PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

lunes, 22 de julio de 2019

 Blog de Félix de Azúa

Educación en el desierto

Con el paso de los años uno se pregunta si alguna vez volverá a existir la Literatura como asignatura central del bachillerato, se llame ahora como se llame. En su origen se la tenía como un museo de la gloria nacional y cada país mostraba con orgullo el repertorio de sus talentos literarios, los cuales, en algunos casos como el nuestro, arrancaban de la más remota edad media. Eso ha desaparecido excepto en lugares que por sufrir una identidad dudosa aún se empeñan en tener una literatura "nacional".

Hace años la asignatura todavía era importante porque con ella el niño y el joven comenzaban a conocer el alma del idioma y a desarrollar su potencia. Era el momento cimero de la lingüística, cuando se convirtió en la mathesis universal y la estudiaban hasta los peluqueros. Construir mejor, usar un léxico más rico, entender el laberinto gramatical, verle la sensualidad a las subordinadas, no era un ejercicio inútil sino que se tenía (y yo creo que con razón) como uno de los mecanismos mejores para el desarrollo de la inteligencia. Aquellos que saben hablar bien y con claridad, suelen también tener las ideas más asentadas que quienes sólo balbucean o se explican de modo embrollado. En la actualidad tampoco esta razón tiene demasiado predicamento porque ha descendido el valor de la palabra y a los poderes públicos, generalmente balbucientes, no les interesa que los estudiantes sean más inteligentes que ellos. Peligraría su poltrona.

¿Para qué, por tanto, mantener la asignatura de literatura? Junto con la filosofía, a la que me referí hace unas semanas, forma parte de esas enseñanzas que cada día que pasa ven apagarse su fulgor y nos parecen más cenicientas. Ahora bien, como el personaje del cuento, es posible que nuestra cenicienta literaria se case con el príncipe. Quiero decir que, descabalgada de toda utilidad de orden político, comercial o pedagógico, a lo mejor esta asignatura toma entonces su verdadera importancia como lo que es, o sea, el diccionario más completo que existe de la experiencia humana.

Esa viene a ser la opinión de José Carlos Mainer que acaba de publicar en Turner una muy útil Historia de la literatura española que llena el hueco de los estudios oficiales. Hacía mucho tiempo que no aparecía una historia de estas características, relato de más de mil años de relatos, bien organizado, claro, inteligente y de agradecida brevedad, menos de 300 páginas. Se advierte que para Mainer la literatura no es tan sólo un departamento universitario.

En su historia deja claro que la Literatura es ahora simplemente "otra forma -más consciente, más rica- de leer libros que nos gusten y que nos hablen de la infelicidad o de la dicha, del viaje o del enclaustramiento, de la soledad o de la compañía". Porque de eso se trata, de familiarizarse con el destino increíblemente variado, cambiante e inagotable de los humanos, con los cientos de miles de formas que toma su desdicha o su felicidad, la interminable tarea de recorrer el mundo entero y conocer toda clase de sociedades y culturas, la siempre apasionante verdad del que vive desperdigado entre los compromisos económicos y sentimentales, o la de quien se encierra para buscar el sentido último de su oscura aparición en el cosmos.

Siempre he creído que, dejando aparte las asignaturas propiamente técnicas, bastaría con una prolongada lectura, seguida de su discusión pública entre amigos o iguales, para que las gentes fueran mucho más interesantes y valiosas. Mejores ciudadanos, vaya. Quiero decir que, precisamente por no tener ya más valor que el propiamente artístico, es la literatura una de las mejores maneras de hacerse hombre (o mujer) en una sociedad a la que nuestro destino individual importa una higa y sólo nos considera en cuanto peones de trabajo. A veces, ni eso.

De ahí que muchos españoles nos hayamos quedado de piedra al enterarnos, hace pocas semanas, de que hasta ahora se podía adquirir el título de maestro habiendo suspendido las Matemáticas o la Lengua y Literatura. Ejemplo magnífico de la enseñanza que se imparte en el país más bruto de Europa. Y notable prueba de que tenemos la clase dirigente más necia de nuestra historia, y mira que hemos tenido...

 

Artículo publicado en la revista Jot Down

[Publicado el 07/4/2014 a las 09:59]

Compartir:

Comentarios (18)

  • ¿somos el país más bruto de Europa? ¿y cómo se ha quedado usted por el resultado electoral de Francia en las europeas?...(Alegrémonos Las Teorías Queer ya están aquí)

    Comentado por: QUEER -Bollera adolorida el 28/5/2014 a las 13:39

  • " Suelen decir algunos escritores que en el momento preciso de la muerte, un instante antes de que se abra la puerta del sueño eterno, toda nuestra vida circula velozmente por una memoria que se despide de sí misma." Vengo de leer "Largo viaje hacia la transparencia ",dela cual es su autor.No he podido resistir a esta frase suya, porque precisamente hace poco mas de un mes alguien trató de matarme por estrangulamiento,pero no lo logró.Mientras desesperadamente trataba de zafar del agresor,pensé que mi momento había llegado y aún mi mente recordó esto mismo que Ud. escribió y tal cosa no sucedió.Mi vida no pasó ante mí.En ese instante extremo pateaba y gritaba pidiendo socorro.Al final el delincuente me soltó y salió huyendo.Creo en el Destino y en que somos seres predestinados.Además tenemos muchas vidas para curarnos de la Primera!

    Comentado por: Pao Pei el 27/4/2014 a las 20:02

  • la literatura como fuente de conocimiento para formar un criterio fundamentado es una excelente fuente de informacion para ampliar nuetro bocabullario y conocimientos en cualquier etapa de nuestras vidas desde jobenes hasta adultos mayores es una materia basica para fundamentar bien nuestro criterio analitico racional felicito al señor felix de azu por su participacion en este blog.

    Comentado por: edgar altamirano el 27/4/2014 a las 03:25

  • la literatura como filosifia basica desde los niños jobenes o cualquier etapa de la vida es una excelente forma de adquir conocimiento para formar un criterio fundamentado es una xcelente fuente de informacion para ampliar nuetro bocabullario y conocimientos en cualquier etapa de nuestras vidas.

    Comentado por: edgar e altamirano el 27/4/2014 a las 03:13

  • Definitivamente la literatura es una asignatura elemental en el bachillerato pero lo es también desde preescolar, dónde vamos creando nuestros hábitos e imaginación. Qué desde los 4 años tomemos esa pasión por el alma del idioma, aprendiendo a disfrutarla permitiendo a nuestra imaginación ir muy lejos. Aprender que con cada libro tendremos diferentes vivencias y aventuras.
    La literatura definitivamente es una herramienta para ir desarrollando nuestra intelgencia y adquiriy un criterio que nos permita tener ideas mas asentadas.
    La literatura siempre será una parte fundamental del desarrollo de nuestra sociedad; desde preescolar hasta nivel superior. Considero que su mayor importancia es desde los 4 años ya que a esa edad es cuando nuestra pasión e imaginación están a flor de piel.

    Comentado por: Talia Sanchez el 24/4/2014 a las 06:27

  • Este artículo me hizo reflexionar, aquí en México, la materia de Literatura sólo se imparte en algunas escuelas a nivel bachillerato, en mi opinión yo creo que deberían asignarla a todas las escuelas. Con la Literatura nos podemos hacer mas cultos, tener un léxico mas complejo y hasta nuestra forma de pensar puede llegar a tener cambios radicales (claro, para bien); en la actualidad, nosotros lo jóvenes pensamos que leer es algo tedioso o aburrido, pero sólo necesitamos algo que nos motive a hacerlo.
    Tenemos que crear el hábito de la lectura desde pequeños, ya que así podemos hacer que sea algo muy arraigado en nosotros.
    Tenemos que hacer consciencia sobre lo que deseamos convertirnos en un futuro, y todo eso lo lograremos con ayuda de la lectura.

    Comentado por: Donaji Balcázar el 24/4/2014 a las 03:48

  • El mantener a “la Literatura como Asignatura central en el Bachillerato” como lo sustenta el autor, puede convertirse en una pregunta más compleja que NO sólo es de carácter curricular o de política educativa, sino también es una cuestión social, tales como “el valor y la función” que se le otorgue a la Literatura en la sociedad de hoy. Ya que la Literatura es la forma más rica de transmitir la herencia cultural y de aprender a manejarla, pues, extiende los recursos del idioma y forma al lector a quien le enseña a dominar su lengua.
    Por lo tanto, la Literatura representa una oportunidad de experiencia de lo vivido que es esencial en la formación de los niños y adolescentes, así en otras sociedades haya podido hacerse por el relato oral de los adultos o por cuestiones culturales. En virtud de ello, la sociedad podría hacer mayores esfuerzos en cuanto que la lectura de la Literatura se promueva como “placer, como experiencia de vida, como forma de comunicación creadora”, y no dejar el trabajo sólo a los políticos y a las escuelas (como bien los han mencionado los que han comentado en este espacio), quienes han hecho poco para promover la Literatura, y quienes lo han hecho, han provocado efectos indeseados, como la lectura tediosa y aburrida en nuestro medio, en donde se producen lectores que no le dan sentido y significado a la Literatura, viéndola como una materia más del currículum. Entonces, el gran desafío sería lograr que la Literatura reciba una valoración social que estimule a los niños y adolescentes, aunado a ello, lograr que la escuela como ámbito privilegiado del aprendizaje promueva la formación de buenos lectores en Literatura.

    Comentado por: Martha Gaytán el 23/4/2014 a las 23:11

  • En mi opinión las nuevas generaciones ya son bastante flojas, no se detienen a leer o analizar un texto, los trabajos o tareas simplemente son copiados y pegados con el solo hecho de contener algunas palabras que coincidan con el tema buscado, la literatura como lo mencionan es una herramienta útil que nos permite enriquecernos para poder alcanzar un nivel profesional o simplemente en nuestra vida cotidiana; sin la literatura u otras materias que por vanas que parezcan permiten adquirir nuevos conocimientos y no seguir en la ignorancia.

    Comentado por: Jazmín Carreto Huerta el 23/4/2014 a las 23:08

  • En la actualidad con el uso de la tecnología, la lectura y la escritura han ido perdiendo importancia en la sociedad y con ello se han ido perdiendo habilidades y competencias esenciales en desarrollo en el ámbito laboral. Es indispensable que en los planes de estudio de todos los niveles educativos este presente la literatura.

    Comentado por: Sergio Leal el 23/4/2014 a las 18:42

  • Definitivamente leer enriquece en mas de una forma al lector aporta competencias útiles y necesarias en la vida diaria sin embargo esto no compete únicamente al sistema educativo es en el hogar y con la familia donde a pequeña edad una persona puede llegar a apasionarse y apropiarse de un hábito tan enriquecedor como es la lectura.

    Comentado por: nora alejandra martinez michua el 23/4/2014 a las 02:47

  • La importancia de la lectura es de suma importancia para la humanidad, ya que es fuente de conocimiento, alimento para mente, desarrolla la creatividad y amplia nuestros horizontes. Yo pienso que la decadencia de este habito, no solo se debe a las instituciones y sistemas educativos, sino también al entorno familiar pues no hay, en muchas ocasiones la motivación suficiente hacia los jóvenes, por lo tanto al llegar al bachillerato les resulta tedioso y aburrido, haciéndolo solo para cumplir con sus trabajos escolares, dejando a un lado todos los beneficios que conlleva la lectura.

    Comentado por: Luis H el 22/4/2014 a las 22:38

  • Es verdad que para la mayoría de los estudiantes de bachillerato o de cualquier otro nivel educativo la Literatura es sumamente aburrida, todo lo que signifique leer da flojera aun así sabiendo que la lectura nos puede proporcionar el conocimiento que necesitamos para poder enfrentarnos ante cualquier situación, muchos llevamos esta materia porque teníamos que acreditarla y nunca nos permitimos darle el valor que tiene, ya que al leer un libro no solo vemos palabras sino muchas de las situaciones ahí presentes se asemejan a algo que hayamos vivido, ¿Cuántas veces no nos hemos identificado con algún personaje? yo creo que infinidad de veces, el leer no solo nos ayuda a tener un mejor léxico, desarrolla nuestra inteligencia nos da ideas, nos hace seres pensantes capaces de analizar nuestro entorno y dar soluciones a nuestros problemas.

    Comentado por: César el 22/4/2014 a las 20:43

  • La importancia de la literatura debe mantener los esfuerzos por promover el uso del texto escrito y estimular la lectura es un proceso que debe tener y desarrollarse desde la infancia el cual la familia de promover y sobre todo la escuela yo siempre desidia ¿PORQUE NUNCA COMPRENDÍ QUE TAN IMPORTANTE ERA LA LITERATURA? o para que me va ser útil ahora que veo que hay grandes premios como el premio nobel de literatura considero que es deszuma importancia y que nos sirve para plasmar nuestros sentimientos el poder jugar con las palabras el emplear nuestro vocabulario, para leer poemas de amor, poder crearlos imaginar mas allá de las palabras, el poder comunicarnos con nuestro entorno, el poder de utilizarla diariamente , el poder de desahogarte con tus propias palabras y para desarrollarte en cualquier ámbito.
    ¡ASÍ O MAS IMPORTANTE!

    Comentado por: María de Jesus Rosas el 22/4/2014 a las 17:09

  • Fernando Castro le está a usted poniendo a caldo en su facebook a propósito de su entrevista en el cultural. He creído oportuno decírselo con el fin de que tenga usted justo derecho a réplica. Si es que acaso le preocupa lo que pueda decirse.
    Un abrazo

    Comentado por: eduardo el 14/4/2014 a las 14:30

  • La literatura es el mayor aburrimiento para cualquier estudiante de primaria e instituto...porque la mayoría de los maestros así lo condiciona, olvidando que ésta es el espejo de los sentimientos. Su descuido posiblemente sea la causa de la angustia de tantos jóvenes, que ni siquiera saben reconocer sus propios sentimientos, mucho menos sus angustias, en una época donde predomina la "educación" técnica -que nos desdibuja como personas- cuyo único objetivo es proporcionar un oficio -sin siquiera asegurar que tendrá demanda en el mercado de trabajo. Las materias relacionadas con la literatura son, en la época moderna de nuestro mundo, la única fuente para pensar en nosotros mismos, y al privarnos de ellas no solo nos hacen más ignorantes, sino que dejan a generaciones enteras espiritualmente inermes frente a la vida misma. Los griegos de hace milenios lo sabían, y por ello referenciaban sus vivencias con los mitos, que en ese entonces eran el espejo de los mismos sentimientos humanos actuales. Al morir los mitos, al apartar a aquellos dioses paganos, para luego repetir la operación con el dios juedocristiano, solo nos queda la literatura para comprender nuestra imperfecta naturaleza.
    Pero quienes gobiernan, acá y ne todas partes, estas cosas no las comprenden. Los resultados cívicos y existenciales están a la vista.

    Comentado por: hermann alvino el 13/4/2014 a las 09:16

  • "La littérature, je l'ai, lentement, voulu montrer, c'est l'enfance enfin retrouvée.
    -George Bataille-
    -:-:-:-:-:-:-:-:-:-

    "La littérature ne permet pas de marcher mais elle permet de respirer."
    -Roland Barthes-

    Comentado por: la littérature el 08/4/2014 a las 12:51

  • Pourquoi préfèrerait-on un livre plutôt que de regarder des géants évoluer sur un écran ? Parce qu'un livre est une pauvre chose qui nous appartient.
    Plus un livre est littéraire, imaginatif, pensé, profond, plus il a des chances d'être lu...

    Comentado por: Un livre el 08/4/2014 a las 12:42

  • Cuando realizaba el bachillerato recuerdo suspiros y lloros de rabia y frustración teniendo que sacar algún sentido del texto de Tito Livio donde daba razón de las idas y venidas de Perseo y su ejército ante los romanos que se le venían encima ¿Y qué tendrían que aprender los niños griegos, las leyendas de Egipto en el original? Pues el caso es que, aunque no creo que la literatura sirva para lo que ud propone (el derecho procesal vendría bien para aprender a manejar argumentos), algo de humus queda. Tal vez porque '-ura', como en 'literatura' 'escritura' 'cultura' sea una terminación, ya fósil en el latín clásico, del participio de futuro: lo que merece la pena preservar. Suena un poco derrotista (como su 'museo de glorias nacionales'. Porfavor) pero hay miles de ocasiones en que, derrotista o no, es lo único que permanece y dura

    Comentado por: Infandum, regina, iubes renovare dolorem el 07/4/2014 a las 16:37

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2019 | c/ Méndez Núñez, 17 - 28014 Madrid | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres