PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

Un gran tipo

El jueves primero de junio, el diario Libération dedicaba sus páginas principales del suplemento de libros a Juan Marsé. Bajo el incomprensible título de La Planete Marsé, un largo artículo de Philippe Lançon contaba al público francés, con mucho respeto y simpatía hacia el protagonista, la increíble historia de cómo fue adoptado en un trayecto de taxi. Es su mejor novela.

La primera vez que oí esa historia, la contaba el propio Marsé con el inevitable whisky haciendo clinc clinc en su mano y ese estilo despacioso, tranquilo, sosegado, más americano que europeo, con el que suele contar sus historias.

Su padre biológico, un taxista, había comentado con la pareja que viajaba en su coche las dificultades que tenía para criar al recién nacido, toda vez que la madre había muerto de posparto. La pareja, que no podía tener descendencia, acordó de inmediato la adopción. Así de rápido, así de simple, carambola, una belleza.

Marsé volvió a ver a su padre biológico en varias ocasiones. Siempre habla de él con cariño. La última escena, con el viejo taxista mostrando recortes de prensa a la gente del pueblo y exclamando con patético orgullo: “¡Es mi hijo!”, resulta tan melodramática que necesariamente ha de ser cierta.

Explicar Marsé a los franceses no es fácil. El autor del artículo, por ejemplo, tiene una visión surrealista del escritor. Dice: Marsé a l’air d’un vieux paysan pauvre dont les rêves demeurent violents et rafinés. ¿Marsé un labriego pobre? ¡Cielo santo! ¡Pero si Marsé es el doble casi exacto de Derrida! ¡Si tiene aspecto de profesor de filosofía de la Sorbona! Este hombre no ha visto en su vida “un paysan pauvre”. No los hay por París.

Y luego insiste mucho en que si las putas de Barcelona, que si el Barrio Chino, que si el antifranquismo, y otros tópicos del siglo pasado, como si Marsé fuera Claude Simon, errando absolutamente la diana. Marsé es un escritor delicado, lírico, en absoluto realista, en todo caso impresionista. Sus personajes nunca están vistos desde el exterior mecánico, social y naturalista del realismo, sino desde la intimidad poética.

El tiernísimo inmigrante de Últimas tardes con Teresa, el Pijoaparte, es mucho más espiritual que los chicos de clase alta a los que quiere parecerse. Y Marsé lo sabe. En su mundo siempre hay madres acogedoras, y si son putas son igualmente maternales y acogedoras. Y si son criadas o sirvientas, son aún más maternales y acogedoras. Las mujeres acogen y consuelan a unos pobres tipos incapaces de matar a una mosca e inútiles para alcanzar las metas que se han propuesto.

Aparte de que hay matices imposibles de transmitir a los franceses. Marsé es el único escritor catalán que ha dicho lo que había que decir sobre las novelas de Mari Pau Janer y sobre los premios Planeta y sobre un intocable del régimen como Baltasar Porcel.

Juan Marsé no es un campesino pobre, sino un caballero, y un caballero absoluta y radicalmente libre.

[Publicado el 06/6/2006 a las 07:43]

Compartir:

Comentarios (30)

  • Vaya, iba a poner unas líneas, pero me ha tocado el peor lugar. Quiero decir, el de imposible lucimiento (ni lucirse, ni lucir). Bueno: saludos, señor Marsé.
    Suscribo la idea del frenólogo, y contradigo la de Azúa. A ver: Félix, ha elegido usted la peor comparación posible. ¿Qué importa quién sea Derrida, lo que haya hecho, pensado, escrito? Tiene una cara de provincias que tira para atrás. Campesino, no, de acuerdo. Pero ¿y tienda de ultramarinos, esa batita blanca a medio remendar?
    Más luego: ni el uno ni el otro escriben con la cara. Pero como lo que usted quiere es demostrar que la idea romántica que los franceses tienen de España, cuanto y más los intelectuales, es despreciable, y que decir que Marsé tiene cara de labriego rezuma y alimenta esa idea, entonces estamos de acuerdo, y este mensaje, incluida la puñetera frase ésta que no se acaba nunca, se autodestruirán, apenas lleguen al final.
    A los buenos días.

    Comentado por: Pablo Marinas el 08/6/2006 a las 10:33

  • Barcelona 7 junio 2006


    Querido Félix:

    El Sagarreta y Enrique Vila-Matas me informan de tu afectuoso comentario sobre el reportaje de Philipe Laçon en "Libération". Le pido a mi hija Berta (yo no tengo el medio) que me saque copia del texto, y hombre, es más que afectuoso. Gracias por romper una lanza en favor de este payés viejo y pobre (pero de la rica comarca del Panedés) cuyos sueños, menos mal, "demeurent violents et rafinés". Lo de las putas de Barcelona (¡hay que ver el enorme prestigio que tienen en Francia esas chicas!) el Barrio Chino y el antifranquismo por encima de la pulsión literaria – esa Barcelona cuyo primer glosador debió ser Juan Goytisolo en chez Gallymard, cuando empezó a sacarse en procesión a si mismo – es algo que, en efecto, tú lo sabes muy bien, de momento en aquel país no lo arregla ni Dios.

    Celebro el tono desenfadado y la agudeza del comentario. Lo del anciano taxista mostrando recortes de prensa a los chavales de un pueblo de Lérida me lo contó Joana Bonet, la directora de la revista "Marie-Claire". Ella dice que lo vio, y, en efecto, a mí también me resulta melodramáticamente cierto y creíble. Hice algunas gestiones, pero el hombre ya había muerto. De todos modos, en la novela que tengo en marcha (lenta, lentísima) quiero ajustar cuentas con todo eso del huerfanito.

    Así que gracias por ese Boomerang. A ver si un día nos tomamos una copa y nos reímos otro rato de nuestra fauna política y de ese puto artefacto sentimental que llaman patria o nación, y cuyos aguerridos defensores acaban de atizarle al pobre Arcadi algunos coscorrones.

    Un abrazo,

    Juan Marsé

    Comentado por: Juan Marsé el 08/6/2006 a las 08:54

  • Marsé tiene cara de haber cultivado berzas en las huertas del Guinardó mientras Derrida escalaba palmeras para deconstruir las manillas de dátiles. Campesinos pudientes de pies en tierra, caballeros de su imaginación.

    Comentado por: Jerónimo, frenólogo el 07/6/2006 a las 22:01

  • don Cristóbal Serra.

    "En estos tiempos en que en que la contraseña es el utilitarismo, puedo decir que he buscado la salvación en el trabajo inútil e inadvertido."

    Comentado por: albert el 07/6/2006 a las 07:48

  • La mayoría de los comentarios de este blog desprenden una solemnidad y un casticismo difícilmente soportables. Y la cosa se agrava día a día. Por favor, un poco más de frescura, hombre..., que Félix de Azúa no es (por suerte) ni Camilo José Cela ni Francisco Umbral

    Comentado por: Carlos el 07/6/2006 a las 00:38

  • ENTREVISTA JAVIER PUEBLA

    Pregunta: ¿Cuándo comenzó a escribir Javier Puebla?

    Respuesta: Creo que tenía cuatro años. Mi padre me llevaba una hora antes al colegio, el Pilar, y abrían el aula sólo para mí; y escribía. Las aventuras de un niño australiano que tenía un canguro que hablaba y un conejo mágico y protegía a sus padres de malhechores de todo tipo. Desde ese momento he escrito siempre. Raro es el día que no “juego” con las palabras en los cuadernos que llevo en el bolsillo y a los que llamo diarios, pero que en realidad son mi campo de experimentación privado. Escribir me encanta. Y me gustaría añadir que una vez publicado un libro ya no lo considero mío, sino una obra compartida con quienes lo han leído.

    P: Usted quedó finalista del Nadal en el año 2004 con la novela Sonríe Delgado, una historia que revisaba el mito del Doctor Jeckyll y Mister Hyde.... y una historia sobre la impostura como actitud vital ante la vida. ¿Estamos ante una nueva impostura de Javier Puebla en Blanco y Negra?

    R: Sí y no. Blanco y Negra es una obra muy cercana a Delgado, uno de mis heterónimos; o más exactamente el antónimo de mi antónimo. Los heterónimos y el antónimo son la base del conjunto de la obra que pretendo hacer, no sin riesgo, pues escribir justo lo contrario de lo que se piensa –el antónimo- se acerca al desequilibrio y a la locura; ahora que soy mayor ya no es tan peligroso, pero cuando tenía 22 años y lo inventé ... pasé mucho tiempo bailando sobre la más frágil y floja de las cuerdas.

    P: ¿Y que es Blanco y negra, cual es su génesis?

    R: Blanco y Negra es mi homenaje a mi amada África, y a todas las personas que conocí cuando vivía en Dakar y era el Agregado Comercial Jefe de la Embajada de España en seis países. Es un libro que gusta más que el anterior a filólogos y lectores de cultura enciclopédica, también a mi madre. Todo lo que cuento tiene una base real, son historias auténticas que me contaban africanos un occidentales, o veía yo mismo; el desafío era convertir lo real en literatura, y parece que por la opinión de los lectores, estamos al borde de la segunda edición, no salió mal del todo.

    P: Podríamos decir que es un libro de relatos entrañable, de viajes..... ¿qué tiene de autobiográfico Blanco y Negra?

    R: Es entrañable, me atrevo a pensar, porque amo África. En África todo es tan diferente que la imaginación de un occidental no tiene mucho sentido. Si paraba el cuatro por cuatro en medio de una autopista y me ponía a escribir sobre el capó a ningún senegalés le extraña. “Cosas de blancos”. En África no era un tipo raro, como he sido casi siempre (original, dice la gente cuando se siente generosa conmigo) sino tan solo un blanco más. Pero más que autobiográfico es biografía de los otros, de aquellas personas que conocí durante mis cuatro años africanos.

    P: Y Dakar de fondo.... ¿qué pretendía transmitir en el libro?

    R: Que África es la luna y los europeos, los occidentales, somos del planeta tierra con una escala de valores y un nivel de “gravedad” absolutamente distintos. En África si un hermano tiene trabajo y cuatro no divide su sueldo en cinco partes iguales para que todos tengan lo mismo. En África el tiempo no importa. En África ser blanco es ser tan atractivo como George Clooney y tan poderoso como Rockefeller (el primero). En África el presente es lo único que cuenta. Y Dakar..., Dakar era mi casa, era oscuro (Dark Dakar), era duro y amigable al mismo tiempo, el paraíso y el infierno. Una experiencia irrepetible y fascinante. El libro es como un mapa personal. Los cuentos son “poblados” y la novela corta: una ciudad africana, Dakar.

    P: África.... tan cerca, tan lejos, y a la vez tan de actualidad. Usted ha vivido allí varios años. ¿Qué opinión tiene como escritor y persona sobre todo este fenómeno que se está dando actualmente?. La emigración, los balseros....

    R: Odile, una de las chicas que trabajaba en mi preciosa casa colonial, decía siempre que “España era como una boda”. Los africanos se imaginan que aquí es todo facilidad y riqueza. Y en realidad lo es, pero... es imposible que no haya un pero, un africano en África está rodeado de iguales. En España, en Europa, de gente que le tiene miedo o desprecia. Pero nadie pasa hambre. Nadie se muere –salvé la vida de una mujer una vez con apenas quinientas pesetas y subirla a mi coche para llevarla al hospital- porque no tiene tres euros para comprar una medicina. Como persona prefiero a los africanos que a los occidentales; cada vez que me encuentro con alguno “paro mi tiempo” y en su idioma, si es el woolof o el serere, hablo largo y sin prisa con él. Comprendo que se jueguen la vida para llegar hasta aquí. Yo también me he jugado la vida, literalmente, muchas veces cuando pensaba que el objetivo merecía la pena (podría estar muerto, como tantos de mi generación que intentaron lo mismo; he tenido suerte; o me ha tocado seguir vivo; no sé. Como escritor creo que es muy difícil transmitir lo que se experimenta al vivir allí (nada que ver con los viajes de aventureros o turistas); en ese aspecto estoy satisfecho de Blanco y Negra. Quienes han visitado África creen que les gusta porque “conocen”, y quienes no la han visitado piensan que les gusta porque “desconocían”.

    P: Saramago siempre decía que la literatura es una herramienta capaz de cambiar el mundo por si misma........... ¿Está de acuerdo?

    R: Sí. La literatura cambia, altera, matiza, el micromundo del lector que abre un libro, y luego a partir de ese cambio está el imprevisible “efecto mariposa”. Ese cambio mínimo, pequeño, puede convertirse en un vendaval o una suave brisa permanente. También perderse, desde luego. Es decir, que la literatura puede cambiar el mundo o puede no cambiarlo.

    P: Hábleme del conjunto de su obra…. ¿está satisfecho con la misma, ahora que ya puede verla con cierta perspectiva?. Me refiero al efecto mediático que supuso ser finalista del Nadal....

    R: A mí la promoción me encanta. Más que para hablar de mí mismo y mi obra por la posibilidad que me proporciona de relacionarme con periodistas, lectores, y público en general. En ese sentido el Nadal me abrió una puerta y fue una experiencia maravillosa; sobre todo en el aspecto de que el pequeño triunfo fue una alegría para toda, o casi toda, la gente que me conoce y sabía que escribo desde pequeño. En cuanto al conjunto de la obra debo decir que aún tengo varios libros acabados e inéditos y el lector no puede apreciar en su totalidad lo que hasta el momento he realizado; pero yo sé perfectamente que pretendo y lo veo como un todo, como habitaciones, pisos, ventanas o escaleras de un único edificio cuyos cimientos están enterrados en una tierra muy cercana al pantano de la locura (según el concepto occidental de la locura). Intento vivir y escribir desde todos los puntos posibles de un círculo completo, no desde sólo una parte de ese círculo, como hacen la mayoría de los artistas y creadores. Intento.

    P: Finalista con una novela totalmente alejada de esta nueva obra..... ¿En qué género se siente más a gusto Javier Puebla?

    R: En todos. Es cierto que soy un sprinter, pero un sprinter constante. Cuando escribí un cuento al día durante un año (el único antedecente es Chejov con 122 relatos en un año) por una parte hacía uso de mis facilidades de sprinter, cada día. Pero el conjunto es obra de alguien con mentalidad de novelista, de corredor a largo plazo y de fondo. En ese libro, el de los 365 cuentos (El Año de El Cazador de Cuentos, inédito) hago uso de todos los estilos, desde el seco e hipnótico que caracteriza a Traum (mi antónimo, y protagonita de Sonríe Delgado) hasta la frase larga, sofisticada y suavemente musical de Blanco y Negra; muchos relatos son de una sola frase. Estoy a gusto en cualquier género. Escribir es como leer, pero más morosamente y únicamente sobre cosas que me interesan. Un placer siempre.

    P: ¿Qué esta preparando actualmente Javier Puebla?

    R: Acabé hace unos meses una nueva aventura de Traum, el protagonista de Sonríe Delgado, que nada o apenas nada tiene que ver con la primera entrega, pues han pasado 14 años en la vida del protagonita, y ya es otro. Y escribo, a mano, un libro secreto, muy experimental y probablemente impublicable todos los días sentado al borde de la cama, justo antes de apagar la luz y acostarme. También tomo notas para la tercera entrega, y trabajo desde hace años con un personaje llamado Tigre Manjatan, que estoy convencido –tuve una “revelación” que me hará rico. Tengo más proyectos, claro, pero no quiero eternizarme desgranando mi rosario de sueños varios. De hecho ya estoy un poco incómodo, me gustaría preguntarte a ti y dejar ya de hablar de mí mismo, o “mi obra” (suena un poco pomposo); es preferible que, bien o mal, hablen otros; yo sólo la voy haciendo.

    P: ¿Y cuál o cuales son sus referentes literarios?. ¿Sigue a algun escritor con especial interés?

    R: A muchos. Casi todos modernos y vivos: Ford, Amis, Kureishi, Nothomb, Houllebecq, Silva, Murakami, Sheppard, Welsh..., muchos. Y soy fanático de Gracián y Patricia Higsmith; porque son claros. También de Stevenson, Poe, Baudelaire, Dahl, O´Henry, Cortázar.... Pero, y perdón por la inmodestia, a ninguno le considero mi maestro exactamente, más bien compañeros atemporales de viaje.

    Comentado por: Tipo de incognito el 06/6/2006 a las 20:44

  • Para Albert a las 19:57

    Sí. Por ejemplo, esto, que no sé por qué (quizá porque la llama "zingarella" -hay un equivalente castellano algo raro:"zangarilleja" que siempre me ha gustado) tenía marcado, quizá por algún recuerdo.

    "La "zingarella", a la que siempre llamó así mi amigo, tenía ojos para ser contemplados en días de luna llena y de viento ululante y misterioso. Consciente de que el plenilunio realzaba su belleza, daba cita a su enamorado cuando la luna estaba en su apogeo lunar. Las escenas, propias de dos amantes que no saben bien lo que hacen, porque todo lo hacen a locas, encontraban el marco completo cerca de la roca, la guija marina y el alga húmeda bañada por la luna."

    C.S., de "Ojo de perdición" en "Augurio Hipocampo" Ars Quimérica, p. 538.

    Comentado por: Javierus el 06/6/2006 a las 18:34

  • Es una mediatriz trazada entre dos paises, sólo un borrón de lapiz, un borrón de país. Un borrón que quiso ser algo más cuando, por allá el año 91, se autoproclamo República. Pero como sucede con las personas pequeñitas, que si no gritan no se les hace caso, lo mismo sucedió al país y a regañadientes debió, y debe, seguir aceptando una nacionalidad -la azerbaiyana- que no es la suya. Y yo digo que si un país quiere ser país porque asi lo deciden sus paisanos, pues no queda más remedio que dejarle ser país. Aunque sólo sea un país muy pequeñito, un borrón en el mapa mundi, debemos permitir, debemos aceptar su condición.
    Por ejemplo: ¿Cómo le vas a negar a un transexual en potencia que debe ser un si él quiere ser una? ¿Cómo negar su naturaleza de una? No se puede negar lo natural. Lo natural es lo único que nos queda.

    ¿Por qué se niega la comunidad internacional a aceptar el territorio comprendido entre Armenia y Azerbaiyan, como la república independiente que es?
    ¿Por qué se niega la comunidad internacional a aceptar que Nagorno Karabaj deje de ser un borrón?
    ¿Cómo le vas a negar a un territorio la decisión de ser un país si sus residentes así lo han decidido?
    y digo yo: ¿No sería bonito que Nagorno Karabaj fuera un país? Nagorno karabaj debe ser país aunque sólo sea por lo rimbombante de su nombre, aunque sólo sea por la poesía. Por la poesía del nombre y por la poesía de sus gentes, que parecen entestados a no morirse hasta ver sus ilusiones cumplidas. Y es que la esperanza de vida de Nagorno Karabaj es de más de 100 años.
    Que dejen al país ser país, háganlo por la poesía.

    Comentado por: Tipo de incognito el 06/6/2006 a las 18:00

  • Marse no esta nada mal , pero el mejor escritor en lengua castellana vivo es : CRISTOBAL SERRA , luego hay otros pero Serra juega en otra division , una division donde solo esta el y no se espera a nadie mas , es un hombre libre , y todo el mundo sabe que los hombres libres son lo que no molestan ni son molestados .

    Comentado por: albert el 06/6/2006 a las 17:57

  • El filósofo con cara más plebeya del orbe metafísico es a mi modesto inteligir Baudrillard. Qué paysan parvenu, por el amor de Belzebú!

    Pero estoy seguro de que Epicteto era aún más rudo en sus rasgos, casi simiesco. No se acuñaron monedas con su rostrum. Una lástima.

    ¿Existe un estudio fisiognómico-lavateriano-lombrosiano de los rasgos de los filósofos? Debería.

    Comentado por: zopenco el 06/6/2006 a las 16:58

  • Nacer

    Podrás hacer todo lo que te propongas
    Eres un tipo listo
    Eres un tipo simpático
    ¿Puedo ser un gran empresario?
    Puedes, si tú quieres
    ¿Puedo ser un gran cocinero?
    Puedes, si tú quieres
    Papa, no se qué hacer ¿qué puedo ser?
    Puedes llegar a ser todo lo que tú desees ser

    Y yo ay, pobre de mi
    que quise ser nada
    que quise ser nadie
    que sólo quise ser un tipo de incógnito

    Comentado por: Tipo de incognito el 06/6/2006 a las 16:03

  • En mi recién adquirida categoría de "pijo aplaudidor", y frente a algún "auténtico" que enarbola la abismal realidad humana de las prostitutas, me gustaría precisar que mi en mi comentario lo que pretendía tan solo era elogiar unas cualidades literarias de brevedad y precisión en un texto que, a su vez, trataba de literatura como, por ejemplo, la de Marsé.
    Esta situación, la de que aparezca una voz incendiada por los ardores íntimos de la indignación humana frente a un supuesto desapego y ligereza en unas opiniones que no se ocupan del asunto motivador de semejante estado moral, no me resulta nueva. Lo que pasa en muchos de estos casos, y me parece que también en éste, es que se está confundiendo a las berzas con los capachos o al tocino con la velocidad.
    No dispongo de datos contrastables sobre el nivel de profundidad alcanzado por el Sr. Azúa en su conocimiento de la compleja realidad ético-social de la prostitución, pero creo que de eso no se trataba para nada en su escueta y precisa estampa. Se hablaba de Marsé desde su obra literaria (que es el Marsé que interesa) y se consideraba la circunstancia de las "putas maternales" en su literatura. O eso es lo que me pareció entender.

    Comentado por: Javierus el 06/6/2006 a las 15:04

  • Fue un error comentar esta mañana aquí. No volverá a ocurrir. ¡Cuánta señorita sabelotodo, cuántos humos, cuánta pretensión, cuánto quiero y no puedo!
    Llámenme retrográdo, pero todos apreciamos la humildad en la mujer.
    ¡Qué tonto error! Por suerte nunca es tarde para rectificar (aún no):
    Giulius

    Comentado por: Giulius el 06/6/2006 a las 14:14

  • Sí, Enea, a los señoritos pijos siempre les ha encantado ir de putas, y además inventarse toda una mística del asunto. Lo único que hacen bien estos tipos es explotar a alguien, desde niños tuvieron nanas y se creen que las señoras están ahí siempre para darles la teta. Y son tan brutos e incapaces de sentir la situación del "otro" que se creen que la de la teta se presenta maternal, cuando ella está centrada en controlar la náusea en su estómago.
    Me parece tan bueno tu comentario de las 14:56 que lo repito aquí...mucho ingenio:

    "Una última reflexión, la puta que ya lleva diez clientes ( cada uno con sus exigencias aún tratándola bien) dice joe! familia numerosa... ostras... otro que quiere que le quiera como si fuera su mamá, que bueno.. Se lo comentaré a ellas. Niñas al salón y a darles amor de madre...". Enea.



    Comentado por: La simpática bloguera el 06/6/2006 a las 13:24

  • "Juan Marsé no es un campesino pobre, sino un caballero, y un caballero absoluta y radicalmente libre".

    Señor Azúa, definitivamente resulta usted de lo más decepcionante en el trato diario del blog, se le escapan los prejuicios de señorito pijo por todas partes.

    Y alrededor una cohorte de aplaudidores, esto si resulta absolutamente patético. ¿Que idea tendrá usted de lo qué es un campesino pobre?, ya les gustaría a muchos de su pijo ambiente tener la décima parte de la caballerosidad de algunos de aquellos.......lo dicho, decepcionante.

    Comentado por: Decepción Al Cubo el 06/6/2006 a las 13:14

  • todavía me estoy riendo ( en el buen sentido) ustedes deben ser de los que les dicen a las putas esa canción ( tan bonita, por cierto) Tu cuerpo entero quiero conocer, no me dejes solo con esta pasión, que estoy enloqueciendo, si es que me deseas, nena... nena me deseas? si es que me deseas dímelo... "

    Sí hijito sí, ven con tu mamá.... qué fuerte!

    Enea

    Comentado por: Enea el 06/6/2006 a las 13:05

  • Una última reflexión, la puta que ya lleva diez clientes ( cada uno con sus exigencias aún tratándola bien) dice joe! familia numerosa... ostras... otro que quiere que le quiera como si fuera su mamáque bueno.. Se lo comentaré a ellas. Niñas al salón y a darles amor de madre...
    Enea
    buenas tardes

    Comentado por: Enea el 06/6/2006 a las 12:56

  • ha! es que me han hecho reir, me los imagino diciendo a las putas además de soplarmela, quiéreme..... ostras qué fuerte... de verdad? uah!

    Enea

    Comentado por: Enea el 06/6/2006 a las 12:49

  • Parece, don Félix, que ande Vd. un tanto distanciado de las labores épicopolíticas del buen Arcadi, evangelista ciudadano ejemplar, pero, ¿qué habrá de pasar para que decida, en este blog, comentar alguna de las barrabasadas de las que suele ser objeto tanto él como la plataforma en la que, sigo suponiendo, aún está Vd. subido?
    Suyo afectísimo.
    Juan Poz

    Comentado por: Juan Poz el 06/6/2006 a las 12:48

  • Por cierto hace días una madre estampó a su bebé contra la pared, otra lo tiro a la basura, otra enterró a sus recien nacidos en macetas y no sigo...
    Es que... pensar en ir de putas para tener el cariño de una madre.. uah... en fin... mamá quiero decir ( me imagino que yo debo decir) papáaaaaaaaaa

    ostras, que no mamaron bastante! lo último es necesidad de mamar... con cariño no maternal

    Enea

    Comentado por: Enea el 06/6/2006 a las 12:44

  • Quizás tengamos un concepto distinto del realismo y el sur surrealismo, digo. Porque Si te Dicen que Caí es lo más realista que he leído sobre la posguerra civil española, con crudeza, con realidad, con esa ternura que es de Marsé en su pioaparte y Teresa por esa belleza de intentar hacer al inmigrante de esa época un ser que ama y ella.... claro que hay más el Barrio de gracia no da Gracia y la da.

    A sus pies... dijo Gil de Biedma n que ir de putas era perfecto.
    y claro para eso está Teresa y el pihjoaparte de Marsé o .... leí todas, fantástico campesino él

    Marsé nunca, nunca consideró a su madre una puta, ni consideró que el amor carnal sea el de la madre.. Marsé consideró que el sexo es el sexo y el amor de una madre es no meter la mano en la bragueta. Es que no les entendí, me imagino
    Enea
    Enea

    Comentado por: Enea el 06/6/2006 a las 12:41

  • No sé como caerá Arcadi Espada en este blog(mis dudas tengo);no sé si hoy lo habrá visitado o llamado algún amigo,como Savater(un amigo), condoliéndose por el mismo caso sufrido en carnes, por éste,en el mismo lar y alrederores.

    Lo curioso es el adjetivo que siempre sacan los que son del mismo parecer en cuestiones de política:"ese,un puto fascista".Por lo visto,señores,para el que todavía no se de cuenta,fascista es un señor que tiene algo que ver con España(y no se hable más) y un régimen por llamarlo así, fantasma. Muchos se cuidan de aborrecer, vete usted a saber,sacando la palabra postrera: pavor,fobia,-llámenlo como ustedes quieran.En Catalunya está mal visto un fascista,y así no se ve -ni intenciones hay-aunque coma en tu mesa contigua.Está tan mal visto,que no hay "seny" que valga.

    Ésta pobre España,inventada por unos y por otros,el día que muera, se tendrá más que ganado el nominativo de "tierra de toro", que yo lo asocio con sangre en la arena.Lo bueno es que no sabemos dónde están los cuernos, ni por donde nos van a embestir.

    Comentado por: Delfín el 06/6/2006 a las 12:26

  • Saludos desde Alicante, don Félix. Acabode adquirir en FNAC,su 'Esplendor y Nada'. Ya leídos, pero inconmensurables en su lucidez y en su estilo. Y he identificado dos obras de su señor Padre. La Estación de Autobuses y la Comandancia Marina, ambas de los primeros años cuarenta.

    Comentado por: El Pozo y El Numa el 06/6/2006 a las 11:02

  • NOTA: 'Buena ésta historia'

    ¡Qué corte...! Yo lo he escrito, lo acabo de escribir mientras corregía las comas del artículo de hoy. Tuve, creo, en mente una construcción como 'buena la historia ésta'. Y la dejé de lado por ridícula. Y me despisté en lo demás. No merezco perdón, lo sé. Pero seguiré haciéndolo.
    Saludos

    Grifo

    Comentado por: Grifo el 06/6/2006 a las 09:52

  • *...con el viejo taxista mostrando recortes de prensa a la gente del pueblo y exclamando con patético orgullo: “¡Es mi hijo!”*

    El adjetivo 'patético' queda lindo por lo bien colocado. Buena ésta historia (*es su mejor novela* : Sin duda).
    Hoy, la prosa de nuestro articulista es tersa y más sencilla que la de otros días. ¿El motivo? : El sentimiento, la admiración a quien la merece, los recuerdos, etc...
    Javierius: coincido plenamente. El artículo no tiene nada de prescindible.
    No obstante, parece hoy redactado más impulsivamente. Y algo se nota en la puntuación, eso tan escurridizo. Félix de Azúa puntúa (perdón por la rima inevitable) a su gusto, sin saltarse reglas; pero con unas comas (y ausencia de las mismas) muy fluidas, entre toda clase de construcciones.
    Pero hoy, a mi entender, faltaría una coma sin la cual la frase pierde una elasticidad necesaria:

    *En su mundo siempre hay madres acogedoras, y si son putas son igualmente maternales y acogedoras. Y si son criadas o sirvientas, son aún más maternales y acogedoras.

    Las condicionales deben ir entre comas. Mejor:

    'En su mundo siempre hay madres acogedoras; y, si son putas, son igualmente...etc.
    Y, si son criadas o sirvientas,' etc...

    Es la mejor muestra de sentimiento que podría dar un autor. Hay sinceridad.
    Y, por mi parte, la haya en decir que no podría ser corrector del estilo de nadie; como no soy capaz de escribir dos líneas sin meter la pata. Quede claro.
    Pero lo hago en broma y por incordiar. Porque la sensibilidad de este autor es fina. Y encuentro inevitable gastarle alguna broma.
    Saludos

    Comentado por: Grifo el 06/6/2006 a las 09:40

  • En el tema de las putas, por si le queda alguna duda a alguien.

    Comentado por: Giulius el 06/6/2006 a las 09:31

  • El señor Material sabe de lo que habla...Un gran experto en el tema, sin duda. Sin embargo no le envidio.
    ¡Ay, la madre buena y tierna...! La virgen María que nos quiere a todos sin distinción.
    Sin duda, el señor Material es un gran experto en el tema.

    Comentado por: Giulius el 06/6/2006 a las 09:31

  • Sr. Azúa: Correcto, no hace falta decirles a los franceses que es un magnífico escritor sino que es un gran tipo.
    Otrosí, "y si son putas son igualmente maternales y acogedoras". Marlon Brando dijo en alguna ocasión que no hay mejores mujeres que las putas, capaces de darte cualquier sensación o todas juntas.

    Comentado por: Tipo Material el 06/6/2006 a las 09:00

  • Si se puede considerar prescindible a una estampa que, contrastada con la habitual deformación francesa de lo español (a veces para mejor), "clava" en cuatro apuntes a un escritor español, pues lo será.
    No encuentro mejor muestra del ojo crítico de Félix de Azúa que la contenida en esas magníficas cuatro frases finales de su post "prescindible". La precisión, agua fresca.

    Comentado por: Javierus el 06/6/2006 a las 08:20

  • No sé ahora mismo quién fue que dijo que paul newman de joven era terriblemente feo.
    sería interesante que dedicase un artículo a rebatir tal cuestión
    si fuera por su post no hubieran llegado a mi conocimiento esas opininiones tan interesantes del caballero lançon sobre marse
    gracias por divulgarlas a los cuatro vientos!!!
    saludos
    (piense en el artículo sobre newman: me consta que han dicho que era muy feo de joven)
    saludos

    *** aunque, reflexionándolo bien, considero las informaciones que suministra hoy en su post perfectamente prescindibles

    Comentado por: Nicolás el 06/6/2006 a las 08:04

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres