PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

jueves, 3 de diciembre de 2020

 Félix de Azúa

Fuerzas oscuras

Una vez más la ejemplar editorial Acantilado rescata un título de alta tensión para hacernos felices. Se trata de "Los náufragos del Batavia" relato absorbente de un singular escritor, Simon Leys, de quien Acantilado ya había publicado el exquisito "La felicidad de los pececillos".

    Ahora nos cuenta la historia de un naufragio verdadero que tuvo lugar en 1629 en las costas inexploradas y mortales que forman una barrera de arrecifes coralinos en el sur de Australia. Este episodio fue uno de los más terroríficos de la muy accidentada y bien documentada historia marítima del barroco, pero yo creo que lo más cautivador del breve relato de Leys es su mirada intelectual. Sobre este naufragio ya había publicado Lumen el definitivo estudio de Mike Dash, modelo de trabajo histórico cabalmente documentado y bien escrito. A Leys no le mueve la voluntad histórica, sino la curiosidad por una nube de perversión que se fue cerniendo sobre los cientos de supervivientes hacinados en los islotes coralinos y que estalló en una tormenta de atrocidades por causa de un personaje digno de Dostoievsky, el siniestro Jeronimus Cornelisz.

    Suele despacharse este individuo con la etiqueta de "psicópata", pero es tan solo un velo que encubre el auténtico enigma del personaje. No quiero narrar el terror que desató con gran eficacia Cornelisz entre los pobres náufragos porque castraría al librito de su componente emocional. No obstante, me interesa remarcar que para Leys la posible enfermedad mental del criminal no justifica dos evidencias capitales: su capacidad organizativa y eficacia indudable, así como el atractivo que ejercía sobre la pobre gente. En este sentido Leys presenta a Cornelisz a la manera de un arcaico precedente de modernos tiranos como Hitler y Stalin. Buena parte del montaje criminal de Cornelisz en los islotes del atolón es similar a la KGB y sus consecuencias conforman una primitiva Auschwitz.

    Dicho con mayor impudor: cree Leys que el mal, la malignidad, los individuos malvados, esa potencia negativa convertida, desde Freud, en una enfermedad o como mucho en una "desviación", no sólo es una constante perfectamente habitual de nuestra existencia, sino que asombrosamente obtiene un seguimiento alucinado por parte de las masas cuando las circunstancias invitan a la histeria. ¿Cómo pueden poblaciones enteras caer subyugadas por el encantamiento de genocidas como Stalin, Hitler, Mao o Fidel? El pequeño experimento del Batavia ofrece algunas claves sobre la sumisión y el mal.

    No es caprichoso que en nuestros más antiguos relatos aparezca siempre un Dios del Mal a quien nunca faltan ejércitos de seguidores. Algo que, en principio, parece que la evolución genética, por lo menos, debería haber corregido. ¿Qué clase de suicidio busca el individuo que se deja arrastrar por la belleza del mal? Y sobre todo, ¿cómo es ello posible y en qué consiste esa seducción?

La explicación "psicopática" sólo retrasa la pregunta. ¿Por qué llamamos de ese modo a algunos individuos con extraordinaria capacidad de dominio y fuerte voluntad, que se deleitan en la destrucción de sus semejantes con las más diversas excusas? ¿Qué hemos explicado cuando le damos ese calificativo a Himmler o a De Juana Chaos que encargaba ostras y champán cuando ETA asesinaba a alguien? ¿Y a sus adictos, los que llevan su foto como si fuera la de la novia? ¿Psicópatas? La palabra "malvados" me parece más digna de consideración y plena de sentido. O el antiguo y hermoso apelativo de "mala entraña". Cornelisz era un malvado difícil de olvidar porque, de hecho, forma parte de nuestra vida cotidiana.

[Publicado el 31/10/2011 a las 08:00]

Compartir:

Comentarios (24)

  • Legends of the Fail
    By PAUL KRUGMAN
    November 10, 2011
    NYTimes

    -------------------

    The other thing you need to know is that in the face of the current crisis, austerity has been a failure everywhere it has been tried: no country with significant debts has managed to slash its way back into the good graces of the financial markets. For example, Ireland is the good boy of Europe, having responded to its debt problems with savage austerity that has driven its unemployment rate to 14 percent. Yet the interest rate on Irish bonds is still above 8 percent — worse than Italy.
    -------------------


    This is the way the euro ends — not with a bang but with bunga bunga. Not long ago, European leaders were insisting that Greece could and should stay on the euro while paying its debts in full. Now, with Italy falling off a cliff, it’s hard to see how the euro can survive at all.

    But what’s the meaning of the eurodebacle? As always happens when disaster strikes, there’s a rush by ideologues to claim that the disaster vindicates their views. So it’s time to start debunking.

    First things first: The attempt to create a common European currency was one of those ideas that cut across the usual ideological lines. It was cheered on by American right-wingers, who saw it as the next best thing to a revived gold standard, and by Britain’s left, which saw it as a big step toward a social-democratic Europe. But it was opposed by British conservatives, who also saw it as a step toward a social-democratic Europe. And it was questioned by American liberals, who worried — rightly, I’d say (but then I would, wouldn’t I?) — about what would happen if countries couldn’t use monetary and fiscal policy to fight recessions.

    So now that the euro project is on the rocks, what lessons should we draw?

    I’ve been hearing two claims, both false: that Europe’s woes reflect the failure of welfare states in general, and that Europe’s crisis makes the case for immediate fiscal austerity in the United States.

    The assertion that Europe’s crisis proves that the welfare state doesn’t work comes from many Republicans. For example, Mitt Romney has accused President Obama of taking his inspiration from European “socialist democrats” and asserted that “Europe isn’t working in Europe.” The idea, presumably, is that the crisis countries are in trouble because they’re groaning under the burden of high government spending. But the facts say otherwise.

    It’s true that all European countries have more generous social benefits — including universal health care — and higher government spending than America does. But the nations now in crisis don’t have bigger welfare states than the nations doing well — if anything, the correlation runs the other way. Sweden, with its famously high benefits, is a star performer, one of the few countries whose G.D.P. is now higher than it was before the crisis. Meanwhile, before the crisis, “social expenditure” — spending on welfare-state programs — was lower, as a percentage of national income, in all of the nations now in trouble than in Germany, let alone Sweden.

    Oh, and Canada, which has universal health care and much more generous aid to the poor than the United States, has weathered the crisis better than we have.

    The euro crisis, then, says nothing about the sustainability of the welfare state. But does it make the case for belt-tightening in a depressed economy?

    You hear that claim all the time. America, we’re told, had better slash spending right away or we’ll end up like Greece or Italy. Again, however, the facts tell a different story.

    First, if you look around the world you see that the big determining factor for interest rates isn’t the level of government debt but whether a government borrows in its own currency. Japan is much more deeply in debt than Italy, but the interest rate on long-term Japanese bonds is only about 1 percent to Italy’s 7 percent. Britain’s fiscal prospects look worse than Spain’s, but Britain can borrow at just a bit over 2 percent, while Spain is paying almost 6 percent.

    What has happened, it turns out, is that by going on the euro, Spain and Italy in effect reduced themselves to the status of third-world countries that have to borrow in someone else’s currency, with all the loss of flexibility that implies. In particular, since euro-area countries can’t print money even in an emergency, they’re subject to funding disruptions in a way that nations that kept their own currencies aren’t — and the result is what you see right now. America, which borrows in dollars, doesn’t have that problem.

    The other thing you need to know is that in the face of the current crisis, austerity has been a failure everywhere it has been tried: no country with significant debts has managed to slash its way back into the good graces of the financial markets. For example, Ireland is the good boy of Europe, having responded to its debt problems with savage austerity that has driven its unemployment rate to 14 percent. Yet the interest rate on Irish bonds is still above 8 percent — worse than Italy.

    The moral of the story, then, is to beware of ideologues who are trying to hijack the European crisis on behalf of their agendas. If we listen to those ideologues, all we’ll end up doing is making our own problems — which are different from Europe’s, but arguably just as severe — even worse.

    Comentado por: que te lo tengo dicho el 13/11/2011 a las 20:23

  • Noam Chomsky demuestra, por lo que he leído en el comentario firmado por “te lo tengo dicho”, un desconocimiento casi total de cómo funciona una empresa, de cuál es el papel que desempeña un empresario en una economía de mercado libre, de cuál es el papel de los trabajadores y de qué cosa son los sindicatos, al menos en España.

    En una economía de libre mercado, el empresario invierte su capital para que éste produzca más capital (¿hay otro fundamento oculto en ese acto de invertir capital, a parte del riesgo que ello supone?). Para esa tarea el empresario compra lo necesario, de tal modo que su empresa sea productiva, pueda competir y obtenga, con ello, ganancias de capital. ¿Y dónde compra el empresario lo necesario para su empresa? En el mercado, donde se ofertan tanto la maquinaria como la mano de obra. Hay algo que Chomsky define bien. Es esto: “…el mayor o menor volumen de empleo depende del modelo productivo, del ámbito en donde se destinan preferentemente los recursos…” Y esto también: “…Esto indica que, en última instancia, el nivel de empleo y desempleo que hay en una economía no depende tanto, o no solamente sólo, de circunstancias económicas sino también de las políticas.” Exacto, si el modelo productivo no es de libre mercado sino, pongamos por caso, de tipo colectivista, el papel que desempeña el empresario, como persona libre para invertir su dinero, deja de existir, y es el Estado, el poder político, el que ejerce de empresario, de capitalista, con las funestas consecuencias para el bienestar común que todos conocemos: empobrecimiento de la población, desabastecimiento de los productos básicos y no tan básicos, coacción y violencia política sin límites y, finalmente, destrucción del sistema de convivencia. Podemos deducir por ello que la libertad es, junto con la justicia, los elementos fundamentales para que una economía y un sistema de convivencia favorezcan el bien común. Y claro que la política juega un papel importante en todo esto. Son los políticos los encargados de hacer las leyes, de tal modo que no entren en contradicción o no coaccionen las relaciones libres entre personas, unas invirtiendo su capital y otras ofreciendo su mano de obra. Si las leyes, por ejemplo, facilitan el hecho de convertir a los sindicatos en una especie de brazo laboral coactivo del Estado, del poder político, a base de subvenciones, la libertad se verá dañada y, como en el colectivismo, se verá afectado el bienestar común. Y claro que tiene que haber leyes que protejan tanto a trabajadores como a empresarios; pero estas leyes no pueden ser inflexibles. Nada inflexible es adaptable y, por ello, impredecible. Cualquier ley, como pueda ser una laboral, tiene que ser lo suficientemente predecible para que cualquier eventual crisis económica no pueda cogernos con el paso cambiado. El gran problema de nuestros políticos es su incapacidad para adelantarse a los acontecimientos. En España esto es desesperadamente común: falta de fomento de la diversidad productiva (nuestros políticos, más que cerebro, tienen un ladrillo dentro del cráneo), falta de flexibilidad a la hora de legislar las relaciones entre el empresario y el trabajador, monstruoso despilfarro económico del Estado, debido a su estructura política, atascamiento burocrático, corrupción política, tendencia a la coacción totalitaria, etc. ¿Y quién está pagando ahora esta forma de entender la política, de concebir el sistema de convivencia democrático? Los más débiles.

    Sea por desconocimiento, sea por buenas intenciones, el señor Chomsky, no hace más que repetir unas recetas político-económicas erradas. Y lo peor es eso, que el lingüista no ha aprendido de los errores del pasado. Lo peor para un intelectual es ir por la vida investido de una reverencial autoridad, y que algunos, claro, la tengan como tal.

    Comentado por: miguel el 12/11/2011 a las 06:06

  • Mientras me quede aliento jamás dejaré de recordarle su vileza, esta culpa ha de pesar sobre su conciencia con tanta mayor razón cuanto más pretenda usted desentenderse de ella, y cuánto más en la medida en que su desentendimiento redunda en que la misma continúe por idénticos medios a los que siempre ha amparado con su indiferencia. Ser benefactor del universo entero no le exime de la villanía cometida contra una sola persona; le protege a usted, eso sí. Esta impunidad siempre ha sabido usted asegurársela de antemano.

    Es, evidentemente, una cuestión personal, pero no deja de delatar algo que afecta, salvo una que otra excepción, a todo aquel grupo de gente que, arrogado en cierto momento de un sentido de la justicia histórica, ha medrado al amparo de las circunstancias, y al que, envanecido por su propio medro, ni se le pasa por la cabeza que pueda en sus bases estar afectada de aquella injusticia frente a la que se posicionaba. Ésta es su mentira, reconocerla les ha de costar tanto como había de costarles a aquellos que ustedes denunciaban reconocer la suya: cargarse de razón es un vicio muy común, y nada hay común salvo el vicio, el mal y la sinrazón, por mucho que una miopía populista muy en boga entre ustedes quiera hacernos creer lo contrario. Éste ha sido su negocio como el de los falangistas fue la dictadura franquista.

    En las maneras de reaccionar se reconocen sus similitudes. Es canalla quien crea estar tan seguro de sí mismo que no pueda llegar a ver ni a creer que algún error, alguna equivocación, pueda caer en su cuenta, o reconocerla abstractamente negándose a las evidencias que le harían ponerse a sí mismo en entredicho; tanto más canalla cuanto este posicionamiento le resulta apropiado para creerse justificado, no ya para lo anteriormente hecho, sino para lo que en igual sentido pueda seguirse haciendo. Cuando algo duele de verdad se conoce la calaña de cada uno, nadie perdona el dolor que se le ha inflingido, y vender ideología sustentada en la piedad y en la compasión es la modalidad más indigna del enmascaramiento. Exigir a otro una actitud que, puesto uno en idénticas circunstancias, le repele adoptar, da la exacta medida de la desfachatez que late en el fondo de todas las apariencia adoptadas para simular una entereza cuyo único fundamento está en los medios con que se cuenta para convencer de ello a quienes convenga tener convencidos; a quienes, evidentemente, les resulta más cómodo creerlo a conveniencia. ¡Pobre de aquel que dude en hacerlo, pues será proscrito!

    Por lo bien que nos va, bien sabemos que vamos bien… esto lo pensaban también los falangistas, bien seguros de ello estaban también ellos.

    A ustedes van dirigidas estas misivas, señor Víctor Gómez Pin.

    Comentado por: Miguel Ángel Unanua el 10/11/2011 a las 16:56

  • Al loro con don Timothy, que para estas fechas nos recomienda domar al sistema, cabalgar la ola encabritada hasta que se manse, a base de propinas bienintencionadas. Basta con el primer párrafo, claro, imagínense el aburrimiento.

    Comentado por: BigEd el 09/11/2011 a las 14:08

  • ¡Menuda colección de lumbreras cohabitamos Europa!

    Comentado por: estudiante el 08/11/2011 a las 16:55

  • Complicado el tema! Lo que veo claro que el mal y el bien aparte de ser categorías morales, son categorías políticas, sociales que hacen que podamos convivir con relativa tranquilidad.
    Me gustaba la religión que me enseñaron de pequeña: amaos los unos a los otros, haz el bien y no mires a quien. Luego la vida, otras enseñanzas (recuerdo un profesor de filosofía que a un discurso mio que empezaba:"el hombre es bueno por naturaleza..." me cortó diciendo que eso no era verdad)me han desorientado, la realidad es compleja, los que para unos es un asesinato, para otros es una lucha, lo que para unos son victimas colaterales para otros son crímenes con mayúsculas, el valor de la vida humana es tan relativo según vivas en un país o en otro, según pertenezcas a un colectivo u otro, si perteneces a una mafia o no (lo que obstaculiza su camino no tiene valor, se acaba con ello, si tienes ideales puedes morir y matar por ellos (caso extremo los fundamentalistas). Claro puedes ser cómplice del mal por dos motivos porque lo apruebes (para mi eso es estar mal de la cabeza) o por miedo. Es legítimo tener miedo y no reaccionar contra la dictadura que hemos vivido?
    También estan los que piensan que el bien es aburrido...se divertirian si se encontraran con algún sádico psicópata?
    Confieso que estoy enferma de cinismo, vivo en un mundo en el que no veo posibilidad de perfeccionarme, de llegar a un equilibrio entre lo ideal y lo real, hay que elegir entre lo menos malo para todos, esto lo veo claro, pero en política y de cara a las próximas elecciones que puede ser?, quién nos puede representar bien en Bruselas, quién sera menos mentiroso? quién menos codicioso?, y los ciudadanos nos volveremos menos cómodos, más participativos, qué podemos hacer por el país?, leeré el libro "Hay alternativas...
    Me estoy acordando de la última película de Iciar bollain, protestamos contra las injusticias pero si tocan el propio bolsillo...
    Hay filósofos como Montaigne, como Savater que ayudan a reconciliarse con lo humano, otros como usted mismo nos sumergen en la ambigüedad, cómo ser feliz leyendo un libro de atrocidades cometidas por un psicópata?

    Comentado por: alicia el 08/11/2011 a las 03:45

  • Por principio siempre estoy en contra del Gobierno, sea del partido que sea. Es un buen ejercicio intelectual que se practica poco en esto que llamamos España y que la Constitución, aprobada por la inmensa de los españoles, en su artículo 2 así define: “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.”

    Reconozco la ambigüedad del artículo; pero el término Nación abarca a todo lo demás. Bien. Yo estoy en contra de todo nacionalismo. Lo considero ideológica y políticamente detestable, porque ha causado, y causa, grandes males a la humanidad. Pero sí veo más útil, hasta que no veamos realizado el sueño de una Europa federal, tener un Estado cohesionado, que no aplaste la libertad de la gente y que esté basado en el Derecho. Esta idea de la cohesión del Estado choca con la idea, alimentada sobre todo por la izquierda, desde la Transición, de crear una especie de confederación que, en la practica, ha resultado ser una vuelta al pasado, al medievo, a los reinos de taifas. Esto sólo ha traído problemas, sobre todo económicos. Lo saben ahora muy bien los que, por casualidad, nacieron o tuvieron que emigrar a Cataluña, por poner un ejemplo emblemático, sobre los cuales está cayendo el peso de toda la carga de irracionalidad nacionalista, no por casualidad Cataluña es la región de España más endeudada. Estas cosas hay que tenerlas claras y no caer en maniqueísmos tan simples como peligrosos, donde se hace distinción entre nacionalistas españoles y nacionalistas periféricos. La idea de que la razón debe ser esclava de las pasiones es el principio que sostiene a todo nacionalismo. El resultado de intentar extender este principio no ha podido ser más nefasto, más cruel, más terrorífico, y me refiero exclusivamente a España, donde ha habido derramamiento de sangre por ello, algo tan inútil como condenable desde el punto de vista de la moral civil y de las leyes.

    Comentado por: miguel el 04/11/2011 a las 17:05

  • Miguel, me pregunta si es enternecedor que tanta sustancia inorgánica acabase en el vertedero de la nada inorgánica. Mi respuesta es no. Hace usted unas preguntas muy fáciles, lo difícil es encontrarla entre tanto adjetivo y rodeo "culto"

    Por otra parte, efectivamente Suso del Toro es un pelota y su artículo es empalagoso.

    También estoy de acuerdo en que es un insulto a la inteligencia. Me pregunto a menudo si la inteligencia de tanto comentarista cultivado y la del señor Azua se sienten insultadas con la linea argumental de lo que se llama la "caverna mediática". En este blog se zurra de lo lindo a cualquier idea que provenga del nacionalismo no español o de la izquierda pero ni una palabra de lo que se dice desde la derecha

    Comentado por: Gentuza el 04/11/2011 a las 12:32

  • Muy interesante el post pero.... ¿he de llegar a la conclusión de que acaba de bajar de una higuera para descubrir que el Mal existe? A ver si tendré que emigrar a los blogs del Vaticano.

    Comentado por: Circe el 04/11/2011 a las 08:29

  • O la cerrazón de la cordura oscurecida. O la cerrazón de la impostura enloquecida. O la cerrazón de la incultura florecida, si es que nos referimos, Pakito, a la apostura impuesta por el ala débil del pensamiento que acaricia la ruin caricatura del que alaba su altura ennegrecida. Eso sí que es un padecimiento por amor. Aleixandre sabía mucho de eso, sobre todo cuando en los entornos y contornos de Afrodita su fábula, en forma de verso, se expandía.

    Comentado por: miguel el 04/11/2011 a las 05:54

  • Quillo, Miguel, eso es lo que Aleixandre llamaba: “la cerrazón de la altura emblanquecida” ¿O no?

    Comentado por: Pakito el 03/11/2011 a las 21:06

  • No me diga, Gentuza, que el halago empalagoso al poder político, por parte de un llamado intelectual, es lo más difícil, sobre todo cuando, como en el caso de de Toro, se escribe un libro glosando, de una forma, ésta sí, fenoménica, la gran figura política que representa ZP, ese chico que nació en Valladolid y que le ofende ese, al parecer, mal nacimiento, pues prefiere ser leonés de toda la vida. Claro, lo más fácil es insultar, también a la inteligencia; es por eso por lo que debemos optar, moralmente hablando, por el halago al poder político, lo que resulta dificilísimo, no digamos ya en una democracia, sino en una dictadura sangrienta. No hay nada más que ver, en las viejas fotos de la historia, los ‘rostros angustiados’ de los intelectuales orgánicos que babeaban alrededor de Stalin o del Führer. Los que no eran orgánicos siempre tenían una espléndida e inorgánica sonrisa, facilona, insultante, siempre insultante. Y tanta sustancia inorgánica acababa, ¿acaso miento, Gentuza?, cual principio inorgánico, en el vertedero de la nada inorgánica. ¿No es enternecedor, Gentuza?

    Comentado por: miguel el 03/11/2011 a las 20:49

  • Y qué me dice, Gentuza, de eso de considerar al personajón visible de turno (Zapatier, en este caso) como la epifanía de Dios en la tierra? Ya son ganas de entretenerse. Hay que tirar más arriba, más arriba, más abstracto, más abstracto!

    Comentado por: BigEd el 03/11/2011 a las 15:05

  • Como esta vez era corto y se entendia he leido el comentario de Miguel que recomendaba la lectura del articulo de Suso del Toro. Hay que reconocer que tiene mérito escribir algo positivo sobre Zapatero. Lo más fácil es sumarse a los insultos, en esto todos somos muy ingeniosos

    Comentado por: Gentuza el 03/11/2011 a las 10:51

  • Otra aventura solidaria
    Pagar el rescate del soldado Shalit fue un acto de responsabilidad de Estado, en tanto que el Estado le mandó a luchar y un país decente responde por cada uno de sus soldados. Fue un soldado, cierto. Uno contra mil, también es cierto. Pero no siempre es posible ganar por goleada, a veces hay que ceder y las guerras no son matemáticas exactas.
    Cualquier comparación con pagar el rescate de los cooperantes solidarios es ofensiva y falsaria. El Estado no mandó a nadie al Sáhara, esa no es su guerra ni su prioridad, y por lo tanto no es lo mismo que responder ante un soldado. Seguramente habrá que responder más o menos igual, pero no es lo mismo. La moral importa, es lo que más importa. Los cooperantes son personas que un día toman una decisión personal al margen del Estado, normalmente criticando al Estado por su falta de sensibilidad social.
    Es lo mismo que los turistas que quieren sentirse auténticos o visitar lo auténtico en países tercermundistas y clarísimamente inseguros: tienen que ser conscientes de que no sólo toman un riesgo personal, sino que están poniendo en riesgo a un Estado. Un Estado, este sí, auténticamente democrático. Y auténticamente sensible socialmente, en tanto que irá a buscarlos y pagará lo que sea por recuperarles.
    Ser ciudadano de un país democrático y libre te da una inacabable lista de derechos, pero es también una responsabilidad. La responsabilidad de saber que si algo te ocurre vendrán a salvarte. La responsabilidad de calibrar si es razonable y necesario ponerte en situación de que te ocurra algo. España es un país extraordinariamente solidario, y quien quiera ayudar a los más desfavorecidos tiene cauces perfectamente útiles y seguros para hacerlo.
    Los espíritus solidarios tienen miles de maneras seguras y eficaces de ayudar a los que más lo necesitan, tanto dentro como fuera de España. Hay que decir, de todos modos, que la mejor manera de ayudar al mejor funcionamiento del mundo es trabajando, y si puede ser creando puestos de trabajo y pagando nóminas. Ya sé que esto cuesta más y es menos épico, sólo lo digo por si por casualidad –y hasta por error- alguno de estos solidarios piensa realmente en ayudar y no en su propia vanidad.
    Por lo tanto, no hay ningún motivo para poner en riesgo los equilibrios de todo un Estado.
    Lo que en la mayoría de estos casos sucede es que algunas personas sin rumbo ni destino encuentran en la retórica solidaria un modo de “encontrarme a mí misma”. En algunos cooperantes hay mucha más falta de tensión espiritual que interés por salvar vidas, y es mucho más lo que arriesgan que lo que curan. Mientras tanto, los secuestradores saben que tienen el negocio asegurado. No hay nada mejor para un terrorista que ciudadanos frívolos de un Estado que siempre paga.
    Muchos de estos chicos y chicas van en busca de una experiencia personal, del mismo modo que muchas de estas ONG están montadas a partir del desequilibrio personal de sus fundadores y del hambre voraz de subvenciones. No es por ayudar, porque ellos son los primeros que saben que a través del propio Estado y de las grandes –y seguras- organizaciones internacionales, la ayuda se distribuye de un modo mucho más eficaz y mucho más seguro que a través de cualquiera de estas precarias organizaciones que por cierto se llaman no gubernamentales pero que suelen vivir de dinero del Estado.
    Pero claro, eso sólo te va a importar si lo que quieres es ayudar. Si lo que quieres es ayudar, paga tus impuestos y confía en Cáritas. Si lo que quieres es ayudar, trabaja con empeño y saca a tu país adelante. Si lo que quieres es ayudar, pregúntale a tu párroco dónde puedes ir a echar una mano los fines de semana.
    Pero claro, eso no te va a asegurar el viaje a un país remoto ni una experiencia personal exótica. A cambio de un dudoso beneficio –en cualquier caso siempre menor al que se obtendría por vías oficiales con el dinero que nos va a costar tu rescate- arriesgas tu vida con el relativismo de quien no cree en nada ni asume ninguna responsabilidad, y pones a tu país en jaque por tu mero capricho.
    Iremos a por ti y Dios quiera que vuelvas vivo y sano. Pero cuando estés de vuelta piensa en lo que nos has costado y pregúntate sinceramente si tu aventura ha servido de algo.
    Salvador Sostres

    Comentado por: Rompetechos el 03/11/2011 a las 06:32

  • Recomiendo la lectura de un artículo de Suso de Toro, “Ese chico de León se va”, aparecido hoy, 3-11-2011 (¿podría decir gloriosamente?) en EL PAIS. Si nos habíamos olvidado de los amigos del poder político, de sus maldades, de sus fechorías, he aquí a un monaguillo, descaradamente panfletario, de ese poder. Jamás había leído un lametón hagiográfico tan rastrero, tan deshonesto, tan irracional, intelectualmente hablando, como el que nos vomita el tal de Toro, de toro manso, y no obstante tan peligroso y malvado como el mismo poder y su representante en esta tierra llamada España.

    Comentado por: miguel el 03/11/2011 a las 05:19

  • Fidel puede ser un perfecto cretino. Pero ponerlo en la misma categoría de Mao, Hitler o Stalin, se me antoja un capricho. Primero, por razones obvias. La cantidad de muertos. Segundo, por haber en actividad cantidad de dictadores con muchos mas galones para aspirar a acompañar a estos 3 asesinos de masas. Basta con poner el ojo en
    Äfrica.
    Eso, sin demerecer los males que causó y causa, "Fidel". Saludos.

    Comentado por: gerardín el 02/11/2011 a las 19:51

  • No hay nada de axiomático en el comportamiento cultural humano. Esto no quiere decir que yo relativice dicho comportamiento, ya venga de un llamado salvaje o de un hombre civilizado. Es la tradicional lucha entre dos concepciones etnográficas: la relativista y la etnocéntrica o nacionalista. Ninguna de las dos posibilita el acercamiento racional al comportamiento de los grupos humanos. Alguna vez he referido aquí que ciertos etnógrafos relativistas daban por igualmente válidas las ideas creacionistas de las primeras tribus indígenas, pobladoras del norte de América, que las teorías evolucionistas, ya que, por lo visto, no habría que interferir en los rasgos culturales homólogos distintos, surgidos de diferentes tradiciones culturales e incomparables entre sí. Esta teoría carece de sentido, tanto como la etnocentrista, que trata a las demás culturas como inferiores. Y ya se sabe a lo que conduce el racismo como ideología.

    Ninguna barbaridad es justificable desde el punto de vista de la racionalidad, ya provenga de un culto o de un inculto, de un llamado salvaje o de un civilizado. Existen actos humanos racionales y actos irracionales, y existen teorías acerca de ello.

    El llamado, erróneamente, como conflicto vasco (a una guerra se le llama en los medios conflicto) no es más que la expresión interesada de una mezcla ideológica entre racista y marxista-leninista. En el País Vasco nunca ha existido una guerra entre dos ejércitos, ni siquiera entre un ejército invasor y una guerrilla independentista. Simplemente ha habido asesinatos por parte de los racistas-marxistas-leninistas. Por eso, tratar ahora de hacer política, esto es, la guerra por medios pacíficos con los etarras es, claro está, otro error auspiciado por un Gobierno, por un poder político, cuyo objetivo no es ampliar el sistema de libertades y derechos de los ciudadanos en el País Vasco, sino el de obtener, miserablemente, réditos políticos electorales con esa perversión de la política. En este caso, al partido del Gobierno parece que le ha salido el tiro por la culata, dado que la gente no está por la labor de premiar dicha perversión.

    Comentado por: miguel el 01/11/2011 a las 16:52

  • Miguel:

    Por qué éste es considerado un falso axioma: "el salvaje es bueno (=manso, pacífico)".

    Y es otro no: "el salvaje es malo (=agresivo, violento, depredador)".

    DPA:

    Los que mataron al tirano sabían lo que hacían. Es decir, creían que sabían lo que hacían. Es sólo por eso que no hacían el mal a sabiendas. (El "porque no saben lo que hacen" debe ser completado: "puesto que creen que sí".) Va de suyo que las justificaciones de las barbaridades pertenecen inextricablemente a las propias barbaridades (por decirlo así, se anula la antítesis entre el acto y la teoría), que no hace falta que nadie las traiga de fuera. No es eso.

    Comentado por: BigEd el 01/11/2011 a las 12:38

  • “La guerra es la continuación de la política por otros medios.” ¿Significa que las actividades de ETA pueden encuadrarse en esa categoría, políticas? ¿No sería más acertado pensar que la guerra es el fracaso de la razón, de la política, y que lo de ETA fue una negación, un intento que ni siquiera llegó a postularse como político, porque la propia actividad terrorista de la banda frustraba todo intento de elevar lo que reivindican a un intercambio dialéctico, a la esfera de la razón?

    Comentado por: DPA el 01/11/2011 a las 10:33

  • El mal y el bien son categorías morales. La moral forma parte de la cultura humana. El resto de animales carecen de esa cultura. En general, todos los animales compartimos algo que hemos dado en llamar agresividad. Tanto la agresividad como el miedo son esenciales para la supervivencia en el reino animal. Esto hay que aceptarlo, aunque con matices, desde nuestro punto de vista, si no queremos caer en una concepción del mundo idílica o en la construcción de utopías, supuestamente benéficas, que al intentar llevarlas a cabo han resultado siempre terroríficas. Por ejemplo, Rousseau creía que el hombre era bueno (no agresivo) por naturaleza y que la sociedad, el trato con sus semejantes, generaba el mal dentro de su alma. Este idealismo, esta concepción irracional de la naturaleza animal de los seres humanos es con la que nos hemos educado, y sus consecuencias no han podido ser más ‘maléficas’. Así, hemos dividido al mundo entre buenos y malos, entre sociedades buenas y malas, entre clases buenas y malas, entre religiones buenas y malas, entre guerras buenas y malas, etc.

    Casi siempre valoramos a las guerras desde un punto de vista psicológico, desde el punto de vista de la agresividad individual. Pero la mayoría de las guerras de la época moderna han estado inspiradas por el temor a la agresión más que por la agresividad personal. Han sido o bien guerras ideológicas inspiradas por el temor del poder de alguna conspiración, o guerras que nadie deseaba pero que se produjeron como resultado del temor inspirado por una situación objetiva. En el primer caso encajarían las guerras generadas por las ideologías racistas y socialistas, y en el segundo las guerras provocadas por la invasión violenta de un territorio y la justa respuesta defensiva. Un ejemplo de temor mutuo de agresión es el que lleva a la carrera de armamentos y, de ahí, a la guerra; quizá a una guerra preventiva (el temor al terrorismo).

    La guerra, como el mal, son, pues, inventos de nuestra mente, desde tiempos de Homero; también el gusto estético por algo tan nefasto. Es muy probable que ese gusto esté fundado en nuestro deseo de ver derrotado al que es distinto a nosotros, al que piensa de otra forma. Así podemos explicar cómo los asesinos etarras se regodean con la muerte de los que ellos consideran diferentes, con la muerte de los que no comparten su ‘ideología’, su ‘pensamiento’. Es el miedo a perder la propia identidad la que los vuelve (la que nos vuelve) agresivos hasta el asesinato. Cuando Clausewitz dice que “la guerra es la continuación de la política por otros medios” está reconociendo falsamente que los humanos no compartimos ningún rasgo de racionalidad. Es la doctrina donde se concluye que la razón debe ser esclava de las pasiones, y que cualquier opinión está supeditada al autointerés de quien la emite, excluyéndonos a nosotros mismos, claro, que somos los ‘poseedores de la verdad’. Esta doctrina irracional castra cualquier forma de conocimiento y conduce a la barbarie, con la no puedo estar más en desacuerdo.

    Comentado por: miguel el 01/11/2011 a las 09:48

  • Los que hacen el mal no tienen conciencia de que hacen el mal (por lo que he leído es el caso de Cornelisz, que creía que todos sus actos estaban inspirados por Dios). Si leen el Mein Kampf verán que a Hitler le angustiaba la posibilidad de ser injusto con los judíos. No empezó a actuar hasta estar completamente seguro de que hacía bien. Podríamos considerar la guerra como el mal absoluto. Entonces ¿por qué los humanos hacemos guerras? Generalmente, para evitar lo que se considera (acertadamente o no) un mal mayor. Tiendo a creer, siguiendo a Sócrates, que nadie hace el mal a sabiendas.

    Comentado por: p el 31/10/2011 a las 23:19

  • Oscuridad o luz, bien o mal, ¿es la dualidad cosa del hombre? Si miramos a los animales, vemos que ellos se mueven entre la felicidad y la tristeza, al albur de las circunstancias. En cambio el hombre tiene la capacidad de provocarlas y, en su libertad radical, buscar, con dificultad, el bien, proporcionando luz, felicidad, dicha, en detrimento del mal que, autocomplaciente, es más probable, porque es más barato y menos trabajoso.
    Pensando en los funcionarios del dolor burocrático, hombres del estado nazi, Hanna Arendt, hablaba de una desnaturalización del ser, porque podían sentirse felices en su casa, con su familia, una vez terminado su trabajo, sin cuestionarse más, sin pensar que no podrían librarse del tufo a hediondez, una vez el mundo se hiciera causa gritando asesinos. Con ETA y sus secuaces pasará lo mismo. No podrán librarse del juicio de la historia.
    En cuanto a dejarse arrastrar por la seducción del mal, quizás las circunstancias que envuelven al individuo, grupo o sociedad, sean tan tremendamente adversas, que solo puedan pensar, en consonancia, de forma horrible. Pero esto no explica a ETA para nada.

    Comentado por: DPA el 31/10/2011 a las 17:20

  • Hay un trabajo sucio que nos gusta que alguien haga, ahorrándonos de paso el que se manchen nuestras manos.

    Comentado por: pro el 31/10/2011 a las 09:09

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 

 

 

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Tercer acto (2020) Literatura Random House, Madrid. 

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres