PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

La coleccionista

No sé cómo me entró la curiosidad por los coleccionistas. Quizás porque aún tengo presente aquel cazador de lepidópteros que William Wyler disecó con fino bisturí en una película muy incorrecta para el actual marco teórico (o sea, “mundo”), a partir de una novela de John Fowles injustamente olvidada. Más exacta aún, la Collectionneuse, de Rohmer, sorteaba el crimen del macho, pero ponía en juego una sexualidad femenina que podía ser letal para sus presas. El caso es que llevo camino de coleccionar coleccionistas.

Es muy agradable la colección de Angela Rosengart, en Lucerna. Aunque la ciudad padece la erosión del turismo y hasta la más elegante y sólida de las construcciones humanas, las pirámides egipcias pongamos por caso, se abarata y dilapida con el turismo masivo, el circo de picos nevados que limita el lago de los Cuatro Cantones en la ciudad de los puentes pintados, es casi inexpugnable a la miseria.

En aquella ciudad apersonada y burguesa, Angela Rosengart mantiene dos museos y ambos son emocionantes. En el primero, el más pequeño y secreto, el Picasso Museum de la Furrengasse, ha reunido obra del malagueño, pero sobre todo la estupenda colección de fotografías que le hizo David Douglas Duncan.

(Nota al margen: A veces estoy tentado de incluir ilustraciones al texto, pero prefiero dejarlo en manos de los atentos lectores. De ese modo llueve del cielo alguna bendición. Ayer mismo, uno de nuestros colegas colgó la foto del archigoya de Zurich. Es de agradecer. A pesar de las apariencias, la soledad limita a ambos lados del blog y cuando se rompe aparecen en el firmamento las frías, las lejanas, las espléndidas estrellas).

Las fotos de Duncan, muy conocidas, persiguen a la pareja Picasso hasta que dejó de ser una pareja por orden de la Parca. Seguir ese trayecto terminal del pintor, por mucha antipatía que uno sienta hacia su carácter depredador, abre las carnes. La celebérrima imagen de Picasso iniciando un paso de minueto con los brazos en jarras y unos calzoncillos que le llegaban a la rodilla, da idea del excelente humor que le acompañó hasta la tumba.

La última fotografía de Jacqueline, al borde del suicidio tras la muerte de su pareja, cierra un ciclo de calidez doméstica evidente. Es casi imposible no caer en el sentimentalismo más blando ante semejante dolor. La desolación de la viuda nos invita, sin embargo, a respetar a Picasso sin negar su innegable egotismo. No sólo crueldad, también hubo alegría y gozo en la convivencia del coleccionista con sus presas.

El segundo museo, la Sammlung Rosengart de la Pilatusstrasse, ocupa un fenomenal edificio en la calle noble de la ciudad, comprado, restaurado, inventado y cuidado por Angela, la hija del marchante Siegfried Rosengart, el que fuera uno de los más importantes del mundo y (todavía) sin rastro de contaminación nazi. Hay allí algunas piezas esenciales de Picasso, como el Busto en gris de 1941 (Dora Maar) en donde puede observarse el grafismo del que surgirá todo Bacon, de pe a pa.

Junto a la tonelada de picassos, hay también ciento cincuenta obras de Klee que me confirman en una opinión que sólo puedo expresar en voz baja. El artista suizo pertenece a ese ámbito que en literatura se llama “infantil y juvenil”. Lo imagino como el émulo óptico de Siddharta, de Hesse, en sus momentos fantásticos; aunque también tiene sus Islas del Tesoro en los momentos imaginativos.

El museo, al que (pero eso le está sucediendo a casi todos los museos del mundo) le sobra un ochenta por ciento de la avejentadísima École de Paris (¡Dios mío qué lejos están los Dufy, los Utrillo, los Modigliani, del mundo actual!), es racional y luminoso. Su dueña, Angela Rosengart, no ha tenido descendencia. Trabajó junto a su padre desde que tuvo uso de razón. Muerto el padre, la colección es su familia. Acude todos los días y siempre se detiene, ora ante éste, ora ante aquel lienzo, con el que dialoga en silencio.

¿Cómo estás, querido? ¿Subo la calefacción? ¿Te han molestado las visitas? Sigues teniendo un aspecto espléndido, pero voy a llamar al médico para que te restaure esa esquina; la tienes un poco pelada. A pesar de los años que llevamos juntos cada día me descubres algo nuevo. ¡Oh, no exageres! He hecho lo que haría cualquier mujer en mi lugar. Etcétera.

Cuando percibí ese aroma de cuarto de los niños, esa broncínea protección, ese abrigo de todo mal, recordé a la baronesa Thyssen y su fiera defensa de la colección madrileña, contra el ayuntamiento de la capital. Estas mujeres defenderán a sus crías como tigresas. Recuerde el alma dormida a Lillian Gish con la escopeta sobre las rodillas en La noche del cazador y camine con paso liviano cualquiera que pise el recinto de los niños.

[Publicado el 21/6/2006 a las 07:30]

Compartir:

Comentarios (19)

  • Sí, la miseria ha existido siempre en España y se ha tratado literariamente también siempre. Pero yo me refería, antes que a la miseria en general, o a la pobreza, a otra cosa: al fenómeno de enquistamiento de unas formas de vida socialmente identificables, pautadas: mendicidad como negocio: la turba de mendigos en "Divinas Palabras" arrastrando el carretón del hidrocéfalo Laureano es "una forma de vida", un sistema de relaciones complejo, de creencias religiosas (resignación cristiana convertida en superstición mágica, pavor sagrado ante las palabras latinas que no entienden), de jerarquías internas al grupo (un sistema de poder), que reflejan, deformándolos, los modelos y rasgos sociales de las clases superiores. Es algo más que una situación social genérica o, si no, es entonces una microsituación social que, a lo largo del tiempo, adquiere caracteres distintivos, se "personaliza" (de ahí mi empleo del término "sociológica"). El desarrollo de la sociedad burguesa y la industrialización en la España del siglo XIX, a partir de su segunda mitad, no termina con esas formas de vida miserable cuasifeudales que serían relativamente explicables en el Antiguo Régimen ("España Tradicional"). Y desde 1875, por poner una fecha, la crítica intelectual (movimiento Krausista, Institución Libre de Enseñanza, el movimiento regeneracionista, etc.) presenta ese anquilosamiento social como una de las principales lacras del país, ligada al caciquismo ya la escasa modernización social de España. Se trata de un fenómeno de pervivencia del pasado en el presente.
    Claro que en el Arcipreste de Hita, en los Cancioneros, en los arbitristas y reformistas del XVII (Cristobal Pérez de Herrera, Mateo López Bravo, etc.), además de Quevedo -que, más que criticar esa realidad se limita a reírse de ella, casi se diría que le parece bien que siga existiendo- está esa miseria pero es la expresión de unas desigualdades estructurales respecto al propio sistema político y social de la Monarquía absoluta.Lo que no se comprende es que en un país supuestamente moderno como la España de principios del siglo XX ese mundo enquistado (y no incorporado al sistema productivo como clase obrera) siguiera definiendo una parte importante de la sociedad española.

    Comentado por: Javierus el 21/6/2006 a las 21:50

  • Agua de cadáver.

    La coleccionista de sustos.

    Comentado por: La simpática bloguera el 21/6/2006 a las 20:57

  • La belleza inerte del hombre y lo terrible de su caso llamaron la atención de Teresa Margolles, el miembro más destacado el grupo SEMEFO (Servicio Médico Forense), el grupo que durante más de una década ha dedicado su arte a explorar la estética de la muerte o, para ser precisos, lo que sus miembros denominan "la vida del cadaver": las transformaciones que experimenta el cuerpo exánime. Sin vacilar, Margolles tuvo una idea sobrecogedora; ofreció a la madre del joven un ataud para llevar a cabo los ritos funerarios del asesinado, a cambio de obtener un fragmento de su cadáver a fin de exponerlo como "readymade". Margolles llegó incluso a sugerir que le gustaría adquirir precisamente la lengua o el pene, pues ambos órganos tenían "piercings" que habalrían de modo metafórico del desafío del hombre a las normas sociales. Esos retazos del cuerpo denotarían su contemporaneidad marginal y mundial. En definitiva, exhibirían su identidad subcultural.

    Cuahtémoc Medina
    SEMEFO: LA MORGÜE

    Comentado por: La simpática bloguera el 21/6/2006 a las 20:46

  • Claro, "el infierno son los otros", ya lo dijo el otro.

    La coleccionista de otros.

    Comentado por: La simpática bloguera el 21/6/2006 a las 20:16

  • aunque a mi lo que me limita son los otros, que son tantos bajo el resplandor de los céfiros.

    Comentado por: vice el 21/6/2006 a las 19:40



  • Muchas gracias por tanta paciencia y contención, admirable amigo.

    Comentado por: vice gracia el 21/6/2006 a las 17:00

  • G.F.: ¡Ojalá su magnífica imagen fuese realidad! Necesitaría un paseo por Polonia. Un Saludo.

    Comentado por: Tipo Material el 21/6/2006 a las 16:31

  • Señor Azúa ¿por qué no viene a darse una vuelta por la frontera Norte de México?, aquí también hay mucho coleccionista, sobre todo de mujeres muertas o con las manos cortadas. En este lugar las mujeres no pueden defenderse como tigresas ni existen tigres que las defiendan. Me permito considerar que le sentaría bien para relajarse un poco de ese paisaje tan pinturero y sofisticado.
    Con mis mejores deseos.

    La coleccionista de lugares raros.

    Comentado por: La simpática bloguera el 21/6/2006 a las 13:47

  • Varias preguntas y comentarios.

    alguien sabe decirme el sentido de la frase del artículo "le sobra un ochenta por ciento de la aventajadísima École de Paris", en que sentido le sobrará?, y anteriormente, justo antes, " Pero eso le stá sucediendo a casi todos los museos del mundo), ¿en qué sentido le sucede? y ¿cómo sabe que es a casi todos los del mundo?. Y remontándonos más arriba aún, ¿ " émulo óptico de Siddharta de Hesse"?,, ¿ a qué 'siddharta' de la novela se refiere, al primero?, y... ¿ por qué es un 'émulo óptico'?.... obscurum per obscurius.
    Les agradeceré cualquier repuesta esclarecedora...¡no sé si podré soñar esta noche con los angelitos!,...¡ay!.

    Comentarios.

    Al señor Javierus espero que me responda si es un lugar común, en sentido retórico y la frase en concret,o en sentido literal ( si aparece como tal, escrita).
    No entiendo lo de 'miseria sociológica', se refiere a 'miseria social'?,
    Y lo del modernismo y 98... no cree que ya existe esto el siglos anteriores Quevedo, en el 18 ( esta concepción ya existe), etc...?. No veo tan clara la linea temporal definitoria.

    Al Señor Ortega: se refiere al imperio que comienza con la llegada de los varegos a Novgorod y a Nevsky, o al de Catalina y posteriores ,es que, me perdonará pero lo de 'ideología de la rusificación' no sé bien donde encuadrarlo.
    Nacionalismoo e imperialismo..., creo que el segundo tiene al primero como condición necesaria.
    si tengo tiempo y si tiene a bien le comentaré algo sobre su cita, muy interesante.
    Saludos

    Comentado por: vic el 21/6/2006 a las 13:15

  • ... encantador, Grifo. Le felicito
    Sí, un artículo sentimental y muy melancólico. Ideal para restañar heridas

    Comentado por: Javier el 21/6/2006 a las 12:48

  • Precioso artículo el de hoy: La visita al museo, el espacio en el que el arte visual del autor tenga más que contarnos.
    Dos pequeños despistes con las comas demuestran que Félix de Azúa se va recuperando del desencanto de las pasadas fechas:

    *el circo de picos nevados que limita el lago de los Cuatro Cantones en la ciudad de los puentes pintados, es casi inexpugnable a la miseria.*

    Es la misma frase; y sobra la coma.

    *(¡Dios mío qué lejos están los Dufy,*...etc.

    Tras ese suspiro inicial, ¡Dios mío!, etc, hay que poner una coma para que la gente pueda respirar.

    *...la soledad limita a ambos lados del blog y cuando se rompe aparecen en el firmamento las frías, las lejanas, las espléndidas estrellas*

    Es Vd. un sentimental. Eso quiere decir que aún le duele la cosa pública. Restablézcase. Y síganos ignorando pese a las afectuosas protestas (pero, eso sí: ¿no cree vd que no quedaría mejor esta otra puntuación: 'la soledad limita a ambos lados del blog; y, cuando se rompe,' etc... Y perdone una vez más mi impertinencia maniática).
    Saludos

    Grifo

    Comentado por: Grifo el 21/6/2006 a las 12:06

  • Coincido con usted en lo de Klee, aunque tiene 'cosillas' que me agradan mucho.
    A mí la verdad es que las mujeres de Picasso no me dan pena, la mayoría sabían quien era él y su forma de actuar, por lo tanto sabían donde se metían.

    Comentado por: Vigi el 21/6/2006 a las 11:28

  • Propongo nombremos a Gabriel Feraud nuestro documentalista del blog; con todo merecimiento. Sabe recoger la alusiones escritas de don Félix y volcarnos, en un link, al poso y al paso misterioso de las imágenes, cual balsamo de lo leído.
    Espléndidas imágenes de Hooper que prolongan la soledad sideral en la que andamos.Igual que el Regoya (que no Regoyos) de ayer mismo. Felicitaciones y gracias.

    Comentado por: El Pozo y El Numa el 21/6/2006 a las 11:27

  • Hoy he llegado al intento nº49 de los 1000-1 que me propuse realizar para conseguir un poema decente.
    No lo comentaría, pero este intento 49 le viene muy al pelo a este blog.

    49

    Hiperrealidad virtual
    en un nuevo Ngorongoro
    cráter de esperanzas y deseos.
    Y cuando el rey vuelve a soplar
    reviven sus mascotas
    leones, gacelas y licaones
    y una mosca tse tse
    adormece los muñecos de trapo.
    Es la enfurecida verdad
    que turba los ánimos
    de los aspirantes a pinocho.

    ++++++

    Muy buena la coleccionista de rohmer. Otro coleccionista (de película) muy famoso es Burt Lancaster en la espléndida birdman of alcatraz de Frankenheimer.

    Comentado por: Tipo de incognito el 21/6/2006 a las 11:16

  • T.M.: ya ve, aquí ando, apoyado en el alféizar. Le he visto hace un ratito entrar en la Boquería y he pensado: "en un tris, doblará la esquina y se asomará al Liceo".

    Comentado por: gabriel feraud el 21/6/2006 a las 11:06

  • Sr. Azúa: Es Ud. un metacoleccionista. Continúe, debe ser un buen síntoma mental, W. Benjamin también tenía pasión por coleccionar.
    Ah! el turismo se ha convertido en el cuarto jinete del apocalipsis del patrimonio, además de los tres que ya citó, en su época, Victor Hugo y que se han mantenido.
    (G.F. claro, de mis soledades voy, a mis soledades vengo).

    Comentado por: Tipo Material el 21/6/2006 a las 10:40

  • "y hasta la más elegante y sólida de las construcciones humanas, las pirámides egipcias pongamos por caso, se abarata y dilapida con el turismo masivo"

    De acuerdo.
    Ya sabíamos que nosotros, los pobres, tenemos que buscarnos nuestras propias pirámides, nuestros propios museos y nuestras propias ciudades (arrabales y barrios problemáticos).
    Pronto, los pobres, dejaremos de consumir las sobras de la cultura burguesa: fabricaremos nuestra propia basura y la venderemos a precio de petróleo.
    Lo que se percibe por ahora son burdos simulacros, entrenamientos cansinos, maquetas a escala. Ojo al parche y oído a la cocina.

    Comentado por: Edward Hillside el 21/6/2006 a las 09:02

  • turismo: democratización del viajar (masivo:redundancia)

    me ha gustado el paréntesis, con la imagen de las estrellas: "la soledad limita a ambos lados del blog y cuando se rompe aparecen en el firmamento las frías, las lejanas, las espléndidas estrellas".
    Me ha recordado una conocida cita de Heine, del que es 150 aniversario (el otro del diálogo es Hegel):
    "Die Sterne, hum, hum! die Sterne sind nur ein leuchtender Aussatz am Himmel!"
    - "Um Gotteswillen!", rief ich, es gibt also droben kein glückliches Lokal, um dort die Tugend nach dem Tode zu belohnen? Jener aber, indem er mich mit seinen bleichen Augen stier ansah, sagte schneidend: "Sie wollen also noch Gottes Trinkgeld dafür haben, dass sie Ihre kranke Mutter gepflegt und Ihren Herrn Bruder nicht vergiftet haben?"
    las estrellas: una brillante lepra en el cielo.

    Comentado por: ortega el 21/6/2006 a las 08:19

  • De un tiempo a esta parte, y desde la peregrinación helvética que viaja de Zurich a Lucerna, don Félix se está ablandando. Tal vez sea la edad, que también empuja y desgasta; y sobre todo diluye las viejas convicciones, y su cometido presente queda, casi en exclusiva, ajustado al reverbero de las emociones.
    Hoy así se confiesa, después de la jarana de la víspera, y de señalar a quién quería más y quien merecía menos aprecio. “A pesar de las apariencias, la soledad limita a ambos lados del blog y cuando se rompe aparecen en el firmamento las frías, las lejanas, las espléndidas estrellas”. Pero ¿cuáles son los ambos lados del blog: el lado del que manda la postal ornamentada de la pradera suiza de Vevy y el lado del que la recibe y la guarda y la pincha en el corcho de la pared?, ¿o, son otros lados, más difusos, que ciertamente encierran y compartimentan, y por eso el blog es otra forma de soledad?
    Picasso polígamo de Jacquelines y Doras, y alguien perdido en la frialdad de esas estrellas, dedicado al recuento de vieja películas. Que comienzan con hipotéticas colecciones –ya Wyler, ya Rohmer- para acabar con la espera paciente de ‘La noche del cazador’. Pero noche, al fin, estrellada. Constelaciones y frías y, tal vez, espléndidas que reflejan con nitidez la inmensidad de la noche.

    Comentado por: El Pozo y El Numa el 21/6/2006 a las 08:10

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres