PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 27 de febrero de 2020

 Blog de Félix de Azúa

Misterios gozosos

Después de ver setenta óleos de Pierre Bonnard uno sale a la calle y le parece estar viendo a todas las mujeres de París tomando un baño en el tub. Doble error. Estamos en marzo, sopla un norte que corta la respiración, y ya nadie que aún se bañe se baña en un tub.

Bonnard es un poeta marginal, entregado a un egoísmo pétreo y sublime. Ni la primera guerra mundial, ni la revolución rusa, ni la segunda guerra mundial, nada pudo apartarle de ese minúsculo, breve, mínimo mundo de la lujuria soleada. Mujeres de corta estatura y bien musculadas bañándose en un tub, aunque también (años más tarde) en una bañera, o incluso en medio del comedor. En todo caso, bañándose, lavándose, mojando la piel y la carne con una esponjilla o con sus pequeñas manos. En ocasiones, tendidas en la cama con las piernas muy separadas.

Junto a las mujeres bañándose en un tub, espejos, cristales, cortinas estampadas, fruteros y jardines, poca cosa más. Todo ello empapado de una luminosidad vibrante vivificada por pinceladas percutantes como pizzicatos. Decenas de azules, naranjas, lilas, fuegos y azafranes, anuncian un Rothko entregado a su joven amante en lugar de a la mística eslava.

Ese universo en miniatura, orgullosamente apartado del mundo y de sus catástrofes, es el de la pareja apasionada que vive en cueros, desayuna en cueros con búcaros de encendido color, y duerme en cueros interminables siestas. Un modo de habitar en el que sólo existe el baño, el dormitorio y la salida al jardín. Un mundo que no es exactamente el de la felicidad sino el del bonheur, que es cosa muy distinta.

El tub es la gran jofaina, tina, palangana o barreño metálico que se usaba antes de inventarse la bañera. Y si hemos de creer a los pintores, sobre todo a Degas y a Bonnard, sólo lo usaron las mujeres. La palabra aparece por contagio del inglés, hacia mediados del XIX.

Ese observador que ve a su amante lavarse en el tub, siempre simboliza el bonheur, porque el bon-heur es el buen augurio, el buen presagio, la señal indudable de un gozo o de un placer inminente. Muy distinto de nuestra felicidad, que es abstracta, intelectual, bancaria y un latazo.

[Publicado el 13/3/2006 a las 10:03]

Compartir:

Comentarios (45)

  • Lo que aquí pasó sigue sin rectificarse, mi comentario iba firmado con mi verdadero nombre, y hubo otros de apoyo o simpatía que no se han restituído. Una de dos, o los administradores no hacen bien su trabajo o se les ve el plumero muy mucho, tomando partido ¿verdad?, queridos administradores....

    Comentado por: Una gallega en México el 01/4/2006 a las 17:32

  • Ya habló Francesca, la maestrilla de escuela!!

    Comentado por: carolina el 25/3/2006 a las 17:29

  • Muy agraviada pareces, Eva. ¿Será acaso porque te has sentido aludida?

    Mala cosa es no reconocer los errores y peor no tener la delicadeza necesaria para pedir disculpas, cuando de la manera que sea hemos molestado a alguien con nuestros comentarios.

    Sin lamentos ni lloriqueos, que tampoco es eso.

    Gallega, a mí me gusta leerte y no por distraerme, sino porque encuentro en tus escritos un testimonio sentido, puede que con cierta ironía, pero lejos de ese cinismo moderno que detesto. Cierto.

    Saludos



    Comentado por: Francesca el 19/3/2006 a las 10:23

  • Dado que tu texto carece por completo de calidad estética, gallega en México (17:25), todo lo que dices en él resulta a la postre intrascendente.
    ¿Sabes? Leerte es como escuchar uno de esos discursos de un político demagogo, populista y, sobre todo, tremendamente pesado.
    Tus tópicos agobian a cualquiera.
    La falsedad de tu discurso espeluzna.
    Tu sentimentalismo repele.
    Tu victimismo espeluzna.

    Comentado por: Eva el 18/3/2006 a las 19:01

  • POR QUÉ DESERTO:
    Deserto, pero no tengo el valor de callar, no soporto la idea de que este blog permanezca impunemente en manos de lo que podríamos denominar un grupo de ¿mafiosos manipuladores?. Lo que me ha hecho reaccionar ha sido un reciente ataque personal directo a la mandíbula, aunque -dadas las características de los comentarios- considero que se ha agredido a toda la comunidad gallega, a la gente campesina, a las mujeres en general y a mi persona en particular, todo de un plumazo; así de eficientes son las navajadas salvajes de los elementos "fascistoides". Mi falla: no haber escrito este acercamiento a una declaración de principios antes, y dejarme arrastrar por el ansia de experimentación. Hace tiempo que juego con la ironía en mis comentarios del blog, pero la ironía debe tener un límite y yo lo sobrepasé. En mi descarga decir que, cuando uno está fuera de su país por largo tiempo, se vuelve especialmente vulnerable a los deseos de comunicación con los ¿compatriotas?, y por lo que veo también pierde capacidad para distinguir lo que merece la pena de la vacuidad más ramplona (y peligrosa).
    Esto es lo que quiero transmitir: considero necesario recordar que el uso de comentarios xenófobos, clasistas, sexistas y racistas, entre otras cosas, no procede. En este espacio se están permitiendo y además destacan alegremente comentaristas (los "mafiosos"
    antes mencionados) que pretenden manipular las conversaciones, discriminar que comentaristas les interesan mediante la ridiculización y eliminación de otros, y por tanto manejar la trayectoria del blog - el rumbo, la velocidad y las maniobras- como refiere el subtítulo de este Boomeran(g). Esta especie de "mafia bloguera" desarrolla su máxima actividad a lo largo del fin de semana, durante ella se mantienen precavidamente tranquilos. Pero en el transcurso del sábado y domingo, ya menos expuestos a las miradas masivas, cobardemente, como suelen actuar estos elementos, se colocan su camisa negra, cargan sus revólveres de "mala leche" y juegan un juego cuyas manifestaciones y actitudes recuerdan las fascistas; ¿libertad de expresión? ¿para quién? ¿sólo para algunos?. Evidentemente soy libre de irme, de hecho lo estoy haciendo, pero me apena -usando el término en el sentido español y también mexicano- el profundo fracaso de este experimento. Las pretensiones iniciales del Boomeran(g) parecen lejanas, su singularidad, ese viaje entre las dos orillas del Atlántico es pura falacia. "Enriquecer la conciencia cultural de más de 400 millones de hispanohablantes":
    sinceramente, o los hispanohablantes no son muy habladores o esto no funciona. Los del lado americano apenas opinan y los del lado español están expuestos al "terror mafioso" antes mencionado. Por supuesto no quiere decir que todos los que leen las entregas deban escribir necesariamente un comentario, pero pocos usan la ruta entre ambas márgenes. Algún europeo se arriesga en territorio americano, pero ningún americano en territorio europeo; esto último parece lógico, sólo un vistazo a los comentarios de fin de semana aterroriza al más avezado en "burda fraseología española", así que ¿cómo no se sentirán los latinoamericanos cuya curiosidad les lleve a echar un vistazo al blog de Azúa?, absolutamente desconcertados; ellos que se expresan de manera mucho más comedida, y se admiten ofendidos por nuestras formas, que califican de prepotentes, groseras y presuntuosas; me imagino que estarán espantadísimos.
    No funciona, no hay comunicación, ni intercambio.
    Parece que latinoaméricanos y españoles estamos condenados a permanecer separados; no se hagan ilusiones, en Latinoamérica no gustamos los españoles, y en parte se debe a la deuda histórica, la que no se salda fácilmente y mucho menos con las actitudes antes mencionadas. Los españoles vistos desde afuera realmente asustamos bastante. Es normal sentir miedo ante el mal gusto "fascistoide", un sexismo y racismo espeluznantes, y un clasismo que nos remite a épocas pasadas que ni queremos mencionar; demasiados siniestros defectos para un blog que se pretende unificador, mestizo y de calidad.
    Decir también que, aparte de este fenómeno, el resto de los comentaristas merecen todo mi respeto y que resultó muy estimulante leerlos.

    Comentado por: Una gallega en México el 16/3/2006 a las 17:25

  • Querida alba (21:41), ¡qué feo suena en tu boca eso de querer emprender "acciones legales"! Para mí fue como un puñetazo en el estomago.

    Comentado por: adan el 14/3/2006 a las 10:59

  • Bien, me he tranquilizado. Pero los mensajes del fin de semana se han republicado sin orden ni concierto, quiero decir que no siguen el orden cronológico. Ahora, si alguien los leyese, no sacaría nada en claro...

    Comentado por: alba el 14/3/2006 a las 10:56

  • Trampa

    Comentado por: pepín el 14/3/2006 a las 10:14

  • hola

    Comentado por: Carrie Bradshaw el 14/3/2006 a las 06:50

  • Probando, probando

    Comentado por: Carrie Bradshaw el 14/3/2006 a las 06:48

  • Esto es una prueba.

    Comentado por: Una gallega en México el 14/3/2006 a las 04:06

  • Nos encontramos en 1984, en la ciudad de Londres, el partido controla la nación de Oceanía (existen tres estados: Oceanía,, Eurasia y Asia oriental), lo controla todo y está dirigido por el Gran Hermano, el líder que lo dirige todo cuya figura es casi divina y quien se supone vigila todos los movimientos de los individuos.

    Existen cuatro Ministerios ( M. de la verdad, M. de la paz, M. del amor y M. de la abundancia.) que se encargan de vigilar y modificar toda acción que perjudique o desacredite al partido. El Miniver, donde trabaja Winston, se encarga de la información, la educación y las bellas artes, el Minipaz de los asuntos de guerra, el Minimor encargado de mantener la ley y el orden y el Minindancia encargado de asuntos económicos. Los miembros del partido son vigilados mediante unos aparatos llamados telepantallas, capaces de captar sonidos e imágenes, mediante los cuales también les transmiten noticias sobre los triunfos del partido. El resto de la población son los denominados proles, los cuales viven en las afueras en condiciones pésimas de miseria y sin derechos. En general (exceptuando a los miembros del partido interior) la sociedad vive en la pobreza y tiene hambre, pero no se revelan porque no conocen otra realidad; han sido engañados por el partido, quien modifica el pasado, haciéndoles creer que tienen un nivel de vida mucho mas elevado que el que había en tiempos pasados. Existe un movimiento opuesto al Partido, llamado la Hermandad, liderado por Goldstein, que pretende la revolución de la prole (80% de la población) para acabar con el INGSOC

    Comentado por: alberto el 13/3/2006 a las 22:23

  • ¿Por qué han desaparecido algunos mensajes? Por ejemplo el una gallega en México. Yo creo que no lo merecía. Simplemente se quejaba y creo que con razón.

    Comentado por: Hada Primavera el 13/3/2006 a las 22:21

  • orwel ya esta aqui

    Comentado por: alberto el 13/3/2006 a las 22:20

  • hola

    Comentado por: peter el 13/3/2006 a las 22:18

  • Ha cambiado todo desde esta mañana temprano ¿Con qué criterio se han organizado los mensajes?
    ¿Has sido tú, Félix? Seguro es por una buena causa.
    Buenas noches

    Comentado por: Hada Primavera el 13/3/2006 a las 21:59

  • Esto no va a a quedar así, voy a empezar a emprender acciones legales; hasta hoy, cuando nos disponíamos a escribir un comentario, aparecía en pantalla una leyenda o como se llame eso asegurándonos que nuestra dirección de correo electrónico no era visible para otroas personas; ahora constato, en cambio, que todos nuestros comentarios, desde noviembre hasta vienen con nuestro nick en colorado, lo cual significa que si pinchas sobre él obtienes la dirección real del comentarista.
    O sea que el consejo de albert (20:20) no sirve para nada, o mejor, dicho, sirve para los mensajes que enviemos a partir de hoy pero no para los pasados.
    Esto no me parece SERIO ni CORRECTO.

    Comentado por: alba el 13/3/2006 a las 21:41

  • Albert, yo nunca he destrozado obras artísticas, como mucho corazones, pero de eso hace ya tanto...

    Comentado por: Giulius el 13/3/2006 a las 21:34

  • Sí, sí, la bonheur es un asunto de cuidado, en el mejor sentido, claro está, y está bien que no salga de la habitación pues nos da la medida del alcance verdadero de nuestra felicidad: justo lo que duran los misterios gozosos, lo que alcanzan a ver dos ojos reflejados entre cuatro paredes ... el resto es otra cosa.
    ---------
    [1] Sr. rise, es usted suficientemente adulto, creo yo, como para poder "arrepentirse", también. Vaya en paz.
    ---------
    Me sumo a la queja de alba. 19:43hrs.


    Comentado por: sebes el 13/3/2006 a las 21:07

  • Me parecía interesante la opinión de Juan Pedro Quiñonero sobre Bonnard, que también se borró, espero que por accidente:

    "no percibo en Bonnard un “precursor” del arte que vendría (abstracción lírica: que tiene muchos y eminentes antecesores, comenzando por Turner, etc.), si no un maestro dispuesto a resistir y defender la vieja y amenazada pintura “retiniana”, en la magna tradición de los realismos europeos y americanos. A situar entre personalidades tan diversas como Balthus, Gaya, Morandi, Hopper, los Valore Plastici italianos, la Neuesacklickeit alemana, los Ibéricos mesetarios y los noucentistes catalanes."

    Comentado por: Ramón Machón el 13/3/2006 a las 20:20

  • Alejandra no ponga el real , Giulius sea bueno y no destroce el blog .

    Comentado por: alberto el 13/3/2006 a las 20:20

  • No es en absoluto correcto, es más, diría que es ilegal que se pueda pinchar en nuestro nick para ver nuestra dirección de correo electrónico. No voy a colaborar más aquí. A

    A MI NADIE ME HA PEDIDO PERMISO PARA MOSTRAR MI DIRECCIÓN DE CORREO ELECTRÓNICO.
    UNA VERGÜENZA

    Comentado por: alba el 13/3/2006 a las 19:43

  • Sí, acabo de imprimir las sábanas del fin de semana y el formato es más bonito que el anterior.
    ¡Y también han desaparecido multitud de comentarios de estos dos últimos días!
    ¿Se plantea de Azúa este blog como una obra de arte?
    ¿Cómo compaginar el deseo de de Azúa con los intereses o deseos de los habituales comentaristas del blog?

    Comentado por: Alejandra el 13/3/2006 a las 19:39

  • ¿Y ahora como nos dirigiremos a otros contertulios? Puesto que han desaparecido los números que nos identificaban. Pero este formato es más bonito, ciertamente

    Comentado por: Giulius el 13/3/2006 a las 19:30

  • ¡Tanta censura me recuerda el Antiguo Regimen!
    ¡Han desaparecido muchos mensajes!
    Inaudito!!

    Comentado por: Giulius el 13/3/2006 a las 19:28

  • Reproduzco el poema que escribí hace 10 minutos y que por los cambios acaecidos en el blog, se perdió por la red. Mi infiel memoria me dice que sonaba así:

    La chica del cuadro de bonnard

    Juego a pescar peces,
    alterada, juego a pescar peces sin caña.
    Solamente con mi mirada juego,
    a buscar en mi misma, a pescar sin anzuelo.

    Juego a pescar peces,
    alterada, juego a pescar peces sin caña.
    Juego sola con mi mirada
    y el reflejo del espejo, nadie me acompaña

    Juego a pescar peces,
    alterada, juego a pescar peces sin caña.
    Ahora, sólo juega mi mirada.
    Soy el pez y soy la caña.

    Comentado por: Tipo de incognito el 13/3/2006 a las 19:26

  • "y ya nadie que aún se bañe se baña en un tub".

    Suba al metro a las 7h55 o al tren de cercanías a las 7h23 y sabrá lo que es bañarse en The Tube.

    Comentado por: Jonathan Peris i Casacuberta-(Last of mohicans) el 13/3/2006 a las 19:15

  • Una nueva era , me sumo a Rise . Pero cual sera el criterio ?

    Comentado por: alberto el 13/3/2006 a las 19:12

  • Veo que a media tarde se han prodigado muchos cambios en el blog: nuevas identificaciones, un Typekey y otras lindezas. Han desaparecido algunos nicks de la mañana, como el de 'una gallega en México', que se quejaba del tono poco amable del fin de semana. Quizá el formato actual evita el desmadre.

    Comentado por: RISE el 13/3/2006 a las 19:09

  • "Decenas de azules, naranjas, lilas, fuegos y azafranes, anuncian un Rothko entregado a su joven amante en lugar de a la mística eslava."

    'Que vacuna contra los clérigos de todos los partidos..........!!!!!!!

    Por cierto aqui deben visitarle amigos suyos o muy jovencitos o muy mayores,señorito,se largan unas parrafadas.....

    Comentado por: Simon Fisherman el 13/3/2006 a las 19:03

  • Lo que más me impresiona de estos pintores es la división que hacen entre el azul y el anaranjado. Se da en mucho de sus cuadros. Vermeer pintaba con la serenidad de la espera, una luz que alumbra el negro es increíble la percepción de un artista y el de otro. Vermeer me impresionó con un cuadro pequeño que nadie miraba en el Museo del Prado, las baldosas eran blancas y negras y era lo más revelador del cuadro.Picasso cuando pintó a una mujer ( varias) en la toilette, en la habitación la pintó toda de azul ese es el misterio para mí. sorlla pintó de anaranjados los cielos de Castilla, fuerte, muy fuerte, a diferencia de los bañistas con sombrero blanco y traje de baño a rayas azules y blancas.
    Velázquez pintó el cielo de Madrid intenso.
    Es hermoso contemplar cuadros y expresar la belleza que cada uno de nosotros encuentra.
    Enea

    Comentado por: enea el 13/3/2006 a las 18:32

  • [1] Sr. ò Sra. Rise:
    Aunque no suele Ud. mantener correspondencia con otros nicks le digo que he leído con delectación su primer post de hoy, que me explica muchas cosas. Verdaderamente gratificante.

    Comentado por: Mr. Beecher el 13/3/2006 a las 12:03

  • [8] Por supuesto, lo sé muy bien por propia experiencia.

    Comentado por: Hada Primavera el 13/3/2006 a las 12:03

  • [8] y se me olvida decir que por eso no hay que dejarse llevar por la apariencias, por las fotografías ni tampoco por las biografías que, suelen ser, caricaturas asesinas de "toda una vida"
    Aunque en este caso, o en todos los autorretratos de artistas, vemos cómo se ve a sí mismo, con la misma pasión o la misma quietud con la que ve una piel húmeda o un mantel.

    Comentado por: Hada Primavera el 13/3/2006 a las 12:03

  • Gracias Mr. Beecher (11) por su interés. Pienso que no es bueno prodigarse en exceso, de aquí que me limite a pasear por los pliegues de Azúa.

    Comentado por: rise el 13/3/2006 a las 12:03

  • Si encuentra en el Google una foto del pintor y también su autorretrato, verán qué cara de inocente o de estar siempre en otra parte tiene. Estudió leyes y no sé si esto tiene algo que ver.

    Comentado por: Hada Primavera el 13/3/2006 a las 11:03

  • La escena final (¿…?) de la última exposición de José María Guijarro en la galería Fúcares en Almagro, se congrega en una ‘suite del baño’. Organizada a modo de ‘performance’ dos bañistas masculinos, a media luz, montados sobre la tina de zinc vierten sobre sus cuerpos desnudos un agua templada que escancian y beben de cubos del mismo material. El agua se concentra en su caída y nos muestra su escasez, evidente en tiempos de sequía. Los cuerpos masculinos se oponen ya, desde la igualdad de géneros y sujetos, a las antiguas bañistas. El zinc como metáfora paleoindustrial de los viejos contenedores, adquiere el aire de una copa sagrada de un misterio laico. La lentitud del aseo íntimo, no pensado nunca para ser mirado tan largamente, adquiere un aire de ritual purificador. O de voyeurismo impío. Porque todo lavatorio se realiza desde la soledad del baño y desde la intimidad de la clausura. Porque, además, todo lavatorio no sólo se verifica para combatir la suciedad, sino para adquirir una nueva pureza salvífica. El artista nos advierte de su pretensión: ‘acercarme a Marruecos’. Luz del Mediodía o sol de Levante; pero su ‘performance’ se realiza en una luz apagada y sin sol.
    Desde la luz y el color bonnardiano, hemos pasado a una luz agónica y al color blanco purísimo de las toallas. Los artistas conceptuales (¿…?) como Guijarro se alejan del ‘bonheur’ un poco ‘naif’ y lejano, y adquieren el brillo sordo de los tráfagos contemporáneos, donde no anida ya ningún deseo y todo nos remite al cansancio de lo ya visto, y a la obviedad de lo repetido. Sin música y sin sol, como si de bañistas ciegos se tratara.

    Comentado por: rise el 13/3/2006 a las 11:03

  • [4] Yo también lo pensé y llegué a la conclusión de que la foto la hizo el camarero o uno de esos fotógrafos ambulantes que luego te venden una rosa.
    Una rosa es una rosa es una rosa es una rosa.
    A lo mejor estaban en Francia, por la vajilla lo digo. Y por esa cara de poetas dudosos de la transcendencia o de poder pagar la cuenta.

    Comentado por: Hada Primavera el 13/3/2006 a las 11:03

  • [8]A Hada o el Jardor.
    Es cierto que la vida de Bonnard fue de lo más serena. Pero la radiografía de esta gente está en sus cuadros.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 13/3/2006 a las 11:03

  • Lástima que salga tan mal reproducido el cuadro de Bonnard, se pierden todas las rimas cromáticas del crontaluz (¡pero qué maravillosa corva!)
    ¡Ese mundo ¿perdido?!. La palangana en mitad de la habitación, la humedad del cuerpo desnudo (mejor con luz de atardecer), la sinestésica tranquilidad del mirón antes del ataque del deseo. La mujer hecha despreocupación absoluta, cuerpo sensible, sabio, infinito.
    El aseo. La mujer y la palangana: binomio prostibulario de fantasía masculina. El tema artístico de los pintores viejos verdes del XIX. Su permanente obsesión. Ya no hay fuentes, cascadas o estanques de agua pura. Es el ruido del chorro de los líquidos femeninos chocando contra el barreño. La mujer en cuclillas yéndose por los bajos. El objeto de deseo, la diosa, es ahora cualquier mujer. Tuvieron demasiado comercio con putas. Y las amaban. La diosa anónima. Su vulgar intimidad casera era (es) el cielo del hombre. Queremos caer, perdernos y condenarnos.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 13/3/2006 a las 11:03

  • (6)"Draw your pleasure, paint your pleasure, and express your pleasure strongly."

    Comentado por: Hada Primavera el 13/3/2006 a las 11:03

  • BONNARD, PINTOR DE BAÑOS
    La gran exposición del momento en París es la del pintor Pierre Bonnard en el Museo de Arte Moderno de París. Sus noventa pinturas atraen muchedumbres que superan lo que se ve en Beaubourg y, aún más impresionante, la gente que se ve en almacenes como “Les Galeries Lafayettes” o “Le Printemps”. Pero este éxito no dice nada sobre el estado real de la cultura en Francia. Acabo de encontrarme con una persona que me explica, lo cual es cierto, que Bonnard se pasaba el tiempo pintando a su mujer en la bañera. Mi error fue hacer una pregunta tonta, abierta: “¿Y entonces?”, pregunté. “También hay fotografías y con las pinturas se ve muy bien cómo era el cuarto de baño en su época”.


    Ver a Bonnard como historiador de la higiene doméstica es una lectura legítima aunque limitada de una obra. No dice nada sobre el dominio de los colores pero tampoco se puede negar la validez de aquella visión del pintor. Lo pienso mucho al terminar la lectura de una reseña de Nuestro GG en La Habana de Pedro Juan Gutiérrez, en el numero 39 de “Encuentro de la cultura cubana”. Ya hablé de la revista (excelente) y del libro, así que puedo limitarme a seguir el análisis de Eduardo Béjar, autor de una lectura que me despista. GG en la novela es Graham Greene, pues el autor inglés es protagonista de la novela. Pero Para Eduardo Béjar, GG es mucho más el G2, el servicio del estado cubano dedicado a las tareas de contra-inteligencia.


    Basta pensar esto para resucitar en seguida a Jim Wormald, el maldito vendedor de aspiradores de Nuestro hombre en La Habana, la obra del autor inglés. La lectura se va por un camino de espionaje y de paranoia que me parece tan válido como la que fue mi visión inicial: un homenaje a Greene en un texto que utilizaba referencias, sin voluntad de construir las explicaciones necesarias en una obra cerrada.


    ¿Quién tiene la razón? Según el contexto elegido por el lector, la percepción de una obra cambia por completo. El amante de Lady Chatterley es también un documento sobra las diferencias sociales en el campo en la Inglaterra de principios del siglo veinte. En busca del tiempo perdido es un testimonio sobre los trastornos del insomnio. Lo doloroso no es saber que nos quedan tantos libros por leer sino descubrir que no podemos agotar las lecturas de cada uno. Todo esto, hoy, me desanima, aunque puedo escribir con certeza que Bonnard pintó algo más que cuartos de baño. Por favor.

    06/03/06 en El blog de Jean-François Fogel | Enlace permanente | Comentarios (4)

    Un poco de originalidad por favor

    Comentado por: albert el 13/3/2006 a las 10:03

  • Sr. Azúa : Otro error.
    Su mujer Marie Boursin -que se hacía llamar Marthe-será la modelo de las famosas toilettes con tub, que completan el restringido número de motivos que nutren la obra del artista hasta que descubre la luz restallante del Midi.
    Pas de madames.
    Dicen que Bonnard fue un hombre modesto, sensible y reservado cuya vida transcurrió placidamente, sin aparentes sobresaltos.
    Pues eso.

    Comentado por: Mr. Beecher el 13/3/2006 a las 10:03

  • OTROS MISTERIOS PARISINOS

    “Yo llegué a cometer un prólogo para una selección de escritos de Barthes en 1974 y ahora no alcanzo a entender porqué”, es lo escrito por Azúa el 10 de febrero de 2005 en El País (‘Borrón y cuenta nueva’). El interés de ese prólogo no es tanto el situarnos frente al universo barthesiano, sino responder a otros enclaves menores. Tales como la comida parisina (Barthes, Castellet, Barral, Azúa y el supuesto cónsul francés desconocido) en la que un charlatán Barral eclipsó a la estrella parisina, a fuerza de alcohol y verborrea. O más tarde, también, la conferencia barcelonesa de Barthes, boicoteada, o casi, por Gabriel Ferrater quien formulaba preguntas ininteligibles que el pobre Barthes no sabía responder. Es decir, que ya en 1974 el respeto de Azúa por Barthes, era de tono menor, aunque no lo reconociera y optara por prologar ‘Por donde empezar’. Y quizás, de aquellos polvos prologales tengamos estos lodos periodísticos.
    Aquello – lo escrito por Azúa el 10 de febrero de 2005 – resulta hoy un texto más revelador que enternecedor. Texto revelador de muchas de las razones actuales que inspiran a nuestro autor y que se prolonga y se conecta con lo expuesto el pasado viernes en el mismo medio periodístico: ‘Dime niño de quien eres’. Pregunta infantil que se anuda y traba, perfectamente, con el viejo borrón huidizo de antaño, cuestionando a los padres políticos y a los suegros intelectuales.
    Incluso, el propio nombre, es ya revelador de un pasado que es preciso borrar y, en los límites, alterar para acomodarse al discurso del presente. Una obsesión recorre las palabras de Azúa meditabundo y entristecido: “Subrayar el alcance de esa irresponsabilidad”. ¿Cómo fuimos tan cretinos?, ¿cómo nos dejamos enganchar por aquellos trileros trepidantes? Irresponsabilidad consistente, en haberse dejado –él y otros parecidos de su generación – influir por esa liviandad intelectual y un poco grotesca de los Barthes, Althusser o Sollers. Y, ¡vaya usted a saber!, si también, haberse dejado influir por otras liviandades políticas de cuyo nombre me olvido. De aquella irresponsabilidad intelectual del ‘Borrón y cuenta nueva’ compartida y agitada, deriva la más reciente irresponsabilidad política de la España entera, anudada en modelos de conflicto y choque y en paradigmas del ¡tu más!
    Pero pese a todo –como donde hubo fuego, sigue habiendo cenizas –, el pasado 9 de marzo, Azúa nos regalaba con una reflexión memorable sobre la significatividad de la Torre Eiffel. Y él no desconoce, por supuesto, el trabajo de Barthes ‘La Torre Eiffel. Textos sobre la imagen’. Y no es que ‘Grandes animales domésticos’ sea tributario del Barthes citado; pero parece bien cierta alguna conexión entre el aborrecido profesor y el prologuista arrepentido. ¿Hasta donde podemos pasar la goma de borrar? Y ¿qué obtenemos cuando rehacemos el pasado?: ¿un trampantojo, un pentimento o un palimpsesto? ¿No es preferible la irresponsabilidad producida por los estructuralistas y ‘telquelianos’, que otras irresponsabilidades más sonoras de largo recorrido y de aliento político?
    Todo ello se verifica, quizás, en la dualidad de registros de Azúa: político y social en El País, y poético y simbólico en el Blog. ¿Cuál de los dos Azúas es más verdadero? Y ¿Cuál es más irresponsable? ¿Cual más misterioso, como el baño de Bonnard?

    Comentado por: rise el 13/3/2006 a las 10:03

  • Para los semiólogos y semióticos del mundo Azual: Solicito vuestras aportaciones sobre las recientes fotos en Babelia. ¿Quien hizo la foto no comía con ellos? ¿Tanto cartel francés indica ya un prematuro afrancesamiento?

    Comentado por: sybilla el 13/3/2006 a las 10:03

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres