PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 27 de octubre de 2020

 Félix de Azúa

En el origen de la vanguardia

Durante un par de días me dediqué a constatar que en efecto ésta era la primera edición en español de El absoluto literario, de Philippe Lacoue-Labarthe y Jean-Luc Nancy, según anuncia el editor (Eterna Cadencia, Buenos Aires). Al parecer han circulado algunas traducciones privadas (de Emilio Bernini, por ejemplo), pero nunca antes se había editado completo este tratado, uno de los más influyentes en la actual filosofía del arte.

    El caso es que apareció originalmente en 1978 (Seuil), hace pues treinta y cinco años, pero todavía nadie se había atrevido con él en España. Me parece sorprendente. Lacoue (muerto en 2007) y Nancy pertenecían a una generación que no sólo se había alejado del aún poderoso estructuralismo, sino que desconfiaba de los post-estructuralistas, de modo que tomaron un camino propio a la sombra de Heidegger. La producción de ambos filósofos ha sido abundante y de notable interés. Sin embargo, este trabajo que ahora se edita en español es, a mi modo de ver, su mejor contribución.

    En ella analizan y antologan uno de los momentos más fascinantes de la modernidad. Como ellos mismos dicen, se trata de un episodio efímero (pongamos que de 1798 a 1803), un grupo de gente cambiante (aunque siempre dirigidos por los hermanos Schlegel) y una revista de la que sólo se editaron seis números (Athenaeum). He dicho antes que es un momento de la modernidad, aunque en todos los manuales aparece como un momento del romanticismo e incluso del primer romanticismo (el frühromantik). Ciertamente es un prototipo de romanticismo, pero en una acepción de la palabra que, a mi modo de ver, debería incluir un vastísimo proyecto que sólo acaba hacia 1960. Si se acepta esta noción, el grupo aquí estudiado fue de los primeros en poner las bases de la modernidad: "Se trata, de hecho, y no es exagerado decirlo, del primer grupo de "vanguardia" de la historia" (p.27).

    El invento de este grupo, al que podemos llamar "del Athenaeum", es nada menos que la literatura en cuanto tal. Hasta ese momento no había tal cosa como una literatura en el sentido de un arte absoluto de la palabra escrita. Había, eso sí, un arte de la poesía, otro del drama, algo (poco) de la novela, y así sucesivamente. El grupo del Athenaeum unifica la totalidad del arte de la palabra y propone una primera teoría de la literatura como absoluto. Asombrosamente, en esa teoría la prosa toma el lugar de la más alta poesía y la literatura queda fundida en la filosofía en tanto que dos modos (literarios) de expresar el mundo en su verdad más recóndita. Esto es el "absoluto literario".

    Así lo expone Friedrich Schlegel en su Conversación sobre la poesía: "Todo arte y toda ciencia que actúan mediante la palabra, cuando se ejercen como arte por sí mismas, y cuando alcanzan su cima más alta, aparecen como poesía" (p.380). No es sólo un ataque contra la secular teoría de los géneros y sus forzosos paragones, es también la negación de toda la filología hasta ese momento y la propuesta de una historia de la literatura tan audaz que ni siquiera es posible escribirla en nuestros días.

    El grupo estaba compuesto por dos dictadores, los hermanos Schlegel, y un conjunto variable de afiliados (Novalis, Wackenroder, Brentano, von Arnim) que se reunían, se expulsaban, se excluían o formaban secesiones, como es habitual en cualquier movimiento de vanguardia. En su proximidad giraba una nube de mujeres poco típicas de su época, sexualmente emancipadas, con una notable formación filosófica y aguda percepción artística. Son Sophie Tieck, Bettina von Arnim, Carolina Michaelis o Dorothea Mendelssohn-Veit. Todas acabaron casadas con alguno de los participantes del grupo.

    Había también una relación externa, pero intensa, con personajes de extraordinaria importancia como Hölderlin, Schelling, Hegel, Schleiermacher o Goethe. Este último los detestaba, pero a él se unirían los Schlegel cuando la edad los volviera rapaces y la invasión napoleónica pusiera en marcha el nacionalismo germano.

    No sólo inventaron la literatura tal y como la entendemos ahora. También transformaron la recepción de la herencia griega. A veces parece que la palabra "romanticismo" sólo puede usarse para asuntos empalagosos, pero es un enorme error. El romanticismo fue un movimiento revolucionario y salvaje que sacó de la quietud marmórea, del estatismo idealista, a los neoclásicos y a los kantianos. La Grecia que aparece tras la crítica de los románticos del Athenaeum ya no tiene nada que ver con "la belleza", la "serenidad" o "la perfección", es la Grecia arcaica, infernal, enigmática, siniestra que años más tarde Nietzsche expondrá magistralmente en su seminal Origen de la tragedia.

    La traducción es meritoria, aunque con imperfecciones inevitables dada la oscuridad del propio texto (téngase en cuenta que la mitad del libro es una antología de escritos de los Schlegel, Schelling y Novalis), lo que las hace excusables. Sólo he pillado un error grave, pero que puede corregirse con facilidad: la pg.22 da como fechas del Sturm und Drang 1870-1880. Son, evidentemente, 1770-1780. Contando con estas mínimas mancillas, el libro es imprescindible para cualquier interesado por la teoría del arte y aún por la teoría de la teoría.

[Publicado el 08/4/2013 a las 07:00]

Compartir:

Comentarios (10)

  • Hola.Aprovecho y envío un texto poético para Rosa Mayo...((para todxs))

    La guadaña cortando el heno...
    La miel dorada y la parda canela...
    El fresco zumo del limón...
    El latido del corazón...
    La Juglaría comprometida...
    La mueca de la gárgola catedralicia...
    El arañazo a la poesía vendida...
    Las risas y las lágrimas...
    Una vieja y querida canción...
    Una pintura rupestre...
    Un cuadro de Velazquez...
    Un beso que nos trae el viento...

    Para mi...¡¡¡Son Poesía!!!
    Aquí también hay Poesía...
    Poesía...¡¡¡Rosalía!!!

    Otra forma de entenderla:Para Rosa.
    Saludos y Salud.
    Ceibe.

    Comentado por: Ceibe el 29/5/2013 a las 16:37

  • Hay tantas opiniones como personas,pero aquellas valientes y directas hijas de la Vida y atrevidas,son las que merecen mi aplauso y apoyo.Cada una tiene su mundo o abanico.Hay alusiones al gran Góngora y a Cervantes,vaya,bien,no olvidemos que Miguel en su viaje del Parnaso,habla muy bien de don Luis...Dos personas singulares dentro de la literatura europea.El Góngora rebelde y que tuvo que luchar mucho para hacerse su sitio en aquella época,contra los aristocráticos Quevedo o los imbéciles Argensolas...El Cervantes sencillo y humano,preso y marginado,pero con el paso de los siglos,vemos que fue de los mejores.Siempre ha sido muy DIFÍCIL,en las Españas,que se reconozcan las virtudes y cualidades...Ahora igual.Pero no olvidemos,que como entonces,AHORA,también hay la caterva de paniaguados al servicio del poder o de la poderosa prensa...y algunos viven de ello!!!.Admirable y como dice una Cántiga mía:Periodista vendido,las primeras listas...periodista comprometido,al paro ha ido.
    Es una gran pena que esto del compromiso social esté muy débil...En cuanto a otra opinión de escribir mejor o peor...o no nos merecemos compararnos a este o aquel:yo no me quiero comparar con nadie.Allá cada cual.Unos tienen las columnas del periódico reservadas y otros,pícaros de cocina y molestos por decir las verdades,son expulsados-expulsadas de ese nuevo Párnaso...que como dice Nicanor Parra o el amigo Jesús Lizano:Párnaso podrido y fétido al que no quiero ir.
    Falta mucho conocimiento profundo.Falta la valentía de esa crítica a lo Larra,Valle Inclán o al clásico Quevedo,que no se mordían la lengua y sus palabras,como diría el amigo Gracián,estaban preñadas y eran dardos afilados.((Quevedo,con sus manías y maldades,pero también hay la parte excelente y de una crítica inmensa...descartando lo personal...))
    Goitisolo...Azúa...aun quedan...y más...personas con esa humanidad que tanto escasea,pero que brillan por algún sitio y están ahí:como leemos en la agradable poesía de Rosa...
    Inventemos palabras atrevidas y comprometidas...Coherencia...Sencillez...
    Valentía...son los caminos que intento seguir y conocer.
    Salud con zumo de naranjas y limones.Muchas manzanas.
    Ceibe.

    Comentado por: Ceibe el 28/5/2013 a las 19:18

  • Primeros síntomas de sinecuras monetarias y económicas inmerecidas al infeliz victimista doctrinario e incendiario sedicente intelectual de baratillo gracias a sus oportunas fugas mentales y denuncias espeluznantes. Es la ventaja que tiene el gran Madrid, que tiene sus orificios abiertos para quien sepa jugar sus bazas, con cualquier oportunista añagaza. Y sirve de polea de transmisión para que el Estado extraiga de sus menguadas arcas, la correspondiente opípara manutención. Otorgándole además a este intelecto la denominación de bien cultural, el permitirle acumular más de un sueldo estatal. Al fin y al cabo para los cantamañanas no hay incompatibilidades .Y lo próximo que le titulen marqués. Este no es un bluff ¡Es una estafa!

    Comentado por: Margarita Rodriguez el 06/5/2013 a las 09:28

  • Aquí a lo lejos,
    también me ha gustado.
    Acuerdo con el Sr. de Azúa.

    Creo que poesía no es sólo
    un conjunto de palabras,con
    métrica, musicalidad,
    sentir profundo y alto.
    Poesía puede ser
    esta mañana de abril;
    la hiedra que enmarca
    mi ventana de madera cálida.
    Veo poesía en los ojos
    de mucha gente tan buena.
    En el cielo azul la veo.
    En las campanas que suenan
    y escucho tan cerca . . .
    En el limpio aire,
    en las hojas,sobre mi vereda,
    hojas de miel y arena.

    Comentado por: Rosa Mayo Marcuzzi el 05/5/2013 a las 11:09

  • Azua, a més de ser un autèntic panoli espanyolista, també ets de dretes. Qualsevol dia d'aquests et fitxaran per escriure a Libertad Digital amb la caverna "liberal" hispànica.

    Comentado por: Tomàs el 30/4/2013 a las 13:02

  • illo es de Caballeros contar lo que es dejaros de Mahomeo Dialectico que tampoco sois tan buenos.

    Comentado por: a. el 22/4/2013 a las 22:18

  • El origen de la tragedia yace, a plena luz, en la raíz helénica del término mismo: TRAGOS significa, en efecto, CHIVO, ese chivo expiatorio que las multitudes dispuestas a la carnicería expulsan tras cargar sobre él los pecados del mundo, los suyos propios, y del que el Cordero de Dios invierte la imagen.

    No es pues el animal del Levítico la víctima ritual que designa aquí la expresión CHIVO EXPIATORIO, sino la significación moderna y familiar, la víctima injustamente acosada por un grupo humano miméticamente movilizado contra ella.

    Todas las sociedades humanas sin excepción tienen tendencia a descomponerse bajo el efecto de su violencia interna. Cuando esta se produce, disponen de un medio de restablecimiento que se les escapa a ellas mismas y que la antropología no ha descubierto jamás, la convergencia espontánea, mimética, de toda la comunidad contra una víctima única, el CHIVO EXPIATORIO original, sobre el que todos los odios se descargan sin expandirse catastróficamente por su entorno, sin destruir a la comunidad.

    Comentado por: Zorroaga el 22/4/2013 a las 12:47

  • Pareciera como que este proceso que abarca romanticismo y vanguardis no significara tan sólo la configuración progresiva del ser del Arte y la Literatura Modernos, sino el intento descabellado de objetivar esa entidad inefable, ese misterio al que supuestamente toda expresión artística refiere, denominado de aquí en adelante poesía, de delimitar -y así apropiarse de ello, dominarlo, explotarlo-lo que propiamente no podía ser delimitado, lo infinito, el mundo imposible de lo irracional, la energía primigenia en que se sustancia el universo, las oscuras, tácitas, latentes pulsiones, misteriosas fuerzas demiúrgicas, que vendrían a encarnarse en una dinámica histórica reinterpretada como progreso y a la que la dialéctica creación/aniquilación pretende dar una formulación racional.
    Un exagerado no exento de cinismo proclamaría llegado a este punto que el mágico ruiseñor de Keats y la imagen sublime del hongo atómico -y sus variantes, tipo Torres Gemelas- son hitos históricos de este proceso, y, al cabo, meras varientes expresivas, máscaras oraculares de esta oscura y terrible señora llamada poesía.

    Comentado por: pandemonium el 20/4/2013 a las 20:59

  • Creo yo que la mejor definición de litaratura puede extraerse de la entrada "artista" del Diccionario de las Artes, según la cual artista sería todo aquel que sabe contar lo suyo provocando la empatía de la audiencia, encontrando para esa narración un punto de contacto con la fibra sensible del que contempla (escucha, lee, siente) la obra.
    Según esta definición, los géneros sobran. Si me apuran, sobra incluso la distinción entre las artes: distinguirlas por el material utilizado o por si nos abordan por vía del oído, la vista o el tacto, si bien se mira es cosa tan secundaria y pedestre, que no merece ni la pena hablar de ello.

    Comentado por: pro el 15/4/2013 a las 11:02

  • Precioso artículo, Félix.
    Y un pertinente comentario, bmh.
    Gracias

    Da gusto volver a ver que en este sitio se abren caminos que escapan a la centrifugadora de "lacrisis desahucios-barcenas-ytumás-loseres lacasarreal-yvueltaalaputacrisis..." sin fin, sin salida, repleta de demagogia y sin profundizar nada, en que lo más original que se escucha de vez en cuando es que algún plumilla pone de moda una palabreja nueva (escrache)...

    Saludos

    PD: ¡Y de vez en cuando, incluso aún asoma por aquí un conato de sentido del humor! ¡Viva!

    Comentado por: pro el 09/4/2013 a las 14:27

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 

 

 

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Tercer acto (2020) Literatura Random House, Madrid. 

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres