PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

miércoles, 5 de agosto de 2020

 Félix de Azúa

Un mundo extinguido

C.D. Friedrich, Acantilados de Rügen

C.D. Friedrich, Acantilados de Rügen

En 1819 Carl Gustav Carus emprendió un viaje a la isla de Rügen para ver los parajes que su amigo Caspar David Friedrich había pintado una y otra vez. Carus también era pintor y no de los peores, pero se había dedicado profesionalmente a la medicina y se loe tiene por un científico apreciable. De carácter sencillo y entusiasta era lo que podríamos llamar un romántico moderado, al tiempo que uno de los cerebros más lúcidos de su generación.

     Salió de Dresde y la primera etapa le llevó hasta Berlín. Tardó tres días en llegar "a través de arenas y pantanos, en aquel pequeño carruaje que atravesaba ciudades y pueblos". Estos recuerdos los escribe en 1866, estupefacto porque en ese año "se llega a Berlín en cinco horas" gracias al tendido ferroviario. De tres días a cinco horas. El encogimiento temporal lleva consigo la inexistencia del viaje en tanto que viaje; hoy no se puede ser viajero, sólo turista, piensa.

Más días le costó la etapa de Berlín a la isla de Rügen, situada en el Báltico y a donde llegó tras cruzar el mar en una embarcación que quedó detenida toda la tarde y noche por una inesperada calma. Allí cocieron unas patatas y allí durmieron, acunados por el chapoteo. Carus estaba maravillado por el denso pestañeo de millones de estrellas. A la mañana siguiente se levantó una brisa y pudieron desembarcar en Rügen. A partir de 1936 habría cruzado del continente a la isla por la autovía que construyeron los nazis y que aún hoy es el acceso habitual de llegada a los múltiples centros de esparcimiento que han surgido como hongos desde que la isla dejó de ser territorio de la Alemania comunista.

     Durante su viaje, Carus había podido observar muchas cosas, la estructura de las casas populares y las chozas cubiertas de paja por cuya techumbre se colaba el humo de un hogar sin chimenea, el taller de un herrero (hermano de Friedrich) en Neubrandenburg, la vida de un burgués acomodado de Greifswald dedicado al negocio de los jabones (el otro hermano de Friedrich), las ruinas del gótico nórdico entre un bosquecillo de árboles con un pequeño alpendre adosado, el ladrillo cocido de los edificios civiles y religiosos de Pomerania que no necesitaba mortero y reflejaba una luz especial, y así sucesivamente. El viaje era una concentrada cadena de experiencias de enorme poder emocional.

     Al redactar sus recuerdos cuarenta años más tarde, Carus ve la enorme transformación que se ha producido en tan corto periodo de tiempo. Sin ninguna nostalgia constata que se está abriendo un mundo del que él es sólo uno de sus primeros habitantes aunque todo su espíritu pertenece al viejo mundo extinguido. "Lo nuevo se caracterizará por un sentido agudamente pragmático, por la agilidad de la mente calculadora, y la búsqueda del lujo y el placer inmediato". Es asombroso que acertara de lleno en el bulto del futuro. Y es especialmente sobrecogedor, en un tiempo tan austero como el suyo, que ya en 1866 adivinara los motores de la máquina social: "el lujo y el placer inmediato". Nos profetizó.

     A veces, leyendo estos viejos libros, uno tiende a creer que en aquellos años se apagó un mundo que había perdurado desde Pericles hasta Bonaparte. Entonces, en plena oscuridad, se abrió una puerta por la que entró una luz cegadora. Desde entonces tratamos de avanzar, ciegos y pertinaces.

     (He tomado las citas de la excelente edición de Agustín López en Terra Incógnita.)

[Publicado el 26/1/2011 a las 08:35]

Compartir:

Comentarios (81)

  • Los angeles fueron los que mataron a los primogénitos de Egipto.También los que fueron a casa de Lot ,en Sodoma, con el encargo destruir la ciudad, un angel arrojó con una espada de fuego a Adan y Eva al Este del Edén. Por tanto, los ángeles son unos hijos de puta.

    Comentado por: a bordo, la puñetera gorda. el 01/2/2011 a las 08:52

  • me cago en los sonetos
    en los sonetos me cago
    en los sonetos, en los sonetos
    digo que defeco y me cago

    que me defeco y me cago
    en vuestros malos sonetos
    en los malos y los buenos
    en todos ellos me cago

    me cago, me cago
    en vuestros sonetos sonetos
    netos netos netos

    defeco, eco, me cago
    so sone sonetos
    plis plas me cago

    Comentado por: campoamor el 31/1/2011 a las 21:18

  • Veo en usted muy buena disposición, muerte en Venecia; siga así, pero cuidado con los resfriados.

    Comentado por: si nasiste pa martillo, ...ves clavos por todas partes el 31/1/2011 a las 18:30

  • Podríamos llegar a esta conclusión: tanto la soberbia como la falsa humildad es algo que sólo contribuye a traer desgracias para el que las lleva insertadas en su conciencia. ¿Por qué? Porque es inevitable, por parte de quien arrastra esos, podríamos llamar, males del alma, un choque constante con la realidad o con la consecución de una meta determinada. En realidad dichos males nos llevan constantemente a no aceptar los errores que podamos cometer. Hemos de reconocer que, de todos los campos del conocimiento humano, es en el arte donde la soberbia y la falsa humildad se sienten en su propia salsa. Ello no implica que la obra de un soberbio o de un falso humilde pueda se excelente; pero las ideas que éstos tengan de su obra o de la de los demás apenas aportará claridad, pues siempre estarán constreñidas por su visión subjetivista, egoísta.

    La claridad es en sí un valor intelectual; todo lo contrario a la exactitud o la precisión, de la que tanto presume el soberbio. La idea de que debemos definir nuestros conceptos para hacerlos “precisos” o incluso para darles un “significado” es errónea. Cada definición debe hacer uso de conceptos definitorios, no definitivos, pues nunca podremos evitar el trabajar, en última instancia, con conceptos no definidos. No es necesario que yo explique ahora cómo algunos conceptos, hasta entonces no definidos, de la teoría de la relatividad de Einstein supusieron un cambio revolucionario en relación con las teorías newtonianas, dado que el cambio en la definición de un concepto puede cambiar gran parte o toda una teoría, al menos en ciencia.

    Los problemas relativos al significado o definición de palabras como soberbio o humilde carecen de importancia. En realidad estos problemas puramente verbales, como otros de la misma naturaleza, son agotadores, pues al final nadie cede ante lo que cree como una verdad inconmovible. Ante ello está la ética de la tolerancia. Puesto que todo lo humano tiene la cualidad de falible, podríamos pensar que uno puede estar equivocado y que otro puede que lleve razón. Existe este otro principio para una discusión racional: si yo deseo sopesar, de forma tan impersonal como sea posible, esto es, dejando en lo posible mi ego aparte, las razones a favor y en contra de una teoría, debo concebir dicha teoría como algo definido y criticable, algo que casi nunca sucede en el terreno del arte, dicho sea de paso (recuerdo ahora la reacción furibunda de Manuel Rivas contra Félix de Azúa porque aquél se había sentido falsamente aludido, y herido en su ego, por una crítica de Félix sobre cierta visión de la Guerra Civil en cine español).

    Alcanzar la verdad absoluta, al menos en ciencia, es algo totalmente descartable; tan sólo podemos hacer aproximaciones a ella. ¿Cómo? En una discusión que evite los ataques personales casi siempre se consigue una mayor aproximación a la verdad. De esa manera llegaremos a alcanzar una mejor compresión; incluso en los casos en que no alcancemos un acuerdo. Este acuerdo sí supone un esfuerzo de humildad, no de falsa humildad o de abyecta humildad, sino de simple humildad intelectual, que es la única forma de que el conocimiento progrese.

    Comentado por: miguel el 31/1/2011 a las 18:17

  • It’s not as if we had no angels:
    A handful remained when the rest moved on.



    James Galvin, Resurrection Update. Comentado por: cp (vid. infra)



    De lejos admiré
    el fino trazo
    de su perfil de ángel
    mediterráneo,
    digno del pincel mórbido
    de un Caravaggio:
    media melena al viento,
    pelo castaño,
    el espigado cuello,
    y, arrebolados,
    en la pálida tez,
    los rojos labios.
    Seguro en el secreto
    anonimato
    y en la distancia cómplice,
    apuré el vaso
    de aquel dulce veneno
    y, embriagado,
    soñé cómo sería
    el delicado
    aroma de su piel,
    su tibio tacto.
    ¿Como se besa a un ídolo
    por adorarlo?,
    ¿gratitud o deseo?...
    Arrebatado,
    besé, al fin, conmovido,
    aquellos labios
    con un beso de amante
    imaginario.
    Y al levantar la vista,
    aún extasiado,
    derribaron mis ojos,
    como del rayo,
    dos pupilas de fuego
    que me abrasaron.
    Quedé sobrecogido
    con el milagro
    de su joven belleza,
    y avergonzado
    de verme descubierto
    así mirando.
    Y temí su desdén
    -siempre pensamos
    no merecer el don
    de ser amados
    por la belleza, y sólo
    la deseamos-.
    Pero no hubo reproche
    ni un gesto agrio
    en su limpia mirada.
    Sorpresa, acaso:
    el rostro del durmiente
    que abre los párpados
    y regresa del sueño
    acariciado
    con un beso de amor
    sobre los labios.

    Comentado por: abre los ojos el 31/1/2011 a las 17:36

  • Quedamos en que es verdad, que no es un cuento, que los hay; pero, independientemente de los que en realidad haya, se les ve poquísimo, repito.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 31/1/2011 a las 15:07

  • EL ÁNGEL GUARDIÁN

    Es verdad, no es un cuento;
    hay un Ángel Guardián
    que te toma y te lleva como el viento
    y con los niños va por donde van.

    Tiene cabellos suaves
    que van en la venteada,
    ojos dulces y graves
    que te sosiegan con una mirada
    y matan miedos dando claridad.

    (No es un cuento, es verdad.)

    El tiene cuerpo, manos y pies de alas
    y las seis alas vuelan o resbalan,
    las seis te llevan de su aire batido
    y lo mismo te llevan de dormido.
    Hace más dulce la pulpa madura
    que entre tus labios golosos estruja;
    rompe a la nuez su taimada envoltura
    y es quien te libra de gnomos y brujas.

    Es quien te ayuda a que cortes las rosas,
    que están sentadas en trampas de espinas,
    el que te pasa las aguas mañosas
    y el que te sube las cuestas más pinas.

    GABRIELA MISTRAL

    Comentado por: ¿en qué quedamos? el 31/1/2011 a las 14:29

  • ¿Quién, si yo gritara, me escucharía entre las órdenes
    angélicas? Y aun si de repente algún ángel
    me apretara contra su corazón, me suprimiría
    su existencia más fuerte. Pues la belleza no es nada
    sino el principio de lo terrible, lo que somos apenas capaces
    de soportar, lo que sólo admiramos porque serenamente
    desdeña destrozarnos. Todo ángel es terrible.
    Así que me contengo, y me ahogo el clamor de la garganta
    tenebrosa. Ay, ¿quién de veras podría ayudarnos? (...)

    R. M. Rilke, Las Elegías de Duino, Elegía I

    Comentado por: j el 31/1/2011 a las 14:25

  • Maruecos, sueco? Para criticar el ritmo, la rima de otros, mira primero la tuya. Estoy con Paca, eres un soberbio y un machista pajillero.

    Comentado por: CLM el 31/1/2011 a las 14:13

  • ¿Queríais un ejemplo de soberbia? Leer a un tal estrambote, que me suena a otros blogueros, tan cobardes que suelen cambiar de nombre. Este sigue erre que erre. Aparte de machista, debe estar necesitado de mucho amor. Pero yo contigo, estrambote, no voy ni a misa. Lo siento, porque al que le sobra soberbia o humildad abyecta, le falta inteligencia. Y de eso se trata. Me gustan los hombres inteligentes, y si son guapos para qué contar. Si llamarme vaca y otras lindezas te va a convertir en un vate único, sin parangón, pues tú mismo. Como alguien ha dicho más abajo, en este blog abundan los pajilleros mentales. La verdad es que tanta soberbia no indigna; da lástima.

    Comentado por: Paca el 31/1/2011 a las 14:07

  • Hoy es otro día. No el mismo de la semana pasada en el que comía contigo. Suelo comer siempre con alguien que ocupa la mesa desde el otro lado del televisor. A menudo anacondas y gorilas, galaxias, calamares que sumergidos departen a través de las metamorfosis en sus colores, nutrias, osos polares, algún explorador, arquitectos, poetas, algún que otro escritor insigne. Este fue el caso, sólo que del escritor yo tenía un concepto de pobre ignorante. Traté de leer, sé que lo conseguí, hace cosa de veinte años: 'Historia de un idiota contada por si mismo'. O algo como eso. No me dejó huella. No le busqué más. Caso Kundera, la antítesis de eso. Con Kundera gocé de innumerables encuentros. Pero allá estaba el entrevistador y un hombre al otro lado de la mesa que era Félix de Azúa y no me disgustó, al contrario. Sólo que cuando quise darme cuenta el potaje me había absorbido más de la cuenta y se hablaba de la Academia de la lengua... y fue ahí, cuando tú mencionaste el término Devenir. Dijiste algo así como que no había sido aprobado, mira tú qué error cometo si lo que dijiste hubiera sido lo contrario. Pero dijiste que ese era un término que nos era necesario, ya que los filósofos que lo introducen, un Deleuze, a quien yo observo ahora, un Merlau-Ponty en quien penetro a través de la relación con mis amigos y la fenomenología, para muchos comienzan a ser nuestro pan de cada día. O por lo menos para algunos, algunos sin doctorados ni carreras exigentes, que queremos invertir en ellos.

    Te lo pregunto, por si tú quieres ampliarme esta información y ahí te dejo mi correo. Es para escribir acerca de ello. Bueno, esto es justo lo que escribiré acerca de ello. Eso sí vendré a leerte.

    Un saludo amable.

    Comentado por: María Camín el 31/1/2011 a las 12:59

  • Los ángeles son los únicos que nunca hacen de la necesidad virtud, la única pega es que se ven muy pocos.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 31/1/2011 a las 12:13

  • Esto es el paraiso de las pajas mentales

    Comentado por: Ains el 31/1/2011 a las 10:54

  • el nabo del lírico debe de andar ccomo la pata de Quevedo.

    Comentado por: D. el 31/1/2011 a las 10:14

  • Me pí - dea grí - tos ún - soné - to Pá - ca

    Comentado por: por ejemplo el 31/1/2011 a las 09:59

  • Si, es la puñetera gorda que te abruma ;tan servil con su víctima cómo borde con quien la toque.Te coloca una de orégano pero al final solo quiere el nabo del lírico.

    Comentado por: Gore Nigh el 31/1/2011 a las 09:31

  • Me pide a gritos un soneto Paca
    que a veces suena de Miguel a eco
    de muchos vicios me acusa que peco
    la dama que no sé si es gorda o flaca,

    si come los tomates con albahaca,
    si viaja en vacaciones a Marruecos,
    si frente a su bocaza me hago el sueco
    y dejo así su insulto en alharaca.

    Explícame qué te he hecho yo a ti, Paca
    para que me dirijas tus ladridos
    y de Miguel te vuelvas una vaca

    que lame sus zapatos a mugidos.
    ¿O eres Miguel a veces y otras Paca?
    De ser así, te niego lo pedido.

    Comentado por: (sin) estrambote (por mala) el 31/1/2011 a las 09:09

  • Acabo de consultar mi viejo ejemplar de la Ética de Baruch de Espinosa, el que preparó Vidal Peña para la editora Nacional. Dejé constancia con una anotación en la guarda delantera, lo leí pronto hará veintiocho años, en el verano del 83. En cuanto saque algo de tiempo voy a volver a leerlo, a ver qué pasa. Gracias por la recomendación.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 30/1/2011 a las 19:59

  • Hacer de la necesidad virtud es la finalidad más o menos confesa de toda moral.

    Comentado por: j el 30/1/2011 a las 19:36

  • Y en otras nada desdeñables es alguien a quien esa seguridad de saberse débil no le impide vivir con sosiego porque, más que envidia, siente admiración por el otro y a sí mismo no se desprecia.
    Sin llegar a entrar en que todos somos vulnerables y, por tanto, débiles en algo.

    Comentado por: Gabriella Marcel el 30/1/2011 a las 18:51

  • En efecto, el humilde es en no pocas ocasiones un soberbio que se sabe débil.

    Comentado por: j el 30/1/2011 a las 18:14

  • miguel, que no te enreden con lo del número de sílabas; en cuestión de versos el efecto rítmico no puede describirse como una mera acumulación de sílabas, sino, en todo caso, como la relación acentual, entonativa que entre dichas sílabas se dé. Dicho esto, no deberías empeñarte en denominar endecasílabos a unos versos que, en tal caso, no pueden dejar de ser estimados por lectores y oyentes avezados en cosas de versos sino como malos endecasílabos.

    Comentado por: ta-tán ta-tán ta-tán ta-tán ta-tán ta (por ejemplo) el 30/1/2011 a las 18:03

  • "XXVIII.— La soberbia consiste en estimarse a uno mismo, por amor propio, en más de lo justo.
    EXPLICACIÓN: La soberbia se diferencia, pues, de la sobreestimación, en que ésta se refiere a un objeto exterior, y la soberbia, en cambio, se refiere al hombre mismo que se estima en más de lo justo. Además, así como la sobreestimación es un efecto o propiedad del amor, así la soberbia es un efecto o propiedad del amor propio, el cual puede definirse, por ello, a su vez, como clamor de sí mismo, o el contento de sí mismo, en cuanto afecta al hombre de tal modo que se estima a sí mismo en más de lo justo (ver el Escolio de la Proposición 26 de esta Parte). Este afecto no tiene contrario, pues nadie se estima a sí mismo, por odio hacia sí mismo, en menos de lo justo; es más: nadie se estima a sí mismo en menos de lo justo por el hecho de imaginar que no puede esto o aquello. Pues el hombre imagina necesariamente todo cuanto imagina que no puede hacer, y esta imaginación lo conforma de tal manera que realmente no puede hacer lo que imagina que no puede. En tanto que imagina, en efecto, que no puede hacer tal o cual cosa, no se determina a hacerla y, consiguientemente, le es imposible hacerla. Ahora bien, si nos fijamos en lo que depende sólo de la opinión ajena, podremos concebir que se dé la posibilidad de que un hombre se estime en menos de lo justo: efectivamente, puede ocurrir que un hombre, al considerar tristemente su debilidad, imagine ser despreciado por todos, siendo así que a los demás ni se les ha ocurrido despreciarlo. Además, un hombre puede estimarse en menos de lo justo si niega de sí mismo, en el momento presente, algo que tiene relación con el tiempo futuro, que es incierto para él, como cuando niega que él pueda concebir nada con certeza, o que pueda desear, u obrar, nada que no sea malo o deshonesto, etc. Podemos decir, en fin, que alguien se estima en menos de lo justo cuando vemos que, por excesivo miedo a la vergüenza, no se atreve a hacer aquello a que se atreven otros iguales a él. Podemos, pues, oponer este afecto —que llamaré abyección— a la soberbia, pues así como del contento de sí mismo brota la soberbia, de la humildad nace la abyección, la cual, por ende, definimos como sigue.
    XXIX. —La abyección consiste en estimarse, por tristeza, en menos de lo justo.
    EXPLICACIÓN: Sin embargo, solemos oponer a menudo la humildad a la soberbia, pero, al obrar así, atendemos más bien a los efectos de ambas que a su naturaleza. Solemos, en efecto, llamar «soberbio» a quien se gloría en exceso (ver Escolio de la Proposición 30 de esta Parte), a quien, cuando habla de sí mismo, menciona sólo virtudes, y sólo vicios cuando habla de los demás; quiere ser preferido a todos y, en fin, se presenta con la misma gravedad y atuendo que suelen usar otros que están muy por encima de él. Por contra, llamamos «humilde» a quien se ruboriza a menudo, confiesa sus vicios y habla de las virtudes de los demás, cede ante todos y, en fin, anda con la cabeza baja y descuida su atavío. Por lo demás, estos afectos —la humildad y la abyección— son rarísimos, pues la naturaleza humana, considerada en sí misma, se opone a ellos cuanto puede (ver Proposiciones 13 y 54 de esta Parte), y de esta suerte, quienes son reputados más abyectos y humildes, son por lo general los más ambiciosos y envidiosos."

    "PROPOSICIÓN LVII
    El soberbio ama la presencia de los parásitos o de los aduladores, y odia la de los generosos.
    Demostración: La soberbia es una alegría que brota de que el hombre se estima en más de lo justo (por las Definiciones 28 y 6 de los afectos), opinión que el hombre soberbio se esforzará cuanto pueda en mantener (ver Escolio de la Proposición 13 de la Parte III); y, de esta suerte, los soberbios amarán la presencia de los parásitos o aduladores (he omitido las definiciones de éstos, pues son sobradamente conocidos), y huirán de la presencia de los generosos, que los estiman en lo justo. Q.E.D.
    Escolio: Sería demasiado largo enumerar aquí todos los males que la soberbia acarrea, ya que los soberbios están sujetos a todos los afectos (y, por cierto, a los del amor y la misericordia menos que a ninguno). Pero no debemos silen-ciar que también se llama soberbio a quien estima a los demás en menos de lo justo, y, en este sentido, la soberbia se definirá como una alegría nacida de la falsa opinión por la que un hombre se juzga superior a los demás. Y la abyección contraria a este género de soberbia se definiría como una tristeza nacida de la falsa opinión por la que un hombre se cree inferior a los demás. Esto sentado, concebimos fácilmente que el soberbio sea necesariamente envidioso (ver Escolio de la Proposición 55 de la Parte III), y que experimente un odio mayor hacia quienes más son alabados a causa de sus virtudes; su odio
    hacia ellos no puede ser fácilmente vencido con el amor, ni haciéndole un beneficio (ver el Escolio de la Proposición 41 de la Parte III), y sólo se deleita con la presencia de los que siguen la corriente a su impotente ánimo, y de tonto lo convierten en loco.

    Aunque la abyección sea contraria a. la soberbia, el abyecto está, con todo, muy próximo al soberbio. Pues dado que su tristeza brota de que juzga su impotencia según la potencia o virtud de los demás, esa tristeza se aliviará, es decir, él se alegrará, si ocupa su imaginación en considerar los vicios ajenos, de donde ha nacido el proverbio: «Mal de muchos, consuelo de tontos»107; por el contrario, se entristecerá tanto más cuanto más inferior a los otros crea ser, de donde resulta que nadie es más propenso a la envidia que los abyectos, y que nadie como ellos para observar las acciones de los hombres con vistas a su crítica, y no a su corrección; de ahí, en fin, que sólo les parezca bien la abyección misma, y, en realidad, se glorían en ella, aunque de manera tal que parezcan despreciarse a sí mismos. Todo ello se sigue de este afecto tan necesariamente como de la naturaleza del triángulo se sigue que sus tres ángulos valen dos rectos."

    "La abyección lleva implícita una falsa apariencia de moralidad y religión. Y aunque la abyección sea contraria a la soberbia, está, con todo, el abyecto muy próximo del soberbio."

    Comentado por: Spinoza, Ética el 30/1/2011 a las 17:51

  • He aquí una paradoja: sin la ilusión final, estaríamos perdidos. Si diéramos el paso final de la desilusión racional y no contempláramos a cada uno de nosotros como sólo uno de los alrededor de 6.000 millones de seres humanos que pueblan nuestro planeta, como un mero guijarro que gira alrededor de una estrella secundaria, y al sol, nuestra estrella, como un componente de una galaxia de cientos de miles de estrellas similares; esto es, como una galaxia dentro de un número infinito de cúmulos que pueblan un espacio universal infinito; si nuestra racionalidad pudiera y debiera informarnos en todo lo que concierne a nuestra relación con el espacio, entonces, seguramente, no estaríamos en este blog divagando sobre el futuro, por ejemplo. La futilidad de la existencia individual nos abrumaría. La ilusión indefendiblemente irracional de creernos el centro del universo siempre nos acucia, por soberbia o vanidad, a levantarnos de la cama cada día. Sin esta ilusión, con la cual me peleo diariamente, es verdad, pues no creo en ninguna verdad revelada, seguramente mucha gente moriría, lo cual sería funesto para la supervivencia de la especie. Por eso, me temo, que lo que está pasando ahora en el norte de África, tan sólo sea una ilusión, en manos, estoy casi seguro, de los clérigos ilusionistas de siempre.

    Comentado por: miguel el 30/1/2011 a las 17:47

  • Que el amor que sentimos por alguien supera la muerte y aún se acrecienta con ella, es cosa que sabe cualquiera. Que el amor que sentimos por ese alguien sea el resultado de un imperativo moral, quiere decir que el objeto verdadero de ese amor no es él o ella, aquél o aquélla a quien decimos querer, sino aquel que nosotros somos cuando los amamos.

    Comentado por: j el 30/1/2011 a las 16:58

  • Estrambote, la has cagado, ciego por tu envidia o por soberbia. Siempre habrá quien a tu ego te muestre que hay quien a tu artificio supera. Total, si de oído se considera, leete y piensa. Patético al final. Es el precio que siempre paga la la patológica soberbia.

    Comentado por: Paca el 30/1/2011 a las 16:09

  • Muy interesante intentar casar deber moral y gozo cristalino. En cuanto a que la caridad y el amor sean siempre soberbia de autoperfeccionamiento ¿No los sin vuelta al yo? ¿Qué pasa, por ejemplo, con el amor a los difuntos?

    Comentado por: Gabrielle Marcel el 30/1/2011 a las 15:05

  • La caridad y el amor como imperativo moral no dejan de ser instrumentos al servicio del alma, esto es, un acto de soberbia, según la cual somos merecedores de la propia salvación, y los demás, los otros, son, en fin, un medio de procurárnosla. La verdadera caridad, el verdadero amor, si los hubiere, no pueden ser fruto de una intencionalidad moral consciente.
    Y sí, a alguien le oí las siguientes sugestivas recomendaciones:
    Contra envidia, soberbia; contra ira, pereza; contra codicia, gula; y viceversa. La lujuria, añado yo, es buen antídoto contra cualquier otra mala pasión.

    Comentado por: j el 30/1/2011 a las 14:01

  • Miguelín que en la noche te desvelas
    Para hablar de Estrambote y de su ano
    ¿no comprendes que a fuerza de ser vano
    Se te agrían la leche y la entretela?

    De sonetos no tienes media vela
    Que ilumine tu seso ni tu mano
    Esto es juego y lo juega hasta el profano
    Si no pierde el humor en la acuarela.

    Soberbio de la tengo y la mantengo,
    Negado para cosas del oído,
    Fatuo que se disfraza de balido
    Siendo lobo feroz de cotolengo;
    Demonio camuflado de frailengo
    Abuelito de Heidi travestido.

    No seas presumido
    Y relee a don Lope de la Vega.
    Quizás vea la luz tu mente ciega.

    Comentado por: estrambote el 30/1/2011 a las 12:05

  • Más datos, más datos, j, digo sobre nombres y trabajos de esos finos moralistas que se esfuerzan en perfilar la técnica de sacar un clavo con otro clavo.
    Los soberbios que entramos en la ira y en la falta de paz-encia por un quítame allá esas pajas de no poder soportar perder puntillos de honra en etiqueta mundana... Dios, con lo tribial que se vuelve todo desde la privilegiada perspectiva histórica, cuantos trabajos de nadería.

    Yo me digo que si la virtud clásica de la humildad es la que propiamente corresponde al pecado capital del ego ergotizado y, aun así, esos finos moralistas se meten en los berengenales de dar empleo a semejante veneno para poder sanar el otro mal, el amarillo -que por ser será igual, aunque nunca peor que el veneno- como a éste lo que le corresponde en justicia es la caridad, quizá el ir directammente a ésta sea camino más rápido y eficiente para poder mejorarlo todo. Con lo que acabamos en lo de siempre desde el principio de nuestro calendario; o,incluso, permisivamente un poquito más allá de lo de siempre: "ama y haz lo que quieras".

    Comentado por: Gabriella Marcel el 30/1/2011 a las 11:32

  • Cuántas veces estuve equivocado
    camino de la noche, cuántas plena
    de inocencia y quebranto, la serena
    incertidumbre del sol me ha nublado.

    Pero la luz siempre quise a mi lado,
    y nunca el corazón murió de pena,
    pues supe que mi razón no es ajena
    a la que otros me han proporcionado.

    Así que no ofendido por querellas
    métricas, o herido ante un error mío,
    me encuentro muy feliz, y con encanto

    te digo, oh sabio de rimas bellas,
    gracias por haberme enseñado tanto,
    tú que nos libras del torpe extravío.

    Y en cuanto al desafío,
    nunca pique soberbia con hartura
    en tu negra y trasera comisura.

    Comentado por: miguel el 30/1/2011 a las 08:30

  • La soberbia es desde todo punto de vista inconveniente, pues es la pasión que más nos debilita: no sólo de uno mismo obtiene su poder, sino que sobre uno mismo lo ejerce. Con todo, algunos finos moralistas la prescriben como remedio adecuado para neutralizar el veneno de la envidia.

    Comentado por: j el 29/1/2011 a las 23:25

  • Pero no importa que todo esté tranquilo.
    (La palabra, esa lana marchita.)
    (La palabra, esa lana marchita.)
    Flor tú, muchacha casi desnuda, viva, viva
    (la palabra esa arena machacada).
    Muchacha, con tu sombra qué dulce lucha
    como una miel fugaz que casi muestra bordes.
    (La palabra, la palabra, la palabra, qué torpe vientre
    hinchado.)
    muchacha, te has manchado de espuma delicada.


    Papel. Lengua de luto, amenaza. Pudridero.
    Palabras, palabras, palabras, palabras.
    Iracundia. Bestial. Torpeza. Amarillez.
    Palabras contra el vientre o muslos sucias.


    No me esperes, ladina nave débil,
    débil rostro ladeado que repasas
    sobre un mar de nácar sostenido por manos;
    nave, papel o luto, borde o vientre,
    palabra que se pierde como arena.
    (V. Aleixandre)

    La palabra = la soberbia

    Comentado por: DPA el 29/1/2011 a las 19:47

  • Por andarse Miguel en el enredo
    De escribir un soneto bien medido
    Se devana los sesos, letraherido,
    Y el soneto se queda en un remedo.

    No es sapiencia la madre del aedo
    Ni sinalefa o hiato bien queridos;
    Para trovar, los vates aguerridos,
    Sólo deben fiar en su denuedo.

    Brío, y osar medirse con Eolo,
    Amigo de poetas indigentes,
    A menudo nos sopla un verso sólo

    Y ya se pone en marcha el escribiente.
    Más oído que seso es suficiente,
    Más humildad que orgullo, y poco dolo.

    Y justo al otro polo,
    Licencias, artificios y pegotes.
    No se quiebran los pies; quiebran los zotes.

    Comentado por: estrambote el 29/1/2011 a las 18:16

  • "La soberbia es la antonomasia de la desconsideración. Es decir: "Primero yo, luego yo y luego también yo." Tal vez, la soberbia sea una cosa sencilla: simplemente se trata de maltratar al otro. No importa tirarle el coche encima a un peatón que está cruzando con la luz amarilla, porque la prioridad para el soberbio es él mismo y sus necesidades. En ese grupo entran aquellos que deben dinero y difieren un pago sin importarles las carestías del que les prestó. Se trata de quienes tal vez no tengan conciencia de lo que están haciendo por auto glorificación, pero en la práctica piensan: "Yo cuento mucho más que usted". Hay algunos que lo hacen en forma imperceptible a primera vista, pero otros lo muestran con gestos, pequeños o ampulosos o diciéndoselo en la cara a los demás, con lo que corre el riesgo de conseguir el enfado y el rechazo. Pero lo cierto, es que siempre hay individuos dispuestos a una actitud servil, con quienes los soberbios encuentran un campo ideal para hacer todo tipo de putadas y desvalorizar al otro.

    Pero, ¿cómo evitar caer en la soberbia? El remedio es muy simple, pero a veces duro de asumir: ser realista. También es cierto, que en el otro extremo el exceso de humildad te pone por debajo del realismo. En esa actitud no valoras ni siquiera lo que tienes, lo que se puede transformar en una gran dificultad desde el punto de vista social. En primer lugar tú sufres, salvo que te complazcas morbosamente en tu nada y en tu pequeñez. Hay un mecanismo que utilizaba San Agustín que es bastante útil. En sus Confesiones dice: "Cuando yo me considero a mí mismo no soy nada; cuando me comparo valgo bastante". Es una frase llena de realismo. Cuando analizas lo que quisieras ser, tus ideales, tus bienes, etcétera, estas por debajo de lo que creías y querías; pero claro, cuando miras a tu alrededor la cosa no está tan mal. Por lo tanto, el extremo desordenado de la humildad —la humillación— es tan malo como el de la soberbia.

    En definitiva la soberbia es debilidad y la humildad es fuerza. Porque al humilde le apoya todo el mundo, mientras que el soberbio está completamente solo, desfondado por su nada. Puede ser inteligente, pero no sabio; puede ser astuto, diabólicamente astuto quizá, pero siempre dejará tras sus fechorías cabos sueltos por los que se le podrá identificar."

    F.S.

    Comentado por: ¿Un pecado o una enfermedad mental? el 29/1/2011 a las 17:06

  • "-Desertización espiritual, seguida de una rampante Tiranía de la nada, cuyo rostro más visible quizá sea la industria de los best-sellers."

    ¿No será más bien que gracias a los best-sellers y a la evasión que proporcionan sobrevive todavía la industria literaria?

    Leí hace poco que en España hay, aproximadamente, 300.000 lectores de cuatro-cinco libros mensuales, unos 700.000 de un libro al mes; 500.000 de cuatro libros al año; 1.000.000 de un libro al año, y cuarenta y tantos millones de no lectores.
    Culpar de estas cifras a los best-sellers teniendo en cuenta que de los 2,5 millones de lectores, 2,2 solamente leen best-sellers, me parece disparatado. Sin ellos, la cifra de lectores no pasaría de los 300.000.
    Rásguese quien quiera las vestiduras con la mala educación lectora de nuestro sistema educativo, pero no le eche la culpa precisamente al pilar fundamental de ésta. Lo cual no significa que el lector de best-seller se vaya a dedicar después a otro tipo de libros, pero éso es culpa de los escritores que no consiguen atraer a un público más numeroso.

    Comentado por: FD el 29/1/2011 a las 15:20

  • LIBERTAD:
    Se es dueño, solo de aquello respecto a lo cual tenemos el poder de no hacerlo. (Alejandro de Afrodisia)

    Comentado por: DPA el 29/1/2011 a las 10:42

  • Bueno, esto es una mala transcripción. Quise decir: "tontos son, del culo bien descarnado". Sobre "de", claro.

    Comentado por: miguel el 29/1/2011 a las 08:48

  • Por tu libertad eres atacado.
    A la libertad el tonto la ofende,
    pues la libertad a muchos sorprende,
    tontos son, de del culo bien descarnado.

    No me esperes nunca, nunca a tu lado,
    analfabeto que nunca comprende.
    Nunca puede más el que siempre ofende,
    burlón que al final acaba burlado.

    Vivo y revivo en la incertidumbre,
    y me siento vivo por vez primera,
    sin pena, sin llanto en la fiel costumbre.

    Sirvo, y siempre sirvo a lo que espera
    sin esperar ninguna certidumbre,
    acaso la luz de la primavera.



    Agradezco los buenos consejos y la atención prestada. Nunca un soneto se hará de forma ligera, precipitada. El caso es que la cosa, qué quieren que les diga, me divierte, lo confieso, y jamás me sentiré rendido ante un error, si es que es error, pues de los errores se aprende, he de repetir. Aunque pido clemencia y, en cierto modo, sapiencia y, como alguien dijo, paciencia, ante alguna poética licencia. Ya saben, sinalefas, hiatos, sinéresis, diéresis..., esos artificios que nos enseñaron en la escuela para la métrica en el arte poético. ¿O no?


    Saludos.

    Comentado por: miguel el 29/1/2011 a las 08:01

  • It’s not as if we had no angels:
    A handful remained when the rest moved on.
    Now they work for a living,
    As windmills on the open range.
    They spin and stare like catatonics,
    Nod toward the bedridden peaks.
    They’ve learned their own angelic disbelief.

    The mountains still breathe, I suppose,
    Though barely.
    The prairie still swells under a few small churches.
    They are like rowboats after the ship’s gone down.
    Everyone knows whom the saved envy.

    James Galvin, Resurrection Update

    Comentado por: cp el 28/1/2011 a las 22:15

  • Burro yo: ya veo que se refería a los versos de don Miguel

    Comentado por: ¿¿?? el 28/1/2011 a las 21:40

  • Mal contado, burro: que son alejandrinos

    Comentado por: ¿? el 28/1/2011 a las 21:37

  • mal medido otra vez,

    11
    11
    11
    10

    12
    11
    11
    12

    9
    11
    10

    10
    11
    11

    no desespere que algún día le saldrá.

    Comentado por: cachis! el 28/1/2011 a las 19:57

  • Por la libertad nadie es alabado.
    A la libertad todo dios ofende,
    pues la libertad a muchos sorprende,
    tontos son, del son, son redomado.

    No me esperes nunca, nunca a tu lado,
    analfabeto que nunca comprende.
    Nunca puede más el que siempre ofende,
    nacido en la niebla y siempre cegado.

    Vivo y vivo de incertidumbre,
    y me siento vivo por vez primera,
    como el viento que habita en la cumbre.

    Sirvo, y siempre sirvo a lo que espera
    sin esperar ninguna certidumbre,
    acaso la luz de la primavera.

    Comentado por: miguel el 28/1/2011 a las 19:49

  • Cuando la Comisaria Política Sinde deje sus actuales funciones disciplinarias y regrese a la siempre más agradecida tarea de escribir guiones para la industria cinematográfica paraestatal, tiene un remake a huevo:

    ¡Vente a Alemania, Jonathan! (o Mentiras y gordas 2, situada esta vez en una planta de ensamblaje en Leipzig, en la que unos simpáticos y jóvenes emigrantes españoles...).
    Millones de adolescentes se sentirán identificados.

    Comentado por: los tiempos cambian el 28/1/2011 a las 19:30

  • Andá usted no más llorésteis mucho cuando no puedáis llenar el tanqueto del su Ibiza pues yo a diferencia de vosotres condusco un Veyron (el coche más hortera del mercado) y vivon en la Gran Bretaña con mi puestico de celador de la perrera de Camden y sono funcionario, eh? Por eso puedo os traducer ya que viveo por variados años en el Repúblico Unido. Por el ejemplo para que ya pues perro se astéis al compás de la vigüela sus traduzco. Now is the winter of our discontent: No es el ganador el que está más contento. Vieron? Como el ave solitaria no más traduscido por varios días según el sobre tras. Otro. He did not wear his scarlet coat: El no fue con Escarlata al coto. Fachas pues de la morachuda de la vaina enjiesta pa que andá les canten a vuestras madres la fiestunga. Y pa rematiar la parrillada con los alfajoruchos de españoles que si sois ellos de la condisión de uno que ¡ya! Fueron pa salirse: All saints revile her and all sober men: Todos los santos la villa de Sober es para ella. Andá gatote y molé unas chilchiliapas pa que te rejurguiten en leyendo pa dentro, tus! Pa taerminando: The pick of oiling painting on a canvas: el pico petrolero que te cagas. ¡Pues que se pensasteis españoles agrases pa no toser ya ni juanoleta! Ese sois yo: armandoporros pa que se enteréis andasen ceiborriando por los regonudos, zaspecte, joja!

    Comentado por: cerdo agridulce el 28/1/2011 a las 16:56

  • Tú, cuerpo calcinado, serás tan sólo sombra,
    apenas el silencio de un astro que se apaga
    o un arco de penumbra que la brisa devora.
    Tú, cuerpo, serás pasto de la tierra que pisas,
    quebrada caracola en la arena dispersa.
    Pero hoy abres los ojos y bebes de la luz,
    y lates como un pájaro bajo el cristal del cielo,
    y acaricias la espuma del invisible río,
    el río que nos sueña, y que se llama olvido.

    Comentado por: ? el 28/1/2011 a las 16:53

  • Zapatero mirando a Rajoy piensa:
    "Este vendrá que bueno me hará"
    En Alicante lleva gobernando el PP una generación: 25% de paro, pierden el cobro; cae en la miseria el 50% de la población.
    En Murcia, otro cortijo del PP, igual.

    Andá, enmendador de planas.

    Comentado por: armandobronca.com el 28/1/2011 a las 15:25

  • Este blog ha cambiado.
    Desde hace algún tiempo han desaparecido los que escribían en defensa de ZP y nos alertaban del peligro de eso que llaman fa-cismo.
    Debe ser que están liados con su ZParo, o haciendo números para saber cuando no cobrarán sus ZPensiones. Quizás buscando habitación en una ZPensión por no poder pagar la hiZPoteca, o negociando su deZPido con la nueva ley. O incluso haciendo cuentas de las ZPrivatizaciones decididas por su líder.
    Y es que me dan mucha ZPena, pero, de eso estoy seguro, aún me van a dar mucha más.

    Comentado por: bin laden es mal consejero de voto el 28/1/2011 a las 14:27

  • Está el facha que resuella por la herida. No nos cuente su pobre vida, la cuestión que estabais los neoconos mintiendo a gusto y la realidad os alcanzó.
    Un blog, Chinitis, que al estar escrito por un español, con nuestras virtudes y defectos y nuestro punto de vista, vale infinitamente más que la tediosa repetición copiada de guiris, por gente que apenas lee el idioma, no sabe traducir, no pueden escribir dos líneas sin insultar.

    Ahora resulta que ser empleado público, posición por la que rezan y compiten millones en España y en todas partes es un pecado.

    Pues para ilustración de las señoritas que aquí lean, les informo que según las mujeres alemanas los mejores maridos son los empleados públicos, es lo más deseable de conseguir para una mujer. ¡Y las alemanas saben!
    Cuando del trabajo vuelven a la casa no están cansados. Y ya leyeron el diario en el trabajo ...

    Comentado por: armandobronca.com el 28/1/2011 a las 14:00

  • El ausente.Revolución pendiente. Cara al Sol.Montañas Nevadas.Nacional-Sindicalista.Hedilla.Formacion del Espíritu Nacional.Juntas de Ofensiva nacional Sindicalista.Dialectica de los puños y las pistolas.Ballena Alegre.Sindicatos Verticales.Yugo y flechas.Paseo.Por el Imperio hacia Dios.Arriba.Presente!Cárcel de Alicante.Padre Dictador.20 de Noviembre.Democracia Orgánica.Familia,Municipio,Sindicato.Hermanos Rosales.Onésimo Redondo. Raimundo Fernández Cuesta. Girón de Velasco. Gibraltar Español.

    Comentado por: . el 28/1/2011 a las 12:12

  • armandobronca, en primer lugar debo aclararle que le tuteo por el lío que se hace usted con las personas verbales. Si fuera uruguayo o español, le trataría de usted; si fuera inglés, por su apellido. Como no sabe usted ni nadie de dónde es, recurro al tuteo para facilitarle las cosas, como a los niños.
    Segundo punto: no me sienta bien el correaje porque nunca lo he llevado. Cuando me tocaba ir a cumplir con el servicio militar (no lo llamo mili para que usted comprenda de qué hablo) el presidente Aznar lo suprimió. Se lo agradecí. Yo ya estaba trabajando (en una empresa libre y particular sin subvenciones) y me hizo un favor.
    Tercera cuestión: me queda claro que a la pregunta que se hace Gil Bera por boca de Primo de Rivera (no lo llamo José Antonio porque los extranjeros lo conocen más por el apellido)la respuesta es SÍ. Armandobronca vive del contribuyente británico.
    Último: a la ETA no se la lee; se la padece. Llamar a alguien cipayo en ciertos pagos es ponerle en el centro de una diana. Se lo aclaro para que vaya conociendo un poco el país del que dice ser nacional. ¿O era Uruguay? No sé, contigo las cosas son siempre raras. " Lea un libros, comenteislo ustedes, voacé no supieron de que hableimos." Todo un poeta, vaya.

    Comentado por: cerdo agridulce el 28/1/2011 a las 10:26

  • Gracias Armando por la referencia: un blog muy ilustrativo sobre lo que se nos viene encima.

    Comentado por: s: el 28/1/2011 a las 09:28

  • Castilla del Pino dijo: "Si quieres saber de psiquiatría cómprate un manual, si quieres conocer al hombre lee a D. (traducido por ...)" En un trabajo sobre la depresión mayor (que ahora se trata con litio cómo hace 80 años)decía emplear sesiones de electroshok, me consta de gente que han mejorado con este tipo de terapia. Yo creo que lo que dice MAYKA SANCHEZ es una obviedad.Por supuesto que el analfabeto emocional es un tarado a medio camino entre la neurosis y la patología (que es ahí dónde debemos de meter los neurolépticos bastos)¿Y qué? deja por eso de cantar (oler, atufar, apestar) Miguel y paca ?(sospecho que puede ser Ifigenia "F.K. es un satírico en sí mismo") que emplees tu aburrimiento en este par de tontos a sabiendas de que es una tarea sin sentido¿qué importa?.

    Comentado por: Nacha Pop el 28/1/2011 a las 09:25

  • El País, 27/11/2011, en el suplemento interior New YorK Times: "La velocidad es dinero".

    Comentado por: s: el 28/1/2011 a las 09:17

  • Paca, te gusta Miguel? Por qué le defiendes cómo una vaca hiperactiva? a la puñetera consulta de Natural Hause ,a trabajarte las lorzas, chica de ayer!.

    Comentado por: Gore Nigh el 28/1/2011 a las 08:28

  • Yo estoy con el Chesterton que colgó c/p. Si hacen falta días y días de viaje para que el encuentro con un fabricante de jabones, como el que debes tener de vecino, se convierta en una experiencia de enorme poder emocional, es que tienes un problema.

    Comentado por: basta guardare più vicino el 28/1/2011 a las 08:02

  • En la excelente novela de Fernando Aramburu "Viaje con Clara" (creo que no es exacto el título) podemos leer una deliciosa descripción de los territorios que cota en su texto.

    Comentado por: conchita el 27/1/2011 a las 20:32

  • Desde que leo este blog no me hace falta leer nada más.Es estupendo, estoy siempre en un sin vivir por ver qué escribe el uno o el otro, a la expectativa del qué dirán.Me lo paso chupi, o yupi que ahora no sé si se dice así o asá, solo que tiene que hay días en que está muy soso y me deprimo.Ese día salgo a pasear.¿lo hacen ustedes, verdad? Pero es normal deprimirse,¿no? Migué el otro día decía que no sabía lo que decía Vodeler y que nadie en vida se lo había preguntado.Ala, ya me callo, que no pregunto mas.Soy turista. ¿Puedo o tampoco? Gracias por ser ttan geniales y divertidos.

    Comentado por: medio analfabeto que no llega al completo el 27/1/2011 a las 20:01

  • "pero ¿vives o no a costa del contribuyente británico?"
    así que según voacé, un funcionario británico o español vive a costa del contribuyente. No como un empleado de McDonalds, que es su ideal de la vida, eh.
    Y luego asesta con asta de Jose Antonio, a quien por suerte no he leído en mi vida, ni lo leeré.
    Ignoro lo que dicen los etarras porque no los he leído nunca, no me consta que sepan escribir.
    Le cae bien el correaje ?

    Comentado por: armandobronca.com el 27/1/2011 a las 19:52

  • Se desvanece el mundo feudal y surge el capitalismo. Este fenómeno se aprecia muy bien en la novela del romántico Achim von Arnim, "Los mayorazgos". Saludos. Notorius.

    Comentado por: Pedro Amorós el 27/1/2011 a las 19:21

  • En el artículo del caracol (muy bueno) hay una segunda parte sobre un tigre devorador de hombres. Si se viaja allí (Siberia) o a Albarracín, se puede ver la vida igual que unos años después de que largaran a Napoleón. A Rügen se va de turismo. A Primorye, de viaje. Cuestión de destino, no de velocidad.

    Comentado por: es que viajan a lo fino el 27/1/2011 a las 18:35

  • pero ¿vives o no a costa del contribuyente británico?

    "NO FALLA

    Entre las cosas que me han hecho gracia de José Antonio Primo de Rivera está su arte de identificar revolucionarios, dice así:

    'Quienquiera que se tropiece con un feroz revolucionario, uno de esos tan feroces que juzgan falsos a todos los demás, debe plantearse a sí mismo, como tema de investigación instructiva, la pregunta siguiente: ¿de qué vive este sujeto?'

    La respuesta, que no falla, suele ser dinero público o alguna mayordomía, siendo esa abyección inicial la matizadora de todos sus gestos y actividades."
    Eduardo Gil Bera

    Así que cipayo, ¿eh? Hablas como los etarras, armandobronca. Lo que te faltaba.

    Comentado por: cerdo agridulce el 27/1/2011 a las 18:15

  • ¿Me quiere usted explicar meridianamente qué coño es eso de la velocidad en el viaje, hombre sándwich ?

    Comentado por: otro anal-fabeto el 27/1/2011 a las 18:13

  • Al margen de la velocidad del viaje, lo que diferencia al viajero del turista, como creo entender del texto de De Azúa, es la motivación última. ¿Acaso no es el deseo de Carus de ver los paisajes reales pintados por Friedrich lo que le empujó al viaje? ¿acaso no es eso lo que le convierte en un viajero y no en un turista?
    laultimavoluntaddelhombresandwich.blogspot.com

    Comentado por: hombre sándwich el 27/1/2011 a las 17:53

  • Analfabetismo emocional, enfermedad bloguera.



    "Está a medio camino entre la forma de ser y la patología. La alexitimia puede considerarse un trastorno afectivo-cognitivo y de comunicación, y también un tipo de personalidad callada, introvertida, que tiende al aislamiento sin tener sensación de soledad, asociada a personas que generalmente han sufrido carencias afectivas en la infancia. Se puede hablar de alexitímicos primarios, que muestran predisposición genética y causas neuroorgánicas, y secundarios, aquellos que se comportan así como secuela de un traumatismo emocional previo muy grave o de una prolongada situación de intenso estrés. Es una noción clínica que etimológicamente procede del griego: a = no, lexis = palabra, thimos = afectividad. El término fue acuñado en 1972 por el psiquiatra estadounidense Peter Sifneos en su libro Psicoterapia breve y crisis emocional, editado por la Universidad de Harvard.

    A juicio de Francisco Alonso-Fernández, catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense de Madrid, se trata de “analfabetos emocionales”, porque no saben expresar su afectividad ni con palabras ni con gestos. La convivencia con ellos resulta difícil y se ven más expuestos a rupturas sentimentales y a la desestructuración familiar. Se ha observado, por ejemplo, en los supervivientes de los campos de concentración nazis. En realidad, podemos verlo como un mecanismo de defensa y negación ante traumas y conflictos que reprimen ferozmente los sentimientos."


    MAYKA SÁNCHEZ.

    Quizá no estemos ante lo que el diccionario define como analfabeto. En este caso su abundancia deprime.

    Comentado por: PLL el 27/1/2011 a las 17:23

  • "ansia de conocimiento insatisfecha". ahora se define así un analfabeto. Señor, cómo ha progresado este país.

    Comentado por: JL. el 27/1/2011 a las 17:12

  • iluminada

    Comentado por: º el 27/1/2011 a las 15:00

  • miguel, ni puto caso. La gente no tiene remedio. Es el insulto por el insulto. La tv ha hecho estragos en la gente. Divertirse con bazofia. Belén Esteban y demás detritus de los que se alimentan en el corral. De ahí no los saques. Ni una crítica seria, ni siquiera cuando un tal analfabeto decía que le explicaras meridianamente. Y luego hablan de malafollá. Peor es el anlfabetismo galopante que padecemos. Y mira que hay blog para gilipollas y malafollás. ¿Quizá en Granada?

    Comentado por: Paca el 27/1/2011 a las 14:20

  • Un viaje maravilloso sin salir de casa...La mirada de Ulises de Theo Angelopoulos.

    Comentado por: yo y mis pelis el 27/1/2011 a las 11:55

  • Pequeño detalle ausente, en 1819 podian viajar Carl Gustav Carus y cuatro privilegiados mas. En 2011 lo hacemos millones de garrulos (lo digo yo antes que lo diga otro). Y si lo de ahora no es viajar sino transporte de ganado en masa o cualquier otra ocuurencia de esta selecta comunidad, como garrulo informado, yo elijo que sea asi.

    Efectivamente los tiempos han cambiado, en este caso para bien.

    Comentado por: job el 27/1/2011 a las 09:40

  • Quien haya conocido Granada a finales de los sesenta recordará una ciudad de ensueño, llena de embriones de lindas farmacéuticas. Lo malo era la mala follá que es lo opuesto a la gracia, por lo que había que evitar cualquier contacto con los nativos.Lean a Miguel y comprenderán.

    Comentado por: Gore Nigh el 27/1/2011 a las 08:56

  • No solo el lujo y el placer. Pesa más esa luz cegadora tras la puerta, que ya abriera esa representación desolada de Friedrich que la constatación implacable del nacimiento de la velocidad.
    No sólo la velocidad del viaje, sino la velocidad con la que se extinguen las cosas que añoraran los primeros románticos. Como esos paisajes de Friedrich, que empiezan a ser imposibles en su arquitectura y en su relato. ¿Pero cómo la luz cegadora, la luz nueva y mecánica que deja pasar la puerta entreabierta, propicia al mismo tiempo el apagón de un mundo que había perdurado desde Pericles hasta Bonaparte?

    Comentado por: El Pozo y el Numa el 27/1/2011 a las 08:04

  • Algo romántico? el eterno retorno mueve insistentemente el Péndulo de un lado a otro tic-tac,tic-tac luego el Merca, si puede, corrige los efectos.

    Comentado por: un engachado el 27/1/2011 a las 08:00

  • "...difícilmente una cosa no era un recipiente en el que nuestros abuelos encontraran inherente sentimiento humano, o en la cual, a su vez, no almacenaran una carga adicional de sentimiento humano. Sin embargo, ahora las cosas vacías, indiferentes, surgen ante nosotros, procedentes de América, meros simulacros de cosas, meras apariencias de vida .... Una casa en el sentido americano, una manzana americana o una de sus viñas, no tienen nada en común con la casa, la fruta, la uva, en las que las esperanzas y la melancolía de nuestros padres se habían transfundido... Somos tal vez los últimos que han conocido estas cosas. En nosotros recae la responsabilidad de preservar no sólo su memoria... sino también su valor humano y laral ("laral"en el sentido de las deidades del hogar)."

    Rilke

    Comentado por: c/p el 26/1/2011 a las 19:26

  • ¿Cómo estoy haciendo este viaje sin mapas? No existe el mapa. El sendero es oscuro. Me he perdido en la noche. Mi propósito es regresar. ¿Pero cómo? Algo me llama a regresar. Si no vuelvo, ¿qué objeto habrá tenido mi viaje? ¿A quién contar mis experiencias? He soñado ser una hormiga. Pero las hormigas no sueñan con viajes; su mundo está encerrado en la esfera del sinsentido. Sin embargo, el hombre busca un sentido al viaje, a su vida, aunque sea amargo. O no, o intelectualmente desesperanzador. He conseguido encontrarme con un sentido intelectualmente desesperanzador. Qué gran alborozo para mi alma. Debo aprender, pues. No soy una hormiga. Estoy condenado al fin a aprender porque he heredado de determinados congéneres la conclusión de que el viaje por esta vida es intelectualmente desesperanzador. Otros no. Otros llegan hasta ciertos y temerosos límites. El acantilado simboliza el vértigo ante lo desconocido en el viaje. Hemos llegado a un acantilado verde, como una constelación de espigas en primavera. Allí, abajo, está la playa, y al fondo, el horizonte azul de la nada. ¿Debo encontrar el sendero que me conduzca a la playa para luego zarpar en mi barco hacia ese ilimitado horizonte azul, o bien recojo mi equipaje y me vuelvo a casa, junto a los míos, que me reconocen, que me aman, que me odian o que me son indiferentes? Es igual, estamos condenados al viaje, a ser independientes aprendiendo de la experiencia de ese viaje. Y no importa que el camino esté envuelto en la nebulosa de los sueños. También se viaja por los sueños. Los poetas lo saben. Los clérigos también. Los científicos no se fían del todo, como los guerreros, del sueño; necesitan abordar los horizontes, comprobar qué hay detrás de esa línea que parece copular eternamente con lo celeste. Esa es otra forma de viaje. Quizá el guerrero presuma de sus hazañas; porque el guerrero siempre espera el retorno y el poder que le ha proporcionado el viaje por senderos desconocidos. Pero si el científico se obsesiona demasiado con el retorno y la satisfacción por contar su viaje, por el poder, ¿qué conocimiento puede ofrecer a la vuelta que satisfaga a todos y a él mismo? El científico busca certezas. Enciende la luz allí donde todo es oscuridad, porque entiende que es prisionero de un sentido desesperanzador de la vida, y eso, paradójicamente, da sentido a su existencia. Se puede viajar al corazón de las tinieblas y no regresar, como hacen también algunos poetas; o se puede regresar describiendo qué era ese corazón y qué eran esas tinieblas. También traerá un mapa; pero también nuevas incertidumbres, dado su sentido gozosamente desesperanzado de la vida. En realidad, la vida es una gran fábrica de insatisfacciones, por eso es posible, mediante el conocimiento de los horizontes del pasado, ir construyendo el futuro, este sí, un horizonte jamás conocido por nadie, ni siquiera por Ulises.

    Comentado por: miguel el 26/1/2011 a las 17:31

  • " si no los llevas dentro de tu alma "
    gracias jm

    Comentado por: juan andres el 26/1/2011 a las 16:40

  • Sabio y bello poema de Cavafis; lo tendríamos que leer con más frecuencia, o memorizarlo, como se solía hacer cuando teníamos más tiempo y menos cosas que recordar. Buen complemento a la entrada de Azua.
    Gracias, jm.

    Comentado por: me el 26/1/2011 a las 14:24

  • El viaje se ha empleado recurrentemente como símbolo de la vida del hombre. Así, este apresurar el viaje, vaciándolo de contenido y conviertiéndolo en puro Tiempo,cronometrable al segundo, Tiempo en el que no pasa nada, sólo eso, El Tiempo, Tiempo que ganamos o que perdemos, Tiempo invertido para ganar Tiempo... esta forma de viajar, digo, tan acelerada, algo parece querer decirnos sobre la vida que llevamos. Lo que sí que parece que no cambia, en cualquier caso, es el final de trayecto

    Comentado por: apártalos, amor, que voy de vuelo el 26/1/2011 a las 13:27

  • Renfe = viaje
    DB Bahn = turismo

    Comentado por: corolario el 26/1/2011 a las 12:49

  • Cuando emprendas tu viaje a Itaca
    pide que el camino sea largo,
    lleno de aventuras, lleno de experiencias.
    No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
    ni al colérico Poseidón,
    seres tales jamás hallarás en tu camino,
    si tu pensar es elevado, si selecta
    es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
    Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
    ni al salvaje Poseidón encontrarás,
    si no los llevas dentro de tu alma,
    si no los yergue tu alma ante ti.

    Pide que el camino sea largo.
    Que muchas sean las mañanas de verano
    en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
    a puertos nunca vistos antes.
    Detente en los emporios de Fenicia
    y hazte con hermosas mercancías,
    nácar y coral, ámbar y ébano
    y toda suerte de perfumes sensuales,
    cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
    Ve a muchas ciudades egipcias
    a aprender, a aprender de sus sabios.

    Ten siempre a Itaca en tu mente.
    Llegar allí es tu destino.
    Mas no apresures nunca el viaje.
    Mejor que dure muchos años
    y atracar, viejo ya, en la isla,
    enriquecido de cuanto ganaste en el camino
    sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

    Itaca te brindó tan hermoso viaje.
    Sin ella no habrías emprendido el camino.
    Pero no tiene ya nada que darte.

    Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
    Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
    entenderás ya qué significan las Itacas.

    C. P. Cavafis. Antología poética.
    Alianza Editorial, Madrid 1999.

    Edición y traducción, Pedro Bádenas de la Peña

    Comentado por: jm el 26/1/2011 a las 09:42

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres