PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

domingo, 12 de julio de 2020

 Félix de Azúa

Semiosis divina

La película titulada Syriana, con el encantador George Clooney haciendo de espía desabrochado, es realmente mediocre. El mejor hallazgo es que el hijo de un consejero americano se electrocute en una piscina de Marbella a causa de una bombilla rota. Solo en España las propiedades de los jeques árabes pueden sufrir estas garrafales averías.

Sin embargo, es interesante comprobar que al espectador de cine comercial ya se le puede colocar un esquema de la filosofía de Heidegger bajo la forma de un thriller político. Resumiré el argumento.

El fundamento material del drama son los yacimientos petrolíferos que forman una cinta mágica alrededor de la tierra, cuyo espesor es mayor en algunas zonas de oriente medio y Asia central. Esta cinta es la que proporciona toda la energía que mueve a las naciones ricas. Es, por lo tanto, una material vital, el alimento de la vida. En realidad, es una materia sagrada porque es la que da sentido a la civilización occidental y sin ella nuestras naciones se hundirían en la miseria y la muerte.

Como todo lo sagrado, la materia vivificante está en disputa. La guerra por su posesión puede parecer una guerra meramente económica, pero es un conflicto más profundo. En la película aparecen dos de las iglesias que tratan de controlar la materia sagrada.

Nuestra iglesia la representan los obispos y los cardenales de las compañías petrolíferas americanas, los cuales compiten entre sí, asesinan, destruyen y conspiran los unos contra los otros como en el renacimiento florentino. La iglesia enemiga es un borroso conjunto de terroristas y suicidas que usan el arcaico lenguaje de los monoteístas. También ellos se matan entre sí, asesinan, destruyen y conspiran para demostrar su control sobre la fuente de la vida.

No hay modo humano de entender los lenguajes de unos y de otros. El lenguaje de los economistas americanos es tan oscuro como el de las madrazas islámicas. El lenguaje de los teólogos es, por definición, hermético. Su función no es explicar, sino consolar.

Dos códigos semióticos, el hipertécnico y el architeológico, tratan de vencer en esta guerra eterna por el nombre de Dios cuya única garantía son los cadáveres que producen los unos y los otros. Es una guerra que los humanos hemos perdido una y otra vez y otra vez y otra. Ahora la estamos perdiendo de nuevo. Porque nadie controla la materia mágica, el santo Grial, las reliquias santas. Es ella la que nos controla a nosotros, títeres de sucesivos símbolos del vacío.

[Publicado el 15/3/2006 a las 08:34]

Compartir:

Comentarios (28)

  • ¿Mediocre? Pero no explica por qué. Que es lo que nos interesa a sus devotos lectores. Más bien explica por qué le ha entusiasmado. No lo entiendo. O sí. Aunque, claro, no olvidemos que esto es un blog, un género que no se basa precisamente en la reflexión. A mí el guión me parece algo enrevesado pero interesante. Quizás Costa Gavras le hubiera sacado más juguillo.

    Comentado por: meteco el 22/3/2006 a las 08:14

  • Cuán fácil es hablar de los gestos pasados, sobre todo si se trata de los de otros. Todo es antropología en esa foto, todo es reliquia y triste rito (ah, ya escurrí una mardita opinión). Hay, ay, que seguir leyendo los comentarios.

    Comentado por: Gato Félix el 17/3/2006 a las 00:08

  • Pues me alegro, Scardanelli.

    (Aunque no haga mucho caso: igual sólo son habladurías.)

    Comentado por: Protactínio el 15/3/2006 a las 20:38

  • Hola, Protactínio, me han hablado muy bien de ti.

    Comentado por: Scardanelli el 15/3/2006 a las 19:32

  • [17:15] A Diotima.

    Comentado por: Scardanelli el 15/3/2006 a las 19:27

  • (Publicidad.)
    El vino de la Chardonnay debe de llenar la boca; su explosión, una vez difuminados los iniciales cánticos nasales, es posterior, íntima, casi gástrica: una llama en la ancestral cueva; un grito de equilibrio esforzadamente meditado. Como en el cuento de Boris Vian, un blanco con alma de negro: termodinámica de la paciencia, sabor sin cambio de energía libre. Espeleológico. Genital.

    Esto (y más) en Teoría y Práctica del Chardonnay. Ya, en mi blog. (Pinche mi nick.)

    "mi ley los libros y el vino" (Tipo de Incógnito, aquí): hermosa y transparente legislación, amigo.

    Comentado por: Protactínio el 15/3/2006 a las 17:11

  • Lamento no haber atendido hasta ahora su consulta, G. Historias tengo sobre el oro negro, pero no dispongo de tiempo.

    Agradezco su recuerdo para conmigo.

    Comentado por: (viz)condesa de (em)prendedor el 15/3/2006 a las 16:33

  • Scardanelli 16:32:

    Por amor al amo, al miedo, a la muerte.
    (¿Qué amor?)

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 15/3/2006 a las 16:15

  • “¿Por amor a quien tendría que callarme?.

    ¿Por amor a quien tendría que disimular la historia de mi vida?.

    ¿A quien tendría que evitar sufrimiento con mi silencio? FRITZ ZORN



    Comentado por: Scardanelli el 15/3/2006 a las 15:32

  • A 14:54 no soy ruso, señor:

    No sé si es ruso, pero desde luego es usted Fritz Zorn. Tremenda elección. Un saludo.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 15/3/2006 a las 14:34

  • Enea, es imposible que aplauda el de querer Volver: Rajoy, !
    almodovar siempre magistral en la misma honda, en la misma honda, eso quiere decir que hay muchas ondas. Claro Nunca llegué a sonreir como su hermana, dice una de las grnades protagonistas del film... film.. película, pelicano.

    No, aqlmodovar. dice que ahora quisiera cambiar el nombre de El Deseo... fue un momento, la vida pasa y recordamos a los muertos, pronto .. pronto, seremos cenizas.
    Enea

    Comentado por: Enea el 15/3/2006 a las 14:01

  • Homero decía que los dioses cosideraban las guerras de los hombres como el espectáculo absoluto. Guerras más que humanas, guerras en las llanuras de Farsalia. Los animales ultracivilizados parecen haber llegado a tales extremos de depresión y vacío que empiezan a percibir en sí mismos la nostalgia de la catástrofe. Un temblor de tierra que vuelva sus vidas del revés. Una señal en el cielo que descienda y ponga un estigma en su frente. Un viento muy antiguo que destruya los castillos de melancolía. sin embargo, yo siempre he encontrado el vacío muy interesante. Y lo que es peor, el vacío me ha encontrado a mí. Vivir en el vacío: qué lujo. Como un pájaro, como un extraño planeta de hielo, como un nadador que de pronto descubre la alegría del naufragio. Pero, como le ocurría a aquel guerrero del frío, todavía no he sido vencido y, lo que es más importante, todavía no he capitulado. Me declaro en estado de guerra total.


    Comentado por: no soy ruso, señor el 15/3/2006 a las 13:54

  • Puestos a realizar inventarios semióticos humanos y no divinos (como nos propone la ‘Syriana’ de don Félix de hoy) a propósito del cine que nos recorre y nos acongoja; ahí se aproxima un buque insignia mediático y celebrado, cuajado de signos y poblado de señales. Y no de humo, sino bengalas impenitentes que suben al azul oscuro de la noche. Quedo a la espera de sus notas y comentarios.

    Atiende por nombre ‘Volver’, que quizá sea un nombre poco marinero, aunque algunos se esfuercen en recordar las viejas letras de La Pera o de Discépolo. Letras que machaca, inmisericordemente, la tal Penélope. En una muestra más que evidente, de que parte de los problemas del cine nacional, derivan de la planeidad geométrica y moral de ciertos actores/actrices muy cotizados, pero incapaces para un gesto de grandeza o para un detalle de humildad.

    El cruce viejo y almodovariano de lo cutre y lo moderno; de lo kitsch y lo sofisticado; de ‘Kaka de luxe’ y la High-culture; de Dougal Sirk y Pedro Lazaga, acaba ya estragando. Y acaba rompiendo el espejo del malditismo exhibido en los últimos números de un director cansado, muy cansado. Y algo cansino, pese a las canas que adornan su ‘look’ nuevo.

    El cargamento de baratijas semióticas que llega –que está llegando ya – al puerto de las salas ocuras y a las páginas de la crítica (¿…?) cinematográfica, es harto significativo. Un Almodóvar, estragado de modernos, ultramodernos y sobremodernos, vuelve al pueblo, que es su infancia. Vuelve al pueblo como una contrarrevolución urbana a lo Lefevbre (el sociólogo no el obispo tridentino). Vuelve a la madre, a la tierra y a los recuerdos cortados (él lo reconoce) a los 8 años. ¡Qué edades tan tempranas para recordar y tan tiernas para odiar! Para proponernos una vez más, una película de mujeres imposibles. La mujeres posibles que quiere retratar Almodóvar, hay que buscarlas en lo profundo del pueblo y en lo hondo de las tierras abertales, no en el brillo de un casting de lujo y afamdo. Pero claro, El Deseo, también es una productora, que quiere seguir viviendo. Aún a costa de ese pasado plastificado, como las flores del cementerio. Por que imposible es Penélope ajetreada en la lápida del cementerio de Granátula de Calatrava; mustía en las umbrías de Almagro; sola y parada en los cornijales de Calzada de Calatrava o faenando en una cocina pueblerina desconocida para ella que vive en tecnicolor y dolby system.

    ¡Ah! Pero como aplaudían los políticos el día del estreno mundial de ‘Volver’. Pedro es ‘Uno de los nuestros’ dijo el presidente autonómico Barreda. ¡Cómo se complacen los bobos y los meapilas, ahora que Pedro tiene premio dentro, en suavizar las aristas de la memoria deslavazada de un pasado afilado, rural y agreste! De un pasado que ahora se acicala y se maquilla para la puesta der largo con alfombra roja.

    Comentado por: rise el 15/3/2006 a las 12:46

  • Perdón, es pulla. La puya para los toros, no para sino desde los caballos.
    Albr. hasta otro día.

    Comentado por: Mr. Beecher el 15/3/2006 a las 12:14

  • Alb.[echando de menos los números de orden de los posts]:
    No tengo ni idea de ese proceloso mundo, son como cuadras de caballos de carrera (puya a Savater). No escribo, no necesito agente ni editor. Leo por intuición sin catálogos, así me va. Y ahora Internet, para leer y escribir (sin Type).
    A mi edad no compro nada que no se pueda beber.
    Salud.

    Comentado por: Mr. Beecher el 15/3/2006 a las 12:08

  • Mr. Beecher , como ve el mundo editorial?

    Hay catalogos o solo escritores sueltos

    Comentado por: alberto el 15/3/2006 a las 11:51

  • Sr. Azúa: "La guerra por su posesión puede parecer una guerra meramente económica, pero es un conflicto más profundo".
    A propósito de Foucault nos recuerda su entrevistador R-P. Droit en Paidós (buena editorial), que: No hay más que Guerra, en todas partes, y sin fin, sin origen ni término, sin victoria ni tregua; sólo con evoluciones y CAMBIOS DE ESTILO o de terreno.
    ¿Estilo hipertécnico ò architeológico? Ah! los adjetivos novísimos ò postmodernos, si no dan vida, matan. Seguiremos a la escucha.

    Comentado por: Mr. Beecher el 15/3/2006 a las 11:44

  • La canción del polizón (notas previas inacabadas)


    Fielmente os digo, amigo mio
    que el pirata tenía razón:
    Siguen los ciegos reyes, hijos de cabrón,
    chovinizando feroces por plantar bandera
    a cada metro ganado en la frontera

    Y es por está razón, fiel compañero
    que establezco una declaración
    que será recordada más de un siglo.
    Así pues, y alzándome del sillon,
    yo os digo:

    que me importa un pito cualquier ismo
    que me suda un sobaco la pluralidad
    mi ley los libros y el vino
    mi unica patria la vanidad


    Comentado por: Tipo de incognito el 15/3/2006 a las 11:30

  • Todo ha cambiado para que todo siga igual. No, tras una justificada ausencia por mi parte, se sigue hablando de lo mismo, pero mejor. Sr. Rise, un placer.

    Comentado por: Mr. Beecher el 15/3/2006 a las 11:25

  • Rise :
    La literatura en España - Cataluña , la controlan Planeta , Al faguara y los niños de colores ( Anagrama , Tusquets ,) . Quien es quien ?

    Si haces una critica negativa en el cultural de Alfaguara ( Babelia ) de uno de sus libros , tienes un problema . Si no eres uno de los niños de colores no entras en su circuito . Planeta sabe que hay un camino a la derecha y lo ocupa .

    Donde queda la literatura ? Fuera , en el lector individual , el que tiene un gusto personal creado con los años, a base de dejar muchos libros a la mitad , libros muy recomendados por Totems , de una supuesta intelectualidad .


    Comentado por: Alberto el 15/3/2006 a las 10:44

  • ¡Los yacimientos petrolíferos! No sé si ese tema debería interesarme o no. Me guiaré por (viz)condesa: si a ella le parece una cuestión de provecho, a mí también me lo parecerá.

    Comentado por: Giulius el 15/3/2006 a las 10:32

  • Muy bien, rise (11:23).

    Comentado por: Nicolás el 15/3/2006 a las 10:25

  • Yo hubiera jurado, Sybilla, que la escena tuvo lugar en una casa particular y no en un restaurante. Por tanto, el fotógrafo era un amigo y no el camarero. Y se percibe con claridad que los miembros del grupito o bien son poetas o bien están enamorados.
    Y Virginia y Félix parecen hermanos gemelos, lo cual casi produce escalofríos (al menos la expresión de la cara es casi idéntica). Y Azúa hizo bien en sacarse las gafas (porque en otras fotos de la misma época en las que aparece con gafas tiene una pinta que no veas).
    LA NARIZ AL VIENTO DE LA REGAS (expresión de diosa arrogante: lo cual es una redundancia, claro).

    Comentado por: Aracne el 15/3/2006 a las 10:22

  • Menú del día y vino de la casa. La esperanza. ¿Y la risa?

    Comentado por: el Annunzzio de Café el 15/3/2006 a las 09:43

  • Ah, y la percha de árbol con abrigos, bufandas y gorras. Y el detalle de dejar las gafas sobre la mesa. ¿Cuál fue el siguiente movimiento?
    ¿Qué hacía allí Sandra Bullock?

    Comentado por: el Annunzzio de Café el 15/3/2006 a las 09:38

  • Qué bien ha descrito usted la escena, Sybilla. He tenido que volver a mirar la imagen y ahora la veo de otro modo. ¿Se ha dado usted cuenta? Era Navidad; el triste espumillón cuelga en un rincón de la foto. Una cena de Navidad. Colegas que se reúnen para no olvidar sus gestos veintitantos años después. El camarero era el artista, Dios; ellos eran proyectos. Cada uno miró al altísimo como sabía. Las flores.. Las apoyaron en la mesa contigua que todavía tenía el cartel de reservado.

    Comentado por: el Annunzzio de Café el 15/3/2006 a las 09:32

  • Sybilla :
    Quien es ella y que fue de ella ? , es el as para matar el tres ?


    Comentado por: alberto el 15/3/2006 a las 09:32

  • Los ojitos tristes de la Moix (nadie tuvo tiempo para llevarle un búcaro de flores a la mesa), la nariz al viento de la Regás, como si presintiera el polvo de los legajos de la Biblioteca Nacional, la cara de chico bueno del Pere, al que sólo falta lucir mejor el alzacuello, la Cuca dicotomizada por su apéndice ovidiano de alta prosapia, el aire a lo Martín Villa del Carnero que se juega a los chinos el ser o no ser pascual, la insufrible belleza de la pareja galana, miradas donde brilla la confianza interior.
    ¿Quién dijo que así se mira a un camarero? ¿Es que no hay piedad en la Tierra?

    Comentado por: sybilla el 15/3/2006 a las 08:59

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres