PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 27 de febrero de 2020

 Blog de Félix de Azúa

La fiebre amarilla

Ya me lo habían advertido, los peores turistas son los chinos, pero no lo creí hasta comprobarlo en mis propias carnes. En el vagón del tren entran doce chinos. Gritan y escandalizan como adolescentes aunque han quemado ya la juventud e incluso los hay protoviejos. Son seis parejas quizás conyugales. Se empujan histéricamente, se propinan manotazos, se arrancan las mochilas los unos a los otros, se escupen, pelean por los cuencos para comer, actividad que llevan a cabo con mucho ruido y sin descanso.

Al principio pienso que quizás es un grupo de enfermos mentales en terapia, pero luego comprendo que es que son así de bestias.

Van dirigidos por una mujer de edad borrosa, rechoncha y con una enorme cara que recuerda a la de Mao, con dos botones negros en el lugar de los ojos. Es autoritaria, violenta y estúpida. Aunque no entiendo ni una sola palabra de lo que dice, me percato de que da órdenes contradictorias a este puñado de funcionarios enriquecidos, los cuales sin duda pertenecen a alguna mafia emergente del partido comunista. Aprovechándose de su complicidad con el aparato represor de ciudades lejanísimas, deben de haber ganado fortunas en ese océano de polvo que es la China continental.

La mujer no calla ni un instante. Chilla, ordena, brama, sermonea, reparte comida, es la típica comisaria paranoica y nos está volviendo locos a todos los pasajeros. Nos miramos horrorizados, pero no osamos intervenir. Al cabo de una hora querríamos arrojarlos a todos por la ventanilla, esa es la pura verdad.

Cuando ya estoy a punto de levantarme para agredir a la mujerona, la pareja de chinos más próxima a mi asiento, creyendo que les voy a dirigir la palabra, se levanta, se inclinan ante mi, sonríen con los ojos hundidos en sendas ranuras negras, y me ofrecen lo que están comiendo, una especie de pasta desintegrada sobre un pedazo de pan.

Desconcertado, lo acepto, devuelvo la sonrisa y la reverencia, busco refugio en mi butaca.

Me siento profundamente avergonzado. Estoy viajando en un tren repleto de racistas franceses y suizos. ¿Pero no ves con qué odio miran a estos pobres campesinos asiáticos? ¿Acaso se creen superiores? ¡Banda de fascistas! Duermo placidamente.

[Publicado el 27/3/2006 a las 09:40]

Compartir:

Comentarios (46)

  • El espanto.

    Comentado por: G. el 02/4/2006 a las 00:33

  • ¡Ay!, cuando yo quiero hablar ya no hay nadie.....miau, miau, miauuuuuu.....

    Comentado por: cat-woman el 28/3/2006 a las 06:01

  • Como dijera Castro:

    China, ama a Mao
    Fidel, ama a Mao
    Cuba, ama a Mao...
    y el que no ama a Mao, no es cubano, chico!

    Saludos

    Comentado por: Juan Carlos Esquivel Soto el 28/3/2006 a las 01:35

  • Señor no-ruso, me desconcierta ¿ha estado tomando?

    Comentado por: cat-woman el 27/3/2006 a las 23:20

  • de amollllllllllllllllllllllllllllllllllll
    llllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll
    llllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll
    llllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll
    llllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll
    llllllllllllllllllllllllllllllllllllllllll
    un beso Cat.

    Comentado por: no soy ruso, señor el 27/3/2006 a las 23:19

  • A ver todos esos de ahí arriba, que no se oye. Cuando te digo chino, chino,
    chino del alma,
    tú me contestas,
    chinito de amol,
    chinito de amol,
    chinito de amol,
    chinito de amolllllllllllllllllllllllllllllll

    Comentado por: no soy ruso, señor el 27/3/2006 a las 23:16

  • Señor no-ruso, ¡nuestros comentarios entraron exactamente al mismo tiempo!.......¡estoy emocionada!!!!!!, ...yo creo mucho en este tipo de azares. Quizá le haga un poco más de sitio.

    Comentado por: cat-woman el 27/3/2006 a las 23:13

  • Muy bien. Ahora todos juntos:

    chinito tú, chinito yo,
    y nuestro amol así sela...
    Cuando te digo chino, chino,
    chino del alma, tú...
    ¿ qué me contestas?

    Comentado por: no soy ruso, señor el 27/3/2006 a las 23:11

  • CATEGORÍA: “CUESTIONES PERSONALES”, QUE NO DISCUSIONES

    15:16
    Gracias por el saludo, yo también le saludo. ¿Estará a mi lado? ¿por qué?, le advierto que "mi lado" resulta bastante incómodo, requiero mucho espacio para estirar mis patitas y ya sabe que los gatos somos muy independientes, necesitamos holgura vital en abundancia. Bueeeeeno, puede que le haga un sitito si se vuelve un poco ruso.

    Comentado por: cat-woman el 27/3/2006 a las 23:11

  • ¿ Chinito de amol?

    Comentado por: 190767 el 27/3/2006 a las 23:10

  • Cuando te digo chino, chino, chino del alma, tú... ¿ qué me contestas?

    Comentado por: no soy ruso, señor el 27/3/2006 a las 23:03

  • Hoy parece que todo el mundo tiene sueño. Todos, y yo también. Este mediodía me he quedado dormida en un sofá y he perdido la consciencia totalmente. Una hora antes se había descargado una tormenta apocalíptica. El agua amenazaba, rugía y asustaba como una docena de dragones chino-suizos. Un precioso y acusador rayo había caído sobre mi casa sumiéndola en la penumbra tras su veloz partida. Mi hija, tras abrazarse a mis piernas, ha dicho que todo estaba muy triste. Acto seguido, se ha sentado al piano con sus pies colgando del banco y se ha puesto a tocar con su minúsculos deditos. Sonaba bien, muy bien, su improvisación. Recuerdo que he pensado que sonaba como Debussy. Luego me he despertado al escuchar las voces del casero y de un electricista. Habían pasado dos horas y media y el mundo era un charco enorme donde se reflejaba la tarde.


    Comentado por: Dríade el 27/3/2006 a las 22:16

  • Hoy parece que todo el mundo tiene sueño. Todos, yo también. Este mediodía me he quedado dormida en un sofá y he perdido la consciencia totalmente. Una hora antes se había descargado una tormenta apocalíptica. El agua amenazaba, rugía y asustaba como una docena de chinos-suizos. Un precioso y acusador rayo había caído sobre mi casa sumiéndola en la penumbra tras su veloz partida. Mi hija, tras abrazarse a mis piernas, ha dicho que todo estaba muy triste. Acto seguido, se ha sentado al piano con sus pies cogando del banco y se ha puesto a tocar con su minúsculos dedidos. Sonaba bien, muy bien, su improvisación. Recuerdo que he pensado que sonaba como Debussy. Luego me he despertado al escuchar las voces del casero y de un electricista. Habian pasado dos horas y media y el mundo era un charco enorme donde se reflejaba la tarde.

    Comentado por: Dríade el 27/3/2006 a las 22:09

  • a mi me pasó algo paresido una ves...luego me dí cuenta del que estaba armando bronca era moi

    Comentado por: vomiton el 27/3/2006 a las 19:38

  • Se han fijado mucho en Zizek y ¿no? han reparado en la extraordinaria frase de Melville recogida en el mismo suplemento:
    "almas prietas como un misal cerrado"

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 27/3/2006 a las 18:54

  • Cher Félix: Para cuando llegué al tour de force ya me había convencido de que sufría usted un ataque "pasajero" de xenofobia.
    El relativismo cultural tiene un precio. ¿Y si la sonrisa y la comida fueran una reacción táctica sunziana para aplacar al hombre blanco que se dirigía hacia ellos con expresión malhumorada?
    Es posible que puestos a elegir usted hubiera preferido viajar con los componentes del circo chino, pero ¿qúe tan artistas o qué tan chinos serán fuera de la carpa?
    Le deseo, para su diversión, que siga encontrando todo tipo de "chinoiseries".

    Comentado por: Zenón de Elea el 27/3/2006 a las 18:44

  • ¿Se podrían clasificar los comentarios? Así tendríamos tres grupos: los que hablan del tema del post, los de auto-promoción de los comentaristas y los de peleas entre los comentaristas.

    De esta forma podríamos leer únicamente los que nos interesan y ahorraríamos tiempo.

    Comentado por: Fátima Acioly el 27/3/2006 a las 18:32

  • 17:08

    No, usted quería decir "libación"; no disimule.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 27/3/2006 a las 17:24

  • (17:03)
    Quería decir liberación, claro.
    ¡Por un varón libre!
    ¡Por un macho emancipado!
    ¡Por un sexo fuerte no sometido!

    Comentado por: G. el 27/3/2006 a las 17:08

  • ¡No olvide que en cualquier momento puede aparecer la vizcondesa y echarle el candado!
    ¡Viva la libración del hombre!

    Comentado por: G. el 27/3/2006 a las 17:07

  • 16:59

    Las delicias llegan a ser más intensas si se respetan las formalidades.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 27/3/2006 a las 17:03

  • "a usted...": excluyente.

    Comentado por: .G el 27/3/2006 a las 16:59

  • Fedra:

    Siempre sí a usted.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 27/3/2006 a las 16:55

  • Ni soy gallego ni estoy chalada.

    Comentado por: .G el 27/3/2006 a las 16:43

  • G , es usted el gallego aquel chalado , que ya no escribe . Miguel no se que ... CIERTO ?

    Comentado por: lou reed el 27/3/2006 a las 16:38

  • ¡Tampoco es tan grave!
    ¡Un poco más de sentido del humor, hombre!

    Comentado por: .G el 27/3/2006 a las 16:28

  • (para 13:28)
    ¡Tanto análisis de fotos ya sabemos a que responde! Pura vanidad.

    Comentado por: G. el 27/3/2006 a las 16:05

  • No entiendo China, y lo digo así.Dragón en forma de embudo.Juego de adivinar la sangre sobre la mano. El lenguaje incomprensible de una perla sin oriente. La novia de porcelana devorada por un tigre. Muñecas de fango fino, engañado como un chino, se da seda soledad.

    Comentado por: no soy ruso, señor el 27/3/2006 a las 15:56

  • (Para 11:25)
    ¡¿Ahora sí?!

    Comentado por: fedra el 27/3/2006 a las 15:52

  • Hablemos del asunto de la igualdad; de lo más interesante. El vicio principal de toda sociedad igualitaria es la Envidia: el gran vicio de la sociedad griega libre. Y la gran virtud de todas las aristocracias es, a mi juicio, que todos saben quiénes son y, por consiguiente, no se comparan con otros. Este compararse constantemente es realmente la quintaesencia de la vulgaridad. Si no incurres en este hábito espantoso, inmediatamente te acusan de arrogante, como si al no compararte te estuvieras situando por encima de todos. Un malentendido fácil de comprender. (Como cuando William Ph. Dice de mí: ¿Quién se cree que es? ¿Aristóteles?).

    Hannah Arendt- Correspondencia entre Hannah Arendt y Mary McCarthy


    ¡Veo que han regresado algunos de los mejores comentaristas!......me habían asustado señor@s, a ver si se me pega algo de sapiencia humana ahora que han conseguido convertirme en un animalito amaestrado (soy fácilmente influenciable).

    Comentado por: cat-woman el 27/3/2006 a las 15:30

  • En primer lugar quiero felicitar a Zenón de Elea por su mensaje del 27/03/06. 0:40. Eso sí es un meteoro y no una mera paráfrasis pretenciosa. Quiero saludar también a cat-woman: de alguna manera, yo estaré a tu lado. No te rindas. Para mí también eres una llaga misteriosa.

    Comentado por: no soy ruso, señor el 27/3/2006 a las 15:16

  • Driade: esa movida que cabalga entre Tusset (¡Vaya película con la ínclita Sarita fumadora!) y Bocaccio, bien merece un comentario. Musas. Restaurantes. Bares. Bebidas. Drogas. Ropas. ¡Ah los integrantes! que diversos y variados. Parecen una alineación (¿O una alienación, no recuerdo bien?) de fútbol. Aunque se ve que falta banquillo. Azúa juega de 14 (esto es en el banquillo de suplente). La portería parece un poco rara, que la cubra Teresa Gimpera. ¡Y Bohigas! jugando de defensa derecho, esto es de 2; me parece un poco raro; ¡pobre Oriol! Rosa Regás de medio centro, como Guardiola y como Fernando Redondo, tampoco cuadra. No veo a Beatriz de Moura de delantero centro, pese al 9. Y el pobre Bofill (Ricardo padre) de número 13. ¡Que mal fario! Pero ¿quien entrena a este new 'Dream Team'? Hagan apuestas y propongan nombres.¿Habrían ganado algún partido?

    Comentado por: rise el 27/3/2006 a las 14:11

  • Me parece que entre irónicos y chuscos cardos el tal Zizek suelta alguna que otra flor (pachucha, pero pertinente): p.e., lo de la "razón" del estalinismo, que consigue el efecto contrario de lo que pretende (¿pero lo pretende de verdad, o es una vuelta de tuerca contra sí mismo?); lo de la investigación química y sus límites, lo de la libertad, ¡lo de Zapatero y sus cuotas (clavado)!...¡Ahora! lo que es inadmisible es que diga que "La vida es bella" es una buena película sobre el Holocausto...Y el tipo ¡¡quería ser cineasta!! Por eso quizás lo medio acepto, porque no se hizo director y se hizo... ¡lo que sea! Pues bien.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 27/3/2006 a las 14:02

  • Es Marcel Breuer y, por supuesto, es bauhausiano y Wassilys, por Kandinsky. Perdón

    Comentado por: rise el 27/3/2006 a las 13:53

  • Sr. Azúa : a propósito de los chinos en tren y los calcetines de Zizek.
    ¿Cómo hacer para no volverse fascista incluso cuando uno cree ser un militante de izquierda?
    ¿Cómo hacer salir de su refugio al fascismo incrustado en nuestro discurso, en nuestros actos e, incluso, en nuestros placeres?

    Comentado por: Mr. Beecher el 27/3/2006 a las 13:51

  • sybilla debe de estar en la hemeroteca todavía.

    Comentado por: Dríade el 27/3/2006 a las 13:35

  • SEMIOLOGÍA SYBILLA

    Ante las reiteradas aproximaciones de Sybilla a la foto, vieja foto, publicada el día 12 de marzo en Babelia creo que se impone un cambio de tercio. No es que las lecturas de tal imagen se hayan agotado (que, seguro que no); sino que a veces es bueno orearse de otra manera y bucear en otras imágenes.

    Analicemos, por ello, otras fotos y otras imágenes, en donde la pluralidad se ha disuelto y ha desaparecido el grupo. Han pasado 14 años y se ha publicado ‘Historia de un idiota’ y ‘Diario de un hombre humillado’. AúnFrente a la fratría del 74 sugiero la lectura del ‘yo solitario’ del número 74 de la revista Quimera de 1988.

    Toda la portada y una foto a toda página de don Félix. Ya no hay apoyos de adornos navideños, ni el respaldo que proporciona el grupo, ni la duda de si el camarero ofició de cámara o de ‘valet de chambre’. Ahora don Félix posa para la ocasión de la entrevista que le realizara Miquel Riera; posa para posterioridad. Recostado, frente a la ventana baja (no llega a ser aún un balcón o una puerta balconera) con un fondo urbano desvaído de invierno y un interior luminoso pero severo, casi calvinista. Con el suelo formado por piezas ocres hexagonales, que cubren parcialmente un killin vainilla con listas canelas.

    No hay libros a la vista, ni estanterías repletas, a las que tan aficionados son los escritores a la hora de retratarse; para dar una imagen de lector solemne y un poco profesoral. Don Félix, puede que aún y todavía Félix, posa sólo ante el peligro. Ahora don Félix aparece acomodado en un sillón de 1925 (en el supuesto de que sea auténtico. Un auténtico Wasilys, diseñado por Marcel Brear en ese año bahausinao, aunque pudo ser comprado más recientemente en BD).
    Dos detalles contrapuesto y en conflicto (que aparco por ahora): La camisa de leñador (de viyella a cuadros en tonos berenjena y marrón) y la gafas de pasta transparente, que tanto se difundieron en esos años en que termina el relato histórico de ‘Maurico o las elecciones primarias’. No confundir ‘las elecciones primarias’, con las lecciones suspendidas. De momento yo, paro.

    ¡Ah Mireia Xirau!, la foto de Zizek en las antipodas de la de don Félix. El abigarramiento frente al vacío; la tosquedad frente a la elegancia. “Ni su estudiada foto en calcetines, ni su gesto desabrido de estar pontificando sobre la verdadera causa de los males del equipo de fútbol rival, ni la ropa metida en los armarios de la cocina, ni la inmensa colección de majaderías que excogita el buen hombre”. Frente al ruido multicolor, el silencio precedente y bien calzado con zapatos de cordón. Frente a la falsa abundacia el elogio de la escasez bien equilibrada. ¡Voto a bríos!

    Comentado por: rise el 27/3/2006 a las 13:28

  • Totalmente de acuerdo, Mireia Xirau. Pero, siguiendo con Babelia, ¿qué me dice de la reseña de Jordi Gracia sobre la novela de Mendoza? ¿Desde cuando es lícito contar en el periódico el final de una novela que acaba de salir y que apenas ningún lector que la haya comprado habrá podido terminarla antes de leer al crítico? Es muy notable lo de este crítico; esto es desparpajo y no lo de Zizek.

    Comentado por: Infiltrado el 27/3/2006 a las 13:23

  • Nada de Zizek tiene desperdicio: ni su estudiada foto en calcetines, ni su gesto desabrido de estar pontificando sobre la verdadera causa de los males del equipo de fútbol rival, ni la ropa metida en los armarios de la cocina, ni la inmensa colección de majaderías que excogita el buen hombre. Lo de menos son las ventosidades verbales que reproduce arriba Cejador, aunque hacer ironías con el estalinismo no puede ser más nauseabundo. De hecho, la función que cumple el sacar estas cosas en Babelia no es la de alimentar ningún izquierdismo rabioso, sino dar alas a los progres light para seguir pensando que en definitiva el nazismo fue peor. Pero ya digo que lo de menos es esto. A mi modo de ver, lo más interesante de la entrega es lo que dice Reyes Mate en la página 4: "Hace falta un cierto desparpajo para escribir que el prestigio de que goza últimamente Hannah Arendt es 'el signo más claro de la derrota de la izquierda'." No, no es desparpajo, profesor Mate, es irrelevancia: que Zizek pueda pasar por representante de la izquierda constituye el signo más claro de que la izquierda es un mero fenómeno de circo. Un circo tedioso y suburbial en el que Habermas y Zikek se dan bofetadas mutuamente y el público hace tiempo que dejó de aplaudir.

    Comentado por: Mireia Xirau el 27/3/2006 a las 13:17

  • Por un lado más tranquila, pero no del todo. Jamás, jamás descansar ni dormir profundamente y mucho menos en un tren con esas compañías tan reales, tan parecidas a mí misma. Lo mismo pensarán ellos. Nadie duerme en verdad. El traqueteo disfraza la crispación.

    Comentado por: Dríade el 27/3/2006 a las 12:50

  • ¡Qué racismo más rampante y tan de mañana! Yo tampoco entendía, por momentos, el arrebato inicialmente antichino de don Félix. No le reconocía; no reconocía su vieja elegancia ‘gauchista’ en un depauperado vagoncillo viajero, rodeado de olores misteriosos de un chop-suey fermentado. Los ojos como botones negros; las mafias comunistas; la comisaria paranoica y vociferante y cierta elemental misoginia. Misoginia insólita, respecto de un país que sacrifica las niñas nacidas y las mutilan y asfixian en una bañera de peltre.

    Pero ¿qué queda de ‘El imperio del Sol’?, ¿Qué queda de las ensoñaciones viajeras de Marco Polo? ¿Y del furor beatífico, que todos practicamos, en ese Kempis oriental y laico, llamado ‘Libro rojo’? ¿Qué queda cuando nos vamos abandonando en los nuevos tiempos, de los viejos escenarios de las antiguas batallas? ¿No será el mismo desencanto, el mismo principio de realidad acongojada, que se le escapa a Bertolucci en ‘El último emperador’? Una generación gauchista que reverenció la Revolución cultural maoísta, y que se embobó con películas como ‘La Cina é vicina’ de Marco Beloccio; descubre súbitamente, el mal amarillo. O la fiebre amarilla. Aún recuerdo a la Joven Guardia Roja, jugueteando con el miedo y con los tigres de papel. Miedo de los colores lejanos, miedo del rojo y miedo del amarillo. Como un shampan huidizo en la noche callada, que trafica con almas muertas.

    ¿Qué habrá comido este fin de semana don Félix, que le ha sentado tan mal? ¿Rollos de primavera o cerdo agridulce? ¿Será el ‘Mauricio’ mendoziano, que ya se nos presenta en sociedad, revestido de algunos abandonos? O ¿será la entrevista con Sir Norman Foster?, que elogia las virtudes depredadoras de la arquitectura china y coreana, frente a la estulticia occidental. También Koolhaas –el nuevo apóstol de la arquitectura – se fascina por el delta del Mekong y se reconoce en esa epifanía del territorio y de las formas de cristal que crecen apresuradas. Con el Comité Central del Partido Comunista Chino al fondo.

    Menos mal que todo se nos revela un sueño. Un mal sueño. Un mal sueño en un convoy viajero, en compañía de franceses y suizos racistas. Pero ¿cómo se viaje en compañías tan indecentes? Y ¿adonde se puede llegar con tales compañeros de vagón y francachela? Mejor seguir durmiendo, aunque el tren descarrile. Profundamente avergonzado. Así también me siento yo.

    Comentado por: rise el 27/3/2006 a las 11:57

  • El temor al otro, al diferente, al extranjero nos pone en guardia...
    China, el gran laogai.

    Comentado por: El Perdiu el 27/3/2006 a las 11:18

  • todos somos racistas.Hace años me encontre con un amigo negro,estaba indignado,me dijo:!en este pueblo son racistas!,sonrei y le dije:¿a mi me lo dices?,que no me tragan por que soy rubio,estos morenos.

    Comentado por: maleas el 27/3/2006 a las 11:11

  • "ZIZEK, el filósofo de lo nuevo"

    "Un filósofo que piensa de nuevo"

    "...hasta que descubrí mi propia secta: desde entonces soy un estalinista ortodoxo lacaniano, dogmático y nada dialogante."

    "Mientras el fascismo estaba abiertamente en contra de la Ilustración, el estalinismo constituía una Ilustración radical. No digo que el estalinismo fuera mejor que el nazismo, digo que hay en él algo realmente enigmático y desconocido. Un detalle revelador: los presos del Gulag tenían la obligación de enviar a Stalin telegramas de felicitación por su cumpleaños. ¿Se imagina a los judíos de Auschwitz felicitando a Hitler? Por la misma razón, los nazis no organizaron juicios para que los judíos confesaran que participaban en una conspiración mundial contra Alemania. Los estalinistas, en cambio, necesitaban confesiones y arrepentimientos, porque consideraban que incluso un traidor formaba parte de la razón universal y podía ver su propia mentira."

    Babelia, 25 de marzo de 2006.

    Comentado por: Dalmacio Cejador el 27/3/2006 a las 11:09

  • Sigo desorientada ¿por el Oriente?

    Comentado por: Dríade el 27/3/2006 a las 11:08

  • No sabía que fuera tan temprano. Un momento, que reacciono. ¿Dónde estoy?

    Comentado por: Dríade el 27/3/2006 a las 10:37

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres