PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 27 de febrero de 2020

 Blog de Félix de Azúa

¿Para qué sirve una momia?

Hace pocos meses la prensa internacional daba una noticia que afectaba al mundo de la música clásica. Muy rara vez los periodistas consideran que la música seria puede interesar a la gente que lee diarios, pero en esta ocasión la razón era de peso: un desconocido había pagado dos millones de dólares por un manuscrito de Beethoven. Sin embargo, ni siquiera se trataba de una obra fundamental, sino de la transcripción para piano a cuatro manos de la “Gran Fuga” Op.133 para cuarteto de cuerda. ¿Por qué alguien pagaba tan descomunal cantidad por una tarea de aliño? Es como pagar una traducción al precio del original. El musicólogo Alex Ross logró permiso para examinar el manuscrito durante media hora y se quedó helado. Es mucho más que un mero resumen para interpretar en casa. Los cambios que introduce Beethoven ayudan a comprender los últimos y decisivos años del músico más radical de la historia. Según Ross, a pesar del tremendismo de la Gran Fuga, es posible que siga el modelo de la ópera bufa de Rossini. Las variantes de la transcripción lo confirmarían. El trascendentalismo que se le atribuye puede ser un fiasco. El hallazgo de este tipo de documentos nos ayuda a entender lo que debió de ser, en la época del humanismo, la aparición de una nueva tragedia de Sófocles o de un diálogo desconocido de Platón. Nuestro relato imaginario de la vida humana sobre la tierra gana de pronto un nuevo capítulo, incorpora un personaje inesperado, complica el argumento, enriquece el relato o lo ensombrece. Algunos diálogos de Platón se descubrieron en los papiros que envolvían a las momias egipcias de la época alejandrina. Aquellas hojas tan astringentes eran las más indicadas para amortajar. Los incomprensibles signos que las cubrían añadían un toque mágico a la operación de embalsamar. Las momias guardaron aquel secreto del espíritu en sus gélidas celdas hasta que al cabo de muchos siglos volvieron al mundo e iluminaron a los más encendidos espíritus del Renacimiento. Desde sus tumbas, las voces de los muertos lanzaron su antiguo verbo hasta fundirlo con la poesía de Shakespeare. El manuscrito de Beethoven ha aparecido en un cajón almacenado junto a miles de papeles inútiles en un Seminario Teológico de Filadelfia.

[Publicado el 01/3/2006 a las 10:03]

Compartir:

Comentarios (29)

  • TU SALÓN ES ASTRINGENTE, LUISONA
    TÚ SALÓN ES SUPERFICIAL, BYRONA
    MI PARAÍSO NO ES NI ASTRINGENTE NI SUPERFICIAL, LUISONA


    Albert (Pla) estás cordialmente invitado al paraíso.


    en tu salón no hay barra libre, luisona
    los hombres no son libres en tu salón, Luisona

    Comentado por: byrona el 01/3/2006 a las 17:03

  • nada REMERO

    Comentado por: byrona el 01/3/2006 a las 17:03

  • "Para qué sirve una momia? Eso me pregunto yo entristecido, mientras divago sobre el destino del Real Madrid."

    Eso se pregunta entristecido el salado rise, salado como la mar, la eterna mar, a la que iran a parar los pobrecitos ríos después de vagar por la tierras de (viz)condesa (y de cardenal), despúes de recorrer mágicos páramos y astringentes azuas, después después
    Una momia no sirve para nada, adan

    nada adan
    nada al mar
    nada ramero
    que la ave te acompaña

    Comentado por: byrona el 01/3/2006 a las 17:03

  • Comentado por: byrona el 01/3/2006 a las 17:03

  • Chicas
    al saloon

    Comentado por: luisona el 01/3/2006 a las 16:03

  • Estimadísimo Lou

    Mi Señor no me permite dirigirme a entes de ficción como usted. Le escribo estas líneas -mis últimas líneas- para notificárselo.
    Lou, cantante rebelde con causa y fundamento, usted es muy irreal; yo, en cambio, soy real y dolorosa como la vida misma. Esa triste vida que es como un río que un día irá a parar a la mar con otros ríos.
    También soy carnal y tangible. Y llevo, de día, ropa interior.
    No, mi estimadísimo Lou, no me permiten gastar saliva con usted, ya sabe, la vida es corta y el saber es largo. A mis señores no les gusta.

    Comentado por: ave del paraiso de byron city el 01/3/2006 a las 16:03

  • no me dejan, Louuuuuuu....

    Comentado por: de byron city el 01/3/2006 a las 16:03

  • ¿"Despechados"? ¿Qué clase de lentes usas, Louise, para leer nuestros mensajes?

    Comentado por: eva ave el 01/3/2006 a las 15:03

  • (21)Se necesitan dos años para aprender a hablar, y también se necesitan sesenta años para aprender a callar”
    Anónimo

    Comentado por: lou reed el 01/3/2006 a las 15:03

  • Espero de todo corazón que al final no salga usted ganando, Louise (19), y rezo cada día a Dios con tal objetivo.
    eva ave

    Comentado por: eva ave el 01/3/2006 a las 15:03

  • albert, se te ve muchísimo el plumero: no niegues tus textos
    ___________
    (Tipo 93 no soy yo , ni 103 , yo soy albert pero aqui hay otro, somos dos , tipo yo le aprecio ,el otro debe camviar de nick , si no igual se lleva a alba , y me sabria mal que la primera vez que viene se lleve una DECEPCION .
    LOU REED es mi nombre a partir de ahora renuncio a mi identidad , que nadie me la copie .

    Comentario por albert — Febrero 28, 2006 @ 9:54 pm )

    Comentado por: alba el 01/3/2006 a las 13:03

  • Estoy totalmente de acuerdo contigo, Edith.

    Comentado por: caroli el 01/3/2006 a las 13:03

  • amortajaron las momias con los papeles de Platón por ignorancia
    ¿alguien lo pone en duda?

    Comentado por: eva ave el 01/3/2006 a las 13:03

  • pues me voy a comer...

    P.S. Alba, mejor que hoy no colabores más, que tienes la regla y estás muy sensible, y volverán a atacarte
    ¿dijeron ayer que tu arte era muy decepcionante?
    a ti no te mata nadie
    ¡viva alba!

    Comentado por: eva ave el 01/3/2006 a las 13:03

  • (14) son papeles ácidos

    Comentado por: Edith Piaf el 01/3/2006 a las 13:03

  • (texto corregido mas no aumentado)¡Qué duro y lastimoso debe de ser para muchos viejos darse cuenta de que en la edad tardía NI SIQUIERA la cultura les sirve de algo!
    NI SIQUIERA

    Comentado por: edith piaf el 01/3/2006 a las 13:03

  • En este blog hay muchísimas momias y,
    todas ellas, están atadas de pies y manos,
    por tanto no pueden correr,
    y las ninfas se ríen de ellas

    Comentado por: eva ave el 01/3/2006 a las 13:03

  • (6) ¿Dónde te los has puesto Louise, los papeles?

    Comentado por: Lucio el 01/3/2006 a las 13:03

  • Yo también me voy a comer. A veces me parece estar viendo a un montón de alumnos despechados pintado caricaturas del profesor en las horas del recreo.

    Comentado por: Louise Conte el 01/3/2006 a las 13:03

  • Ya está, se acabó la lectura

    con las desbragadas
    llegó la guarrería

    Comentado por: pirotécnico el 01/3/2006 a las 13:03

  • No pueden correr ni correrse
    P.S. ¡Qué duro y lastimoso debe de ser para muchos viejos darse cuenta de en la edad tardía NI SIQUIERA la cultura les sirve de algo!
    NI SIQUIERA

    Comentado por: EDITH PIAF el 01/3/2006 a las 13:03

  • Mucho, mucho temor me ha dado al leer el artículo. Espero que no se "ponga de moda" la momificación otra vez. Con la cantidad de zurraspillas que hay hoy en dia en forma de libros...

    Comentado por: Vomiton el 01/3/2006 a las 12:03

  • [2] Los tengo yo

    Comentado por: Louise Conte el 01/3/2006 a las 12:03

  • ¿Quién dijo aquello? No lo recuerdo, pero decía que no quería que pusieran su necrológica en el periódico porque, muy seguro estaba, serviría el papel para envolver pescado o bocadillos? Hoy estoy mal de memoria, pero me parece que fue mi abuela quien, en un rapto de lucidez, sentada bajo una cornucopia, rompió todas su fotos de juventud. Años después heredé el álbum. Es precioso, con tapas de terciopelo y piel carmesí. Dentro está aquella juventud. Tal vez la mía. Tendré que romperla y echar sus pedazos a la chimenea. Mientras, la música de un piano seguirá sonando.

    Comentado por: Louise Conte el 01/3/2006 a las 12:03

  • No está nada mal hoy, señor Félix de A. Las momias sirven para algo (excelente el adjetivo 'astringente' para las hojas del papiro). No sólo iluminaron Europa desde el Renacimiento a la Ilustración. Es que, además, los signos de los textos que las envuelven resultan perfectamente legibles. No sea tan exótico de tacharlos de 'incomprensibles'. Ya no se emplea (desde hace siglos). Adéntrese (si es que no le da urticaria).
    Y, además, estoy de acuerdo con (em)prendedor de coches: Beethoven no sólo es antiviolinístico: es, simplemente, antimusical. Cuando lo escucho, tengo la sensación de que ese muchacho estaba sordo.
    Saludos.

    Comentado por: Grifo el 01/3/2006 a las 12:03

  • Gautier, el que dijo aquello digno de meditación
    “todo lo que es útil es feo”,
    el de la dedicatoria “poeta impecable, perfecto mago de las letras francesas…” que le hizo Baudelaire,
    bueno, ese Gautier, Théophile de prénom, escribió la novela que leyó en la venda de una momia. En una traducción de Clara Campoamor, que leimos, más bien devoramos, de chavales, en el verano de 1926, había “palabras diamantinas”.
    Ahora veo que estaba junto a Gogol y el Lazarillo. Tiempos…

    Comentado por: Eduardo Gil Bera el 01/3/2006 a las 11:03

  • La Gran Fuga, obra en el límite de lo audible, es la piedra de toque de la agónica musical. No hay cuarteto en el mundo que pueda interpretarla despejando sus momentos de tensión más oscuros (por otra parte, Beethoven era absolutamente antiviolinístico). ¿Qué variantes de transcripción tiene que haber para convertir una pieza que niega la melodía en bufa? Pincelada malévola muy del sello de don Félix.

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 01/3/2006 a las 10:03

  • ¡Dinos, oh vate de Azúa donde escondes tus escritos aparentemente sin valor!

    Comentado por: EDUARDO ESPADA el 01/3/2006 a las 10:03

  • Aquí al lado celebrando el Alfaguara de Roncagliolo y en este blog 'de los pecados de Azúa', problematizando todo lo posible, y a veces, lo imposible: ya Beethoven, ya las momias del Nilo, ya elsexo virtual, ya el nacionalismo etnicista.

    Buena denominación que aporta Juaristi en sus recientes memorias. ¿Por qué no hablar de 'Cambio de destino', que se parece tanto en su denominación a la azuiana' novela (¿o no es tal cosa?) 'Cambio de bandera'. Propuestas de pasar de la Bandera al Destino. Unidad de destino en ...¿recuerdan?

    ¿Para qué sirve una momia? Eso me pregunto yo entristecido, mientras divago sobre el destino del Real Madrid.

    ¿Es esto la Posmodernidad o, también, la Sobremodernidad? o ¿es solo un jamacuco en el invierno que se despide?

    Comentado por: rise el 01/3/2006 a las 10:03

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres