PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

sábado, 30 de mayo de 2020

 Félix de Azúa

¿Cómo suenan las metáforas?

Todos aquellos que tienen por vicio leer estas columnas (más salomónicas que dóricas) saben ya que una de las manías del apoderado es coleccionar testimonios sobre la imposibilidad (¿o no?) de hablar de música. La frase es ambigua, pero con ella se quiere decir que de todas las artes la música es la que menos se presta al discurso explicativo. O bien se cae en el formalismo y la descripción "positiva" que se limita a traducir en palabras los signos de la partitura, o bien se cae en el puro impresionismo y la literatura. Hace ya muchos años que nos reunimos unos cuantos amigos a discutir sobre esta cuestión (titulada "¿Pero cómo demonios se puede hablar de música?"), sin alcanzar el menor atisbo de respuesta.

    Como contribución traigo hoy unas páginas (84 y ss) que me parecen muy significativas. Las ha escrito Jordi Llovet (ojo, con "uve") en un notable ensayo recién editado por Galaxia Gutenberg con el título de "Adeu a la Universitat" y del que está anunciada la edición en castellano para dentro de poco. Se trata de los recuerdos, experiencias y juicios de un profesor vocacional, incluso pasional, y concluyen con una despedida razonada con inteligencia: la destrucción de la Universidad española (y aún es peor en algunas autonomías) es ya un hecho imposible de enmendar. Que algunos profesores del talento, la entrega y la generosidad de Llovet vean la Universidad como un gigantesco cadáver putrefacto es, en mi opinión, uno de los síntomas más agudos de nuestra decadencia y también una tragedia que sólo cabe imputar a la inoperancia de la casta política.

    Pero hoy quiero resaltar un fragmento del libro acerca de ese asunto que antes he citado y que enriquece mi colección de testimonios sobre música y lenguaje. Cuenta Llovet que en uno de sus periplos europeos, cuando aún preparaba la tesis doctoral, alcanzó a conocer a Celibidache en Stuttgart y pudo asistir a los ensayos de una 4ª de Bruckner con la orquesta de la radio de esa ciudad. El director rumano trataba de dar a entender a los músicos un efecto tímbrico y armónico particular para un tutti, pero los pupitres no le seguían, no comprendían lo que pedía Celibidache. Desesperado, el maestro gritó: "Wie ein Baum!" ("¡Como un árbol!") y entonces "el sonido de la orquesta se alzó de un modo prodigioso". Llovet lo relaciona sutilmente con un poema de Rilke, pero aquel momento pasmoso iba a repetirse al poco rato. En los últimos compases (443 en adelante) del Finale volvió a suceder: las exigencias del director no eran comprendidas por la orquesta y los instrumentos titubeaban desconcertados. Tras múltiples intentos, Celebidache dijo en voz baja: "Como un río en la fuente, cuando empieza fluir". El resultado fue prodigioso, comenta Llovet.

    Creo haber considerado en otra ocasión la imagen portentosa de Ferenc Fricsay, ya muy enfermo, casi moribundo, "explicando" a los músicos de la Sündfunk cómo tenían que interpretar el celebérrimo "Moldava" de Smetana. Sin ninguna prisa, el gran director se puso a contar la historia entera del río como si fuera una novela. Llegó un momento de agudo dramatismo cuando el Moldava cruzaba la ciudad de Praga (su ciudad, entonces sojuzgada por la tiranía comunista) y luego fluía hacia el mar como si se despidiera. Vinieron después unos segundos de silencio tras los cuales el maestro levantó la batuta. Nunca he vuelto a oír un "Moldava" como el de aquella grabación. Por cierto, en TDK Videos. Los músicos entendieron el modo exacto en que Fricsay "veía" fluir la música, detenerse un instante bajo el puente Carlos, para desaparecer luego en tierras extrañas y así nos lo hicieron ver.

    Sí, muy bien, muy bonito, pero todos sabemos que hablar de música con metáforas y analogías es de pésimo gusto. Entonces, ¿qué?

 

Nota:

En la columna anterior se me solaparon dos recuerdos. Uno es el video del moribundo Fricsay y otra es el video de Karel Ancerl. En ambos se puede ver y oír una ejecución suprema de "El Moldava", pero evidentemente el checo era Ancerl y húngaro Fricsay, como uno de nuestros ilustrados lectores remarcó en el correo. Mil gracias por despejar esa nube de memorias contorsionadas.
 

[Publicado el 11/4/2011 a las 07:57]

Compartir:

Comentarios (61)

  • Me olvidé ayer de mentar a los perros.Saquen, abran la puerta principal de par en par y pateen a los chuchos mantas de una vez de este lugar apestoso.Quique, guau, guau.

    Comentado por: el gato con botas el 17/4/2011 a las 19:30

  • Tú, A cagarla, mamarracho analfabeto, ¿qué haces aquí?. Pon la tele, que seguro que encuentras algo a tu nivel, y no vuelvas por páginas como ésta antes de haber aprendido a escribir. ¡Burro!.

    Comentado por: Quique el 17/4/2011 a las 18:02

  • Por fin lo he encontrado, si A.B., he encontrado la solución a tu problema:
    La Tango-terapia es un sistema integrado de instrumentos del baile de tango, de su música y de su poesía que sobre la base de promover vivencias motivadoras, nos acerca al conocimiento del psiquismo profundo, permitiendo elaboraciones diagnósticas, terapéuticas y de investigación.
    Probad, que no hace daño.

    Comentado por: lenny el 17/4/2011 a las 17:28

  • Qué curioso que siempre tenga que haber alguien que haga el papel de chiflao. Mientras estaba Enea (o su doble), vic aguantó el tipo, pero luego cedió a la tentación de endiñarnos sus reflexiones a todas horas. Ahora que vic se ha retirado, nuestro antaño mesurado y estetizante pintor parisino y el subversivo polígafo hispano-expatriado pugnan por ver quién se hunde más en el absurdo. Curioso sin embargo que se den dos víctimas simultáneas de la enfermedad que arrasa las mentes de los autodidactos del XXI: la blogolalia. ¿Quién se anima a estudiar seriamente el fenómeno?

    Comentado por: yo no el 17/4/2011 a las 16:56

  • Este pringao echando pestes de la juvetu de oy. Fariseo franquis. As camuflado tu tendencia. Con Franco se estudia mejor que ahora y tios como Montalbán son un ejemplo de falangistas. El povre no tenía para comer. Estás pirao broncas, como el pelmaso de miguel, que no sabe lo que dice ni el mismo. Que habran las ventanas de este blog como ha dicho alguien porai. Y deja ya a los jóvenes broncas, fantasma, que eres un fantasma. Te hace falta ir de puticlub haber si se te estira la cabeza con la grabiela tan cursi como son los intelectuales, que todos son unos pajeros de mierda.

    Comentado por: A cagarla el 17/4/2011 a las 07:42

  • Sigue.
    Antes de G.M. la frase se decía así:
    "Cuando seas martillo golpea y cuando seas yunque aguanta".
    Análizalo A.B., seguro que hasta tu encontrarás la diferencia.

    Comentado por: lenny el 16/4/2011 a las 19:40

  • para quien lo quiera recoger, ahí queda eso:
    La frase sobre el martillo y el yunque es de García Marquez, según Armando Bronca un fascista de pro. O no?
    Hay otra teoría:
    Con apenas 33 años, Alejandro Magno había conquistado medio mundo y este arrollador éxito no fue fruto de la casualidad ni por divina providencia de los dioses. Demostró ser un general osado y valiente avanzando donde otros se hubieran parado. También, con su enorme capacidad de liderazgo y gran carisma, lograba que sus soldados le siguieran ciegamente, hasta la muerte si era necesario y solía ser necesario muchas veces.
    Pero sobre todo, el Gran Alejandro fue enormemente inteligente y un gran estratega desarrollando diversas tácticas con las que arrollaba a sus enemigos. Este es el caso de lo que él denominó como el yunque y el martillo y con los que aplastó a todos los ejércitos que osaron hacerle frente.

    Fue su padre, Filipo II, quien basándose en la falange griega (los Hoplitas), desarrolló la suya propia creando la falange macedonia.
    Estaba formada principalmente por los Pezhetairoi(compañeros de a pié), soldados dotados con casco, grebas y armadura ligera pero sobre todo con la temible Sarissa, una enorme lanza de 6 metros de largo que cubría hasta cinco filas de soldados.
    El avance de una falange macedonia, una masa compacta de escudos y erizada con miles de picas, debía de ser temible. Algo así como un enorme tanque con púas que formaba un frente mortal e impenetrable.
    Al parecer, un día que Alejandro observaba a una falange en acción comentó que aquella formación era como un yunque, pero que hacía falta un martillo y ese contundente martillo no podía ser otro que los Hetairoi o Compañeros, su caballería de élite. Y digo su caballería porque era él en persona quien la comandaba, en primera fila, en todas la batallas.
    Una de las características de los Hetairoi era su lanza de doble punta. Muy útil si se rompe la primera punta, cosa que pasaba con frecuencia.
    La táctica era sencilla. Los Hetairoi (caballería) rodeaban al enemigo por los flancos y la retaguardia.
    La velocidad y contundencia del ataque conseguía agrupar al enemigo y empujarlo contra los Pezhetairoi (Falange) y su muro de afiladas sarissas.
    La caballería atacaba una y otra vez actuando como un martillo que aplastaba al contrario contra el yunque de lanzas.
    Esta táctica tenía algunas pegas, como que sólo se podía poner en práctica en grandes espacios contra grandes ejércitos o sólo era posible cuando el número de efectivos del enemigo era igual o inferior. Aparte también del punto débil del que adolecían todas las falanges, su escasa flexibilidad de maniobra. Sus enormes lanzas y formación cerrada dificultaban enormemente el cambio de dirección ,por eso los flancos y retaguardia de las falanges eran muy vulnerables.
    Aunque siempre Alejandro Magno supo adaptarse a toda circunstancia hasta llegar a ser el gran conquistador que fue.

    Comentado por: lenny el 16/4/2011 a las 19:33

  • Ante tanto poeta y mártir como es nuestro migué, cabe decir que este lugar se ha convertido en el sitio lícito donde reclutar a un limpiabotas por cuatro perras.Ha tiempo que lleva el cartel de cerrado las 24 horas y aquí sólo se ve que pululan fantasmones.Abran las ventanas del todo.

    Comentado por: el gato con botas el 16/4/2011 a las 17:39

  • Que la piqueta arruine y el látigo flagele;
    la fragua ablande el hierro, la lima pula y gaste,
    y que el buril burile, y que el cincel cincele,
    la espada punce y hienda y el gran martillo aplaste.

    A. MACHADO

    Comentado por: lo que son las cosas el 16/4/2011 a las 16:45

  • El arranque profesional de Vázquez Montalbán (1960-1962) se inicia en la prensa falangista gracias a dos profesores de las escuelas oficiales de Periodismo que le ofrecen publicar como colaborador. Tras cursar tercero en Madrid, tal como era obligatorio, firma algunos reportajes en el semanario político El Español, publicado en la capital. Al volver a Barcelona inicia un trabajo similar en el diario Solidaridad Nacional. Cobra por página publicada y por tanto intenta publicar mucho y colocar trabajos largos. En esta época practica un periodismo de calle en el que ya se apunta una tendencia hacia el análisis y la opinión por el tono reflexivo e histórico de algunos artículos.

    En El Español publica crónicas sobre la vida social de la alta burguesía barcelonesa y reportajes de algunos pueblos catalanes. En el diario, informa sobre eventos culturales y sobre la visita de jerarcas franquistas a la ciudad. Pero el director del diario, Luys Santa Marina, sospecha de su desafección política. Lo pone a prueba y después de un tiempo le aparta de la redacción. Sin embargo, mantiene la colaboración con el semanario madrileño El Español.

    Comentado por: Pi el 16/4/2011 a las 16:28

  • "te repito lo que ya le dije por aquí a propósito de Sabina:
    Si eres martillo, golpea; si eres yunque, aguanta"

    Frase perfectamente fascista que le decía a Paquito Franco su mamá. De creer a Vázquez Montalbán en la biografía que escribió de aquel tirano la tengo leída.
    No me extraña que en la fascista España esa frase canalla tenga buena nota.

    Comentado por: armandobronca.com el 16/4/2011 a las 16:05

  • Miguel, que mal rollo tio. Paso de ti y de los profesores de mi facultad. Bete a filosofa con los saviondos que nos dan la vara durante el curso. La mejor universidad está en el botellón, en la puta calle. vete de este vlog de una puta vez, pelmaso.

    Comentado por: que tio más pesao el 16/4/2011 a las 11:40

  • miguel: quizá sea de justicia recordar que algunos hay que con su prosa plúmbea y pedantesca tienen por aquí cerca, en este mismo portal, incluso un blog donde airear sus alambicadas naderías cansinofilosóficas.

    Comentado por: a otros, por lo mismo, les ponen un blog el 16/4/2011 a las 10:41

  • Los, los. Dos no. Un solo los.

    Saludos.

    Comentado por: miguel el 16/4/2011 a las 10:39

  • Va por ti, Lenny y por Félix, en general va por todos los comentaristas de este blog, a los que, nunca bien ponderados, los estimo.



    Nadie pudo robarme el mes de abril,
    los ramos de la infancia, que dorada,
    rebosaban en los mundos del atril
    perfumados sin sombra acompañada.

    Nadie pudo robarme el mes de abril,
    los cielos que la Reme enamorada,
    por los besos de las playas de Motril,
    me entregaba en la eterna madrugada.

    Ah, los sueños de abril amanecidos,
    el rumor que convierte a los te quiero
    en abrazos de soles sorprendidos.

    En los mares del tiempo te requiero,
    donde habitan los amantes perdidos
    en abril con su luz, sin aguacero.

    Comentado por: miguel el 16/4/2011 a las 09:40

  • Cantar con la cabeza, cantar con cabeza... oye, pues no suena mal. Y luego están, además, los que dicen, como los viejos flamencos, que para cantar con pellizco hay que cantar con el estómago (donde algunas culturas, por cierto, consideraban que se asentaba el alma).

    Comentado por: etimogonías el 15/4/2011 a las 17:13

  • Miguel, te repito lo que ya le dije por aquí a propósito de Sabina:
    Si eres martillo, golpea; si eres yunque, aguanta"

    Comentado por: lenny el 15/4/2011 a las 15:36

  • Miguel: Para que veas las cosas más claras y no oscurescas tu discurso que nadie lo entiende, y con razón.

    Quizá sea prematuro adelantar que el nacimiento de toda ciencia nueva plantea inevitablemente problemas teóricos -filosóficos de este orden: Engels lo pensaba, y nos da pie para Creerlo, si examinamos lo que ha pasado en el momento, teóricamente inescrutable, de las matemáticas en Grecia, de la constitución de la física galineana, del cálculo infinitesimal, de la función de la química, de la fundación de la química y de la biología, etc.; en numerosas circunstancias que rayan con las teorías biogenéticas, asistimos a este fenómeno sobresaliente: la recuperación de un descubrimiento científico fundamental por la reflexión filosófica y la producción por la filosofía de una forma de racionalidad nueva (Platón después de su determinación histórica, que abarca los principios fundamentales de la dialéctica histórica). Esta recuperación filosófica, esta producción filosófica, Miguel, de nuevos conceptos teóricos que resuelven los problemas teóricos, si no los planteados explícitamente, al menos los contenidos en estado práctico en los grandes descubrimientos científicos en cuestión, marcan las grandes rupturas de la historia de lo teórico, es decir, de la historia de la filosofía. Parece, sin embargo, que algunas disciplinas científicas pudieron fundarse en la antítesis de lo polimorfo de un pensamiento puramente analógico, no como ahora, en el funcionamiento de la digitalización aritmético-reproductiva. Parece, sin embargo, que tus análisis, Miguel, no tienen ningún contenido práctico, puesto que los términos evolutivos pertenecen a la propia superestructura ideológica que tú asumes en unas coordenadas que nada tienen que ver con la ciencia como dialéctica dentro del marco histórico, lo que vendría a sugerir que no es cualquier función científica la que provoca, ipso facto, una revolución en lo teórico para poder pensar su objeto. El hecho de que tú supongas que la evolución de las especies o la selección natural sea constatable, no significa nada, porque, al respecto, no hay demostrado nada. Por eso no me extraña que la gente no te entienda. Partes de un principio que es dicotómico con la realidad: la filosofía capaz de reflexionar con lo teórico, por la puesta al día de una nueva formación provocada por el surgimiento de tal ciencia, marcaría entonces una revolución en la historia de lo teórico.

    Miguel, no es que la gente no te comprenda y te menosprecie o te tenga manía o envidia, es que hay que afinar más claramente en las ideas, y creo que tú vas siempre errado por la poca claridad en los conceptos que expones. No hay más que comparar, como tú sueles decir, la realidad de las cosas con tus erróneos y plúmbeos análisis.

    Comentado por: miguel, afina un poco en tus análisis el 15/4/2011 a las 14:54

  • En realidad miguel es lo que viene llamándose un virus automatizado sembrado en un blog tal como la lapa se incrusta en el arrecife hasta el final de sus días.Dices tú de mili...

    Comentado por: Azúa no tiene antivirus que valga el 15/4/2011 a las 10:29

  • Todas las civilizaciones han sucumbido por diversos motivos. La Occidental no iba a ser distinta a las que ya son un recuerdo. Entonces me ha venido a la cabeza eso de la responsabilidad de los intelectuales. ¿Pueden los intelectuales, empleando su honradez, salvar a la civilización, proponiendo alternativas que vayan encaminadas a reclamar los valores humanos más encomiables? Ante esta pregunta no sé qué responder. Lo que distingue nuestra civilización de las del pasado, es su nivel técnico y científico. ¿Debería bastar esto para que las posibilidades de supervivencia de esa civilización fueran suficientes? Sí, deberían; pero, he aquí lo grave del asunto: el ser humano convive todavía con prejuicios morales, religiosos, tribales, etc., que hacen temer por la supervivencia de la civilización. El gran avance alcanzado por el hombre en tres siglos de ciencia y técnica no ha podido con las ataduras de nuestras viejas mitologías y supersticiones. Eso lo podemos ver en China o en los países árabes donde han estallado revueltas. Yo pienso que esas revueltas han sido propiciadas por la globalización de la única civilización tecnológicamente avanzada que hay en el planeta. Me refiero a la Occidental. En realidad, la influencia de la tecnología y de la ciencia, la forma de ver el mundo desde un punto de vista más racional y realista, siempre chocará con nuestros viejos tabúes, nuestros viejos miedos. Miedos que el poder político alimenta mediante las ideologías, así como las religiones y sus credos los estimulan. Este es el gran dilema con el que nos enfrentamos en la actualidad. Un dilema que no sólo puede acabar con la civilización, sino con la especie. Porque, es verdad, desde que el hombre supo distinguir entre quién es el amigo y quién es el enemigo, nuestra existencia como especie siempre ha pendido de un hilo. Si a eso le añadimos ahora la cantidad de megatones que tenemos almacenados para destruir centenares de planetas como la Tierra, la cosa no pinta muy bien. El problema va más allá incluso de ofrecer alternativas políticas o económicas. El problema está en conciliar los avances de la ciencia y la técnica con una nueva ética capaz de ir socavando los viejos miedos, los viejos mitos y creencias. Probablemente con esto no se solucionen todos nuestros problemas, que al fin y al cabo giran en torno a intentar ser lo más felices que podamos; pero al menos habremos dado un pequeño paso, tan pequeño e insignificante como nuestra propia existencia. Deberíamos de partir de la humilde consciencia de nuestra insignificante existencia para conseguir algunos logros. El primero es que no hay nada predeterminado en la vida o en la historia, el segundo es que de nosotros depende el ser un poco más felices, y el tercero es que, aunque insignificantes, poseemos una imaginación infinita, más grande que el universo que nos rodea.

    Comentado por: A petición popular el 15/4/2011 a las 10:23

  • Socorrooooo, resulta que sí me da el cuero -hoy he amanecido con bastante buen temple-, pero ahora me falta tiempo porque tengo que atender a a Debra Winger que se ha venido desde Ohio a tomar un chocolate con churros conmigo. Pero no se apure que en cuanto saque un rato y me deje el pesao de Isidoro abordo lo de la etimología.
    Un abrazo y buen fin de semana largo largo.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 15/4/2011 a las 10:00

  • Miguel (de buen rollo) tus historias son como gachas espesas e indigeribles.Presta atención, ayer un pavo escribió sobre la Universidad: extenso pero no sobraba una palabra(ese es el camino) .Tú y el tonillo didáctico-divulgativo agota.

    Comentado por: Doctor Marcus el 15/4/2011 a las 09:51

  • Miguel, hijo, qué empacho, por Dios. Gabriella, por caridad, socórranos: ¿qué hay de aquello de la etimología de "a capelo/a"?

    Comentado por: socorroooooooooooo el 15/4/2011 a las 09:31

  • La selección natural opera sobre productos del azar y no puede alimentarse de otra forma; pero opera en un medio natural donde sus exigencias hacen desterrar todo tipo de azar. Es de esas exigencias, y no del azar, de donde la evolución ha sacado sus orientaciones evolutivas, por lo común, sus conquistas sucesivas, el crecimiento ordenado del que ella parece dar la imagen.

    Imaginemos un mundo donde, como en el nuestro, por azar, hubiera surgido la vida. Imaginemos que dentro de las exigencias evolutivas de ese mundo el sonido careciera de importancia. Dentro de las orientaciones evolutivas ascendentes, desde los organismos vivos más simples a los más complejos, el desarrollado del gen que permite percibir los sonidos no existiría. Sería un mundo silencioso, un mundo de sordomudos. Sin ir más lejos, en nuestro mundo, donde el sonido sí interfiere en el proceso evolutivo, los seres vivos vegetales carecen del sentido de la audición y de la vista. Viven en un mundo de sordomudos y de ciegos, y sin embargo esto no ha impedido su evolución desde que aparecieran sus ancestros marinos.

    En nuestro mundo el sonido sí tiene importancia para la mayoría de los seres vivos en la selección natural, que no es otra cosa que la capacidad reproductiva de las especies. Por ejemplo, los pájaros. En épocas de apareamiento hay algunas especies de pájaros cuyo repertorio de sonidos, de cantos, es impresionante, por su diversidad de tonos, de ritmos, de pausas, etc. Puede que en la especie humana el canto y la danza tuvieran algo que ver con el hecho de la reproducción; pero esto tendría que ocurrido en estadios evolutivos muy primitivos, antes de la aparición del habla, ya que el periodo de reproducción en los humanos es distinto al de las demás especies animales. En el hombre no existe ningún acotamiento en la actividad sexual y reproductiva. Nuestra especie puede procrear durante todo el tiempo, salvo en el corto tiempo en que la hembra no es fértil.

    Es claro que todo en el hombre tiene un origen genético. El gen musical probaría esto. Pero el desarrollo, como arte, de la música, es meramente cultural, no genético, algo exclusivo de nuestra especie. En el afán por clasificar racionalmente el conocimiento cultural, los humanos hemos escrito una historia de la evolución artística de la música. Ahora bien, otra cosa son las interpretaciones filosóficas, literarias, e incluso políticas, que se les de a las distintas etapas históricas del arte musical. Aquí es donde está la controversia. Puede que la ciencia dé respuestas de mayor autoridad que otras disciplinas a esa controversia; pero ello no debe considerarse como una intromisión o una disputa entre, digamos, ciencias y humanidades, sino como enriquecimiento, en general, del conocimiento humano. El asunto es no otorgar a los científicos el don de la infalibilidad ni tampoco a los humanistas, por supuesto. Se trataría de utilizar un buen método. Por ejemplo, este: medir la validez de una proposición en función de los hechos y los razonamientos que la apoyan, no en las cualidades personales o el estatuto social de sus defensores y detractores.

    Comentado por: miguel el 15/4/2011 a las 08:02

  • Creo que no hay un corta y pega en la canción de Sabina, Lenny se la sabe de memoria.
    Es la canción del Abandono y el Desplazamiento, es perfecta aunque sobra la historia de la chica y de la madre porque es reiterarse. Esa canción triste tiene efecto balsámico porque te dice justo lo que te ocurre: tu mujer te ha dejado, estás en casa de tus padres y a la hora de la cena ves las arrugas de un anciano, en lugar de la carita de tu niña y mientras vives tu tsunami personal, la vida sigue fuera como un huracán, como siempre.
    Es la canción de los que fuimos pasaportados en el 89-90.

    Comentado por: W. el 15/4/2011 a las 07:43

  • Sí: me refería a armandobronca.

    Comentado por: la voz de la selva el 15/4/2011 a las 06:28

  • Lo que sí está claro es que usted no tiene ni puñetera idea de qué es música o poesía, o de qué hablamos algunos aquí cuando hablamos de música o poesía, porque usted carece, no me cabe la menor duda, de toda EXPERIENCIA musical o poética... cosa, que, por otra parte, no tiene más importancia: ahí tiene usted los orangutanes, o las morsas, tan campantes ellos.

    Comentado por: la voz de la selva el 15/4/2011 a las 06:24

  • un poner, si la palabra es dual unas veces la veremos como algo subjetivo y otras como objetivo pero nunca a la vez en este caso la música es tb palabra.

    Comentado por: A. el 15/4/2011 a las 06:09

  • ¿Qué valor reproductivo que favorece la Selección Natural puede tener la música? Porque esa es la única pregunta posible científicamente, lo demás son naderías.

    Ya demostré que la danza, el baile, tiene un valor reproductivo evidente. La hembra humana, al bailar sea un vals o una danza africana da igual, sudorosa y bien oliente sexualmente, le está diciendo a un posible compañero
    - ¿Ves? Soy fuerte, soy sana. No me asustan los dolores y peligros de la concepción y del parto.

    Pero con la música no está claro. Quizás un epifenómeno de las funciones de la palabra, quizás el cerebro segrega pensamiento y música de la misma manera que el riñón segrega orina.
    En todo caso el lenguaje, está demostrado en reciente artículo en Science, tiene un origen único: igual que el hombre, vino de África, ese enorme continente fue su cuna y todos los lenguajes descienden del original y único.
    Seguramente también la música.

    ¿El canto coral? Es posible que haya precedido al lenguaje propiamente dicho, desde luego el valor de supervivencia del canto y danza es evidente. Basta pensar en un grupo en la llanura africana, unido en una masa de pies golpeando el suelo y cantando, una especie de gigantesco animal ruidoso que asustaría depredadores.

    ¿Tuvieron música los neandertales? Parece que no, o al menos no hay pruebas arqueológicas de que tuvieran, no hay flautas de neandertales u otros instrumentos posibles, puede ser un defecto del registro fósil.
    ¿Tenían un lenguaje? Yo pienso que sí aunque no haya dejado rastros, y de lenguaje a canto no hay mucha distancia, quizás incluso en ellos el canto precedió al lenguaje.
    Pero la cuestión del valor evolutivo de la música sigue abierta.

    Comentado por: armandobronca.com el 15/4/2011 a las 01:45

  • Bueno, creo que lo que Nietzsche quiere decir es que la música y la palabra proceden de mundos absolutamente distintos (apolíneo y dionisíaco, y de ahí tal vez la dificultad de hablar de música) y que en la canción la música es superior al texto (pero no fuera de la canción). Y Nietzsche distingue entre la palabra y la voz, que sí formaría parte de la música. Pero yo no estoy de acuerdo en que la música sea superior a la palabra, dentro del canto. Para mi la canción es la forma más elevada de la música y creo que la letra es tan importante como la música. Una canción sin una buena letra no es una buena canción. Ahí tenemos a los grandes compositores de canciones: L. Cohen, Brassens, Jobim/de Moraes... cuyas letras son tan importantes, o más, que las músicas. Más adelante, en el mismo texto (de solo diez páginas y que se encuentra fácilmente en internet) Nietzsche se carga la ópera aduciendo también que lo verdaderamente importante es la música y que todo lo que la rodea supone una distracción. Tampoco estoy de acuerdo. Para mi el teatro musical es el arte total, ya que incluye teatro, baile, música, artes plásticas...

    Comentado por: . el 14/4/2011 a las 22:32

  • Permiso concedido. Y mañana si Dios quiere y me da el cuero hablaremos de la etimología que esa misma prestigiosa universidad centroeuropea ha dado del giro "a capelo/a". Y que duerman bien, si es que queda todavía alguien por ahí. Besitos a todos.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 14/4/2011 a las 20:02

  • Y así es: es la canción lo que cabe imaginar como música primigenia, al tiempo que verdadero origen de la poesía verbal. Y parece que sea el compás y la afinación melódica el mecanismo común a ambas manifestaciones poéticas, la poesía verbal y la música.

    Comentado por: con permiso de Gabriella el 14/4/2011 a las 19:45

  • Es bien conocido por cualquiera que no haya nacido ayer y que tampoco haya perdido excesivamente el tiempo; quiero decir que haya leído (y, soy conscientA de que, a veces, la vida te pone en situación de tener que hacer un comentario verdadero por el que sabes que la gente te va a poner de vuelta y medio, te va a poner de pelota asquerosa o de cosas peores; pero no importa, el coraje entonces está en decirlo y no dar esa muy pusilánime vuelta atrás que tanto te pide el cuerpo porque sabes las broncas que se pueden armar, algo me suena aquí a déjà vu, a déjà oí) la Historia de un idiota contada por él mismo, que el debate entre la música y la palabra lo creo Dios para entretener y suavizar el polémico vivir intelectual de los novios en su incoherente saltar de la supremacía de las ciencias al de las artes y las humanidades cuando no encuentran otra manera más hiriente de agredirse. De todas formas, los que llegan al final de la cosa, aunque sea hechos unos zorros, como femeninamente he llegado yo, aunque en hembra suene tan mal, pueden constatar la apodíctica superioridad de la palabra con sentido sobre la música y no lo digo sólo por el canto a capelo, que también, lo digo porque está probado científicamente por una prestigiosa universidad centroeuropea que no hay arrebato estético como el del sonido interior cargado de razón. Esto forma parte de la dogmática verdadera del mundo y no ofrece discusión, no es pues tema de debate ni aquí ni9 en ningún sitio, aunque ustedes pueden hacer lo que les plazca, pues hasta ahí podíamos llegar.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 14/4/2011 a las 14:50

  • No estoy en absoluto de acuerdo con esa idea cansina y un tanto superficial según la cual la música es superior a la poesía verbal. Ritmo y entonación están presentes en el lenguaje verbal y, desde luego, en la poesía que con ese lenguaje se haga; pocos instrumentos sonoros resultan tan potencialmente ricos en valores expresivos como la voz humana. Que una cancioncilla entonada por un chaval difícilmente puede competir con el volumen de tachunda de una orquesta sinfónica, es obvio, pero no por ello ha de ser menos desgarradora ni herirnos menos profundamente. La música es una superación del lenguaje verbal sólo en el sentido de que lo devuelve a sus orígenes, cuando no cabía acaso distinción entre lenguaje verbal y música. Pero por ello mismo cabría decir que la música no es sino una poesía verbal imperfecta.

    Comentado por: chim pum el 14/4/2011 a las 12:24

  • "...cuando el músico compone una canción lírica, no se siente excitado ni por las imágenes ni por el lenguaje sentimental del texto, sino que la elección del texto es determinada por un estimulo musical proveniente de otra esfera completamente distinta, siendo entonces la letra una expresión simbólica. Por lo tanto, no se puede hablar de una relación necesaria entre la canción y la música, pues estos dos mundos puestos aquí en contacto, el mundo de las imágenes y el de los sonidos, están demasiado lejos el uno del otro para poder tener más que una relación meramente exterior; el canto es sólo un símbolo y está con la música en la relación de los jeroglíficos egipcios de la valentía con los valientes guerreros. En las más altas manifestaciones musicales sentimos muchas veces la grosería de cualquier imagen y de cualquier efecto alegado analógicamente: por ejemplo, los últimos cuartetos de Beethoven, que se avergonzarían de cualquier interpretación plástica tomada del reino de la realidad empírica. El símbolo no tiene ya importancia alguna ante esta esencia divina que aquí se nos revela; más aún, nos parecería una superficialidad injuriosa.

    Y que no se nos reproche que colocados en este punto de vista pongamos sobre el tapete el último tiempo de la novena sinfonía de Beethoven, de encanto inexplicable, para hablar de él sin ambages. ¿Quién me podría convencer de que el júbilo redentor ditirámbico de esta música no es incongruente con la poesía de Schiller, que, como pálido reflejo de la luna, queda completamente empalidecido por aquel mar agitado? ¿Ni quién me disputaría que aquel sentimiento no puede ser expresado por la música, porque incapacitados por ésta para todo lo que sea imágenes y palabras, no oímos nada de la poesía de Schiller?"

    Nietzsche, Sobre música y palabra

    Comentado por: . el 14/4/2011 a las 11:07

  • Ah, se me ha olvidado ponerte al final un viejo proverbio nazarí :
    "Si eres martillo, golpea; si eres yunque, aguanta"

    Comentado por: lenny el 14/4/2011 a las 09:36

  • Amigo Miguel, siempre tendremos a Sabina.
    "En la posada del fracaso, donde no hay consuelo ni ascensor, el desamparo y la humedad comparten colchón y cuando, por la calle, pasa la vida, como un huracán, el hombre del traje gris saca un sucio calendario del bolsillo y grita ¿quién me ha robado el mes de abril? ¿Pero cómo pudo sucederme a mí? ¿Quién me ha robado el mes de abril? Lo guardaba en el cajón donde guardo el corazón. La chica de BUP casi todas las asignaturas suspendió el curso en que preñada aquel chaval la dejó y cuando en la pizarra pasa lista en profe de latín lágrimas de desamor ruedan por la página de un bloc y en él escribe ¿quién me ha robado el mes de abril? ¿Cómo pudo sucederme a mí? ¿Pero quién me ha robado el mes de abril? Lo guardaba en el cajón donde guardo el corazón. El marido de mi madre que en el último tren se largó con una peluquera veinte años menor y cuando exiben esas risas de Instamatic en París, derrotada en el sillón, se marchita viendo Falcon Crest mi vieja y piensa ¿quién me ha robado el mes de abril? ¿Cómo pudo sucederme a mí? ¿Pero quién me ha robado el mes de abril? Lo guardaba en el cajón donde guardo el corazón."

    Comentado por: lenny el 14/4/2011 a las 09:29

  • No se trata de padecer o no padecer. Cada cual se merece lo que hace más que lo que dice. En Internet, que es un espejo de la vida social, hay quien padece, quien se siente ofendido, quien siente envidia, quien se siente humillado, frustrado, etc. Todas las pasiones del ser humano son inevitables en un blog. Cuando Félix expone un texto, se expone también a que lo insulten gratuitamente, a las bajas pasiones que todos llevamos dentro; pero también puede provocar discusión, crítica o no; puede provocar puntos de vista diversos, ideas. Es así como está conformada esta sociedad, sólo que en Internet hay una cosa que se llama anonimato. Seguramente la gente que no discute, que se dedica simplemente a rechazar un comentario, mediante el insulto, vaya usted a saber por que psicológicas razones, amparado por el anonimato, sería incapaz de abrir la boca delante de un auditorio en un salón de actos, por ejemplo. De modo que la cosa no tiene remedio, por ahora. Y hay que aceptar esa realidad, la realidad de nuestras flaquezas y nuestras enterezas, que en no en todas las personas tienen el mismo peso, claro.

    Comentado por: miguel el 14/4/2011 a las 09:01

  • los blogs no son un reflejo de la vida (no aparecen alumnas de don Felix de los 90 para abajo) sino cosas de tarados, si quieren conservar la pureza estética juntensen y abandonen esta mierda.

    Comentado por: A. el 13/4/2011 a las 21:38

  • No hay que ponerse enfermo, hombre: eso nos debilita. ¿A qué viene eso de padecer?
    Y el caso es que parece que padecemos, cada uno de lo suyo, claro: míralos, cada uno con sus padecimientos.
    Porque eso de padecer es una cosa muy personal. Alguno casi que se ofende, si tratamos de mitigar la importancia de su padecimiento, si lo menospreciamos, aunque sea apelando a su fortaleza, a su fortaleza de ánimo, por ejemplo: a esa fortaleza que ahora emplea en su violento padecer.
    Y es que el padecimiento da la verdadera medida de la fortaleza personal, y no parece tolerable que ni uno ni otra se vean menospreciados en público.
    Así que hacer público menosprecio del padecimiento de una persona, delata un ánimo ofensivo que perturba violentamente la convivencia. Justo castigo para quien tan obscena o imprudentemente hace público algo tan personal.

    Comentado por: todo el mundo tiene algo el 13/4/2011 a las 20:45

  • Wenceslao, ¿entiendes de videntes y de tarados? ¿De dónde has sacado esa sabiduría? Confieso que desconozco todo lo que se refiere a esas disciplinas de las que usted suele hablar en este blog. ¿Quizá ha tratado usted mucho a ese tipo de gente? ¿Quizá alguna afición irreprimible sobre el asunto? ¿Quizá la educación familiar? ¿Influencia quizás de sus padres y familiares más cercanos? ¿Acaso la cosa viene de su abuelo materno, paterno? Tenga en cuenta que la suerte de un loco es dar con otro. ¿Y la suerte de un vidente o un tarado?

    Comentado por: Carmen ali el 13/4/2011 a las 18:06

  • He prestado muchísima atención al comentario de alicia_ estoy enferma de cinismo_ peor es estar enganchada a las videntes. Una mujer inteligente te alegra el día,un tarado con una diplomatura sacada a fuerza de jamones (de trévelez)te lo jode.

    Comentado por: Wescenlao el 13/4/2011 a las 10:43

  • La idea de progreso no es extensible a todos los ámbitos del conocimiento humano. Creo que somos excesivamente dependientes de esa idea. En general consideramos, aunque sea inconscientemente, que estamos seguros cabalgando a lomos del progreso que nos ha proporcionado la ciencia y la técnica. Quizá, por ello, no estoy seguro, Félix, hace muchos años, se reunió con unos cuantos amigos para discutir cómo demonios se puede hablar de música de una forma, digamos, común, algo así como hace la ciencia cuando descubre una ley de la física.

    En la ciencia hay progreso. Esto tiene que ver con el hecho de que la ciencia tiene una meta. La ciencia es la búsqueda de la verdad y su meta es la aproximación a la verdad. También en el arte puede haber metas, y siempre que se persiga la misma meta durante cierto tiempo, realmente puede hablarse de progreso en el arte. Por ejemplo, durante mucho tiempo, la pintura y la escultura tuvieron como meta la imitación de la naturaleza; aunque, digamos, a veces esa no fue la meta. El tratamiento de la luz y el tono en algunos cuadros se puede considerar como progreso, o la perspectiva. Aunque el arte nunca tuvo como única fuerza motriz metas como éstas. Las grandes obras de arte suelen impresionarnos al margen del dominio de esas técnicas y de otros medios susceptibles de progreso por parte del artista.

    En su búsqueda por una definición de la música, Kepler, el cosmólogo, toma como punto de partida su teoría del movimiento de los cuerpos celestes, y los compara con la música, especialmente con la música, para él, divina de las esferas. Pero casi sin quererlo, Kepler concluye con un himno de elogio a la música creada por el hombre, concretamente a la polifónica (para mí el culmen artístico de nuestra Civilización). Kepler dice esto: “Así los movimientos celestes no son más que una suerte del concierto perenne, racional, más que audible o vocal. Se mueven por la tensión de las disonancias que son como síncopas o suspensos con sus resoluciones (por las cuales los hombres imitan las correspondientes disonancias de la naturaleza), llegando a cierres seguros y predeterminados, cada uno de los cuales consta de seis términos igual que un coro compuesto por seis voces. Y mediante estas marcas distinguen y articulan la inmensidad del tiempo. No hay así maravilla mayor o más sublime que las reglas de cantar en armonía juntos en varias partes, algo desconocido para los antiguos y finalmente descubierto por el hombre, la imagen de su creador; de tal modo que, mediante la cuidada sinfonía de muchas voces, puede representar en un fragmento de hora la visión de la perpetuidad total del mundo en el tiempo.”

    Debo decir, salvando sus influencias teológicas, tan ligadas a los científicos de la época, las cuales quedan oscurecidas ante sus aportaciones científicas, que no he leído una definición de la música con que esté más de acuerdo. Alguna vez escribí esta metáfora: la música sueña con la eternidad. Probablemente ese sueño lo tengamos los humanos en común, dada nuestra conciencia de la muerte. Hay gente que se queda dormida en un concierto. Puede ser que le aburra, o no. Pienso que hay una experiencia común ante una gran sinfonía o concierto: la experiencia de sentirnos durante unas horas fuera del tiempo convencional, unidos en la rueda eterna del cosmos. Y hay gente que también llora, quizá porque sea consciente de que tiene que volver de ese sueño del tiempo y volver a reencontrarse con el tiempo de esta vida tan llena de sinsabores.

    Comentado por: miguel el 13/4/2011 a las 09:49

  • Tacones imposibles, estilismos con los que no se puede caminar, tocados gigantescos, gafas que no dejan ver... Lady Gaga se ha labrado un perfecto personaje, excéntrico y llamativo, que con su innegable talento le ha proporcionado fama, éxito y dinero. Pero las cosas no son siempre de color de rosa, y tanta «performance» en vivo, tiene sus consecuencias.

    En pleno concierto en Houston, la artista actuaba con un piano en llamas, el último reclamo provocador de su espectáculo, cuando de pronto se cayó al suelo en mitad de la canción. No fue una caída discreta ni un simple tropezón, sino una gran «culada» tras la que acabó por los suelos.

    Haciendo honor a su calidad de estrella, Gaga no quiso detenerse y continuó cantando, metida debajo del piano, hasta que logró recomponerse y levantarse de nuevo. Y es que nadie mejor que ella para hacer gala de la canción de Queen, el grupo que le dio su apellido artístico: El «show» debe continuar.

    Comentado por: Viva Lady el 13/4/2011 a las 09:35

  • Yo no sabía que hablar de música con metáforas y analogías es de mal gusto... ¿existe un por qué? quién o qué decidió que era de mal gusto?. Esta cuestión me produce cierta curiosidad, pero lo que me ha llegado al alma del artículo es la "cuasi" defunción de la Universidad... si es así, lo que me defrauda enormemente es la acomodación de profesores y alumnos... Mi experiencia universitaria se reduce a un primer año de psicología en la universidad a distancia cuando se impartia esa carrera por primera vez, con textos infumables, falta de profesores en algunas asignaturas... un desastre, resultado: suspenso general... Aprobado en la asignatura de inglés de primero de medicina para una hermana y mi última experiencia es pasar el libro de "La determinación objetiva: IRPF e IVA". (Me pidió este favor una hija que estudia derecho). Libro farragoso a más no poder y para mi modo de ver poco objetivo a pesar del título. Vamos, que llevo ya no se cuantas páginas y no se si voy o vengo...
    Estoy interesada en el último libro de Umberto Eco sobre las teorías conspiratorias. No lo he leído, creo que hace crítica despreciando esas teorías. Yo creo que si que existen las conspiraciones, otra cosa es que provengan de seres o entes no terrenales. Ahí no puedo opinar, pero la crisis económica se debió cocinar por organizaciones y personajes que permitieron el crédito fácil, que dejaron hacer a bancos e instituciones financieras, que permiten los paraísos fiscales, ahí tiene el Fondo Monetario Internacional un buen terreno para enderezar, mejor dicho, suprimir, pero no, ahí no se mete. Los Soros, los Slims, los Gates, los Botín (me hace maldita gracia éste apellido) ¿no conspiran para dirigirnos y enfocarnos en la dirección que a ellos les interesa? Y los Papas, Ayatolás y Vicarios varios? Y los Reyes, Reinas, etc en las "Democracias" reinan pero no gobiernan, pero mandar callar a algunos presidentes. Los he nombrado con mayúsculas pero no porque crea que se la merecen. Estoy enferma de cinismo, mi ideal y la realidad se parecen tan poco que a veces me ahogan, pero como no quiero seguir ahondando en el tema me voy con la música machacona a otra parte...

    Comentado por: alicia el 13/4/2011 a las 09:12

  • - Attention! J'ai le glaive vengeur et le bras sèculier ! L'aigle va fondre sur la vieille buse !
    - Un peu chouette comme métaphore non ?
    - Ce n'est pas une métaphore, c'est une périphrase......

    -Michel Audiard-
    Faut pas prendre les Enfants du Bon Dieu pour des Canards Sauvages;

    Comentado por: Pauline el 13/4/2011 a las 08:46

  • Sr. Azúa. Le ruego que me disculpe la pedantería que no empaña de ningún modo su excelente texto. Fricsay es húngaro, no checo y no nació, ni que yo sepa vivió jamás en Praga. Gracias por sus libros y por este blog, que me ayudan a soportar esas horas que pasan.

    Comentado por: Delon el 13/4/2011 a las 05:50

  • Yo creo que el estado terminal de Frencsay ha imprimido una nota siniestra en todo esto, que iba tan bien, dejándose llevar por el Moldava, demorándose con él bajo el puente en blando y poderoso remolino, ebrios de luz y espacio, gozosos, y de nuevo nos traéis la muerte, siempre la muerte, aunque sea para tomársela a broma. Qué desperdicio.
    O va a ser que no: que resulta que es la muerte precisamente lo que alienta en cada compás efímero de la melodía, que es la muerte lo que husmeamos como sabuesos entre sus notas, el anhelado fruto prohibido.

    Comentado por: ¿por qué será? el 12/4/2011 a las 20:45

  • Sí,claro, por eso a Tupar Shakur lo enterraron al son de Mozart.

    Comentado por: miranda el 12/4/2011 a las 15:38

  • Hay que reconocer que una marcha fúnebre "como un rap" sería de pésimo gusto.

    Comentado por: Circe el 12/4/2011 a las 14:06

  • Néstor, muchas gracias por el documental sobre Kleiber.

    "C.K. hacía una imagen verbal de cada pasaje para que los músicos entendieran cómo quería que lo interpretasen" ("¿Creen ustedes en fantasmas? Necesito que esto lo toquen como si creyeran en fantasmas").

    Con la música, o se toca, o se habla de la parte técnica, o se está en silencio, o se hacen metáforas . La idea de que éstas son de mal gusto, la verdad, no la comprendo más allá de una posible boutade.

    Comentado por: miranda el 12/4/2011 a las 11:36

  • Amén (en hebreo, אמן Amen; en árabe آمين Āmīn) es una palabra semítica que suele traducirse como «así sea»

    Comentado por: lenny el 12/4/2011 a las 11:25

  • Wenceslao o Venceslao - nombre masculino de ascendencia centroeuropea, su significado es "Aquel que es el hombre mas glorioso"
    Amén, אמן , آمين, escoge tú el idioma.

    Comentado por: lenny el 12/4/2011 a las 11:23

  • en la cuevas prehistoricas ya aparecen dos manos abiertas estaría alguien marcando el compás.

    Comentado por: A. el 12/4/2011 a las 10:55

  • Van a procesar a Garzón. El Juez estrella tiene muchas posibilidades de ser enchironado y es que ha cometido un delito gravísimo.El pobre Correa está en la mázmorra desde hace más de dos años, se le ha prorrogado la prisión provisional y no teniendo bastante ruina encima, Garzón, con artilúgios electrónicos intentó echar por tierra su derecho a una defensa con garantías.
    Que Garzón es un resentido ,usado y tirado en las elecciones del 93, por Felipe González( ese sí que era un verdadero tahur del Misissipi), todos lo sabemos, desde que abrió el empolvado caso Marey y su afán ceporro de llegar a la X.
    El Killer a sueldo Amedo ha dicho :La X era González(en un coletazo recientísimo de todos los procesos del Gal)A nadie le importa una mierda.Creo que en Derecho Procesal se dice: los jueces venido a menos,gordos y de pueblo no pueden poner grabadoras JAMAS entre un cliente y su abogado (excepto en casos de terrorismo). Gurtel es basura del PP y conviene resfregar hasta la náusea lo malos que son.Salud!
    Miguel, con su modestia natural, nos brinda, no una sino un par de mierdas de una tacada, falta ver lo que dice su talentoso colega, ese tal Fanny, Tanny...Lenny

    Comentado por: Wescenlao el 12/4/2011 a las 08:08

  • Muy bueno el enlace al youtube de Muti.
    Muti es de los pocos que saben lo que dicen sobre arte de dirigir una orquesta.
    Los directores en general se creen más importantes de lo que son. Es cierto que pueden añadir cierto grado de "inspiracion" a los musicos, más en ciertos estilos que en otros, es cierto que acertar el "tempo" correcto y mantenerlo es un arte en si mismo y no es facil, y que enlazar bien los "empalmes" y las "transiciones" es lo que distingue a unos de otros, y que a unos directores les va mas unos estilos que otros, y que los directores pueden ser buenos "aglutinantes", sí....... PERO en general, marcan el compas y dan las entradas a los musicos. Eso es todo. Lo demás viene con lo que Celebidache decia : que con menos de 12 ensayos la cosa sera mediocre.
    Basta recordar que todo ese asunto empezó con Lully; cogían una especie de bastón largo y marcaban el tempo en el suelo. Y eso le costó la vida al pobre Lully. Se dió en el dedo gordo, se le infectó la herida, se le gangrenó y murió.
    Muy a menudo, los musicos de las orquestas se rien de los directores, y con razón. Hay mucho payaso. Y ya no digo cuando empiezan a adoptar posiciones como la "crucifixion", con los brazos bien abiertos y etc... (cosa que ya explicaba muy bien Stravinsky en sus "conversaciones con Robert Craft") La verdad es que con la mayoria de las piezas con llevar el compas bien ...ya vale.

    Comentado por: néstor el 12/4/2011 a las 06:29

  • Ahora no toca, Armando, hombre: no seas cansino. Date una vuelta y que te dé el aire, anda.

    Comentado por: en qué mala hora: con lo bien que estaba yo con escuchando el Moldava, hombre, por Dios el 11/4/2011 a las 22:32

  • La cuestión que propone don Félix es extensible a cualquier forma expresiva, poética: una forma que no sabemos del todo qué es, pero que tiene sentido: hace algo, pasa algo con ella. Las formas poéticas no son formas lógicas, pero sí gramaticalmente congruentes: así que cabe una descripción gramatical de la forma, de sus elementos y de sus mecanismos de cohesión, como cabe, por otro lado, un intento de traducción de su sentido, hacer algo parecido a lo que la forma originaria hace,traducirlo, por ejemplo, al lenguaje verbal. Así podemos hablar de "fuga" en términos estrictamente gramaticales, y podemos decir severa, o mordazmente, que es una "fuga impresionante", y dejar ahí la cosa, o podemos decir que es "una fuga cósmica, una explosión estelar en lo oscuro del alma", como podemos decir que “un endecasílabo es transparente y afilado como un cuchillo”, etc... Y puestos a poder, siempre podemos no decir nada.

    Comentado por: me alegra que me haga usted esa pregunta el 11/4/2011 a las 20:50

  • una obra de arte gira en una especie de dicotomía irremediable. Lo objetivo frente a lo subjetivo. La relación entre realidad (objetiva) y ficción (subjetiva); entre cuerpo (objetivo) y conciencia (subjetiva); entre el signo, que podría ser musical (objetivo) y su interpretación (subjetiva); entre texto (objetivo) y su recepción (subjetiva)... La lita de dicotomías sería interminable.

    Comentado por: Dando pistas el 11/4/2011 a las 18:26

  • Creo que algunos músicos como Yarded, Savall, Sakamoto, Armand...etc...etc...etc (por que claro hay muchos más que no cito y me gustan por supuesto) así artistas visuales por ejemplo fotógrafos como Sugimoto,
    de Santos, Weston, Pagliari, entre otros proponen "landscapes", paisajes, mundos posibles o no, atmósferas en cualquier caso.

    Comentado por: HOME el 11/4/2011 a las 17:42

  • Mira por dónde se me ha adelantado Félix cuando iba a contestar a Lenny. Aunque mirado desde el punto de vista de la estética también se podría llegar a un acuerdo, si no conceptual, al menos empírico en esto de la música. Si la exclamación ¡cómo un árbol! funciona para que una orquesta se ponga de acuerdo (¿alguien se imagina a un orquesta sin acuerdo entre músicos y director?), ¿por qué desechar la metáfora como el recurso idóneo por parte de quien dirige dicha orquesta para ésta comprenda mejor sus intenciones? A diferencia de la política, como he dicho más arriba, no creo que en la música pueda establecerse un orden conceptual para que todos nos podamos siquiera aproximar en nuestros gustos. Yo pienso que esa es la grandeza de la música, creada mediante artificios matemáticos (de eso sí se puede discutir, sobre todo los que poseen conocimientos técnicos), aunque su finalidad sea la de agitar los sentimientos, muchas veces sin explicación lógica. Desde un punto de vista, si tú quieres frío, racional, es incompresible observar cómo el sentimiento de altruismo, de defensa o de ataque frente a un enemigo, es acentuado por una marcha militar. Y sin embargo, prescindiendo de la racionalidad, la cosa funciona. Lo mismo se puede decir sobre los sentimientos amorosos, aunque estos sean más individuales, etc. Personalmente, carezco de información para responder a tu última pregunta, Félix.

    Y ahora, con perdón, quisiera responder a Lenny, aunque quiero que este sea mi último comentario al respecto. Simple cortesía.



    Estimado Lenny, tú me estás informando de algo que tiene muchas probabilidades históricas de que se produzca. Por eso dices que los islamistas se están frotando las manos y demás con las revueltas. ¿Pero acaso esa percepción a la que tú te sujetas es inmutable? Tú y yo estamos ahora hablando de cosas en las cuales los dos casi coincidimos, o coincidimos del todo. Me refiero a la aceptación de la democracia, de las libertades individuales, de la igualdad de derechos, etc. Sería lógico que de esa discusión se saliera con un buen acuerdo, porque no sólo estamos conformes con el orden conceptual (justicia, pluralismo, igualdad de derechos…), sino en el orden específico, en la percepción histórica de la democracia que compartimos, que vivimos. ¿Pero por qué lo que tú y yo discutimos, aunque sea algo aburrido, dado que al final llegaremos a un acuerdo, no se puede discutir con otra gente que tenga otra percepción histórica, otra percepción política o cultural de la realidad? Esta negación nos puede llevar a un relativismo conceptual peligroso, cuyo culmen, como he señalado en otro comentario, es ese invento de la Alianza de Civilizaciones. Yo he dicho que no se puede imponer la democracia, pero sí se puede discutir en el orden conceptual. Para eso está la comparación. No tengo inconveniente en adherirme a un sistema normativo, institucional, si ello mejora lo que llamamos con el nombre de democracia. Sería estúpido, además de sectario e inmoral, rechazar algo que me beneficia y que beneficia a la organización de la convivencia social de la gente, entendiendo que el individuo, y no el conjunto de individuos, concebidos como algo abstracto, numérico, o las clases sociales, son los únicos destinatarios de los derechos y deberes para que el concepto de libertad política perviva. Sabemos que no queremos la dictadura, el terrorismo, el racismo; pero también debemos saber lo que queremos. Personalmente yo estoy de acuerdo, no en aliarme con unas supuestas civilizaciones (en todo caso serían culturas), sino en discutir con ellas sobre conceptos que aplicados a la realidad han favorecido el orden de la convivencia social y política en el mundo. Sé que esto es muy difícil. Sobre todo cuando la guerra sigue siendo el primer recurso que usamos los hombres para ‘entendernos’, lo cual nos lleva a la mayoría al más puro pesimismo, lo sé. Se trata de que los que aceptamos determinada ética, basada fundamentalmente en el conocimiento, y en la idea de libertad política individual, podamos al menos defender, mediante la palabra, nuestros conceptos. Es lo único que nos queda, la palabra, como dijo el poeta.

    Comentado por: miguel el 11/4/2011 a las 09:58

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres