PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

martes, 20 de octubre de 2020

 Félix de Azúa

Primera alabanza del año

Abrumado, como todo quisque, por la miseria de la vida oficial, procuro escapar de la oscuridad como puedo. Que el Dos Mil Trece nos permita recobrar una luminosidad que a pesar del empeño de las fuerzas oscuras sigue iluminando más allá del velo de tinieblas, ese fue mi deseo de fin de año.
Hoy la miseria era un nuevo latrocinio de nuestros representantes, tan gigantesco como los anteriores e igualmente cínico. Oponiéndole resistencia he recordado una cantata de Bach, la BWV 39, que comienza diciendo: "Comparte tu pan con aquellos que tienen hambre". Una buena ocasión para oírla de nuevo.
En tiempos de Bach no podían darse latrocinios como los nuestros simplemente porque la posesión era cosa de unos pocos. Muy pocos. Y en general de uno, del señor que a veces era un guerrero y otras un obispo, o ambas cosas a la vez. Sin embargo en aquellos tiempos la podredumbre moral estaba mejor construida, tenía otra calidad. Al malvado se le despreciaba y temía, pero nadie lo ponía como modelo. Y, sobre todo, el malvado era una rareza, un condenado en vida. Los nuestros son gente de primera portada de revista, gente estupenda.
La coral de Bach continúa diciendo "Lleva a los pobres a tu casa, viste a quienes vayan desnudos, y no te escondas de tu propia carne". Este final es inquietante, und entzeuch dich nicht von deinem Fleisch. ¿Qué nos dice el poeta? ¿Qué aceptemos nuestro cuerpo como constatación de que somos mortales? ¿Qué ese cuerpo nuestro es igual al de quienes van desnudos temblando en el invierno? ¿Nos está diciendo que la riqueza no ha de servir para esconder nuestra debilidad, nuestra fragilidad? "Una hoja somos, en otoño, colgada de la rama", decía Ungaretti, y por mucho que nos escondamos un poco de viento nos derribará.
Pero si tratamos a nuestro prójimo con generosidad, si lo consideramos nuestro igual, entonces, dice la coral: "Tu luz brillará como la aurora, la curación no tardará en llegar, la justicia te precederá y la Gloria del Señor será tu recompensa". La luminosidad de los justos que hoy nos parece una leyenda es, sin embargo, indudable y muchos la hemos visto en momentos decisivos cuando la bondad de un acto ajeno nos ha deslumbrado.
No es preciso ser creyente, no es necesario atarse a ninguna promesa para oír estas palabras de Bach con perfecta seriedad. Es cierto que todo conspira en contra, pero si nos esforzamos por considerar a los demás como simples mortales, tan frágiles como nosotros, es posible que divisemos cierta luminosidad en alguno de ellos.
Se trata de cambiar el primer pensamiento que nos asalta frente al malvado ("¡Querría verte muerto!"), por el segundo ("¡Pero si sólo va a durar un puñado de inviernos...!"). Y desviar la mirada del siniestro para dirigirla hacia el justo. ¿Qué no se le ve? Alguno ha de haber.
Y si no, siempre nos quedarán los niños.

Artículo publicado en Jot Down

[Publicado el 07/2/2013 a las 09:50]

Compartir:

Comentarios (19)

  • Uno y otro, de uno a otro,
    y siempre el mismo, siempre uno,
    una vez y otra, uno,
    siempre uno a cada paso,
    uno acechando su muerte prometida,
    uno despeñado en su siniestra locura,
    abrumado de ciencia, circundado de olvido,
    coronado de angustia, arrastrado en el torbellino
    de sus guerras feroces al combate sin fin
    de uno contra otro, de uno contra sí,
    y de nosotros, de cualquiera, tú y yo
    contra cada uno, contra uno y otro,
    contra su voluntad homicida, contra sus guerras hipócritas,
    contra la lóbrega paz de sus cadáveres apilados,
    contra la eternidad inane de sus lúgubres mausoleos,
    contra su secreta apetencia de muerte y olvido.

    Comentado por: otro el 18/2/2013 a las 21:57

  • Entro en este patio por primera vez y ha sido muy grata la lectura del artículo. Cogeré una buen silla y me uniré a la tertulia.

    Comentado por: blas paredes el 18/2/2013 a las 20:41

  • Para que uno sea del todo el que es, tiene que morirse, tiene que dejar de pasar, alcanzar su fin y acabarse de una vez por todas. Uno consiste en este esperar, anhelar, temer su muerte, perseguir su eternidad, entregarse a ella, y la vida de uno, es, en este sentido, un sin vivir, un estar muriéndose a cada paso, una lúgubre tarea de aniquilación. Claro está que una vez muerto y acabado, uno es otro que este que anda detrás de su muerte, que se está muriendo, sí, pero que no está muerto, no del todo, al menos, este ser imperfecto que anhela una eternidad que lo defina y ponga fin a su ansiedad, a su zozobra, a su carencia, a su imperfección, una muerte definitiva que lo aniquile en el ser que desde siempre ha sido. Pero esta paz de los muertos nos está negada a nosotros, los que por aquí andamos, pacediendo la angustiada, y más o menos distraída, espera de uno,y, además, hay que ser otro para contemplar la muerte de uno, y así uno se entrega a sus siniestras mascaradas para procurarse una ilusión de muerte y apaciguar mediante el mecanismo liberador de la representación la pulsión homicida que lo tortura.

    Comentado por: uno el 16/2/2013 a las 00:20

  • Para que uno sea del todo el que es, tiene que morirse, tiene que dejar de pasar, alcanzar su fin y acabarse de una vez por todas. Uno consiste en este esperar, anhelar, temer su muerte, perseguir su eternidad, entregarse a ella, y la vida de uno, es, en este sentido, un sin vivir, un estar muriéndose a cada paso, una lúgubre tarea de aniquilación. Claro está que una vez muerto y acabado, uno es otro que este que anda detrás de su muerte, que se está muriendo, sí, pero que no está muerto, no del todo, al menos, este ser imperfecto que anhela una eternidad que lo defina y ponga fin a su ansiedad, a su zozobra, a su carencia, a su imperfección, una muerte definitiva que lo aniquile en el ser que desde siempre ha sido. Pero esta paz de los muertos nos está negada a nosotros, los que por aquí andamos, pacediendo la angustiada, y más o menos distraída, espera de uno,y, además, hay que ser otro para contemplar la muerte de uno, y así uno se entrega a sus siniestras mascaradas para procurarse una ilusión de muerte y apaciguar mediante el mecanismo liberador de la representación la pulsión homicida que lo tortura.

    Comentado por: uno el 16/2/2013 a las 00:15

  • Toda verdad es una falsedad encubierta que sólo vale universalmente para quien la emite y se beneficia de ella. También la crueldad más desmandada se justifica a sí misma con absoluta tranquilidad de ánimo, y también en la compasión hay crueladad, pero enmascarada, siendo por ello más despreciable que aquella que se nos presenta sin disimular. La maldad más vergonzosa es aquella que pasa desapercibida para el que la comete, porque supone que su acto es de justicia y no necesita de mayores justificaciones. Una mentira tanto más protegida y arropada se presenta cuanto más compartida es por una cuadrilla de beneficiados sinvergüenzas.

    Comentado por: Cantinflas el 15/2/2013 a las 14:05

  • Es difícil, cuando no imposible, encontrar algún límite razonable a la adquisición de más propiedades.

    A medida que disminuye nuestro egoísmo, nuestras angustias desaparecen, y después llega una dicha firme y serena, que siempre nos insufla una buena disposición espiritual y una conciencia limpia. Cada buena acción nos ayuda a alimentar esta sensación de dicha en nuestro interior. El egoísta se siente solo, rodeado de acontecimientos desconocidos y traicioneros. Todos sus deseos se hunden en sus preocupaciones. Una persona bondadosa vive en un mundo de acontecimientos positivos, cuya bondad es comparable a la suya.

    La compasión expresada en reacción a la rabia es lo mismo que el agua para el fuego. Cuando estás encolerizado, trata de sentir compasión por la otra persona, y verás que tu rabia desaparece.

    Has de respetar a todas las personas, por miserables o ridículas que sean. Deberías recordar que en cada persona habita el mismo espíritu que mora en tu interior.

    En la vida real, las ilusiones sólo pueden transformar nuestra vida durante un instante, pero en el dominio de los pensamientos y el intelecto, falsas ideas son aceptadas como verdades durante milenios, y ponen en ridículo a naciones enteras, frustran los deseos nobles de la humanidad, esclavizan a las personas y les mienten. Estas falsas concepciones son los enemigos que tratan de combatir los hombres más sabios de la historia de la humanidad. La fuerza de la verdad es grande, pero difícil su victoria. Sin embargo, en cuanto alcances esta victoria, nunca te podrá ser arrebatada.

    Toda idea falsa es un veneno. No existen ideas falsas inofensivas.

    Comentado por: Arthur Schopenhauer el 15/2/2013 a las 10:17

  • "Tous les chats sont mortels, Socrate est mortel, donc Socrate est un chat." -Eugène Ionesco-

    Comentado por: Pauline el 14/2/2013 a las 11:01

  • [Me acabo de enterar de que el cinco de este febrero, para su cumpleaños, falleció Caffi. A los 88 de su edad. Voy a la orfandad a pasitos menudos, aprecié de veras a este hombre de veras, la posteridad y la gloria le aguardan que yo pueda tramar. Afortunadamente, muchos más le continúan, algunos de los buenos, y una región de memoria y cariño, y una temperatura específicamente caffareniana, elabora empeñosas encuestas, (y templa mis temas), conforme al limpio ejemplo que usó con los suyos. La luz que los esclarecía para edificación de este afligido jayán, esa se ha perdido en una fosca, donde mis tanteos, en algo, se parecerán a los suyos. Eso valdrán, maestro.]

    Comentado por: Pi Trunco el 11/2/2013 a las 18:57

  • Excelente artículo, como siempre.
    Para cuando ese libro sobre música?

    Comentado por: andreu el 11/2/2013 a las 17:30

  • ( Un inciso: Hay un tipo de persona engañosamente bondadoso y entrañable. Es esa persona que dice adorar el mundo de los niños. Lo que en realidad le ocurre es que odia a todo miembro del género humano que haya sobrepasado su décimo cumpleaños. )
    Hale, sigan con lo suyo.

    Comentado por: pro el 11/2/2013 a las 10:19

  • ¡Le parecerá bonito! ¡No se da cuenta de que andan por aquí los de filo antigua, y medieval! Son criauturas, Damián, son impresionables, Damián. Hasta que no ven que los filósofos empiezan a escribir en romance, francés, señaladamente, no se los toman en serio.
    Y venga a los griegos, a alguna excursión por el Samkya, a Confuncio, pero pocas.
    De latines no tienen ni trocha, hasta ud parece, por comparancia, ir en calesa y sobre asfalto y calafates.
    [Francés tampoco saben, ni italiano; no saben nà, es natural, están echando el bozo. Pero las memeces suyas me los van a aparatar de saber si quiera buscar en la biblio.]

    Mire, mataete: yo estudié medieval con Teodoro de Andrés, yo era joven, y me irritaba que nos mandase a la biblioteca a copiar incipios y ex-idos de volúmenes de padres latinos. Es una extraña sensación ver la colección de la patrología entera. No le voy a remitir a ella, yo ya no accedo a esa casa, donde ahora me gustaría sacarlos todos de sus casillas, abrirlos, recordando a Clemente, a Bueno (a Caffarena, el único que sí quiere, sí: fundamentar, y si no, para qué. Las clases de Caffarena eran interesantes como ninguna, iba en directo, recogiendo nuestros pedazos. La última vez que leí su Metafísica Fundamental, fui retrodevorándola, pasando al capítulo anterior. Caffi: es el índice perfecto de que el libro luchó en el sitio oportuno, y que el más tonto, oséase, servidor, algo entendió, así como era, aquellos días, que no quiero revivir.)
    No aproveché, asinque le prohibo que los descarríe.

    Azares y extravíos me colocaron en el aula del Hierro Pescador, o sea, el anzuelo. Paseándose arriba y abajo de los dos pasillos de la clase, dictaba, oiga, con una antigüedad acumulada que me escalofriaba, ―y que reconocía de otro hombre, fincado en presunción de antiguo y raro; aquel, firmante de un texto que yo conocía, aquél, mal barajado con el tiempo ambiente, copia y falsificación del otro, burlón, desdeñoso, por veces terrorífico, presumido de memoria y punto, un Adán peregrino y de letras: un observador y un educador fabuloso.

    Hierro denostaba la tesis de De Andrés. A su parecer, era fórmula, y no solución (Una especie de pre-instalado neural del lenguaje, si los conoció, sobra que insista.)

    Teodoro no sólo lo pasó sin dar el intermitente: ahora, en la tele, el mundo del ohh, descubre lo que él dijo. No era especialmente meritorio. Pero los nautas del cerebro, que han llegado a buscar lo que dijimos que tenían que buscar, vienen con que la tierra es redonda, como una naranja.

    Es raro que tenga tan a mano un libro que evoco. De su magistral El Nominalismo de Guillermo de Ockham: "signum est res praeter speciem, quam ingerit sensibus, aliud aliquid ex se faciens in cogitationem venire." Normal. Ahora, en filosofía del lenguaje, ¿es Eco contra el mundo?

    Sed tam generaliter non loquor hic de signo.

    Aliter accipitur "signum" pro illud quod facit in cogitationem venire et natum est pro illo supponere
    ¡¡supponere!!
    ah, amigo, vamos al la fatalidad del hombre, a la prestidigitación que Eco quiere decir, (y yo con él), de un tiro, de golpe, la fatalidad del andar siempre del símbolo al símbolo, como de la ceca a la meca. Es el mayor fracaso jamás no-contado. Estamos, por otra fatalidad, convencidos de actuar en lo real, agentes en el mundo de verdad; y vivimos en los naipes: vea la ciencia, quiere saber los ruidos que hacemos, desentrañar alófonos, ¡y los sacan, de este lado, en gráfica!, mira como sale la eñe patria, no se distingue en el diagrama…
    Pero volvamos al cuento pasado.

    vel tali addi in propositione, cuiusmodi sunt syncategoremata

    ¡ojo!

    et verba et illae partes orationis, quae finitam significationem non habent, vel quod natum est componi ex talibus, cuiusmodi est oratio.

    Desolador: otra fatalidad, la más atroz: vamos al conocimiento para tener algo que tejer en las manos. Pero del conocimiento, SIEMPRE SE VUELVE CON UNAS COSAS ASÍ RESBALADIZAS, CUIUSMODALES, IMPRECISAS, VARIABLES, SYNCATEGOREMÁTICAS si pongo antes a fulanito que a mengano, cambia la cosa, fulanaje sincategoremático
    si el Ser, (o el Lobo), lo coge uno en Heidegger (o en el que de olit vino) o en Parménides (o en Atapuerca lobada, en la Cueva de los Osos), no sale igual



    el sistema de las numeraciones puede consentir, de alguna manera, –y Leibnitz mediante–, operar con el infinito (el ∞ nunca es un número): comparanza: una recta no se acaba por ninguno de los cabos; ahora bien: resultamos tú y yo, Damián, (accidentales, contingentes), resultamos en un tramo de la misma, conocedores de que por derecha e izquierda nunca acaba; y delante de mí, en el tramo que abordo, está inscrito ese conocimiento, que a ud tanto le ha impresionado, una rectilla se las apaña para jibarizarme, entendiéndola, amigo, se va al infinito zas

    Ahora mire: a la vista del tramo, y tal, el 2 va luego del 1 (y la inteligencia de la recta YA ESTÁ CUANDO COMPRENDO ESO): pero Pitercios, que incordia, dice: ¿y si fuese el 1 después del dos?

    Y ante su atónita mirada de catequista de pobres, pitercios ha operado la teurgia insolente de poner el infinito que quedaba a la derecha, al la izquierda; y el que quedaba a la izquierda, a la derecha. Chaaaannnn.

    [Y con el infinito, a diosito, para allá, para acá. No está muerto, el bueno de Él, está jubilado. Normal.]

    Comentado por: Pídola-recuerda, AM el 11/2/2013 a las 02:31

  • Sócrates es mortal, Sócrates es hombre, todos los hombres son mortales, pregúntele a cualquiera, todos, todísimos los hombres, en plena fiesta de sus materiales orgánicos, todos los hombres vivos proclaman que todos los hombres son mortales.

    Deficientemente, aquín, ni esa simpleza se acata, o se razona. Todos los hombres son mortales es una opinión, hasta que se mueran todos, efectivamente; y luego, también. Un rato. A ver si se averigua si de qué han muerto, si, a lo peor, aquejados de una epidemia que suprime a los mortales en el punto crítico y álgido, o sea

    uno enferma y muere de opinión, no de aplastamineto defenestración suspensión rotura de un aneurisma gripe española, o sea

    de opinión de ser mortal, opinión que yo sufrago, no dudo de que me moriré, de que todos vamos a morir,

    [que alguien le abofetee, está justificada la agresión, por una vez]

    En El Chamanismo y las Técnicas etc., etc., Eliade habla de unos padres misioneros, grandes filópsijos, que explican las cosas de la salvación a los salvajes, pobrecillos

    se interesan, con todo

    de los tres, simplificando, destinos, vivir en tierra; ó: penar sin parar, oiga, que es un penar muy serio y formal y organizado, un BMW del penar, para que se haga una idea le endiño questa comparanza; ó: gozar eternamente del regodeo de lo sutil, mediando el de las inconsútiles prendas

    a ver ―dice el salvaje, en ladino y soberbio de sus facultades― a ver, eso es de primero, padre, ¿cómo sigue tu religión, a parte de simplezas?

    cuando te comulgue, te excomulgo truhán, podrás matarme la carne mortal, es como la tuya, al fin y al cabo, solo que aria y del norte,

    pero, con ello, ¡penarás eternamente, y yo brincaré a la trascendencia, hale hop, en un santiamén, te jodes! porque, ignorante, ¿podrás creer que Uno, incompadecible contigo, te ha puesto una minúscula partícula de fuegoquenoquemaydulcementehiere, como a mí, animal...

    el salvaje se inetresa

    ..nnoo interrumpas a un luterano, docto heidelbergensis, en pleno sermón y arrebatado, eres eres eres el mismísmo eje del mal…

    serene, vecino, que se está congestionando

    y esa partícula es lo constante de tí, que te finge, El Señor Tiene Sus Caminos, astucias de la sobrerrazón, oh, salvaje, pintarrajeado y tonto del culo, para que el señor me ponga en tu jornada

    el salvaje se impacienta, nos lo comemos ya? no mowgly, cómete mejor esta mosca, verás que risa, la cara que se le pone? Ves? [Es divertidísmo, podemos guardarlo de mascota, a Pin se le pasó observar que mucho antes de la domesticación, siempre, el hombre ha tenido mascotas; a él se le pasó, y al de olit también, menos mal que mowgly se da cuenta de esta omisión, de mucho alcance, se verá, si eso, quedamos y tal]

    yo me te substancie, asín como estamos, un tú-a-tú de civilizado y santo a salvaje y vicioso,
    y te diga que cuando caduquen esas carnes, ya no cabrá ficción, serás o del cielo de arriba, o del infierno de abajo; y desde luego no serás ya de la partida, no serás de este valle de lágrimas, tos venga a llorar en tu entierro, pero, enterrándote bien enterrado, por si las moscas se toman la revancha, mentiendes?

    Sí. ¿Cuál es su dificultad, buen hombre?

    serás burro... cuando te mueras, a dónde quieres ir

    no es cosa de querer o no querer, si he seguido bien su razonamiento. Yo os lo confirmamos. No es cosa de querer, no…

    ¡perro infiel, elige, tierra y gusanera, cielo y lo que surja, o pedro botero y dante ensañado! ¡qué te va en querer o no querer!, ¡pide la bolsa y el cielo, alma cándida, por pedir, que no quede, para la alma que tienes…!

    esa es el asunto, no puedo querer ni lo contrario, padrecito: tres almas tengo, una en el cielo, otra en el infierno, otra en la dilatada silva.

    No sea ud simple, la chispa esa de tu Dador Holgazán, ah, amigo, se escurre por todas las grietas, hacia todas las trascendencias, también a esa tuya tan lela y bobalicona, esa trascendencia tuya intrascendente,

    esa capilla de oro y viudas

    sin mises, ni carne de puerco largo, ni carne salvaje lasciva prudente paciente itinerante, vaya ud caminando, que aquí, con toda la solana, no hay quien resista

    es incompatible lo inmortal e inmaterial con una-alma-tienes, dónde me dijo que le enseñaron a contar, en nuremberga? Avive, infeliz, detrás viene los lobos, se comen a las niñas pre-reproductoras, por si acaso, la demografía nos preocupa un montón

    vamos, joven, y se meriendan, igual, a los que no siguen el paso

    un animal muy dañino, no distingue, mu pero mu perjudicial

    me lo presentaron en una carroña que a pedradas le robé al león, ya estás bien comido, fulvo terror, transpótate a la sombra de la apacible acacia

    y ya tuvimos lo nuestro, el lobo y nos

    ¡Mowgly del niño Jesús, no enredes con el palito las orejas del pastor, serás travieso!
    Es que está muerto
    Igual te lo digo, queda feo en un periódico tan serio explorar vericuetos a los muertos
    ¿tú crees que ha sido muerte-por-argumento, una rabieta de predicador?
    ¡qué dices, ha sío la calò!
    Una cosa no quita la otra
    No empecemo, no empecemos


    Moglin, has el favòn, no te distraigas, mira que el lobo no avisa,
    ¿me puedo quedar con esto?
    Tíralo ahora mismo, marrano, todo lleno de bacterias etnocéntricas que estará, y no estamos aún preparados, palabra de mamarabú

    Comentado por: Pídola-recuerda el 10/2/2013 a las 21:21

  • NO hay cinismo más destado que el de estos que fueron del pueblo y fueron de la revolución y fueron, en definitiva, de la transición; esta generación, no trasnochada, sino camaleónica y cainita en verdad (ahora se os ve el plumero). ¿Y habemos de respetar la memoria de vuestros muertos? Yo conocí a dos de los que se os fueron, cuadrilla de la bahía de los cochinos.

    Comentado por: Un pillo el 09/2/2013 a las 22:43

  • Gracias, contador de historias risueñas por ti mismo, con esta respuesta y esa pequeña luz me bastan. Por la noche le he dado a Leibniz la respuesta verdadera y exacta a su pregunta. Ha sido conmovedor: se ha precipitado sobre mí y nos hemos fundido en un abrazo fraternal. Aunque soy mujer llevo normalmente americana. Como soy algo vil, en cuanto hemos aflojado el abrazo y Leibniz se alejaba me he echado instintivamente la mano al bolsillo del pecho: allí estaba intacta y segura mi cartera. No he podido dejar de sentir vergüenza de mí misma al ver la espalda del justo Leibniz que se hacía cada vez más pequeña. Por favor, no me pregunten al respecto. Le he prometido al de las mónadas bajo secreto de confesión no propalar la respuesta verdadera a su pregunta. Tiene que ver con lo bueno, pero no me tiren de la lengua porque no voy a decir nada más. Y por ello me ausentaré al menos un mes de este lugar. Sigan con salud, también mental, que yo me retiro a mi casa de acogida. Adiós.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 09/2/2013 a las 11:42

  • "Aucune société n'est irrémédiable, aucun moyen-âge n'est définitif. Si épaisse que soit la nuit, on aperçoit toujours une lumière." -Victor Hugo-

    Comentado por: -:-:-:-:-:- el 09/2/2013 a las 10:33

  • Por favor, Félix haz acto de presencia por aquí y aclara esto, que veo que sí no el Padre Damián me va a volver loca, y ya sabes como se las gastan conmigo en el frenopático. Buenas noches.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 09/2/2013 a las 00:02

  • Pues si eso justo es lo que digo. Que Félix es ilustración escocesa y que casi ama ya al enemigo, que está cerquísima de amarle; pero en ningún momento mantengo la santidad actual de Félix: que ya se haya olvidado completamente de su yo y que en este momento sea santo. Sólo digo que me parece que está en ello.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 08/2/2013 a las 23:53

  • Félix, estás cerquísima de amar al enemigo; eso a lo que, como buen ilustrado, pero por suerte no jacobino, siempre hasta ahora te habías negado. Un abrazo.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 08/2/2013 a las 14:54

  • ¡Ay ay ay! ¿Es ironía o es lapsus mentis? Nos deslumbra la bondad de un acto ajeno... ¿es concebible que nos deslumbre la bondad de un acto propio? Y no caigamos en la tentación de tentar las palabras del crucificado antes de serlo (¿que tire la primera piedra el que esté libre de pecado? Vaya, apartémonos por si acaso...). Corría la Semana Santa del pasado año cuando leí un artículo de Fernando Savater en el que también se rememoraba una pieza de Bach, el Evangelio según San Juan creo que era. Entonces no era un anónimo prójimo el objeto de admiración, era el mismísimo Cristo, que con su gesto doliente regocijaba la conciencia del filósofo demócrata. ¿Pero no es hora ya de aclamar que la justicia propia reflejada en la injusticia ajena, para consuelo y gracia o para regocijo y fiesta, es consustancial a este sistema político? Y, siendo así, ¿son moralmente mejores quienes medran defendiéndolo que aquellos que medran siendo consecuentes con sus principios, es decir, siendo malos y, pudiendo serlo, siendo peores, porque ello nos iguala?

    Comentado por: Un pillo el 08/2/2013 a las 12:47

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres