PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 13 de diciembre de 2017

 Blog de Félix de Azúa

Superstición

Dependemos aún de tantos conceptos griegos que los estudios superiores deberían empezar por ahí, por nuestro origen intelectual. Alguien con una buena formación grecolatina será un excelente ingeniero, médico, leñador o funcionario, y, en todo caso, con más medios que el resto para ser un buen ciudadano.

Los griegos distinguían entre democracia y demagogia. No es una trivialidad. La democracia beneficia a la mayoría, la demagogia es el dominio de una minoría vampírica que se atribuye el papel de "pueblo" o de "nación". Es esencial tener claro que la democracia en ningún caso supone nivelación por lo bajo. No es que debamos ser iguales a lo peor de cada casa, sino que gocemos de iguales oportunidades para alcanzar la excelencia.

La opresora violencia de chats, redes sociales, tuits, o como quiera que se llame esa nube de palabrería, cada día se ve con mayor claridad que es una herramienta de extorsión. Nadie duda que las campañas de calumnias, agresiones y mentiras están dirigidas por servicios de obediencia oculta. No es casual que la capitalidad del pirateo y la trampa se la atribuyan mutuamente Rusia, EE UU, Corea del Norte y China. A un nivel enano, también son agencias al servicio de los demagogos las que calumnian en nuestro país a todo el que les molesta.

Nada anuncia que ese fenómeno sea controlable. Es muy posible que haya comenzado uno de esos trastornos colosales que provocan un giro global, como el que sustituyó el paganismo por el monoteísmo. Para nosotros vendría el fin de la democracia y el comienzo de una nueva era demagógica, similar a la de los inicios del cristianismo, cuando los ciudadanos se abandonaban a la superstición y quedaban presos de unos demagogos que prometían la vida eterna. O la nación libre.

[Publicado el 13/6/2017 a las 14:52]

Compartir:

Comentarios (6)

  • En parte tiene razón y me disculpo ante todos los amigos del comercio. Quizá el calor viscoso de estos días me impide tener unos días tan perfectos como los que al parecer por su heterónimo disfruta usted. En fin ya se sabe que con las temperaturas excesivas aumentan la sinrazón, las disputas y los crímenes.

    Comentado por: koldo artieda el 18/6/2017 a las 19:27

  • En parte tiene razón y me disculpo ante todos los amigos del comercio. Quizá el calor viscoso de estos días me impide tener unos días tan perfectos como los que al parcer por su heterónimo que disfruta usted. En fin ya se sabe que con las temperaturas excesivas aumentan la sinrazón, las disputas y los crímenes.

    Comentado por: koldo artieda el 18/6/2017 a las 19:23

  • Parece ud un troll, sr Artieda. Supongo que le contesto porque publicó en una de las editoriales más curiosas de principios de los ochenta, Trieste, y algo se merecerá. En la otra editorial sobresaliente de finales de los setenta y pricipios de los ochenta, la Editora Nacional, condenada a la desaparición en cuánto el Psoe llegara al poder (qué pena) aparecieron todos los clásicos, recogidos luego -si acaso- por Tecnos entre los que se cuentan los 'Principios Matemáticos' de Newton traducidos en parte y prologados por el abogado del comercio que tanta impaciencia nos ocasionara por sus triples volúmenes de escritura posterior. 'Impaciencia' porque aparte del desorden y la garrulería de sus argumentaciones parece ignorar la calidad lectora de su parroquia, que es de lo que no da mas de sí. Pero lo que tiene de particular su larga introducción a Newton es -aparte de superar esa ignorante diferencia de letras y ciencias que ud y tantos como ud parecen mantener- es su referencia al cardenal de Cusa, bien linda, que hoy, día desplazado del Corpus Christi, nos gustaría recomendar. Como estoy a la hora de los brindis más que a otras más reflexivas me gustaría brindar por un mayor conocimiento del autor de la Docta Ignorantia y, si se tiene tiempo y ganas de desmitologizar, por el ensayo dicho sobre los principios matemáticos.

    Comentado por: I''m glad I spent it with you el 18/6/2017 a las 16:12

  • Cómo se nota que todos estos entusiastas del comercio eran "de letras", como se decía antes. Y todo sin aparentar leer a Fukuyama, uno de los suyos pero más honrado aunque le pague la Rand. Los más estúpidos son aquellos que defienden la industria nuclear y los hidrocarburos a la vez que niegan los efectos antropógenos sobre el clima sin que hayan sido sobornados. Los liberales reaccionarios somos así, sor Felisa.

    Comentado por: koldo artieda el 16/6/2017 a las 19:32

  • El segundo dogma o expresión de nihilismo que se me ocurría está mañana, tras la reconfortante lectura del aviso de nuestro anfitrión, además de los mentados facebook y los irritantes filósofos franceses, es la puesta en duda de que lo que es bueno para la economía (es decir, estrictamente, "las reglas por las que se favorece el movimiento acelerado de dinero que sólo sirve para comprar más dinero") pueda ser bueno también para la gentecilla que anda por la calle y que, de momento, es blanda por fuera.

    Comentado por: invitado el 15/6/2017 a las 12:47

  • Voy a poner mi granito de arena. A la opresión de la anti-psiquiatría, el feminazismo, el abolicionismo penal y twiter me apresuro a añadir otra superstición no menos totalitaria, gulajera, kulakhista. Me refiero en concreto a dos. La primera, el dogma que, disfrazado de tenue duda, defiende que quizás la alta velocidad es una chorrada que sólo sirve para ir a cerrar negocios (yéndose de putas de alto estanding como Dios manda) a la otra punta del mundo o del páis (el mundo del aventurero es el pene del aventurero, como dice el poeta, and he strokes it at will). Que la bondad de "cuanto más rápido, mejor" está fuera de toda duda salvo para los totalitarios de espíritu y los enemigos del comercio, y que si bien es cierto que la alta velocidad mata, ello es sólo porque los humanos somos todavía blandos por fuera, pero tiempo al Progreso, que enseguida nos ponemos al día.

    Comentado por: invitado el 15/6/2017 a las 12:39

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) es su último libro.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 

 




 

Ensayo

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2017 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres