PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 22 de enero de 2020

 Blog de Félix de Azúa

Mirando ver

Mucha gente cree, sensatamente, que la pintura es el arte de la línea y del color. No es fácil entender que la pintura no es el arte de esos dos elementos y que puede haber gran pintura sin color ni dibujo. La arquitectura es el arte del espacio, la música el arte del tiempo, pero la pintura es el arte de la luz.


En la exposición Metapintura, una de las más intelectuales que ha ideado el Museo del Prado, se constata que la pintura sufre la perplejidad de ser un arte capaz de verse a la luz de sí misma. Las artes pueden ser redundantes: hay arquitectura que habla de arquitectura, poesía que juzga a la poesía, música que es eco de otra música, pero el caso de las artes visuales es particular y provoca desconcierto en el espectador. Si no se fija bien, no ve lo que está viendo.

Algún ejemplo. La tradición cristiana reconoce el rostro de Jesucristo en la Santa Faz, el paño que, impregnado por la sangre y el sudor de la víctima, conservó sus rasgos. Cada pintor que pinta el paño de la Verónica está retratando un retrato de alguien que nadie ha visto. También se cree que san Lucas pintó a la Virgen María. Entre muchos otros, Guercino pintó a san Lucas pintando a la Virgen, ¡pero la pintaba en estilo bizantino! Un anacronismo inverosímil y delicioso.

De todos los que han pintado la pintura el mayor es Velázquez, quizás porque no usaba dibujo y apenas color. Sólo luz. En Las meninas se juntan el espejo, el cuadro pintado dentro del cuadro y el cuadro que pinta al pintor pintando, imposibilidad que mueve a reflexión. Javier Barón ha elegido con gran consecuencia los modelos y ejemplos de esta pintura a la que vemos mirar. Viéndolos recordé aquel verso de Machado, en El milagro, cuando buscaba sus gafas en el estuche y exclamaba: "¡Ahora verás si veo!".

[Publicado el 29/11/2016 a las 19:20]

Compartir:

Comentarios (3)

  • Don Félix: Me disculpo de antemano por quizas la utilizacion ilicita de su derecho de autor. Me he atrevido a traducir "approximativement" su magnifico articulo, para distribuirlo entre algunos conocidos franceses.

    Aqui esta el modesto resultado.

    \"Plein de gens croient, raisonnablement, que le peinture est l’art de la ligne et de la couleur. Il n’est pas facile de comprendre que la peinture n’est pas l’art de ses deux éléments et qu’il peut y-avoir de la peinture sans lignes et sans couleurs. L’architecture est l’art de l’espace, la musique l’art du temps mais la peinture est l’art de la lumière.

    A l’exposition Metapinture l’une des plus intellectuelles imaginée par le Musée du Prado l’on constate que le peinture souffre de la perplexité d’être un art capable de se voir à sa propre lumière. Les arts peuvent être redondantes : il y a l’architecture qui parle de l’architecture, la poésie qui parle de la poésie, la musique écho d’une autre musique, mais le cas des arts visuelles est particulier et provoque du désarroi chez le spectateur. Si l’on ne fixe pas bien son regard, on ne voit
    pas ce que l’on est en train de voir.
    Quelques exemples. La tradition chrétienne reconnaît le visage du Christ sur le Saint-Suaire
    Le tissu qui imprégné du sang et de la sueur de la victime a conservé ses traits. Chaque peintre qui peigne le tissu de la Véronique est en train de dresser le portrait de quelqu’un
    que personne n’a jamais vu. Aussi l’on croit que Saint Lucas a peint la Vierge Marie.
    Parmi beaucoup d’autres, Guercino a peint Saint Lucas en train de peindre la Vierge, mais il la peignait en style byzantin !. Un anachronisme invraisemblable et délicieux.

    Parmi tous ceux qui ont peint la peinture, Velazquez reste le plus grand, peut être parce qu’il ne se servait pas du dessein et à peine de la couleur. Juste de la lumière. En « Las Meninas »
    se joignent le miroir, le tableau peint à l’intérieur du tableau et le tableau qui peint le peintre en train de peindre, impossibilité qui mène à la réflexion. Javier Baron a choisi avec grande
    pertinence, les modèles et exemples de cette peinture que nous voyons regarder. En les voyant je me suis rappelé de ce poème de Machado, en « el milagro » quand il cherchait ses lunettes dans l’étui en proclamant : « Tu vas voir si je vois »"

    Lorenzo

    Comentado por: Lorenzo el 11/12/2016 a las 09:55

  • Dans "Les Ménines", il y a la lumière naturelle dans la pièce principale et celle au-delà derrière la porte. L'espace pictural de la pièce est éclairé par ces deux sources. La lumière tombe sur la petite fille, les regards de ses parents et celle du spectateur reposent sur elle.

    Comentado por: "Les Ménines" el 30/11/2016 a las 11:42

  • En las afortunadamente limitadas tardes en las que no encontraba nada, pero nada que hacer que mereciera la pena iba a ver el Lavapiés del Tintoretto, con la cara del Cristo perfectamente delineada y el gesto conminatorio de 'mete los pies en el plato de una vez' ante la actitud escandalizada de Pedro. La mía tal vez la expresara el trío que hay detrás, uno con los brazos cruzados, tipo 'esto parece el libro de los Requilorios' ¿Qué orientación tenía la capilla original? ¿Está embarazada la perra del punto de fuga? Los bellos mantos azules entre el paño pardo predominante ¿Son del oficio familiar -tintoreros? La actitud de Juan ¿no es algo que haga chirriar los dientes? ¿Qué le gustó particularmente a Velázquez de esta pintura? ¿Parió la perra y dio a luz a la gata que reposa en el mismo lugar de 'Las hilanderas', olvidada de los copos de tela amontonados a su alrededor, sumida en reposo felino? Ah, escenas de interior.

    Comentado por: canchudo y semoviente el 30/11/2016 a las 10:34

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres