PRISA utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Cerrar

El Boomeran(g)

El blog literario latinoamericano

viernes, 21 de febrero de 2020

 Blog de Félix de Azúa

Más falso que Judas

Dentro de cien años alguien estudiará (si es que queda gente en este perro mundo) los líos que se hacían los habitantes del siglo XXI para distinguir entre lo real y lo virtual, lo verdadero y lo ficticio. James Frey se hartó de enviar su novela a editores que la rechazaban sin apelación, de modo que en un ataque de lucidez cambió de género: dejó de definirla como “novela” y comenzó a presentarla como “autobiografía”. No sólo se la publicaron de inmediato, sino que fue un éxito de ventas gracias al apoyo de una gran estrella mediática, Oprah Winfrey, tan bien informada ella como casi todas las estrellas mediáticas. Ahora, Oprah ha afeado a Frey su traición (“has engañado a millones de lectores”) y llora amargas lágrimas, en lugar de asumir su incompetencia y reconocer que fue ella quien los engañó. El mismo texto puede ser un éxito si se lee como “verdadero”, pero ni siquiera se publica si se considera “ficción”. En realidad, estamos ante un clásico. Los célebres “Protocolos de Sion” escritos por feroces antisemitas, tienen un éxito loco entre los islamistas gracias a que esa gente los toma por verdaderos, aunque para cualquier lector sensato es evidente que son una patraña inverosímil. Lo que no hace sino constatar que la mayor parte de la gente sólo quiere ver y leer aquello que confirma sus opiniones, prejuicios, supersticiones, odios, enfermedades mentales y manías. El secreto del éxito es coincidir con las manías, enfermedades mentales, odios, supersticiones, prejuicios y opiniones de un gran número de ciudadanos. Entre las manías y enfermedades mentales del público del siglo XXI debemos incluir el respeto religioso por la “realidad” y la “verdad”, aunque con un relevante matiz: a casi nadie importa seriamente si es o no verdadero y real un texto, una foto, un documental, un artículo, un reportaje, un libro, una teoría científica, un descubrimiento médico, una película. Nadie tiene tiempo para comprobarlo y muy pocos podrían hacerlo aunque tuvieran meses para ello. Lo que importa es que lo parezca, que simule adecuadamente la verdad y lo real. El simulacro de realidad y el simulacro de verdad, ese es el verdadero alimento de nuestra sociedad. Porque lo cierto es que apenas nadie soporta ni la verdad ni la realidad cuando se presentan de forma indudable, intransigente y cruda. El público sólo aguanta las imitaciones. A poder ser, garantizadas por una estrella mediática.

[Publicado el 31/1/2006 a las 10:01]

Compartir:

Comentarios (40)

  • "El simulacro de realidad y el simulacro de verdad, ese es el verdadero alimento de nuestra sociedad. Porque lo cierto es que apenas nadie soporta ni la verdad ni la realidad cuando se presentan de forma indudable, intransigente y cruda" A mi juicio nada hay tan cierto y que refleje tan bien nuestra realidad presente como ese simulacro. Y la prueba más evidente de todo ello es nuestro inefable Adolescente ejerciendo de rotundo dirigente. Que alguién así haya llegado a un lugar como éste es la ratificación más obvia de que la impostura es ciertamente el marchamo de nuestro tiempo.
    Voy a decir algo que tiene que ver con todo esto de la mentira al fin institucionalizada. Y para los que pudiesen llegar a pensarlo así, quiero advertirles que lo que digo no es puritano. Y para los que me apunten que "excusatio non petita, acusatio manifesta" les repetiré que `tampoco´.
    Creo que no hay nada que pueda ser realmente sentido como bueno de verdad sin que haya debido, de una u otra forma, superar antes algo malo, sin enfrentarse victoriosamente a algún mal, a algún vicio o a alguna limitación propia. Es por eso y lo mismo que una persona inteligente, si es totalmente honrada consigo misma, se ve obligada a experimentar en todo momento cierto miedo de sí, pues la excesiva confianza en uno mismo no es más que irreflexión o falta de hondura en la comprensión de la naturaleza propia. El grado de verdad que cada cual es capaz de asumir de sí mismo es el de su propia veracidad y, por tanto, el de su incapacidad para manipular a los otros.

    Pasando a otra cosa: hasta que esto se reanude, como se nos prometió, me quedan poco más de cinco meses para cumplir la tarea que me impuse de cerrar todos los comentarios de este blog. Veo con satisfacción que acabo de concluir los comentarios de otro mes más. ¡Hurra!

    Comentado por: Onagro el 26/12/2006 a las 15:21

  • Es una bonita historia, Segunda, aunque quizás algo cursi, ñoña, no sé...

    Comentado por: Pepita el 27/3/2006 a las 21:45

  • FINALIDADES Y MEDIOS


    Esta es la corta historia de dos seres, ambos distintos y parejos al mismo tiempo, pues aunque no lo supieran, consciente o inconscientemente, cumplían un objetivo común.

    Curiosamente, ambos se llamaban de la misma forma, de los cuales solo pondré sus iniciales F.C. y, para distinguirlos, les denominaré FC1 y FC2.

    FC1 había nacido y vivía en una localidad de Barcelona, mientras que FC2, aunque vivía curiosamente en la misma localidad, no había ni siquiera nacido en la comunidad, era un importado de hacia bastante tiempo.(El termino importado no quiere decir en modo alguno que al resto de las personas le importase mucho, mas bien todo lo contrario, de ahí que se le denomine como "2", un segundón).

    Respecto a las ocupaciones, ambos trataban con bastantes personas: FC1 era el cura de una pequeña iglesia y FC2 era un encargadillo en un almacén, que curiosamente , cada vez que veo su anagrama me recuerda a aquel juego de maquinitas, el "come-cocos".

    Sucedió lo inevitable en ésta vida y es que nacemos para morir, con la particularidad de que estos dos seres lo hicieron al unísono. Tanto FC1 como FC2 fueron al cielo.

    En su afán desmesurado por ser alguna vez el primero llego FC2 a las puertas del paraíso; allí le estaba esperando el Ser Supremo, y consultando la lista de admitidos, le dio el acceso, no sin antes vestirlo con una túnica de seda, toda ella con bordados celestiales en púrpura, digna de cualquier mandatario, unos mocasines con el interior en algodón y un sin fin de abalorios y ornamentos.

    Llego al poco tiempo FC1, y consultada nuevamente la lista, también se le dio acceso, vistiéndolo con una simple túnica de tela blanca y unas alpargatas.

    Contrariado FC1 por tan desproporcionada vestimenta y dado que el había sido un representante del paraíso solicito explicación al respecto, a lo que el Ser Supremo le contesto lo siguiente:

    "La gestión del paraíso ha cambiado. Ahora miramos mas los resultados finales que el procedimiento para conseguirlos".

    FC1 no llegaba a entender, a comprender tal explicación, por lo que el Ser Supremo prosiguió:

    "Es verdad que durante todo el tiempo que has ejercido, has realizado tus funciones con la mayor rectitud y siguiendo siempre las directrices encomendadas, sin desviarte de ellas, pero, no es menos cierto que cada vez has tenido menos feligreses, que tus sermones dominicales reiterativos desde el púlpito, en vez de conseguir que los asistentes rezasen y rogasen, has logrado que se adormecieran, aburrieran, desistieran de acudir. Pero tuya no es culpa, pues, como mencione, eran las directrices."

    FC1 no daba crédito a lo que escuchaba, contrariado, pregunto entonces, "¿Qué es o que ha realizado FC2 para ser merecedor de tantas distinciones ?"

    El Ser Supremo le contesto:

    "FC2 era un empleado, con un supuesto control sobre bastantes personas y consiguientemente, de diferentes religiones y creencias. El ha conseguido lo que nadie había hecho hasta ahora, que todas esas personas rogasen y rezasen a sus respectivas divinidades, unidos en un sentir común.


    Hasta aquí nos han llegado esos rezos y suplicas, de las cuales te voy a exponer unas muestras:

    ? "Dios mío, por favor, que no me grite"
    ? "Dios, ruego no me llame por el mote despreciativo que me ha puesto"
    ? "Dios, por favor, que no me amenace"
    ? "Dios mío, dame la cordura e inteligencia para que cuando me hable o grite, sea capaz de entenderle"
    ? "Por favor Dios, dale la cordura y el sentido común suficiente para que no me mande hacer tres trabajos al mismo tiempo en tres lugares diferentes"
    ? "Dios, por favor, haz que no me llame NEGRITO de forma despreciativa y xenófoba a mis espaldas"
    ? "Dios, por favor, haz que no me llame MORO de forma despreciativa y xenófoba a mis espaldas"
    ? "Por favor, Dios, que no me empuje"
    ? "Dios mío, que no mienta ni haga mentir"
    ? "Mi Dios, te ruego no manipule a sus compañeros para perjudicar a otras personas"
    ? "Por favor Dios, concédele un mínimo de inteligencia y sentido común"

    Y seria innumerable la lista de rezos, ruegos y oraciones, que, a lo largo del tiempo, se han producido en esa empresa, por la forma de ser y proceder de FC2, porque al final, los resultados obtenidos, el balance positivo y no los medios, es lo que verdaderamente importa.

    FC1 enmudeció.

    Comentado por: Segunda Pilar Arzua el 11/2/2006 a las 10:02

  • El rector, que queda demasiado bien arriba es un baboso que dirige una universidad franquista, manteniendo el ethos externo de "socialista pequeño, concentrado y viril".

    No nos brinda la menor protección a los judios (mi esposa, con ocasión de ese expediente, fue obligada por unos matones a declarar en una entrevista que yo padecía una esquizofrenia paranoide); yo probablemente he sido envenenado y tengo tetas).

    Para volverlo todo más atroz es catedrático, supuesto experto en Inteligencia Artificial, y ,al parecer, pasó alguna vez algunos días en Berkeley.

    Dirige iniciativas contra el acoso moral, claro y a favor de los discapacitados.

    El estado de la Facultad de Derecho, se la suda, claro. A él y a los demás rectores.

    Menos mal que tenemos al Rey, que no es un falso, ni un Judas.

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 03/2/2006 a las 00:02

  • 26) Era una entrada dirigida a Javier Marias, para aquí tenía otra y pensaba combinar las dos para poner un texto con sentido y la última versión de mi queja a Múgica.

    Era esta:

    EL TEXTO DEFINITIVO DE LA QUEJA Nº06002340

    Santiago de Compostela - Martes, Enero 31, 2006

    Estimado Sr. Múgica,

    Le remito la queja enviada hace unos minutos por Internet con un pequeño addendum (creo que expresa un hecho curioso que confirma que seguir el procedimiento establecido en el artículo 151 es erróneo) que tuve que cortar para enviarla por la página.

    Habida cuenta de que quizás no se entiendan del todo las implicaciones de mi queja (nº 06002340), quiero señalar que seguir un procedimiento u otro en la tramitación del Estatuto de Cataluña tiene que ver, por una parte, con la constitucionalidad, y hasta la validez, del acto administrativo: la aprobación en el Congreso de los Diputados de una Propuesta de reforma de Estatuto de autonomía no puede tramitarse por el procedimiento establecido en el art. 151 de la Constitución (y en concreto el apartado 2), porque la Constitución señala expresamente en el art. 152.2 que los Estatutos de autonomía “solamente podrán ser modificados mediante los procedimientos en ellos establecidos” y ninguno hace referencia al art. 151, sino sólamente a su “aprobación por la Cortes Generales”, que luego el Art. 145 del Reglamento del Congreso de los Diputados establece que se realizará “mediante Ley Orgánica”; pero también influye, seguramente en el texto final, el resultado textual, el “output”, si puedo emplear el neologismo. Por el 151 la tramitación conlleva, efectivamente, dos ponencias, una designada por una delegación designada por la Asamblea Legislativa autonómica (no creo que exactamente por los partidos que aprobaron el texto, pero en algún momento voy a entrar en el punto). Por el procedimiento legislativo, que es el que se utiliza también para tramitar los proyectos y proposiciones de Ley Orgánica, la ponencia designada por la Asamblea ponente no interviene: todo se realiza exclusivamente en la Comisión y el Pleno del Congreso de los Diputados por los Diputados del Congreso de los Diputados.

    Lo que digo en mi queja, un abogado local, el Sr. Bande, me aconsejó ser especialmente claro en los tratos con su Institución, es que según la Constitución (Título VIII, capítulo III, sobre todo arts. 143 – 152 y especialmente 151.2 y 152.2); el Reglamento del Congreso de los Diputados (Título V, Del procedimiento legislativo (capítulos II y III)); y el Estatuto de autonomía de Cataluña (Título IV (arts. 56 y 57)), las Propuestas de reforma de un Estatuto de autonomía no deben tramitarse por el procedimiento marcado en los Arts. 137 y ss (Del procedimiento previsto en el artículo 151 de la Constitución) de la sección 3ª del Capítulo III del Título V del Reglamento del Congreso de los Diputados, sino como se tramita una Ley Orgánica, esto es, conforme al Procedimiento Legislativo, Arts. 109- 119 de la sección 1ª del CAPÍTULO II del Título V, aunque me temo que, en realidad, no se siga, como me temo que es habitual ningún procedimiento.

    Y creo que confirma mi punto de vista un hecho curioso: según la tramitación puesta en práctica por el gobierno habría que celebrar dos referendums (uno sobre el texto definitivamente fijado (como establece el art. 144 del Reglamento del Congreso para estos, en mi lectura, primeros estatutos) previo a la aprobación en el Pleno (“¿Lo aprueban o no, porque lo que hemos hecho con su estatuto es esto?”); y otro tras la aprobación en el Pleno, como reza el art. 56 del Estatuto de Autonomía catalán que deja claro este orden y cito textualmente: “La propuesta de reforma requerirá, en todo caso, la aprobación del Parlamento de Cataluña por mayoría de dos tercios, la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley Orgánica y, finalmente, el referéndum positivo de los electores“). Los legisladores del primer y aún vigente estatuto catalán no contemplaban un referendum previo a la aprobación por las Cortes Generales (el que mencionan los Arts. 154.4 de la CE y 144 del Reglamento del Congreso), en el que hubiese que refrendar el texto modificado para someterlo a voto de ratificación (en realidad, la aprobación) sino un referendum final, al termino del proceso. Repito la cita: “La propuesta de reforma requerirá, en todo caso, la aprobación del Parlamento de Cataluña por mayoría de dos tercios, la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley Orgánica y, finalmente, el referéndum positivo de los electores“.Es lo que me decía el trabajador de Gara.

    En fin, solo cabría la posibilidad de que se considerase la Propuesta de reforma remitida por el Parlamento Catalán, un nuevo estatuto, en cuyo caso creo que la iniciativa hubiera debido corresponder a las Diputaciones y ser aprobada por los 2/3 (o los 3/4) de los municipios del posible nuevo territorio.

    Le agradecería que se pronunciase sobre estos puntos.

    Atentamente

    Fernando Santamaría Lozano

    Fernando Santamaría Lozano
    España; A Corunha; 15.705; Santiago de Compostela
    calle San Francisco, nº 24, piso 2º
    Sexo Masculino; N.I.F.:32427849B; Teléfono Fijo:981 586176; Teléfono Móvil:649230655.

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 01/2/2006 a las 20:02

  • Qué sabias palabras las tuyas, Félix. ¿A quién le importa la verdad? La verdad también ha caído en las garras del márketing. Lo estamos viendo todos los días. el caso extremo es el del científico coreano que, seguro, es sólo la punta del iceberg. Pero sobre la etiqueta verdad se esconden truculentas falsedades. Ojalá hubiera un tribunal que analizase estas cuestiones, si no fuera porque nadie podría evaluar a dicho tribunal...Antonio Ortiz

    Comentado por: Antonio Ortiz el 01/2/2006 a las 13:02

  • "El simulacro de realidad y el simulacro de verdad, ese es el verdadero alimento de nuestra sociedad."

    La ultimísima fe de esta Pre-neoantigüedad en la que nos "encontramos" creo que es el opinionismo, a saber, la reverencia por el punto de vista de cada cual, de modo que "realidad" es lo que uno piense que lo sea y "ficción" es, del mismo modo, aquello que uno, cualquiera, todos, consideren que lo sea. Por lo demás, los límites de una u otro ya no están claros (si alguna vez lo estuvieron). Participar, jugando, en un videojuego, ¿es un acto de ficción o de realidad? Las dos cosas. Navegar por internet, ¿ficción o realidad? Las dos cosas. El humán es hoy, más que nunca, bidimensional.

    Comentado por: Manolo el 01/2/2006 a las 10:02

  • He colgado el texto en el libro de visitas del escritor Javier Marías con esta "intro".

    He visto en la librería Follas Novas la inmensa colección de libros de su padre que (me averguenza declarar) desconocía. He comprado algunos y uno que me apetecía mucho, su traducción de la Ética a Nicómaco, que había visto alabada por Lledó en la introducción de la edición de Gredos. Aprovecho para decir que yo también siento su muerte...de la que vi por primera vez referencias cuando empecé a colgar aquí estos textos. No he podido colgar este texto en el blog de Azúa. Allí iba con este otro primer párrafo distinto.

    A la máquina: Máquina, este comentario es distinto. Tiene este primer párrafo, que es diferente.

    Acerca de la mentira. Lo colgué también en la página de Yusuf Islam, aka Cat Stevens. En Iritzia de Gara me dijeron que era buena idea. No sé qué hacer con la de Bruce Springteen. ¿Podría el Sr. Azúa comentar el texto con expertos (o expertas) en derecho que conozca? ¿O como el PAIS necesita para todo "sentencia firme? (Recuerdos a Susana que pronto espero que será una de las (muchas) periodistas por las que seré entrevistado).

    EL TEXTO DEFINITIVO DE LA QUEJA Nº06002340

    Santiago de Compostela - Martes, Enero 31, 2006

    Estimado Sr. Múgica,

    Le remito la queja enviada hace unos minutos por Internet con un pequeño addendum (creo que expresa un hecho curioso que confirma que seguir el procedimiento establecido en el artículo 151 es erróneo) que tuve que cortar para enviarla por la página.

    Habida cuenta de que quizás no se entiendan del todo las implicaciones de mi queja (nº 06002340), quiero señalar que seguir un procedimiento u otro en la tramitación del Estatuto de Cataluña tiene que ver, por una parte, con la constitucionalidad, y hasta la validez, del acto administrativo: la aprobación en el Congreso de los Diputados de una Propuesta de reforma de Estatuto de autonomía no puede tramitarse por el procedimiento establecido en el art. 151 de la Constitución (y en concreto el apartado 2), porque la Constitución señala expresamente en el art. 152.2 que los Estatutos de autonomía “solamente podrán ser modificados mediante los procedimientos en ellos establecidos” y ninguno hace referencia al art. 151, sino sólamente a su “aprobación por la Cortes Generales”, que luego el Art. 145 del Reglamento del Congreso de los Diputados establece que se realizará “mediante Ley Orgánica”; pero también influye, seguramente en el texto final, el resultado textual, el “output”, si puedo emplear el neologismo. Por el 151 la tramitación conlleva, efectivamente, dos ponencias, una designada por una delegación designada por la Asamblea Legislativa autonómica (no creo que exactamente por los partidos que aprobaron el texto, pero en algún momento voy a entrar en el punto). Por el procedimiento legislativo, que es el que se utiliza también para tramitar los proyectos y proposiciones de Ley Orgánica, la ponencia designada por la Asamblea ponente no interviene: todo se realiza exclusivamente en la Comisión y el Pleno del Congreso de los Diputados por los Diputados del Congreso de los Diputados.

    Lo que digo en mi queja, un abogado local, el Sr. Bande, me aconsejó ser especialmente claro en los tratos con su Institución, es que según la Constitución (Título VIII, capítulo III, sobre todo arts. 143 – 152 y especialmente 151.2 y 152.2); el Reglamento del Congreso de los Diputados (Título V, Del procedimiento legislativo (capítulos II y III)); y el Estatuto de autonomía de Cataluña (Título IV (arts. 56 y 57)), las Propuestas de reforma de un Estatuto de autonomía no deben tramitarse por el procedimiento marcado en los Arts. 137 y ss (Del procedimiento previsto en el artículo 151 de la Constitución) de la sección 3ª del Capítulo III del Título V del Reglamento del Congreso de los Diputados, sino como se tramita una Ley Orgánica, esto es, conforme al Procedimiento Legislativo, Arts. 109- 119 de la sección 1ª del CAPÍTULO II del Título V, aunque me temo que, en realidad, no se siga, como me temo que es habitual ningún procedimiento.

    Y creo que confirma mi punto de vista un hecho curioso: según la tramitación puesta en práctica por el gobierno habría que celebrar dos referendums (uno sobre el texto definitivamente fijado (como establece el art. 144 del Reglamento del Congreso para estos, en mi lectura, primeros estatutos) previo a la aprobación en el Pleno (“¿Lo aprueban o no, porque lo que hemos hecho con su estatuto es esto?”); y otro tras la aprobación en el Pleno, como reza el art. 56 del Estatuto de Autonomía catalán que deja claro este orden y cito textualmente: “La propuesta de reforma requerirá, en todo caso, la aprobación del Parlamento de Cataluña por mayoría de dos tercios, la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley Orgánica y, finalmente, el referéndum positivo de los electores“). Los legisladores del primer y aún vigente estatuto catalán no contemplaban un referendum previo a la aprobación por las Cortes Generales (el que mencionan los Arts. 154.4 de la CE y 144 del Reglamento del Congreso), en el que hubiese que refrendar el texto modificado para someterlo a voto de ratificación (en realidad, la aprobación) sino un referendum final, al termino del proceso. Repito la cita: “La propuesta de reforma requerirá, en todo caso, la aprobación del Parlamento de Cataluña por mayoría de dos tercios, la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley Orgánica y, finalmente, el referéndum positivo de los electores“.Es lo que me decía el trabajador de Gara.

    En fin, solo cabría la posibilidad de que se considerase la Propuesta de reforma remitida por el Parlamento Catalán, un nuevo estatuto, en cuyo caso creo que la iniciativa hubiera debido corresponder a las Diputaciones y ser aprobada por los 2/3 (o los 3/4) de los municipios del posible nuevo territorio.

    Le agradecería que se pronunciase sobre estos puntos.

    Atentamente

    Fernando Santamaría Lozano

    Fernando Santamaría Lozano
    España; A Corunha; 15.705; Santiago de Compostela
    calle San Francisco, nº 24, piso 2º
    Sexo Masculino; N.I.F.:32427849B; Teléfono Fijo:981 586176; Teléfono Móvil:649230655.

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 01/2/2006 a las 01:02

  • He visto en la librería Follas Novas la inmensa colección de libros de su padre que (me averguenza declarar) desconocía. He comprado algunos y uno que me apetecía mucho, su traducción de la Ética a Nicómaco, que había visto alabada por Lledó en la introducción de la edición de Gredos. Aprovecho para decir que yo también siento su muerte...de la que vi por primera vez referencias cuando empecé a colgar aquí estos textos. No he podido colgar este texto en el blog de Azúa. Allí iba con este otro primer párrafo distinto.

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 01/2/2006 a las 01:02

  • "Sobre la mentira". [Hablando de estrellas "mediáticas", lo colgué también en las páginas de Yusuf Islam, aka Cat Stevens. En Iritzia de Gara me dijeron que era buena idea. No sé qué hacer con la de Bruce Springteen. ¿Podría el Sr. Azúa comentar el texto con expertos (o expertas) en derecho que conozca. ¿O, como el PAIS, necesita para todo "sentencia firme"? (Recuerdos a Susana, que espero que un día sea una de las (muchas) periodistas que me hará una entrevista fiel.)]

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 01/2/2006 a las 01:02

  • A la máquina: Máquina, este comentario es distinto. Tiene este primer párrafo, que es diferente.
    Acerca de la mentira. Lo colgué también en la página de Yusuf Islam, aka Cat Stevens. En Iritzia de Gara me dijeron que era buena idea. No sé qué hacer con la de Bruce Springteen. ¿Podría el Sr. Azúa comentar el texto con expertos (o expertas) en derecho que conozca? ¿O como el PAIS necesita para todo "sentencia firme? (Recuerdos a Susana que pronto espero que será una de las (muchas) periodistas por las que seré entrevistado).

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 01/2/2006 a las 01:02

  • A la máquina: Máquina, este comentario es distinto. Tiene este primer párrafo, que es diferente. Acerca de la mentira. Lo colgué también en la página de Yusuf Islam, aka Cat Stevens. En Iritzia de Gara me dijeron que era buena idea. No sé qué hacer con la de Bruce Springteen. ¿Podría el Sr. Azúa comentar el texto con expertos (o expertas) en derecho que conozca? ¿O como el PAIS necesita para todo "sentencia firme? (Recuerdos a Susana que pronto espero que será una de las (muchas) periodistas por las que seré entrevistado).

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 01/2/2006 a las 01:02

  • A la máquina: Máquina, este comentario es distinto. Tiene este primer párrafo, que es diferente.

    Acerca de la mentira. Lo colgué también en la página de Yusuf Islam, aka Cat Stevens. En Iritzia de Gara me dijeron que era buena idea. No sé qué hacer con la de Bruce Springteen. ¿Podría el Sr. Azúa comentar el texto con expertos (o expertas) en derecho que conozca? ¿O como el PAIS necesita para todo "sentencia firme? (Recuerdos a Susana que pronto espero que será una de las (muchas) periodistas por las que seré entrevistado).

    EL TEXTO DEFINITIVO DE LA QUEJA Nº06002340

    Santiago de Compostela - Martes, Enero 31, 2006

    Estimado Sr. Múgica,

    Le remito la queja enviada hace unos minutos por Internet con un pequeño addendum (creo que expresa un hecho curioso que confirma que seguir el procedimiento establecido en el artículo 151 es erróneo) que tuve que cortar para enviarla por la página.

    Habida cuenta de que quizás no se entiendan del todo las implicaciones de mi queja (nº 06002340), quiero señalar que seguir un procedimiento u otro en la tramitación del Estatuto de Cataluña tiene que ver, por una parte, con la constitucionalidad, y hasta la validez, del acto administrativo: la aprobación en el Congreso de los Diputados de una Propuesta de reforma de Estatuto de autonomía no puede tramitarse por el procedimiento establecido en el art. 151 de la Constitución (y en concreto el apartado 2), porque la Constitución señala expresamente en el art. 152.2 que los Estatutos de autonomía “solamente podrán ser modificados mediante los procedimientos en ellos establecidos” y ninguno hace referencia al art. 151, sino sólamente a su “aprobación por la Cortes Generales”, que luego el Art. 145 del Reglamento del Congreso de los Diputados establece que se realizará “mediante Ley Orgánica”; pero también influye, seguramente en el texto final, el resultado textual, el “output”, si puedo emplear el neologismo. Por el 151 la tramitación conlleva, efectivamente, dos ponencias, una designada por una delegación designada por la Asamblea Legislativa autonómica (no creo que exactamente por los partidos que aprobaron el texto, pero en algún momento voy a entrar en el punto). Por el procedimiento legislativo, que es el que se utiliza también para tramitar los proyectos y proposiciones de Ley Orgánica, la ponencia designada por la Asamblea ponente no interviene: todo se realiza exclusivamente en la Comisión y el Pleno del Congreso de los Diputados por los Diputados del Congreso de los Diputados.

    Lo que digo en mi queja, un abogado local, el Sr. Bande, me aconsejó ser especialmente claro en los tratos con su Institución, es que según la Constitución (Título VIII, capítulo III, sobre todo arts. 143 – 152 y especialmente 151.2 y 152.2); el Reglamento del Congreso de los Diputados (Título V, Del procedimiento legislativo (capítulos II y III)); y el Estatuto de autonomía de Cataluña (Título IV (arts. 56 y 57)), las Propuestas de reforma de un Estatuto de autonomía no deben tramitarse por el procedimiento marcado en los Arts. 137 y ss (Del procedimiento previsto en el artículo 151 de la Constitución) de la sección 3ª del Capítulo III del Título V del Reglamento del Congreso de los Diputados, sino como se tramita una Ley Orgánica, esto es, conforme al Procedimiento Legislativo, Arts. 109- 119 de la sección 1ª del CAPÍTULO II del Título V, aunque me temo que, en realidad, no se siga, como me temo que es habitual ningún procedimiento.

    Y creo que confirma mi punto de vista un hecho curioso: según la tramitación puesta en práctica por el gobierno habría que celebrar dos referendums (uno sobre el texto definitivamente fijado (como establece el art. 144 del Reglamento del Congreso para estos, en mi lectura, primeros estatutos) previo a la aprobación en el Pleno (“¿Lo aprueban o no, porque lo que hemos hecho con su estatuto es esto?”); y otro tras la aprobación en el Pleno, como reza el art. 56 del Estatuto de Autonomía catalán que deja claro este orden y cito textualmente: “La propuesta de reforma requerirá, en todo caso, la aprobación del Parlamento de Cataluña por mayoría de dos tercios, la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley Orgánica y, finalmente, el referéndum positivo de los electores“). Los legisladores del primer y aún vigente estatuto catalán no contemplaban un referendum previo a la aprobación por las Cortes Generales (el que mencionan los Arts. 154.4 de la CE y 144 del Reglamento del Congreso), en el que hubiese que refrendar el texto modificado para someterlo a voto de ratificación (en realidad, la aprobación) sino un referendum final, al termino del proceso. Repito la cita: “La propuesta de reforma requerirá, en todo caso, la aprobación del Parlamento de Cataluña por mayoría de dos tercios, la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley Orgánica y, finalmente, el referéndum positivo de los electores“.Es lo que me decía el trabajador de Gara.

    En fin, solo cabría la posibilidad de que se considerase la Propuesta de reforma remitida por el Parlamento Catalán, un nuevo estatuto, en cuyo caso creo que la iniciativa hubiera debido corresponder a las Diputaciones y ser aprobada por los 2/3 (o los 3/4) de los municipios del posible nuevo territorio.

    Le agradecería que se pronunciase sobre estos puntos.

    Atentamente

    Fernando Santamaría Lozano

    Fernando Santamaría Lozano
    España; A Corunha; 15.705; Santiago de Compostela
    calle San Francisco, nº 24, piso 2º
    Sexo Masculino; N.I.F.:32427849B; Teléfono Fijo:981 586176; Teléfono Móvil:649230655.

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 01/2/2006 a las 01:02

  • m

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 01/2/2006 a las 01:02

  • "Sobre la mentira". [Hablando de estrellas "mediáticas", lo colgué también en las páginas de Yusuf Islam, aka Cat Stevens. En Iritzia de Gara me dijeron que era buena idea. No sé qué hacer con la de Bruce Springteen. ¿Podría el Sr. Azúa comentar el texto con expertos (o expertas) en derecho que conozca. ¿O, como el PAIS, necesita para todo "sentencia firme"? (Recuerdos a Susana, que espero que un día sea una de las (muchas) periodistas que me hará una entrevista fiel.)]

    EL TEXTO DEFINITIVO DE LA QUEJA Nº06002340

    Santiago de Compostela - Martes, Enero 31, 2006

    Estimado Sr. Múgica,

    Le remito la queja enviada hace unos minutos por Internet con un pequeño addendum (creo que expresa un hecho curioso que confirma que seguir el procedimiento establecido en el artículo 151 es erróneo) que tuve que cortar para enviarla por la página.

    Habida cuenta de que quizás no se entiendan del todo las implicaciones de mi queja (nº 06002340), quiero señalar que seguir un procedimiento u otro en la tramitación del Estatuto de Cataluña tiene que ver, por una parte, con la constitucionalidad, y hasta la validez, del acto administrativo: la aprobación en el Congreso de los Diputados de una Propuesta de reforma de Estatuto de autonomía no puede tramitarse por el procedimiento establecido en el art. 151 de la Constitución (y en concreto el apartado 2), porque la Constitución señala expresamente en el art. 152.2 que los Estatutos de autonomía “solamente podrán ser modificados mediante los procedimientos en ellos establecidos” y ninguno hace referencia al art. 151, sino sólamente a su “aprobación por la Cortes Generales”, que luego el Art. 145 del Reglamento del Congreso de los Diputados establece que se realizará “mediante Ley Orgánica”; pero también influye, seguramente en el texto final, el resultado textual, el “output”, si puedo emplear el neologismo. Por el 151 la tramitación conlleva, efectivamente, dos ponencias, una designada por una delegación designada por la Asamblea Legislativa autonómica (no creo que exactamente por los partidos que aprobaron el texto, pero en algún momento voy a entrar en el punto). Por el procedimiento legislativo, que es el que se utiliza también para tramitar los proyectos y proposiciones de Ley Orgánica, la ponencia designada por la Asamblea ponente no interviene: todo se realiza exclusivamente en la Comisión y el Pleno del Congreso de los Diputados por los Diputados del Congreso de los Diputados.

    Lo que digo en mi queja, un abogado local, el Sr. Bande, me aconsejó ser especialmente claro en los tratos con su Institución, es que según la Constitución (Título VIII, capítulo III, sobre todo arts. 143 – 152 y especialmente 151.2 y 152.2); el Reglamento del Congreso de los Diputados (Título V, Del procedimiento legislativo (capítulos II y III)); y el Estatuto de autonomía de Cataluña (Título IV (arts. 56 y 57)), las Propuestas de reforma de un Estatuto de autonomía no deben tramitarse por el procedimiento marcado en los Arts. 137 y ss (Del procedimiento previsto en el artículo 151 de la Constitución) de la sección 3ª del Capítulo III del Título V del Reglamento del Congreso de los Diputados, sino como se tramita una Ley Orgánica, esto es, conforme al Procedimiento Legislativo, Arts. 109- 119 de la sección 1ª del CAPÍTULO II del Título V, aunque me temo que, en realidad, no se siga, como me temo que es habitual ningún procedimiento.

    Y creo que confirma mi punto de vista un hecho curioso: según la tramitación puesta en práctica por el gobierno habría que celebrar dos referendums (uno sobre el texto definitivamente fijado (como establece el art. 144 del Reglamento del Congreso para estos, en mi lectura, primeros estatutos) previo a la aprobación en el Pleno (“¿Lo aprueban o no, porque lo que hemos hecho con su estatuto es esto?”); y otro tras la aprobación en el Pleno, como reza el art. 56 del Estatuto de Autonomía catalán que deja claro este orden y cito textualmente: “La propuesta de reforma requerirá, en todo caso, la aprobación del Parlamento de Cataluña por mayoría de dos tercios, la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley Orgánica y, finalmente, el referéndum positivo de los electores“). Los legisladores del primer y aún vigente estatuto catalán no contemplaban un referendum previo a la aprobación por las Cortes Generales (el que mencionan los Arts. 154.4 de la CE y 144 del Reglamento del Congreso), en el que hubiese que refrendar el texto modificado para someterlo a voto de ratificación (en realidad, la aprobación) sino un referendum final, al termino del proceso. Repito la cita: “La propuesta de reforma requerirá, en todo caso, la aprobación del Parlamento de Cataluña por mayoría de dos tercios, la aprobación de las Cortes Generales mediante Ley Orgánica y, finalmente, el referéndum positivo de los electores“.Es lo que me decía el trabajador de Gara.

    En fin, solo cabría la posibilidad de que se considerase la Propuesta de reforma remitida por el Parlamento Catalán, un nuevo estatuto, en cuyo caso creo que la iniciativa hubiera debido corresponder a las Diputaciones y ser aprobada por los 2/3 (o los 3/4) de los municipios del posible nuevo territorio.

    Le agradecería que se pronunciase sobre estos puntos.

    Atentamente

    Fernando Santamaría Lozano

    Fernando Santamaría Lozano
    España; A Corunha; 15.705; Santiago de Compostela
    calle San Francisco, nº 24, piso 2º
    Sexo Masculino; N.I.F.:32427849B; Teléfono Fijo:981 586176; Teléfono Móvil:649230655.

    Comentado por: Fernando Santamaría Lozano el 01/2/2006 a las 01:02

  • "sólo pensar que el Sr. Azúa o cualquiera de sus múltiples amigos escritores pueda llegar a él mis tal vez no brillantes comentarios, se me hiela la sangre".

    las máquinas, en efecto, a veces se equivoca. Porque juraría que había escrito...

    sólo pensar que el Sr. Azúa o cualquiera de sus múltiples amigos escritores pueda llegar a LEER mis tal vez no brillantes comentarios, se me hiela la sangre


    ¿Por qué no se habla más claro? ¿Quién tiene ansias de legitimidad histórica, Tomás?

    Comentado por: Sonetos el 31/1/2006 a las 21:01

  • Azúa realmente pobre en el día de hoy. Está por ver eso que dice. Lo que vende es la ficción, no cabe duda. ¡Hay que ver lo que puede hacer escribir un simple fraude¡

    Comentado por: sarapo el 31/1/2006 a las 21:01

  • La verdad y la realidad dejaron de importar a partir de Paris Hilton.
    Pregúntale a un judío cuál es el problema de Oriente Medio. Pregúntaselo luego a un palestino.
    Habla el mismo día con un habitante de Marimor y con otro de Novi Sad. Pídele a ambos que te expliquen por qué hubo una guerra.
    Lee los periódicos de bandos enfrentados. Busca las fotos que elige cada partido en cualquier lugar del planeta donde haya una contienda.
    Intenta imaginar qué cara, edad u oficio tienen los que éscriben aquí frecuentemente. Imagina que ponen sus fotos, pero que cada uno pega la que no es suya.
    Oprah Winfrey es el equivalente a Mª Teresa Campos. Lo único que realmente puede hacer con alguien como James Frey es convertirle en millonario. Probablemente ella también ha ganado más con el supuesto escándalo sobre el supuesto fiasco, que simplemente recomendando una autobiografía, por más excéntrica que fuera.
    Aparentemente todo es relativo, falso e irreal, PERO,
    "Demasiadas preguntas", p.ej., o "Blood Meridian", o "El libro de un hombre solo", "Elizabeth Costello", "White Spirit", "Non Olet", por mencionar sólo algunos de los más recientes, ofrecen una verdad y una realidad sólidas y ciertas como el peñón de Gibraltar. (¡Qué bien entran una Cruzcampo y un porrito en la playa de La Línea cuando se ha puesto el Poniente a primeros de mayo! Ya falta poco...)

    Comentado por: patti smith el 31/1/2006 a las 20:01

  • Ergo asi aparecen delirantes panfletos apologéticos pseudohistóricos como las obras de P. Moa y C. Vidal para saciar las ansias de legitimidad histórica "VERDAD HISTORICA" ,LO QUE REALMENTE OCURRIO...de los matarifes ,señoritos y cabreros ansioso de instruirse con hechos IRREFUTABLES, que asco...

    Comentado por: Tomas el 31/1/2006 a las 20:01

  • Sr. Tipo de incognito

    Soy nueva aquí, como puede ver, aunque llevo tiempo leyendo este blog sin atreverme nunca a intervenir en él (sólo pensar que el Sr. Azúa o cualquiera de sus múltiples amigos escritores pueda llegar a él mis tal vez no brillantes comentarios, se me hiela la sangre). Pero el tema que trata en su post (18) me interesa sobremanera. Por eso le pediría que argumentase de verdad (más allá de aclaraciones ANÁLOGICAS) por qué la "realización" del ser humano sólo es posible en un entorno ficticio (argumente, por ejemplo, por qué la realidad es anorgásmica).
    Además, supongo que se referirá Ud. en su comentario sólo a algunos seres humanos, claro está, entre los que supongo deberemos incluirle.

    Comentado por: Sonetos el 31/1/2006 a las 19:01

  • Gracias

    Comentado por: Sonetos el 31/1/2006 a las 19:01

  • Existen monodosis de felicidad dentro de un vaso de whisky, en un cartoncito empapado de ácido, en la delirante pasión...Y cuando no hay nada de eso, nuestro cerebro se encarga de drogarnos con abundantes dosis de endorfinas. Somos tan drogodependientes de nuestro cerebro que este no nos permite observar la realidad con claridad. Cuando seamos árboles seremos reales.

    Comentado por: Tipo de incognito el 31/1/2006 a las 19:01

  • La anorgásmica realidad acostumbra a defraudar cuanta más ilusión pones en acercarte a ella. Por eso aislarse de toda realidad y conocimiento es la única forma de encontrar la felicidad. Si anulamos la infelicidad de lo real sólo nos restará disfrutar de la felicidad sobrante. Es la realización del ser humano en un entorno ficticio. Ya que en un entorno estrictamente real nunca será posible. Algo similar pasa con algunos teoremas matemáticos; que son verídicos en situaciones ficticias, pero imposibles de aplicar en la realidad.

    Comentado por: Tipo de incognito el 31/1/2006 a las 18:01

  • El público del siglo XXI.
    Las estrellas del siglo XXI.
    Las verdades del siglo XXI.
    (sigue)

    La lista es muy larga y estamos obligados a escribirla hasta la última línea del siglo XXI. Es por algo que hemos hecho o porque las palabras no sirven para nada más. Eso, que lo estudie alguien, nosotros estamos ocupados y sólo tenemos un siglo por delante para llenarlo de palabras. A cada mentira del siglo XXI le corresponde una verdad del siglo XXI y hay que correr para que no se escape de la vista del público.

    Comentado por: spon88 el 31/1/2006 a las 17:01

  • Simplemente decir que es la primera vez desde que entro en esta bitácora que estoy totalmente de acuerdo con el Sr.Azua.

    Es un comentario que suscribo en su totalidad.

    Comentado por: Jean el 31/1/2006 a las 16:01

  • Es lo primero que leo esta mañana y es fantástico. Me parece un comentario absolutamente certero, muy pocos realmente quieren conocer la verdad de lo hechos, pero todos simulan que es lo más importante y ni siquiera admiten una aproximación certera, tiene que ser la pura verdad. Muchos de ellos son los investigadores científicos, ¿a quién le interesa si esos datos son simplemente una versión de la realidad?, lo que importa es que parezcan que son la auténtica verdad y que encajen en el esquema que la comunidad científica espera, que se ajusten a la idea de verdad comprobada científicamente. Llena tu artículo de datos de campo, ensayos de laboratorio, gráficas, tablas, valores medios, desviaciones estándar; pero concluye algo creíble por favor, ni se te ocurra decir que tal vez todos esa información no es suficiente para llegar a una conclusión definitivamente realista, que ha habido algunos problemillas tranquilamente maquillados gracias a los estadísticos. ¡Concluye, concluye, publica, publica ...!, necesitamos datos, datos, datos......!!!!. ofrendas para el infalible e insaciable dios de la CIENCIA. Además el trabajo estará avalado por una revista científica de cierto nivel, los ciudadanos podemos estar tranquilos, la más grande estrella mediática del siglo XXI vela por nuestra tranquilidad. En definitiva SIMULA QUE HACES INVESTIGACIÓN.

    Comentado por: Una gallega en México el 31/1/2006 a las 15:01

  • [2] Puedo contestarle yo: El barão de Teive muere en el convencimiento de que la dignidad de la inteligencia está en reconocer que es limitada y que "el universo está fuera de ella".

    (nota bene: Excelente, en su día, recomendación la suya para un epicúreo como yo, no puedo no estar deudor)

    Comentado por: Mr. Beecher el 31/1/2006 a las 13:01

  • [2]Otrosí, Mr. Albert: Todo lo real es racional(izable), pero no todo lo racional es real, ni mucho menos real(izable).
    La creación.
    [hacer (facere) vs. hacer (agere)
    poiesis vs. praxis]

    Comentado por: Mr. Beecher el 31/1/2006 a las 13:01

  • (11) Deuda la mi con usted , me alegra que le gustara .

    Comentado por: albert el 31/1/2006 a las 13:01

  • Por eso tanto patán con ínfulas de nunca se sabe qué, me miran entre escandalizados y apopléticos cuando digo: "mi amigo Alonso Quijano..." Tienen un más que serio conflicto entre realidad y ficción, entre verdad e ilusión, ¡como si alguna de las cuatro existiese, en vez de estuviera, que es lo que les toca!

    Comentado por: Juan Poz el 31/1/2006 a las 13:01

  • La banalidad resulta ser el destino fatal de nuestra cultura occidental. La banalidad se convierte en una estrategia sin sujeto, una ironía objetiva. Una nueva versión del principio de crueldad de Clément Rosset: lo más cruel de la realidad no es su carácter efímero, insignificante y terrible, sino que todo sea verdadero. La banalidad como destino, lo real como coartada.
    Siguiendo a Rosset, esta crueldad de lo real, este crimen perfecto, tiene que ver, de acuerdo a la teoría de la simulación, con "el asesinato de la realidad". Parafraseando a Thomas de Quincey, la banalidad o, el asesinato de la realidad, como una de las bellas artes, el arte de la desaparición.
    P.D. (Un libro admirable sobre los extraños mecanismos del autoengaño que explora nuestra manía de negar lo existente, nuestro hábito de repudiar las consecuencias de nuestros actos. "Lo real y su doble. Ensayo sobre la ilusión" de Clément Rosset).
    Epítome: Preguntado Cioran sobre Rosset, había contestado: 'Es un bon vivant al que la filosofía no ha estropeado'.

    Comentado por: Mr. Beecher el 31/1/2006 a las 12:01

  • "Yo soy catalán de infinitésima generación" Comentario por Tipo de incognito — Enero 30, 2006 @ 9:27 pm

    ________________________
    Extraña que alguien que reivindica su condición de "catalán de infinitésima generación" como si tal condición fuese efectivamente reivindicable, luego venga y nos diga que él no escribió nada en contra de M.de M y endilgue el engendro a un tal "Fray Josepho".
    Mire, si no hubiera oído las voces que he oído, le concedería crédito. Pero, de momento, no puedo concederle crédito, porque las voces dicen que es Ud. un gran jugador de póker mas un jugador que es incapaz de jugar sin hacer trampas; no sabe más que jugar "sucio", muy "sucio"; en sus cartas -esta es la cruda, la pura verdad- uno siempre encuentra restos PILOSOS, que provienen, sin duda, de otras partes que usted también utiliza -menea- cuando juega a cartas.
    He dicho.

    Comentado por: betancour el 31/1/2006 a las 12:01

  • "Textual Rights" no existe, lo sé de buena tinta.

    Comentado por: menta el 31/1/2006 a las 12:01

  • Un apunte a (4)

    O cómo la modernidad apela eufemísticamente a la "democratización" cuando quiere decir, simplemente, banalización, desposeimiento del valor intrínseco (cultural, intelectual, habilidoso) elevado de las cosas, condicionado, en gran parte, por el resentimiento de no poder acceder al "club", a la "logia", a los supuestos "secretos del chamán".

    Comentado por: (viz)condesa de (em)prendedor el 31/1/2006 a las 12:01

  • Hoy, un poco de Clément Rosset:
    Se pueden señalar (entre otros) dos fenómenos al respecto:
    *la incapacidad para percibir las cosas
    *la percepción acertada de la realidad, pero eludiendo las consecuencias (o sea, que "como si no"; adecuación a la "manía" de cada uno).
    Parece que el segundo es un fenómeno más extendido que el primero. Es el autoengaño, la ilusión, la capacidad para elidir (hacer desaparecer) la ruda, rudísima realidad y su "idiotez". Frente a la idiotez (lo irreductible e intratable) de lo real se crea la ilusión y la necesidad de interpretación (es lo mismo). El poder de la mentira. Interpretaciones: arte y filosofía. ¿Y cómo, pues, vivir en la crueldad de lo real (de la verdad) sin interpretaciones...? Doy un salto: hay algo, una "fuerza mayor" que lo consigue: la alegría. Fuerza paradógica, ilógica, irracional y cruel, pero la única fuente que asume esas consecuencias indeseables y nos permite vivir sin paliativos.
    Lo digo porque en don Félix, con lo que lo queremos y admiramos, no abundan mucho (en toda su obra) las apelaciones a la alegría.
    (PD. La música (¡!) es el artificio que nos provoca la convulsión más cercana a esa alegría vital incondicional.) (Me disculpo por la extensión.)

    Comentado por: (em)prendedor de coches el 31/1/2006 a las 11:01

  • "a casi nadie importa seriamente si es o no verdadero y real un texto, una foto, un documental, un artículo, un reportaje, un libro, una teoría científica, un descubrimiento médico, una película"

    Véase, por ejemplo, el caso del fotógrafo Javier Bauluz y su polémica con el animal periodístico Arcadi Espada, y de cómo tergiversar la realidad (foto del inmigrante tendido y muerto en una playa gaditana, junto al primer plano de una pareja tomando el sol bajo la sombrilla) para hacerla compatible con una idea preconcebida de lo que queremos representar o, sencillamente, vender.

    Comentado por: (viz)condesa de (em)prendedor el 31/1/2006 a las 11:01

  • "Porque lo cierto es que apenas nadie soporta ni la verdad ni la realidad cuando se presentan de forma indudable, intransigente y cruda"
    _______________________________________________
    Nadie soporta a tippo de incognito (tiene post en pág. de ayer).

    Comentado por: menta el 31/1/2006 a las 11:01

  • "En algunos círculos culturales y académicos -casi todos norteamericanos, pero algunos europeos- ha empezado a ponerse de moda el movimiento "Textual Rights". No se trata de un asunto de derechos de propiedad intelectual, aunque quizá dentro de poco la propiedad intelectual tenga que volverse a definir si "Textual Rights" logra el éxito que algunos le auguran. Lo que defiende en esencia este movimiento es el derecho de todos a disponer de bienes culturales en los que puedan reflejarse sus problemas y su identidad. TR parte del supuesto de que la cultura dominante, y señaladamente la escrita, tienen un receptor implícito oculto; la mayor parte de los libros y de los textos en general irían dirigidos, según TR, a un lector tipo que reproduciría las pautas de la alta cultura occidental, y que las "reproduciría" en sentido literal. Nadie es hoy día, en efecto, como Aristóteles, como Dante o como Flaubert, pero en cuanto uno entra en el circuito textual ordinario pasa a tener que adoptar, lo quiera o no, los rasgos de ese lector tipo: el burgués autodistante, encantadoramente curioso, irónico, tolerante y orgulloso de su amable y exquisita educación. Dicha figura está culturalmente obsoleta, pero el circuito textual la vuelve a generar, la re-produce. Este tipo de tesis no son originales de TR; son, incluso, un lugar común de la teoría cultural anglosajona desde hace mucho. La novedad de TR estriba en un programa de democratización del circuito textual: las personas y los colectivos expresan por medio de asambleas cuáles son sus intereses, deseos y pulsiones textuales y esta expresión es elaborada por los militantes de TR, quienes confeccionan una colección ingente de material de protesta que se envía a editoriales, universidades, revistas y otros centros de poder. Los materiales de TR tienen un doble fin: por un lado de desenmascaramiento cultural del totalitarismo implícito en la cultura letrada contemporánea y por otro de tipo legal. En efecto, la rama jurídica de TR ha entablado en los últimos años centenares de demandas contra empresas y entidades culturales por desatender sistemáticamente las exigencias textuales que se les suscitan. Es como si un fabricante de leche, de cereales para el desayuno o de fetiches sexuales ignora por sistema las reclamaciones de los consumidores, y las vías jurídicas están sorprendemente abiertas, como han mostrado algunas sentencias recientes." Hasta aquí un extracto de la carta que he recibido esta misma mañana de una amiga norteamericana y que he leído un momento antes de encontrarme con el comentario de hoy del Sr. Azúa. Lástima que mi amiga tenga una inventiva desaforada y que, no en vano, haya colaborado con el ínclito Sokal en alguna de sus empesas.

    Comentado por: Dalmacio Cejador el 31/1/2006 a las 11:01

  • Espléndido comentario, me parece especialmente atinada la frase " la mayor parte de la gente sólo quiere ver y leer aquello que confirma sus opiniones". A mi modo de ver refleja con precisión la situación de los medios de comunicación en este momento. Claro que quizá por eso estoy yo leyendo este blog.

    Comentado por: Heptafon el 31/1/2006 a las 10:01

  • Todo es real , puede ser verdadero o falso ,pero nada puede suceder fuera de la realidad.
    Que hay fuera de la relidad ? Una pregunta para el sr. VERLE

    Comentado por: albert el 31/1/2006 a las 10:01

Deja un comentario




Tu correo electrónico:


Escribe los caracteres de la imagen (para evitar SPAM):

Comentario:


Foto autor

Biografía

Félix de Azúa nació en Barcelona en 1944. Doctor en Filosofía y catedrático de Estética, es colaborador habitual del diario El País. Ha publicado los libros de poemas Cepo para nutria, El velo en el rostro de Agamenón, Edgar en Stephane, Lengua de cal y Farra. Su poesía está reunida, hasta 2007, en Última sangre. Ha publicado las novelas Las lecciones de Jena, Las lecciones suspendidas, Ultima lección, Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Diario de un hombre humillado (Premio Herralde), Cambio de bandera, Demasiadas preguntas y Momentos decisivos. Su obra ensayística es amplia: La paradoja del primitivo, El aprendizaje de la decepción, Venecia, Baudelaire y el artista de la vida moderna, Diccionario de las artes, Salidas de tono, Lecturas compulsivas, La invención de Caín, Cortocircuitos: imágenes mudas, Esplendor y nada y La pasión domesticada. Los libros recientes son Ovejas negras, Abierto a todas horasAutobiografía sin vida (Mondadori, 2010) y Autobiografía de papel (Mondadori, 2013)Una edición ampliada y corregida de La invención de Caín ha sido publicada por la editorial Debate en 2015; Génesis (Literatura Random House, 2015). Nuevas lecturas compulsivas (Círculo de Tiza, 2017) y Volver la mirada, Ensayos sobre arte (Debate, 2019) son sus últimos libros.  Escritor experto en todos los géneros, su obra se caracteriza por un notable sentido del humor y una profunda capacidad de análisis. 

En junio de 2015, fue elegido miembro de la Real Academia Española para ocupar el sillón "H".

 

Bibliografía

 




 

Ensayo

Volver la mirada (2019). Debate, España.

Nuevas lecturas compulsivas (2017). Círculo de Tiza, España. 

La invención de Caín (2015). Mondadori, Barcelona. 

Contra Jeremías (2013). Mondadori, Barcelona.

Contre Guernica, Prefacio para Antonio Saura (2008). Archives Antonio Saura, Genève.

 La pasión domesticada (2007). Abada, Madrid.

Ovejas negras (2007), Bruguera, Barcelona.

Cortocircuitos. Imágenes mudas (2004). Abada, Madrid.

La invención de Caín (1999). Alfaguara, Madrid.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (reedición) (1999). Anagrama, Barcelona.

Lecturas compulsivas. Una invitación (1998) Anagrama, Barcelona.

Salidas de tono (1996). Anagrama, Barcelona.

Diccionario de las artes (1995). Planeta, Barcelona.

Baudelaire y el artista de la vida moderna (1992). Pamiela, Pamplona.

Venecia (1990). Planeta, Barcelona.

El aprendizaje de la decepción (1989). Pamiela, Pamplona.

La paradoja del primitivo (1983). Seix Barral, Barcelona.

Conocer a Baudelaire y su obra (1978). Dopesa, Barcelona.

 

Novelas y prosa literaria

Génesis (2015). Literatura Random House, Madrid. 

Autobiografía de papel (2013). Mondadori, Barcelona. 

Autobiografía sin vida (2010). Mondadori, Barcelona.

Abierto a todas horas (2007). Alfaguara, Madrid.

Esplendor y Nada (2006). Lector, Barcelona.

Momentos decisivos (2000). Anagrama, Barcelona.

Demasiadas preguntas (1994). Anagrama, Barcelona.

Cambio de bandera (1991). Anagrama, Barcelona.

Diario de un hombre humillado (1987). Anagrama, Barcelona.

Historia de un idiota contada por él mismo, o el contenido de la felicidad (1992), Anagrama, Barcelona.

Mansura (1984). Anagrama, Barcelona.

Última lección (1981). Legasa, Madrid.

Las lecciones suspendidas (1978). Alfaguara, Madrid.

Las lecciones de Jena (1972). Barral E., Barcelona.

 

Relatos

"Quien se vio", Tres cuentos didácticos (1975). La Gaya Ciencia, Barcelona.

"La venganza de la verdad" (1978). Hiperion nº1, Madrid.

"Herédame" (6 y 7 agosto 1985). El País, Madrid.

"El trencadizo", con grabados de Canogar (1989) Antojos, Cuenca.

"La pasajera" (18 nov. 1990). El País, Madrid.

"La resignación de la soberbia", Los pecados capitales (1990). Grijalbo, Barcelona.

El largo viaje del mensajero (1991) Antártida, Barcelona.

Cuentos de cabecera ("La pasajera" y "La segunda cicatriz") (1996). Planeta NH.

"El padre de sus hijos" (1998). Barcelona, un día, Alfaguara, Madrid.

"La verdad está arriba" (1998). Turia, Teruel.

 

Poesía

Última Sangre. Poesía 1968-2007 (2007). Bruguera, Barcelona.

Poesía 1968 1988 (1989). Hiperion, Madrid.

Farra (1983). Hiperion, Madrid.

Siete poemas de La Farra, con un grabado de A. Saura (1981). Cuenca.

Poesía 1968 78 (1979). Hiperion, Madrid.

Pasar y siete canciones (1977). La Gaya Ciencia, Barcelona.

Lengua de cal (1972). Visor, Madrid.

Edgar en Stéphanie (1971). Lumen, Barcelona.

El velo en el rostro de Agamenon (1970) El Bardo, Barcelona.

Cepo para nutria (1968). Madrid

Premios

1987 Premio Anagrama de Novela.

2000 Premio a la cultura "Sebetia-Ter" del Centri di Studi di Arte e Cultura di Napoli".

2001 Premio a la tolerancia de la "Asociación por la Tolerancia", Barcelona.

2011 Premio González-Ruano de Periodismo

2014 Premio Internacional de Ensayo José Caballero Bonald

2015 Premio Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos 

Página diseñada por El Boomeran(g) | © 2020 | Fundación Formentor | Barceló Torre de Madrid. Plaza de España, 18 28008 Madrid (España) | | Aviso Legal | RSS

Página desarrollada por Tres Tristes Tigres