PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 19 de septiembre de 2019

 Blog de Félix de Azúa

La pescadilla de Darwin

Los reportajes filmados tienen un mayor impacto que los escritos y sin embargo son más fácilmente engañosos. La selección de las imágenes sortea el razonamiento, incluso cuando se disimula con una voz en off. Al final uno se pegunta qué es exactamente lo que quieren de mi, qué me están vendiendo.

Creo muy ilustrativo el caso de Darwin’s Nightmare, documental muy encomiado que ha recibido toda suerte de premios y sobre el que pesa más de una sospecha.

Su autor, Hubert Sauper, pretende ilustrar un proceso de empobrecimiento paradójico. Los pasos son los siguientes. Primero se introduce la perca del Nilo en el lago Victoria: es un predador que en pocos meses destruye la totalidad de la fauna de aquel inmenso mar interior. Segundo, la perca proporciona hasta cincuenta toneladas diarias de carne de pescado que congela una empresa dirigida por técnicos indios o pakistaníes (no se aclara). Tercero, los habitantes de aquella zona pesquera de Tanzania no pueden pagar el alto precio del pescado por lo que se ven obligados a alimentarse de las espinas y carcasas (las cuales aparecen en la película cubiertas de gusanos). Cuarto, las aeronaves que transportan el pescado congelado llegan cargadas de armas para las guerras mafiosas de la zona. Sus tripulantes son rusos (en realidad, ucranianos).

El planteamiento es impecable. Ecología: la introducción de especies no autóctonas produce una hecatombe. Colonialismo: los indios dirigen una compañía de capital europeo que empobrece a los nativos. Gangsterismo: las mafias rusas surten de armas a los bandidos locales. Sexo y crimen: las mujeres empobrecidas se dedican a la prostitución y a veces son asesinadas (por los pilotos ucranianos, según se insinúa en la película). El sida hace estragos.

Pues bien, cada uno de estos pasos me parece muy débilmente argumentado y su presencia simultánea, la acumulación de mitos populares, me lleva a sospechar que el documental exagera hechos empíricos con fines comerciales a la manera del fraudulento Michael Moore.

Si ha desaparecido toda la fauna del lago Victoria, ¿por qué el problema es específico de este pueblo de Tanzania? ¿Por qué no aparecen otros puertos pesqueros que compartan esta desolación? Si la industria produce cincuenta toneladas diarias de pescado congelado, ¿cuántos puestos de trabajo ha producido y cuántas familias viven de ella? Si hay cientos de pobres que se alimentan de los restos, ¿no es lógico pensar que sin esos restos ya estarían muertos? La alta densidad de la prostitución y del sida, ¿no es exactamente la misma que en Johanesburgo o en Lagos?

Pero lo más sospechoso es la acusación de tráfico de armas. No hay una sola prueba. Los ucranianos no tienen ni idea de lo que traen de ida, si es que algo traen. Uno de ellos concede que “a lo mejor son armas”, pero como podría decir que pueden ser bombas atómicas. Si el tráfico tuviera la importancia que le da Sauper, ¿por qué no filmó una sola escena de descarga, por qué nunca aparece nadie para llevarse las armas, por qué no menciona un sólo jefe de bandidos que use las armas?

En efecto, ¿por qué no da un sólo nombre? ¿Qué industria europea se está beneficiando de la perca? ¿Qué capitalista local se enriquece con ella, qué ministro, qué coronel? ¿Qué presidente o primer ministro tolera el contrabando de armas? ¿Y cómo pueden los traficantes confiar esas armas a un puñado de cándidos cincuentones que permiten filmar libremente las bodegas y la cabina del avión (con fotos de los niños), así como la vida que llevan en Tanzania?

Fue una entrevista que hicieron a Sauper en el canal Arte para defenderse de las acusaciones de oportunismo y falsedad que le han llovido, lo que avivó mi escepticismo. El autor me pareció endeble, inseguro, incapaz de defender su punto de vista si no era con generalizaciones triviales. Sin duda, es alguien voluntarioso y quizás bien intencionado. Un producto estándar de la antiglobalización y lo políticamente correcto. Pero una nulidad, porque si lo que cuenta es falso, desprestigia a todo posible periodista honrado.

Aunque seguramente también es un tipo muy listo. Sabe que no hay género que guste más a los occidentales que las películas de terror en las que actúan de protagonistas. O sea, de asesinos.

[Publicado el 27/4/2006 a las 10:14]

Compartir:

Comentarios (32)

  • el que está, el que participa no sufre del horror. Eso está reservado solo para los que miran, leen, etc... Es obvio que hablo de reporteros, en este caso

    Comentado por: Javier el 09/5/2006 a las 14:42

  • Es que ni aquí nos dejan tranquilos, los reprimidos.
    ¡Viva la fiesta y el baile de máscaras!

    Comentado por: alba el 29/4/2006 a las 13:08

  • Me dirigía al señor Juan Diez del Corral, que, por lo que parece, pretende con sus anotaciones hacer este blog a su imagem y semejanza.
    Apolo

    Comentado por: Nicolás el 28/4/2006 a las 20:11

  • Fe de erratas:
    La última frase dice: ¿Sería por ello menos humano?

    P.S. Me extraña que hasta ahora nadie se haya dignado o atrevido a responderle. ¡El yugo de lo real!

    Comentado por: Nicolás el 28/4/2006 a las 20:01

  • Fe de erratas:
    La última frase dice: ¿Sería por ello menos humano?

    P.S. Me extraña que hasta ahora nadie se haya dignado o atrevido a responderle. ¡El yugo de lo real!

    Comentado por: Nicolás el 28/4/2006 a las 20:01

  • "No está de más por ello que insista en que humanizar también es dar nombre a los escritos y que ya empiezo a celebrar que todos esos que escriben bajo marcas más o menos ocurrentes van abandonando este blog."

    ¿Quiere usted encadenarnos a todos al reino de la necesidad?
    ¿No podría ser este blog un mundo por si mismo, un mundo paralelo al real regido por otras leyes?
    ¿Le molesta la creación, la imaginación, el arte?
    Si firmase este escrito con el nombre "Apolo", ¿sería por ello nos humano?
    Apolo

    Comentado por: Nicolás Knorr el 28/4/2006 a las 19:59

  • Estimado Azúa:
    Es la primera vez que escribo en tu blog. Me ha sorprendido tu sorpresa ante la evidente manipulación de la información.
    Desgraciadamente, está a la orden del día; es más ordena el mundo.
    Pronto veremos documentales de iraníes, malísimos ellos, ejecutando mil y una tropelías... Como tú ya sabrás, la información está al servicio del poder y nos muestran las escenas que conviene para mantener ese poder derrocando otros.
    La gente de a pie, yo misma, observaré horrorizada las escenas, me limpiaré con un cleenex las lagrimillas (o lagrimones) y me beberé una coca-cola que, al fin y al cabo, es la chispa de la vida.

    Un saludo.

    Comentado por: Marta el 28/4/2006 a las 01:11

  • Una pequeña pero real aclaración:

    las mujeres empobrecidas se dedican a la prostitución y a veces son asesinadas...

    no se dedican a la prostitución, son esclavas y nunca entenderé y estamos en ello que se les llamae prostitutas, no lo son... son mercancia humana, esclavas... las prostituas (independientemente de como llegaran a ello) son personas que ganan dinero con su cuerpo, no esclavas y están exigiendo sus derechos como otros trabajadores... las demás y los demás ( también hay niñops sodomizados y chupados) son esclavos...
    Eso es todo

    Enea

    Comentado por: Enea el 28/4/2006 a las 00:38

  • Y ya el final... lo que menos me recordó fua a porno y eso indica que cada mente piensa de manera diferente cuando ve, lee, pasea o... se pone a cuatro patas para buscar lo que ha perdido...

    Jamás me imaginé porno en este texto, me he quedado sorprendida.. me imaginé ... con disculpas si ofendo... a una mujer que no ologra ejem... pues y eso que bien se lo enseña... bueno paciencia...

    Manuel en el cine, no?

    Enea que se enfría... el baño...

    Comentado por: Enea el 28/4/2006 a las 00:23

  • Lo de "mi atormentada adolescencia" es una licencia poética, no se vayan a imaginar nada similar a esas películas que protagonizó Linda Blair después de “El Exorcista”, tipo “Sara T” o “Portrait of a teenage alcoholic”, lo mío era menos dramático (creo).

    Comentado por: cat-woman el 28/4/2006 a las 00:13

  • Jo tía, es verdad que llevas un día esperando en semejante posición, menos mal que estas "cachas" de tanto gimnasio. Apoyo la propuesta de Enea, búscate otro un poco más rápido (pero no demasiado). Tu historia me recuerda en cierto modo a unos libritos que venden mucho acá, en México, expuestos al público en todas partes. Son historias pseudoporno, imagino por los dibujos de la portada; siempre aparecen mujeres de voluptuosas formas en posturitas más bien retorcidas –por ejemplo con una teta saliéndose por la esquina o las bragas medio bajadas- esperando “la embestida del fresón” (si me permites copiarte). En una residencia de estudiantes femenina en la que recalé en mi atormentada adolescencia circulaba algo similar cuyo título jamás olvidé: “Juana la lujuriosa”.........


    Comentado por: cat-woman el 28/4/2006 a las 00:04

  • aguanta, tía, aguanta que conseguirás con paciencia que te la meta... me refiero a la pescadilla de Darwin... pero sin vuelta.... Darwin dijo que todo va pa adelante...
    Tú aguanta que si te gusta él terminará metiéndola...Buenas noches al baño... y con albornoz ... cada uno es como es... sinceramente me buscaría a uno que se diera más prisa... eso de estar de rodillas, no me invita si no la mete deprisa y ya llevas por lo menos un día..

    uah... Enea

    Comentado por: Enea el 27/4/2006 a las 23:43

  • ostras, dijo! que tengo agujetas tío! Cat, estaba pensando me la mete o no de una vez.... si se da la vuelta igual no lo consigue... está esperando... mira que era fácil pensar que a los occidentales nunca les gustó el terror , retomando el texto, más que ... el de la pescadilla de Darwin que parece que se come la cola y no se la mete... ay! Darwin , Darwin... que terminará con agujetas y mira que es paciente la chica...., hasta le da tiempo a leer en genuflexión... vamos ánimos chico! ese misil que con tantas vueltas ella seguirá pensando y por qué no me la mete? será la evolución que está últimamente en erosión, parece que Drwin empezó estudiando las emociones y dijo que el gran sufrimiento ( y a este paso se queda sin rodillas ...) es igual a la satisfacción eso dijo

    Enea

    Enea

    Comentado por: Enea el 27/4/2006 a las 23:37

  • Jo tía, ¿y no te diste nunca la vuelta?, ¿o preferias no ver?.

    Comentado por: cat-woman el 27/4/2006 a las 23:06

  • Jo tía. ¿ Y sabéis qué escena estaba tramada en la alfombra bajo la que mi cabeza intentaba vivir?. Ni caprichos persas, ni una vulgar mancha de color, ni el más leve rastro de aridez geométrica, sino una escena mitológica. Una escena mitológica en pleno siglo XXI, ¿ no es asombroso?. No había nada, en esta decoración, de colores puros, ni de formas geométricas simples, ni de símbolos sencillos; se trataba de una imagen de alta intensidad bajo la cual yo me esforzaba en respirar, mientras sobrevivía a las embestidas del microtauro. Había una mujer, había un cisne, había un bosque profundo, había una laguna encantada. Dice el mito que Zeus atraído por la belleza de Leda, se convirtió en cisne para seducirla. Esta no fue, desde luego, la única metamorfosis que se provocó con el fin de consumar sus adulterios. Zeus es, en sí mismo, un bestiario premedieval cuyas imágenes no me resisto a enumerar, qué aburrimiento, en orden dórico, jónico, corintio y alfabético: anfitrión, cisne, hombre, lluvia de oro, mujer, sátiro, ternera, toro, vaca. Etc. Este dios frenético, a pesar de tener toda ¿ qué? la eternidad por delante, parece, sin embargo, no disponer del tiempo suficiente para llevar a cabo sus aventuras: suplantar el cuerpo de un guerrero virtuoso, convertirse en mujer para alcanzar el amor de otra, transmutarse en agua para, a través de una grieta del techo, caer sobre el seno de una joven, carbonizar a una doncella lunática, y muchas cosas más. Compárense las hazañas y ocurrencias de esta figura vertiginosa con el intratable dios del cristianismo. Y qué: una llama que arde en medio de una zarza, una columna de humo que atraviesa el desierto, un mar que se parte en dos, un cayado que se transforma en serpiente. Bah, efectos especiales. Las figuras animales a las que Zeus recurre para cumplir sus deseos se convierten aquí en plagas espeluznantes de tábanos, mosquitos, langostas y ranas. Cuando ambas mitologías se cruzaron, como enjambres en el aire, se produjeron híbridos y seres monstruosos; pero también, yo los he visto, presencias en las que se deja sentir la invencible inocencia del corazón fuerte. Tampoco ellos, como ese dios pichabrava propenso a la metamorfosis y al bestialismo, tuvieron reparos en mezclarse con los ridículos y soberbios mortales. No como otros animalitos que te miran por encima del hombro y parece que siempre te están perdonando la vida. Y no quiero señalar a nadie.

    Estas eran las cosas, ay, que yo, sometida a semejante despatarramiento, puesta a cuatro patas, obligada a responder al ignominioso nombre de cerdita y amenazada explícitamente por un fresón, pensaba con la cabeza metida debajo de la alfombra, que como he dicho antes es, contra todo pronóstico, uno de los mejores lugares para pensar.

    Comentado por: jo tía el 27/4/2006 a las 22:22

  • Inquietante la paradoja crítica del piloto (de la prosa) Azúa. Anotemos, anotemos.

    Comentado por: Rita La Cantaora el 27/4/2006 a las 21:54

  • Qué divertido es escribir y arrojar después a la blogosfera! Ahí van un par de canastas poéticas made by Tipo (I):


    Hubiese yo

    Oh, qué gran poeta fue yo!
    y qué bello fue mi
    Ay, si yo hubiese mi...
    otro gallo cantaría!
    -¿Y si hubieses suyo?
    Si hubiese suyo, ni pío.

    Pintando banderas

    Trinchera de soledad
    te buscas despierto.
    Si soñares verdades
    mentiras vivieres.


    Comentado por: Tipo de incognito el 27/4/2006 a las 19:10

  • Oyen el susurro que la polilla deja tras su estela? Es el desvanecido testimonio que desprende su realidad. Hay que afinar el oído para descifrarlo. Pasa algo similar con la verdad: Hay que descifrar su recorrido desde su cuna hasta su realidad, sino siempre tomaremos lo falso por real.

    Igual decía Machado (Antonio):

    ¿Tú verdad?
    No: la Verdad,
    y ven conmigo a buscarla.
    La tuya, guárdatela.


    Tenlo en cuenta para la próxima Hubert.

    Comentado por: Tipo de incognito el 27/4/2006 a las 18:47

  • Es otro cat, seria hace unos 4 o más años atrás.

    Lo de Lidia Cacho es una vergüenza, que siga ocurriendo en nuestro país, aunque todo esto es en parte, para desviar la atención, para ocultar cosas igual de importantes y graves, y que deberían tener, mayor cobertura por parte de los medios.

    Comentado por: Adan Balcazar el 27/4/2006 a las 17:28

  • 16:55
    No recuerdo ese caso, pero está el muy reciente de Lidia Cacho, y el de los últimos periodistas ejecutados en Nuevo Laredo, creo que fue ahí.

    Comentado por: cat-woman el 27/4/2006 a las 17:17

  • Si el problema se plantea con rigor la solución viene dada, aunque muchas veces no resulta aplicable porque la trama de intereses creados ya es tan complicada que desbaratar el tinglado se vuelve prácticamente imposible. No podemos pretender que el reportero, aparte de denunciar y analizar la situación, aventure también soluciones; ni que fuese Superman.

    Comentado por: cat-woman el 27/4/2006 a las 16:48

  • ooop`s

    Comentado por: Adan Balcazar el 27/4/2006 a las 16:36

  • Yo creo, que si nos ponemos a ver y revisar, la mayor parte de este tipo de reportajes y documentales, nos damos cuenta que el denominador común, siempre es que los sustentan generalidades, la mayor parte de ellos, solo ven la superficie del problema, en realidad solo lo muestran o lo exponen, eso si de la manera mas amarillista o de impacto visual, no pretenden en ningún momento llegar al origen del problema, dan información especulativa, y sobre todo no plantean soluciones. Si nos ponemos a ver y revisar, la mayor parte de este tipo de reportajes y documentales, nos damos cuenta que el denominador común, siempre es que los sustentan generalidades, la mayor parte de ellos, solo ven la superficie del problema, en realidad solo lo muestran o lo exponen, eso si de la manera mas amarillista o de impacto visual, no pretenden en ningún momento llegar al origen del problema, dan información especulativa, y sobre todo no plantean soluciones.

    Comentado por: Adan Balcazar el 27/4/2006 a las 16:35

  • Y como decía el poeta:

    "Del dicho al lecho
    hay un abismo,
    en el que caemos
    al despertar
    sin haber alcanzado el dicho."

    Comentado por: Ramón Machón el 27/4/2006 a las 15:52

  • Tal vez no sea toda la verdad, ni exactamente documentada, pero me inclino a creer que el conflicto original existe. Quizás no son armas, pero desde luego habrá tráfico de algo, por supuesto prostitución de las gentes empobrecidas y enriquecimiento de algunos; y desde luego desastre ecológico. ¿Cuán grave será el problema?....el documental debería añadir y trabajar este dato pero, segurísimo, que peor de lo que nos imaginamos cualquier occidental perteneciente al “mundo desarrollado”; casi siempre se cumple la manida premisa de “la realidad supera a la ficción”.
    Como decía el otro: “He visto cosas que nunca creeríais.....”.



    Comentado por: cat-woman el 27/4/2006 a las 15:20

  • Mucho de lo que tiene de malo el darwinismo social es precisamente que no hay más voluntad que la supervivencia. Éste hombre lo ha entendido. Filma para ganarse la vida y para eso filma algo que pueda vender. El problema no es ya que no se valore aquí la autocrítica o la autoexigencia sinó que són valores contraproducentes. No sé si es la pesadilla de Darwin, pero esta "extensión du domaine de la lutte" es realmente trágica.

    Comentado por: Ferrancab el 27/4/2006 a las 13:40

  • Supongo que será por eso de "una imagen vale más que 3 rupias"...Yo no veo mal este tipo del fimes...igual que tampoco veo malamente los filmes de Pajares y Esteso (que,por sierto, vuelven)...
    Total, se trata de passarlo mal mientras se ve el filme, estar dos días comiendo poco y con remordimientos y ,luego, ir a ver el fusbol

    Comentado por: vomiton(pinchachu) el 27/4/2006 a las 12:25

  • Canal Arte o ¿canal Mat-arte?
    El documental como ficción añadida. Frente a la aparente asepsia (¿pero hay tal posibilidad)? que identifica el Documental con la Verdad y la Ficción con la Mentira, habrá que vindicar otras truculencias didácticas. Ya se sabe Lumiére versus Mélies.O la Verdad de las Mentiras y las Mentiras de la Verdad.
    El didactismo occidental como hilo ideológico no desvelado.

    Pese a todo, esa pescadilla darviniana, acaba comiéndose la cola. Autofagia o inanición. Acaba ese pescadilla plataeada, conectado el alimento con los excrementos o la boca con el ano. Acaba uniendo la excelencia del conocimiento tutelado con la exigüidad del mercado.
    Todo un bucle, como si de un culebrón venezolano y, no menos darwiniano, se tratara.

    Pero ¿qué quieren?, pregunta don Félix: vendernos la perca. Aunque sea bajo la cobertura de un meritorio Canal Arte. Y Ensayo.

    Comentado por: El Pozo y El Numa el 27/4/2006 a las 11:51

  • “El Gobierno alemán ha dictado una nueva ley de prensa, de la cual dijo ayer noche su autor, el doctor Goebbels, ministro de Cultura Popular y Propaganda, ante una reunión de periodistas, que “se atrevía casi a decir que era la más moderna del mundo”. [...] La nueva ley de prensa alemana lleva el nombre de Schriftleitergesets, “ley de redactores”. Su propósito es reglamentar el ejercicio de la profesión periodística. El Estado nacionalista –vino a decir el doctor Goebbels en su discurso citado– no admite el viejo principio liberal de que el periodista pueda tener derecho a expresar su opinión personal sobre el fondo de los problemas políticos, morales y económicos que se planteen dentro de una nación. Además de que el periodista, en realidad, nunca ha sido libre –dice Goebbels–. Ha dependido hasta ahora siempre de la empresa editora, y los redactores nunca han tenido libertad para expresar opiniones opuestas a la de la empresa. De ahora en adelante, los redactores de los periódicos alemanes no estarán ideológicamente sometidos a un patrón, pero estarán sometidos, en cambio a la autoridad del Estado. Tal es el sentido de la nueva ley, cuyo primer artículo define la profesión periodística como una “función pública reglamentada por el Estado en sus derechos y deberes profesionales”.

    6 de octubre de 1933

    Eugenio Xammar, “Crónicas desde Berlín. 1930-1936”.

    Ya en aquella década se realizaron en Alemania diversos documentales sobre las prospecciones arqueológicas que, supuestamente, habían demostrado la antigüedad prerromana (pretemporal) del espíritu del pueblo alemán. Recuerdo especialmente cómo el arqueólogo, pincel en ristre, mostraba a la cámara una vasija de cerámica supuestamente recuperada en un yacimiento, en cuyo anverso aparecía resplandeciente la esvástica torpemente pintada en tinta china.

    Como decía Tipo (M) hace unos días, nada cambia, todo permanece. El engaño y la tergiversación de los realizadores, y la inocencia de los receptores del mensaje. Eso sí, en color en vez de en blanco y negro.

    Comentado por: gabriel féraud el 27/4/2006 a las 11:34

  • En todo este asunto veo que el único que tiene nombre es el tal Hubert Sauper, mismamente como el tal Michael Moore. Lo que ocurre es que esos nombres sólo emiten, cuando se les pregunta, “generalizaciones triviales” con una actitud “voluntariosa” y acaso “bienintencionada” que son un “producto estándar” de la “antiglobalización” y lo “políticamente correcto”. ¡Vaya cadena lógica de vocablos tan precisos!
    Con el humanismo florecieron los nombres de los hombres (especialmente el de los artistas) pero en su evolución, los nombres se fueron divinizando hasta convertirse en marcas comerciales.
    Humanizar es dar nombres a los actos y distinguir a los nombres de las marcas; o a los hombres de los dioses. Y de ahí que toda esa loca cadena de actividades en torno al Lago Victoria carezca de nombres.
    No está de más por ello que insista en que humanizar también es dar nombre a los escritos y que ya empiezo a celebrar que todos esos que escriben bajo marcas más o menos ocurrentes van abandonando este blog.

    Comentado por: Juan Diez del Corral el 27/4/2006 a las 11:29

  • El género documental ¿no es también ficción?
    'La verdad no existe... Sólo existen discursos históricamente reconocibles, que producen efectos de verdad'. Sigamos con Foucault: 'La verdad no es más que el producto de un juego de fuerzas, el resultado de una disposición de poderes en lucha, y no una realidad incorruptible o eterna'. Pero esto no es relativismo, es genealogía: 'Incluso nuestros saberes más exactos son transitorios, resultan de un sistema de representaciones y de una disposición temporal del discurso'.
    Cine-verité.

    Comentado por: Tipo material el 27/4/2006 a las 10:53

  • El artículo de hoy comenta, más que el sesgo epistemológico con que nos llega toda información, un caso de corrupción epistemológica, de retorcimiento máximo de las interpretaciones. La redondez del Lago Victoria sirve al autor del artículo como mejor imagen de la trampa en que encierra a los mentirosos: ¿por qué unas cosas ocurrirían sólo en una orilla del lago y no en otras?
    Buen argumento. Lo que no quiere decir que sean reales ninguna de las dos soluciones. ¿Acaso sabemos, de verdad, lo que ocurre en las demás orillas del Lago Victoria?
    No sé por qué, pero prefiero no saberlo.
    Saludos

    Grifo

    Comentado por: Grifo el 27/4/2006 a las 10:53

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres