PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 4 de junio de 2020

 Félix de Azúa

Una niña

Si es usted persona entrada en años o tiene padres en semejante situación, pero, sobre todo, si su madre o abuela van alcanzando los 80, es posible que conozca o le suene el nombre de Elena Fortún. Fue una de las mujeres más destacadas de la Segunda República y ha sido del todo olvidada. Ganó notoriedad gracias a unos cuentos infantiles protagonizados por una niña llamada Celia que se convirtió en ídolo de la población femenina.

La vida de Fortún fue bastante agobiada, en parte por su relación con Matilde Ras en una época poco educada. Eso no le impidió llevarse bien con su marido (Madrid era Bloomsbury), de quien tuvo dos hijos. Los tres murieron de mala manera, pero lo que la derribó a ella fue la revolución. Acaba de publicarse una novela, la última de Celia, que nunca antes pudo ver la luz, excepto en una rareza bibliófila de 1987. Su título, Celia en la revolución, pone un final tristísimo a aquella muchacha sensible, lista, ingenua y amable a la que la revolución comunista torturó y la revolución fascista expulsó al exilio.

¿Y cómo ha tardado 70 años en publicarse un documento tan interesante sobre la Guerra Civil? Pues porque Elena Fortún, como explica Andrés Trapiello en su prólogo, aunque leal a la República, no era ni comunista ni fascista y eso entonces te costaba la vida. Todavía hoy está bastante penado, aunque los actuales fratricidas adopten nombres majos.

El libro es un documento conmovedor porque asistimos al horror desde los ojos de una niña y sabemos que todo lo que cuenta es verdad. Hambre, fusilamientos, enfermedad, asesinatos, frío, persecución, latrocinio, todos los caballos del Apocalipsis cabalgaron sobre aquella dulce criatura hasta aplastarla. Es honroso devolverle algo de dignidad.

[Publicado el 15/3/2016 a las 13:03]

Compartir:

Comentarios (9)

  • El libro "Celia en la revolución" es una joya. Es el único relato de la guerra civil en clave de género que conozco, vivida en primera persona, realista y poético al mismo tiempo, en un Madrid convulso. Evidentemente, Mª Encarnación de Aragoneses pagó caro no ser fascista aunque su padre fuera republicano. Pero afortunadamente hay bastantes personas jóvenes que conocen a Elena Fortún y toda su literatura, que no fue solamente las novelas de la vida de Celia.

    Comentado por: Eva Zubieta el 17/3/2016 a las 11:35

  • Hemos tocado fondo. Vaya favor hacen a estas novelas infantiles de época presentándolas como la versión hispana del diario de Ana Frank, pero bien pensado es una actitud que sí retrata perfectamente la calidad y el discernimiento de los presuntos intelectuales de la nación. No me extraña que ahora sólo tengan repercusión en Serrano y los salones de la RAE. Que les aproveche y se los queden.

    Comentado por: hasta nunca el 17/3/2016 a las 08:19

  • Se habla del advenimiento de un nuevo tipo de trabajadores, o se insiste en la defensa de arcaicos derechos laborales como instrumento de legitimación del poder político, cuando la fuerza del trabajo es ya una fuerza históricamente obsoleta, devaluada, insignificante.
    Esas masas de ciudadanos vociferantes que desfilan amenazadoramente, reclamando tal o cual objeto de deseo, insistentemente exhibidas por los medios de comunicación, y que pudieran parecer una revitalización de los antiguos movimientos revolucionarios, no son tales, o lo son tan solo en tanto que señal del dominio efectivo de una nueva fuerza -el ciborg, las redes- que somete y condiciona toda apariencia histórica, incluso esta, símbolo hasta ayer mismo del dominio del trabajador, una figura de otra época, y que ha reducido a la irrelevancia en términos de poder a las anticuadas masas revolucionarias.

    Comentado por: carcas el 16/3/2016 a las 21:32

  • Vaya, Emilia, si queda mejor y más oportuno decir que había permanecido inédita hasta hoy, pues se dice, que ya sabemos desde los tiempos de Liberty Valance que la leyenda va por delante de la verdad (y más si es una leyenda oportuna). Además, tampoco será la primera vez que lo veamos en este blog. Ni la ultima, apuesto.

    Comentado por: Quiosquero loco el 16/3/2016 a las 14:32

  • Cher Félix, je découvre avec plaisir votre blog qui a disparu de la page Culture du Pais. Affectueusement.

    Comentado por: blog el 16/3/2016 a las 10:58

  • Les petites filles aiment les poupées. Les petits garçons aiment les soldats. Les grandes filles aiment les soldats, les grands garçons aiment les poupées.

    Comentado por: une petite fille el 16/3/2016 a las 10:54

  • Me encanta que reivindique a Celia,pero quiero aclararle que yo tengo una edición de Aguilar de 1987. En la nota de los editores y en el prólogo de Marisol Dorso doctora en Filología moderna se cuenta algo de los años que han tenido que pasar para poder leer Celia en la Revolución. Pero esto fue en 1987.
    De todas maneras gracias por acordarse de esta niña...

    Comentado por: Emilia Lopez-Luzzatti Azua el 15/3/2016 a las 21:05

  • Me encanta que reivindique a Celia,pero quiero aclararle que yo tengo una edición de Aguilar de 1987. En la nota de los editores y en el prólogo de Marisol Dorso doctora en Filología moderna se cuenta algo de los años que han tenido que pasar para poder leer Celia en la Revolución. Pero esto fue en 1987.
    De todas maneras gracias por acordarse de esta niña...

    Comentado por: Emilia Lopez-Luzzatti Azua el 15/3/2016 a las 21:04

  • Felicidades MAESTRO!!

    Comentado por: Concha Jimenéz el 15/3/2016 a las 16:56

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres