo XVIII en el buen sentido de la palabra. En ser un poco menos cafres y olvidar los funestos romanticismos. Para que la democracia funcione, hace falta. Si no, mira lo que pasa: nacionalismos por doquier y todo dios españoleando su particularidad con la bastona goyesca en la mano.
    Cuando se discute, hay que empezar por respetar los temas y los intereses generales (que sólo pueden ser "intereses racionales, racionalmente considerados"). Ciencia. Razón. Es verdad. Lenguaje universal. Si no, ¿qué sería esto? ¿La selva?
    Discúlpeme, Ortega. Soy un troll. Y creo que sobro. Lo que interesa es lo objetivo. Si viene o no viene en el Liddlle. Si debe ser o no económicamente considerado. En algún momento sentí que don Félix planteaba temas o sugería
    cuestiones que podían ensanchar un poco el campo de lo racional, de lo científico, que había un margen de "literatura" (aquel delicioso "escomendrijo"...) y me escabullí por esa rendija. Quizá mal hecho. Por eso pido disculpas a todos.

    Comentado por: Javierus el 26/6/2006 a las 09:25

  • (...)"En primer lugar, algo acerca de la ironía. No se deje dominar por ella, y menos que en cualquier otra ocasión, en los momentos de esterilidad. En los que sean fecundos, procure aprovecharla como un medio más para comprender la vida. Empleada con pureza, también la ironía es pura, y no hay por qué avergonzarse de ella. Pero si usted siente que le es ya demasiado familiar y teme su creciente intimidad, vuélvase entonces hacia grandes y serios asuntos, ante los cuales ella quedará siempre pequeña y desamparada. Busque la profundidad de las cosas: hasta allí nunca logra descender la ironía... Y cuando la haya llevado así al borde de lo sublime, averigüe al mismo tiempo si ese modo de entender la vida brota de una necesidad propia y esencial. Pues entonces, bajo el influjo de las cosas serias, acabará por desprenderse de usted -si es algo meramente accidental-; o bien -si es que realmente le pertenece como algo innato- cobrará fuerza, y se convertirá en un instrumento serio para incluirse entre los medios con que usted habrá de plasmar su arte."

    Rainer María Rilke
    Cartas a un joven poeta.


    Comentado por: Ramón Machón el 26/6/2006 a las 09:18

  • Ahora dudo si se refiere a su "Nota al margen" de días pasados. Y si su ironía fue sutilmente recogida por el Sr Pozo/Numa. ¡Ay, no sé!

    Comentado por: gabriel feraud el 26/6/2006 a las 09:01

  • Jo tía. Desde la ventana del baño espiaba a aquella deslumbrante civilización de artistas sin atreveverme a abandonar el calor de mi escondite, pues al contemplarlos en el jardín, tan tangibles y conscientes de sí mismos, se me hacía cada vez más real y dolorosa la enorme distancia que me separaba de ellos y del esplendor de sus egos formidables; frente a esas luces cegadoras, lo que yo poseía, por el contrario, era un ego atrofiado, absurdo y disminuido, un microego que en algún momento invirtió el sentido de su evolución, dejó de prestar atención y empezó a describir infinitas vueltas alrededor de un punto del cual se separaba cada vez más.

    ¿ Qué habrá de todos modos en ese centro?, ¿algo maravilloso y terrible o acaso la posibilidad, mucho más modesta, de una vida real? Desde hacía unos pocos años tenía la impresión de que lo que yo transmitía en el fondo era irrealidad, una irrealidad que contagiaba todo lo que tocaba, lo corrompía, lo desollaba vivo, hasta despojarlo de su presencia; las cosas ocurrían en mí como un puro espasmo, los músculos se contraían involuntariamente y esto parecía constituir un movimiento, pero no, no se trataba de un movimiento sino simple temblor, una convulsión que ni siquiera llegaba al estremecimiento. Tal vez haya llegado el momento de interrumpir esta evolución espasmódica y la fría perfección de esta vida artifical. Pero, entonces, ¿ qué?. A ver si va a a ser verdad que no he nacido aún; o a lo mejor sí, a lo mejor he nacido y provengo de un lugar malogrado en el origen.

    No se pierdan los próximos y emocionantes capítulos donde se narran las increíbles aventuras de lo que sería mi última noche en la tierra. Hablaremos de cruzamientos entre individuos de una población aislada genéticamente, de cuerpos transparente, de máquinas ornamentales, de la Reina Madre, de lazos de remolacha, y de muchas cosas más. Esto si Don Félix nos deja, yo creo que sí, y por qué no iba a dejarnos hablar desde nuestra inocencia inconmensurable. Su artículo de hoy es extraordinario. Adiós, sí.

    Comentado por: jo tía el 26/6/2006 a las 08:39

  • Parece ser que algunos no han/hemos entendido las ironías soltadas por el Sr. Azúa.
    También es cierto que el Sr. Azúa no ha reconocido otras ironías soltadas pòr sus comentaristas.

    Ahora va a resultar que hablábamos idiomas diferentes.

    Es más, ahora mismo ni siquiera sé si estoy hablando irónicamente o estoy en calzoncillos.

    Comentado por: Edward Hillside el 26/6/2006 a las 08:21

  • ¡vaya! desde la mili no aguantaba un tal chorreo de buena mañana

    como todos tenemos derecho a sentirnos mal comprendidos, repito un fragmento del texto que envié ayer:

    "All in all, a blog is no place for the misanthropically inclined. Charlie Brown used to say, "I love mankind; it's people I can't stand," and I have discovered that in the blogosphere, people—in Mr. Brown's subtle sense of the word—are pretty much inescapable. Many's the time I have found myself hunched over my keyboard, my hands frozen above it, trying to decide which of two replies to make: the one assuming that my interlocutor is morally compromised, or the one assuming that he is invincibly ignorant. In such circumstances it's always best just to get up and walk away, not darkening counsel by words without knowledge, or without charity anyway.

    Parece que el Sr. Azúa no ha tenido las mismas dudas acerca de su(s) interlocutor(es).

    Comentado por: ortega el 26/6/2006 a las 08:07

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres